Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Penetrada por el diablillo de mi hijo…4ra parte

A PEDIDO DE SU MAMA, LE HABIA PROMETIDO QUE NO LE IVA A CONTAR A NADIE QUE SU MADRE SE DESNUDABA EN SU PRESENCIA,

PARA QUE EL SE MASTURBARA, Y MUCHO MENOS A SU PAPA…

Ni corto ni perezoso dije que sí. Si antes se me hacía difícil disimular mi erección ahora era imposible, a estas alturas ella ya se había dado cuenta de ello.

-Cierra los ojos y los vas a abrir cuando te diga. ¿Okey?

-¿Puedo ver cuando te quedas desnuda?

-Ya, está bien.

Se paró frente a mí y se desabrochó el sostén, despacio se lo quitó, sus tetas eran grandes y redonditas. Sus pezones marroncitos estaban duritos, sospeché de inmediato que estaba excitada.

-Ahora lo de abajo.

-Espera, ya voy.

Seguidamente puso sus dos manos en las caderas y fue bajando su truza hasta llegar a los muslos me sentí en el cielo, mi pene estaba reventando.

Cayó al suelo y lo tomo con la mano izquierda.

-¿Te gusta lo que ves? Siempre se sincero ¿recuerdas?

-Sí me gusta mucho.

No podía dejar de ver su cuerpazo, era un gran regalo para mí, creo que de otra forma me hubiera sido imposible conseguir esto.

-Dime con sinceridad qué es lo que esto te provoca. Puedes confiar en mí completamente, nadie se va a enterar.

-Bueno, esto es lo que siento, el pene se me ha puesto duro, duro como nunca antes.

-¿En serio?

-No sé que pasa, me duele.

-Te dije que fueras sincero. ¿Qué es lo que quieres hacer?

-Te diré la verdad, lo que pasa es que siento unas ganas inmensas de que vengas aquí.

-Te dije que no tocaras así que ya sabes.

Se acercó y se sentó a mi lado.

-Quieres ver mi “problema”- Le dije refiriéndome a mi verga.

-Me dices que la tienes dura, muy dura.

-Así es Ángela, solo a ti te la podría enseñar.

-Mejor hablemos de lo primero que me dijiste.

-Ah, la masturbación, quiero saber qué es y cómo se practica.

-Te puedo decir qué es.

-En el caso de los hombres, primero.

-Bueno mira, veras, esteeee…

-Quiero saber…

-La masturbación es… es…

-No sabes.

-Claro que sí, lo que pasa es que me he dado cuenta que no lo se explicar muy bien.

Fue entonces que en un momento de atrevimiento me puse de rodillas sobre la cama y saqué mi duro pene, estaba casia a reventar, sentí un gran alivio.

-Pero que haces.

-Estás tan bonita que se me ha puesto así, quiero saber qué tengo que hacer para que se solucione.

-hijo que miembro mas grande tienes, es mayor al tamaño de tu papa… y no hay solución, siempre va a pasar, es normal- me dijo sobreponiéndose a la impresión.

-¿Entonces no puedo hacer nada para bajarlo?

-Para bajarlo sí pero siempre va a pasar, siempre que tu cuerpo funcione bien.

-¿Entonces que puedo hacer para bajarlo?

-Le das unos masajes.

-Puedes hacerlo tú, por favor es que no sé.

-No, para empezar no pensé que la tenías tan desarrollada, es como la de un adulto, ahora comprendo por qué estas tan desesperado y perdon en tu caso es mas grande que la de algunos adultos…

-Por favor hazlo, enséñame.

-Pero ya sabes que…

-Nadie se va a enterar.

Comenzó con algo de timidez, creo que antes de entrar a mi casa con su vestidito rojo jamás se hubiera imaginado lo que iba a hacer y menos desnuda. Me dijo que me echara, hice caso de inmediato, “no, mejor siéntate al borde de la cama”, me dijo. Obedecí otra vez.

Era muy excitante ver su cuerpo, se puso en cuclillas en el piso al borde de la cama, me senté y me dijo:

Ahora vas a ver que sale un líquido blanco, eso se llama esperma.

-Es a lo que le dicen leche.

-Bueno, eso si lo has escuchado.

-¿Podrías hacerlo ya?

-Eso trato, espera.

Terminó de acomodarse y con las yemas de sus dedos tocó suavemente mi pene, como en mis mejores fantasías.

Comenzó y jalaba el pellejo que cubría mi pija de arriba hacia abajo, sentir su mano ahí era una experiencia nueva, lo disfrutaba mucho.

-Ohhh…

-¿Te gusta?

-Sí, muchísimo.

-Si me hubieras dicho que no, por mentiroso dejaba de hacerlo.

-Que bien.

Dejó de hacerlo por un momento. Creí que era el momento conveniente para insinuarle qué era la penetración.

-Mama, sabes qué es una fantasía

-Claro que sí- Me dijo mientras me corría la paja.

Quiero que me expliques algo, he tenido sueños y hasta me he imaginado cosas, quiero saber si son fantasías.

-Esta bien, mira debería estar ahora con la familia, con mi nuevo vestido rojo, tomando champaña, pero estoy aquí, desnuda agarrándote el pene, mi tanga está encima de la cama. Mira todo lo que hago por ti. Eres mi preferido, nunca te negaría nada. Se supone que una mujer no debería hacer esto, a no ser que esté grabando una película porno.

Se me ocurrió la brillante idea de grabar lo que estaba pasando, saqué mi celular pero no me atreví a usarlo.

-Entonces dime de una vez, que sucede con las fantasías.

-Me he imaginado muchas veces que te arrodillas, saco mi pene y lo chupas. Dicen que se siente rico.

-Se puso roja, me miró, bajó la mirada.

-¿En serio eso piensas conmigo?

-Sí, y quiero que se haga realidad.

Por un momento creí que había dicho algo que malogró todo, ella calló por unos segundos, me miró, se quedó pensando.

-¿Me juras que nunca en tu vida le cuentas a nadie?

-Claro que sí, lo juro.

-ni a papa, ni a los abuelos…

-lo juras?…

-lo juro…

-Entonces tu fantasía se puede cumplir, quizá algún día si demuestras ser discreto.

-¿Entonces no lo vas a hacer ahora?

-No, ¿como crees que voy a hacerte eso?, eso se llama sexo oral, estaríamos teniendo sexo.

-¿No te gustaría?

-No depende de si me gusta o no, no puedo.

-Pero yo quiero saber qué es, qué se siente.

-Créeme que cuando lo pruebes te va a gustar.

-Lo puedo probar ahora- Mi pene estaba bien parado.

-Deja de decir eso, no me lo voy a meter a la boca.

-¿Entonces cómo voy a saber cómo es?

-Si quieres puedo seguir masturbándote. ¿Te gusta?

-Sí me gusta.

Así, desnuda como estaba me hacía la paja. Yo lo disfrutaba mucho y ella me miraba.

-“Bueno, ahora ya sabes qué es la masturbación, tú mismo lo puedes hacer”- Me dijo.

-Quiero saber qué es el sexo de verdad. Quiero que tú me enseñes todo, quiero aprender todo contigo.-Le dije mientras la grababa con el celular.

-¿Qué cosa me pides? ¿Ay, no me hagas ruborizar?

-Quiero que sea contigo, la persona que más quiero, tú eres la única mujer que hace que se me ponga tan dura. De verdad quiero hacerlo ahora, es muy importante para mí, sé que tú no me lo negarás, por eso te lo pido, seré la persona más feliz del mundo desde esta noche y para siempre. Sé que comprenderás, tú siempre lo has hecho, serás mía, me entregarás todo y esto quedará entre nosotros, jamás nadie se enterará.

-¿De verdad es tan importante para ti?- Me dijo con una mirada atenta a cada palabra que salía de mi boca y a la expresión de mi rostro al decirlo.

Se quedó viéndome, como siempre que pasaba algo y me ayudaba, como en mis peores momentos. Al parecer mis palabras habían calado profundo en su corazón.

-Después de esta noche serás la mujer más importante en mi vida, no sabes cuanto deseo estar a tu lado esta noche, “quiero que sea inolvidable para ti y para mí, quiero que seas la primera”.

-No sabes, es mucho lo que me pides, que lindas palabras dices…

-Eres la mujer más bella que he visto, todo tu cuerpo, tu rostro, eres la mejor mujer en todos los aspectos, y esto significa mucho para mí.

-Deja de decir eso, por favor…

-No me expliques nada, solo di que sí, solo ven conmigo y será nuestro secreto. Solo tienes que decir que sí, nada más.

Dejé de hablar y ella me miró, abrió la boca y demoró un poco para que al fin yo pudiera oír:

-Sí.

No hubo demora en juntar nuestros cuerpos, ella se paró y sentado a la cama la abracé con fuerza. Primera vez que sentía la tibieza de ese cuerpo desnudo pegado al mío, era tanto el calor que tenía que en unos segundos me despojé de todo. Quedé completamente desnudo a su lado.

-Esta bien, te voy a enseñar todo, sexo oral, besos, caricias, y ¿Qué más quieres?

-sexo vaginal.

-No…

-Por favor…

-Esta bien, pero debes hacer lo que yo te diga ¿Ok?

-Okey.

Estaba otra vez abrazado a ella, esta vez me paré. Ella se paró también y me dijo que la esperara en la cama, yo solo hacía caso. Cuando salió del cuarto movía su culo como siempre, pero esta vez sin ropa me hacía explotar la verga. No desaproveché la oportunidad de hacerme una paja, saboreando por anticipado el sexo que me esperaba con ella.

Entró de nuevo al cuarto, yo miraba su tanguita que estaba a un lado de la cama. Ahora su cuerpo estaría pegado al mío.

-Hay que ver una película, mientras te explico como va a ser todo.

-Ya, está bien.

-Se puso su tanguita, se vistió y me dijo que iríamos mejor a mi cuarto después de la película.

Vestidos, escogí la película más corta que había, nos sentamos en el sillón a verla. Se veía tan bonita que quería cogerla en el mismo sillón, pero no me atrevía a decirle por no echar a perder lo que de todas maneras me había prometido.

-vengo en unos minutos.

-La miré caminando a la cocina y observé su culo, también le quería dar por ahí, pero solo debía esperar.

Aproveché para hacerme otra paja mientras la esperaba. Cuando regresó y estuvimos viendo la película, la comencé a acariciar, me gustan sus piernas así que las acaricié sin que ella opusiera resistencia. Luego de un rato se seguía haciendo la que veía la película. Subí más mi mano, un poco temblorosa.

La besé y ella volteó hacia mí, correspondió a mí con sus labios. La abracé y apreté hacia mí. Ella me dijo: ¿Quieres aprender a besar?

A continuación me besó, eso me daba más ganas de hacérselo ya, aproveché para poner mis manos sobre sus tetas, ella lo permitió. Todo lo demás fue mío, la cintura sus nalgas, las piernas.

Sin medirme y con la verga casi reventando me abrí el cierre y la saqué, ella la miró.

Salió a la luz mi palo, grueso como era, tieso como nunca antes lo había llegado a estar

-Vamos hazlo.

-¿Quieres que te haga sexo oral?

-Quiero que me la chupes, como en mi sueño.

-Por favor, júrame que no dirás nada.

-No diré nada, lo juro.

Me miró con un poco de vergüenza a los ojos, bajó lentamente la mirada hacia mi pene.

Comenzó a agarrar mi falo, que rico se sentía que ella lo toque, empezó a pajearme. La película fue cosa olvidada y ella pasaba su lengua por mi pija de arriba abajo, parecía que le gustaba hacerlo y lo hacía con naturalidad.

-¿Lo vas a chupar?

-No digas eso, espera- Me dijo levantado la cabeza.

Se acomodó bien y besó la cabecita, subiendo de arriba abajo los pliegos con su mano derecha.

-“Debería estar en el baile con tu papa y no chupándote la pija”, ¿Ves que eres importante para mí?

-Sí, lo veo- Le dije mientras suspiraba aliviado al saber que lo haría.

En muchas ocasiones había soñado con esa escena, ella con mi verga en la boca, ella arrodillada chupándome la verga. Por fin se hacía realidad.

-Párate, así no puedo.

Enseguida me paré, mi pija en dirección a su cara mostraba mis intenciones. Ella la cogió con más comodidad y después de lamerla comenzó a meterse la cabeza en la boca. Fueron momentos extraordinarios, por fin se la estaba metiendo en la boca.

Prosiguió chupándola delicadamente, primero la mitad, luego se la sacaba de la boca y

Volvía a jugar con la cabezota lamiéndola con todo mi palo, después se la metía a la boca y la chupaba, mi cuerpo estaba paralizado.

-Ohhh…ohhh…

Comenzó a meterse más de la mitad a la boca. Terminó por un momento.

-¿Te gusta?

-Sí, sigue…

-Continuó hasta que me hizo vaciar, que placer me hizo sentir su boca, su lengua y su mano. Me quité completamente la ropa de abajo, ¿Y ahora qué quieres?-Me dijo.

-Quiero todo, ahora.

-Dime ¿Quieres metérmela?

-Sí.

-¿Y quieres que sea aquí?

-Sí.

Su vestido quedó en su sitio, lo único que hizo fue sentarse y levantárselo hasta el ombligo, su tanga quedó en evidencia, se lo hizo a un lado y me dijo: “Ven”.

Su concha estaba esperándome, mi primera vez sería en mi sillón, abrió las piernas, la miré dirigiéndome a ella. Mi verga estaba dura otra vez, temblé al acercarme pero lo hice.

-Ya, atrévete a hacer lo que deseas- Me dijo.

Tan bonita, con esa carita de modelo, abriendo las piernas para mí, se veían sus muslos separados mostrando las bondades de toda una mujer, su tanguita jalado a un lado, para dejar pasar mi miembro que estaba a punto de explotar por lo duro y caliente.

En seguida me acomodé e hice el primer contacto con su vagina, chocando la cabezota con los pelos de su concha, me sentí en el cielo de por fin estar haciéndolo.

-Mas abajo.

-¿Ahí?

-Un poquito más abajo.

-¿Aquí?

-Sí, ahí es- Me dijo cuando encontré la entrada de su tan deseado agujero.

Nuestros cuerpos se unieron por primera vez, yo no dejaba de sudar y ella se notaba nerviosa también, se veía que no solo yo estaba caliente.

-Ay, así, así, así…-Me comenzó a decir.

-Lo voy a meter- Le dije mientras miraba cómo mi verga empujaba por entrar en su hueco.

-Hazlo.

“El resto es historia, una vez que entró la cabezota me di un festín con su concha, no paraba de ver hacia abajo cómo mi pija entraba y salía de su concha.” Ella al ser cogida dejaba escapar unos grititos que me excitaban aún más.

Así fue como él me contó lo de su primera vez, sin chantajes, por supuesto que luego me contó más cosas, pero ya he escrito suficiente de eso y procedo con lo mío.

-Debo llegar a mi casa, hoy no salí con carro por eso debo apurarme.

-¿Y hasta cuando?

-No se si te volveré a ver, la verdad que sí me gustaría. Dame tu teléfono.

Terminamos de hablar, no puse su número en mi directorio para que nadie se enterara de su existencia, solo lo escribí en un papel que guardé en mi bolso, pero de una forma que solo yo podía entender. Todo quedó bien y en el regreso a casa no paraba de pensar en lo que había pasado, y su historia me hizo sentir excitación.

Me dirigí a casa, había sido un día del que nunca me iba a olvidar ¡carajo lo hice en la piscina! Y con un desconocido… felizmente no me cabía duda alguna de haberlo disfrutado, que rico día, que placer aquel y no quería que sea el único día así que decidí llamarlo a los pocos días para reencontrarnos.

Si les gusto dejen su voto y comentarios para que haya una quinta parte…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


25 comentarios en “Penetrada por el diablillo de mi hijo…4ra parte

  1. COMO ESTA RELATADO, PARECE UN HECHO REAL – TENDRIAS QUE DESTACAR LA EDAD DE TU HIJO, PARA HACERLO MÁS INTERESANTE.
    QUE PASÓ CON TU MARIDO?
    QUE PASO CON SEBASTIAN?
    AHORA EL NENE CUBRE EL ROL PROTAGONICO Y, DE LAS NECESIDADES DE LA MADRE

  2. esta historia la empece a leer hace poco.y me quede con ganas
    de seguir leyendo!!!publica la 5 parte por favor.ESTA MUY BUENA LA HISTORIA!

  3. Madre penetrada.

    Para cuando el V capítulo. Te has vueltoa encontrar con el niño. Cómo te ha puesot. Qué ha sido de tu hijo? De tu aigo? Cuéntanos. No te lo guardes.

    Mándame a mi correo miguelcarpiou@gmail.com

    Saludos

    Miguel Carpio

  4. Esta buena la historia pero por el titulo esperaba que las relaciones sean con su hijo.
    Tendrías que cambiar el titulo a “Mi mamá la puta mas fácil”
    Si el siguiente relato sigue cogiendo con todos por placer y solo con su hijo por chantaje.
    A lo que me refiero se que el titulo es muy importante.

    Mucha suerte.

  5. Guau k relato esa quinta parte no puede faltar, tus lectores estamos en espera d k la escribas… y si ya la tienes mándamela a mi cuenta gracias

  6. pública la quinta parte de la historia xfaaa en está misma pagina xfaaaa
    o que alguien me diga donde sta la quinta parte. donde la encuentro xfa QE alguien me diga

  7. Por favor… envíame la parte No. 5. Muy buen relato. Lo he seguido desde la primera publicación. Estoy en ovo_acuario en la hot.

  8. ola primero he decidido presentarme mi nombre es andres y me gusto el relato parece real y me gustaria conocer mas del relato y por su puesto conocerte a vox aparesco en el facebook como andres dh lo hace rico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*