Orgias con pendejos

Ahora me dedique a hacer debutar pendejos.
Despues de cogerme a Cachito, un chico de dificultades… digamos un poco lento. Me gusto la idea de hacer debutar a los pendejos, poder enseñarles cosas y manejarlos. En varias oportunidades estuve con alguien menor, pero ahora iba a ser diferente.
Esto sucedió hace como 3 años, al poco tiempo que me recibi. Estaba en Salta en la casa de mi amiga. Charlando con unos jovenes vecinos del barrio, note que no conocian nada al respecto de la naturaleza. Yo me pase mi juventud en la finca de mis abuelos así que conocía bastante, saliamos a acampar, aprendí a cazar, etc. Así que les propuse ir muy cerca de la ciudad a pasar unas noches, obviamente ninguno se nego a estar unas noches a solas con un hembron como yo. Ya eran como 5 años que venia a este lugar así que me conocian casi todos los del barrio. A uno de ellos lo conocí por su abuelo (ya imaginaran) y el resto eran compañeros del colegio o amigos del lugar ya que todos eran del mismo barrio.
Partimos un viernes de feriado, yo la única adulta y los demas 3 pendejos de 16 años. A mi amiga Raquel no le gusta mucho esto asi que decidió quedarse pero se encargaría de buscarnos el día domingo temprano para compartir ese día con nosotros.
Llegamos al lugar muy temprano: Di clases de como hacer fuego, luego desayuno, armado de carpas, una pequeña cubierta para el sol de la tarde. Finalizado esto almorzamos y nos fuimos al rio que estaba a 50 metros de lugar.
Los chicos no podían creer cuando quede en traje de baño diminuto, ninguno salía del agua por vergüenza de que viera sus pijas paradas. A la hora de tomar sol, llegó el momento de probocarlos, les dije que me iría unos metros mas arriba ya que no me gustaba que me quedaran las prendas marcadas por el sol y me iba a quitar la ropa así que necesitaba intimidad, antes hice que uno de ellos me desprendiera el corpiño y me unte el bronceador en mi espalda. Ellos nada lerdos me dijeron que se volvian al campento para que este tranquila, sabía que me estarían mirando. Me ubique en un lugar y espere 5 minutos para que mis espectadores se acomodaran en la clandestinidad. Empecé a quitarme la ropa lentamente, mientras que con mis lentes oscuros buscaba sus miradas. Me costó ubicarlos, estaban como a 20 mts. Empecé a colocar bronceador en mis piernas, suavente, gimiendo en cada movimiento. Fuí subiendo lentamente hasta llegar a mis pechos, los cuales masajee un buen rato. Terminado esto me recoste para tomar sol. Una vez finalizada la tarea me tire al agua para refrescarme y quitarme los restos de crema, salí del agua, me puse el traje de baño y me dirigí al campamento. Ellos estaban preparando la merienda, así que nos pusimos a charlas un buen rato… Oscureció y nos colocamos al rededor del fuego: Tema mujeres. Como todo hombre mintieron con sus experiencias, estaba claro que eran virgenes todos. Entre charlas y charlas yo los abrazaba y les daba “ejemplos” de como hacer algunas cosas. Quedaron muy calientes, y fué hora de recostarse. Como única mayor fuí la última, pero al cabo de media hora salí de mi carpa solo con mi la tanga del traje de baño, insinué retirarme para hacer mis necesidades. Desde la oscuridad pude ver como sacaban sus cabezas para buscarme. Hice ruidos con unas ramas y me acerque nuevamente. El último en meter la cabeza fué Gustavo, me hice la sorprendida al verlo y lentamente me tape los pechos, le pregunte que hacia despierto, no podía dormir fué su respuesta. Asi que lo invite a mi carpa para charlar, claro, yo tampoco tenia sueño. Le pedí disculpas por salir sin ropa interior, le dije que me gusta mas dormir desnuda; como no emitio opinión alguna le pregunte si no le molestaba a lo que recién pudo hablar y decir que por el no habia drama.
Entonces me quedé así, sentada de frente, el estaba mudo, intentaba desviar la mirada pero siempre volvian sus ojos a mis grandes melones. Que pasa, le dije. Acaso con tu experiencia nunca viste unos así? Nunca tan grandes y firmes, me respondió. Como sabes si estan firmes si no los tocaste? Quieres hacerlo? En silencio el estiro su mano y los acaricio. Yo tomé su mano y le mostre como debía hacerlo. Se entusiasmo de inmediato así que empezó a hacerlo con las 2. Yo estire la mía y tome su verga que ya estaba a mil. Nos abrazamos y comenzamos a besarnos, el aprendía rápido, seguía mi ritmo incluso con su lengua. Luego lo recoste y le comencé a besar el cuerpo, lentamente fuí bajando hasta llegar a su verga, le pregunte si se la tocó alguien mas que él, me respondió que no. Le fuí dando pequeños besos a su larga y delgada pija hasta que empecé a introducirmela de a poco. No hicieron falta muchas mamadas para que acabe, pero su verga seguía bien dura asi que de inmediato me sente sobre de él y comence a cabalgarlo, luego tome su cabeza y la guié para que succionara mis pechos. Lo hizo con torpeza, pero mi calentura podía mas y lo deje trabajar mientras yo gemia y gozaba sin medir los ruidos, esperando que todos me escucharan. Nuevamente empezó a estremecer su cuerpo, me recoste a su lado y le dije que se subiera, me la metio de golpe y se empezó a mover con mucha fuerza y velocidad dando un gran placer. Tal vez un par de minutos duró y se corrio en mi concha, yo lo tomaba de sus nalgas aprentandolo en mi cuerpo para que me la metiera toda. Nos quedamos un momento así, luego se quito y se puso a mi lado, le pregunte y ahí me dijo la verdad de que todos eran vírgenes. Le dije creo que nos estucharon, ve y dile a tus compañero que vengan, tengo que hablar con el para saber que escucharon. Se fué y al instante llegó con Ruben, con su pija parada y sin discimulo. Escuche todo, me dijo, si quieres que no hable te tenes que dejar coger. Ok, le dije, a ver que sabes hacer. Me puse a 4 pies y él detras se acomodó y me la metio lentamente a su gruesa verga sacandome un monton de suspiros de placer. El pendejo estaba bien dotado. Lo hacia como desesperado y me hacia gozar logrando mi primer orgasmo acompañado de un pequeño grito. Me daba con fuerza y rápido; me tomo por los hombros y empujó mas fuerte aún hasta acabar tambien dentro. Solo se quedo quieto un instante, empesó lentamente a moverse de nuevo, su pija estaba totalmente dura. Aumento el ritmo pero le dije que se recostara que me tocaba a mí, no podía dejar pasar esta hermosa pija sin metermela por el culo. Me sente sobre de él y lenta y cuidadosamente me fuí metiendo su pija por atras. Una vez que entro en su totalidad empecé yo tambien a darle mucho ritmo y velocidad a mis clavadas. El pendejo gemia igual que yo, empezó a moverse tambien, me tomo por los pechos y me tiro hacia atras quedando recostaba sobre el. En un movimiento, sin sacar su pija, nos volteamos quedando yo boca abajo y el sobre de mí. Así, me dió muy duro hasta que se corrio en mi culo. Este pendejo si que era calenton y coge bien.
Una vez que se quito se retiro. Yo quedé aún mas caliente así que me fuí a la carpa de ellos, entre totalmente desnuda. Jorge se hizo el dormido y lo hable: se que saben lo que paso en mi carpa y no me parece justo que vos no tengas tu oportunidad. Cuando estiré mi mano a su cuerpo directamente fui a su verga que estaba a mil y mojada, ya se habia corrido por lo menos una vez. La oscuridad les permitió animarse a mas, sus manos tocaban mis pechos y nalgas, ubique a Jorge abajo y lo monte, Ruben llegoy lo guié para que me la metiera por atras mientras a Gustavo le regalaba una hermosa mamada. Los rote para que todos me cogieran, pero con sus acabadas precoces yo solo pude terminar una vez quedando con una tremenda llama interna aún muy viva.
Sali de su carpa, busque una linterna y los llamo a que me acompañen al rio. Les dije que era para higinizarnos, así lo hicimos, pero cuando regresamos los tomé de la mano y me los traje a mi carpa. les mamé la pija como loca y les enseñé como lamer mi concha, se turnaban entre mis pechos y mi depilada concha. Quise meterme esa pija gorda por la boca así que lo recoste y comencé mi trabajo mientras el otro me tomo por atras y me empezó a coger haciendome llegar en un momento al orgasmo. le pedí que se recostara y lo monte diciendole al otro ya sabes que hacer. Sin decir nada me la introdujo por le culo. Los pendejos fuertes y calentones que me sacudieron muy bien hasta que me llenaron por dentro.
Nos recostamos y descansamos los 3. Al día siguiente nos levantamos como sí nada, eran las 11 de la mañana y el sol estaba fuerte. Nos fuimos al rio a higienizarnos, cruzamos miradas y simplemente regresamos todos a la carpa para continuar cogiendome. Les saque toda la leche a cada uno. Tanto que por la noche solo descansamos, fué un día entero de coger, al que se le paraba la pija me tomaba y punto. Mi concha estaba como si no ubiera pasado nada. pero mis mis pechos estaban rojos de tantos mordiscos y chupadas. Un fin de semana glorioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*