Archive for septiembre, 2011

El Reino de Atolón

Viernes, septiembre 30th, 2011

En el reino de Atolón todo está tranquilo. Las aves pasean por el cielo, rara vez azul, como en este día. El atardecer tiene una brisa especial y los árboles gigantes se mecen sutilmente a raíz del viento.

El Rey  Mucachi, observa de lejos jugar a los muchachos que han traído en los últimos días para recibir el bautismo. El rey arrastra su túnica de color claro y se sienta en la poltrona acolchada y mira a través del enorme ventanal sostenido por unas arcadas labradas en dorado.

Los soldados hacen sus últimos ejercicios, ya relajados, en este tiempo que es de paz y esa paz ha inundado el reino de Atolón y todos los habitantes de la ciudad realizan sus actividades sin temor alguno.

El griterío de los jóvenes se arrima al oído de Mucachi que sonríe y hace una seña al esclavo que tiene cerca para que le alcance una copa. El esclavo desaparece raudamente, y cuando regresa con la bandeja, el rey toma la copa y bebe despacio. La bebida le refresca la garganta y se siente todavía un poco mejor.

__Es bueno estar en paz__ habla el rey __Puedes hablarme gentil esclavo__ dice

__ Majestad siempre es bueno vivir en paz.

__El invierno está lejos y en está primavera el verde inunda los campos

__Hay flores y los cereales son abundantes

__Las cosechas serán las mejores en años

__Seguro majestad.

__La reina estará regresando en pocos días

__Si, majestad, el mensajero ha traído la noticia de que la caravana se acerca

__¡Esa mujer, tenía que ir sola a visitar a su madre!

__La Reina tiene su carácter majestad

__¡Por mil demonios, es muy cierto!… __ Dice riendo el Rey.

Las antorchas comenzaban a encenderse, lentamente se apaga la luz de los dioses y nacía una nueva luminidad, una nueva forma. Las voces de los muchachos también se aletargaban lentamente.

__Parece que los jóvenes comienzan a agotarse, majestad

__Nunca se agotan mi fiel servidor, es hora de que vengan, la luz se está escapando.

Sin mediar otra palabra el esclavo bajó las escalinatas y apuro el paso dirigiéndose hacia donde se encontraban los maestros con los muchachos..

El palacio del Rey estaba ubicado sobre una hermosa colina rodeada de frondosos árboles y flores y éste Rey Mucachi era descendiente de los fundadores de el reino de Atolón, cuando las guerras bañaron las praderas occidentales. Se accedía a palacio a través de un puente y una vez atravesado este puente, la reja permitía el ingreso a palacio o no.

Los muchachos venían de la colonia que rodeaba el palacio. Una vez cumplidos las dieciocho estaciones completas. Las casitas eran innumerables y todos los progenitores querían que sus hijos llegaran a palacio, porque de allí saldrían los líderes del mañana. Era un inmenso honor.

Así fue que se presentaron al Rey mas de una veintena de jóvenes. Se postraron ante su Majestad. A ellos esa imagen les parecía la de un gigante. Era un semidios, una deidad, por el Rey cualquier cosa.

El Rey miro a su esclavo y señaló a uno de los jóvenes. Era más bien alto, de cabello largo abundante y su piel era oscura. Los demás muchachos se retiraron y dejaron al rey en su poltrona y al joven frente a él, aún de rodillas.

__Ya puedes ponerte de pie__ ordenó el Rey

__Si su Majestad__ contestó el joven

__¿Eres de palacio o de la colonia?

__Soy de la colonia Majestad

__¿Tu padre?

__Sirve a su Majestad, es soldado

__¿Tu madre?

__Mi madre estará cocinando

__¿Tienes hermanos?

__Si su Majestad, uno más pequeño y dos mayores

__¡Oh! ¿Estarán en palacio?

__Pertenecen a la guardia de la Reina

__Bien, bien__ dijo el Rey Mucachi, bebiendo de la copa. Chasqueó los dedos y el esclavo llenó nuevamente la copa.

__Deja esa jarra aquí, gentil, ya puedes marcharte

El esclavo se inclinó levemente y desapareció en las sombras del palacio.

__Y no me has dicho como te llamas

__Ilusi, su Majestad

__Bien Ilusi, ¿Estás contento de estar aquí?

__¡Estoy feliz de servir a mi Rey!.

__Pues bien, acércate, entonces

El muchacho se acercó sin dudar.

__¿Qué han dicho los maestros?

__Los maestros han dicho que el Rey es nuestro Señor y que su vida depende de nosotros.

__Vaya eres buen estudiante

__Eso creo majestad.

__¿Tienes sed?

__Un poco mi Rey

__Ven aquí, ¡siéntate en mis rodillas! ¡te daré de beber!

El joven se sentó en las piernas del Rey. Este dio un leve suspiro y se acomodó en la amplia poltrona. Acercó a la copa a la boca del muchacho, este sorbió un pequeño trago.

__¿Te gusta la bebida?

__¡Oh! Si mi Señor!

La virilidad del Rey empezaba a cosquillearle, al sentir la cálida presencia de Ilusi en su falda.

__Sientes mi alegría ?__ preguntó el Rey

__Si Señor, siento que hago feliz a mi Rey

El Rey Mucachi se llevó la copa a su boca, tomo un trago, pero no lo tragó, acercó a su boca a la del joven y éste fue recibiendo suavemente el líquido en su boquita perfecta. El miembro del Rey dio un respingo.

__¡Oh! Ilusi, sigue haciendo feliz a tu Rey

Ilusi sentado como estaba se movió un poco, levantó la túnica del Rey y alcanzó velozmente con su mano el hierro rígido del Rey que suspiro __¡Si! Muchacho ¡Si! __ Lentamente movía la vara de arriba abajo, la sacudía y esperaba a que el hombre gimiera, para corroborar si hacía bien su tarea. El Rey apretaba los brazos de Ilusi y respiraba fuertemente. Ilusi fue deteniendo su caricia y dejo las piernas del Rey y al cabo quedó arrodillado en el piso, sin soltar la herramienta venosa y roja fue pasando su lengua por el reptil hasta abrir su boca lo más que pudio para apretar la vergota y oír los gritos del Rey que gozaba deseando que chupara más y más su sexo. En un momento el joven se detenía y rozaba con sus mejillas la pija dura de Mucachi, que lo empujaba nuevamente hacia la boca. El muchacho entonces comenzaba a chupar otra vez y un rato más tarde volvía a detenerse. Las manos no se detenían y también sobándo los huevos del Rey que estaba en éxtasis total.

El Rey en una de esas paradas se pone de pie y se quita del todo su túnica quedando desnudo. A lo que Ilusi sin dejar su caramelo los traga así como está de pie. Al Rey se le doblan las rodillas. El joven está prácticamente colgado de su verga y él se siente aún más poderoso.

Ahora la boca de Ilusi llega otra vez a los pesados huevos, los lame, los mordisquea suave, los chupa, los baña de saliva.

Su majestad agarra la cabeza del joven lo empuja contra su pija lo penetra por la boca y derrama su leche dentro de Ilusi que chupa todavía con más ansia tratando de no dejar nada, aún después sigue chupando la verga de su Rey.

Ahora la verga de Mucachi va desfalleciendo siempre dentro de la boca fatal del joven que no deja la herramienta hasta que lo ordena su Rey.

__¡Eres un estudiante excelente! ¡Ven vamos a mis aposentos!

El muchacho sigue a su Rey que camina bamboleando aún su semidormida vara.-

 

Mi prima Frida

Viernes, septiembre 30th, 2011

esto sucedió hace un año. siempre que vamos a visitar a mi abuela nos vamos mis hermanos y yo (somos 3). siempre que vamos con mi abuela nos visitan nuestros primos (como no vamos somos los mas esperados)…un día llego una tía con mis primos y mis primos se quedaron todo el día (ellos ya son grandes) y jugamos a muchas cosas paso la tarde y llego mi prima (no es muy alta pero si tiene una culito bien formado que se antoja y unas tetas admirables que se antojan ella tiene 13 años) entonces la invitamos a jugar estábamos jugando videojuegos cuando llego la noche mis primos ya estaban dispuestos a irce (menos mi prima) entonces mi hermanos pidieron permiso para quedarse con ella a dormir (yo me quedaría solo) y mi abuela les dio permiso me dijeron que si me iba y no me dieron ganas (la verdad me queria quedar con mi prima) entonces se fueron mi prima y yo nos quedamos jugando cuando su mama (mi tia) fue por ella ella le pidio quedarse a dormir y mi abuela le dio permiso su mama fue por ropa a su casa no tardo mucho (vive serca de ahí) le dejo la ropa y se fue.

mi abuela no pregunto que que queríamos cenar nosotros respondimos “lo que sea” y ella salí a comprar tacos mientras nosotros nos baña vamos (ella se baño primero) yo estaba en la sala viendo tv cuando ella salio de bañarse me dijo que seguía yo y me meti a bañar…cuando me estaba bañando entro mi prima por que según se le olvido sacar algo. y no le di importancia ya cuando sali de bañarme ella desde la sala me vio (la casa de mi abuela es de un piso y desde la sala se puede ver el baño y los cuartos) entonces me fui a cambiar al cuarto cuando me quito la toalla ella fue para sacar un cepillo

prima:-Oye primo puedo entrar por el cepillo?
yo:-claro solo espera una poco? (para ponerme la toalla)
prima:-si esta bien

cuando me la puse la acerque el cepillo y me da las gracias y se va cuando me estaba cambiando ella seguia en la sala viendo tv (me puse un chort olgado por que hacia calor) en eso sali y se me notaba el paquete y ella se acerca.

-Ahi primo quien te viera
-Por que que pasa???
-No te agas traes tu verga parada
-no como cres jaja
-Si mira (y hacerco su mano y me lo toco)
-A no no lo tienes parado mmm…que mal

me dejo pensando el comentario que hizo ella sigui viendo la tv en la sala y yo me fui al cuarto onde dormiriamos (para ver la tv ya que lo que ella veia no me gustaba) estaba sentado cuando de repente llega mi prima y me pregunta que que veia y le respondi que una pelicula y que no le gustaria (era de accion)y me dice no importa el cuarto estaba obscuro solo se veia la luz de la tv…ella de repente se acuesta en mis piernas.

-oye me haces cosquillas?
-para que?
-por que me quiero reir un rato si por favor..(pense que era tonto pero por ser mi prima por que no)

le empeze a hacer cosquillas en su cuerpo se levando la blusa y ella no hacia nada cuando despues de un rato no se movia y crei que estaba dormida me acerque para corroborar (me acerque mucho a su cara) sentia su respiracion muy acelerada y la vi dormida (segu n ella) y la quite de mis piernas.

cuando llega mi abuela nos llamo a cenar y le dije mi prima ya se quedo dormida y me respondio bueno ni modo ya cuando acabamos la cena me dispuse a dormira me metia al cuarto donde dormia mi prima (ahi 2 camas) ella en una y yo me recoste en otra como no tenia sueño veia una pelicula como ya era tarde era para adultos como el baje a todo el volumen y solo se veia la luz estaba viendola sin problemas cuando veo que se levanta mi prima.

-ahi primo quien diria que te gustara ver eso
-por dios prima soy hombre a quien  no le gusta ver eso bueno a esepecion de algunas mujeres
-si pero yo no soy de esas ami me encantan e visto lo que hacen y quisiera probar que se siente

se acerco y nos empezamos a besar le dije espera deja apago la tv para que no nos vean (nos quedamos en obscuridad total) ella empezo a besarme y a agarrarme la verga yo solo le agarrava las tetas ella se empezo a quitar su chorsito que traia puesto y meti mi mano en su calzon.

-que rico primo si asiiiii primooo

ella llego a su orgasmo y todos sus liquidos me caian en la mano yo me quite el chort que tenia puesto y ella se dispuso a mamarmela yo solo acariciaba sus tetas y cabeza

-que rico la mamas prima andale sigue asiii ahhh

ella trago toda mi leche y decia mmm que rica primo y como todavia andabamos calientes le dije mira prima te voy a enselar ago (como ella no sabia muho de eso) me dijo estabien primos quiero saber todo y le dije bueno pero no agas mucho ruido porque despertaras a mi abuela esta bien respontio

me levante y la acoste en la cama le abri sus piernas y me iva meiendo a ella poco a poco ella solo gemia de placer continue asia atras y adelante asi aumentando la velocidad ella solo gemia.

-mmm…que ricooo primitooooo dame todaaa esa gran vergaaaaaaaa ahh ahh ahh que rico primooo no pares sigue asi

yo no pare y me corri dentro de ella ella solo dio un grito de placer AAHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!! y le tape la boca para que no se escuchara me sali de ella y me dice ahora dame por el culo primo se que quieres anda dame todo eso por mi culo

-esta bien prima (como tenia le verga llena de sus liquidos la meti facil)

me puse en su puertita y la meti poco a poco AHH!!! SI PRIMITOOOO DAME ASIIII TODOOOOO y yo le dava muy fuerte por su culo ella me lo pedia

-AHHH PRIMO QUE RICO NO ME DEJEEESSSS PRIMITO AHHHHH SI QUE RICOOOO PRIMO AHHH ME GUSTAAAAA MUCHOOO ANDALE SIGUELE DANDO TODO ESO A TU PRIMITAAAAA ASI SIIIIIII

y me corri en su culo nuevamente solto un grito AHHHHHH pero ese si se escucho mu abuela no se desperto…..ambos terminamos cansados nos metimos a bañar me acoste en mi cama (desnudo) ella me pregunto si podia dormir con migo y le dije que si los 2 nos dormimos desnudos yo la abraze por detras y nos tapamos con una sabana a la mañana siguiente solo senti como los calidos labios de mi prima me despertaban con un beso.

-y mi abuela??
-salio por que tenia sita en el medico
-y nos vio??
-no, no te preocupes me desperte tempre para irme a mi cama y taparme con una sabana no nos vio desnudos solo se metio a bañar y me dijo que regresaba de rato que iria al hospital
-ok ase cuanto fue eso??
-se acaba de ir no tiene mucho que tomo un taxi y se fue
-entonces estamos solo??
-si…oye me voy a meter a bañar te quieres meter a bañar conmigo
-si claro metete ahorita te alcanzo

y nuevamente volvimos a tener sexo ahi luego les contare como estuvo por que llego una prima que nos vio y en luegar de enojarse se nos uni poero sera en otra ocacion espero les aya gustado

escribanme mi correo es : chivas-rama@hotmail.com

Con Tato

Viernes, septiembre 30th, 2011

Hola, soy Camila de nuevo. En esta ocasión les quiero contar una de mis experiencias con mi perro Tato.

Tato es un hermoso mastín, es mi principal amante desde que se murió Bartolo, el perro que teníamos en casa de mis padres.

Bartolo falleció cuando yo tenia 18 años. Para entonces tato ya tenia un año y medio y me estaba encargando de enseñarle a satisfacerme.

Cuando vengo a la ciudad a ingresar a la universidad, les pido a mis padres que me permitan traer al perro para no estar sola en la casa, propiedad de mis padres que la adquirieron hace muchos años con este fin, que sus hijos tuviéramos donde estar al momento de comenzar a estudiar. Al final solo yo aprovecho esta casa, mis otros hermanos se fueron a estudiar a Bs. As., uno militar y otro nano tecnología.

En fin, al estar sola podia disfrutar todo lo que quisiera con él, muy rara vez organizaba mesas de estudio con mis compañeros en casa justamente para que no me estorbaran o me encontraran en una situación embarazosa.

Antes de llegar a la ciudad solo me monto 3 veces ya que bartolo tenia la prioridad y al entendernos bien me hacia disfrutar cada cogida.

Una mañana decidí que era tiempo que tato me la metiera por el culo, ya debia enseñarle como me lo tenia que hacer.

Tato tenia una pija mucho mas grande que la de bartolo por lo que sabia que tendría que practicar bien para evitar el abotonamiento por atrás ya que sería doloroso y tardariamos mucho en desacoplarnos. Su bola era inmensa, si que probe pijas grandes por atrás pero como eso no me entro nunca.

Regresé de la universidad como a las 12 de la noche, como venia concentrada en lo que iba a hacer, apenas ingrese a la casa, verifiqué que este todo cerrado, fui al baño a traer la vaselina, me desvestí y recien hice entrar a tato. Como era una noche fria, lo primero que hice fue tomar junto a el una ducha caliente, aprovechando para acariciarlo, jugar con su miembro y hacer que me lamiera un poco. Empece a secarlo primero por arriba y de frente para que el siguiera lamiendo. Luego comence por la parte de abajo y ya cerca de su miembro me acomode y le devolví el favor. De a poco fui haciendo que entrara mas en mi boca, estaba muy exitada, con una mano me introducia mis dedos y apretaba mi clitoris. Ya la queria tener a dentro, me incorporé y me dirigí al dormitorio con tato detrás mio sabiendo lo que vendria y ancioso por montarme. Inmediatamente me puse a 4 en el piso sobre unos almoadones y tato me monto. fueron suficientes dos estocadas para introducirme su pija super inchada. Comenzó su movimiento frenetico mientras yo, como de costumbre en estas situaciones, mordiendo la almoada de placer. Empece a sentir como su bola se habria camino entre mis paredes haciendome delirar. No aguante, el tampoco, y fue la primera vez que tato y yo terminabamos juntos.

Lo tome de su cabeza para que no intente bajar. queria tenerlo encima un rato mas y sentir como se movia esa pija dentro de mi tirando sus restos de leche mientras yo le ajustaba mi vagina para mantenerlo exitado. Lo mantuve un buen tiempo en esa posición, lo solte y el giro quedando nuestros traseros unidos por unos 5 minutos. Cuando se desabotonó me recoste en la alfombra y me puse a admirar su miembro mientras el se lo limpiaba. Mi calentura no pasaba ya que aún no logre mi objetivo. busque un vibrador de mi cajon y lo lubrique con vaselina comenzado a jugar con mi ano. Me lo fui dilatando de a poco, tato se acerco y comenzó a lamer, intentaba meter su lengua en mia hoyo. me fui hacia la cama, debia intentar que tato se recueste para yo poder dominar la situación. No queria que mi calentura me dejara llevar y terminar lastimada.

Una vez que el subio lo comencé a acariciar y pude hacer que se echara en la cama, sin perder tiempo comence mi mamada haciendo que saliera todo en poco tiempo. El seguia tranquilo y me permitia que lo domine, asi que como ya tenia el horto lubricado me monte sobre tato y me la fui introduciendo de a poco. Estaba bien dura, la verdad no recuerdo haber sentido alguna resistencia en mis enculadas anteriores como la que sentí esta vez. me estaba habriendo el orto como nunca, era hermoso, cuando subia aprovechaba y agregaba vaselina a su tranca por lo que de a poco me comence a mover mejor y mas comoda, con mas confianza, haciendo que entrara mas y mas. Hasta que sentí que su bola tocaba las puertas de mi trasero, empuje y empuje hasta que logré que entrara pero sin que nos abotonemos. Así jugue un buen rato con un mete saca violento, luego suave haciendo que su bola me deje el orto bien grande. Cuando sentí que yo estaba por acabar me costo controlarme para evitar que su bola entrara completamete. Mi cuerpo se estremecio, me agache para hacer que mi macho pase su lengua por mis pesones y alivie mi exitación. Me quede quieta por un momento difrutando mi orgasmo. Pero el aún no habia acabado asi que me puse a 4 y lo espere, puse mi mano para controlar lo que entraba. Embestia con violencia asi que tome su bola con mi mano simulando que estaba adentro, asi logro terminar dejandome su leche dentro. Nos recostamos ambos satisfechos por esa noche, listos para dormir, y yo lista para soñar como seria cuando me la meta por completo a su bola. Ese era mi proximo objetivo. Se los cuento pronto.

Mi hija

Viernes, septiembre 30th, 2011

Mi pequeña tuvo un desarrollo muy rápido, por lo cual a los 14 años ya mostraba características de mujer. Yo nunca había reparado en mi hija de esta forma, hasta que por la situación de vivir solos, el verla desnuda cuando tenemos que compartir el baño por las mañanas y cuando se viste, me hicieron poco a poco darme cuenta de sus atributos. Paty es deestatura media, su piel es morena clara y cuenta con unas bellas piernas muy bien torneadas gracias a las clases de ballet que llevo de pequeña. Su complexión es mas bien atlética, en la cual sobresalen sus bien formadas caderas y sus senos, los cuales ya se encuentran totalmente desarrollados y me impresionan por que a pesar de su gran tamaño se mantienen perfectamente levantados aun con corpiño. En verdad nunca pense en mi pequeña mas allá de admirarla como una mujer bella y de buenas formas, hasta el día en que ocurrió la historia por contar. Ese día como muchos otros habíamos discutido acerca de la salida a una fiesta con uno de sus amigos que no me agradaba mucho, yo insistía en que me acompañara a una fiesta que le organizaban a su abuela, pero ella se resistía a visitar a la familia en vez de salir con sus amigos. Como siempre, ella gano la discusión y se fue a la fiesta con la promesa de que llegaría temprano. Yo fui a la fiesta de la familia de mi esposa solo por cumplir y regrese a las pocas horas, como no me encontraba de humor para la televisión trate de dormitar un poco esperando la llegada de mi hija. Alrededor de las 12 AM escuche el sonido del automóvil del amigo de mi hija en la entrada de la casa y espere que entrara. Pasaron cerca de cinco minutos y no escuchaba la puerta de entrada, por lo cual procedí a asomarme por la ventana a ver por que no entraba. En ese momento repare en que la luz del cuarto se encontraba apagada y que Paty seguramente penso que la fiesta de su abuela había resultado un éxito y que yo no llegaría sino hasta mas tarde. Por esta razón me asome con la luz apagada, escondido, tratando de no ser visto, y me encontré con un espectáculo difícil de creer, vi a mi pequeña, sin camisa y en los brazos de su amigo, se besaban frenéticamente y el pasaba sus manos por todo el lindo cuerpo de mi hija. Era algo que no podía soportar y que me hizo pensar en bajar y darle su merecido al estúpido ese. Pero algo en mi me detuvo y me quede viendo el espectáculo. El amigo de mi hija siguió besando el cuerpo de mi pequeña desde el cuello y hasta sus tetas, las cuales se veían mas grandes que nunca, ya que sus pezones se encontraban mas que parados. Era una visión divina. El muchacho llevo su mano hacia las piernas de mi hija y comenzó a realizar un movimiento circular, por lo que pude asumir que se encontraba disfrutando de la delicia de la panochita de mi hija. Para ese momento mi verga ya tenia una erección muy digna.

Seguí observando el faje que tenían mi hija y su amigo, la serie de besos y caricias que se repartían mutuamente hasta que de repente se separaron, pero no había terminado todo, con un rápido movimiento el bajo sus pantalones, tras lo cual mi hija se coloco de lado y empezó a comerse su verga sin mayor miramiento, yo solo veía como la cabeza de mi hija subía y bajaba rápidamente e imaginaba como se la comía y por primera vez en la vida desee ser yo el que estuviera en tan maravillosa situación. La mamada no duro mucho tiempo ya que el impulsivamente la levanto y empezó a besarla al mismo tiempo que intentaba cambiarse de asiento y montarse sobre mi pequeña. Al parecer esto no le pareció a mi hija por lo cual después de algunos forcejeos logro regresarlo a su lugar, tras lo cual empezó a buscar su ropa y a vestirse. Con un portazo termino mi espectáculo. Yo que para ese momento tenia una excitación bestia, regrese a mi cama por si ella pasaba a cerciorarse de que yo no estuviera en casa dormido. Escuche cuando entro y rápidamente y sin fijarse en mi cuarto entro al suyo y se encerró. Trate de dormir pero el recuerdo de mi hija y sus jugueteos sexuales no me dejaba, por lo que decidí que tenia que desbordar todo mi deseo y decidí masturbarme lo antes posible. Para tal efecto me dirigí al baño, ya llevaba mi instrumento en la mano, listo para que doña “Manuela” me quitara esa calentura. Sin hacer ruido, abrí rápidamente la puerta del baño y cual fue mi sorpresa de encontrar ahí a mi pequeña, la cual se encontraba totalmente desnuda y masturbándose con una verga de plástico inmensa (de este juguete y la primera vez que lo conocí les hablare en otra historia). La sorpresa de mi hija al verme también fue grande y por un momento los dos nos quedamos callados con nuestras respectivas vergas en la mano. Ella fue la primera que dijo algo, ” Papi, a que hora llegaste”. Yo azorado por la visión que tenia no podía responder. De esto se dio cuenta mi pequeña y sin mayor aspaviento, me pregunto : ¿ Te gustaría verme masturbándome, lo que pasa es que el imbécil con el que venia me dejo muy caliente ? De nuevo yo no atine a decir palabra, por lo cual Paty continuo con su juego de meter y sacar su gran verga de plástico. Yo ni que decir con la vista de mi hija desnuda y masturbándose empece a sentir calor por todo mi cuerpo y mi verga empezó a tomar un tamaño como nunca la había visto. Vi como Paty puso su vista en mi miembro y dejando su verga de plástico, se acerco a mi de rodillas hasta quedar enfrente de mi sexo, tras lo cual procedió a metérselo todo en la boca. Empezó con un movimiento cadencioso para meterlo y sacarlo mientras que con su manos me acariciaba mis pelotas y mis nalgas, era algo indescriptible ver a mi hija mamármela con maestría. Ella dirigía de repente su vista hacia mi y me mostraba como podía comerse todo mi miembro de un solo bocado. Yo rápidamente llegue a mi clímax, teniendo una venida descomunal la cual fue a dar directamente a la garganta de mi pequeña y termino desbordándose por su boca.

Ella se levanto y me tomo de la mano llevándome hacia mi cuarto en donde se coloco sobre la cama en cuatro patas y me dijo : Ahora te toca a ti. Tras lo cual empezó a moverse de una forma c achondisima e invitante. Decidí continuar con el juego y comencé a lamer sus piernas acercándome poco a poco a su sexo, el cual se encontraba totalmente húmedo y despedía ese olor maravilloso que tienen las mujeres cuando están calientes. Llegue por fin a su sexo y comencé a lamerlo todo bebiéndome así sus jugos, ella reacciono gritando extasiada y moviéndose cada vez con un ritmo mas acelerado. Rápidamente sentí como todo su cuerpo comenzaba a estremecerse y me pidió introdujera mi dedo en su vagina para poder terminar. Yo reaccionaba a sus ordenes y decidí obedecer, solo que no metí uno sino tres dedos en su cosita, a lo cual ella reacciono con un ligero quejido que no impidió que siguiera con su venida. Después de esto y con la respiración todavía cortada ella se levanto, me dio un gran beso y se fue a su cuarto. Yo como un idiota me quede ahí, reprimiendo esas ganas de seguirla y hacerle el amor con todas mis fuerzas.

Desde aquel día no hemos comentado nada, pero cada vez que la veo recuerdo ese momento. No se que hacer, al fin decuentas es mi hija. Después de haber disipado un poco mi angustia a través de mi relato anterior, deseo dar por concluida esta historia a través de una experiencia que hasta donde yo lo considero es el punto final de esta pasión insana. Después de lo sucedido aquella noche, Paty y yo seguimos con nuestra vida sin mayores comentarios, cada cual reacciono como si no hubiera pasado nada. Yo en mi afán de quitarme de la cabeza la belleza y sensualidad de mi hija comencé a buscar desahogo en otras actividades de índole sexual. Comencé por frecuentar algunos bares de table dance en donde conocí algunas mujeres con muy buenas características físicas, las cuales después de unas copas y un boletito satisfacían en una parte mis deseos sexuales. También llame a algunos amigos de la ad olescencia los cuales sabia todavía estaban dedicados a vagar por los bares y las calles de la Cd. en busca de acción. Acudí a algunos bares para solteros y en una ocasión hasta fui invitado a una casa de citas de alta calidad, con mujeres que pense solo se veían en la TV o revistas y que cobraban como estrellas de Hollywood, pero como la necesidad era fuerte y era gratis pude cojerme a una trigueña que estaba buenisima. Lo que me llevo a finalizar con mis andanzas fue una visita a la bella isla de Cuba, en donde a pesar de encontrarme asediado siempre por mujeres hermosas, comprendí que lo que yo necesitaba era sexo con deseo, no simplemente sexo por dinero. Tras de esto volví a frecuentar a mis amistades anteriores, centrando mi especial atención en un antiguo profesor que tenia una hija de 26 años, Julia, que a pesar de tener una figura de ensueño y unas facciones bellísimas se encontraba sola y sin compromiso. Empece a salir con Julia, la cual empezó a verme de la forma que yo deseaba, por lo cual entablamos una relación más formal. Era increíble de nuevo estar en los brazos de una mujer que se entregaba a mí por deseo. Y que mujer, ella mide alrededor de 1.60 y tiene una cintura diminuta la cual se ve más pequeña debido a sus bien formadas caderas y a su increíble busto. Su piel es clara pero siempre cuida que se encuentre p erfectamente bronceada, toda ella, además de que su vestir es coqueto y sensual. Que decir que al poco tiempo comenzamos a tener acercamientos sexuales intensos y ahí me di cuenta porque no tenia compromisos. Como ella me dijo en una ocasión: “nadie me aguanta”, y era cierto, al momento de hacer el amor se transformaba en una fiera, era incontenible, además de que conocía bien los secretos de su femineidadlogrando siempre excitar a su pareja. Yo estaba por demás contento ya que después de una larga sequía ahora tenia sexo de gran calidad, como nunca lo había tenido. Yo trataba de mantener a Julia al margen de Paty y en pocas ocasiones coincidíamos. Hace ya dos años del incidente y Paty se había convertido ya en toda una mujer, con la madurez física que puede tener una chica de 17 años, estaba más buena que nunca. Yo ya no reparaba tanto en ella porque Julia me dejaba poco tiempo para ello, además de que Paty se había conseguido un noviecito, Joaquín, con el cual ya había durado un buen ti empo. Un día del verano Julia y yo decidimos ir a pasar unos días a la casa de verano de nuestra familia en Cuernavaca, la cual tiene una gran piscina y un gran jardín en el que se disfruta la tranquilidad. Por compromiso invite a Paty, pensando que ella decidiría mejor disfrutar de la casa sola con Joaquín, pero para mi sorpresa le agrado la idea y me comento que llegaría después sola. Con la idea de que no tendríamos todo el tiempo para nosotros le propuse a Julia salir una noche antes y así poder disfrutarnos mas tiempo. Que decir que esa noche fue maravillosa, hicimos el amor no se cuentas veces a la luz de la luna y Julia se baño en la madrugada invitándome a disfrutar de su cuerpo en la piscina que por el efecto del sol de la tarde, o de mi calor, se encontraba a la temperatura exacta.

Al día siguiente se levanto para darme mi desayuno en la cama, el cual me sirvió de una manera increíble, solo como ella podría hacerlo, dejándome de nuevo exhausto. Realmente que esta mujer no tenia limite. Me dejo descansar el resto de la mañana mientras ella procedía a tomar el sol tal como dios la trajo al mundo. Ya me imagino a mi vecino Raúl con sus binoculares saboreándosela desde su balcón. Tan pronto como me desperté ella rápidamente vino a mí con ganas de sexo. Yo me zambullí en la piscina y le pedí que entrara conmigo, pero ella tenia en mente otra cosa. En el jardín existe un gran árbol que da una sombra maravillosa en el cual colgamos una hamaca para descansar por las tardes. Esta hamaca llamo la atención de Julia y nos dirigimos hacia ella, después de la rigurosa sesión de besos y caricias en todo el cuerpo, le pedí que se sentara en le borde de la hamaca y yo de rodillas procedí a mamarle la panocha que para el momento se encontraba ya empapada y despedía un olor maravilloso. Cabe mencionar que Julia tiene una de las panochas más grandes que he visto, sus labios son fuertes y su clítoris es como una pequeña uva, me encanta pasar mi lengua por todo su sexo y morder su clítoris ya que ella gime como loca con este contacto. Después de una buena mamada le pedí me devolviera el favor y aun cuando me ha comentado no le agrada mucho, me hizo el mejor trabajo de su vida recorriendo cada parte de mi órgano con una delicadeza increíble haciéndome vibrar con cada movimiento y llevandohasta mi clímax terminando completamente sobre de ella. Esto ultimo no le agrado mucho pero al ver que mi verga no se había debilitado del todo, continuo con su trabajo oral, regresándome a mi estado excitación en un poco de tiempo. Ahora ella tenia el control de la situación y se tendió boca bajo en la hamaca dejando a mi vista su enorme culo y sus maravillosas nalgas que finalizaban en ese hoyito que tanto me gustaba penetrar, ella me pidió primero que la penetrara por el ano y sin chistar humedecí mi verga con los fluidos de sus vagina y procedí a cojermela por el culo como ella me lo había pedido, la penetré lo mas hondo que podía haciendo que emitiera gritos increíbles, que estaba seguro estaría escuchando Raúl y se estaría pajeando en ese instante o cojiendose a su mujer, sentí como su esfínter comenzó a apretarse produciéndome un dolor exquisito y con sus gritos me pidió la penetrara por su sexo el cual se encontraba completamente húmedo y listo para recibirme. Mientras bombeaba con mi pene en su vagina, con mi mano aprovechaba el espacio creado en su ano para darle placer. Rápidamente tuvo un orgasmo, o mejor dicho varios orgasmos, los cuales por poco me llevan también a mí al clímax, pero que pude contenerme hasta el final. Yo sabia que esto todavía no había terminado y después de unos instantes de calma Julia se levanto de la hamaca y me tendió a lo larga de ella y procedía a sentarse en mi introduciendo mi pene hasta el fondo de su vagina. Siguió con movimientos sobre de mí de una manera increíble, estaba sin control haciéndome el amor de forma animal, de repente comenzó a mover la hamaca de forma en que empezamos a mecernos, cada vez era más rápido el movimiento de la hamaca y ni que decir del de Julia, la sensación era i ndescriptible, los dos movimientos creaban una vista maravillosa, las grandes tetas de Julia parecía que iban a salir disparadas por lo cual me aferre de ellas como un bebe que tiene hambre y comencé a mamarla mientras ella seguía con su bombeo loco, el cual estaba cerca de explotar. Era como una locomotora que llegaba a su parada a tiempo ya que como pocas veces en mi vida logramos llegar a nuestro clímax en el momento exacto, los dos tuvimos nuestro orgasmo al mismo tiempo entrelazados en un beso indescriptible y una unión total. Poco a poco se fue deteniendo la hamaca y cual fue mi sorpresa de ver parada enfrente de nosotros a Paty, la cual por cierto se encontraba con un seno afuera y la mano en su sexo masturbándose, excitada por el espectáculo que había presenciado. Ni que decir que me incorpore como rayo y tontamente me puse mi ropa tratando de hacer menos bochornosa la situación. Julia se incorporo como si nada y se acerco a Paty a la cual le pregunto “te ayudo”, tras lo cual procedió a bajar las panties de mi hija y comenzó con su lengua a realizar su trabajo en el sexo de mi pequeña. Yo, sin poder emitir palabra no tuve mas que disfrutar de la vista. Mientras Julia se encontraba mamando la puchita de Paty, ella desabotono su camisa y saco sus senos, los cuales eran realmente grandes y muy bien formados, y con un movimiento cadencioso comenzó a acariciarlos masajeandolos lentamente.

En poco tiempo Paty comenzó a temblar y su piel se puso de gallina por lo cual supuse estaba llegando a su clímax, lo cual confirme con el grito ahogado que emitió al mismo tiempo que llenaba la boca de Julia con sus fluidos. Tras esto Julia se levanto y se dirigió la casa y Paty se acerco a mí y con un ligero beso en la boca me dijo “Hola” y también se fue hacia la casa. Yo me quede un rato en la hamaca y vi como al poco tiempo salían las dos desnudas y se dirigían a la piscina a tomar el sol. Yo ya mas repuesto sentí como comenzaba poco a poco a emerger otra erección, por lo cual procedí a trasladarme al quiosco que se encuentra junto a la piscina para tener una mejor visión.

Vi como las dos se colocaron bronceador la una a la otra teniendo mayor cuidado en las zonas que normalmente no se asolean, dándose un maravilloso masaje en sus enormes senos. Como ya mencione las dos tienen unos senos de antología, aun cuando los de mi Paty se mantienen todavía paraditos sin ninguna dificultad. Nos quedamos recostados un buen tiempo, hasta que se escucho la llegada de un automóvil y Paty se levanto como si nada y corrió a ver quien era. Yo en mi afán de decirle que estaba desnuda corrí tras de ella, pero me detuve al ver que se trataba de Joaquín, el cual mostró una sonrisa increíble al ver a Paty desnuda corriendo a recibirle.

Rápidamente Paty lo instalo y lo llevo a la piscina. Joaquín llego con un bañador largo ya que no acepto la sugerencia de salir desnudo. Me saludo y saludo a Julia, a la cual se comió con la mirada desde el pelo hasta el dedo gordo del pie. Julia propuso jugáramos cartas en el quiosco y muy a regañadientes acepte. Para mí era perturbador estar sentado en una mesa junto a mi hija desnuda, pero ella me convenció de que era algo natural y que no debía estar molesto. Mientras acomodamos las cartas, Julia y Paty se dirigieron a la casa a preparar unos cócteles, los cuales prometimos nos tomaríamos como castigo cada vez que perdiéramos. Regresaron con un galón de su cóctel y empezamos a jugar.

Yo soy un buen tomador pero debo decir que después del tercer caballito (vaso para tequila) me comencé a sentir muy desinhibido. Como creo que a los demás les sucedía lo mismo cambiamos el cóctel por un castigo libre que debía poner la persona de la derecha. Comenzó perdiendo Joaquín y ni tarda ni perezosa Paty lo castigo con se quitara el bañador y se quedara desnudo como ellas. La siguiente en perder fue Paty y la encargada del castigo fue Julia, la cual sin pensarlo castigo a Paty con una ligera mamada a cualquiera de las dos vergas presentes. Yo supuse que Paty optaría por la de Joaquín, pero cual fue mi sorpresa al ser escogido por mi hija para tal castigo. Hizo que me parara y lentamente quito mi playera besándome todo el pecho de una manera…. ….Siguió, bajando lentamente mi traje de baño dejando al descubierto mi verga excitada tras lo cual se arrodillo ante mí y comenzó a besar mis muslos y mi entrepierna lentamente siguiendo con mis testículos, los cuales atrapo con su boca uno a uno y jugo con ellos, mientras sus manos se aferraban a mis nalgas y me empujaban contra ella. Después se levanto un poco dejando exactamente sus enormes tetas frente a mi verga y comenzó a masajearla entre sus senos, esto me puso como loco y empece a jadear sin control. Paty se detuvo y se levanto acercando su boca a mi oído para susurrarme: “Todavía no papito, todavía nos queda mucho por delante”, tras lo cual comenzó a besarme explorando con su lengua hasta el más mínimo punto de mi boca. Yo sin mas poder, la abrace y respondí a sus impulsos acariciando todo su maravillosocuerpo con mis dos manos. En lo que esto sucedía no había notado que Julia y Joaquín también habían comenzado un juego erótico prodigándose besos y caricias mutuas tras lo cual se levantaron y se dirigieron a la casa, d ejándome a mi con mi hija en nuestros asuntos. Graciosamente Paty me tomo de la mano y me llevo hacia el jardín, muy cerca de la hamaca que había servido como instrumento sexual por la mañana, en donde se encontraba ya una frazada extendida junto con unos cojines a su alrededor y una cajeta a su lado, cual seria mi sorpresa al ver que todo se encontraba planeado para llevarme ahí. Paty me recostó y se coloco sobre mí en el clásico 69 y antes de comenzar con su tarea me dijo: “Papito, mámame como aquella noche” tras lo cual procedió a comerse toda mi verga de una bocanada. Paty era una experta y rápidamente llevo mi verga a su mayor tamaño posible. Yo entretanto no quise quedarme atrás y con la ayuda de mis dedos comencé a explorar su sexo con mi legua y su ano con mis dedos. Parecía gustarle ya que cada vez que introducía mis dedos ella emitía un ligero gemido de satisfacción.

Tras un buen rato de prodigarnos caricias ella se levanto y se recostó boca abajo tras lo cual procedió a tomar la cajita, de la cual extrajo dos pequeñas esferas metálicas, las cuales se introdujo por la puchita con un gemidito de placer. Levanto su culo para dejarlo pleno a mi vista y volteando la cabeza y con un gesto por demás cachondo me ordeno:
“Métemela ya, quiero sentirla de verdad y no solo en sueños”, tras lo cual yo como un robot cumplí la orden e introduje mi verga en su vagina, encontrándome con una sensación indescriptible al estar cojiendome a mi propia hija. Le hice el amor como un loco, sentía como mi verga jugaba una especie de carambola con las esferas en su coño, lo cual le producía un placer fabuloso ya que sus gemidos ahogado se convirtieron en gritos de placer. Yo la penetraba y me excitaba cada vez mas con su gritos: “dame mas”, “Papito cojeme”, Sin mas comencé a sentir como se estremecía el cuerpo de mi hija y como su sexo empezaba a emanar cada vez mas fluidos y olores excitantes, siguió con un grito tremendo y aferrándose con las manos y la boca a la frazada comenzó con ese movimiento cadencioso que tan bien recordaba. Ya no pude mas descargue toda mi carga en su interior teniendo una venida muy intensa. Ella poco a poco fue disminuyendo el ritmo, liberándome de tan delicioso castigo. Finalmente mi verga enflaqueció y salió de ese divino lugar, ella se volteo hacia mí y después de besarme en la boca la limpio con su lengua en muestra de agradecimiento.

Mientras nos abrazamos aparecieron Julia y Joaquín y Julia suavemente me tomo del brazo y me llevo a la cama en donde me recostó y bajo sus caricias caí dormido después de un día muy activo. Desperté a medianoche y pregunte por los muchachos y Julia me dijo que ya se habían regresado a la ciudad, tras lo cual me contó que todo lo sucedido lo habían planeado desde antes del viaje y que ya sabia sobre el primer encuentro con mi hija y que le parecía maravilloso que por fin hubiéramos terminado con lo empezado. Yo también pienso que este es el fin de la historia de mi pequeña hija y yo, después de este encuentro todo ha estado normal, pero no sé por cuanto tiempo seguirá así

El cuerpo de Ninoska

Viernes, septiembre 30th, 2011

Bueno quiero expresar mi agradecimiento a todos quienes leyeron mi relato titulado   Lourdes mi madura inolvidable.

Una tarde en el Chat conversando con un amigo nos contamos anécdotas y pasajes de la vida que a uno le sucede, aun recuerdo mi vivencia con una amiga llamada Ninoska y no, no nada de que por caballero no diré su nombre verdadero, si lo diré porque hay miles de mujeres con este nombre.

Ella era Ninoska una cochabambina de alrededor unos 19 años yo contaba en aquel entonces con 17, como todo muchacho inquieto curioso con todo lo referente al sexo, las primeras pajas como llaman los changos (muchachos) o ver tus primeras películas xxx caray re contra anécdotas, mi tio Torquemada tenia una pequeña empresa de confección siempre en este rubro se requiere mano de obra, y había un puesto vacante alguien para la sección de almacenes y parte de acabado.

Llego una muchacha de piel morena pelo negro alta de aproximadamente 1.58 mt., de buen busto pero tenia un trasero tremendo, desde que la conocí hasta el ultimo momento, utilizó unos jeans bien ajustados con una cadera que debió oscilar entre los 100cm.

-Uffff que hembrón, de verla ahí tan apetecible y de imaginar teniendo sexo con ella al mejor estilo de las películas porno hacían que mi corazón se acelerara mis manos se pongan húmedas y frías del asombro y excitación, y claro una erección que ponía de manifiesto dicha impresión, siempre existía entre nosotros mucho respeto con un saludo buen día joven?, etc.

Pero era muy complicado mantener la compostura con ese delicioso trasero, en mi mente la imaginaba poseyéndola, paso bastante tiempo para que aquello tome cuerpo, una tarde sin querer entre bromas ella se paso de viva minimizando mi hombría y esa broma me molesto un poco, trate de amedrentarla, pero ella solo se rió con mas ganas se dio la vuelta y sin vergüenza decidí apretarle un glúteo ella ni se inmuto y con mas descaro se lo agarre se veía que le gustaba(ese instante fue glorioso, excitante quería poseerla).

Pero no paso a mayores aquella imagen me tenia desorbitado, quería estar a cada instante con ella para tocarla, pero que iban a pensar de mi en casa, si me veían flirtear con la chica de acabado, en otra oportunidad entre al cuarto donde ella trabajaba y la encontré sobre una banqueta acomodando productos -que trasero joder!!

Tome otra banqueta me puse tras de ella acerque mi pecho a su espalda y mis manos empezaron  amasar su cola mientras ella trabajaba no se inmutaba no decía nada mi sangre subía a la cabeza mi corazón latía a mil, mi pene estaba muy parado, estaba un buen rato allí, pero podría encontrarnos alguien así que decidí irme y ella no argumento palabra alguna.

Me fui, ese fue el inicio para otros osados acercamientos, por que me sentía mas descarado cada vez, era un sábado por la tarde entre y estaba muy excitado había visto una película fuerte y cuando entre la vi ella trabajando muy lejana de la realidad me acerque me miro y no dijo nada de pronto y muy lentamente empecé amasar sus tetas escuche –un joven?.

No me haga eso, tranquila -le dije, que ricas tetas tienes…. se las empecé amasar debió tener unas tetas de 98 cm., mi respiración era corta esta vez y sobre su suéter ya no solo la amase me acerque tanto que se los mordí su suéter se quedaba mojado solo ese lugar, y en varias oportunidades lo hice pero un momento decidí que ya estaba bueno de hacer simplemente aquello.

Le pedí que se sacara su suéter, dudaba su mirada era de tímida y lujuriosa, al hacerlo me quede piedra ella tenia unas bonitas tetas tome uno y se los chupe, solo sentía su mano en mi pelo y después me fui muy excitado y con la verga a mil.

Me quede pensativo en mi habitación recreando aquella imagen de su mirada de su cuerpo de sus ricas tetas de ese trasero tan apetecido

En otra oportunidad que estuvimos totalmente solos mi tío se fue a realizar algunas diligencias y nadie iba a molestarnos la llame a mi cuarto ayúdame a recoger.

Si bien estaba ayudándome, cuando de pronto al ver ese rico trasero (que como siempre usaba jeans aprietos) la tome de la cintura le manosee y amase sus ricas  tetas nos miramos.

Tome su mano la dirigí hacia mi bulto sobre mi pantalón (estaba sumisa) ella lo apretó lo sostenía un momento y lo soltaba, hacia esa operación a cada instante me excitó y me molesto a la vez, la tome del pelo, pero no con mucha brusquedad o violencia le dije –

Tómalo, ella lo volvió a volver mi picardía como chispazo me dio una idea.

Lo volvió a soltar ella me miraba a los ojos mientras mis manos la tocaban.

Sin que se diera cuenta y con mi mano izquierda me saque el pene y cuando ella lo quiso agarrar y volver a ese juego de tomarlo y soltarlo.

Toco mi pene erecto en carne  propia, se asusto y lo soltó… y le dije tómalo

Lo cojio, sin mirarlo pero intentaba a toda costa verlo, no la dejaba..Sentí sus manos suaves  no me percate pero me estaba masturbando suavemente que rico se sentía esa sensación, era notorio que le encantaba sentir mi palo en sus manos.

Ella ya no soltaba mi pene jamás había sentido las manos femeninas en mi pene.

Mi corazón latía tan fuerte de pronto sentí salir de mis adentros mi leche eyaculando en su mano, me quito toda fuerza dejándome tambaleante me miro a los ojos, no decía nada, después de eyacular y le dije sal por favor me quede sin fuerzas apoyado sobre un mueble el piso con  manchas de mi semen, y la imagen de su mano con mi leche, desde ese día ella era la que me trataba de buscar la que quería cooperar y ser amable conmigo, entonces pase a la fase dos, que me de sexo oral.

A partir de ese día ya se vestía más bonita, usaba incluso jeans de colores claros hasta uno de color blanco, era cada vez más y más apetecible.

Y ella sabia que me ponía mas y mas caliente trataba de no hacérsela fácil y que sienta aun mas el deseo de sentir el sabroso deseo y lujuria en su cuerpo.

Aquella tarde era inevitable el encuentro vino a pedirme un favor un permiso para salir a realizar una llamada, pero era una excusa, pues como dije anteriormente siempre estaba pendiente de mi.

Al acercarse hasta me sonreía bastante hasta me miraba el paquete descaradamente obvio que me encantaba pero hacia de que no.

Le dije quien mira caja de cigarrillos es por que quiere cigarrillo no?

Sonrió y dijo talvez? Tenía una cara lujuriosa y hasta me pareció notar sus pezones duros

Ella sabia que ya era algo tarde y de que mi tío había salido Nino había cambiado totalmente de actitud y era mas calculadora llena de fuego en su ser, y no me incomodaba me gustaba pero me hacia sentir intimidado.

Era una situación extraña su mirada había cambiado de un momento a otro, ya no era mas esa ratoncita a la que yo poseía con tanto ímpetu, y es mas, lo papeles se habían cambiado ahora que quería que las cosas vayan lentas.

Ella trataba ahora de todas maneras de llegar a mi, de sentir mis manos en su cuerpo, mis labios en su voluptuosidad.

Se acerco a mi, cuando estuvo lo bastante cerca de mi pecho me dio un beso en el mentón y mirando hacia mi paquete dijo, ya esta listo esto jefecito?…….

Estaba hipnotizado atontado si así lo quieren su mano derecha apretó una vez mas como tantas mi pene, sonriendo dijo

Alguna vez vi en una de las revistas de mi hermano unas chicas que no solo lo agarraban si no lo chupaban (uyyyy ahora si que mis nervios y mi excitación estaban al máximo).

No me dio tiempo a decirle algo pues me faltaban fuerza solo que me llevar.

En un parpadeo las manos de Nino estaban trabajando en bajarme los pantalones y diciéndome y ahora quien se sorprende? Sonriendo!

Con más fuerza comenzó a quitarme las prendas dejando mi miembro expuesto a su merced, no sabia si estaba algo incomodo por el lugar donde estábamos pero mi motivación y fuego estaba apagado.

Inmediatamente sentí sus manos masturbándome o mas aun, su mirada a mi pene.

Cogió con su mano derecha mi pene semi duro lo miro le dio un beso en la cabecita abrió su boca y en el poco a poco se fue perdiendo mi miembro era morir en ese instante con sensaciones pocas veces percibidas en mi cuerpo.

Había dejado al descubierto mi miembro bajando el prepucio besaba relamía y a momentos mordía mi muñeco del placer.

Apretaba mis testículos, a momentos oía mmmmmm esta bueno.

Era incontenible tanto placer tanto goce

Le dije para por favor para pero se negaba quería hacerme pagar todas esas veces que yo había disfrutado de sus curvas esa era su venganza.

Quise quitarla pues sentía que me venia ella no me dejo en el forcejeo mi pene salio un poco, y me vine dentro de su boca la muy golosa se lo trago toda.

Sin fuerzas me quede rendido mirándola ella solo sonreía feliz de su victoria desde aquel día lo hicimos en todos los lugares habidos

Tenía una vagina estrecha y rica estuvimos juntos buen tiempo.

Fue hasta que su padre falleció y su madre y hermanas se fueron al interior del país, no la volví haber más.

Y es que aun guardo en el recuerdo los momentos mas felices en la desnudes de nuestra lujuria.

Con cariño para Nino donde quiera que estés se te extraña y espero algún día volverte haber.

Espero haya gustado mi relato agradecería sus comentarios y lo que se pueda con afecto
Valvenis                      mi correo es: encendido_1000@hotmail.com espero puedan opinar y si gustan algunas damas sin importar su edad condición física o económica espero me contacten saludos

Lourdes mi madura inolvidable

Viernes, septiembre 30th, 2011

Mi nombre es Orlando, he leído muchas historias de está página, algunas dignas de un premio a la mejor narración, otras invitan a salir rápidamente de ellas. No divagaré con mucha cháchara o preámbulos. Soy de ciudad de La Paz, país Bolivia, una ciudad a más de 3600mt sobre el nivel del mar, en esta parte del mundo las mujeres no son de aspecto excitante como lo son las del oriente, mujeres que con tanta curva (lo mas destacable son sus colas anchas y paraditas ñame) te hacen que tu mente sea pecaminosa.

Llevo bastante tiempo navegando en el Internet en especial en el Chat conociendo muchas mujeres, reconozco que las mujeres mayores son escasas en este medio si bien un alto porcentaje de mujeres que entran al Chat con chiquillas que oscilan los 18 a los 24 muchas son tímidas introvertidas y que encuentran en el Chat esa manera de ser lo que en verdad son. Las mujeres de mi país son así cerradas y desconfiadas claro a no ser que tengas buen billete jaja….

Se asemeja más a un carnaval donde los disfraces permiten mostrar tu verdadera forma de ser,  pero bueno sin salirme de mi propósito quiero contarles que siempre me agradaron las mujeres mayores, más que las chiquillas que a mi gusto son sinónimo de inseguridad, fue una tarde de marzo de 2005 en el Chat conocí a Lourdes una mujer mayor de 43 años(su nick decía Luly4) de entrada, congeniamos bastante pensé que mi edad le incomodaría, yo en aquel entonces contaba con 25, al contrario a ella le agradó.

Conversamos bastante para conocernos y saber detalles de cada uno de nosotros, ella me contó que era separada con 2 hijos, desocupada. Me dio su número de celular fueron varias las oportunidades que conversé con ella, en algunas ocasiones coqueteaba con ella y ella correspondía, ambos en muchas oportunidades yo me sentía en muchas ocasiones osado y le decía que en algún momento le haría el amor, ella echaba carcajadas retándome con un ¿será?? ¿Y si no te gusto? decidí tomar la iniciativa y conocerla. El que no arriesga no gana verdad?

Un martes 11:00 am. La cité en la pichincha un lugar céntrico de una calle muy concurrida en esta ciudad, me dio una pauta de cómo iba a estar, una polera blanca y un buzo azul, y yo una chamarra café y un jeans, me sentía algo tenso por conocer a la persona que me caía tan bien, estuve esperando alrededor de 10 minutos y apareció.

Nos saludamos y nos fuimos a beber unas cervezas, créanme no era una mujer espectacular era mayor si, se notaban sus años por la vida, muchos sueños frustrados en su mirada, pedimos un par de cervezas conversamos de nuestras vidas, cada cerveza me hacia sentir mucho más envalentonado (aunque soy de la política, que para decir las cosas no requieres trago)con mucho tino lo tomaba la mano o le acariciaba la mejilla entre que nos sentíamos cariñosos le dije veámonos, ella tomó sus cosas, pagamos la cuenta y al salir le dije ¿eres una mujer de palabra?

Ella me miró, sonrió y me dijo claro que si, le dije hace tiempo te dije que te haría el amor y tú no me creías, ¿crees que solo fue una manera de decirlo? No lo se, me dijo, insistí y le dije, vamos no te corras, me agradas y quiero hacerlo contigo, ella entre que titubeaba me dijo mira, no soy una mujer de palabras sueltas, muy decidida me dijo – vamos.

Era la primera vez que lo iba hacer con una mujer mayor, mis experiencias con muchachas de mi edad o menores a mi, no pasaban de ser normales como tantos relatos con los que alguna vez me identifiqué, nos dirigimos a una calle denominada chuquisaca, en lo posible traté de ser un caballero y pagar todo yo, entramos a un alojamiento muy bonito, cuya fachada yacían colores folclóricos y un nombre grande que decía los girasoles, antes de entrar nos miramos a los ojos y ella me tomó del brazo, pedí un cuarto, ya en la habitación, el silencio se hizo eterno, la luz tenue y el aroma a pecado se dibujaba en el cuarto.

Ya dentro de la habitación a oscuras nos acariciamos era como ver su alma a oscuras la belleza se hizo unísona, ella tuvo toda la iniciativa me dijo: -¿sabes que eres el primer joven que me hará el amor? Mi esposo era mayor me llevaba por 12 años pero era muy duro, frío, para hacer el amor, era que yo abría las piernas, él me penetraba, eyaculaba al poco rato sin un solo beso siquiera.

Le dije: no digas más,……. callé sus palabras con mi dedo índice, con mi mano derecha tomé su pelo cogiendo su nuca y la besé, su beso era de pasión de excitación, sentía su lengua juguetona, las caricias a mi nuca, en su abrazo fuerte sentí un refugio en mi, su soledad se apagaba en mis brazos y lo expresaba a cada instante, sus manos buscaban deshacerse de mis ropas, su mano derecha rápidamente buscó el puño de mi suéter siendo colaborado por la mano izquierda.

En menos de lo que me diera cuenta me encontraba con el dorso desnudo, nuestras palabras mudas, con fuerza y ternura me empujó sobre la cama besando mi pecho acariciándome como un cediendo que busca agua en el desierto, mis impulsos no me dejaban quieto, sobre sus prendas acariciaba sus pechos que por cierto eran no tan voluminosos pero normales aún así apetitosos.

La diferencia de estaturas no fue un impedimento (que por cierto mido algo más que el promedio) para dar rienda suelta a nuestras locuras, tenia muchas ganas de besar sus pechos, mientras ella me besaba mi pecho, mis labios y cuello, mis manos no dejaban de tocar sus pechos, ella se detuvo, se alzó sobre si misma y me dijo: ¿te gustan mis pechos?

A lo que conteste si- pero tan solo puedo tocar sobre tus prendas, – quieres que me quite estas prendas – ¡siiii!- ella se quitaba su polera de manera presurosa, le ayudé a quitarse esa prenda, llevaba un sostén muy oscuro, apreté su seno izquierdo, solo su cuerpo me hablaba, notaba como se mordía el labio, me dije esta mujer hace rato que no tiene acción, ¿te gusta? Le pregunté, – si papi sigue, tomé uno a uno esos senos, los lamí, mordí esos pezones.

Me deleité con ellos, en un hipnotismo perdí la noción del tiempo y del espacio, solo escuchaba como esta mujer gemía con cada deleite, en un momento me dijo -ya lo tienes dura?, acariciando sobre mi pantalón, solo alcancé a murmurar -mmmmmm, se alzó nuevamente y me dijo quítate todo, con mayor osadía respondí -tú también hazlo que quiero verte entera, con picardía me regaló una sonrisa.

Ya desnuda sobre la cama me dijo ven aquí papi, me acerqué, nos besamos, su mano bajó a tocar mi pene. – ¡esto ya está!, métemelo ¿si? Abrí sus piernas me acomodé, apunté mi pene sobre su vagina, una de sus manos facilitó la penetración, poco a poco se fue entrando sintiendo la tibieza de sus adentros me abrazó -¡Ssssssiiiii bombéame, bombéame, que rico!, la penetré una y otra vez.

No se que tiempo pasó, sentía sus uñas sobre mi espalda eso aumentaba mi excitación hacia lo imposible por controlar la eyaculación, notaba que su cuerpo iba a mi ritmo, nuestras respiraciones eran palabras confusas, a momentos gritaba: ¡siiiiii que rico, dame másssss! No pares, eso me descontrolaba, sentí que me venia – me vengo estoy acabando le dije, -acaba dentro, dame tu leche caliente, sentí que sus uñas se clavaban con más fuerza, fue del detonante para que mi leche salga con fuerza, -ahhhh si nuestros gritos parecían eternos, era como la llovizna después de la tormenta, fue agotador.
Me quedé rendido sobre ella, besándole el cuello, -estuvo rico me dijo, me acosté a su lado y conversamos, me habló de su ex, como era con ella, como lo había conocido, que problemas tuvieron, los excesos que pasaron, que en muchas oportunidades la golpeaba, -pero tú eres cariñoso, hace mucho que no disfruto el hacer el amor, he vivido tan reprimida.

-¿te puedo hacer una pregunta? Le dije con una picara mirada, -¡claro! ¿A tu marido se la chupaste? – ¡no! ¿Y alguna vez lo chupaste? -no jamás. ¿Por qué? -no se nunca se dio la oportunidad. ¿Me lo chuparías?-nunca lo hice, ¡no sabría como hacerlo!, tan solo debes imaginar que es un helado, pásale la lengua sobre la cabecita muérdelo de vez en cuando sin poner mucha fuerza en él.

Mientras le iba explicando como debía hacerlo, su mano acariciaba mi pene que aún estaba flácido poco a poco se iba calentando y me dijo – ¿puedo practicarlo con vos? Pero claro mi amor, me encontraba recostado ella se puso sobre mi, me empezó a besar los labios, fue bajando cual fuere un caminito, mi pecho mi abdomen y cuando llegó a mi pene se lo introdujo en su boca.

Fue agradable lo empezó a lamer, lo tomó con la mano, jugaba con el glande, le dije ¿te gusta el sabor?- asintió y murmuró, ummmmmm, y lo siguió chupando, que rico se sentía eso, sus tetas reposaban sobre mis muslos sin decirle mas ella me estaba dando una mamada de lujo.

Ya estaba más duro mi pene, ella gozaba, sus manos amasaban mis testículos como si se tratara de una ubre, era la mejor mamada que me dieron jamás, sacó mi pene de su boca y ya la tenía parada, con un sonido esplaf, se relamió y comentó: -nunca chupé un pene, pero sabe bien, ahora métemelo.

Puse sus piernas en mi hombro la enculé, estaba muy húmeda, ella cerraba los ojos y yo la iba bombeando bastante. Ella perdida me repitió esa operación de enterrarme sus uñas y decir cosas sin sentido, a momentos me lamía el cuello -si papito, sii, dame más, que rico está esto decía, era muy agradable sentir ese calor de su vagina en mi pene.

Estuvimos un buen rato y terminé dentro de ella, sentía como mi leche se perdía dentro de ella y caía rendida sobre la cama y yo agotado sobre ella, me acariciaba el pelo diciéndome -¡papi que rico me hiciste!

Nos dimos cuenta que ya era tarde.

Nos vestimos y nos fuimos, tuvimos varios encuentros más, pero ella tuvo que irse a trabajar a España.

Espero les haya gustado mi relato me encantaría conocer a mujeres mi correo es:  encendido_1000@hotmail.com

Dos primas solas en casa

Viernes, septiembre 30th, 2011

Esta historia esta basada en un hecho real que me confeso una prima. Los nombres los he cambiado y la historia adaptado, para hacerla más interesante para el lector.

Ana había quedado en visitar a su prima Sonia ese sábado y acompañarla, ya que sus tíos estarían todo el día fuera en una convención de trabajo.

Sonia de mediana estatura, delgada, piel trigueña, cabello y ojos negros contaba para ese momento con diecinueve años de edad. Ana por el contrario de piel blanca, un pocomás alta que su prima Sonia, de cabellos castaño claro y ojos color caramelo con dieciocho añitos, se encontraban sentadas en el sofá de la sala, tomando unas sodas, comiendo frituras y conversando de sexo y de sus experiencias.

Sonia recibió una llamada a su celular y estuvo un buen rato conversando, al terminar de hablar, su prima le pregunto de quien se trataba, ya que la noto contenta.

-       Era Manuel, ya te conté de él, quiere que nos veamos esta noche… ¿Sabes?, estaba muy excitado.

-       ¡Ah! y ¿Qué te dijo?

-       Me dijo que esta deseoso de besar de nuevo mis tetas y chupar mis pezones… de solo pensarlo… bueno, me pone excitada también.

-       ¿Si?… ¿ y qué se siente? dime

-       Si quieres te puedo mostrar, más que explicar… ¿Te asustas?

Ana pensó por unos segundos para luego contestarle de manera segura, como si tratara de algo de lo más normal, aunque por dentro sintió como se turbaba un poco, por lo que Sonia le acababa de proponer y porlo que podría llevar su respuesta, además de que no quería reusar al reto implícito de la pregunta.

-       No, para nada… para que veas, me voy a quitar la blusa y así me podrás mostrar.

-       De acuerdo… y después tú me podrás decir a mí que sentiste.

Ana se quito la blusa de tirantes que traía puesta, no llevaba sujetador, para mostrar unos pechos pequeños, blancos, con unos pezones color marrones claros de unas aureolas medianas. Se recostó en el sofá de la sala, donde se hallaban sentadas y con una miranda expectante, tratando de controlar su voz, le dijo:

-       Okey muéstrame

Sonia de manera decidida se sentó a su lado e inclinándose sobre sus pechos, comenzó a pasar la punta de su lengua sobre su pezón derecho, suavemente.

-       Ya veras como se ponen duros tus pezones. Le dijo.

Ana no respondió, cerro los ojos y se dejo llevar por la sensación que sentía. Sonia luego se puso a besar el pezón que lamia, chuparlo, mientras colocaba su mano izquierda sobre el otro pecho de Ana, tomo el pezón con sus dedos índice y pulgar,iniciando un masaje como si tratara de darle forma a una bolita de pan. La respiración de Ana se hizo entrecortada, sintiendo cada vez que su prima le chupaba el pezón con esa lenguahúmeda, tibia y le apretaba el otro, oledas de calor que bajaban hasta su entrepierna, como corrientazos, no sabia como explicarlo, mientras que su mente se nublaba con una sensación nueva de placer. Sonia interumpio por unos segundos para pasar su boca al otro pezón y continuar con la misma labor que hacia, susurrándole antes:

-       Después me lo puedes hacer a mi, si quieres

Ana seguía sin decir nada, mordiéndose el labio inferior para que no se le escaba ningún gemido por el placer que sentía, hasta que Sonia mordió su pezón de manera muy delicada, tirando de el.

-       ¡Huf! Que rico prima, ¿Por qué no me lo habías hecho antes?

Fue ahí, en ese momento cuando sintió como su vagina se humedecía. Sonia estuvo trabajándola de ese modo tan especial por unos diez minutos aproximadamente, mordiendo sus pechos, besándolos, acariciándolos, estrujándolos con las manos, para luego decirle:

-       ¿Por qué no me lo haces a mí ahora?… Ya veras como se ponen duros mis pezones

-       Okey… quítate la playera

Sonia rápidamente se saco la prenda, tampoco llevaba sujetador, dejándole ver a su prima unos pechos medianos, con unos pezones grandes, muy obscuros, que contrastaban con el color de su piel morena clara, casi sin aureolas. Se sentó al otro extremo del sofá y elevando su busto con una voz en un tono de orden le dijo:

-       Ven aquí y chúpamelas

Ana trato de hacer lo mismo que le habían acabado de hacer, se sintió bien al sentir la forma de los pezones de Sonia y de como realmente se endurecían y aumentaban su tamaño, se sorprendió, casi alcanzaban el tamaño de la primera falange de su dedo meñique. Se entretuvo un buen rato con ellos, chupándolos suavemente al comienzo, para luego hacerlo más fuertemente, según aumentaba su deseo y el gusto que le daba oír gemir a su adorada prima.

-       ¡Humm!… lo haces muy bien para ser tu primera vez

Esto lo dijo Sonia mientras acariciaba su vulva sobre la tela del corto short que llevaba puesto.

-       Se siente rico cuando me acaricio entre las piernas… ¿Quieres que lo hagamos una a la otra?

-       Esta bien.RespondióAna como saliendo de un trance.

Se pusieron de pie ambas, Sonia para quitarse el pequeño short y braga tipo tanga de color azul y Ana que llevaba una falda corta hasta medio muslo de pliegues, para quitarse la prenda tipo cachetero blanco que llevaba. Sonia mostraba una frondosa mata de vellos púbicos negros que le cubría todo el sexo, mientras que Ana mostraba una pequeña pelusilla de vellos rubios que apenas cubría unos labios gruesos de donde apenas se asomaba un clítoris color rosado pálido.

-       Vaya… si que eres peluda ahí abajo.

-       A los chicos les llama la atención las chicas velludas y Manuel me ha dicho que le gusta mucho, por eso no me he preocupado en depilarme.

Se sentaron una al lado de la otra, abrieron sus piernas para colocar sus manos, cada una en el sexo de la otra. Ana trataba de imitar a Sonia en todo cuanto ella le hacia, pues quería aprender todo de ella. Sonia pasaba toda su mano sobre el sexo de Ana, quería sentir su forma, el tamaño de esos labios gordos, humedecidos por el liquido caliente que chorreaba de su vulva y que la enardecía, paso su dedo medio entre ambos labios, de arriba hacia abajo con un movimiento acompasado, casi al mismo ritmo como Ana subía y bajaba su pelvis, quizá queriendo seguir el mismo ritmo del dedo de Sonia.

-       ¡Hay!  prima… que rico se siente ¡hum! pásame tu dedo mas fuerte, anda

Ambas aumentaron el ritmo de sus caricias al mismo tiempo,mientras que Sonia acariciaba sus propios senos con su mano libre, estrujándolos, pellizcando sus pezones, halándolos como si quisiera arrancarlos de puro placer. En un momento dado, Sonia se inclino de nuevo sobre los pechos de Ana, sin dejar de torturar con su dedo el clítoris hinchado a su prima, para seguir chupando y mordiendo a placer esos botones cuyas aureolas mostraban ahora unos pequeñas granos, como cuando se tiene mucho frio y se pone la piel de gallina. Ana también sentía el gusto de tocar ese sexo velludo y húmedo que goteaba de placer, del mismo placer que sentía ella y que nunca se pudo imaginar que sería de esa forma, y aun faltaba más.

De pronto y sin que Ana lo esperase, Sonia introdujo suavemente pero de manera decidida el dedo índice dentro de su vagina, hasta donde alcanzaba el largo del mismo, para luego sacarlo del mismo modo. Ana sintió en esos breves segundos como un latigazo que le recorrió toda la espalda y que la obligo a arquearse para luego dejar escapar de su garganta un largo gemido.

-       ¡Aaaaaah! … eso también es rico, no pares, sigue, sigue, mételo de nuevo

-       Te gusta, ¿Verdad?… te voy a dar mas preciosa

Sonia volvió a hundir el dedo en la cavidad apretada de Ana, sintiendo como el calor de esa vagina apretada le quemaba, bien adentro, empujando su mano también para llegar lo más profundo posible. Comenzó a mover su mano de derecha a izquierda para que su dedo dentro de ella girara y rozara cada espacio de su pared vaginal, mientras movíatambién su dedo y chupaba sus pechos. Que sensación la que sentía Ana, no paraba de gemir.

-       ¡Huuum!… ¡Aaaaah!…¡Aaaaah!…

De pronto, con una mirada maliciosa y con una voz que noocultaba el deseo que sentía, en voz baja Sonia le dijo a su prima:

-       He visto lo que papa le hace a mi mama…

-       ¿Si?… Debe ser rico también

-       ¿Quieres que te lo haga?

-       Si hazme lo que tu quieras

-       Yo nunca lo he hecho

-       No importa, yo tampoco… todo esto es nuevo para mi y quiero probar todo lo que me quieras hacer prima

Sonia entonces poniéndose de rodillas delante de ella, separo aun más sus piernas y con los dedos pulgares de sus manos aparto los gruesos labios de la prima, para comenzar a lamer enérgicamente la conchita caliente de Ana.

-       Sabes delicioso Ana… tu cuca es medio dulzona

-       No pares por favor Sonia… ¡chúpamelaaa!

Sonia siguió chupando, tal como su prima le pidió, apretando con la punta de su lengua la pepa endurecida de su clítoris mientras la masajeaba a la vez con la yema del dedo. Ana ya no podía más, se apretaba sus pechos, los acariciaba con fuerza, con deseo, sintiendo como todo su cuerpo se estremecía con cada toque que le daba Sonia de esa boca maravillosa y esos dedos tan hábiles. Y cuando creía que el mundo le daba vueltas de tanto placer, Sonia comenzó a penetrar con la punta de su lengua su pequeño agujero, metiéndolo, sacándolo, al tiempo que seguía apretando su botón del placer con mucha más fuerza.

-       ¡Aaaaah! … Sonia siento que me ¡mueero!… Hay… sigue… sigue… ¡matameee!… ¡Coñoo!

Ana sintió que se desvanecía, que se hundía como en un mar espeso que la tragaba lentamente, oleadas de placer que iban desde su cabeza hasta el mismo centro de su vulva, ahí donde su prima la penetraba con su lengua y le torturaba con su dedo, la paralizaban y volvían a su cabeza, confundiéndose todo, y así, como estaba, con esas sensaciones, en esos breves segundos que le parecieron una eternidad y que deseó que durara para siempre, sintió se derramaba desde lo más profundo de su úteroen líquidos que no podía detener, como si su esfínter no respondiera y mojaba la cara de Sonia, en un chorro corto como si orinase para pasar en otros que simplemente se escurrían entre sus piernas.

-       Terminaste bien delicioso… ahora me toca a mí.

Continuara…

Si te gusto este relato, comparte tu opinión y hazme saber lo que opinas

Joseladino66@hotmail.com

La novatada

Viernes, septiembre 30th, 2011

Me llamo Juan,  estoy en cuarto año de universidad y es tradición ir a la novatada de la facultad la cual consiste en embriagarse en un complejo cerca a la cuidad. Estábamos mi grupo de amigos entre los cuales estaba Pedro, un compañero de curso de cuerpo marcado no musculoso al extremo pero muy bien definido, con brazos como troncos y un six pack en sus abdominales recubiertos de vellos sutilmente formando un caminito desde su estomago que no desaprovechaba la oportunidad de ver. El era de esos chicos todo extrovertidos q les gusta hacer de “party boy” en las fiestas quedándose en bóxer, por lo que ya había tenido fantasías con él desde hace tiempo, nunca me perdía una novatada desde que una vez ya entrada la tarde cuando todos están mal fui al orinar y vino al lado mío y disimuladamente mire su glande saliendo para orinar era más grande que el mío y no circuncidado pero se asomaba la punta gruesa y roja, que ya había imaginado mil veces. Bueno,  regresando a esta novatada tomamos demasiada cerveza y para la tarde todos estábamos un poco tocados, mas mal que bien pero llego la hora de irse, para ese entonces él se había cambiado de casa a una cerca de la mía en una de esas urbanizaciones con piscina y canchas, a unos 2 km de mi casa, íbamos en la camioneta de otro amigo pero nos toco ir a mí y a tres amigos más en el balde, entre ellos Pedro ya que las niñas iban al frente. Dos amigos se bajaron camino a la casa y quedamos los dos conversando de lo que había pasado ese día, cuando en medio camino comenzó a llover, él llevaba una camiseta blanca en v por lo que se comenzó a marcar ese torso que lo miraba disimuladamente tratando de memorizar cada detalle, cada vello en su pecho que recién le había comenzado a crecer y lo que más me ponía eran sus pezones que sobresalían claramente. Finalmente llegamos a su casa y debido a la tempestad dijo que me quedara hasta escampar, yo me baje medio nervioso tratando de desviar mis pensamientos ya que me faltaba poco para tener una erección, entramos a su casa y sacamos los celulares y demás de los bolsillos, estábamos mas mojados que secos riéndonos de lo amortiguados que estábamos por el alcohol por lo que no sentíamos frío; en esas le rete a una carrera a la piscina, que quedaba al lado de su casa pensando que no lo iba a tomar en serio pero terminamos los dos en la piscina, ya estábamos completamente mojados por lo que no teníamos que perder, la piscina estaba sola debido a la tempestad y decidimos quedarnos un rato ahí, en eso surgió el tema de novias y hablábamos de fantasías, la mía era hacer l amor en una piscina y dijo que a el también le llamaba la atención. Hubo una cierta tensión pero terminó en una carcajada y nada más. Luego comenzó a hacer frio, por suerte estuvimos un poco más de tiempo ya que estaba con una tremenda encarpada y hasta eso se me paso un poco. Como el sauna quedaba junto a la piscina terminamos yendo allá para secarnos; ni bien salimos el ya comenzó a quitarse la ropa y para cuando entramos ya estaba en solo bóxers, otra imagen para recordar, eran plomos, ajustados y se veía claramente su paquete hasta su glande estaba marcado. Yo hacia todo lo posible para no empalmarme de nuevo, me quede en jean sin camiseta a lo que dijo que no me dé pena que estábamos entre panas, y se saco el bóxer mostrando un mazo más grande de lo que me había imaginado, de unos 16 cm flácido, y grueso. Comencé a sacarme el jean nervioso, como estaba mojado era medio difícil por ser tipo tubo y me ayudo pero al hacerlo jaló muy fuerte y se bajó mi bóxer revelando mi pene totalmente erecto, lo que hizo que me sonrojara, trate de evadir lo obvio diciendo que era la conversación anterior que me tenia así, dijo que a el también le había puesto cogiéndose su miembro y manoseándolo y vi que él también comenzó a emparamarse. De pronto comenzó a pajearse frente a mí su miembro estaba como un tronco, con venas  su prepucio para atrás dejando verlo en su máxima expresión y  me fije que tenía unas bolas también muy sabrosas,  y sus vellos iban desde la base de su pene hasta arriba de su ombligo y su pecho estaba muy bien formado con pocos vellos que estaban cortos de un color café que quedaba perfecto con su piel bronceada, y también en sus piernas.   en ese momento creo que fui muy obvio porque cuando entre en mi me estaba mirando riéndose y yo estaba como un tomate, “¿quieres probarla?” dijo sobándose a lo que yo no espere un segundo, no se si por el alcohol o la calentura que me cargaba y me arrodille comiéndola como si se acabara el mundo, nunca lo había hecho pero después de ver tantos videos  en internet y ver a mi novia sabía lo que tenía que hacer, mientras me la comía el gemía y tenía su mano en mi nuca y se movía asegurándose que entrara toda teniendo mi boca llena, sintiendo su forma y calor en toda mi lengua, viviendo mis sueños realidad, continuamos así un rato me decía que no parara y hacia un movimiento circular que me ponía mas hasta el punto que ya explotaba luego me cogió del mentón y subí mi cara para que me dé un beso apasionado mientras lo recorría con mis manos en sus brazos. Sintiendo esos músculos que me desconcentraban en clases y ese culito redondo y piernas de futbolista. Así nos calentamos los cuerpos un momento y luego me dio la vuelta para comerme l culo, sentí su lengua dentro de mi haciendo que me estremezca yo estaba en contra de la pared y él en la banca del sauna (lo hacía tan bien!) una vez que tenia abierto el ojete puso sus brazos para atrás y movió su pelvis hacia mi metiéndomela en mi apretado culito (que lo tengo bien redondo) y suavemente me introdujo cada centímetro de su pija para luego solo con movimientos de cadera penetrarme vigorosamente hasta sentía como sus testículos  me daban golpecitos, luego se levanto y siguió conteniéndome contra la pared cada vez más rápido con sus manos en mi cintura, yo sentía todo su cuerpo en mi espalda, estaba en el paraíso cuando sentí su leche dentro de mí y oí sus gemidos de placer en mi oído, estábamos empapados de sudor por el calor del sauna y afuera seguía lloviendo aunque nuestra ropa estaba casi seca, exhausto me acosté en la grada del sauna y nos dormimos un rato yo encima suyo sintiendo sus músculos tensionados por la faena, lo que resaltaba su cuerpo en una forma impresionante y su miembro semi erecto, una media hora después nos despertamos ya era de noche me vestí y nos despedimos diciendo que esto quedaba entre nosotros. Camine a la casa todavía con su olor en mí y me senté a escribir en mi computadora para no olvidar un solo detalle, que día;)

Fin de semana con mi tio

Jueves, septiembre 29th, 2011

Hola todos, me llamo Karolina y tengo 23 años, el cuento que les relato ocurrió hace ya un tiempo y solo me animo a escribirlo porque él me lo pide y esta acá a mi lado. Su nombre… Beto y como ya sabrán es mi tío, lejanísimo, pero mi tio al fin no?.

Nuestra historia comienza con la atracción que comencé a sentir por él debido a las llamadas, notas, mails y regalos que él me hizo durante más de cinco años, siempre me pareció que tenían una doble intención, pero como ambos vivimos en dos ciudades distintas, nos veíamos máximo un par de veces por año, siempre familia de por medio pero nunca perdía la oportunidad de alagarme y sacar un rato para estar a solas conmigo, momentos en los que me hacía sentir única y especial, nunca una  palabra o un gesto por demás, y como se dice… astutamente me fue enredando en su telaraña.

Puntos en contra… hace tiempo ya que él esta casado y me lleva 10 años en edad. Se mantiene en buen estado físico, apuesto y siempre esta vestido para la ocasión, es abogado y tiene cada comentario que me vuelve loca. Yo, soy morena, acabando la universidad, y gracias a que practico volleyball desde mis ocho años, tengo un cuerpo muy bien formado, pechos medianos, piernas largas y una cola redondita y firme, llevo el cabello largo y rizado. Como él me lo dice… soy un bombón. Vivo sola en un dormitorio de universitarios, pues también estudio en una ciudad distinta a la que vive mi familia.

Un día me llama, cariñosamente siempre me dice princesa, y me indica que el viernes salía para acá por temas de trabajo y que si no me molestaba, queria quedarse conmigo el fin de semana, como ya alguna vez lo habia hecho. Yo encantadisimia le dije que si, que se podia quedar conmigo y que ese fin de semana sería sólo para él luego de salir de mis clases. Era aparentemente una inocente visita más, pero por fin íbamos a estar juntos solos los dos.

El sábado llegó súper temprano a mi habitación, me pescó en pijama, nos abrazamos mucho rato y casi por inercia nos tendimos en la cama, le dije que me tenia que cambiar para salir y si se podia dar la vuelta, me dijo que no, que queria verme y se mató de risa. Acabó tapándose con la almohada mientras me cambiaba de ropa. Él tenia que hacer cosas de su trabajo en la mañana, asi que quedamos para almorzar juntos. Pasamos toda la tarde paseando tomados de la mano, abrazados como si fueramos enamorados.

Ya al caer la noche no fuimos a un mirador que se llama “la recoleta” desde donde se ve toda la ciudad y es lugar ideal para las parejitas. Como hacia un poco de frio le pedí que abrazara. Me tomo por la cintura y me recostó contra su cuerpo y mientras me hablaba comenzó a besarme delicadamente el cuello. Le pregunté que qué hacía y me dijo lo siguiente: vengo a cobrar lo que me debes y a pagarte lo que te debo. Me dejo helada, pasa que por telefono jugabamos a que quien llamaba era acreedor de 1000 besos. En cuentas estabamos bastante parejos, pero nunca me imaginé que realmente algún día podrìa cobrarme esos besos. Yo lo deseaba, pero hasta ese dìa lo veia imposible.

La sensación de sus besos era tan deliciosa que lo dejé seguir y cuando ya no pude más, me di media vuelta y lo besé en la boca. Nuestros labios se encontraron en un juego delicioso de ansias, deseo y placer, nunca me habìan besado así, me dejaba super húmeda arriba …. y abajo. Estuvimos así mucho rato y cuando pudimos separarnos me dijo: Karo no sabes cuando querìa estar asi contigo, no quiero jugar, de verdad me gustas mucho y sabré respetar lo que tu me digas. Yo solo queria quedarme asi para siempre, lo volví a besar y esta vez guié sus manos a mi cola, el mensaje más claro no podía ser. Él por supuesto no desaprovecho y me masajeó la cola con mucha habilidad, a la vez pude sentir contra mi vientre un tremendo bulto en sus pantalones, que incluso saltaba y parecia querer salirse.

Les confieso algo?…. yo era virgen. Habia tenido novios, pero nunca había pasado nada más alla de una manoseada mutua, me daba miedo, pero ese día, con mi tio, no sentía ningun miedo, todo lo contrario lo deseaba, que me tocara, me besara, que me hiciera suya. Se que es una locura, pero al ser tan prohibido, mis ganas eran una ebullición de hormonas y calor.

Nos tranquilizamos un poco y sólo me tomó de la mano y nos dirigimos a la salida. Me subio a un taxi y nos fuimos directo a mi habitación. Ni bien cerramos la puerta nos fuimos directo a la cama, mientras me besaba como loco, exploraba mi cuerpo sobre la ropa y delicadamente me la iba quitando. Los tenis, mi deportivo, el jumper, la polera; me dejò únicamente con ropa interior, que ese día era muy bonita por cierto, un conjunto color blanco con la tanguita tipo hilo dental.

Él se quedo un rato contemplado mi cuerpo, se notaba el deseo en sus ojos, sabia que tenerme asi no era correcto pero de cualquier manera ansiaba tenerme toda dispuesta para lo que me pidiese. Me dijo que le desabrochara el cinturòn mientras se quitaba la camisa, y un rato después, el estaba solo con boxer, a mi lado pude sentir su calor  y el simple contacto con su piel me alteraba. Cuidadosamente mientras me besaba el cuello procediò a desabrocharme el bra, en mi cabeza yo me negaba a que siguiera, pero no podìa emitir ninguna palabra, me tomó ambos pechos con sus manos, los amasó y me dejò durísimos los pezones con un masaje con sus dedos pulgar e índice. Un instante despuès sólo pude sentir sus labios en mi pezón derecho y más un rato en el izquierdo, como nunca me habían hecho eso, apenas alcance a ahogar un gemido, mi cuerpo estaba hirviendo.

Sentí sus manos en mis caderas y continuó con mi cola, jugaba como niño con la tela de mi tanga, la estiraba y hacìa que se meta entre mis nalgas e incluso llegó a provocarme algún dolor, y como era de suponerse no tardó mucho en llegar a mi clítoris que ya estaba humedísimo. Instintivamente cerré mis piernas y solo ahi pude detenerlo, le pedí que parara un momento, claro, tuve que confesarle apenada que era mi primera vez pero que deseaba que fuera con él, le dije que lo amaba y que no me dejara nunca, le pedi casi en lagrìmas y temblando que me hiciera suya.

Me respondió, “princesa yo te voy a cuidar, y te voy a enseñar a volar, me gustas, me vuelves loco, ahora serás mi mujer”. De un hábil movimiento me sacó la tanguita, me separó las piernas y hundió su cabeza en medio de ellas, besando mis muslos primero y luego atacó directamente mi clítoris con su lengua, me hizo vibrar todo el cuerpo, una sensación de placer indescriptible me dejó inmóvil. Delicadamente con sus dedos separó mis labios vaginales y se divirtió como quiso con mi conchita, mientras por supuesto jugaba con mis pechos y mis nalgas alternadamente. Ahí lo sentí, mi primer orgasmo, mi cuerpo hervía y temblaba, le agarré la cabeza y ahogué un grito que se convirtió en un exalación profundisima, mi vista se nublo a causa del placer y como me lo había prometido comencé a volar.

Él notó mi estado, me dejo descansar pero no paró de besarme, cuando logre calmarme estirò mi mano y me hizo agarrarle el pene, estaba super duro y era muy gordo, me enseño a acariciarlo de modo que lo masturbara, y con la otra mano me hizo masajearle los testiculos. Se arrodilló en la cama y me dejó tocar todo su cuerpo mientras nos besábamos apasionadamente, pero en verdad, no podia soltar ese pene hermoso y caliente, que mientras más frotaba más duro se ponía, hasta que me llegó el momento, pues delicadamente me hecho en la cama y me separó las piernas.

Me dijo “princesa, tranquilita, del resto me encargo yo”.Se colocó sobre mi, me pidió que lo abrazara y acomodó la cabeza de la verga a la entrada de mi conchita, de un golpe certero me la metió toda, yo no podia ni respirar, el dolor inicial me bloqueó. Se quedo quieto y me dijo “vamos a esperar a que te acostumbres”, todo era silencio, no me podia mover, lo sentí todo dentro mio y que me partían en dos. Paso un rato y comenzó el mete y saca, muy dulce y con mucho cariño fue aumentado la velocidad de sus embestidas, apoyó sus manos en la cama y separandose un poco me cogió deliciosamente, ya no sentía dolor, solo gozo y mucho mucho calor. Manteniéndome penetrada, se separó mas y acomodó mi pierna izquierda en su hombro, ya cómodo me dio duro y parejo por mucho rato, alternadamente cambiaba de pierna, pero como mi conchita esta mojadísima no tenia problemas en continuar su tarea.

Me la sacó y se hechó en la cama a mi lado y mientras nos besabamos me hizo acomodarme sobre él con las piernas separadas y pude sentir su pene buscando mi cueva, me la metió de un golpe directo y me sujeto por las caderas, me pidió que subiera y bajarla sin sacarla toda, cosa que hice y disfrute muchisimo, ya que me habia acostumbrado me pidio intentar lo siguiente: arriba-atras-desliza-adelante, que al provocar mayor roce entre nuestros cuerpos me provocó un orgasmo explosivo, mi cuerpo se agitaba automáticamente, no me podia controlar, mis gemidos se volvieron gritos y quedé semidesvanecida por el placer, dejé de sentir y me tumbé sobre él.

Cuando recobre la conciencia, estaba en cuatro, con la cola en pompa y él detrás jugando dándome nalgadas y cosa rara no me provocaba dolor sino mucho gusto. Ya algo recobrada, la verdad me dió un poco de risa estar en esa posición, él me dijo si ya estaba lista para continuar, le dije que si y solo senti ser penetrada nuevamente. Me sujeto por la cintura e iba variando la velocidad de sus embestidas, suspiraba, gemía y seguía con las nalgadas, un buen rato la sacaba toda y me la metia hasta el fondo, yo no podía ni respirar y menos moverme, el placer era tan intolerable que comencé a llorar pero eso a él no le importó y siguío dandome duro y parejo. Me hizo doblar la espalda para poder acariciarme los pechos mientras nuestras lenguas se buscaban para lamerse mutuamente, me apretó los pezones que estaban durisimos y se quedó jugando con el izquierdo mientras que con su otra mano alcanzó el lugar donde su pene y mi conchita se unían masajeando mi clitoris. Esa triple estimulación me hizo gritar y tuve otro orgasmo, mas intenso que los anteriores.

El peso de su cuerpo me venció y caimos sobre la cama, pero duro pene seguia dentro mio, me levanto un poco la cola y muy despacio continuó el mete saca, se notaba que estaba cansado pero aun no habia acabado, habiamos traspirado tanto que practicamente nuestros cuerpos se pegaron, me queria quedar asi toda la vida, inseparables, agotados y rendidos a nosotros mismos. Descansamos un buen rato, pero su pene no dejaba de estar duro,me lo sacó y dandome la vuelta se puso sobre mi y lo colocó a la altura de mi boca, instintivamente la abrí y con la lengua lami su glande y lo que pudo meter, le mamé esa deliciosa verga que tan feliz me habia hecho y solo la sacaba para tomar un poco de aire y continuar con mi tarea, era una barra de carne dura y caliente.

Me separó las piernas y en pose misionero me la volvió a meter, nos besamos super húmedo, nos mordíamos los labios, sentía la verga de mi tio en el fondo de mi concha, aceleró sus embestidas y en el instante preciso en que nuestras miradas se cruzaron le pedí, le supliqué que acabara dentro, ya me había hecho su mujer y tenia que dejarme su huella. No esperó mucho, de pronto sentí su semen caliente inundando mi cuerpo, él había cerrado los ojos y parecía que un esfuerzo final por fin acababa lo que comenzó.

Se tumbó sobre mi y nos quedamos en silencio mucho rato, el sufieciente para poner mis ideas en claro, yo había querido y buscado todo lo que pasó sin pena y con mucho orgullo, mi primera vez fue con el hombre que yo deseaba. Nos quedamos dormidos.

Ya mas tarde en la noche nos fuimos a comer, luego nos encontramos con unas compañeras y fuimos a bailar, cuando volvimos a mi cuarto, volvimos a hacer el amor, pero ya era más natural, simplemente nos desvestimos, nos besamos y la cama, se me quitó toda la vergüenza y disfrute como loca, solo que esta vez acabó en mi pechos y me dejó probar su deliciosa lechita directo en mi boca.

El domingo al medio día él se subió al avión y no nos vimos como en cuatro meses, hablamos mucho por telefono, me mando regalos muy lindos y para mi cumple me mandó un vestido precioso y dentro la caja había un juego de lenceria muy sexy. A las dos semanas llegó, pero esta vez nos fuimos a un hotel y nos registramos como pareja, yo traía puesta la lencería que les comenté, los demás ya se lo imaginarán, hicimos el amor toda la tarde y cuando desperté, en su laptop, me puse a escribir esta historia. No se como seguiremos, sólo se que lo amo y el a mi.

Karo.

Mi primer hombre. Mi primera experiencia como una dama

Jueves, septiembre 29th, 2011

Hola soy un chico de 24, años les voy a relatar como lleve a cabo mi fantasia de sentirme mujer al tener un hombre de verdad hace un mes. Me hago llamar maki y lo que me pasó fue hermoso. Siempre tuve inclinación por las cosas femeninas, vestirme de mujer, caminar como mujer, incluso hacer pipi como una mujer. Pero me veía al espejo y me daba cuenta q esto no podía ser posible. Debido a mi sexo, en cierta época del año he experimentado una calentura tremenda en la cual me siento toda una mujer por las noches, y estoy pensando en sexo a cada minuto. Incluso mi pene no tiene erecciones, esta tan pequeño y flácido que me lo pego hacia atrás y permanece ahí durante todo el dia, no sé a q se deba pero en fin, es rico.

Pues todo sucedió en la ciudad de Uruapan, mich. vivi un tiempo a la salida de la ciudad debido a mi trabajo de remodelaciones, soy interiorista. Pues aprovechaba mi tiempo después del trabajo para darme un baño y vestirme de niña, de hecho ya había comprado un babydoll con el que dormia, y me metia mis deditos en mi ano, me masturbaba cada noche y como era una casa alejada de vecinos, no se oian mis gritos y gemidos q daba, en fin. Un diaviernes  llego un vecino a la casa de al lado la cual se encontraba vacia, vi que llego en una camioneta muy vistosa y el era alto y fornido, con cuerpo atlético como si fuera militar.

Y yo me encontraba regando el patio de mi casa cuando se acercó a preguntarme si le prestaba un fierro para romper el candado debido a que solo traía las llaves de las puertas mas no del candado a lo q accedi y le preste la herramienta, incluso le ayude, él era muy sociable y mal hablado decía groserías, y por fin pudimos botar el candado. Me dijo q si quería pasar a tomar unos tragos a lo que le dije q si, pues traía unas botellas de vino, cervezas,  botanas, y comida en general. Estuvimos platicando bastante rato y ya con las copas me conto que el estaba escondiéndose de la policía me dijo que lo querían involucrar en un delito que el no cometio y pensé en que me estoy metiendo.

Entre tantas cosas que platicamos yo le platique que me sentía capaz de desarrollar cualquier tipo de trabajo, que aprendia rápido y si fuera por ganar dinero  haría cualquier cosa que alguien mas no pudiera. En eso  me pregunto q si incluso podría hacer el trabajo de una mujer, de una esposa;la pregunta me cayo de sorpresa, pues no sabia que decir, yo me sentía heterosexual ante la sociedad.asi que le respondi q si fuera por dinero si lo haría, por una buena suma. Y me dijo ahh si, por cuanto? Y pues le respondi, unos 100 mil pesos. Y me dijo q era mucho que eso seria un caso imposible.  En eso fue por una maleta y saco una bolsa con billetes de 100 y de 200 pesos y los arrojo sobre la mesa de la sala. Y me dijo son 30 mil  quiero ver que tipo de trabajo realizas si te animas es tuyo. Yo de inmediato pensé, es una broma? Pero también pensé en que me estoy metiendo?? Y me dijo puedes hacerlo ¿? Yo no sabia que decir todo era tan rápido, me daba mucho miedo, el color de mi cara cambio me sentía pálido y frio. Me dijo quiero probar si en verdad eres bueno en tu trabajo como presumes, quiero tenerte como mi mujer por las noches. Quiero que me de verdad me hagas creer que tengo a una mujer en mi cama. Yo me sentía acorralada, y pensé, que lo viera como un negocio y a la ves como cumplir mi fantasia, de saber que se siente ser penetrada por un hombre de verdad, no por un pene de plástico. Asi que le dije que aceptaba pero que debía prepararme, mental y físicamente que me diera tiempo de comprar ropa, atuendos, maquillaje, en fin con la excusa que necesitaba preparar mi cuerpo ya que nunca lo había hecho, pues el no sabia que mi culito ya había sido penetrado por mis dedos y  unos consoladores. Asi que me dio 5 mil pesos para que comprara lo necesario y de inmediato fui a comprar tanguitas, licras, una peluca, uñas postizas, maquillaje, condones, lubricante, etc. Tuve que llevar a una chica que conoci en la calle con el pretexto de que no pensaran que era para mi. Llegue a mi casa y le dije que seria el diasabado por la noche después de las 8 en mi casa. Entonces empece a prepararme, me hice un lavado intestinal para cerciorarme que no le diera asco meter su lengua en mi culito, me puse uñas, y las pinte de un color rosita, me depile totalmente, las piernas, las axilas el ombligo, el ano, toditita. Me puse una crema con olor a rosas, me maquille muy natural, pinte mis labios, mis pestañas, todo mi cuerpo lo frote con maquillaje en polvo perfumado, coloque mi peluca. Y empece a vestime, me puse una tanguita color rosa, un bra del mismo color, un vestido negro con tirantes, el cual hacia lucir mi cuerpo muy femenino, debo decir que mido 1.70 y delgado, mis nalgas están paraditas como las de una chica y tengo senos a pesar de ser hombre, es algo que no me gustaba q se burlaban de mi cuando era chico, asi que rocie mi cuerpo con perfume. Me vi al espejo y lucia como toda una chica, me veía de lado y paraba la cola y el vestido hacia ver mi cuerpo con curvas femeninas, la peluca me ayudaba muchissimo estaba wow, ni yo me la creía. Cuando de pronto escuche que alguien tocaba la puerta, me puse super nerviosa, tenia miedo me sentía palida, pero a la ves excitada porque sentiría lo que es un pene de verdad, asi que tome valor y abri la puerta, el estaba muy presentable, muy guapo, bien rasurado, y olia muy rico, cuando me vio no lo podía creer, me dijo “te ves buenissima” y eso ayudo para sentirme mas segura. Y le dije” hola miamor” con la voz mas dulce que pude y el se rió y me dijo de verdad que te tomas muy en serio tu trabajo. Entonces yo me di la media vuelta y me contoneaba camino a la sala y voltee de reojo y veía como clavaba su mirada fijamente en mis nalgas y yo me sentía una perra, que lo tenia en  mis manos y trataba de sacar mas las nalgas. Le ofreci sentarse en la sala, mientras yo regresé a asegurar la puerta con llave pues no podía darme el lujo de que alguien me viera. Me dijo toma el dinero y puse la maletita en la mesa de centro dándole mi espalda para supuestamente contar el dinero, pero mi intención era enseñarle mi cola, y asi fue, de inmediato me jalo hacia él y me dijo “la vamos a pasar muy bien chiquita” mientras manoseaba mi cuerpo, eso de inmediato me prendió y a la ves me resisti, pues nunca lo había vivido como toda una mujer. Y le dije que mi nombre era maki.así que guarde el dinero en un mueble y de regreso lo vi fijamente a los ojos acercándome hacia el, estaba supernerviosa pero a la ves excitadissima por no saber lo que podría pasar. Y me sente frente a el dándole un beso muy tierno en los labios tomando suavemente su lengua con la mia, y a la ves con mi cadera contoneándome contra su pene, que ya se sentía durissimo, el no perdia tiempo. Manoseaba delicadamente mis senos y bajaba la mano hasta mis caderas metiendo sus dedos entre mis nalgas, yo me sentía feliz, y me dije a mi misma tienes que disfrutarlo y hacerte a la idea q eres una mujer,  y asi fue alzaba mi cabeza hacia el techo dejando mi cuello vulnerable a sus besos, era increíble, me tomaba entre sus brazos firmemente, con pasión. Provocando en él lo que una mujer puede provocar, calentura a mil, mi ano empezó a lubricar o algo asiempece a sentir como que se dilataba, como q se ponía jugoso. Le pedi que fueramos al cuarto, a la cama y una ves ahí le dije que se recostara. Entonces me monte en él y empece a desabrochar su pantalón, tocaba su bulto por encima del pantalón mientras lo hacia. Se ponía grueso, carnoso.

Le bajé el bóxer y salio ese pedazo de carne rosado en su capullo, lo olí me parecioexquisito, y por instinto empece a saborear, lo empece a chupar suavemente, pasando mi lengua alrededor de el, mientras lo pelaba sentía que me miraba, lo empece a chupar y entrecerraba los ojos de pasión, no sabia lo que estaba haciendo solo me dejaba llevar, solo le veía la cara a mi hombre y sabia que no lo podía defraudar, él estaba mirando el techo, relajado, acariciando mi cabeza, mi pelo, de repente me miraba como si no pudiera creer lo que estaba viendo y sintiendo. Le quite su ropa y me monte de espaldas a él y el de inmediato empezó a acariciar mi cuello, besándolo, haciendo mi pelo a un lado, mordisqueando mi oreja, diciéndome cosas obscenas como “vas a ser mi putita” “este culito es mio” la piel se me erizabame bajo el vestido, me quitó el brassier, me empujó hacia adelante, haciéndome recostar boca abajo, sacando el vestido dejándome solo la tanga color rosita, las luces del cuarto eran velas pequeñas que apenas iluminaban nuestros cuerpos, llenos de pasión, empezó a besarme todo el cuerpo, a pasarme su lengua en cada parte de mi piel, cuando bajaba por mi espalda, la sensación era tal que mi cadera se elevaba como guiandolo hacia mi culo, mi agujero se apretaba, se abria y  cerraba incosncientemente, como pidiendo a gritos ser penetrado, pero él era todo un caballero, cuando alzaba mis caderas el tomo mi tanga y tomándome del abdomen bajo me jalo hacia atrás, poniéndome yo en automatico  con la cola parada dejando que me quitara la tanga, y mi cabeza y mis brazos reposados contra la cama, el de inmediato lo olia, y acariciaba mis nalgas suavemente, metiendo su lengua entre ellas, y fue una sensación maravillosa, lo que siempre esperé, primero pasó su lengua áspera suavemente y luego arremetió en círculos dándome un placer q nunca había sentido, mi cuerpo se retorcia del placer q estaba sintiendo en ese momento, luego empezó a empujar su lengua contra mi ano lubricandolo con su saliva, me apretaba las nalgas, mi pene aun estaba flácido, pero bien lubricado, escurria un liquidopre seminal, era delicioso sentirlo y me lo jalaba rápidamente como para masturbarlo, le pedi que me inyectara dos jeringas de lubricante en gel que yo ya tenia preparadas en el buro de la cama y me las introdujo sin ningún problema pues mi ano ya estaba dilatado y me las exprimio dentro de mi, se sentía rico pero a la ves frio en mi interior, una ves inyectadas como pude me di la vuelta y le dije que yo se lo haría primero, asi que me asegure de ponerle el condón, no sin antes darle unas buenas mamadas poniendo ese rico pene durissimo al extremo a tal grado que me puse calientissima, su pene  era muy grande, como de unos 18 cm  estaba grueso, rico, me apoye en sus hombros para sentarme en ese pedazo de carne, él estaba  recargado contra la cabecera de la cama solo  veía como me preparaba para ensartarme esa verga parada en mi rico culo  bien lubricado así q mientras tomaba su pene por atrás de mis nalgas con el fin de insertármelo, le cerré el prepucio con el condón puesto y me lo introduje sintiendo una sensación de miedo, al pensar q me dolería, y asi fue, una ves que entró la mitad, me dolio un poco pero cada ves que bajaba mas también se sentía rico a la ves asi que el me tomo de las caderas y me empujo contra él, con tal fuerza que me lo introdujo todo mientras su boca chupaba uno de mis senos al sentir eso mi cuerpo reacciono abriendo por completo mi ano, ahhhhh exclamé, y él al chuparme las tetas empezó a agarrarme con fuerza apretando mis nalgas, yo lo tomaba de la cabeza con mis codos flexionados contra su pecho, como había visto que las mujeres lo hacían en las películas porno, cerre los ojos y solo escuchaba el susurro en mi oreja que me decía “que rico culito tienes mi amor” no sé como lo hice pero mi cola y mi cadera empezaban a contonearse como si fuera el de una mujer de verdad, instintivamente mi cuerpo se movia al compás de los movimientos eróticos,  mis ojos se cerraban en automatico, como si tuviera sueño pero la sensación de ser penetrada,  era exquisita, mi culo dilatado resbalaba con toda facilidad por ese enorme pene,   asi duramos un buen rato hasta que se me cansaron las rodillas y le dije que me diera de perrito, él rápidamente me dio placer por el culo como si se tratara de una ramera, estaba en cuatro patas volteándolo  a ver como me lo meteria, lo veía exitado, caliente igual que yo, ese pedazo de carne volvió a entrar dentro de mi, mientras lo volteaba a ver a los ojos se ponía mas violento como si lo excitara q lo regresara a ver, empezó cada empujon siguiendo su ritmo acelerado, apretando mis nalgas y en ocasiones mis pezones, dándome unas  nalgadas, y diciéndome “asi te gusta puta”?? “asiesta bien que te coja perrita”?? yo solo le decía que “siiii papito” con una voz dulce y cansada, alargando el final en cada oración, asi estuvimos por largo rato mi cabeza y mis codos reposaban contra el colchón, me sentía tan caliente, roja de la cara, pero la sensación esa muy especial, me sentía “su puta al fin” me sentía una perra en celo, dejando que mi hombre se diera gusto con mis nalgas, de repente me levante y le dije sin pensarlo, solo por instinto “dame asipapiiito, dame bien rico miamor” y regresándolo a ver con mis ojos entrecerrados el arremetio contra mi culo bien dilatado apretándome las nalgas con pasión y me masajeaba con las yemas de los dedos pulgares el interior de mis nalgas, era rico sentir eso, me tomo de las manos yme jaló hacia atrás dejando mis tetas al aire y cogiéndome con una desesperación, eso me puso a mil y mi pene se puso durísimo sintiendo un gran orgasmo y griteee” me vengo , me vengo mi amor, ahhhhh” y explote como nunca y al hacerlo mi ano se apretaba en cada eyaculada que daba haciéndolo eyacular a él después de mi, sentí caliente en mi interior, sentí riquisssimo, dejándome caer en la cama y el encima mío jadeando en mi espalda, me sentía toda una mujer, pero a la ves sentía una sensación de culpa por lo que había hecho, pero pensé que era por el dinero,  paso un ratito mientras me saco su pene junto con el condon, sacándolo flácido, cansado, me paré rápidamente y le saque el condon, y le dije con voz tierna, con voz de niña, me dejas probarlo? Y el solo dijo” date gusto preciosa” de inmediato empecé a probar su leche, sabia algo extraño pero era rico se perdia entre mis labios, mi lengua y mi saliva, asi estuve por un rato hasta que lo deje bien limpio, y de nuevo se le paró asi que no desaproveche la oportunidad y le dije que me volviera a coger le puse un nuevo condon y  se sentó en una silla y yo sobre él pero de espaldas dejando ver mis nalgas mi culo estaba super dilatado, y fui yo quien empezé a sentarme en ese rico pene lo hacia a mi ritmo y el lo hacia llegar hasta lo mas profundo cuando me apretaba de las caderas y me empujaba contra él, asi estuvimos un buen rato, me agache para detenerme con las manos poniéndome totalmente en “U” contra el piso viendo por debajo de mi como entraba y salía ese gran “pito” y el se incorporó de pie para seguir bombeándome. Era rico cada ves que me introducía ese pene. Había un banquito de madera y le dije q me diera ahí. Me senté de frente al respaldo de banco, le puse una sabana doblada para que no me lastimaran los bordes del asiento, dejando mis nalgas al descubierto, mi pene y mis testículos colgaban hacia él, ya bien aguaditos, mi pene flácido, y me recargue en el respaldo del banquito de madera poniendo a su servicio mi rico culito. El pene entro rápido y me penetro frenéticamente por un largo rato, mientras me mordía el hombro, la nuca, el cuello apretaba mis tetas, las piernas y otra ves me puso a mil de la calentura que sentía,  y volteaba mi cabeza hacia él para besarlo en la boca, mi espalda y caderas se arqueaba como jamas antes lo habían hecho sus testículos chocaban contra mis nalgas, era una sensasion desconocida, pero increíble¡¡¡ esta ves termino rápidamente como a los 15 minutos, pero  mientras lo hacia me masturbaba con tres dedos moviendo en círculos la cabeza de mi pene que de inmediato reacciono contra esas caricias de sus dedos y eyaculo a chorros en su mano, el me iba a embarrar mi semen en mi pierna pero le dije “no, no, no” y le tome la mano llevándolo a mi boca tomando con mi lengua ese rico semen el cual era mio.

Me dijo “te has ganado ese dinero putita” vales lo que cobras; solo me puse un bóxer cachetero muy chiquito para dormir metiéndolo entre mis nalgas y nos fuimos a recostar quedándonos dormidos, no sabíaque hora era, tal vez pasaba de la media noche. Me recosté boca abajo y el detrás mío. Pasaron unas horas y eran casi las 5 am cuando me paso su mano abrazándome y yo me acurruque tallando mis nalgas contra su pene, que de inmediato se puso duro nuevamente, así que empecé a frotar más ese pene entre mis nalgas, poniéndome a mil, esta vez fui yo quien se lo hizo, le puse el condón y me  inyecte otras dos jeringas en mi ano para lubricarlo, y lo cabalgue, jugaba con mis senos poniendo mis pezones en su boca, mientras me sentaba en ese pene, así estuve un buen rato, besándonos apasionadamente, nuestras lenguas se entrelazaban con la saliva bastante resbalosa, me puse tan caliente de nuevo que apoye mi pecho con el del él pasando mis brazos por debajo de sus hombros poniéndome como “chivito al precipicio” y solo dejando caer mi rico culo contra ese pene erguido, cada vezmás frenéticamente, tomándome de las nalgas y bajándome fuertemente contra él, mi culo estaba tan lubricado por el gel y el lubricante del condón que sentía riquísimo, después solo me apoye contra todo su cuerpo y frotaba mi culo en movimientos hacia adelante y hacia atrás, y el con una mano en mi cola y otra en mi cabeza me apretaba junto a él haciéndome que cada vez me esforzara más para apretarlo con mi culito, solo jadeaba de placer, con los ojos cerrados todo oscuro, solo nuestros gemidos en aquella habitación , mi pene entre su abdomen y el mío de tanto frotarse con mi liquido pre seminal me corrí en su abdomen,  teniendo un gran orgasmo, y él se empujaba con sus pies como impulsándose para penetrarme cada vez que yo lo embestía con mi rico culo jugoso corriéndose dentro mío por tercera ocasión en esa noche. Alcanzaba a sentir su leche caliente atrapado en ese preservativo, solo  sentíamos nuestros cuerpos acalambrados por el orgasmo que acabábamos de tener los dos, y él sintiendo las contracciones de mi culo apretando su pene todavía erecto, fue genial, estaba tan cansada que solo bebí todo mi semen q estaba en su abdomen sin sacarme su pene de mi culo, era rico sentirlo ahí dentro mío, él se fue al baño y yo nuevamente me volví a dormir poniéndome solo el vestido. Al día siguiente me desperté casi a las 2 de la tarde, él se encontraba lavando su camioneta, me metí a bañar, me cambie y arregle de nuevo y pasamos ese día teniendo sexo, los dos como una pareja de recién cansados pero eso se los contaré en otra ocasión..

Espero les haya gustado mi experiencia,  que por primera ves me sentí plena como toda una mujer. Les dejo mi correo por si quieren enviar sus comentarios.  chivizpanzon@yahoo.com