Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Memorias de un spankee IV

Autor: Cars

Los meses fueron transcurriendo con normalidad. Los preparativos para la boda se iban llevando a cabo con cierta lentitud. Mi AMA era la que iba dictando las pautas sobre ese asunto. Aunque para ser sincero, poco a poco ella fue asumiendo las decisiones de todo lo referente a nuestra relación, y a mi vida. Así, a principios del mes de abril puse mi piso a la venta, y me mude a su casa. Normalmente dormía en su dormitorio, junto a ella, y digo normalmente, porque no faltaban las noches en que lo hacía en el suelo junto a su cama, o en el pasillo junto a su puerta, -según fuera la gravedad de mis faltas- durante el día me encargaba de algunas tareas, y de hacer los recados que ella me encomendaba. Igual que un suave somnífero, sus deseos me iba adormeciendo, llevándome a un mundo en el que solo su voluntad era la que imperaba, e igual que los planetas giran en torno a un sol que los mantiene unidos en una distancia calculada, así mi vida y mis emociones iban dejándola a ella en el centro de mi existencia. En ocasiones la observaba desde el salón trabajar en su pequeño despacho. Toda su vida, su pasado, su trabajo y sus planes eran un misterio para mí, ese pequeño cuarto rodeado de estanterías repletas de libros era la única zona de la casa que yo tenía vetada. Aun hoy me parece oírla mientras me advertía que el día que entrará sin su permiso, ese día mi castigo sería perderla para siempre sin segundas oportunidades, por eso pese a la enorme curiosidad que me invadía, mis pasos siempre estaban lejos del umbral de aquella puerta. Un día de ese mes de abril, mientras la observaba desde el sofá detrás de aquella mesa en medio de un centenar de papeles, caí en la cuenta. Mi excedencia llegaba a su fin, en no más de diez días me tenía que incorporar a mí puesto de trabajo. No sabía como se lo iba a decir a mi AMA, ni como lo iba a encajar ella. ¿Qué me diría? ¿Me recriminaría que no se lo hubiera dicho antes? Esas cuestiones me comenzaron invadir. Se lo tendría que decir, pero no sabía cual sería el mejor momento para hacerlo. Esas divagaciones hicieron que no me percatará de que ella había salido de su despacho, y se había sentado a mi lado.

-¿En que piensas? –Su voz me devolvió de golpe a la realidad.-

-¡En nada mi AMA! –Le dije con una cierta inseguridad.- ¡Tonterías mías!

La noche transcurrió con tranquilidad, y el amanecer me sorprendió despierto, naufragando en un mar de ideas que no conseguía ordenar. La miré, era hermosa. El pelo alborotado medio cubría su piel. Una piel que yo me moría por acariciar. Con suavidad le aparté el cabello, su rostro estaba relajado, mientras que su pecho vibraba con la suave respiración. Su brazo rodeaba mi cintura, y su tacto era calido y suave. Alargué la mano para coger el despertador. Faltaban diez minutos para que sonará. Lo apague. Después continué mirándola, perdiéndome en su aliento. Me sentía orgulloso de pertenecerle, poco a poco había ido dejando que aquella mujer que dormía a mi lado me fuera imponiendo unas cadenas no a mi cuerpo, ya que estás se podrían quebrar con facilidad, sino que había ido encadenado mi voluntad, mi espíritu y mi corazón a su voluntad, con unas cadenas que pese a ser invisibles, eran férreas e inquebrantables. Suavemente, acerque mis labios a los suyos, y le dejé un beso. Ella se movió, emitiendo un ruido, que se me antojó parecido al ronroneo de un gatito. Nuevamente  la volví a besar. Esta vez, abrió los ojos y me dedicó una sonrisa.

-¡Buenos días! –Le susurré al oído, mientras que ella se estiraba y me miraba con un brillo especial.- ¡Es la hora de levantarse mi AMA!

-¡Buenos días! –Me respondió al tiempo que se abrazaba a mí y se ponía casi encima.- ¡Tienes una forma muy tierna de despertarme! –Sonreí- Prométeme que siempre me despertarás así.

-¡Por supuesto mi AMA! –Le dije, mientras que la besaba–¡Por supuesto no! –Me dijo mirándome fijamente

– ¡Prométemelo!

-Te lo prometo. Siempre te despertaré así mi AMA.

Ella sonrió y me beso, nos abrazamos durante unos minutos, tras los cuales ella se metió en el baño y yo me dispuse a preparar el desayuno. A las nueve y media como cada mañana ya estaba dispuesta para irse a trabajar, y como cada día también esperaba en medio de cierta impaciencia junto al sofá.

-¡Mi AMA! –Le dije sacándolas de sus pensamientos.- Hoy me gustaría ir a recoger unas cosas que me quedaron en el piso.

-¿A qué hora estarás de vuelta?

-Sobre las tres de la tarde si te parece bien. Iba a decir algo, pero en ese instante, y también como cada mañana el timbre de la puerta sonó, ella cogió el maletín y tras dejar un beso fugaz en mis labios se dirigió a la puerta.

–A las tres en punto.- me dijo mientras cerraba la puerta.

Yo me acerqué a la ventana. Y la vi  subirse como siempre en un coche y alejarse.  El día transcurrió con cierta normalidad, recogí lo que debía de mi piso, y a las tres estaba entrando por la puerta. Al entrar la puede ver sentada en el sofá. La mirada estaba perdida en las páginas de una revista. Miró su reloj, y dejó aflorar una sonrisa. Yo dejé unas cosas sobre la mesa, entre las que se encontraba una caja de metal, cerrada con un candado de combinación. Mi AMA se fijó en ella, pero no dijo nada. Yo me acerqué. Le bese.

-¡Ya he recogido todo de mi piso mi AMA! ¿Cómo ha ido tu día?

-¡Muy largo! –Ella dejó la revista a un lado.–¿Tienes que volver a salir?  -Negó con la cabeza

– ¿Quieres que te traiga las zapatillas?

-¡Por favor!

Mientras que yo me encaminé al dormitorio, ella se recostó estirando los brazos por encima de la cabeza.

-¡Cuanta eficacia! –Dijo levantando la voz para que la oyera.- No habrás echo algo y quieres ganar meritos para que sea indulgente. ¿eh?

-¡No mi AMA! –Le respondí en medio de una sonrisa.-  ¿Cómo puedes pensar eso?

-¡Ya veremos!

Me arrodillé ante ella, y lentamente le descalce. Le di un pequeño masaje, que hizo que cerrará los ojos. Después le calce las zapatillas, y me apoye en sus rodillas, ella se puso su mano en mi cabeza.

-¿Haz comido?- Me preguntó. Yo asentí y levante la cabeza para mirarle a los ojos.

-Tengo que hablarte de algo importante. –Le dije bajando la voz.-

-¡Ahí esta! ¿Qué pasa ahora?

-Se trata de mi trabajo. –Guarde unos instantes de silencio.- El próximo viernes me tengo que incorporar.

-¿Trabajo? –Su cara mostró cierta sorpresa.-

-Al poco tiempo de conocernos te comente que tenía excedencia. –Mi tono era casi un susurro.-

-Lo recuerdo, pero pensé que te quedaba un par de años. –Me respondió extrañada.–Era de un par de años, pero me vence ya.-Bueno, no es tan grave. –Dijo al fin levantándose, y fijando su mirada en la caja metálica sobre  la mesa- Tendrás que esmerarte, porque tus obligaciones no va  a ser menores. –Su tono era determinante.- No pienses que por que tengas que ir a trabajar te voy a liberar de tus deberes conmigo. Sí eso era lo que me ibas a decir, ya sabes la respuesta.

-¡No es eso mi AMA! –Le dije mientras que me levantaba. Y sacaba una pequeña cartera del bolsillo.- Solamente quería que supieras cual es mi trabajo.

Le di la cartera, y me aleje unos pasos. Ella permaneció unos instantes mirándola sin abrirla, al final lo hizo muy lentamente. Su rostro no disimulo la sorpresa que le supuso lo que vio. Me miró muy seria, y después volvió a mirar la placa de policía que brillaba ante ella.

-¿Qué significa esto? –Me preguntó mientras se acercaba a mí y de devolvía la cartera.- ¿Donde tienes el uniforme?

-Soy inspector, -le respondí con serenidad y desconcierto por su tono.- No suelo llevarlo.

-¡Así que inspector! –Me miró a los ojos.- ¿Cuál es tú destino?

-¡Homicidios!

-¡Joder! ¿Por qué no me lo dijiste antes? ¿Por qué esperaste hasta ahora?

-¡No pensé…

-¡Cállate! –Me ordenó.- No me esperaba esto. Y no te diré que me gusta la idea de que trabajes en un sitio donde te pueden pegar un tiro.

-¡No te preocupes mi AMA! –No me esperaba aquella bofetada, pero sonó como una bomba.-

-¡Te he dicho que te calles!

Por primera vez, puede ver algo diferente en su mirada. Aquella seguridad y energía que irradiaba había sido sustituida por un nerviosismo desconocido para mí hasta entonces. Yo permanecí inmóvil, sin saber que como actuar.

-¿Qué hay en la caja?

-¡Mi arma!

-¡Perfecto! –No tenías derecho a ocultarme algo así. Debí saberlo hace mucho tiempo.-

-¡Yo no se que decir! –Aquellas recriminaciones se me clavaban en mi corazón provocándome un enorme desasosiego.-

-¡No digas nada! –Me cortó tajantemente.- ¿Si te digo que lo dejes?

-¿Cómo? –Aquella pregunta me descolocó totalmente.-

-¿Qué harías si te ordeno que dejes tú trabajo? ¿Qué decidas entre tú trabajo o yo?

Su voz era determinante. Se alejó de mí unos paso, y se giró para mirarme a la cara. Yo permanecí de pie mirándola sin poder articular palabra. Me encontraba perdido. La mujer a la que amaba y a la que le había entregado toda mi voluntad, me había puesto en la mayor encrucijada de mi vida. Las ideas me bombardeaban el cerebro de una manera descontrolada, y una oleada de sentimientos contradictorios llenaron mi corazón. En ese instante me pregunté si amaba lo suficiente a la mujer que me miraba con impaciencia, para dejar atrás lo más importante de mi vida, y lo que realmente me hacía sentir vivo, o por el contrario ese amor era solo un espejismo que se desvanecía tan rápido como lo haría un castillo de naipes. Intentaba encontrar las palabras, pero no era capaz de articularlas. Las pocas e incoherentes frases que se me ocurrían, se ahogaban en mi garganta haciendo más eterno aún el silencio gélido que se había adueñado de la estancia.Allí estaba yo, ante la mirada de aquella mujer, que demandaba una respuesta que no era capaz de dar. Me sentía como alguien sorprendido in fraganti por la autoridad, incapaz de justificar su acción. Bajé la vista, mis ojos se llenaron de unas lágrimas tan saladas como el mar, y tan dolorosas como la respuesta que estaba naciendo en mi interior. Sentí su mano en mi cuello. Ella levantó mi barbilla hasta que sus ojos se clavaron en los míos.

-¡Lo siento! –Comencé a decir.-

-¡No, no digas nada! –Me cortó ella poniéndome un dedo en los labios.- ¡Si me respondes lo que hay en tu corazón, te perderé! Si te acabará de conocer no me importaría, pero ahora no podría perderte. –Me acarició la mejilla.- Sólo prométeme que tendrás cuidado, y que pase lo que pase, volverás a casa cada día.

-¡Te lo prometo!

Los días siguientes casi ni hablamos. Yo sentía que le había fallado, que mi entrega tenía reservas. En ese tiempo, parecíamos dos extraños. Ella rehusaba mi compañía, salvo para dormir. –Durante la noche, dormía abrazada a mí, sin apenas soltarse. Era como si temiera que si me soltaba desaparecería de su lado.- Pero por el día pasaban horas sin que cruzáramos ni una palabra.

El primer día de trabajo, fue bastante rutinario. La mayor parte del tiempo lo ocupe en llenar formularios, y firmar documentos. Para cuando conocí a mis compañeros y a mis jefes, era la hora casi de salir. Poco a poco, igual que las aguas de un río desbordado regresan a su cauce, la rutina diaria hizo que mi AMA se tranquilizara, y nuestra relación se fuera normalizando. Unas semanas más tarde, ya hablábamos de mi trabajo con toda normalidad, nos reíamos y bromeábamos. Aunque yo era consciente de la tensión que ella pasaba cuando me retrasaba. O que permanecía en vela hasta que me oía meter el coche en el garaje. Salvo por esos instantes, ella no mostraba nunca un exceso de nerviosismo.

Un día, mes y medio después, nuestra vida era totalmente tranquila. Cuando llegue a casa ella estaba en el sofá me acerque y le bese. No había sido una jornada fácil, y me encontraba muy tenso. Era uno de eso días en los que sin saber porqué, te gustaría gritar y llorar, aunque te sientes impotente. Durante la cena yo estuve especialmente callado. Después mientras realizaba mis tareas en la casa, mi mente seguía anclada en mis preocupaciones. Sentía un peso en el pecho que no podía liberar. Al finalizar mis obligaciones, fui a sentarme junto a mi AMA, ella me sonrió.

-¿Qué te pasa? –Me preguntó mientras me indicaba que pusiera la cabeza en su regazo.- ¡Has estado muy callado!

-¡No es nada!, -Le respondí.- Hoy es uno de esos días en los que me gustaría gritar y patalear. ¡Tengo un peso aquí! –Lleve su mano a mi pecho.- Que no se como liberarlo. Es una mezcla de indignación e impotencia. Pero no te preocupes, ya se pasará.  Pasaron los minutos, y por un breve momento puede relajarme, aunque solo en mi mente, ya que mi cuerpo permanecía tenso.

-¡Ve y date un baño! –Me ordenó mi AMA, levantándose.- Te espero en el dormitorio. La miré unos instantes sin entender esa indicación tan repentina. Era aun muy temprano.

-¡Venga!- Insistió dando unas palmadas. Yo me levanté y entré en le baño.

Tras unos minutos regresé al dormitorio únicamente con el albornoz. Ella estaba sentada en el tocador. Llevaba lencería negra, me fije en que se había puesto unas medias y calzaba unos zapatos de tacón. ¿Pensaba salir? –Me pregunte.- Por un momento permanecí en silencio viendo como se cepillaba el cabello. Cuando me vio en el umbral de la puerta, se levantó. Me beso y ante mi asombro me puso un antifaz negro que me impedía totalmente la visión.

-¿Qué vas ha…?

-¡No hables! –Me ordenó.-

Sentí como me despojaba del albornoz. La piel se me puso de gallina al sentir el aire en ella. Mi AMA me guió unos pasos, hasta llegar más o menos al centro del dormitorio.- Sus manos recorrieron mi piel. Yo deje escapar una sonrisa, que se convirtió en quejido cuando presionó con firmeza mis pezones. La oscuridad de mis ojos hacía que me sintiera inseguro, pero esa inseguridad me excitaba al mismo tiempo. Tras unos minutos de caricias, su mano golpeo con fuerza mi trasero. Ella comenzó a recriminarme una serie de faltas imaginarias, mientras que su mano seguía azotándome con cierta severidad.

Aquellos azotes consiguieron que obtuviera una excitación mucho más intensa que otras veces. Ella me había castigado en numerosas ocasiones, y el dolor no era menos intenso ese día, pero el saber que no era un castigo real, sino un juego lo hacía mucho más excitante. Allí, en medio del dormitorio y pese a estar con los ojos tapados, podía verme en mi mente siendo azotado por mi AMA. La imaginé vestida con aquella lencería, sentí su aliento en mi espalda mientras que su mano me golpeaba, por un instante y pese al dolor que sentía me sentí un poco más libre. Los azotes cesaron. Oí sus pasos por la habitación. Un sonido metálico. Después la frialdad del metal. ¡No lo podía creer!, me estaba esposando con las manos en la espalda. Forjecee un poco, lo que me costo una nueva ración de azotes especialmente fuertes, tras los cuales me dejo solo en la habitación. Los minutos pasaron y nuevamente oí sus pasos por la estancia. Sus labios rozaron los míos. Intenté besarla adelantando la cabeza, pero ella se separó, dándome una bofetada. Tras unos segundos volvió a rozar mis labios, y nuevamente se alejó al intentar besarla, con la consiguiente bofetada. Después de casi una docena de bofetadas, entendí sus deseos, y cuando sentí sus labios en los mío, permanecí inmóvil. Ella los besó con suavidad, sentí sus manos en mi pecho, y pude comprobar que se había puesto unos guantes. El tacto era suave, como si fueran de seda. Volvió a jugar con mis pezones. No pude reprimir una queja cuando los pellizcó.

–Serás bueno y no gritarás más, o prefieres que te amordace. ¿Eh?-

Su voz era apenas un susurró en mis oídos. Intenté contestar, pero ella me lo impidió con un  beso, que acabó en un leve mordisco en el labio inferior. Con rapidez, me amordazó. Y me empujo sobre la cama. Mi vientre cayó sobre algo mullido, -almohadas quizás.- que mantuvieron mi trasero un poco levantado.

Nuevamente, oí como se alejaba, después el silencio. Un silencio pesado. Tras largos minutos, aquel silencio se rompió con un silbido, semejante al del viento cuando se cuela con fuerza por una rendija. Yo moví la cabeza en dirección al ruido, pero obviamente no podía ver nada. De nuevo lo oí, pero esta vez, fue precedido de un extraño y agudo dolor. Era nuevo. Mi mente no lo reconoció, pese a que recorrió todo mi ser hasta estallar en mi cerebro. Era como una pequeña pero potente descarga eléctrica. Tarde casi media docena de azotes entender con que me estaba golpeando. Aquella vara impactaba certeramente en mis glúteos inflamando cada rincón de mi ser. Mi AMA se tomaba su tiempo entre azote y azote, midiendo la fuerza necesaria para que sintiera el dolor, pero sin que la piel se rompiera. Calculaba exactamente el lugar exacto que quería golpear. Las lagrimas inundaban mis ojos, cada poco tiempo, ella acariciaba la zona castigada, recuerdo el tacto de su mano enguantada en contraste con el calor y el dolor que sentía. Aquella mezcla hacía que mi excitación fuera en aumento. De no llevar la mordaza hubiera gritado a todo lo que pudieran dar mis pulmones. No se cuantos azotes me propinaría, ya que después de unos minutos perdí la cuenta. Pero si se que mi AMA no dejó ni un palmo de piel de mis muslos y mi trasero sin golpear. Mientras duró el castigo ella no paro de recriminar mi conducta díscola, achacándome faltas que no había cometido.

Tras un tiempo que soy incapaz de determinar, oí como tiraba la vara al suelo. Después sus manos ágilmente liberaron mis muñecas, y aflojaron la mordaza. Ella tiró de mí ayudándome a llegar a la parte alta de la cama. Yo lloraba como un colegial, mientras que permanecía boca abajo. Ella me abrazó y me susurro al oído palabras de consuelo. Después, sentí como extendía una crema por la zona castigada. Mi llanto se convirtió en un sollozo. Fue entonces cuando reparé en algo reconfortante. La congoja que había tenido oprimiéndome el pecho todo el día se había esfumado. Aquellos azotes que había recibido habían pulgado y angustia. Cada vez que mi Ama me había golpeado había arrancado no solo un grito ahogado por la mordaza, sino que también me había ido despojando de mí pesar. Ese día descubrí que los azotes eran no solo una consecuencia de mi negligencia, sino que eran una valiosa válvula de escape por la que deshacerse de aquello que no podía expulsar por mi mismo. Es día mi corazón estaba más cerca si cabe de mi AMA, y mi confianza en ella había rebasado la línea imaginable hasta ese momento. Era un hombre nuevo, sin aquel malestar que me había invadido. Cuando finalizó el masaje, yo moví lentamente las manos para sacarme el antifaz de los ojos.

-¡De eso nada mi amor! –Me susurró mi AMA apartándome las manos.- todavía es pronto.

Ella me beso, y me indicó que yo hiciera lo mismo es su cuerpo. Así, en la más absoluta oscuridad, acaricié y bese cada milímetro de él. Lentamente saboree su piel, y me perdí en su Monte de Venus. Después nos amamos como si la vida nos fuera en ello, el dolor que sentía en mi cuerpo y el placer que el suyo me proporcionaba me hizo llegar a un clímax desconocido para mí hasta ese momento. Al verme privado del sentido visual, todos los demás se vieron magnificados y exaltados. Al igual que un arco iris despliega su colorido, aquella noche miles de matices se desvelaron para mí. Exhaustos nos sorprendió el sueño. Abrazado a ella y a oscuras dejé que ese sueño reparador me alcanzara.

En los días que siguieron a esa noche, no pude dejar de pensar en las innumerables sensaciones diferentes que había sentido. Al menos dos veces al día acabe sobre el regazo de mi AMA, no para ser castigado, sino para recibir la crema que aliviaba el dolor de aquella paliza tan intensa como edificante.

El dolor de aquella noche estaba llegando a su fin, cuando entré en el despacho de mi superior. Su rostro estaba especialmente serio. Apenas me miró al indicarme que me sentara. Una y otra vez repasaba un documento que tenía ante él. Al alzo la vista.

-¡Tengo una orden de traslado para ti! –Sentenció.-

-¿Cómo que traslado? –Me acerque a la mesa.- ¡No quiero un traslado!

-¡Te han solicitado del gabinete diplomático! –Dijo con serenidad, ignorando por completo mis protestas.- A partir de las doce del medio día estarás adscrito la unidad de protección de personalidades. –Guardo unos instantes de silencio.- A menos que rehúses formalmente el nombramiento.

-No sé, hace mucho que había solicitado ese destino, creí que nunca llegaría.

-Pues llegó. –Me extendió el documento que tenía ante él.- Me alegró por ti, pero sinceramente preferiría que lo rechazaras. No me hace gracia desprenderme de buenos hombres.

-¡Se lo agradezco comisario! –Miré el documento.- Pero no puedo rechazarlo.

-Me lo imaginaba. –Su tono iba cargado de resignación.- Tienes que presentarte hoy en la delegación de gobierno. Allí te dirán  para quién harás de niñera.

Las calles parecían mucho más saturadas de coches y personas que de costumbre. La impaciencia estaba apunto de hacer que me volviera loco. Por eso recorrí casi corriendo los peldaños que me separaban de la entrada. Llegue a la puerta principal. Tras identificarme y pasar los oportunos controles de seguridad, llegue a un despacho del que vi salir a un ministro. ¿Sería a él a quién  tendría que acompañar? Una secretaria me hizo salir de mis divagaciones. ¡Sígame por favor! Tras pasar por dos puertas, llegue ante un hombre de unos cincuenta años, una abundante melena blanca, y una gafas de diseño le daba un aire marcial bajo aquel traje de Arman.

-¡General! Le presentó al agente Sánchez, se incorpora hoy a protección.

-¡Sí, sí! Bienvenido. Está usted muy bien recomendado, y su hoja de servicio es esplendida. Acompáñeme.  Aquel hombre se levanto como un resorte, y tras un saludo tan enérgico como breve me condujo por unos pasillos a los que accedimos por una puerta que estaba a su espalda. Todo aquello me resultaba extraño, siempre imagine que los generales iban con su uniforme a todos los sitios. Aquel hombre como si leyera mi mente, se volvió.

-Disculpe esta ropa tan informal, pero es que hoy se casa mi hija.

– Esta usted asignado a uno de los asesores del presidente en defensa, es un civil pero no se lleve a engaños, es una persona altamente cualificada. Espero que como jefe de seguridad, me presente en el transcurso del día el nombre de tres personas para formar el equipo.

-¡No sabía que iba a ser el responsable! –Pensé en voz alta.-

-¿No se siente usted capaz? –Me preguntó parándose en seco y clavando su mirada.

-¡Por supuesto que me siento capaz General! –Me apresuré a contestar.- Es solo que me ha pillado por sorpresa.

Tras unos escasos tres minutos llegamos ante una puerta, cruzamos unas mesas en las que unas secretarias se afanaban ante la pantalla de un ordenador. Una puerta más nos separaba de nuestro destino final. El general toco en la puerta con los nudillo y la abrió sin esperar a que contestarán. Yo me fije en el nombre que aparecía a la altura de los ojos. Entremos en un amplio despacho. Ante la sorpresa de ambos la silla estaba vacía. Nos miramos, en ese instante, el ruido del secador de manos del servicio no resolvió el misterio. A los pocos segundos, la puerta se abrió.  Yo abrí los ojos como nunca lo hice. El general se adelantó para estrechar la mano de ella. No podía creer lo que estaba sucediendo.

-¡Agente Sánchez!  -comenzó a decir el general.- Le presentó a la Señora Vanesa Blázquez, asesora de seguridad.

-¡Señorita General! –Le dijo ella en medio de una sonrisa.- ¡Estoy prometida pero aun no estoy casada! ¡Me alegro de verte Andy! El agente Sánchez y yo ya nos conocemos un poco. ¿No es así? –Le dijo al general.-  Yo estaba sumido en la más absoluta sorpresa.

Allí estaba, ante mi AMA. Mis músculos no me obedecían. En mi mente ya había recorrido la distancia que me separaba de ella y le había estrechado la mano que me tendía, pero en realidad aun estaba inmóvil a dos pasos de ella. ¡Vanesa! No podía creer que después de casi un año sin saber su nombre me enterará de la forma más inaudita que pudiera imaginar. Extendí mi mano. Nuestra piel se tocó, nuestras miradas se encontraron, y todo a nuestro alrededor desapareció a excepción de su sonrisa.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*