Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi jefe me hizo su puta

Me llamo Yecenia soy de baja estatura pero de piernas bonitas, buenas nalgas, pechos proporcionales a mi tamaño, labios sensuales. Me veo muy bien con tacones altos, me gusta usar ropa coqueta zapatos, vestidos cortos o pantalones tallados y ropa interior muy sexy. Soy casada tengo 20 años de casada, y 38 años de edad. He vivido una relación muy buena con mi esposo, y la hemos pasado bien en la cama.

Sin embargo debo admitir que en los últimos meses se ha enfriado mucho la relación y hacemos porco el amor. Lo que les cuento a continuación es totalmente cierto y los nombres que incluyo en este relato son los nombres reales mio, de mi esposo y mi amante.

Trabajo en un Banco de mi país. Soy secretaria ejecutiva de uno de los gerentes del Banco. Su nombre es Aldo. Es alto muy apuesto, elegante, y me ha coqueteado durante mucho tiempo. Esta interesado en mi, me lo ha mostrado muchas veces con palabras, regalos y por la forma como me trata por correo electrónico y por chat. El es casado tiene su esposa, tiene 25 años de casado y tiene dos hijos.

Yo me he sentido atraído por el, pero he tratado de evitar que la emoción y los sentimiento me ganen, he tratado de serle fiel a mi marido. Sin embargo en cierta ocasión, no me presente a trabajar, me sentía un poco indispuesta. Como a eso de las 10 de la mañana, yo estaba sola en mi casa, mi esposo Antonio se había ido a trabajar, y mis hijos a su colegio, tocaron el timbre de la puerta. Mi sorpresa… era mi jefe en persona, Aldo había vendo a verme preocupada por mi persona.

Lo recibi en mi casa, lo entré a la sala, con muchos nervios, pero lo hice de una manera casi inconsciente como cuando se recibe a cualquier visita. Le ofrecí un vaso de agua o un cafe,Aldo acepto un vaso con agua, y luego nos pusimos a conversar sobre mi indisposición, luego nos pusimos a conversar de cosas del trabajo y de temas en general. Todo empezó con una vista normal.

Yo estaba vestida como si fuera a ir a trabajar, ya que asi lo hice de buena mañana, tenia tacones altos de color negro, medias negras, vestido de una sola pieza, corto, caia a mitad de mis muslos. Y mi ropa interior era una tanga de color negro, muy sexy. Asi me vestía yo por mi misma, asi me gusta vestirme.

Estábamos conversando cuando note que se me quedaba viendo con un deseo increíble, de pies a cabeza, yo esta de frente a el sentada de pierna cruzada. Aldo me dijo, te ves muy sexy, te luce la ropa que traes puesta. Agradecí el comentario. Luego Aldo saco de una bolsa un paquete, me dijo: te traigo un obsequio pero promete que te lo pondrás en este momento. Sonrei, y luego de hacerme la difícil , acepte.

Entre a mi habitación, y destape el regalo, era un juego de ropa interior precioso de sostén, bikini y medias color piel. Me sentí muy avergonzada, pero al final me lo puse, me vesti y Sali de nuevo a la Sala de la casa. De pie frente a el, le dije : pues bien ya esta puesto, te lo agradezco. El sentado aún me dijo: te atreves a mostrármelo. Se me fue el mundo de los pies. Aldo me estaba pidiendo que me desnudara y me quedara en ropa interior. Me rehusé, le dije Aldo, soy casada agradezco tu gesto pero ahí no mas. Aldo se puso de pie se acerco, no hice por huir, me abrazo de frente y comenzó a besarme, yo consentí, no lo podía creer.

Me besaba apasionadamente, tenia sus manos en mi cintura, me acaricio la espalda, y luego bajo sus manos y me acaricio las nalgas sobre mi vestido. Me tocaba con mucha excitación, me deje llevar por el momento. De pronto tomo una de mis manos y la puso en su pene, sobre el pantalón. Me di cuenta que estaba excitado.

Comencé a acariciar su pene, luego el bajo la cremallera de mi vestido. Mi vestido cayo al suelo. Yo estaba en ropa interior besando a mi jefe. Sin pensarlo me agache, el saco su pene del pantalón, y me lo meti en la boca. Deslice mis labios en su pene una y otra vez, le acariciaba el pene con mis lengua, y con mis labios. Su pene era grande, mas grande que el de mi marido. Me lo metia todo en la boca, lo acariciaba con mis dientes, suavemente deslizando mis dientes y el pene de Aldo iba de adentro hacia afuera, de afuera hacia adentro. Aldo disfrutaba el momento. Luego me meti en la boca cada testículo de Aldo para chuparlo a mas no poder.

Luego Aldo, me empujó sobre un sillon de mi sala, me quito el bikini, y puso su cabeza entre mis piernas, me hizo sexo oral, con toda su lengua, me la metía adentro, me chupaba, me lamia la orillas, el clítoris, de arriba abajo y de abajo arriba. Yo disfrute el momento a mas no poder. Luego me levanto un poco más y me acarició con la lengua todo mi culo, yo empecé a gritar del placer. Dale Aldo, dale que rico me chupas le decía, al mismo tiempo que jadeaba del placer.

En eso una llamada inesperada entra a mi celular, interrumpí mi relación con Aldo, me recuper y vi en mi celular, sorpresa, era mi esposo. Conteste, en ese momento Aldo al enterarse que era mi esposo, se excito más. YO hablaba con mi esposo, Aldo me voltió, me puso en cuatro sobre el sillón de la sala y me penetro. Hablá con tu esposo me decía. Y Mientras Aldo me empezó a penetrar muy lentamente. Yo no lo podía creer yo estaba siendo penetrada por mi jefe en la sala de mi casa, yo estaba hablando con mi marido, con mucha dificultad porque sentía el placer que me daba el pene de Aldo.

Aldo empezó a cogerme mas fuerte, yo no podía sostener la conversación con mi marido, decidi despedirme de el y cortar la llamada. Entonces Aldo empezó a embestirme c on fuerza y velocidad. Senti la gloria. Dale Aldo , papacito, dale fuerte. Aldo me empezó a decir cosas que me excitaron más. Te adoro Yecenia, te quiero, te deseo. Quiero que seas mi amante, mi puta rica. Y me cogia con mucha fuerza. Si soy tu puta, soy tu cualquiera. Pero cógeme más rico, le decía yo.

Luego me voltió y me lo hizo de frente, yo estaba solo con sostén, medias y tacones, mientras me penetraba de frente me beso los zapatos y los pies, y me quito el sostén. Luego me excito mucho que mientras me penetraba me beso, me cargo se sento en los sillones, y yo estaba encima de Aldo. Yo estaba sobre Aldo moviéndome mientras el me besaba mis pechos. Ah ah ahahahah gritaba yo en cada puyada que me daba Aldo. Aldo me beso el cuello y el mentón, y mis pechos. Aldo estaba sudando y disfrutando el momento. Sus manos no paraba de acariciar mis nalgas.

Cogeme Aldo, cógeme, cógeme fuerte Aldo le decía yo. Si Yecenia, te voy a coger hasta que te desmayes, hasta hacerte sangrar, me contesto el.

De pronto entra otra llamada a mi celular, teníamos una media hora de estar chimando con Aldo. Era nuevamente mi esposo. Me puse de pie, me recupere, y conteste. En eso Aldo me cargo, y me subio cargada al segundo nivel. Yo con mi esposo en la línea. Busco mi habitación me puso en cuatro en la cama, y me penetró, mientras yo hablaba con Antonio mi esposo. No lo podía creer, Aldo me estaba pegando la cogida del siglo en la cama de mi casa donde yo dormia todas las noches con mi marido. Eso me excito mucho. Aldo me penetraba y me acariciaba las nalgas y las piernas. Me besaba la espalda, me tomaba del pelo, todo al mismo tiempo que me penetraba muy suavemente. Igual no aguante más y le colgué a mi marido.

Entonces aldo me recostó en la cama me levanto una pierna y me penetro de lado. Como me gusto, me tomo del tobillo, se agachaba para besarme con mucha pasión. Luego hizo algo que me éxito mucho. Teniendo todo su pene adentro de mi. Me quito las medias y se metido cada pie en su boca, me beso mis pies y me chupo mis dedos, me lamio la planta del pie al mismo tiempo que me cogia por mi vagina. Yo comencé a gritar de placer a más no poder.

Luego Aldo se detuvo y me pidió algo inusual. Me pidió que me pusiera el vestido que mas le gustara a mi marido. Yo sin preguntarle nada lo hice. Era un vestido negro muy corto. Para que quieres que haga esto le pregunte. Me voltió sobre la cama violentamente, yo estaba de pie volteada de mi cintura para arriba sobre la cama. Me levanto el vestido y me penetro. Aldo me estaba cogiendo en la cama matrimonial y yo tenia le vestido que mas le gustaba a mi marido.

En eso entro un mensaje de texto en mi celular, mi marido había regresado a almorzar pero había pasado a visitar a nuestro vecino. Mi marido estaba a la par de mi casa, en la casa de al lado. Mientras Aldo me pegaba la cogida del siglo en nuestra habitación.

Le dije a Aldo, amor mio, mi esposo esta por llegar terminemos esto. Aldo me quito el vestido me dejo otra vez desnuda. Me puso de espalada a la cama, y me penetro por el culo. Esto no me lo había hecho Antonio. Yo grite hasta más no poder, hale una almohada y la mordí, Aldo me penetraba lentamente por el culo, mientras me decía: rico tu culo Yesenia, quiero cogerte por el culo, eres una zorra puta, que rico cogerte por el culo, era mi deseo desde que te asignaron como mi secretaria. Me penetro con todo su pene, una y otra vez, y otra vez, yo solo mordía la almohada y gritaba del dolor y del placer.

Luego de unos veinte minutos de cogerme por el culo, ya no aguanto mas, me puse de rodillas frente a el y me derramo todo su semen en mi cara y en mi boca. Nunca me había hecho esto mi marido. No me había culeado ni me había probado su semen. Ahora Aldo me quitaba la virginidad anal y me hacia que saboreara y me tragara su semen.

Nos recuperamos, me vesti, Aldo bajo a la Sala, se vistió. Y estando en el garaje oíamos a mi esposo conversar con el vecino, ahí en el garaje, Aldo se despidió, me beso mientras me besaba me metió todos los dedos en mi vagina, yo tenia el mismo vestido corto, sin la ropa interior. Nos separaba de mi esposo una pared nada mas. Aldo se excito mucho se recupero me cargo contra la pared y me penetró con su pene unas veinte veces, cargada contra la pared, y acabo en mi vagina.

Terminamos, y le dije vete Aldo no mas por favor. Mi esposo nos va a descubrir. Aldo me dijo. TE pido que te pongas la ropa interior que te regale y úsalo con tu esposo. Espero que cuando estes cogiendo con el, te acuerdes de mi, te espero mañana en la oficina.

Asi termino mi idilio con mi jefe. Entre a mi casa, me puse la ropa interior que me había regalado, y el vestido que le gustaba a mi esposo, el que había usado con Aldo. Y espere a mi esposo quien entro a los quince minutos. NO lo podía creer recibia a mi esposo luego de que Aldo me cogio como por hora y media y acabo dos veces, en mi boca y mi vagina. Fue algo increíble.

Si alguien se quiere comunicar conmigo escríbanme a mi correo yeceniavillatoro@gmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


6 comentarios en “Mi jefe me hizo su puta

  1. Saludos me gustaria conocerte para hablar del tema soy de caracas venezuela y mi pin es 7B3D4DC9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*