Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Por robar termine esclavo de mi ama y transexual

Todo comenzó siendo de 14 años, solía jugar al futbol en el patio de mi casa. Por ese entonces había algo nuevo en mi, se despertaba el deseo sexual de experimentar lo que sentían las mujeres al colocarse panty medias, deseaba saber que se sentía con el roce de aquella fina tela sobre mis muslos, la curiosidad se acentuaba cada vez más, de vez en cuando me masturbaba con unas medias de mi mamá o de mi abuela que dejaban sucia en el canasto del baño. Así pasó el tiempo y cierto día jugando en el aquel lugar pude ver que en el patio de la vecina habían una medias colgadas en la soga de la ropa, me llamaron la atención el color y la textura, ya que no eran como las que acostumbraba a usar de mi mamá o la abuela; de repente sentí un escalofrió y la necesidad de saltar el muro y robarlas, pero estaba latente el temor por sí me descubrían al hacerlo, en un momento recobre fuerzas y sin pensarlo salte y rápidamente me acerque a la soga y tome las medias y rápidamente de un brinco volví a mi casa. Corrí a mi cuarto me senté sobre la cama y comencé a observar lo que tenía en las manos, eran fabulosas de un color azul Francia y con dibujos en forma de hojas, aparte de ser gruesas en sus textura que no dejaban ver las manos a través de ellas; nunca hasta ese momento había logrado tener algo parecido y no veía el momento de colocármelas y terminar masturbándome con ellas cuantas veces pudiera hasta dormirme y quedar exhausto por el acto sexual. Llegando la noche ya en mi cuarto sólo y todos en la casa dormidos comencé por sacarlas del escondite secreto y a colocármelas, en la medida que cubrían mis pies y mis tobillos y hasta los muslos para luego llegar a la cintura la excitación hacía que mi cuerpo temblara y una vez colocadas termine acabando sin ni siquiera tocarme, nunca había experimentado tal cosa, creo que fue todo lo ocurrido ese día que ayudo a que explotase con un orgasmo genial. Dentro del cuarto camine desfilando mis piernas y dejaba que se reflejaran sobre el espejo, eran tan gruesas y cómodas que no podía ver el color de la piel todo era azul Francia, así fue que hasta llegar a la cama me cubrí con las sabanas y acolchado para luego dejar que el roce de la tela me vuelva a excitar y lograr acabar nuevamente varias veces hasta dormirme felizmente cansado.
Fue el despertar de una noche genial que al ver el sol del nuevo día, escondí mi tesoro y me fui a desayunar, a la media mañana mi madre me pidió que hiciera algunas compras y yo accedí; salí contento de mi casa y comencé a realizar los que me habían pedido; al salir del tercer negocio que perplejo al ver que venía hacia a mí la vecina, es decir la dueña de aquellas hermosas panty medias azul Francia, no pude verlas a los ojos y mucho menos saldarla pero ella se acerco y me dijo con voz baja cerca del oído…así que ahora robas. Yo me quede helado y sentí que el corazón se paro y no logre pronunciar palabra, pero ella no se quedo atrás y me volvió a decir…esto tiene un alto precio por el silencio de mi boca. Ahora solo atine a balbucear y entrecortado le dije que no entendía lo que me decía…¡para que! exploto en ira y acercándose de nuevo a mí me dijo…mentiroso y ladrón. Por un momento muchísimas imágenes se cruzaron por mi mente y en la confusión me sentí descubierto y medio lagrimeando entrecortadamente le dije perdón. Ahí la situación cambio y su semblante también ya más tranquila a causa de la confirmación de mi error me dijo suavemente y dulcemente al oído…hoy en la tarde te espero en mi casa con las medias que me robaste y si no venís te vas a arrepentir. Y se alejo.
Toda la felicidad y excitación que tenía de los hechos de la noche anterior se esfumaron de repente y se apoderó de mi el temor y la confusión, no sabía que hacer y mucho menos como enmendar el error y comencé a sentir una culpa grandísima que me dieron ganas de llorar, así que llegando a casa me refugié en mi cuarto y no pude almorzar del miedo que sentía al recordar todo lo que me dijo mi vecina. Se me cruzaron muchas ideas pero el tiempo paso y con él la tarde hasta que inesperadamente sonó el teléfono atendió mi madre y paso lo peor mi vecina deseaba hablar conmigo y llamándome mi mamá me acerque y ella me dijo…no te habrás metido en problemas… ¡no!. Yo muy rápidamente le asentí con la cabeza que no y atendí muy cordialmente y escuché atentamente mientras me decía… ¡Ya te quiero acá! No pude negarme y convenciendo a mi madre de que la ayudaría con unas cosas pesadas enfile para su casa.
Al llegar a la puerta ella me estaba esperando y me abrió para que pasara, me recibió muy cordialmente y me pidió que tomara asiento, yo quise pedirles disculpas y ella me dijo que me callará que ahora le tocaba hablar a ella y a mi obedecerle sin chistar, de lo contrario todos se enterarían de lo ocurrido. ¿Ante tal escenario que podía hacer?
Ella estaba maquillada y con el pelo recogido y con una bata que solo le dejaban ver unos zapatos de cuero que más tarde me di cuenta que eran botas. ¡Mientras comenzó a decir!..ya que te gustan las prendas femeninas y que las que te robaste son muy finas y costosas las tendrás que pagar con acciones placenteras. Entonces se paso frente a mí y quitándose la bata que la cubría quedo al descubierto su cuerpo bien formado y un traje de cuero, corset y en las piernas medias pero eran con ligas todo en color negro además de las botas, y me dijo ahora me vas a obedecer solamente a mí y sabrás que siente una verdadera mujer. En medio de tanta cosa, los pensamiento entrecruzados, la incertidumbre, el temor y esta situación que estaba viviendo opte por dejarme guiar por sus palabras y obedecerle, ya que otra no tenía. Con voz firme me pidió que me desvistiera, yo a esa edad tenía un cuerpo bien formado y delgado y como ella dijo asentí y me saque toda la ropa, me pidió que pasará a otra habitación y pude ver que había una camilla y en una mesa todas las cosas que usan las mujeres para depilarse ahí logre darme cuenta lo que seguía y en unas dos hora y medias con liquido y cremas, no tenía ningún pelo sobre el cuerpo.
Pasado ese tiempo me dijo ya es tarde así que mañana volves a la misma hora…escuchaste. Y asentí con la cabeza y en silencio. En mi casa ni una palabra pero estaba muy confundido y tenía muchas emociones y pensamientos encontrados. Al otro día estaba ahí y ella recibiéndome me dijo hoy es tu día y me llamo con el nombre de Daniela, me ordeno entrar en un cuarto que estaba lleno de ropa y me dijo que me colocara todas las prendas que estaban sobre la cama, un body una bombachita con medias ligas y zapatos todo en color blanco también me maquillo y me coloco una peluca, al verme en el espejo parecía una niña mas y ella exclamo esto es lo que querías y yo lo voy a disfrutar… por robar terminaste esclavo de mis deseos. Me ordeno colocarme en cuatro patas sobre la cama y me bajo la bombachita diminuta y comenzó con cremas a untarme mi agujerito y de repente un dedo penetro mi ano virgen y ella decía…esto hay que abrirlo un poco para que reciba algo grande; hasta que coloco tres dedos y presionaba con fuerza, mientras yo lloraba del dolor y ella reía y exclamaba un poco más mi amorcito que así se forman las mujeres en la cama.
No aguantaba más hasta que se detuvo y atándome a la cama con un collar me dejo así con el culo al aire apago la luz y se fue, paso el tiempo y al rato volvió pero no sola, se abrió la puerta prendió la luz y entro ella con otra persona y dijo…esta es la niña que te comente que desea ser una mujer completa ahí esta para que la desvirgues, al ver quien era se llamaba Roque un vecino del barrio, un negro de casi 2 metros de altura y con un pene entre las piernas que comencé a rezar. El lleno de emoción dijo: que putita hermosa me conseguiste hoy…y besándome la cola y acariciándome el cuerpo comenzó su acto, ella aprovecho para chuparle la pija y dejarla bien paradita y El unto mi anito con saliva y crema, también me introdujo hasta dos dedos y le dijo a ella, deja ahora a Daniela que pruebe el sabor de una buena pija, es verdad tenía un sabor salado intenso pero aceptable y una vez que estaba listo me dio vueltas y comenzó desde atrás a querer entrar en mí
Que dolor insoportable yo gritaba y ella me tapaba la boca y le ordenaba a él que siguiera hasta que me hiciera mujer, no sé cómo pero con mucha fuerza entro la cabeza de aquella cosa enorme y sentí que en mi ano algo se rompió, después del sangrado intenso me di cuenta que me había desgarrado. Fue una bestia él y también ella, además yo me desmalle del sufrimiento y al despertar estaba ahí recostado sobre la cama y ella colocándome una crema cicatrizante. Ya repuesto me ordena que me descambiara y que esperara su llamado, que esto recién empezaba.
Así fue pasaron dos semanas, yo ya estaba algo inquieto por todo lo ocurrido, en las noches recordaba lo ocurrido y al excitarme terminaba masturbándome pensando el Roque y su hermosa verga. Una tarde ella me llamo ordenándome que fuera y al entrar desesperadamente me desvistió y me dijo que ya me colocara la ropa que tenia sobre la mesa del comedor, era un traje corset con medias ligas y una tanga diminuta que alcanzaba para tapar mi pene y unos zapatos todo en color rojo y detalles negros. Luego pasamos al otro cuarto y fue mi sorpresa había dos mujeres o no hombre, no eran travestis, yo en ese entonces no conocía bien esto pero con el tiempo fui aprendiendo. Ella ahora mi ama, les ordeno que me tomaran e hicieran lo que desearan, y así fue esa tarde recibí de adelante y atrás. Una travesti era rubia y la otra más tirando a morena, las dos comenzaron a acariciarme besarme y mientras la morena me daba su pija para chuparla la otra se acomodaba detrás mío y untándome comenzó a penetrarme, el pene que tenia no era tan grande así que fue entrando y también yo disfrute esta cogida, ahora si me sentía más cómodo o cómoda mejor dicho y mientras me embestía por la cola la otra acabo en mi boca y pude saborear todo su semen tragándome hasta la última gota, después intercambiaron lugares y otra vez volví a recibir el néctar de ellas por delante y por detrás en abundancia que me chorreaba por la comisuras de la boca y por el ano.
Mi ama quedo satisfecha y echando a las travestis me ordeno que la lamiera hasta que logró terminar en un orgasmo intenso….
Esta es la primera historia de cómo comencé a ser esclavo de mi ama, fue tal su accionar en mí que hoy entra por mi cola dos puños…pero esa es otra historia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Por robar termine esclavo de mi ama y transexual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*