Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un perfecto caballero (3ª Parte)

Autor: Amadeo Pellegrini Acosta
(3ª parte)

Nadie podrá imaginar cuán feliz y satisfecho me encontraba con ese lapidario informe en mis manos. Podía finalmente respirar hondo y saborear por anticipado las mieles del éxito.

Doble triunfo si se mira bien, demoler por una parte la inmerecida fama de perfecto caballero de ese individuo y por la otra doblegar los antojos de la caprichosa Millie descubriéndole a sus locos sueños el feo rostro de la realidad.

A esto debo agregar para ser justo, que los graves vicios de ese odioso individuo representan también para mi una suerte de reparación moral, porque como es de conocimiento público a mi me agradó siempre disfrutar de los placeres que la vida ofrece a la juventud y al dinero cuando marchan a la par.

Con lo expresado, quiero decir que en los ámbitos que frecuento poseo reputación de manirroto, únicamente por concurrir de manera habitual a casinos, hipódromos y salas de juego, por eso nada más me consideran un jugador empedernido; quienes me ven en la constante compañía de mujeres de costumbres liberales me juzgan un libertino consumado, están también los que me han hecho fama de bebedor consuetudinario porque comparten conmigo noches de juerga y champán.

Puede que algo de razón tengan los que me endilgan esas aficiones, aunque ciertamente exageran bastante. No las niego, las exhibo tanto a la luz del sol en las pistas de carreras de Ascot como a la luz artificial de los casinos y cabarets del Soho.

Ahora bien, pregunto ¿Qué importancia tienen mis pecadillos a la vista del todo el mundo, en relación con los vicios infames que cultiva en secreto ese abyecto personaje que pretende convertirse en mi cuñado?

Ocurre que vivimos en una sociedad que sólo valora las apariencias, califica de caballeros a los hipócritas como él y de disolutos a las personas francas como yo que no se avergüenzan de mostrarse tal como son.

Creo que estarán de acuerdo conmigo que esto constituye una sinrazón, una grosera inequidad, por lo que desenmascarar a los hipócritas como me dispongo a hacer yo con ese caballerito de opereta no es otra cosa que cumplir con un verdadero acto de justicia.

* * *

Encontré a Millie en el invernadero ocupada con sus flores. Se sorprendió al verme allí a una hora tan temprana, quizás la desconcertó ver la seriedad pintada en mi rostro o advertir que llevaba una carpeta en la mano, porque se quedó boquiabierta mirándome de arriba abajo.

Antes que reaccionara la informé que tenía algo muy importante que comunicarle así que no bien se desocupara la esperaba en la biblioteca.

La biblioteca de nuestro padre sólo la utilizamos como salón para fumar y tomar café después de las comidas, algunas tardes para leer periódicos y revistas y en ciertas ocasiones para reunirnos a conversar.

Millicent, roída por la curiosidad no se hizo esperar, demoró apenas el tiempo necesario para quitarse los guantes de jardinería y despojarse del delantal. Cuando llegó llevaba todavía cubierta la cabeza con el pañuelo con que sujeta sus cabellos.

Fui directamente al grano.

-Millie, -le dije- como sabes Reginald Mount-Garble, te ha pedido en matrimonio y si bien pasa por ser una persona honorable y de suficientes medios de vida, como responsable de tu felicidad y tu seguridad, me he permitido encomendar una pequeña investigación acerca de sus costumbres antes de responder a su demanda. Como ya casi eres mayor de edad me parece justo que seas tú misma quien juzgue las calidades morales de esa persona.

Luego de ese breve exordio puse en sus manos la carpeta añadiendo: – Aquí tienes el resultado de esa encuesta.
-No era necesario investigarlo, conozco muy bien a Reginald sé la clase de persona que es. Respondió tomando no obstante la carpeta. En ese momento tuve ganas de gritarle: -¡Pequeña idiota no tienes la menor idea de quién ese individuo! No lo hice porque es peligroso llevarle la contraria, me limité a decir aparentando la mayor indiferencia:

-Es posible que creas conocerlo, no lo dudo, sin embargo estoy seguro que este informe te revelará algunos aspectos ignorados de su vida con lo que verás que tal vez no lo conoces tan bien como piensas…

Mis palabras surtieron el efecto buscado. Después de soltar un ¡Ufaaa! Exclamó: -Bueno voy a leerlo ahora mismo.

Estuve a punto de restregarme las manos de satisfacción, la muy tonta acababa de recibir un documento tan explosivo como una carga de dinamita para volar un tren completo como si nada, con él en la mano tomó asiento y lo abrió cual si se tratara de una novela rosa.

* * *

Sentado en el extremo opuesto detrás de un ejemplar del “Times” la observaba a hurtadillas simulando hallarme concentrado en la lectura.

Al comienzo Millicent paseó la mirada de manera displicente sobre los folios, hasta llegar al apéndice que contenía las fotografías. Allí su rostro cambió, pude advertir como la sangre se agolpaba en sus mejillas en tanto su respiración adquiría otro ritmo.

Es inútil decir que en el recinto reinaba el más completo silencio, atisbaba yo, de tanto en tanto y de la manera mas discreta posible, a mi medio hermana quien sumida en la lectura no levantaba la cabeza más que para pasar de una página a otra.

De pronto un ¡Ohhh! profundo, seguido de un ¡Ahhh! no menos intenso interrumpieron su mutismo. Fingí continuar absorto en la lectura del “Times” como si nada hubiese oído.

Mi regocijo interior no tenía límites, esas exclamaciones no podían significar otra cosa que sorpresa y desconcierto. Seguramente no tardaría en oírla proferir invectivas contra ese odioso sujeto y que en algún instante arrojara lejos de si el legajo para incorporarse bramando su furia, su despecho y su desengaño…

Tenía en esos instantes por bien invertidas las veinticinco guineas de oro que se había llevado aquel impresentable sabueso. Millicent podía tal vez concederse un pequeño espacio a la duda imaginando que el informe había sido fraguado para hundir sus proyectos matrimoniales, pero allí estaban también las pruebas y en especial las fotografías, que más que elocuentes, resultaban categóricas e irrefutables.

Los latidos de mi corazón se aceleraban a medida que la adrenalina fluía en mi interior a la espera de la explosión de desencantado furor que no tardaría en producirse…

* * *

Millicent, tardaba en reaccionar había terminado la lectura; pero mantenía la carpeta abierta en su regazo y la mirada perdida en el cielorraso, como si se hallara en estado de trance.

Comencé a revolverme inquieto en el sillón. El estallido que esperaba no ocurría, pensé que se trataría de una detonación de efectos retardados que cuando se produjera superaría en violencia todos los límites imaginables.

Transcurrido un tiempo prudencial con voz suave pregunté:

-¿Te sientes bien Millie?
-¿Eeeehhh? Respondió, como volviendo en sí y recién advirtiera mi presencia .. Luego, con voz vacilante completó -Sí…sí, me encuentro bien.
Para mí se hallaba en estado de extrema confusión de manera que me compadecí de su desconcierto, suponía que estaba tratando de digerir algo demasiado fuerte para sus pocos años.

De pronto se incorporó, apretando fuertemente la carpeta contra su pecho, -no lo creerán ustedes- su rostro se ensanchó en una sonrisa de arrobamiento y de su garganta salió como una especie de gorjeo de satisfacción.

-¡Qué maravilla! Clamó con entusiasmo ¡Qué hombre maravilloso! .¡Qué poder!… ¡Me fascina!… ¡Es único!… ¡El me dará todo lo que deseo y necesito y yo le daré todo lo que a él le gusta!… ¡Cuando me tenga por esposa no necesitará más los servicios de Lady Arabella!…

Mientras prorrumpía en estas sandeces e incoherencias, Millie bailaba en torno a la habitación como una poseída, pensé por un instante si no habría perdido por completo la razón y también en el camino que debía tomar: si ponerla en manos de un exorcista o internarla en una casa de salud mental…

Ella continuaba eufórica y exultante, subrepticiamente dirigiéndose a mi con seriedad como si de golpe hubiera recobrado la cordura, dijo:

-Bobby querido, debes dar tu conformidad a Reginald cuanto antes así fijamos pronto la fecha de la boda, quiero retenerlo conmigo para siempre. Y sin más me estampó un par de sonoros besos en las mejillas.

(concluirá)

— o0o —

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*