Mi hijo es mi putita / Parte 1

Llegué a casa realmente agotado. Todo el día trabajando en la fábrica, realmente uno se embrutece. Aguantar al capataz, apurandote para sacar mas producción, y uno sabe que es peor, que cuanto mas trabajas mas te exijen y que a mayor producción menos te pagan por tu trabajo. Pero al fin la jornada termina y uno puede ir a tomar unas cervezas al bar, reirse con los amigos y quizás conquistar a una mujer.

Pero a medida que pasan los años eso pasa cada vez menos. Me pongo viejo y las energias flaquean. Enviudé hace mucho y tengo un solo hijo, que ademas es medio puto. La semana pasada lo encontré maquillándose, tenia una pollera puesta y aros en las orejas, el pibe me salió maricón… pero ya cumplió 18 y me va a escuchar ese putito.

-Leandro!!! Vení.

-Si papá -apareció, saliendo de su pieza- ¿Preparo la cena? ¿qué querés cenar?

-Sentate Leandro, tenemos que hablar.

-Si papá- dijo agachando la cabeza, yo creo que esperaba esta charla que teniamos pendiente

-Ya tenés 18 y es hora que empecemos a poner las cosas en claro. No estudiás, no trabajás… yo sé que colaborás, la limpieza de la casa esta bien, todo eso esta bien, pero no alcanza.

-Puedo conseguir trabajo, dame tiempo papi

-Si, si… yo sé… pero no es de eso solo que quiero hablar. dejame terminar

-Si, pa

-¿Que hacías el otro día vestido de mujer?

-Nada, pa, cosa mía, me estaba disfrazando

-¿Sos puto vos?

-Cosa mia… pero creo que sí…

-Pero si vos tuviste una novia

-No pa… eso fue hace años…

-¿Y no te gustaba cojértela?

-Nunca me la coji… no se me paraba… por eso me dejó…

-¿Y se te para a vos?

-Si, a veces…

-¿Cuando te vestís de mina?

-Y, si… también -dijo poniéndose colorado, el muy afeminado.

-A ver, pintate los labios.

-¿Para?

-Quiero verte como te queda. Pintate los labios ahora, adelante mío. Y ponete los aros.

-Si papá

Leandro obedeció y fue a su carto. Trajo una cajita con maquillaje, se pintó los labios de rojo, y se puso unos aros. Con esa carita de puto que tuvo desde chiquito, realmente parecia una mina. Yo ya sentía una fuerte erección en mis jeans, y no lo dudé. Sería la cerveza, la bronca de tener un hijo puto, no sé… no lo pensé, me levanté, me bajé la bragueta y le mostré la pija.

-Chupámela

-¡¡¡PAPÁ!!! ¡¡¡¿¿¿ESTAS LOCO???!!!

-Si te gustan las pijas, acá tenés una. Chupala o tomátelas de esta casa.

Leandro miró al piso, y después me miró la verga.

Con vergüenza me la agarró y comenzó a pajearme, como quien ya habia hecho esto antes. Las pajas que le habrá hecho a los amigos, seguro que a ellos se les tira encima, a mi me mira como con vergüenza pero le gusta también… que lindo como me pajéa, le pone ganas…

-Dale, Leandrita, dale un besito…

La miró el putito, con los labios pintados y los aritos parecia una minita, pero una muy pendeja, una de 12 o 13… que putito afeminado… se le hacia agua la boca… le acerqué la punta de la pija a la boca y le empujé la nuca… ADENTRO!!!

Para el momento en que se la hundí en la garganta yo ya no podía mas, apenas unos segundos y le acabé en el fondo, cogiendomelo por la boca, con los labios recién pintados de rouge que se estrellaban contra mi pelvis…

-AHHHH que placer… le dije mientras sacaba la pija de adentro… andá a limpiarte y pedí una pizza, hoy no cocinás. Pero mañana me esperás vestido de mina, o mejor que ni estés cuando vuelvo. ¿Ok?

-Ok papá… dijo babeandose la leche

Continuará.

Este relato es una fantasía, y solo lo voy a continuar si me dejan sus opiniones y me animan a seguirlo. Gracias!

Carlos X.

2 comentarios en “Mi hijo es mi putita / Parte 1

  1. me encanta tu morbo me los imagino morbosos y mamandoce rico sigue con tus historias que calientan se me paro la verga de solo leer este pedasito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*