Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Conociendo a mi nuevo Jefe

Como contador de la empresa, y ante la ausencia del chofer de la misma, por encontrarse este en una comisión especial con mi jefa, Mr. Burton, el dueño de la compañía, me pide como favor especial, pasase recogiendo a un tal Ing. Gutiérrez, quien era un candidato fuerte a ocupar el cargo de vicepresidente regional, un cargo bastante alto ya que solo tenia por encima al propio Mr. Burton, accionista estadounidense de la compañía. Fue así, que tome el auto de la empresa y espere por más de 40 min ante la puerta de salida del aeropuerto nacional esperando un vuelo procedente de Cumaná, con un letrerito hecho a mano con el nombre del candidato: Ing. Gerardo Gutiérrez.

Al tiempo, observo a un hombre maduro, de unos 56 o 57 años, aprox.1,72 m de altura, algo pasado de peso, canoso pero muy elegantemente vestido, con un traje gris plomo y una hermosa camisa azul y corbata azul a rayas, además con un corte de cabello que resaltaba su elegancia y masculinidad. Se me queda mirando y hace un gesto con la mano, el cual, correspondo con una sonrisa…algo tímida.

Se le veía algo cansado, exhausto, pero aun así no dejo de sonreír y saludarme con mucha educación:

– Gerardo, mucho gusto.

– Sr. Gerardo, un placer, mi nombre es Eduardo, me han encargado de llevarlo hasta la empresa, para la entrevista con Mr. Burton.

– Ok, pues vamos Eduardo,-contestó.

Al caminar hacia el vehículo me detengo para abrir el maletero de manera que el Ing. Gutiérrez meta allí sus maletas, pero él de forma distraída continua caminando y sin darse cuenta tropieza con mi espalda, y sin querer, su pene hace contacto con mi trasero.

-ohhhhh, disculpa Eduardo, no vi cuando te detuvistes-aclaró con algo de vergüenza.

-no se preocupe Ing., no hay problema-dije con educación. Pero a la vez pensé, que si iba a ser el jefe de mi jefa y la única cabeza por debajo del dueño mayoritario, que me iba yo a estar molestando o reclamándole por haberme tropezado en mi parte intima.

Subiendo hacia Caracas por decir algo, se me queda mirando y me pregunta: ¿eres chofer de la compañía?, ¿cuanto tiempo que trabajas con ellos?

-No, no soy chofer, Ing., de hecho soy contador y trabajo directamente con la Lic. Norma, del área de finanzas, lo que pasa es que ella tuvo que trasladarse a una de las sucursales fuera de la ciudad y le asignaron al chofer, ya sabe, ella es directora, y no la dejan trasladarse sola, de todas formas-dije,-estarán de regreso en dos días.

El Ing. Me observaba fijamente, noté algo extraño en su mirada, por lo que fui yo en esta ocasión quien intentó romper el hielo: Y usted viene por el cargo de Vicepresidente general, no?

-así es-me contesto con su mirada fija en mi, y con voz pausada, demostrando su seguridad y algo de arrogancia, como convencido de que esa entrevista con Mr. Burton era solo un trámite, puesto que su experiencia, mas de 30 años en el área así como sus credenciales académicas lo sobrecalificaban para el cargo ofrecido, y conociendo a Mr. Burton, debía ser un hombre muy competente para que haya sido considerado por el dueño y solicitado desde una ciudad del interior del país. En líneas generales, irradiaba seguridad y determinación y en ningún momento denotaba intranquilidad o nervios por la reunión con Mr. Burton.

Al instante hace una mueca y con media sonrisa me dice:-Disculpa si te molestó qué pensará por un momento que fueras el chofer de la compañía.

-ohhh No me molestó, por favor Ing. No se preocupe por eso, aquí estamos para servirle- Dije, sin simular algo de servilismo y adulancia por el cargo que seguramente le iban a asignar, y porque no? Pensé, el gesto de recogerlo podría ser una oportunidad para conocernos y socializar, cosa que de seguro sería muy difícil una vez que tome la responsabilidad como adjunto al Mr. Burton. Quien quita, pensé, que si le caía bien, pudiese considerarme para un cargo mayor, total ya tenía 3 años como un simple asistente de la directora a de finanzas, y era tiempo de que ascendiera, aunque eso era bastante difícil, a menos claro está, que alguien pesado, con poder, como el Sr. que estaba a mi lado, me diera una mano. Vanidades del ser humano, pensé y sonreí internamente.

Así continuamos el viaje hablando de las políticas de la empresa, él me comentó que se encontraba allí por lo importante del cargo pero que no fue una decisión fácil, ya que tuvo que hablar con su familia al respecto para poder tomar la decisión de trasladarse a la entrevista y seguramente que para aceptar el cargo. Sobretodo con su esposa, me comentó, pero que al fin y al cabo, ella, una mujer madura, ya estaba acostumbrada a que él se trasladase frecuentemente, y estuviese en casa algunos fines de semana.

-caramba, eso debe ser fuerte para ella-dije.

-porque?-preguntó.

-Pues, porque no todas las mujeres soportan estar sin sus esposos mucho tiempo, Ud. sabe, por lo de los cachos y eso…..

-bueno, ya está acostumbrada, son muchos años de matrimonio, y a estas alturas, tu sabes, mientras tenga sus necesidades cubiertas, no hay problema alguno, además a su edad el sexo no es primordial, de resto procuro brindarle todo tipo de comodidades.

-si,claro-contesté.

-aunque ese no sea mi caso-me respondió tajante y de nuevo con su media sonrisa.

Calle como disimulando, pero adivine lo que me quería decir, que a él el tema del sexo si le afectaba, y de inmediato imagine que detrás de esa facha de seriedad y profesionalismo pudiese existir un hombre un poco relajado en el sentido de aprovechar las oportunidades que se le presentaran fuera de su hogar.

-A mi si me hace falta el sexo y bastante-se refirió sin dejarme de ver, ahora con un aire de seriedad que no logré comprender, como si el punto de su necesidad sexual fuera uno de los puntos más serios de su existencia. O como si a mí me importara en lo más mínimo.

-si………..-solo atine a decir.

-si no lo hago en tres días me vuelvo loco-afirmo, esta vez llevando su mirada hacia el horizonte, con gesto de circunspección, hacia la fila de autos que teníamos enfrente subiendo, al igual que nosotros por la carretera.

-y entonces, como hace?-pregunte sin el menor atisbo de discreción, y quizás haciéndome el interesado por algo que no me compete pero que quizás al Ing. Gutiérrez, próximo mandamás de la empresa, si le complacería ahondar en ese tema tan personal.

-pues…me cojo lo primero que se me resbale-manifestó con absoluta seriedad, viéndome nuevamente a los ojos y sin siquiera mostrar una mueca en su rostro que en esta ocasión parecía de piedra sobre su cabello gris y blanco muy bien peinado.

-oookk…jejeje..-solo dije con disimulo y tratando de no mostrar ningún síntoma de asombro ante un comentario tan fuera de lugar para un individuo de su nivel y menos frente a alguien quien estaba muy por debajo de su nivel jerárquico y quien podía además podría llegar a ser el propagador de semejante comentario de mal gusto. Y me di cuenta que mejor no se hablara mas del asunto. Aunque no niego que ese tipo de comentarios solo se le dice a alguien a quien se tuviera mucha confianza o que despertara confianza en alguien, lo que no me incomodo, pensándolo mejor. Ayyy vanidades del ser humano, me repetí para mí mismo.

-y tú? Eres casado?- me pregunto, ya un poco más relajado y abriendo la chaqueta de su fino traje gris.

-noo, no…soy soltero….-conteste.

-y no tienes pareja? –pregunto con cierto interés.

-pues no-conteste con otra sonrisa.

-Caramba, que envidia…la soltería-dijo riéndose sin ganas.-y eso porque? Habiendo tantos culos buenos por allí con ganas de que se las cojan?-dijo.

-quizás por que soy muy serio- dije, ahora forzando la sonrisa. Este tipo se las trae,pensé.

-bueno, Eduardo, yo también soy un hombre serio, no te creas, pero cuando un buen culo se me presenta….no lo pelo, como quien dice-se refirió aun más relajado que antes, de verdad que no parecía que fuese a una entrevista tan importante.

-bueno si, Ing.-continúe de forma de plantear mi situación sin ofenderlo y a la vez respetando o intentando respetar su posición, que en lo personal me parecía machista y desdeñable- lo que sucede es que yo veo a la mujer, como algo más que un c…., me refiero, busco a alguien que me comprenda, me apoye…sea mi compañera-finalice.

-ajajaj.ok…ok…esta bien, te entiendo, pero yo no busco eso sabes, por que ya lo tengo, y por lo del termino “culos”….jejeje…no me refería solo a las mujeres….no se si me entiendes….-se sonrió sarcásticamente, dejándome ver sus blancos y relucientes dientes.

Iba a contestarle pero primero no supe que decir y segundo ya habíamos llegado. Menos mal!!

Subimos al tercer piso y allí lo deje con la asistente de recursos humanos, despidiéndome de la misma forma, estrechándole la mano con mucha seriedad y poniéndome a sus órdenes, una vez que saliera de la entrevista, le sonreí y le desee suerte.

-gracias, Eduardo-me dijo sonriendo también con esa hermosa sonrisa que tenia y con ese aire de seguridad y determinación, propio de un hombre maduro y experimentado.

Luego de un par de horas, me llaman a la oficina, la secretaria de Mr. Burton para informarme que el ing.Gutierrez fue seleccionado para el cargo de Vicepresidente general y que su primera tarea sería trasladarse a Bogotá, de manera de empaparse con el proyecto de mayor relevancia estaba ejecutando la empresa en ese momento, por lo que debía dirigirme a la oficina del Presidente a recibir unas indicaciones referentes a esa decisión.

Voy a la oficina de Mr. Burton, creo seria la cuarte vez en tres años que pisaba esa lujosa estancia, llena de mármol y caoba por doquier, y al entrar Mr. Burton con una diplomática sonrisa me saluda y me dice: hello Eduardo, por favor encárgate de que le hagan los exámenes médicos, hospedaje para esta noche en el hotel asignado y vuelo para mañana a Bogotá al Ing. Gutiérrez, que como debes saber será mi nuevo Vicepresidente General, así que dale por favor todo el apoyo que necesite, consigue todo lo que necesite para que su ingreso y estadía hasta mañana que vaya a Colombia sea lo más cómodo posible-dijo en su español muy mal pronunciado.

El Ing. Ahora con su mayor sonrisa me saluda con un gesto de su cabeza y me lanza una mirada cómplice como diciendo: ves, te lo dije, lo logré….o mejor dicho, lo logramos.

A su vez, le respondí el saludo, de forma muy respetuosa y sin tanto despliegue de espontaneidad como él, claro.

-por supuesto, Mr. Burton-respondí con un gesto agradecido por la confianza y responsabilidad que me estaba dando. Además eso me permitiría socializar aun más con el ahora nuevo Vicepresidente general de Burton-Halley Co.

-well, Mr. Gutierrez, welcome on board! See you the next Friday when you come back from Bogota. Have a nice trip!-dijo Mr. Burton ahora en prefecta pronunciación.

-Thank you Mr. Burton ¡ i hope that i will satisfy the great responsability that you offer me.Thank you very much!-dijo igualmente en prefecto ingles, al tiempo que le estrechaba las dos manos al dueño de la empresa.

Vaya! pensé, que suerte tienen algunos…..de verdad que no podía creer que fuera la misma persona del comentario hace unas horas atrás, pero traté de no darle importancia, y de nuevo con mi sonrisa política acompañe al nuevo vicepresidente y me retire con un pequeña reverencia de la oficina de Mr. Burton.

Lo lleve a la clínica indicada para los exámenes médicos de ingreso a la empresa y mientras lo deje con una secretaría para que le tome sus datos, le digo: Ing. voy a buscarle habitación y regreso por usted.

-gracias Eduardo, pero por favor, trátame de tu, ya soy parte del equipo, recuerda.-me dijo.

-ehhh, si…ehhh, lo intentare sr….Ing.…..-me di media vuelta y me retire. No sin antes detenerme en la extraña forma en que me veía, mientras yacía recostado en el escritorio de la secretaria con sus dos manos en los bolsillos del elegante y seguramente costosísimo traje italiano.

Al llegar al hotel, me encuentro con la desagradable noticia que todas las suites estaban ocupadas por una delegación de funcionarios del estado. Y al intentar negociar con el gerente del hotel, me hace saber que es tarea imposible, además todo el resto de las habitaciones estaban ocupadas por funcionarios de menor nivel que formaban parte del sequito de los funcionarios.

Diossss y ahora que hago? necesito alojar al nuevo Vicepresidente de la empresa Burton-Halley, por favor ayúdeme!-le rogué al gerente del hotel.

-no le puedo ayudar, lo siento, ya ustedes tienen una suite reservada a una de sus empleadas desde hace más de un mes, y si hubiesen querido otra suite, con gusto se la hubiésemos dado por las relaciones comerciales que tenemos, pero sin reservación es casi que imposible.-me hoz saber el gerente del hotel.

-mmm ok, pero se me ocurre algo, el Ing. Gutiérrez, así se llama, solo necesita la habitación para esta noche, si le pregunto a él y no hay problema, podríamos alojarlo allí, ya que la Lic. Norma regresa en dos días-le pregunte al gerente con entusiasmo.

-pues claro, para mí no hay ningún problema, además esa habitación esta cancelada por la empresa.-me respondió, por lo que apreté mis puños en señal de triunfo, y solo me restaba avisarle al Ing. Gutiérrez, lo que me despreocupaba un poco, ya que por su forma de ser no parecía ser la persona que presentara objeciones por esos detalles.

Me encargue de reservar el pasaje para Bogotá y me dirigí a la clínica, a recoger al Ing. Quien ya debió haber terminado con los exámenes de ingreso.

-buenas Ing.-le salude apenas entré al lobby de la clínica.

Él se encontraba plácidamente tendido en un sofá, leyendo una revista sin su chaqueta, ya que esta reposaba a su lado, también se había desabrochado la camisa y aflojado su corbata, dejando ver una frondosa selva de vellos encanecidos en su pecho. Lo que me llamo la atención un poco, sin tener la más remota idea del por qué.

-hola- me contesto sonriendo-he terminado hace unos 30 minutos-me hace saber.

-que bien, Ingeniero, yo también termine lo del pasaje y su hospedaje.

-caramba! Pero que eficiente eres….muchacho! así me gustan……-y se quedo callado.-viendome con ese extraño brillo en sus ojos.

Mientras subíamos al auto, le hice saber la situación de la suite en el hotel, mostrándose, como supuse, despreocupado y con una sonrisa haciéndome saber que no tenía ningún tipo de problema para ello pero que el hambre que tenia, si era algo de qué preocuparse, me hizo saber.

-Bueno, entonces vámonos de una vez para el hotel, ya sus maletas están en la suite de la empresa, y puede comer algo en el restaurant, que según me han dicho es muy bueno.-le propuse.

-querrás decir, vamos a comer-dijo.

-comer? No gracias…es que tengo cosas que hacer…y….-le respondí algo nervioso y tan mal disimulado que se dio cuenta de inmediato de mi mentira.

-mira, no quiero comer solo, y tú te has portado muy bien conmigo, vamos comemos y nos tomamos algo, mira que el día ha sido un poco largo para mi, y mañana me sale un vuelo internacional.-dijo seriamente y con voz algo cansada.

-está bien, Ingeniero.-le conteste.

-puedes llamarme Gerardo……-me dijo afablemente.

-disculpe…pero me cuesta mucho…lo siento…-conteste tímidamente.

-no lo siento….llámame Gerardo…está bien? Ahora contéstame…-sentí en su voz un tono autoritario y dictatorial, al igual que su semblante de repente se puso sumamente adusto-quiero que cenes y te tomes algo conmigo, está bien….?-me pregunto.

-está bien, como desees, Ge….eerardo…-respondi.

-así me gustas mas, ves?-dijo sonriendo mientras se abotonaba de nuevo su camisa tapando su pecho y apretaba su correa, justo al momento de llegar al hotel.

“me gustas mas” pensé……será que se equivoco, me dije a mí mismo.

Entramos al restaurant, y Gerardo pide una botella de vino, para esperar la comida,

El camarero trae la botella de vino francés, y Gerardo hace un ademan para que me sirva a mi primero.-por favor sírvale a ell…….,gracias-le indica.

-gracias, Ing.….Gerardo….-digo sonriéndome por el olvido al momento de dirigirme a él- sabes yo no bebo mucho y menos vino.-le hago saber.

-y eso porque?-me pregunta.

-es que me rasco muy rápido-le conteste.

Luego de tres copas y la cena, un salmón delicioso con ensalada, ya comenzaba a entrar gente al sitio un poco más en una inda nocturna, puesto que un tecladista comenzaba a soltar sus primeras notas de boleros y baladas románticas.

En una mesa contigua a la nuestra se sentaron dos mujeres muy voluptuosas.

Gerardo con su sonrisa, como de hiena, las observa con mirada lasciva y me ve para decirme: Mira….un par así es que necesitamos nosotros. Qué te parece?-me pregunta.

-jejejeje…-solo sonreí nerviosamente. El hecho de estar cenando con un jefe importante es una acosa y la otra es que el pretendiera que iba a estar ligando con unas mujeres que de todas todas se veían que eran ficheras o prostitutas de lujo que nada mas estaban ahí para buscar clientes de nivel alto.

-que pasa no te gustan?-me pregunta.

-no no es eso…es que tienen una pinta..de…..mejor yo paso, si Ud. quiere yo lo dejo solo y me retiro para no molestarle….además debo llevar el auto a la compañía.- le indique, pero al parecer esto no le gusto y sujetándome del brazo, me hizo sentar de nuevo a la mesa.y con una seriedad de piedra en su rostro.

-te quedas conmigo!-me dijo. Si no te gustan las chicas, no hay problema, pero ya he pedido otra botella de vino y no quiero tomarla solo, entiendes?- me dijo, mientras yo bajaba la mirada apenado y contestándole: si Sr. Disculpe, usted.-

-como te dije que me llamaras?-me pregunto con algo de brusquedad.

-Gerardo, discúlpame, me quedare contigo…-le conteste entre tímida y sumisamente, casi que femeninamente.

-asiii es que me gustas- me contesta de nuevo con esa mirada de lujuria en sus ojos.

Ya para ese momento estaba algo incomodo, así que me mentalice de que todo era parte del trabajo que me había honrado Mr. Burton en asignarme, así que de esa forma lo tome, aunque ya con 6 copas encima, mas una botella en camino,,,,el trabajo se me estaba haciendo bastante arduo.

Así seguimos tomándonos la otra botella, mientras charlábamos de su vasta experiencia…y de la poca de la mía… no solo en el ámbito laboral, sino personal, pues resulta que el Sr. A pesar de que tenia treinta y algo de años de casado, había tenido muchas amantes y hasta había probado en una ocasión con un travesti, resultándole la experiencia muy especial. De allí, me hizo saber, su comentario esa mañana de que un buen culo es un buen culo y que no se podía dejar pasar.

Yo, para ese instante, solo asentía con mi cabeza, y sonreía ya que todo me daba vueltas, tratando que el alcohol no me hiciera quedar mal con el Ing.

En eso comienza a hablarme que en su vida había visto muchas cosas y que él solo intentaba vivir su vida sin hacerle daño a nadie, que amaba a su esposa pero que por su trabajo, la lejanía de su familia, le hacía hacer sacrificios que se veían recompensados con algo de diversión aquí y allá, y que pensaba que lo más importante era vivir tranquilo con uno mismo, sin importar lo que piensan los demás, mientras no le hagas daño a terceros todo es permitido, cada uno debe vivir sin complejos.

Pidió una tercera botella de vino, se queda mirándome y me dice, que piensas tu de lo que hago? Crees que es correcto lo que digo, por vivir mi vida y disfrutar de sus placeres mientras haya posibilidad?

-pues me parece bien…Gerardo lo importante es disfrutar y estar bien consigo mismo,,,,y…..-

-sabes-me interrumpe

– si?-le contesto

-me gustan tus labios

-perdón?

-tu boca, me gustaría verla pintada de rojo intenso…alguna vez lo has hecho?

-yo???noooo, jamás!

-que lastima, pues te debes ver muy bien-dice sonriendo con media sonrisa.

-jejeje-sonrio, mareado.

-si, con esos labios pintados de rojo, ningún hombre se resistiría a besarlos…..a comérselos…-

-ohhhhh-volvi a sonreír.

-bueno, creo que ya es hora de irme, estoy algo mareado-le hago saber.

-no puedes manejar así-me dice

-No hay problemas, lo puedo hacer

-No te puedo dejar ir así, si tienes un accidente no me lo voy a perdonar, además, quien me llevaría al aeropuerto mañana, no señorito. Te propongo que subas a la suite y descanses un poco, luego que se te pase el mareo te podrás ir-me propone con aire de preocupación y protección.

-ohh no está bien-le contesto- gracias pero no puedo aceptar…ayyyyy todo me da vueltas.

-heyyy, No te lo estoy pidiendo…. te lo estoy ordenando, recuerdas quien es el jefe ahora?

-pues usted, señor-respondo con la misma voz sumisa y hasta femenina.

-así me gusta, no te equivoques y llegara lejos en la empresa, ahora vámonos, déjame pagar y subimos, entendido?-me pregunta.

-si…..entendido…..sr.-respondi casi que con los ojos cerrados.

Gerardo pago la cuenta, casi no me di cuenta, como que tampoco le dijo algo al mesonero, y era que deseaba otra botella de vino a la habitación, cosa que comprobaría después.

Fuimos hacia el ascensor, me pareció que el tiempo se había detenido, estaba subiendo a una habitación de hotel al lado de un hombre mayor que yo y muy varonil, y hasta guapo…pensé…para mí. – wow! Adonde va a acabar todo esto? Me preguntaba.

Llego el ascensor, Gerardo hace una caballerosa reverencia para permitirme el paso, luego entra él mientras yo me coloco al fondo, el se para cerca de tablero y pregunta ¿Qué piso?, voy hacia el tablero para marcar el piso doce, trastabillo y me tropiezo sin querer con Gerardo, quien como reacción me toma por la cintura y me paga completamente a su cuerpo, en eso siento su pene que tiene una erección al contacto con mis nalgas, al sentir esto, trato de separarme pero Gerardo con fuerza me mantiene pegado a él.-SHHHH, quédate quieta, estas mareada y te puedes caer-me dice al oído.

– ¿Cómo?- le pregunto

– Nada, nada, tranquila que ya casi llegamos.

Quieta?, tranquila? Pero a este que le pasa? Me pregunto mientras trato de mantener el equilibrio posando mis manos en el tablero del ascensor.

Llegamos al piso 12, entramos a la suite, y el lobby era bastante acogedor, Gerardo me llevo directamente al cuarto, la cama estaba ordenada, me acostó y me dijo: -acuéstate y descansa un rato- Totalmente mareado solo escuche que me dejo solo en el cuarto, termine de cerrar mis ojos y creo que me quede dormido profundamente.

Al cabo de unos 20 minutos y mientras yo dormía la pea…..Gerardo fue a cambiarse también y al observar que en la peinadora estaban los productos de la Lic. Norma, cremas, labiales, vaselina, perfumes y varios estuches de maquillaje, pinta uñas, etc. Se le ocurrió una idea.

Entro al vestier y observo una gaveta de las pantaletas muy sexys de todos los colores y tipo, brassieres, también habían vestidos de fiestas, negros, rojos, formales…zapatos y sandalias de tacón alto.

Fue a la cocina y abrió la nevera, tomo un vaso de agua, y lo llevo a la recamara, mientras me despertaba para que lo bebiese, cosa que hice casi dormido y con gusto pues después de tanto vino, la sed me estaba matando, mientras bebía, Gerardo muy cariñosamente me quito la camisa, los zapatos y el pantalón, dejándome solo en calzoncillos, acostado de nuevo luego de beber todo el vaso de agua. Luego me dijo: espera que voy a cambiarte-solo atine a decir:sssiiiiii- con mis ojos cerrados. Estando acostado me quita el interior y me coloca algo que siento muy suave, como seda entre mis muslos.

Pero lo que me despertó, fueron sus fuertes manos acariciándome todo, las piernas, el culo, mi pecho. En eso me desvelo e intento levantarme de la cama, pero Gerardo con su fuertes brazos me toma de los hombros y me sienta de nuevo en la cama.

-adonde crees que vas?-me dice con aire arbitrario, y semidesnudo, con solo su calzoncillo como prenda. Quiero que me complazcas….ahora mismo-me ordena.

.pero como?-le respondo entre dormido y despierto, sorprendido y asustado.

Gerardo se voltea a la peinadora y toma un labial de color rosa intenso.

-toma, ponte esto en los labios, o quieres que lo haga yo?-me dice con cara de fastidio.

Tomo el labial, lo veo fijamente a los ojos a ver si todo es una broma de mal gusto o en el mejor de los casos una pesadilla, pero al no notar su reacción, me coloco el lápiz labial sobre mis labios, primero en los labios inferiores y luego con cuidado en la parte superior, sin dejar de verlo a él, uno mis labios para que la pintura impregne tanto a los de arriba como a los de abajo, luego me paso la lengua humedeciéndolos y noto su aprobación al ver que su rostro cambia ahora de semblante.

-uffffff, que bella, que rica boca-dice gustoso y empezando acariciar su paquete dentro de sus calzones.-vamos a ver qué puedes hacer con esa bocota rica, nena?-

En eso saca su miembro que ya estaba como un hierro duro y caliente, lo acerco a mi cara pero de nuevo trato de levantarme, me toma de nuevo por los hombros y me sienta, dejándolo ardiendo de deseo por romper cualquier resistencia. Moví mi rostro para evitarlo pero en esta ocasión recibí una orden directa: métetelo en la boca y mámalo!-me ordeno

Cerré mis ojos y mi boca se fue abriendo poco a poco para permitir el paso de pene, entro, y como reacción eche la cabeza hacia atrás, pero Gerardo me tomo con fuerza con una de sus manos y la empujo hacia adelante. Luego, sin más, comenze a chupar poco a poco, y al rato parecía un desesperado por tragarse ese pedazo de carne caliente……uffffff… que placer tan grande, me sentía muy extraño…extraña…por ese calor…ese sabor….en eso me dijo: ¿quieres que me venga en tu boca?, en eso moví mi mano para decir que no, y seguí mamando, me sentía como toda una hembra satisfaciendo a su macho maduro.

Gerardo se quedo allí parado gimiendo de placer, sol sosteniendo mi cabeza que se movía al compas del mete y saca de su miembro en mi boca. En eso escuche un grito de máximo placer y sentí como salían de su miembro chorros de leche caliente que inundaron mi boca y trague sin ni siquiera poder reaccionar, luego lamí su miembro, de arriba abajo, hasta dejarlo limpio, ¿te pasó el mareo? me pregunte, un poco- respondí, con una voz femenina que no sé ni de donde la saque.

Luego me tomo de la mano y me levanto de la cama. Vamos a cambiarte-me dijo, quiero verte vestida de hembra, me dijo: Quiero cogerte vestidita de mujer, -NO- respondí con fuerza

SI, le dije también con fuerza, no te lo estoy pidiendo te lo estoy ordenando. Estate quieta para probarte la ropa, me dijo enfurecido, casi como un loco.

por favor, no lo hagas, le dije…por favor…Gerardo…no.

En eso me tomo con fuerza por la cintura….me pego hacia él y me beso….metiéndome toda su lengua, mientras sus manos bajaban por mis caderas tocándome el culo que solo tenía la pequeña pantaleta que me había puesto mientras dormía……, no sabía lo que pasaba, aun estaba medio dormido…forcejeando con un hombre mayor que yo y con un deseo incontrolable de poseerme…..me volteo contra el espejo del baño, inclinándome un poco y abriendo mis piernas, jalo el bikini hacia abajo y puso su miembro que nuevamente estaba caliente, en la entrada de mi ano, en eso, empujo con fuerza y lo metió, no grite….pero exclame: me matas, es mi primera vez…. no me hagas daño, pero él insistío en meterlo, pero como estaba sin lubricación, se separo y fue a la peinadora y tomo el pote de vaselina, unto todo su miembro desde la cabeza hasta el tronco y se puse también un poco en los dedos; El se acerco a mí, que lo esperaba temblando como una hoja con ganas de salir corriendo de allí para evitar lo que más me temía, así que tomándome de nuevo me dijo: tranquila- y me beso en la oreja, luego me tomo las nalgas con sus manos y empezó a abrirme poco a poco,

Acariciándome las tetillas y el culo, diciéndole: me gustan tus tetas, tienes lindos senos, con la otra mano llego hasta su culo, metiendo sus dedos untados en vaselina para lubricarme mi huequito, cuando sintió que estaba bien lubricado se coloco tras de mí y puso su miembro en la entrada, sin penetrarme, es eso casi sollozando le dije: poco a poco por favor, soy virgen y me duele….- dije con voz ahogada por el deseo. El con el deseo ardiente en sus ojos me respondió: Si mi niña así lo voy a hacer….en eso me tomo de la cintura y yo coloque mis manos en el lavamanos mientras me inclinaba y abría mis piernas….su pene fue entrando poco a poco en mi cuevita húmeda, cerradita, -Ayyyy!!- Grite y empujo esta vez de un solo viaje, entro hasta el fondo y mi grito fue desgarrador, trate de liberarme echándome hacia delante que casi se sale su miembro, pero me tenia bien sujeta por la cintura y me trajo hacia él, haciendo que entrara nuevamente hasta el fondo y nuevamente me eche hacia delante y otra vez me trajo hacia él y así fue como por seis o siete veces, yo me arrimaba hacia delante y él me halaba hacia él, hasta que me dijo: acéptalo nena! Hoy vas a ser mujer, así que tranquila..acepta y disfruta la situación- no dije nada, solo respire profundo mientras que Gerardo estaba que no aguantaba por la excitación del momento….en eso me soltó… y esta vez fui yo mismo quien se movió, hacia atrás para permitir que me penetrara y seguí así moviéndome solito….solita…disfrutando del placer de su miembro en mis entrañas. Empecé a gemir y a decir: que bien lo siento……………me gusta…..soy tu mujer….te gusta así????..mmmmmmmm-mientras el me decía ente sudor y gemidos: eres mi perra, eres mi hembra… ya sabes quien es tu macho- y así seguimos no se cuanto tiempo hasta que se vino dentro de mí y me vine…..frente al lavamanos, en un grito unísono de placer!!!!que cantidad de leche solté creo que nunca había eyaculado tanto, en eso me volteo hacia el….. nos vimos a la cara y nos dimos un profundo beso.

-Ufffff, que rico mi amor….me dejastes agotado, perdón quise decir agotada….-dije. Si mi amor estas agotada, porque desde ahora eres mi mujer-me respondió.

Luego me llevo tomado de la cintura hacia el vestier. ¿Qué quieres hacer? pregunte con voz de hembra sumisa al llegar le saque unas medias pantys, y un brassier….ponte esto-me dijo-, ¿Qué esperas? Hazlo!- me coloque las medias, el brassier, sin prisa y veía como Gerardo se excitaba nuevamente viéndome vestirme, transformándome en su mujer. Zapatos, había unos negros altos y brillantes, usa estos- me dijo. Me los puse, me quedaron bien, el brassiere me quedaba un poco grande, entonces él saco unas pantaletas y me las dio para que colocara una en cada seno como relleno. Estas linda me dijo al terminar de vestirme, solo hace falta una peluca que luego te comprare….ahora retócate el labial y maquíllate, voy a preparar unas copas, así camine como toda una hembra muy femeninamente a la peinadora y allí retoque mis labios y sombra en mis parpados, base en mis pómulos, y mi cabello lo engomine y lo peine hacia atrás…cuando Gerardo regresó al cuarto se sorprendió al verme. DIOS que linda eres, me ofreció la copa, me levante, el se acerco, me tomo por la cintura, empezamos a bailar y nos besamos ardientemente, luego me fue llevando hasta el cuarto en donde me acostó boca arriba, en la cama puse mis pies en sus hombros y me empezó a penetrar…………………….

-Lubrícame Gerardo, tomo la vaselina se puso en su miembro y en mi cuevita caliente….volví a colocar mis pies en sus hombros y su pene entro en mi ano como “perro por su casa” comencé a gemir y a pedir más , hasta que acabo dentro de mí, lo saco y aún su pene estaba duro, como hembra golosa me puse en cuatro patas y me le ofrecí nuevamente me penetro como un loco y nuevamente acabo dentro de mía, caímos tendidos en la cama nos besamos y me dijo:- ahora eres mi mujer, tengo que ponerte un nombre, ¿te gusta alguno?-me pregunto. Nos quedamos callados un momento y al mismo tiempo le dije: Gina y el dijo: Susana; entonces te llamaras Gina Susana….. Esa eres para mí, Gina Susana, mi hembra, mi mujer.

-Gracias Gerardo por convertirme en hembra…en mujer……-y cerrando los ojos nos besamos apasionadamente hasta quedarnos dormidos el abrazándome por la cintura y el culo y yo aferrada a su torax…mi cabeza en su pecho.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


2 comentarios en “Conociendo a mi nuevo Jefe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*