Una Mujer Increible

Esa mañana yo estaba en la tienda de libros buscando un tema para escribir mis artículos, necesitaba tener mi mente despejada así que apagué el celular para no recibir llamadas. La sección que me interesaba era la de temas eróticos así que busqué a la persona que atendía para preguntarle. La encontré al final de un pasillo acomodando unos libros. Era una chica joven, de bonita figura, su silueta bien delineada era un agasajo a la vista. Parada en una pequeña escalera se estiraba para alcanzar los anaqueles de arriba.  Vestía una pequeña minifalda roja ceñida al cuerpo y desde donde yo estaba podía ver sus hermosas piernas. Su piel era blanca, y su cabello negro y ondulado. Me acerqué para preguntar lo que buscaba, y en eso uno de los libros cayó de su mano hasta el piso. Me acerqué a donde ella estaba y me incliné acomedido a recogerlo y al levantar la vista para dárselo pude ver algo increíble . . . de cerca sus piernas eran mas hermosas de lo que parecían, y bajo su falda pude ver que traía una diminuta tanga roja. Gracias  . . . me dijo ella con voz dulce. Fue entonces que pude reaccionar, estaba hipnotizado contemplando su belleza y sentí pena al verme descubierto. Le dí el libro y le pregunté apenado,  . . .podrías . . ayudarme? . . . escribo para una revista , y estoy buscando algo que me ayude en el tema de las fantasías sexuales, . . . ella comenzó a bajar de la escalerilla, se movía muy sensual, y ya estando frente a mí pude ver qué tan hermosa era. Sus ojos eran azules como el mar en calma y su piel blanca contrastaba hermosamente con su cabellera negra y ondulada. Una pequeña blusa delgada de color blanco amarrada con un nudo al frente delineaba su exquisita cintura. Al bajar de la escalera provocativamente pasó su pecho cerca de mi cara y pude percibir su exquisito perfume envolviéndome en el ambiente.

Fantasías sexuales?   . . . es mi tema favorito  , me dijo con una sonrisa pícara . . . y por qué escogiste ese tema?  . . .- Bueno  . . . le dije . . . todos tenemos fantasías, la mayoría son reprimidas porque sus parejas a veces no comparten las mismas ideas. Mis temas son leídos especialmente por mujeres , pero un hombre puede aprender mucho de una mujer si la deja expresarse totalmente y sin limitaciones-.

Ella me recorría con la mirada mientras le explicaba.

. . Salgo en quince minutos y tengo una hora de descanso. Vivo ahí enfrente,  . .  y tengo algo en mi departamento que podría ayudarte con lo que buscas . . . te molestaría esperarme?.  —— Ninguna molestia – ,  . . . le dije . . . al contrario , será un placer ser apoyado por una belleza como tú .

Seguí viendo algunos libros un rato para hacer tiempo, pero en realidad mi mente estaba en esa chica. Su imagen se había estampado en mi cerebro y no dejaba de observarla disimuladamente mientras la esperaba. No era muy alta, pero tenía muy bien formadas sus curvas, sus brazos eran delgados, su cara blanca de facciones finas y su cabello negro eran el marco perfecto para sus hermosos ojos azules. Sus nalgas bien paraditas podían apreciarse por encima de su falda entallada. Su cintura era delgada y sus pechos eran ligeramente grandes , a simple vista podía decir que su talla era 32 C,  . . . esos pechos robaban mi atención desde un principio.

Al fin salió de la tienda, y mientras me conducía enfrente a su departamento platicábamos . . .

-Disculpa por hacerte esperar – . . . – está bien, gracias por tu apoyo, pero no se molestará tu novio si te acompaño?- . . . –hace seis meses que terminamos, precisamente por eso, él creía que eran locuras mías y no le gustaba salirse de lo tradicional. Es muy linda gente conmigo, pero yo necesito poder expresarme – . . .   – Lástima por él, le dije, realmente perder a una mujer tan hermosa como tú no es fácil de superar – . . . Ella me miró sonriente apretando mi mano mientras seguía caminando.

Llegamos a su departamento, y al subir por la escalera dejé caballerosamente que avanzara delante de mí para ver su figura. Se movía coquetamente a cada escalón mientras subía, y yo estaba como hipnotizado detrás de ella viendo cómo sus nalgas se movían sensualmente. No pude evitar mirarla con deseo, en ese momento se antojaba lanzarme sobre esas nalgas para acariciarlas y comerlas a besos.

Por fin llegamos a su puerta y me invitó a pasar, era un departamento pequeño pero muy cómodo, con un toque muy personal en sus detalles. Cerró la puerta y avanzamos a la salita mientras ella se quitó sus zapatos, yo la seguía y de repente se volteó hacia mí quedando frente a frente uno del otro, casi podía sentir su aliento. Sus hermosos ojos me miraban profundamente y sus labios se entreabrieron sensualmente como una invitación a besarlos, era difícil resistir tanta tentación, era mucho tiempo contenido deseándonos mutuamente, nuestros cuerpos estaban tan cerca y de pronto nuestros labios también.

No sé cómo pasó pero de pronto ya estábamos besándonos. Sus labios se prendieron a los míos con ansiedad. Su respiración agitada me decía cuánto me estaba deseando en ese instante … y su cuerpo ya estaba ansioso para ser acariciado.  Ese beso me supo a gloria, sus labios eran suaves  y sensuales y sus hermosos ojos azules se entrecerraban mientras su respiración se agitaba en su pecho. Podía sentir los latidos de su corazón. Su voluptuoso cuerpo se pegaba al mío y yo me comía a besos sus carnosos labios. La piel de su cuello era tan suave que empecé a recorrerla con besos y darle pequeñas mordiditas. Encontré ahí el switch de su pasión. Al besar su cuello ella se estremeció toda en mis brazos con un gemido, y sentí como su vientre temblaba repegando su cuerpo contra mí. La suave piel de su cuello era una delicia. La expresión de su cara era la de una apasionada hembra. Nos comíamos a besos mientras su sensual figura se derretía en mis brazos. Ella empezó a desabotonar mi camisa sin dejar de besarnos hasta que me la quitó totalmente. Realmente esta chica tenía iniciativa y sentí sus suaves manos acariciando mi espalda.

Mi cuerpo le respondió con la pasión que ella esperaba, y mis manos recorrían ya su cuerpo explorándola toda. Cubrí con mis brazos su cintura, abrazándola, acariciándola, subiendo por su espalda y entrelazando mis dedos entre sus cabellos al mismo tiempo que la besaba. Toda ella se derretía en besos y su vientre se pegaba más y más a mí … y yo a ella. Disfrutaba cada contorno de su cuerpo pegándose a mí. Mis manos bajaron para recorrer su cintura y buscar sus nalgas sobre su falda. Hábilmente mis manos levantaron su falda para acariciar la suave piel de sus piernas, … sus nalgas eran exquisitamente bien formadas, y comencé a acariciarlas, … enredando mis dedos entre su tanga … sus firmes y redondas nalgas tenían el tamaño exacto para calentarme. Ella parecía disfrutar eso, y mas y mas se pegaba a mí jadeando.

Una de mis manos se deslizó al frente entre sus piernas y pude encontrar su cosita linda. Estaba húmeda .. y caliente… muy caliente. Sentí su suave y pequeña tanga y la hice a un lado para que mis dedos le acariciaran su cosita rica y caliente. Mis dos dedos entraron suavecito en ella mientras sentía como su cosita se mojaba al sentir mis dedos. Ella gimió al sentirlos buscar entre sus labios vaginales, y no dejaba de besarme. Ella lo disfrutaba tanto. Gemía y empujaba su sexo contra mis dedos para que estos la penetraran mas. Yo con gusto le metía mis dedos suavemente y pude sentirla toda mojándose. Con mi mano le apretaba sus nalgas mientras con la otra acariciaba su panochita caliente. Ella se contorsionaba húmedamente y gemía entre suspiros.

Para ese momento mi pene ya estaba mas duro que un palo, y ella percibió el tremendo bulto por encima de mi pantalón. Me miró a los ojos y en sus ojos ardientes pude ver lo excitada que estaba. No me dijo nada … pero no necesitábamos palabras, el lenguaje del sexo hablaba por nosotros, su mano tocó el bulto de mi pantalón y comenzó a acariciarlo sobándolo. Masajeaba mi bulto de un lado para otro y mientras que lo sentía aumentar de tamaño me miró a los ojos de una manera tan sensual que yo interpreté su mirada como un mensaje erótico en mi cerebro, fantaseando mil cosas en mi cabeza  ví una expresión en su mirada que me pareció como una promesa erótica, así que saqué mis dedos de dentro de ella, y ella se arrodilló suavemente frente a mí y abrió el ziper de mi pantalón. Al instante mi pene saltó como un resorte, como una fiera liberada. Su cuerpo era tan hermoso y ella tan apasionada que en ese momento mi verga lucía una de las erecciones más firmes de mi vida.

Largo y firme mi pene la miraba desafiante de frente a su cara. Acercó mi pene a su rostro para sentirlo en sus mejillas  y me dijo . . .. .-  hacía tiempo que necesitaba una como ésta, . . .  tienes una verga  hermosa, -. . .. Ella miró satisfecha al enorme palo y no dijo nada más, inmediatamente sus labios lo abrazaron con ansiedad golosa como si lo conociera desde hace mucho tiempo . . . como si lo extrañara.    Lo besaba deliciosamente, lo chupaba deliciosamente. Ella trataba de introducirlo todo en su boca  y yo sentía descargas de placer recorrer mis piernas y mi cuerpo. Mi pene se perdía en su boca una y otra vez.  Entraba y salía de su boquita sensual y cada vez que lo hacía vibraciones de placer recorrían mi cuerpo. Lo hacía tan delicioso . . .tan suave  y golosa al mismo tiempo, y creo que disfrutaba el sabor de mi pene porque lo saboreaba con una dulzura increíble.  Y entre mas me lo chupaba mi pene se hinchaba mas y mas y mas cada vez, la cabeza de mi verga ya estaba roja y ardiente… muy hinchada.

Un poco de líquido cristalino salía ligeramente de mi pene en cada mamada y ella parecía que lo saboreaba. Sacó mi verga de su boca y la sostuvo con sus manitas mientras su lengua lamía deliciosamente disfrutando la miel cristalina que salía de la punta.                                                                                  Vaya que sí la disfrutaba … y yo mucho más … en cada lengüetazo mi verga quería desprenderse de mí para ensartarse en sus labios.  Y tal parece que adivinaba mis pensamientos pues al instante volvió a cubrir mi verga con sus labios y ahora a mamarla con mucha mas pasión … con frenesí … gemía y gemía gozosa en cada mamada y mi verga seguía regalándole esa miel cristalina que tanto la excitaba.

Me chupaba la verga con tal pasión que yo sentía placer en todo mi cuerpo … era delicioso estar a su merced. Se veía divina de rodillas con mi verga en su boca, adorándola, amándola, … chupándola como loca de lujuria mientras sus manos recorrían mi vientre, mis piernas, y hasta mis nalgas.

De pronto su mano derecha se fué hasta en medio de sus piernas, y empezó a acariciarse ella misma. Creo que encontró lo que buscaba porque su rostro cambió. Sus labios se pusieron mas ardientes, pude sentirlos en mi verga. Su mirada se volvió mas dulce y lujuriosa, realmente excitada. Comenzó a gemir… supongo que su clítoris estaba recibiendo también un dulce masaje como lo estaba recibiendo mi verga. Sus gemidos se volvieron mas ansiosos y comenzó a mamar con mas frenesí … estaba como loca chupando y chupando mi hermosa verga caliente. Cada vez se me hinchaba mas y me excitaba verla con su mirada perdida en el deseo.                                                        Mi tremendo palo estaba durííííííísimo  … y ella lo chupaba y lo chupaba como si quisiera absorber mis pensamientos por ahí. Tenía mi verga  hinchada … al rojo vivo ….la cabeza de mi verga latía y latía tan fuerte en cada chupón que ella podía sentirla en sus labios casi a punto de explotar.

Su boquita húmeda era exquisitamente deliciosa para recibir semejante vergota … ella gemía cada vez mas y mas. Yo sentía la cabeza de mi verga a punto de explotar y su manita seguía acariciando su clítoris pues sudaba y jadeaba sin dejar de mamar. Sus deditos le acariciaban dulcemente el clítoris cada vez mas y mas y mas fuerte, mientras su otra mano se prendía de mi verga sin soltarla.

Mientras jadeaba no dejaba de mamar y mamar ….. yo sentía ya casi que mi verga explotaba. Quise separarla para decirle que quería seguirla disfrutando de otras formas pero era imposible arrancarla de mi pene. No paraba de mamármela  y de pronto solo se detuvo un segundo para decirme suplicante  … ¡por favor … no se te ocurra quitarte de aquí … quiero sentir tu leche en mi boca! ..    ya no dijo más … hundió mi verga en su boca y mi verga entendió el mensaje.

Inmediatamente la cabezota de mi pene se hinchó maaass  . . . y mi verga parecía que crecía en cada mamada. Tremendo trozo de carne se comían sus labios . . . y ella lo disfrutaba. Mis manos la tomaban de su nuca empujándola contra mi verga . . . Yo no sé cómo esa boquita tan linda hacía para abrirse tanto y poder recibir semejante pene y hundirlo hasta el fondo en su boca.       Y se hundía una y otra  . .  y otra vez. Lo chupaba deliciosamente y sin parar. . . como si quisiera arrancarlo con ternura.

Ya no pude contenerme más y la cabezota de mi enorme verga empezó a latirme con fuerza … la tenía hinchada y brillante,  era el aviso de que mi leche venía en camino.

Ella sintió crecer la cabeza de mi pene en sus labios y cómo se ponía mas dura, tan dura como el acero. Pareció darle gusto pues su rostro sonrió y empezó a restregar su clítoris con mas y mas fuerza. Siguió jadeando  entre gemidos, . . . su cuerpo se puso tenso . . . como esperando algo  . . . pero sus labios seguían suaves . . .mamándome . . . chupándome  la verga con ardiente pasión.

Mi hinchada verga estaba a punto de venirse, . . . sentía la leche hervir  en mis testículos, acumulándose, lista para ser derramada en su boca. Mi corazón latía aceleradamente. Estaba a punto de venirme. Un poco más y estaría explotando de placer enorme. Ella presintió lo que venía y para mi sorpresa soltó mi verga de su mano, pero solo para agarrar rápidamente mis huevos. Creí que me los hiba a acariciar y entonces pensé . . .  ¡ ahora sí que me va a hacer venir como loco! . .  pero oh sorpresa, me los jaló de una manera tal, tan suave, tan firme,  que no me pude venir . . . era una técnica increíble, yo sentía un placer enorme recorrer mi cuerpo y deseaba explotar ese sémen contenido por mucho tiempo, pero no podía. No podía venirme pero el placer crecía y crecía . . . ella era toooooda una experta. Y mi pene seguía tan duro y firme como un palo.

Hábilmente contuvo mi venida a su merced porque ella todavía no estaba lista , . . . su mano seguía acariciando su hermoso clítoris bajo su minifalda, yo no podía verlo , pero me imaginaba que lo tenía hinchado  y caliente tan solo de ver en su rostro cómo lo estaba disfrutando.                                  Su cara era hermosa, pero mas hermosa se veía como disfrutaba masturbándose y mamándome al mismo tiempo. Yo estaba como loco , disfrutándola y gozando cada mamada de sus lindos labios con mi pene duro dentro de su boca.

Empezó a jadear más y más . . . y a gemir desesperada, . . . era el momento tan ansiado que ella esperaba. Entrecerró sus ojos, yo sabía que estaba a punto de venirse, . . . y yo también.            Soltó mis huevos y tomó nuevamente mi miembro sin dejar de mamármelo pero ya no lo sacó de su boca.                                                                                                                                                               Fué en ese momento que sentí su lengua haciendo maravillas en la cabeza de mi pene, su lengua se enroscaba dulcemente en la punta de mi verga, . . . relamía y relamía mi glande sin sacarla de su boca, y yo sentía el cielo en ese momento . . .  ella sabía lo que estaba por venir . . . un enorme chorro de leche se acercaba. Su manita se movió mas duro allá abajo entre sus piernas . . . . . abrió su boca y aflojó sus labios pero sin sacar mi verga de su boca . . . .- aaaahhhhh -. . .  exclamó ella . . .sus ojos brillaban intensamente . . . era el momento que estábamos esperando ambos, . . . en ese momento ella comenzó a venirse ,sus gemidos la delataban, eran tan intensos ., tan reales, tan disfrutables, algo allá abajo entre sus piernas se estaba derramando a chorros.                                                     Yo no pude contenerme más, la leche caliente contenida en mis huevos comenzó a avanzar desesperada a travéz de mi pene buscando la salida. La cabezota de mi pene se hinchó mas en ese instante y un chorro de semen salió disparado con fuerza a la boca de Dorián. Mi semen se estrelló en su garganta y en ese instante ella lanzó un gemido especial de placer . . .                                                 –  ¡ AAAAAAGGGGHHHHHH ¡ –  . . . gimió ella,  al tiempo que otro chorro de mi semen se preparaba a salir, ella se derramaba mas entre sus piernas, lo supe porque empezó a contorsionar su cadera exprimiéndose toda, . . .su rostro era una expresión de felicidad plena . . . y el segundo chorro de mi leche salió a borbotones, . . . y otro . . . y otro . . . y otro mas. Mi verga se venía a chorros interminables llenando su boca y sus labios.

Mis chorros de leche salían disparados una y otra vez  y ella los recibía golosa mientras yo sentía descargas de placer recorrer todo mi cuerpo . . .      – AAAAAHHHHHHHHHAA AAA –     . .  gemía yo mientras mi verga se desbordaba en largos chorros calientes de semen blanco como la leche. Era tanta la leche contenida en mí por tanto tiempo que sentía que nunca hiba a parar de venirme, y Dorián entre más sentía que mi pene se descargaba todo en su boca  más plena era la expresión de su rostro. A cada disparo de mi leche estrellándose en las entrañas de su boca ella se estremecía de placer gimiendo. Realmente ella lo estaba disfrutando,  así que no sentí pena alguna en dejar salir toda mi leche a chorros y sin limitaciones.                                                                                                                                                             El semen se escurría de su boca derramándose por sus labios , pero ella no estaba dispuesta a dejarlo ir por ningún motivo, su lengua salía una y otra vez relamiendo el semen que trataba de escaparse por sus labios y lo atrapaba para llevarlo nuevamente a su boca con una dulzura exquisita, saboreándolo , disfrutándolo.  Ella seguía derramándose toda entre sus piernas, contrayendo su cadera, gimiendo y gimiendo con los ojos entrecerrados por el placer. Mi verga dura y firme le regalaba toda la leche que escapaba de mis entrañas.                                                 Yo sentía mi verga inundada de semen en su boca, su boca estaba llena de mi leche caliente, . . . era una sensación increíble, . . . maravillosamente increíble,  entonces hizo algo que yo no me esperaba, comenzó a tragarse mi semen, . . . toda mi leche era saboreada por ella al tragársela, lo podía ver en su cara cómo disfrutaba cada trago de mi caliente semen , . . .   – mmhhmmm – . . . -mmhhhmm  –  se escuchaba en cada saboreada, como si fuera un delicioso elíxir para ella, su respiración agitada se podía escuchar claramente.

Esa actitud me  encendió al máximo, mi verga aún dura y caliente volvió a descargar un par de  chorros mas de leche en su duce boca, ella los recibió golosa, saboreándolos, tomándose el tiempo para recibirlos sin perder detalle, era una mujer muy sensible pensé yo, de esas que casi no hay muchas. Yo estaba recibiendo la mamada mas maravillosa que jamás había tenido en mi vida y mi dura y grande verga se lo agradecía desbordándose como un río de leche en su boca.          Dorián disfrutaba la sensación de mi leche estrellándose en su garganta, nuevamente varios chorros de leche salían disparados desde mi verga como desesperados y cuando sintió una suficiente descarga acumulada en su boca Dorián comenzó a beberse nuevamente mi semen.

No dejaba de contraer su cadera, no paraba de masturbarse, su mano seguía entretenida en medio de sus piernas y seguía gimiendo cuanto podía.                                                                              Mamando, gimiendo y masturbándose al mismo tiempo . . . era una mujer increíble . . . hasta que por fin sus contorsiones fueron cada vez mas lentas, . . .  ella estaba terminando su clímax, y una expresión de relajación fue apareciendo en su cara. Fue entonces que por fin soltó mi pene y lo sacó de su boca, que aún rígido por la excitación se mantenía firme todavía. Un poco de semen escurría como un hilo blanco desde la cabeza hinchada y húmeda de mi pene y supe que ella se había derramado intensamente en sus jugos porque levantó su mano derecha de entre sus piernas para tomar mi dura verga desde la base y sentí su mano totalmente mojada. Sus ojos no perdían de vista el semen que escurría colgante desde la cabeza de mi pene, balanceándose  como si se fuera a caer de ahí. Entonces ella decidió salvarlo, rápidamente sacudió su cabeza acomodándose el pelo y su cabellera ondulada le daba un toque de sensualidad increíble, realmente lucía hermosa.

Acercó su rostro hasta el extremo colgante de mi semen, abrió su boca, y su lengua salió rápidamente en auxilio de el semen que escurría , suavemente su lengua lo tomó con delicadeza y sus labios la siguieron hasta que el chorro colgante de mi semen fue depositado en su boca.

Y su boca se encontró con la cabeza de mi carnoso pene nuevamente y comenzó a chuparla pero con ternura, especialmente ahí en la punta. Me succionaba con dulzura tratando de sacarme hasta la última gotita de mi leche. No quería perder nada, ni una gota, . . . quería toooda la leche para ella, y así lo hizo realmente, decidida a sacarme todo.

Por fin después de tragarse lo que quedaba, satisfecha, la cabeza de mi verga se desprendió de su boca como un chupón, . . .  –aaahhhaaa  – . . . respiró ella con la satisfacción en sus ojos y mirándome agradecida me dijo,  . . . ¡siempre soñé con hacer esto!. Ella sonreía felíz, sus lindos ojos me miraban con dulzura mientras le daba besitos a mi pene por todos lados. Creo que al menos una de sus fantasías sexuales se había cumplido.

Yo no pude contestarle nada, la venida había sido tremenda. Totalmente relajado y exprimido me dejé caer sentado en el sillón mas próximo que encontré. Mi verga comenzó a relajarse, el tratamiento había sido fenomenal, digno de un reconocimiento a la mejor mamada de mi vida.
Ella se puso de pie y fue descalza con solamente su blusa y su minifalda a la cocina para servirse un poco de agua, . . ..  CONTINUARA . . .

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*