Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi primer hombre. Mi primera experiencia como una dama

Hola soy un chico de 24, años les voy a relatar como lleve a cabo mi fantasia de sentirme mujer al tener un hombre de verdad hace un mes. Me hago llamar maki y lo que me pasó fue hermoso. Siempre tuve inclinación por las cosas femeninas, vestirme de mujer, caminar como mujer, incluso hacer pipi como una mujer. Pero me veía al espejo y me daba cuenta q esto no podía ser posible. Debido a mi sexo, en cierta época del año he experimentado una calentura tremenda en la cual me siento toda una mujer por las noches, y estoy pensando en sexo a cada minuto. Incluso mi pene no tiene erecciones, esta tan pequeño y flácido que me lo pego hacia atrás y permanece ahí durante todo el dia, no sé a q se deba pero en fin, es rico.

Pues todo sucedió en la ciudad de Uruapan, mich. vivi un tiempo a la salida de la ciudad debido a mi trabajo de remodelaciones, soy interiorista. Pues aprovechaba mi tiempo después del trabajo para darme un baño y vestirme de niña, de hecho ya había comprado un babydoll con el que dormia, y me metia mis deditos en mi ano, me masturbaba cada noche y como era una casa alejada de vecinos, no se oian mis gritos y gemidos q daba, en fin. Un diaviernes  llego un vecino a la casa de al lado la cual se encontraba vacia, vi que llego en una camioneta muy vistosa y el era alto y fornido, con cuerpo atlético como si fuera militar.

Y yo me encontraba regando el patio de mi casa cuando se acercó a preguntarme si le prestaba un fierro para romper el candado debido a que solo traía las llaves de las puertas mas no del candado a lo q accedi y le preste la herramienta, incluso le ayude, él era muy sociable y mal hablado decía groserías, y por fin pudimos botar el candado. Me dijo q si quería pasar a tomar unos tragos a lo que le dije q si, pues traía unas botellas de vino, cervezas,  botanas, y comida en general. Estuvimos platicando bastante rato y ya con las copas me conto que el estaba escondiéndose de la policía me dijo que lo querían involucrar en un delito que el no cometio y pensé en que me estoy metiendo.

Entre tantas cosas que platicamos yo le platique que me sentía capaz de desarrollar cualquier tipo de trabajo, que aprendia rápido y si fuera por ganar dinero  haría cualquier cosa que alguien mas no pudiera. En eso  me pregunto q si incluso podría hacer el trabajo de una mujer, de una esposa;la pregunta me cayo de sorpresa, pues no sabia que decir, yo me sentía heterosexual ante la sociedad.asi que le respondi q si fuera por dinero si lo haría, por una buena suma. Y me dijo ahh si, por cuanto? Y pues le respondi, unos 100 mil pesos. Y me dijo q era mucho que eso seria un caso imposible.  En eso fue por una maleta y saco una bolsa con billetes de 100 y de 200 pesos y los arrojo sobre la mesa de la sala. Y me dijo son 30 mil  quiero ver que tipo de trabajo realizas si te animas es tuyo. Yo de inmediato pensé, es una broma? Pero también pensé en que me estoy metiendo?? Y me dijo puedes hacerlo ¿? Yo no sabia que decir todo era tan rápido, me daba mucho miedo, el color de mi cara cambio me sentía pálido y frio. Me dijo quiero probar si en verdad eres bueno en tu trabajo como presumes, quiero tenerte como mi mujer por las noches. Quiero que me de verdad me hagas creer que tengo a una mujer en mi cama. Yo me sentía acorralada, y pensé, que lo viera como un negocio y a la ves como cumplir mi fantasia, de saber que se siente ser penetrada por un hombre de verdad, no por un pene de plástico. Asi que le dije que aceptaba pero que debía prepararme, mental y físicamente que me diera tiempo de comprar ropa, atuendos, maquillaje, en fin con la excusa que necesitaba preparar mi cuerpo ya que nunca lo había hecho, pues el no sabia que mi culito ya había sido penetrado por mis dedos y  unos consoladores. Asi que me dio 5 mil pesos para que comprara lo necesario y de inmediato fui a comprar tanguitas, licras, una peluca, uñas postizas, maquillaje, condones, lubricante, etc. Tuve que llevar a una chica que conoci en la calle con el pretexto de que no pensaran que era para mi. Llegue a mi casa y le dije que seria el diasabado por la noche después de las 8 en mi casa. Entonces empece a prepararme, me hice un lavado intestinal para cerciorarme que no le diera asco meter su lengua en mi culito, me puse uñas, y las pinte de un color rosita, me depile totalmente, las piernas, las axilas el ombligo, el ano, toditita. Me puse una crema con olor a rosas, me maquille muy natural, pinte mis labios, mis pestañas, todo mi cuerpo lo frote con maquillaje en polvo perfumado, coloque mi peluca. Y empece a vestime, me puse una tanguita color rosa, un bra del mismo color, un vestido negro con tirantes, el cual hacia lucir mi cuerpo muy femenino, debo decir que mido 1.70 y delgado, mis nalgas están paraditas como las de una chica y tengo senos a pesar de ser hombre, es algo que no me gustaba q se burlaban de mi cuando era chico, asi que rocie mi cuerpo con perfume. Me vi al espejo y lucia como toda una chica, me veía de lado y paraba la cola y el vestido hacia ver mi cuerpo con curvas femeninas, la peluca me ayudaba muchissimo estaba wow, ni yo me la creía. Cuando de pronto escuche que alguien tocaba la puerta, me puse super nerviosa, tenia miedo me sentía palida, pero a la ves excitada porque sentiría lo que es un pene de verdad, asi que tome valor y abri la puerta, el estaba muy presentable, muy guapo, bien rasurado, y olia muy rico, cuando me vio no lo podía creer, me dijo “te ves buenissima” y eso ayudo para sentirme mas segura. Y le dije” hola miamor” con la voz mas dulce que pude y el se rió y me dijo de verdad que te tomas muy en serio tu trabajo. Entonces yo me di la media vuelta y me contoneaba camino a la sala y voltee de reojo y veía como clavaba su mirada fijamente en mis nalgas y yo me sentía una perra, que lo tenia en  mis manos y trataba de sacar mas las nalgas. Le ofreci sentarse en la sala, mientras yo regresé a asegurar la puerta con llave pues no podía darme el lujo de que alguien me viera. Me dijo toma el dinero y puse la maletita en la mesa de centro dándole mi espalda para supuestamente contar el dinero, pero mi intención era enseñarle mi cola, y asi fue, de inmediato me jalo hacia él y me dijo “la vamos a pasar muy bien chiquita” mientras manoseaba mi cuerpo, eso de inmediato me prendió y a la ves me resisti, pues nunca lo había vivido como toda una mujer. Y le dije que mi nombre era maki.así que guarde el dinero en un mueble y de regreso lo vi fijamente a los ojos acercándome hacia el, estaba supernerviosa pero a la ves excitadissima por no saber lo que podría pasar. Y me sente frente a el dándole un beso muy tierno en los labios tomando suavemente su lengua con la mia, y a la ves con mi cadera contoneándome contra su pene, que ya se sentía durissimo, el no perdia tiempo. Manoseaba delicadamente mis senos y bajaba la mano hasta mis caderas metiendo sus dedos entre mis nalgas, yo me sentía feliz, y me dije a mi misma tienes que disfrutarlo y hacerte a la idea q eres una mujer,  y asi fue alzaba mi cabeza hacia el techo dejando mi cuello vulnerable a sus besos, era increíble, me tomaba entre sus brazos firmemente, con pasión. Provocando en él lo que una mujer puede provocar, calentura a mil, mi ano empezó a lubricar o algo asiempece a sentir como que se dilataba, como q se ponía jugoso. Le pedi que fueramos al cuarto, a la cama y una ves ahí le dije que se recostara. Entonces me monte en él y empece a desabrochar su pantalón, tocaba su bulto por encima del pantalón mientras lo hacia. Se ponía grueso, carnoso.

Le bajé el bóxer y salio ese pedazo de carne rosado en su capullo, lo olí me parecioexquisito, y por instinto empece a saborear, lo empece a chupar suavemente, pasando mi lengua alrededor de el, mientras lo pelaba sentía que me miraba, lo empece a chupar y entrecerraba los ojos de pasión, no sabia lo que estaba haciendo solo me dejaba llevar, solo le veía la cara a mi hombre y sabia que no lo podía defraudar, él estaba mirando el techo, relajado, acariciando mi cabeza, mi pelo, de repente me miraba como si no pudiera creer lo que estaba viendo y sintiendo. Le quite su ropa y me monte de espaldas a él y el de inmediato empezó a acariciar mi cuello, besándolo, haciendo mi pelo a un lado, mordisqueando mi oreja, diciéndome cosas obscenas como “vas a ser mi putita” “este culito es mio” la piel se me erizabame bajo el vestido, me quitó el brassier, me empujó hacia adelante, haciéndome recostar boca abajo, sacando el vestido dejándome solo la tanga color rosita, las luces del cuarto eran velas pequeñas que apenas iluminaban nuestros cuerpos, llenos de pasión, empezó a besarme todo el cuerpo, a pasarme su lengua en cada parte de mi piel, cuando bajaba por mi espalda, la sensación era tal que mi cadera se elevaba como guiandolo hacia mi culo, mi agujero se apretaba, se abria y  cerraba incosncientemente, como pidiendo a gritos ser penetrado, pero él era todo un caballero, cuando alzaba mis caderas el tomo mi tanga y tomándome del abdomen bajo me jalo hacia atrás, poniéndome yo en automatico  con la cola parada dejando que me quitara la tanga, y mi cabeza y mis brazos reposados contra la cama, el de inmediato lo olia, y acariciaba mis nalgas suavemente, metiendo su lengua entre ellas, y fue una sensación maravillosa, lo que siempre esperé, primero pasó su lengua áspera suavemente y luego arremetió en círculos dándome un placer q nunca había sentido, mi cuerpo se retorcia del placer q estaba sintiendo en ese momento, luego empezó a empujar su lengua contra mi ano lubricandolo con su saliva, me apretaba las nalgas, mi pene aun estaba flácido, pero bien lubricado, escurria un liquidopre seminal, era delicioso sentirlo y me lo jalaba rápidamente como para masturbarlo, le pedi que me inyectara dos jeringas de lubricante en gel que yo ya tenia preparadas en el buro de la cama y me las introdujo sin ningún problema pues mi ano ya estaba dilatado y me las exprimio dentro de mi, se sentía rico pero a la ves frio en mi interior, una ves inyectadas como pude me di la vuelta y le dije que yo se lo haría primero, asi que me asegure de ponerle el condón, no sin antes darle unas buenas mamadas poniendo ese rico pene durissimo al extremo a tal grado que me puse calientissima, su pene  era muy grande, como de unos 18 cm  estaba grueso, rico, me apoye en sus hombros para sentarme en ese pedazo de carne, él estaba  recargado contra la cabecera de la cama solo  veía como me preparaba para ensartarme esa verga parada en mi rico culo  bien lubricado así q mientras tomaba su pene por atrás de mis nalgas con el fin de insertármelo, le cerré el prepucio con el condón puesto y me lo introduje sintiendo una sensación de miedo, al pensar q me dolería, y asi fue, una ves que entró la mitad, me dolio un poco pero cada ves que bajaba mas también se sentía rico a la ves asi que el me tomo de las caderas y me empujo contra él, con tal fuerza que me lo introdujo todo mientras su boca chupaba uno de mis senos al sentir eso mi cuerpo reacciono abriendo por completo mi ano, ahhhhh exclamé, y él al chuparme las tetas empezó a agarrarme con fuerza apretando mis nalgas, yo lo tomaba de la cabeza con mis codos flexionados contra su pecho, como había visto que las mujeres lo hacían en las películas porno, cerre los ojos y solo escuchaba el susurro en mi oreja que me decía “que rico culito tienes mi amor” no sé como lo hice pero mi cola y mi cadera empezaban a contonearse como si fuera el de una mujer de verdad, instintivamente mi cuerpo se movia al compás de los movimientos eróticos,  mis ojos se cerraban en automatico, como si tuviera sueño pero la sensación de ser penetrada,  era exquisita, mi culo dilatado resbalaba con toda facilidad por ese enorme pene,   asi duramos un buen rato hasta que se me cansaron las rodillas y le dije que me diera de perrito, él rápidamente me dio placer por el culo como si se tratara de una ramera, estaba en cuatro patas volteándolo  a ver como me lo meteria, lo veía exitado, caliente igual que yo, ese pedazo de carne volvió a entrar dentro de mi, mientras lo volteaba a ver a los ojos se ponía mas violento como si lo excitara q lo regresara a ver, empezó cada empujon siguiendo su ritmo acelerado, apretando mis nalgas y en ocasiones mis pezones, dándome unas  nalgadas, y diciéndome “asi te gusta puta”?? “asiesta bien que te coja perrita”?? yo solo le decía que “siiii papito” con una voz dulce y cansada, alargando el final en cada oración, asi estuvimos por largo rato mi cabeza y mis codos reposaban contra el colchón, me sentía tan caliente, roja de la cara, pero la sensación esa muy especial, me sentía “su puta al fin” me sentía una perra en celo, dejando que mi hombre se diera gusto con mis nalgas, de repente me levante y le dije sin pensarlo, solo por instinto “dame asipapiiito, dame bien rico miamor” y regresándolo a ver con mis ojos entrecerrados el arremetio contra mi culo bien dilatado apretándome las nalgas con pasión y me masajeaba con las yemas de los dedos pulgares el interior de mis nalgas, era rico sentir eso, me tomo de las manos yme jaló hacia atrás dejando mis tetas al aire y cogiéndome con una desesperación, eso me puso a mil y mi pene se puso durísimo sintiendo un gran orgasmo y griteee” me vengo , me vengo mi amor, ahhhhh” y explote como nunca y al hacerlo mi ano se apretaba en cada eyaculada que daba haciéndolo eyacular a él después de mi, sentí caliente en mi interior, sentí riquisssimo, dejándome caer en la cama y el encima mío jadeando en mi espalda, me sentía toda una mujer, pero a la ves sentía una sensación de culpa por lo que había hecho, pero pensé que era por el dinero,  paso un ratito mientras me saco su pene junto con el condon, sacándolo flácido, cansado, me paré rápidamente y le saque el condon, y le dije con voz tierna, con voz de niña, me dejas probarlo? Y el solo dijo” date gusto preciosa” de inmediato empecé a probar su leche, sabia algo extraño pero era rico se perdia entre mis labios, mi lengua y mi saliva, asi estuve por un rato hasta que lo deje bien limpio, y de nuevo se le paró asi que no desaproveche la oportunidad y le dije que me volviera a coger le puse un nuevo condon y  se sentó en una silla y yo sobre él pero de espaldas dejando ver mis nalgas mi culo estaba super dilatado, y fui yo quien empezé a sentarme en ese rico pene lo hacia a mi ritmo y el lo hacia llegar hasta lo mas profundo cuando me apretaba de las caderas y me empujaba contra él, asi estuvimos un buen rato, me agache para detenerme con las manos poniéndome totalmente en “U” contra el piso viendo por debajo de mi como entraba y salía ese gran “pito” y el se incorporó de pie para seguir bombeándome. Era rico cada ves que me introducía ese pene. Había un banquito de madera y le dije q me diera ahí. Me senté de frente al respaldo de banco, le puse una sabana doblada para que no me lastimaran los bordes del asiento, dejando mis nalgas al descubierto, mi pene y mis testículos colgaban hacia él, ya bien aguaditos, mi pene flácido, y me recargue en el respaldo del banquito de madera poniendo a su servicio mi rico culito. El pene entro rápido y me penetro frenéticamente por un largo rato, mientras me mordía el hombro, la nuca, el cuello apretaba mis tetas, las piernas y otra ves me puso a mil de la calentura que sentía,  y volteaba mi cabeza hacia él para besarlo en la boca, mi espalda y caderas se arqueaba como jamas antes lo habían hecho sus testículos chocaban contra mis nalgas, era una sensasion desconocida, pero increíble¡¡¡ esta ves termino rápidamente como a los 15 minutos, pero  mientras lo hacia me masturbaba con tres dedos moviendo en círculos la cabeza de mi pene que de inmediato reacciono contra esas caricias de sus dedos y eyaculo a chorros en su mano, el me iba a embarrar mi semen en mi pierna pero le dije “no, no, no” y le tome la mano llevándolo a mi boca tomando con mi lengua ese rico semen el cual era mio.

Me dijo “te has ganado ese dinero putita” vales lo que cobras; solo me puse un bóxer cachetero muy chiquito para dormir metiéndolo entre mis nalgas y nos fuimos a recostar quedándonos dormidos, no sabíaque hora era, tal vez pasaba de la media noche. Me recosté boca abajo y el detrás mío. Pasaron unas horas y eran casi las 5 am cuando me paso su mano abrazándome y yo me acurruque tallando mis nalgas contra su pene, que de inmediato se puso duro nuevamente, así que empecé a frotar más ese pene entre mis nalgas, poniéndome a mil, esta vez fui yo quien se lo hizo, le puse el condón y me  inyecte otras dos jeringas en mi ano para lubricarlo, y lo cabalgue, jugaba con mis senos poniendo mis pezones en su boca, mientras me sentaba en ese pene, así estuve un buen rato, besándonos apasionadamente, nuestras lenguas se entrelazaban con la saliva bastante resbalosa, me puse tan caliente de nuevo que apoye mi pecho con el del él pasando mis brazos por debajo de sus hombros poniéndome como “chivito al precipicio” y solo dejando caer mi rico culo contra ese pene erguido, cada vezmás frenéticamente, tomándome de las nalgas y bajándome fuertemente contra él, mi culo estaba tan lubricado por el gel y el lubricante del condón que sentía riquísimo, después solo me apoye contra todo su cuerpo y frotaba mi culo en movimientos hacia adelante y hacia atrás, y el con una mano en mi cola y otra en mi cabeza me apretaba junto a él haciéndome que cada vez me esforzara más para apretarlo con mi culito, solo jadeaba de placer, con los ojos cerrados todo oscuro, solo nuestros gemidos en aquella habitación , mi pene entre su abdomen y el mío de tanto frotarse con mi liquido pre seminal me corrí en su abdomen,  teniendo un gran orgasmo, y él se empujaba con sus pies como impulsándose para penetrarme cada vez que yo lo embestía con mi rico culo jugoso corriéndose dentro mío por tercera ocasión en esa noche. Alcanzaba a sentir su leche caliente atrapado en ese preservativo, solo  sentíamos nuestros cuerpos acalambrados por el orgasmo que acabábamos de tener los dos, y él sintiendo las contracciones de mi culo apretando su pene todavía erecto, fue genial, estaba tan cansada que solo bebí todo mi semen q estaba en su abdomen sin sacarme su pene de mi culo, era rico sentirlo ahí dentro mío, él se fue al baño y yo nuevamente me volví a dormir poniéndome solo el vestido. Al día siguiente me desperté casi a las 2 de la tarde, él se encontraba lavando su camioneta, me metí a bañar, me cambie y arregle de nuevo y pasamos ese día teniendo sexo, los dos como una pareja de recién cansados pero eso se los contaré en otra ocasión..

Espero les haya gustado mi experiencia,  que por primera ves me sentí plena como toda una mujer. Les dejo mi correo por si quieren enviar sus comentarios.  chivizpanzon@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


5 comentarios en “Mi primer hombre. Mi primera experiencia como una dama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*