Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Noemí… Historia de una sola noche

Con Noemí, nos conocemos desde hace más de 25 años. Nuestra relación siempre fue muy buena, al punto de ser confidentes de nuestros éxitos y fracasos laborales o personales.  Durante un par de años fuimos compañeros de trabajo y esta historia ocurrió precisamente durante una fiesta por un aniversario de la empresa en la que trabajábamos.

En aquel momento, Noemí contaba con 43 años, un físico menudo, chiquito y delgado (apenas 1,55 mts. de estatura), lo que comparado a mis 1,75mts. y físico fornido, la hacían aún más pequeña de lo que era; ahora bien, todo en tamaño pequeño pero con buenas formas.

Cuando pasé por su casa para llevarla a la fiesta salió cubierta con un tapado que le llegaba bastante más debajo de las rodillas; al subirse en el auto y desabrocharse el tapado tuve lo que sería la primera sorpresa de la noche, llevaba una chaqueta y una blusa blanca de finos breteles y una minifalda al tono que, al sentarse, descubrió casi a pleno sus piernas enfundadas en medias color piel, sandalias con taco aguja, en fin.. Decididamente, estaba hermosa !!..

Ya en la fiesta, en la que la bebida corría sin límite, Noemí no se despegó de mi lado, durante y después de la cena compartimos la velada con el resto de la gente y, por momentos, la charla era solo entre nosotros dos. Concluido el brindis y palabras de rigor llegó el momento de bailar, y así lo hicimos juntos y también con los demás. La broma generalizada de los varones era pedir los “lentos” (música romántica) para bailar apretaditos, cosa que obviamente no sucedió.

Varias cosas llamaron mi atención: Lo contenta y alegre que estaba, el hecho que al bailar conmigo lo hacía en forma muy sensual y por sobre todo que al sentarnos juntos, cruzaba y descruzaba sus piernas brindándome una tan inesperada como grata visión de sus piernas; supuse que sería por la bebida que, insisto, circulaba libremente y de la que Noemí no se privaba, aunque empecé a mirarla con otros ojos, o sea no ya como amiga sino como mujer.

Cerca de las tres de la mañana terminó la reunión, cuando nos dirigíamos al auto siento que se toma de mi brazo y dice “Uuuyyhh, qué frío hace !!”; abrí la puerta, Noemí casi saltando se ubicó sobre el asiento y..  Tapado que se abre, minifalda que se sube por completo y mis ojos viendo no solo sus piernas sino también su tanga.

“Hacía mucho que no la pasaba tan bien !!”.. Me alegro, también la pasé muy lindo, le contesté.. “Qué pena que termine” dijo con tristeza.

Llegamos a su casa, nos quedamos charlando en el auto con la calefacción encendida, afuera hacía un frío de mil demonios.. “Necesito un café, te invito” dijo sin esperar respuesta; entramos, ella se puso a preparar el café y yo sentado en el living encendí el equipo de música y empezó a sonar un tema hermoso: Eclipse total del corazón; Noemí, asomándose desde la cocina, dice:

“Justo ése tenías que elegir ??”.. Qué pasa ??.. “Es que ese tema me encanta !!”.. Es uno de mis preferidos.. “No me canso de escucharlo”.. Mas vale tarde que nunca, llegaron los lentos, si tanto te gusta, bailamos ?? le propuse ya con una intención manifiesta..

Mientras ella se acercaba me quité el saco, abrí mis brazos y ella se pegó a mí, sus manos sobre mis hombros y su cabeza apoyada en mi pecho, bailábamos lentamente, tomándola de su cintura la atraje aún más hacia mí, levantó su cabeza y yo bajé la mía para poder quedar mejilla a mejilla.

En silencio bailamos, terminó el tema y seguimos con otro, bajé aún más mi cabeza para que mi boca llegue a su hombro semidesnudo, lo besé delicadamente y sentí vibrar su cuerpo pero nada dijo, seguimos bailando aunque esto de bailar ya era una forma de decir, una baldosa nos sobraba.

Mis labios dejaron su hombro y empezaron a besar su cuello, Noemí dejó escapar un apagado “Aahh” que solo por la cercanía pude percibir; mis tiernos besos ya estaban en su mejilla y mi mano subía por su cintura cuando la siento decir “Si seguís me vas a poner un poco loquita”.. Me encantaría verte loquita !! retruqué metiendo mi lengua en su oreja y apretando su pequeño pecho..

“Aaaaaahhh !!” suspiró. A partir de ese momento, las palabras estaban de más, Noemí se desató, fue ella quien buscó mi boca para besarme, no ya esos besos tiernos que yo le daba, los suyos eran fuertes, calientes, chupaba mi lengua de una forma maravillosa; simultáneamente luchaba por quitarme la corbata en tanto yo le amasaba sus tetas, pequeñas pero duras, de pezones puntudos que ya estaban duros..

A la corbata le siguió mi camisa, Noemí estaba descontrolada, o “loquita” como ella dijo. Le ayudé a quitarse por sobre los hombros su blusa y volvió a pegarse a mí, chupaba mis tetillas, la tomé de la cola (una de mis manos bastaban para cubrirla casi por completo), levanté su mini y corrí su tanga acariciándole el agujero del culo.. “Oommmhh, oommmhh!!” exclamó..

Si la petisa estaba caliente, yo estaba en efervescencia, algo de cuidada violencia hubo cuando prácticamente le arranqué el corpiño y le quité la minifalda.. “Vos también, vos también” imploraba mimosa. Tomándola de la cintura la levanté y la acosté sobre la mesa, le quité la tanga y recostado sobre ella le besé los pechos “Mmmmhh, mmmmhh” ronroneaba, seguí bajando, levantó y abrió sus piernas a sabiendas de donde me dirigía, llegué, me encontré con una concha carnosa (raro, siendo tan delgada !!), y depilada, cuando mi lengua buscó y encontró su clítoris y se apoyó en él, Noemí gritó “Síííííííííííí !!”.

Le hice un trabajo a conciencia durante un rato.. Su respiración se agitaba cada vez más, se pellizcaba los pezones.. “Me volvés loca !!”.. Todo su cuerpo se tensó, su concha empezó a chorrear flujos y.. “Nó, no me hagás acabar todavía !!” rogó separándome. En un rápido movimiento se sentó sobre la mesa y me abrazó buscando normalizar su respiración.. “Vamos al dormitorio” dijo y hacia allí fuimos.

En lo que yo me quitaba la ropa ella abrió las sábanas y se quitó las sandalias.. Así desnuda y descalza era más chiquita de lo que pensaba, pero en ese momento de terrible calentura poco me importó. Nos acostamos, de costado se abrazó a mí.. “Acariciame, besame” susurró; en un rápido movimiento la acosté encima mío (no pesaba nada !!), besos, caricias, mis manos que después de recorrer su cuerpo casi por entero se detuvieron en su cola, mis dedos recorrieron desde su cocha hasta su culo; Noemí refregaba su cuerpo al mío aprisionándome la pija entre sus piernas.. “La quiero chupar” dijo sin tapujos y sin más giró su cuerpo acomodándolo para un 69 glorioso.

En esa posición, pasaba la endurecida pija por sus mejillas dándole rápidos besos, luego la lamió, siguió pajeándola hasta que al fin se la metió en la boca iniciando una serie de deliciosos movimientos de sube y baja. Por mi parte, empecé a trabajarle concha y culo a la vez, lengua primero, lengua y dedo después.. Noemí empezó a disfrutarlo, otra vez su cuerpo tensionándose, aplastaba la concha en mi cara, un par de chirlos en su nalga hacían que levantara el pubis.. “Aaaaahh, aaaaahh !!” sollozaba interrumpiendo la chupada que me hacía, por suerte, porque me daba un respiro y así no deslecharme.. Le dí descanso a mi lengua metiéndole dos dedos en la pulposa concha..“Aggghh, aggghh !!” gritó, mas como muestra de gozo que de dolor.

Su cuerpo entró a tener algo muy parecido a convulsiones, se olvidó que me estaba chupando la pija y se concentró en su orgasmo que llegó casi de inmediato con unos “Síííííííííííííííííííííí, síííííííííííííííííííi !!” larguísimos. En esa posición le dí un momento para que se relajara, no duró mucho, la acosté de panza en la cama, ubicándome entre sus piernas levanté sus caderas y al fin la penetré.

No tuve inconvenientes en metérsela toda, su concha ya totalmente dilatada y lubricada me lo permitió. Empecé con los movimientos de vaivén, suavecito al comienzo para pasar luego a estocadas fuertes que sacudían violentamente todo su cuerpo; en verdad temí hacerle doler.. Error !!.. No le dolía, no sufría, por el contrario, en los momentos en que yo hacía una pausa era ella quien tomaba la iniciativa..

“Dame, dame, dámela toda !!”.. Tomá, tomá !!.. “Sí, sí, dame, así !!”.. Acabamos juntos ??”.. “Sí, pero todavía nó !!”..

Al escuchar esto, bajé la intensidad de la serruchada, cosa que Noemí aprovechó para sacársela y pararse en la cama. Bien suele decirse que cuando hay piel las palabras son innecesarias, digo esto porque en un movimiento que ninguno indicó, me recosté apoyando mi espalda en el respaldo de la cama y ella, poniéndose en cuclillas sobre mí y se la fue metiendo, regulando la penetración hasta tenerla toda adentro.

Sus movimientos eran de una deliciosa cadencia, sin prisa, sin pausa, el justo vaivén para que ambos disfrutemos..

“Así te gusta ??”.. Sí, chiquita !!.. “Cómo.. aaahh, cómo te siento !!”.. Seguí así, me encanta !!.. “A mi también.. Qué rico es !!”..

A esta altura de los acontecimientos, yo me sentía volar, cerré mis ojos.. Noemí hizo que los abriera al refregarme sus pezones por la boca, se los chupé con ganas y fuerza, su cogida se aceleró, el delicado vaivén pasó a ser un desesperado entrechocar de pubis que desencadenó mi dedo hurgando su ano. El momento del no retorno, llegó..

“Sí, sí, me viene !!”.. Juntos, juntos !!.. “Así, vamos, vamos !!”.. La leche, me viene, me viene !!.. “Dámela, dámela !!”.. Aaagggghh, tomá, tomá, aaaaggghh !!.. “Sí, sí, dame, síííííííííiííííííí !!”..

Fueron nuestros gritos al unísono cuando compartimos una acabada genial. Un largo momento quedamos abrazados y en silencio que se interrumpió cuando ella se levanta con dirección al baño para traer una toalla húmeda con la que me limpié toda seña de haber estado cogiendo.

Me vestí para irme.. Al salir, ella que seguía desnuda, me besó profundamente y así terminó esta historia de una noche.

Y fue historia de una noche porque después no hubo otra noche, ni día, ni nada.. Nuestra amistad, aún al día de hoy sigue intacta, pero de coger, lamentablemente para mí.. NUNCA MÁS !!..

 

Lotamoel

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*