Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi 2do día con “el curandero”

Este es uno de los mejores de enemas recibidas, a la mañana todo trascurrió como el día anterior, bañera con yodo, masajes y roces en mis tetas y unas gran masajeada por mi espalda hasta mi culo, a mi ya me empezaban a gustar esos masajes de aquel extraño hombre, quien conversaba con mis padres refiriéndose a mi como una niña con una gran intoxicación y que el liberaría para que seá feliz, después del baño y hecha un cigarro a la cama, le pidió a mi madre mi consomé, quien muy a prisa se dirigió a la cocina a terminar de preparar, nos quedamos otros minutos solo en mi cuarto, me desenvolvió de las toalla, me secó pasando sus dedos entre mis pezones y entrepiernas, me aconsejó que siempre seque muy bien entre mis labios y mi culo para evitar hongos, me volvió a envolver y cuando mamá entró todo parecía igual, el me reclinó sobre unas almohadas mi cabeza y comenzó a darme cuchara a cuchara el consomé, primero dijo que estaba muy caliente y lo soplaba muy cerca de mi boca para no quemarme, mi madre solo veía un hombre tierno atendía a su hija, después me arropó con fradas y a dormir, estaba bien relajada por lo que el sueño llegó rápido.

Sorpresa fue cuando desperté, con el termómetro en el culo, pero esta vez mi mamá, yo me sobresalté y el dijo en su castellano raro “niña no te asustes esta todo bien, evacuaste hoy” no respondí con mi cabeza, bien doña prepare para una nueva enema, cuando mamá se retiró me sacó el termómetro de su manera rara, haciendo presión con algunos dedos y dando vuelta de derecha a izquierda con movimientos suaves pero bine precisos, anoto en su cuaderno mientras yo permanecía con el culo al aire, saco de su maletero una cánula más grande que la de mamá y la puso sobre la cama junto al aceite, yo cerré todos mis agujeros y cuando mamá apareció el le comentó que hoy haría lago distinto, me puso en 4 patas con el culo levantado, las almohadas en mi vientre y le pidió a mamá que se siente sosteniendo mi cabeza y que me acaricie el cabello, yo me asuste un montón, el mojó su dedo en aceite y comenzó a hacerme los masajes mientras hablaba con mamá de los beneficios de algunas frutas y verduras de repente recibí algo finito, que impulsó agua en mi culo y reconocí que se trataba de la pera más chiquita, pero esta vez me puso 3 con pausas en distintas posiciones y me masajeba el vientre desde abajo explicándole a mamá que debía ejercer presión y que esa es una cánulas que se usa para jarra la tenía en su mano – o se a la bien grande – , nuevamente sentí que retiraba la pera a su manera, me puso la toalla y me sujetó ambas nalgas y comentó que debía retenerla por un buen rato, en eso le pidió a mi mama que preparada la manzanilla para el lavado posterior a mi deposición. – todo un maestro en el arte de hacerme asustar y borrar a mi madre para quedarse solo masajenado mis nalgas y mi vientre – y cuando me dio ganas me dijo que lo retenga mientras me rozaba con su brazo mi concha, que sensación nueva para mí, me levantó y me puso una camisa que había solicitado a mi madre despacio uno a uno cerraba cada boton me tapó con la toalla y me dio un golpe en la nalga diciendo “vaya niña a desagotar sus mierdas”, cuando volvió mamá entro con la manzanilla y el quiso probar la temperatura, y se quedo en el baño mientras mamá me limpiaba mis zonas, cuando de repente abrió la ducha y cuando la temperatura estaba ideal pido a mi mamá que me entrara en la bañera y que no me sacara la camisa, ella se quedo todo el tiempo sentada sobre la tapa del inodoro mientras el me pasaba un jabón de oliva entre las piernas, nalgas y culo cerrado, yo ya no quería saber nada, cuando comentó a mamá que mis deposiciones eran pocas y que de continuar así debería hacerme otra enema a la noche, le pidió que trajera una toalla grande calentada con la plancha y mamá otra vez nos dejó solo, lo que aprovecho para abrirme de piernas e introducir su dedo en el culo y decirme “ábrete bien si no quieres la cánula grande, solo es mi dedo meñique con un trozo de jabón que dejaré adentro para que te lave bien, que hasta no logre la limpieza total no podría comer golosinas”, y entró mamá “el curandero” me sacó de la bañera, puso la tolla en mis hombros y comenzo a desabotonarme la camisa suavemente- siempre mirando a mamá mietras hablaba de que seguro a la noche repetiría la enama”, que excitación corrió por mi cuerpo con el culo fruncido con el jabón para que no se escapara y sus manos sobre mi pecho me moje, me envolvío hecha un cigarro y de vuelta a la cama, le pdió a mamá una bombacha y camiseta y dijo “niña no te muevas mucho porque mamá se enojara su defecas en la cama, ayúdeme señora en cambiarla, ponga Ud la camiseta en los brazos y luego la cabeza, deje allí arriba, ahora ayúdeme con la bombacha acerquesela lo más que pueda yo retiro la tolla y Ud subasela” el junto a mi mamá me pusieron la ropa, me arropo con frazas y me dío una rica compota de manzana

A la noche cuando lo ví aparecer con el termómetro sabía bien a que venía me lo coloco suavemente y lo retiro como de costumbre yo ya me dejaba tocar un poco más, tomo los datos y le dijo a mamá “la niña está haciendo todo de su parte ya se entregó al tratamiento, dejemosla descanzar esta noche que seguramente mañana sería la última enema”, y me dijo al oído “niña deja de mojarte, que si tu bombacha estaba humeda no se porque es”, me sentó me dío el consomé en la boca, un jugo de naranjas y dijo “esta lista para que hoy comenze con la otra etapa – yo ya me imaginaba una nueva enema, lo peor es que no me daba ganas de cagar por nada, debe ser porque tenía prohibido levantarme si el no estaba, tenía que hacer todo en la chata – se puso aceite en las manos y me masajéo todas las articulaciones incluida mi pelvis y mi coxis como el decía lo más importante de una mujer, entre sus consejos a mamá de la buenas costumbres hindú y lo importante que es que la madre enseñe a sus hijas a conocer su cuerpo y entregarse al verdadero amor que es el que no lastima y otros versos más y sus termino los masajes, me hizo beber mucha agua, me ayudó una vez más junto a mi mamá a ponerme la camisa, la bombacha y me arropó con las frazadas, se quedó con mi mama a media luz haciendo unos preparados para el otro día en base de tes, cuando de repente ya no aguanté más, la llamé a mi mamá y le dije en el oído que quería hacer pis, ella fue a buscar la chata y encuanto regresó, el dijo “bien niña ahora las ayudo”, yo no podía creer mi mamá le pasó la chata, el se acercó, comenzaron juntos a sacarme la bombacha, “quieta aguanta” me ió una orden “señora ayudela a levantarse y tu niña no hagas fuerza, yo colocaré la chata, bien bien, ahora relajate piss, piss, piss” yo no podía con mi mamá a mi espalda haciendo de respaldo y el viendome a los ojos “señora hagale piss, piss al oído” aprovechando la distración de mi madre, el con su mano de abajo hacia arriba paso por mi montes de venus levantando la camisa, yo me aflojé y salio una linea de pis y grité ya está, “no niña eso no puede ser todo, relajate y deja que salga sino vamos a tener que poner una sonda” me volvío a pasar su mano sobre mi monte de venus levantando la camisa, mi madre al oído piss, piss, piss y yo volví aflojar y esta vez si salío bastante, “bien ahora respira profundo y relaja tu vejíga, vamos 3 veces, señora dejela que se acueste yo retiraré la chata”, me arropó me puso de costado izquierdo y me dio una palmada. dejela dormir hasta mañana…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*