Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Como provoqué mi primer violación

Mi nombre es Irina, tengo 31 años. Soy rubia, pelo largo por la mitad de la espalda, mido 1,78, ojos color marron, delgada, cuido mucho mi fisico, considero que tengo muy buenas piernas y cola por mi edad y pechos me los operé porque desde chica eran mi complejo, y a los 26 cuando tome coraje me hice los implantes, nada muy exagerado pero un tamaño normal donde haya para agarrar.
Al poco tiempo que cumplí los 30, descubrí a mi pareja de toda la vida me engañaba con una compañera de su trabajo, el día que lo confirmé me fuí de casa, y me quedé con una amiga un par de meses hasta que puede mudarme a mi casa propia. Fue bastante duro superar la separación porque lo conocí a los 16 años y siempre estuvimos juntos, hubo un par de peleas grandes que tuvimos, que nos dintanciamos por pocos meses pero siempre terminabamos juntos.
Los primeros meses de soltería fueron bastantes intensos, quería recuperar el tiempo perdido y me la pasé cogiendo con conocidos, desconocidos, no me importaba, solo quería tener sexo casual. Fueron unos meses salvajes.
Un día volviendo de una fiesta, eran cerca de las 4.30 de la madrugada, me agarra la barrera del tren, que esta detras de la plaza Flores, y estuve unos 15 minutos hasta que abrió nuevamente. En ese tiempo se me pasó por la cabeza, que facil sería que alguien pudiese robarme o violarme directamente, y nadie se daría cuenta porque estaba completamente sola. En el camino a casa, pensaba en como sería si me violasen, y debo confesar que me excitaba la idea. Desde ese día empecé a masturbarme pensando que era violada. También bajaba relatos sobre el tema de internet. Se me estaba volviendo una obsesión, que no sé donde nació pero hasta tenía sueños en que me violaban y me despertaba con mi concha humeda y excitada.
Fueron 3 o 4 semanas con estas fantasías, hasta que me decidí provocar que pase.
Empecé dejando el auto en un garage cerca de las vías que pasan por Flores, y caminaba todas las noches entre las 3 y 4 de la madrugada, sola esperando que alguien me ataque. Pensé que iba a ser mas facil con las cosas que una escucha en los noticieros, pero fueron 14 días hasta que pasó.
Era el 15 de marzo, cerca de las 4 de la madrugada, me dí cuenta que alguien me estaba siguiendo, yo llevaba puesto un jean muy ajustado que me marcaba toda, unas sandalias blancas, una remera verde tambien ajustada y una campera blanca de media estación. Me siguió por unas 4 cuadras, se mantenía a una distancia de 10 o 15 metros detras mio, pero iba acortando distancias de a poco, nadie pasaba por ahí, ni siquiera un auto. Realmente me moría de miedo, aunque yo buscaba la situación no sabía como iba a terminar. Mi corazón me latía muy fuerte y me faltaba un poco el aire. La verdad que en ese momento me arrepentí y empecé a correr, pero mi atacante también y me agarró a los metros. Me tomó por mis cabellos y me jaló hacia a atrás, caí muy fuerte sobre mi cola, me levantó a la fuerza sujetandome de mi brazo, dí un grito, pero ahí mismo me lanzó un puñetaso a mi cara, que dío de lleno en mi mejilla y en parte de mi nariz, que comenzó a sangrar. El golpe me dejo mareada y con mis ojos llorosos, me costaba ver, pero sentí que me llevó hacia el costado de la vía que había unos arboles frondosos, para que tenga privacidad. Yo seguía atontada del golpe, pero podía sentir sus manos manoseandome toda, sobre todo mis pechos.
Me dí cuenta que pronto me iba a penetrar, ya que me estaba desabrochando el jean y me lo bajo hasta los tobillos. La tanga me la rompió de un tiron, era toda blanca y bastante pequeña, me quedaba muy ajustada. Lo primero que hizo fue penetrarme con sus dedos en la vagina, era demasiado brusco, era como si quisiera meterme toda su mano en mi concha, grité del dolor y con su mano izquierda me tapó la boca, hundió bien fuerte mi cabeza contra el suelo, mientras me penetraba con su otra mano. Yo seguía llorando y tenía miedo de lo que podía pasarme. En esos instantes pude verlo bien, se veía que era mas alto que yo, ojos negros, cabello negro y muy delgado.
De un instante a otro dejó de violarme con sus dedos, y pensé que se iba, pero vi de reojo que saco su pija de su pantalón, se acomodó sobre mi, y me clavó de lleno con su pedazo de carne, era bastante larga, supongo que unos 20 cm, pero a la vez era bastante delgado su miembro. De todas formas la penetración fue muy dolorosa, mas que nada por la falta de lubricación. Como gritaba me penetro con sus dedos la boca, los metió muy adentro, me producía arcadas. El me penetraba bien duro sin parar, gemía, gemía, su cuerpo estaba empapado de sudor, las penetraciones realmente me destrozaban, sentía como me ardía todo por dentro, su cara asustaba parecia realmete un psicopata, creía que en cualquier momento me mataba. Pude sentir como acabo dentro de mi, largó un grito de desahogo muy fuerte aunque trató de contenerse. Espero unos segundos y sacó sus dedos de mi boca y se levantó lentamente, yo seguía llorando. Yo lo miraba en todo momento quería saber que iba a pasar, pero el no me miraba, es mas durante toda la violación nuestras miradas nunca se cruzaron, siempre miraba hacia un costado. Vi como se subía su pantalón, se acomodó la ropa y se fue caminando como si nada pasó. Mi cuerpo estaba lleno de dolor y cansancio me costo mucho levantarme. Me subí el jean muy rapidamente y corri como pude, hasta el garage fueron unas 8 cuadras, pero no pare hasta llegar, le dí $50 pesos al sereno, aunque era mucho menos plata, ni una palabra le dije. Me subí a mi auto y mi cuerpo no paraba de temblar, y estaba muy agitada y traspirada por las cuadras que corrí. El sereno se me acercó y me trajo el cambio, pero no le contesté y me fuí. A las dos cuadras del garage tuve que estacionarme, porque tenía el estomago revuelto. Terminé vomitando, me limpié con unas toallitas y seguí manejando hasta casa, mientras manejaba pensaba por dentro, que locura lo que hice, me preguntaba si alguien mas había hecho algo así y cosas por el estilo.
Llegué a mi departamento y me vi en el espejo, estaba desecha, con un moreton en mi mejilla derecha y un poco de sangre seca en mi orificio nasal, completamente despeinada. Y con toda la ropa desalineada. Fuí al baño y puse a cargar la bañadera con agua caliente. Comencé a desvestirme, cuando me saqué el jean vi, que estaba humedo en la entrepierna, y aún tenía restos de semen dentro mio. Metí 2 dedos dentro de mi concha y los saqué humedo con el semen de mi violador, me los puse en la boca y comencé a lamerme los dedos con semen, mientras que con mi otra mano, comencé a masturbarme, me frotaba el clitoris, me penetraba con mis propios dedos, me acariciaba, realmente tuve los tres mejores orgasmos de mi vida esa noche.
Ser violada se convirtió en una droga, que se que puede terminar muy mal pero ya no pude dejarla. Esta fue mi primer violación buscada.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Como provoqué mi primer violación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*