Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Alejandra Parte I

Mi padre nunca se dio cuenta de lo que sucedía. Yo ya me había dado cuenta que el era un perverso, lo había encontrado algunas veces viendo pornografía transgénero por internet. En otras ocaciones viajando por Avenida Insurgentes en la noche, me hacía comentarios de su atracción por las “chicas” que ofrecen su cuerpo al mejor postor.
El no sabía que también me gustaban y que mejor aún, las envidiaba, por estar así, tan bellas, en minifaldas de bellos colores, con sus senos artificiales prácticamente al descubierto y arriba de esas hermosas zapatillas con tacón de aguja, tan seductoras y exitantes.
Yo daría lo que fuera por haber estado en el lugar de alguna de ellas, me encantaba pensar en historias en mi mente.
-Hola muñeca, eres hermosa!.
-Gracias que lindo bombon, para mi es un placer ayudarte, que necesitas?.
-A ti linda, muero por darte mi instrumento.
-Ay nene, que rico me sabe hacerlo, estoy a tus órdenes.
-Sube, pagaré lo que sea.
Irme con aquellas lindura de hombre y sentir el placer de sentirme una mujer en todos los sentidos.

Mamá es una bella mujer, no entendía por que a papá le gustaban tanto esas beldades transgénero. Mamá siempre se cuidó bastante, es hermosa, luce siempre un cuerpo perfecto y nuca descuida su arreglo, podría decirse que es una de las mujeres mas bellas que he visto.

Cuando yo tenía 13 años, cierto día vi a mis papás cogiendo delicioso en la sala de mi casa, pensaban que dormía y nunca se dieron cuanta de que los espiaba detrás de una puerta.
-Valeria, tengo muchas ganas de hacerte el amor.
-Mmmm, que bien suena eso, me encantaría, y más si fueras un poco sucio.
-Que maravilla, amor, tus deseos son órdenes.
Papá tomó a mamá del cabello y le dijo:
-Empieza por chuparme la verga Valeria, se una linda lame huevos.
-Mmm, a eso me refería cuando te dije que fueras sucio.
-Callate perra y haz lo que te digo!.
Mamá le desabrochó hábilmente el pantalóna papá, sacó su pene, que por cierto, ese día me di cuanta de que era muy grande y empezó a lamerlo con tal desesperación que parecía que no lo había hecho en años. Metía y sacaba el pene de papá de su boca, lo recorría con la lengua y ponía especial empeño en el glande y los testículos

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*