Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Unos meses después, el regreso “del curandero”

Me había amenazado que si comía muchas golosina antes de su regreso me tendría que hacer enemas para adultos con esa gran cánula, yo muy obediente no comí ninguna, me masajeaba mis tetas en todas mis duchas y me metía pedacitos de jabón en el culo para estar lista cuando el volviese, a su regreso ya estábamos en verano yo con una linda camisa blanca el entró me beso en la frente y me miró a los ojos dijo “bien jovencita te mereces este chupetín”, yo inocente lo agarre y de inmediato me lo metí a la boca era de los largos, cuando terminé el ya había comentado a mi mamá que solo me haría unos baños, “jovencita prepra la bañera, ponte una bombacha y corpiño o remera que ya estas desarrollada”.

Mamá en esos meses noto una mejoría en mi salud y accedió a todo, cuando salí a prepara todo me mojé entrepiernas, el muy cauteloso me pidió que me entre a la bañera y dijo “jovencita ya no eres más, ahora tu solita debes hacerlo” y me dío el jabon para que me lo pasase por mi cuerpo, al terminar yo el hizo un no con su cabeza y dijo “el de atrás también se limpia o prefieres una enema, yo abrí mis piernas y me lo lavé muy bien corriéndome la bombacha para que lo viera, como estábamos solo porque mamá fue a preparar el toallon caliente, y dijo “bien muy bien ahora lávate el cabello, eso levanta los brazos en alto que aún falta que te crezcan más las tetas, cuando regresó me envolvío como cigarro, me sacó la bombacha y el corpiño sin rozar parte alguna, era otro hombre o yo otra mujer… no entendía mucho, me hizo ir caminado despacio a la cama, me acosté y me pidió que me tapara con las frazas, mientras pedía a mamá una compota de pera, se reclinó me miró a los ojos y me dijo “serás una buena amante con el que elijas yo ya soy mayorcito para vos. se dio cuenta todo ese día que yo deseaba entregarme a sus manos… que hombre aquel que dejó mi culo marcado para siempre.

Al día sigiuente nuevamente la ducha el viendo me como me limpiaba mis partes intimas, me envolvío en la tolla,me sacó la bombacha y la remera, me hizo unos masajes sin tocarme parte alguna, solo me decía que el culo había que limpiarlo tanto como los dientes, que el masaje en mi concha y mis tetas harían de mi una hermosa mujer y que con mis ojos conquistaría el universo… que gran sabio, como me mojaba y mis pezones se ponían duros, también dijo que tendría que visitar una depiladora para que me dejara el monte de venus mas hermoso.

Años más tardes volvío a casa con un discípulo a quien mietras compartíamos unas compotas de pera con mamá, le contó todo el tratamiento de desintoxicación, yo me ruboreaba cuando comentaba lo de las enemas, cuando de repente me miró a los ojos y comentó que no había estado haciendo bien mis tareas y que estaba intoxicada nuevament. , yo me sonreí dando una aceptación y mamá solo se quejó diciendo es que a que adolescente nadie le quita las hamburguesas y los panchos, “el curandero” comentó que si estaba de paso que no tendría tiempo para hacer buen tratamiento y que lo mejor sería que en algunas vacaciones nos fuéramos para su pueblo.

Después de esa conversación yo me moje, me quedé con ganas de ir tras esos dos hombres y entregarme toda, claro que tuve que esperar unos meses hasta que mamá sola se convencío y partimos los tres a su pueblo, como yo ya era más grande y confiaban en que si existiera alguna mala intencíon o sobrepasada se los haría saber, me dejaron sola en su gabinete al cual acudí durante 5 días seguidos mientras mis padres dormían, se relajaban y disfrutaban el paisaje,yo me sometí a los enemas, masajes y desvisrigiminetos…

SIIIIIIIIIIIIIIi solo quería que me desvirgara quien me había hecho sentir mi primer orgasmo y fue entonces que yo entré a su gabinete, me senté y le dijo ahora soy mayor y quiero que me desintoxiques y me hagas feliz, el me besó en la frente me dío una bata y me dijo que mientras esté en ese santuario debía usar eso,

Comenzamos baños intensos, enemas con la ducha teléfono y masajes en la tetas, al otro día preparó una enema jarra pero excitante y me introdujo suavemente una pera bien lubricada en mi concha y me unto con un barro la tetas – por primera vez sentía ser mujer – , al otro día me dio una enema vaginal, que sensación, que orgasmo y me unto con aceite todo el cuerpo y el último día con el culo me sorprendió me metío una canúla tan ancha que me dejó caminado mal, pero nuca me lastimo y me metió unas bolitas en mi concha, me hizo vestir y me dijo “que no las expulsara hasta la mañana siguiente. que sensación caminar con eso adentro que grande “mi curandero”.

Al otro día cuando volví a contarle como me había sentido toda la noche con mis agujeros, “mi curandero” no estaba, estaba el discípulo y dijo “entra el maestro no está, cámbiate, súbete a la camilla que ya regreso”, cuando entró traía un ambo de los que usan los médicos en el quirófano, se unto las manos, me desató los nudos y sacó mi bata, quedé desnuda por primera vez ante “el discípulo” me untó por todo mi cuerpo hasta penetrar sus 3 dedos en mi concha y otros 2 en mi culo, me me tío su pija en mi garganta y tomé su licor seminal que fortalecería mi cuerpo y espíritu, después me hizo una enema de jarra en el culo y una de pera y yogurt en la concha, que día tan largo, luego de desagotar todo, me dormí en su regaso, con su pija entre mis manos, y cuando desperté tenía frente mí a “mi curandero con el mismo ambó, quien me dío un chirlo me puso en la camilla y me penetró con su gran pija en el culo, dejando libre mi concha para su discípulo” este hubiera sido el mejor final para mi tratamiento, lastima que nunca me penetraron, lo que paso ese día fué muy distinto junto a mis padres y mi concha y culo en flor fuimos a despedirnos y pagaron por el tratamiento de desintoxicación.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*