Archivo por meses: enero 2011

El 3er día y último con “el curandero”

El 3er día, me hice la dormid, cuando entraron a la habitación preguntó a mamá si había registrado la temperatura d ela mañana y ella dijo no, entonces él levantó suavemente la frazada y me vío dormida como me había dejado la noche anterior sin mi bombacha, entonces me despertó y dijo “niña es hora del termómetro no te asustes que lo meteré despacio”, lo sacó a su manera presionando sus dedos en mi agujero y me dio un desayuno de te y tostadas, después fuimos a la ducha en bombacha, le decía a mamá que había que cuidar muy bien la intimidad de las niñas y cuando ella se distraía el masajeaba mis tetas, pidió la toalla caliente y al quedarnos solo me dijo “si de niña masajeas tus tetas con agua caliente todos los días tendría las mejores del universo, el lo hacía muy lindo, cuando mamá entró el me levantó y me hizo un cigarro, pidío a mamá que fuera a calentar el consomé y aprovecho en meter las manos entre mi culo y mi concha sus dedos rozaban mi monte de venus para bajarme la bombacha mojada, me alzó con un gran apretón entre sus pecho me llevó a mi cama, que excitada que estaba ese día, esperaba ansiosa la hora de la enama para darle mi culo, cuando comentó que segurante a la tarde no podría ir por una eventualidad con un paciente, yo tomé el caldo callada escuchando sus recomendaciones sobre la preparación de los alimentos.

Me dormí todo cuando a las 7 de la tarde me llevé una sorpresa cuando lo ví entrar en mi habitación con papá quien me preguntó como esta mi niña y yo con la cabeza a acentí que bien, ese día había un partido de futbol, papá estaba más interesado en ver la pelota que ayudar “al curandero”, pero como mamá le comentó que el hombre era muy recto y que no había visto actitud alguna de abuso no habría problema en que estuvera en casa y nosotros entre la habitación y el baño, “el curandero” me miró a los ojos y en voz alta dijo “que bien niña ya estamos lista para la otra” y papá salió de la habitación a buscar todo lo de la enama, solos una vez más me sacó las frazadas. me miró de abajo a arriba. me puso de costado me tapó las nalgas e introdujo su termómetro, cuando regresó mi padre el le comentó que no hacía falta la enama, sacó el termómetro haciendo sus movimientos, ya está desinfectada ahora me daría masajes con esencias especiales, que hermoso me puso de espaldas con una tolla en las nalgas y me masajéo toda, nunca tocó mi culo, despues me lo hizo de frente con la tolla sobre el pecho y la concha, nunca toco nada ni insinúo querer hacerlo, “ya está niña, ven que te visto miró todo mi cuerpo de arriba a bajo, me puso una camisa cerrando botón a botón rozando todas sus manos en mi pecho y haciendo que mis pequeños pezones se paren, parada me comenzó a subir la bombacha y rozando con las manos mi monte de venus y mi trasero, me beso en la frente, con su lentes en la punta de la nariz escribía unas preparaciones que mamá debía hacer. Yo en la cama tapada con mis sábanas, no quería que se me fuera la sensación de sus manos y el rostro de aquel hombre.

Y en voz alta dijo a mi papá yo en 30 días vuelvo y veremos como está la niña, se acercó ami y me dijo”no te mojes más que mamá se dará cuenta”.

Mi 2do día con “el curandero”

Este es uno de los mejores de enemas recibidas, a la mañana todo trascurrió como el día anterior, bañera con yodo, masajes y roces en mis tetas y unas gran masajeada por mi espalda hasta mi culo, a mi ya me empezaban a gustar esos masajes de aquel extraño hombre, quien conversaba con mis padres refiriéndose a mi como una niña con una gran intoxicación y que el liberaría para que seá feliz, después del baño y hecha un cigarro a la cama, le pidió a mi madre mi consomé, quien muy a prisa se dirigió a la cocina a terminar de preparar, nos quedamos otros minutos solo en mi cuarto, me desenvolvió de las toalla, me secó pasando sus dedos entre mis pezones y entrepiernas, me aconsejó que siempre seque muy bien entre mis labios y mi culo para evitar hongos, me volvió a envolver y cuando mamá entró todo parecía igual, el me reclinó sobre unas almohadas mi cabeza y comenzó a darme cuchara a cuchara el consomé, primero dijo que estaba muy caliente y lo soplaba muy cerca de mi boca para no quemarme, mi madre solo veía un hombre tierno atendía a su hija, después me arropó con fradas y a dormir, estaba bien relajada por lo que el sueño llegó rápido.

Sorpresa fue cuando desperté, con el termómetro en el culo, pero esta vez mi mamá, yo me sobresalté y el dijo en su castellano raro “niña no te asustes esta todo bien, evacuaste hoy” no respondí con mi cabeza, bien doña prepare para una nueva enema, cuando mamá se retiró me sacó el termómetro de su manera rara, haciendo presión con algunos dedos y dando vuelta de derecha a izquierda con movimientos suaves pero bine precisos, anoto en su cuaderno mientras yo permanecía con el culo al aire, saco de su maletero una cánula más grande que la de mamá y la puso sobre la cama junto al aceite, yo cerré todos mis agujeros y cuando mamá apareció el le comentó que hoy haría lago distinto, me puso en 4 patas con el culo levantado, las almohadas en mi vientre y le pidió a mamá que se siente sosteniendo mi cabeza y que me acaricie el cabello, yo me asuste un montón, el mojó su dedo en aceite y comenzó a hacerme los masajes mientras hablaba con mamá de los beneficios de algunas frutas y verduras de repente recibí algo finito, que impulsó agua en mi culo y reconocí que se trataba de la pera más chiquita, pero esta vez me puso 3 con pausas en distintas posiciones y me masajeba el vientre desde abajo explicándole a mamá que debía ejercer presión y que esa es una cánulas que se usa para jarra la tenía en su mano – o se a la bien grande – , nuevamente sentí que retiraba la pera a su manera, me puso la toalla y me sujetó ambas nalgas y comentó que debía retenerla por un buen rato, en eso le pidió a mi mama que preparada la manzanilla para el lavado posterior a mi deposición. – todo un maestro en el arte de hacerme asustar y borrar a mi madre para quedarse solo masajenado mis nalgas y mi vientre – y cuando me dio ganas me dijo que lo retenga mientras me rozaba con su brazo mi concha, que sensación nueva para mí, me levantó y me puso una camisa que había solicitado a mi madre despacio uno a uno cerraba cada boton me tapó con la toalla y me dio un golpe en la nalga diciendo “vaya niña a desagotar sus mierdas”, cuando volvió mamá entro con la manzanilla y el quiso probar la temperatura, y se quedo en el baño mientras mamá me limpiaba mis zonas, cuando de repente abrió la ducha y cuando la temperatura estaba ideal pido a mi mamá que me entrara en la bañera y que no me sacara la camisa, ella se quedo todo el tiempo sentada sobre la tapa del inodoro mientras el me pasaba un jabón de oliva entre las piernas, nalgas y culo cerrado, yo ya no quería saber nada, cuando comentó a mamá que mis deposiciones eran pocas y que de continuar así debería hacerme otra enema a la noche, le pidió que trajera una toalla grande calentada con la plancha y mamá otra vez nos dejó solo, lo que aprovecho para abrirme de piernas e introducir su dedo en el culo y decirme “ábrete bien si no quieres la cánula grande, solo es mi dedo meñique con un trozo de jabón que dejaré adentro para que te lave bien, que hasta no logre la limpieza total no podría comer golosinas”, y entró mamá “el curandero” me sacó de la bañera, puso la tolla en mis hombros y comenzo a desabotonarme la camisa suavemente- siempre mirando a mamá mietras hablaba de que seguro a la noche repetiría la enama”, que excitación corrió por mi cuerpo con el culo fruncido con el jabón para que no se escapara y sus manos sobre mi pecho me moje, me envolvío hecha un cigarro y de vuelta a la cama, le pdió a mamá una bombacha y camiseta y dijo “niña no te muevas mucho porque mamá se enojara su defecas en la cama, ayúdeme señora en cambiarla, ponga Ud la camiseta en los brazos y luego la cabeza, deje allí arriba, ahora ayúdeme con la bombacha acerquesela lo más que pueda yo retiro la tolla y Ud subasela” el junto a mi mamá me pusieron la ropa, me arropo con frazas y me dío una rica compota de manzana

A la noche cuando lo ví aparecer con el termómetro sabía bien a que venía me lo coloco suavemente y lo retiro como de costumbre yo ya me dejaba tocar un poco más, tomo los datos y le dijo a mamá “la niña está haciendo todo de su parte ya se entregó al tratamiento, dejemosla descanzar esta noche que seguramente mañana sería la última enema”, y me dijo al oído “niña deja de mojarte, que si tu bombacha estaba humeda no se porque es”, me sentó me dío el consomé en la boca, un jugo de naranjas y dijo “esta lista para que hoy comenze con la otra etapa – yo ya me imaginaba una nueva enema, lo peor es que no me daba ganas de cagar por nada, debe ser porque tenía prohibido levantarme si el no estaba, tenía que hacer todo en la chata – se puso aceite en las manos y me masajéo todas las articulaciones incluida mi pelvis y mi coxis como el decía lo más importante de una mujer, entre sus consejos a mamá de la buenas costumbres hindú y lo importante que es que la madre enseñe a sus hijas a conocer su cuerpo y entregarse al verdadero amor que es el que no lastima y otros versos más y sus termino los masajes, me hizo beber mucha agua, me ayudó una vez más junto a mi mamá a ponerme la camisa, la bombacha y me arropó con las frazadas, se quedó con mi mama a media luz haciendo unos preparados para el otro día en base de tes, cuando de repente ya no aguanté más, la llamé a mi mamá y le dije en el oído que quería hacer pis, ella fue a buscar la chata y encuanto regresó, el dijo “bien niña ahora las ayudo”, yo no podía creer mi mamá le pasó la chata, el se acercó, comenzaron juntos a sacarme la bombacha, “quieta aguanta” me ió una orden “señora ayudela a levantarse y tu niña no hagas fuerza, yo colocaré la chata, bien bien, ahora relajate piss, piss, piss” yo no podía con mi mamá a mi espalda haciendo de respaldo y el viendome a los ojos “señora hagale piss, piss al oído” aprovechando la distración de mi madre, el con su mano de abajo hacia arriba paso por mi montes de venus levantando la camisa, yo me aflojé y salio una linea de pis y grité ya está, “no niña eso no puede ser todo, relajate y deja que salga sino vamos a tener que poner una sonda” me volvío a pasar su mano sobre mi monte de venus levantando la camisa, mi madre al oído piss, piss, piss y yo volví aflojar y esta vez si salío bastante, “bien ahora respira profundo y relaja tu vejíga, vamos 3 veces, señora dejela que se acueste yo retiraré la chata”, me arropó me puso de costado izquierdo y me dio una palmada. dejela dormir hasta mañana…

Otra enema distinta a la de mamá, “el curandero”

Esta vez fué unos años después a los 16 e inocente como mamá pensaba – yo ya tenía algo de bello pubico y mis tetas creciendo, mamá trajo a casa un señor naturista que hacia tratamientos para aliviar dolores reumáticos, y como yo tenía muchos dolores en las articulaciones “el curandero” visitó nuestra casa, esta vez yo ya comprendía que era una penetración y un orgasmo por algunas charlas entre amigas más grandes, me había iniciado en el juego de dar besos con lengua y sentir las pijas de los chicos sobre mi vientre cuando se les paraba por lo que yo hacía con la lengua.

Todo comenzó cuando “el curandero” junto a mi cama le comentó a mamá y papá que el tratamiento sería de 3 a 5 días,y dijo “todo depende de la obediencia de su niña#, y que quería que siempre estuviera alguno de ellos presente junto a mí, que necesitaría una bañera, toallas, frazadas y reposo en mi cama, sin radio ni tele.

El primer día comenzó a las 9 de la mañana en ayuno me dijo “niña bebe tu solita este té que te he preparado yo” y luego me dio en la boca una cucharada de aceite, después preparó el baño de inmersión bien caliente con yodo y le pidió a mi papá que me desnudara -“el curandero” nunca me hablaba directamente a mi sino a mis padres y “dejadle su bombacha a la niña porque no es necesario”, en la bañera con agua oscura por el yodo y yo adentro el introdujo sus manos y me masajeaba todas mis articulaciones y cuando le tocaba hacerlo en los codos rozaba mis pezones y realizaba comentarios a mi padre de lo importante que era el cuidado de las caderas para las futuras madres y me hacía masajes pasando sus pulgares cerca de mi monte de venus, y después se volteó para no mirar y pidió que me diera vuelta y me hacía masajes en la columna, y cuando llegaba al final lo hacia muy cerca de mi culo, comentando que tenía una columna bien derecha y que el coxis estaba normal, el hecho que rozara mis pezones, mi monte y mi linea del culo me estremecía, el seguramente se daba cuentas, el único que seguía charlando ere papá con monólogos que ni recuerdo, para ese momento “el curandero” dio una mano para que me levantara de la bañera mientras volteaba su cara mirándolo firme a papá, me envolvió como un cigarrillo en una gran toalla, entró sus manos desde abajo, puso sus pulgares entre mi obligo y mi bombacha y comenzó a bajarla – algo muy diferente de como lo hacemos todos desde los costados – entonces me alzó y me llevó a mi cama, le pidió a papá que me le trajera el te que había preparado y a unas fradas – según yo para hacerlo salir de la habitación – en ese momento a solas me sacó el gran toallón y me secó desde el cuello hacia las tetas y desde la pierna a las entre piernas, después con otra toalla nuevamente un cigarrillo y me tapó con todas las frazadas – sin emitir palabra alguna, solo con profundas respiraciones – , le comentó a mi mi papá que debía traspirar y que tenia que ir cambiándome las tollas a medida, que las mojaras – o sea el muy picaro se lo dijo como para probar que comentarios hacían mis viejos que el me viera desnuda y como ellos buscaban milagros para mi salud no hicieron comentario alguno -, para recambio como él lo decía miraba a los ojos a mi padre mientras sus manos se movían para cambiar las tollas y volver a envolverme como cigarrillo. Es más después de despedirlo “al curandero” papá comentó a mamá que el hombre era muy respetuoso que nunca me miró desnuda, y que el trabajo que hacía era muy cuidado.

A la tarde después de una siesta que me hice envuelta en mi cama me desperté viendo “al curandero” junto a mi mamá comentándole que debía tomarme la temperatura, le pidió que trajera el termómetro de casa y mientras ella no estaba me sacó todas las frazasa, me observó mi cuerpo desnudo, me puso sobre mi costado izquierdo y dejó mi culo listo, me introdujo suavemente al termómetro abriendo mis nalgas con sus gruesos dedos – al igual que mamá -, lo sacó de una forma muy distinta con movimientos etaraños anoto el resultado en un cuaderno y con los anteojos sobre la punta de la nariz dijo “es necesario suministrarle a la niña una enema, para que comience el proceso de desintoxicación, vaya Ud a prepara una buena jarra más bien caliente con jabon” y le ordenó a mi mamá que preparase todo, ella obediente se fue a la cocina y me dejo nuevamente sola unos 10 minutos. “El curandero” se sentó en mi cama y me pidió que me vistiera con una camiseta mangas largas y una bombacha grande de algodón – que mamá había dejado sobre la cama – , yo lo hice tratando de taparme con las frazas, y el leía un libro grande donde había dibujos de cuerpos humanos, cuando mamá entró con el set de enemas de casa el dijo “Señora esa cánula no es apropiada para una niña, hay que tener más cuidado con esa región” y que utilizaría la suya, fué cuando ví sacar de su maletero una gran goma larga con algunos agujeros, el me pidío que me coloque en cuatro patas, me colocó algunas almohadas en el abdomen con un toalla y dijo “Señora esa es la posición correcta para este tipo de enema, retirelé la bombacha hasta las rodillas”, deslizó un aceite sobre mi linea, me hizo un masaje con un dedo por fuera indicándole a mamá como debía hacerlo y en ese momento dijo que no me sumistraría una jarra, eso me relajó y en preciso momento me introdujo esa goma larga y delgada – y porque prefería hacerlo lentamente con pera, por la presión y no se cuanto verso más, mamá salío nuevamente a buscar la pera, “el curandero” aprovecho para masajear mi vientre pasando su bazo sobre mi pequeña concha, cuando mamá entró con la pera en la mano, solo vío unas toallas sobre mis nalgas y nunca pudo ver de donde retiraba sus manos – era muy hábil – y con algunos movimientos de ida y vuelta con su larga manguera me hacía sentir el agua en distintos lugares, después con un movimiento parecido al anterior del termómetro me retiró todo y le pidió a mamá que limpiara todo de inmediato con el agua de jarra y una vez más solos me fruncí toda, mientras retiraba mi bombacha de entre mis piernas y las almohadas rozando su mano con mi pubis, dijo “niña retiene hasta que yo quiera o tendré que darte otra”, con una mano me apretaba mis dos nalgas para cerra el culo y con la otra me acariciaba mi cabeza.

Por supuesto después de eso me fuí al baño, y le dijo a mi mamá “lava bien el culo de tu niña con un asiento de manzanilla que tenía preparada y que no lo hiciese con el bidé”. Cuando regresé a mi cama envuelta en la tolla mientras comentaba a mamá que haríamos al día siguiente, dijo “niña ponte la bombacha no vallas a tomar un frío”, me indicó que me acostara y comenzó a darle en la boca unas buena compota de pera, y dijo a las 10 volveré para ver como vá todo, a esa hora sonó el teléfono de casa era “el curandero” que se diculpaba por no poder ir que tendría un retraso y que mi madre se ocupara de tomar la temperatura y de registrarla, cosa que hizo de inmediato….

Continuará día 2 …Un agradecimiento a mis padres y “al curandero” por parte de mi esposo

Deseo cumplido

Cuando llegue a eso de las 7:00 p.m. a la casa donde podía hacer realidad mis más anhelados sueños que tenía desde que era una niña, sentí que me flaqueaban las piernas, respire varias veces con fuerza para tocar el timbre, había llegado a contactar por teléfono con el caro amigo que me recibiría en su casa, para ayudarme a convertir en realidad mis deseos de ser mujer.

Llevaba con mucho cuidado un pequeño maletín que contenía las prendas que con tanto cuidado pude comprar esa mañana para esta ocasión, pues no tengo donde guardarlo en mi casa, por que la familia siempre esta alrededor.

Estas prendas eran un calzoncito muy lindo, lleno de encajes y de color negro que hacía juego con un sostén maravilloso, además de unas medias negras, ya sentía como me quedaría (la vendedora que se dio cuenta de mi ansiedad me ayudo a escogerlo y con un guiño me dijo casi al oído rebajándome incluso los costos “que seas feliz esta noche”).

Cuando se abrió la puerta vi a un joven alto, bien parecido que me pregunto con amabilidad; CARMEN?, conteste que sí, entonces me invito a pasar tomándome de la mano con cierta delicadeza que me hizo vibrar en todo mi ser, me invito a sentarme en una sala muy acogedora, nos sentamos, comenzamos a conversar de cosas triviales hasta que me pregunto por mis deseos y con mucha emoción manifesté que quería que me ayudara a “convertirme” en mujer, que era un anhelo que desde muy pequeña lo buscaba y que por miedo, vergüenza y la familia no pude hacerlo realidad, le conté que a escondidas me ponía alguna prenda interior femenina que robaba de un cordel donde se secaban al sol y luego de disfrutarlo en soledad lo devolvía a su lugar, con mucho miedo.

Pues, me dijo, llegaste al lugar exacto, me tomo de la mano y me condujo por una sala a un habitación donde había una cama, un ropero, un espejo grande y varias pelucas y zapatos de taco que a mis ojos representaban ilusiones por cumplirse. Pero a su vez me invadía un temor y vergüenza porque sería la primera vez que un hombre me viera en calzones, mi ser interior gritaba HAZLO, pero había otro que era mi vergüenza que también me decía QUE ESTAS HACIENDO, que momentos tan dulces y duros a la vez.

Estaba con estos pensamientos cuando sentí unas manos enormes que me tomaron del hombro y me hicieron sentar en la cama, comencé a temblar, entonces esas manos con mucha delicadeza comenzó a desabotonar mi camisa, quitándomelo, luego me dijo quítate los pantalones, calzoncillo y los calcetines, obedecí con presteza, casi sin darme cuenta estaba desnudo frente a este hombre que me llevaba más de 10 cm. en tamaño.

Le dije que tenía ropa interior en el maletín, lo saque y se lo mostré, le gusto y me lo puso el mismo, con mucha delicadeza, me acomodo el calzón, el sostén y las medias. Encima me puso unas panties de color carne.

Luego me mostró sacando del ropero una serie de vestidos, faldas, blusas, chales, cinturones, etc. Y me dijo que escogiera, para después elegir la peluca y los zapatos que usaría.

Elegí un vestido azul con tiritas en los hombros que al ponérmelo me quedo con la falda a unos 12 a 15 cm. sobre las rodillas, era la primera vez que tenía un vestido y frente a un hombre, que emoción, me sentía en el séptimo cielo, entonces me dijo, tenemos que hacer algunos arreglos, busco en unos cajones y me comenzó a poner rellenos en las cadera y otros de silicona en el pecho y por primera vez sentí unos senos muy suaves y lindos.

Me dijo con autoridad, siéntate frente al espejo y comenzó a maquillarme, lo hizo con tanta paciencia y cuidado que al terminar me dijo espera un momento que tengo que ponerte una peluca, saco una de cabello natural con flequillo en la frente y me lo puso sujetándolo con ganchos, luego busco unos zapatos de taco 7 de color negro, que no me alcanzaba, entonces busco otros y a la tercera quede muy cómoda, cuando me pare y vi en el espejo, ERA UNA MUJER, linda, agradable, preciosa y con minifalda.

Me tomo de la mano y me hizo dar mis primeros pasos como hembra, primero dudé pero al momento me solté, diciéndome, ESTO ERA LO QUE BUSCABAS, YA LO TIENES, ASI QUE ENFRENTALO, comencé a caminar y me sentí bien.

Me dijo, salimos en 15 minutos, dame tiempo para cambiarme, me quede sentada en la sala, pensando en la calle, en la mirada de la gente, en mi apariencia, entonces apareció mi hombre y me dijo NOS VAMOS, asentí con la cabeza y salimos, caminamos hasta la calle principal unos 60 metros, tomo un taxi que nos llevo hasta un bulevard, donde ingresamos a una sala de fiestas, había mucha gente, entonces me di cuenta que no existían mujeres, éramos nosotras las reinas, esto me ayudó a tranquilizarme y tomar confianza, nos sentamos y pidió una cerveza que comenzamos a tomarla poco a poco, me invito a bailar, entonces sentí sus manos en mi cintura que me pegaban a su cuerpo fuerte, su pecho era muy bien formado y sumisa rendí mi cabeza en su pecho entregándome a ese hombre con decisión y mucho miedo.

Pasamos casi tres horas en ese local, entonces me dijo, ESTA NOCHE SERAS MUJER COMPLETAMENTE, esas palabras me hicieron temblar, pero la lujuria, el morbo y el deseo eran más poderosos, solo asentí con mi cabeza y me pegue más a su pecho. Me puso delicadamente una de sus manos en mis nalgas, el ambiente era un poco oscuro por lo que no sentí vergüenza ni tome a mal que lo hiciera, por el contrario me sentí alagada.

Salimos del local, me llevaba de la mano, tomamos otro taxi que nos devolvió a casa, cuando entramos pensé, esto es una realidad, no es cuando en mi soledad trataba de ponerme algo en mi potito, ¿Cómo lo tendrá?, será muy largo?, será muy grueso?, estas ideas me excitaban sobremanera, llegamos al cuarto, se lavo las manos y me dijo ven.

Cuando me acerque me beso despacio y suavemente en la boca, no lo rechace, era la primera vez que sentía una lengua varonil en mi boca, luego comenzó a besarme el cuello, en ese momento me deje llevar y decidí llegar hasta el final.

Me soltó el cierre del vestido y comenzó a sacármelo, me quito el calzón sin dejar de besarme, junto con el me saco las panties y los rellenos que me puso, me quede en sostén y medias, me acomodó de espaldas en la cama, yo miraba el techo con una mezcla de curiosidad y deseo, el comenzó a desnudarse despacio, cuando quedo desnudo me di cuenta de su arma, de su falo, era poderoso, largo, grueso y cabezón, me dio cierto miedo, pero el me dijo tocándoselo, no te lastimare, GOZARAS COMO UNA HEMBRA EN CELO, me lo acerco y lo tome en mis manos, solo lo bese y traté de meterlo en mi boca pero como no tengo practica no fue mucho lo que pude hacer, solo lo lamía y trataba de succionarlo, pero no podía, entonces me dijo YA APRENDERAS A HACERLO COMO UNA EXPERTA.

Se hecho sobre mi y comenzó a besarme, acariciándome por todo el cuerpo, me estrujaba los glúteos con fuerza, y yo sentía su pene que al lado del mió era enorme, con delicadez comenzó a meterme un dedo en mi ano, despacio, sentí que lo lubrico, pues recibía todo esto con los ojos cerrados, luego me pareció sentir dos dedos, entonces me volteo y puso boca abajo, se colocó un preservativo y se hecho sobre mi, me separo las piernas y comenzó a acomodar la enorme cabeza de mi futuro dueño, de mi agresor, me dijo es la mejor forma de hacerlo por primera vez, no es el modo “perrito”, sino asi como estas, así tu controlaras un poco la penetración y te sentirás dominada y feliz. .
Comenzó a introducirlo, entonces sentí un dolor y a su vez noté la dificultad que tenía para metérmelo, trate de ayudarlo, pero el dolor era fuerte, me queje, le hice conocer mi temor, me dijo con firmeza, SERAS MI MUJER, ASI QUE RESISTE QUE NO TE HARE DAÑO, cerré más los ojos y sentí como ingresaba casi todo, que dolor y que momento de satisfacción, es indescriptible sentir a un marido satisfecho, dominando, haciendo lo que desea, era maravilloso, pero el dolor no pasaba, me trataba con delicadeza, pero no su pene que hacia su trabajo con energía y fuerza, asi estuvimos unos minutos, YA TE ACOSTUMBRARAS, ESPERA UN POCO, lo saco y me puso de espaldas, me levanto las piernas y me lo introdujo en esa posición, ya no era tan doloroso, me sentí aliviada y lo alenté, entonces comenzó a entrar y salir primero despacio, con movimientos calculados, sabía lo que hacía; esta bien, ya eres una hembra y resistirás gozando todo lo que hagamos,.dijo sacándomelo y se hecho de espaldas ordenándome, móntate en tu papito, obedecí, separe las piernas y me acomodé sobre su pene que estaba duro como un palo, entonces yo misma dirigí esta arremetida, lo hice poco a poco, que placer, que delicia, que bien se siente ser mujer, me lo puse casi todo los 23 cm. sentí sus vellos en mis nalgas, eso me incentivó más, comencé a moverme con fuerza, con decisión, hasta que me dijo no pares, ya me vengo, emocionada seguí con estos movimientos como poseída, mire por primera vez al espejo y me vi con el poto penetrado, con mis medias tan femeninas, con mi hombre que me tomaba de las nalgas ayudándome a subir y bajar, haciendo un gesto de felicidad, y luego llegando a eyacular con unas arremetidas feroces que yo las acepte con placer.

Al terminar, lo sacó con cuidado, me volteo y me puso de espaldas a el, me di cuenta que se quitaba el preservativo y se secaba su pene, después me jalo a su lado, me abrazo así de espaldas a el y me dijo, secaremos un poco ese culito tan rico que acabo de desfloras, yo sentia como salía su semen y me mojaba toda, al secarme vi un poco de sangre, entonces me dijo, ES EL PRECIO DE SER MUJER, NUNCA MÁS TENDRAS ESTE PROBLEMA, me cubrio con una colcha, y me dijo, descansa, eres ya mujer y una mujer muy linda, desde hoy tendrás lo que te gusta cuando quieras.

Eran casi las 4 de la mañana cuando apagó la luz para tratar de dormir, yo me acurruque más en su pecho, acomodé mi cabeza en su brazo, sentía sus piernas entre las mías y una de sus manos en mi vientre, fue una noche inolvidable, maravillosa.

FINAL:

A las 9 de la mañana despertamos, entonces me dijo, quédate en casa todo el día, me alcanzó una bata de seda, un calzoncito y unos zapatitos chatos muy lindos y dijo, mi princesa así quiero verte a mi lado todo el día, serás mi putita, yo asentía con la cabeza, nos besamos y …..

Ojala les guste mi primera vez, es real y les conté con agrado, ahora sigo siendo de closet, pero tengo un marido que me recibe con cariño cada vez que lo visito.

A mis 16 con una enfermera y papá presente

Como niña y criada a la antigua desde que recuerdo mi ano fue parte de la atención de mis padres, ya seá porque tenía fiebre el termómetro me lo introducían lentamente o bien por mis estreñimientos me colocaban supositorios, enemas de pera y hasta emana de jarra, lo que más recuerdo es una vez que mamá estaba hospitalizada y papá le comento que yo con mis 14 años – hija menor de padres muy grandes, y que no me dejaban salir con mis compañeras de cole y que aún jugaba en casa con mis sobrinas de 7 y 8 años y que recientemente me había desarrollado – estaba estreñida, entonces mi mamá le recomendó hacerme una enema, fue muy raro papá – que antes de niña me había bañado, puso alguna vez el termómetro y alguna enema de pera – no se animó y me llevo con una enfermera “amiga o amante” la cual siempre tuve mis sospechas porque me pidió que no se lo contara a mamá.

La enfermera una mujer linda, delgada y de vos dulce nos atendió en su casa, se puso unos guantes de latex algo distinto a lo que hacía mi mamá y le pidió a mi papá que me pusiera boca abajo en su regaso y me levantara la pollera, para ella bajarme la bombacha, en ese momento sentí los guantes sobre mis nalgas, le indicó a mi papá como abrirme mis nalgas para que no doliera “tu sabes que a este agujerito hay que lubricarlo y tratarlo con cuidado” – sus palabras eran muy dulces, algo muy diferente a cuando me lo hacía mi mamá junto a mi abuela que me llegó a pegar algunos chirlos para relajarme – comenzó a acariciar mi culo con el dedo aceitado y después introdujo algo muy largo más finito que lo que mamá tenía en casa y entonces me dijo “se una buena nena quédate quietita hasta que acabes la jarra”, por primera vez no me quejé ni tenía ganas de salir de esa situación, papá acariciaba mi cabello y ella me hacía masajes en la cola para que la manguera no saliera, después la sacó y cambío la cánula por una mas larga y ancha la metió lentamente, depues de un buen rato la saco tan suavemente que ni sentí ganas de ir al baño, así permanecí otro rato más y después ella misma me llevo hasta su baño, me dejó sola en el inodoro y después entró para lavarme con el bidé y dijo “recuerda siempre dejar correr agua y con el dedo limpiar, nunca con el chorro que te lastimará”, me ayudó a vestirme. Papá le dio un beso en la mejilla, una sonrisa y un muchas gracias por hacerlo tan cuidadosamente.
Fue nuestro gran secreto por siempre

Hasta la próxima …Un agradecimiento a mi padre y su amiga la enfermera

Mi primera ves

siempre leo los relatos y hoy por fin me decidi a poner el mio.

antes que nada me voy a describir soy un chico delgado de 174 de altura pelo y ojos negro un culo que me an dicho que es hermoso y redondito y un pene no muy grande de 17 cm.

esto me paso cuando tenia yo 17 y pasaba por una mala racha con las chicas asi que me decidi a probar suerte con los chicos, asi que entre a internet y busque a alguien de mi ciudad en las salas de mensajes,no paso mucho asta que encontre a un hombre de mi ciudad que decia que el queria conoser chicos con o sin experiencia para sexo. Al principio dude pero tome valentia y lo llame el me pregunto que queria y le dije que provar como era estar con un hombre y luego de charlar un rato mas quedamos en ir a su casa el Viernes y ver como seguia

esa semana no pasava mas y yo me moria de ganas por que llegue la hora adecuada y cuando al final llego los nervios me carcomian.

Al llegar a su casa me abrio la puerta el es un hombre de 35 un poco gordo pelo negro un poquito mas bajo que yo, me invito a pasar a su cuarto y me dio algo de tomar para que me calme ya que yo estava bastante nervioso y luego me dijo si queria hacer algo a lo que le dije que si y que queria que el me diga que hacer

El se paro y me dijo que a el le gustava hacerlo de parado asi que se puso contra la pared y me abraso asia el para darme un beso en la boca mientras me pasava la mano por la espalda luego le bese el cuello y el a mi para luego sacarme la remera cosa que yo hice con el y pase a lamerle el cuerpo besarle las tetillas y la pansa mientras el me acariciava la colame sube me da un beso y me saca el pantalon a lo que yo respondo sacandoselo a el y quedando los dos solo en calsoncillos el me tocaba por el culo y yo por el pene se lo manoseava en un momento me agarro fuerte del culo y me movia como si estuvieramos cojiendo eso me volvio loco y cuando paro meti mi mano por devajo de su calson y agarre su pene era raro tener un pene que no hera el mio an la mano asi que el en ese momento metio su mano por devajo del mio para tocarme el culo y el pene paraluego quitarnos asta la ultima prenda quedandonos desnudos y ahy pude ver su pija era de unos 12 cm de largo pero mucho mas ancha que la mia apenas la vi me aserque y la oli cosa que me gusto para luego yo solo sin que el me pida la meti en mi boca no fue dificil en lo largo pero se me complicaba no pasar mis dientes por ella ya que era muy gruesa se la estuve chupando un rato y devido a mi inexperiencia el todo el tiempo me decia que es lo que devia hacer y como le gustava me fue diciendo que lo saque todo para pasarle mi lengua por todo su pene asta la base para luego meterme sus bolas en la boca( esto le facinaba) para luego volver a lamerlo todo y meterlo en la boca.

Estuvimos un buen rato asi asta que el me pidio que se lo dejara para luego darce vuelta y decirme que le lama la cola, al principio no me gusto la idea para nada pero lo acepte y se la lami toda y asta me pidio que le meta la lengua adentro de su culo cosa que hacepte de mala gana.

Despues de chuparle el culo unos minutos lo di vuelta para volver a su pene que me gustaba mucho mas y el me pidio que le meta un dedo en el culo cosa que accedi a hacer no paso ni 5 minutos cuando me pide que me pare y me pone de espaldas a la pared y el puso su culo contra mi pene y me pidio que lo penetre cosa que hice encantado asta correrme como loco

El me dijo que para la primera ves no me iva a penetrar pero que queria acavar asi que me agache y le chupe la pija lo mejor que pude para que al final el me pidio que ponga mi boca en la puntita de la pija ymientras el se pajeaba pegandome en el labio

Estuvo asi unos minutos asta que se corrio en mi boca

Por esa ves lo dejamos ahi pero yo me quede con ganas de mas asi que me vesti y antes de salir arreglamos para que esa no sea la ultima ves y no fue asi nos vimos varias veses mas pero eso es otra historia que si quieren se las cuento otro dia

Si alguien me quiere escrivir mi mail es mqp2009@windowslive.com espero los comentarios de todos

besos

El juego con mi amiga que se hacia la hipnotizada

En una ocasión estando en mi departamento comentando con una amiga (Adriana) sobre mi afición a el hipnotismo y platicándole sobre los libros que había estado leyendo sobre el tema me comenzó a preguntar que si ya lo había practicado con alguien, bueno entes de comenzar les platicare como es ella, es de complexión regular, ni delgada ni llenita es a lo que le llaman en mi ciudad Gordibuena, tiene 19 años y tiene unos muy buenos senos de tamaño creo que b no se muy bien de medidas pero justo lo que necesita uno, chaparrita como de 1.55, piel blanca, labios carnosos, buen trasero cabello negro lacio, traía puesta una faldita de mezclilla corta y una blusa de tirantitos negra, ella estudió para masajista profesional y nunca habíamos tenido ningún tipo de experiencia sexual, solo platicábamos de nuestras experiencias con otras personas , ambos éramos muy de mente abierta y nos encantaban los libros del Márquez de sade, yo soy delgado, 1.68 complexión delgada, mi herramienta de tamaño normal, tez blanca, bueno ya que saben como era ella regreso a lo que paso, entonces le conteste que, la verdad no, nunca había tenido con quien practicar y me dijo que porque no la hipnotizaba a ella, y le dije que la verdad ella debería de estar con fe del hipnotismo para poderla meter en transe a lo que me dijo que o iba a tomar en serio, entonces accedí y le dije que se recostara en el sofá, puse una música para meditación y comencé a hablarle con todo el protocolo para hipnotizarla conforme lo que había leído en los libros, bien concentrado yo le hable como unos 20 minutos y comencé con la cuenta regresiva para que durmiera uds. saben, en fin yo estaba feliz y convencido de que había sido un éxito, le dije que se levantara y que hiciera 10 sentadillas y Adriana se levanta y comienza a hacerlas y obvio me di cuenta de su tanga muy sexy que traía, me excite pero no quise sobrepasarme porque dije si nunca ha pasado nada entre nosotros cuando estamos en estado consiente porque hacerlo en contra de su voluntad, total que le recostar de nuevo pero no pude contenerme y le levante poquito la falda para ver su rajita y me puse súper caliente y decidí ya terminar con eso porque luego no me podría controlar, la baje la falda y de nuevo volví con el protocolo de la cuenta regresiva y todo eso, bla bla bla…… se despertó y me dijo, que paso? Así como si no supiera que había pasado y le dije yo bien feliz pues lo logre pude hipnotizarte, y ella apocooo? No recuerdo nada y yo también me sentí aliviado porque me sentía medio culpable por lo de la faldita y las sentadillas y por ese día ya no paso nada mas, al día siguiente llega a mi casa y me dice oye Leo no me quieres hipnotizar de nuevo y a ver si me ayudas para que pueda aprender mejor en la escuela porque ando muy mal, y yo va Adri a ver si puedo de nuevo, se recostó de nuevo (por cierto que traía unas mallas y un top de esa ropa que usan para ir al gimnasio) se veía muy rica, comienzo el protocolo y la duermo de nuevo “eso creía yo” y comencé a decirle que de ahora en adelante iba a tener mas interés por la escuela, por las matemáticas, la historia, en fin todas las materias que le enseñaban en su escuela y que aparte iba a tener mas retención de todo lo que estudiara y bla bla bla… de un de repente me dieron ganas de ir por una cerveza al refrigerador y estaba situado a unos metros del sofá y al abrir el refri dando la espalda al sillón, me doy cuenta que Adri estaba volteando a ver que hacía, fue donde me di cuenta de que la muy canija me había estado jugando a la que se hipnotizaba, y dije pues entonces ya se porque me pidió que lo volviera a hacer, y regrese a sentarme frente a ella y le dije Adriana párate, quiero que te quites el top, y ella se siguiendo el juego o obvio causándole morbo y excitación hiso lo que le pedí, ahí fue cuando me di cuenta de que tenía unas tetas muy antojables, después le dije que se bajara las mayas y obedeciendo lo hizo sin titubear, sabía que si lo hacía me daría cuenta (ignoraba que ya me había dado cuenta que la muy putita se hacía nada mas ) yo estaba demasiado excitado y me dije, ahora yo jugare contigo, al bajarse las mayas me di cuenta de su rica tanguita y que estaba mojada, yo me acerque y le baje la tanga y le dije, Adriana vas a hacer todo lo que yo te pida escuchaste? Y ella asintió y dijo si, que vas a hacer Adriana? Todo lo que tu me pidas, ok Adriana ahora quiero que te sientes y me te masturbes, y ella se sentó y comenzó a masturbarse muy cachondamente, se metía los dedos y con la otra mano se acariciaba el clítoris y sus tetas, fui a mi cuarto y saque mi caja de juguetes , consoladores, y lubricantes y le dije que se parara y que no hiciera nada, comencé a manosearla toda y dedearla por todos lados, ano, vagina, todo, le di un dildo y le dije que se lo metiera por la vagina y yo estaba lamiéndole las tetas y luego le lamí el clítoris y el ano, ella estaba muy excitada al igual que yo, le dije que se hincara y me la mamara que le iba a saber mi verga como a fresa, que la disfrutara, se la metía toda y ella seguía metiéndose el dildo , hincada en el piso hice que se recostara en el sofá y yo comencé a lubricarle el ano y se la metí, ella soltó un pujido de dolor pero no podía decir nada o más bien no quería para que no se terminara ese juego, la perfore y yo creo que si la lastime pero en ese momento me valió y continúe cogiéndomela por el ano y ella metiéndose el dildo por su rajita sonadísima, ella estaba muy excitada pero a la vez pujaba de dolor, y de repente le dio una ataque de temblorina y exploto en orgasmo, sincronizado yo en un momento más que termino yo comencé a sentir que venía todo me Salí le dije que se volteara y abriera la boca y me vine en su boca, ella no hizo nada más que obedecer mis órdenes de que se tomara mis fluidos y los que le escurrían llegaron hasta sus tetas, hice que se sentara y fui por papel para limpiarla y limpiarme, le di un cariñoso beso en la boca, le ordene que se vistiera y se recostara, ya que todo estaba normal , comencé con el protocolo para regresarla del transe (como si no me hubiera dado cuenta de nada) y despertó, me dice que paso? Si me dormiste? Y yo : si Adriana supuestamente ya estas programada para que seas una buena estudiante y ella a que bien Leo se levanto y me dio un beso en la mejilla, y como si nada continuamos el día, yo no deje de pensar en lo que había pasado y en ratos la cachaba viéndome y pensando en la cogida que le di, creo que este juego me ayudara a realizar todas las fantasías que siempre he querido tener.

Continuara..

Una perrita que me hizo conocer el paraíso

Esto ocurrió hace mas de cinco años. Tiempos de soltero y viajante fui a um lugar que no identificaré, pues siendo esta una fantasia o realidad   puede ser confundido El relato como ofensivo o talvez como haciendo propaganda del lugar.  Basta decir que era um lugar donde paran los camioneros  a decansar, a beber y a hacer sexo comun,  fuera de lo comun. Sexo no convencional o normal.  Eran ya las 10 de La noche.  Ambinte alegre decenas de putas y unos pocos clientes.  Hola, me invitas um trago? Uma linda y joven mujer.  La acepté em La mesa porque no queria estar mas solo.  Estaba mas de 2 horas bebiendo y sin ganas de joder.  Estava apático.  Los ojos de La joven de unos 22 años me analisavan el tiempo todo, queria saber que me apeteceria.  Sabia que no era Ella a quien  yo deseaba.  Por eso emprendió La labor de agenciadora.  Esos travestis, comentaba, son uma dura concurrencia para nosotras.  Ellas(os)  hacen cositas que nosotras no podemos hacer.  Muchos clientes gimen com ellos. Mire al travesti, no por encontrarlo uma maravillosa ninfeta, linda(o) de verdad.  Lo miraba porque me llamo La atencion uma perrita que estaba a su lado, bailando, esperando que el la la premie com unas sobras del plato. Como es su nombre joven? La pregunta me trajo de nuevo a la mesa ya a la mujer. No viene al caso, respondi. Usted viene a beber um poço, al paraíso, mas siempre, siempre, alguna cosa va a hacer, además de beber. Todos hacen.  Señaló hacia la outra mesa donde habia um muchacho, unos 20 años.  Flaco, um poco, diria esbelto.  Mirada fija y prometedora. Yo no estaba com ganas. La mujer me dice, que el joven no es um puto.  Es um cliente, interesado en mi. Si yo quisiera Ella lo llamaria, provocaria uma situacion y saldria de escena. Claro, yo Le pagaria uma cantidad y, seguramente, el joven tambien.  Aqui nada es grátis. Sinceramente, me habia comenzado a interesar em alguna cosa, quando, de repente, vi a la perrita que comenzo a olfatear en el médio de las piernas del travesti. Parecia que no era novedad para El travesti que comenzo a llamar la atención de los pocos clientes levantando El vestido para la perrita lamer.  Fué um carcajadas unísonas de toda la clientela. La escena me dejo excitadisimo y la mujer percibió mi estado. Puedo te llevar al delírio solamente com la lengua, em todo lugar, me gusta meter la lengua em todos los hoyos, profundamente y luego despues bebo hasta secar tu fuego, garganta abajo.  Lo dijo com tanta seducción. Que ya estaba desnudo em la cama del cuarto. Lo combinado era 100 dolares.  Salió Del baño envuelta em uma toalla que abrio desnudandose, uma diosa de mujer, que quieres papacito? No espero respuesta y llevo mi mastro garganta adentro, despues de unos minutos de delírio me dijo: Quieres la lengua adentro papito? Hum? Estaba sorprendido y me lamió el culo y su lengua caliente me penetraba. Te gusta mi lengüita papito? No parezco uma perrita?  Si, mi perrita, tu lengua es deliciosa. No tanto como la lengua de la perrita. Que com uma lenguada puedes llegas al paraíso, como El travesti.  Viste al travesti?  Sim respondi. Paro de lamer y com la mirada fija en mis ojos.  Ya te divertiste de várias maneras, puedo ver, decia metiendome um dedo, sin diificultad, en el recto. Estas en el paraíso. Tienes la opotunidad de conocer un placer que dificilmente vás encontrar en outra oportunidad.  Ya estoy teniendo placer, respondi. Uma lengua diferente, una conchita inolvidable ES lo que te puedo conseguir.  Yo seguia sin entender. Limpiecita, me decia.  Ella sabe lo que hace porque está entrenada y, para suerte,  está em celo.  Yo no creia lo que estaba oyendo.  Me hablaba de la perrita.  Como me llego al fondo de mi cerebro? 200 dolares mas.  No tendrás otra oportunidad. No consegui articular palabra alguna. Ella sonrie viste la ropa y despues de unos 10 minutos reaparece. Vá a ser 250 más. La dueña está irreductible. Yo podria decir alguna cosa? Llevó la perrita, pastor alemana, joven, al baño y Le enjuagó la conchita el El bidet. Parecia um ritual al que ya estaba acostumbrada. La mujer se desnudo y me paso la lengua em El cuello, me chupó las tetas y engulio mi pinga. Despues de unos 30 segundos me susurró:  Estoy Le dando confianza a la perrita, pues no te conoce pero ya sabe que eres de confianza. Dio uma palmada em la cama y la perrita salto a la cama y, como um remolino, su lengua áspera me lamió la pinga, era tan rápida que ninguna mujer tendria esa pericia.  Su lengua iba Del ano a la punta y volvia.  Mecoloque de cuatro, ofreciendole El ano y la lengua  me hacia delirar.  La mujer me mamaba.   La tube que apartar para no me venir.  Lamele la conchita… Como? Dije. La mujer me sonrio e echando a la perrita separo SUS lábios com los dedos e metio la lengua en la concha de la perra.  Viste? Es asi!  Me guio. La concha de la perra ES olorosa, pequeña, deliciosa.  Veía mis 20 cm. No voy a conseguir entrar.  Pensé.  Consigues penetrar si! Como la mujer me leyo El pensamiento? La mujer lamó a la peritala seguro por la parte delantera, levanto la cola y dice: apuntale a la concha, solamente coloca la puntita, Ella hace El resto.  Estaba com mi palo rebentando de duro.  La mujer segurando la cola. La conchita me esperando.  Hic elo que Ella me dijo coloque la puntita bien despacito. Empuje um poquito para poder encajar, senti El encaje y la perra también. Uma cosa maravillosa aconteció: fui jalado para dentro da perra, como si fuera uma garganta profunda y apretada, apretadisima, mas mojadisima. Me quede um par de minutos bombeando como um motor acelerado. Mas no ES como la concha de uma mujer. Es uma cosa que te jala y te aprieta um escândalo de delícia que explote e casi desvaneci y la perra seguia bombeando.  Cuando Sali de Ella no tenia ninguna gota em mi pene.  Todo El líquido estava dentro de la perra. Cerré los ojos. Cuando los abri no habia náie em El cuarto. Solamente uma nota: Tomé la libertad de tomar los 350 dólares. Verifique que está cierto. Hay uma perrita que de aqui a dos meses debe entrar em El primer celo.  Quieres ser El primero? Si vuelves me avisas. Solamente um telefono, sem nombre, al final de la nota.

El asiento trasero de su auto

Hola estimados lectores, esta es la primera vez que voy a relatar y a publicar una de mis experiencias sexuales espero que les guste.

Todo comenzó hace 12 años atrás cuando estaba cursando el primer año de educación superior por decirlo así, ya aquí en mi país hay institutos que tienen especialización en diferentes carreras y estos son dos o tres años más después de haber salido del cole.

Volviendo a la historia, estaba iniciando el año lectivo cuando por primera vez en mis 12 años de estudios tenia compañeras mujeres, por que estudie en escuela y colegio de hombres, y entre las damiselas del curso había una chica muy especial, que desde el primer momento me llamo la atención y yo también a ella, pero yo no lo di a notar, lo contrario de ella que si me lo hacía notar.

Durante el tiempo que estuve en el instituto, nunca sucedió nada entre los dos, aunque oportunidades no faltaron, por un accidente me tuve que retirar del Instituto, y me separe completamente de mis compañeros y de mi amor en silencio.

Pasaron 10 años yo ya casado y con hijos, nos encontramos en un centro comercial de la ciudad, saludamos efusivamente, conversamos un rato, nos pusimos al tanto de nuestras vidas, intercambiamos números celulares y nos fuimos cada uno por su camino, no voy a mentirles, me emociono volver a verla después de tanto tiempo y seguía igual o aun más hermosa de cuando me separe de ella.

Dos años después de este encuentro, organizando la agenda de contactos de mi celular me encontré con un contacto que solo tenía el nombre y no sabía de quien se trataba, por lo que decidí enviar un SMS para ver qué pasaba, a lo que me contesto y entre mensaje y mensaje nos identificamos el uno con el otro y empezó una relación vía SMS. Durante las cesiones extensas de mensajes que manteníamos, par que ya no gastáramos más el saldo del celular, decidí pedirle su dirección de MSN para agregarle a mis amigos y poder conversar por ahí, que resultaba más cómodo y mucho más barato.

Las conversaciones eran extensas y muy amenas, con decirles que deje de lado mi trabajo y la mayoría de tiempo pasaba chateando, entre todas las cosas que nos escribíamos, de repente salió el tema de nuestro amor secreto, y empezamos a tener una cyber relación se podría decir, yo durante estas cesiones sumamente extensas de chat, le había invitado un par de veces a salir, a tomar un café, al cine, a cenar o a bailar, pero ella siempre me decía que no, que era casado y que eso tenía que hacerlo con mi esposa.

Hasta que llego el día 22 de abril del 2009 en que acepto salir conmigo, y fuimos a ver una película, durante el tiempo que duro la función no paso nada fuimos los mejores amigos del mundo, una vez terminada la película, como el caballero que soy, le acompañe hasta su casa, tomamos un taxi y nos encaminamos hacia su destino.

Ya en el taxi la abrace y ella coloco su cabeza en mi pecho, en ese momento una sensación indescriptible recorrió todo mi cuerpo, me imagino que lo mismo debió suceder con ella, durante el viaje hasta su casa no platicamos mucho, pero a unos 30 minutos de llegar a su hogar, tome la decisión de besarla, a lo que tome su quijada, levante su hermoso rostro y la bese, nunca pensé que hacer eso me daría tanto placer, sus labios eran de miel, su aliento era lo más delicioso que pude haber sentido jamás, su lengua era como un manjar de los dioses que jugueteaba con la mía, fue una experiencia bastante deliciosa, pero lo que más me encanto fueron los pequeños gemidos que emitía mientras las besaba, eso me puso a mil, estaba excitado hasta más no poder, y ella también, se sentía por sus poros la excitación por la que estaba pasando, una de nuestras fantasías se estaba cumpliendo, llegamos a su casa y una vez fuera del taxi, no quedamos en la esquina de su casa y seguimos besándonos, ella estaba con ropa de deporte por que había tenido un programa de integración en su oficina y estaba con un camiseta que dejaba ver la parte superior de sus pecho, de los cuales se podían ver por su mara de respirar que estaban locos por ser explorados, en todo sentido.

Esa noche no paso más que eso, y los días fueron pasando, ella me dijo que no estuvo bien lo que hicimos porque yo estoy comprometido, y muchas cosas más que a mí en ese momento no me interesaba, lo único que quería era poder explorar todo su cuerpo acariciarla sentirla poderle hacerla mía, a la semana de nuestra primera cesión de besos, la volví a besar nuevamente, pero esta vez fue en el parqueadero donde dejaba su auto, la abrace y ella correspondió a mi abrazo y volví a tomar su quijada y nuevamente probé ese néctar de los dioses que emanaba se su boca, la abrace fuerte ya la levante y ella llevada por la excitación del momento, abrió sus piernas y las coloco a mi alrededor, y pude sentir el calor que emanaba desde su vagina, estábamos totalmente excitados, pero nos detuvimos ya que alguien nos podía ver.

Al lunes de la semana siguiente como ya era costumbre la fui a ver a su trabajo y ella me estrego las llaves de su auto y me pidió que condujera hasta su casa, llegamos al parqueadero, nos bajamos del auto pero esta vez no iba a dejar pasar más tiempo, esa noche ella seria mía después de 12 años.

Estábamos sacando las maletas del auto, cuando la tome de la mano y entre con ella al asiento trasero de su auto y la comencé a besar, ella como siempre lanzaba sus gemidos mientras la besaba y la excitación del momento era muy fuerte, con mis manos recorrí todo su cuerpo, empecé a desabotonar la blusa que traía puesta y sus pechos aun bajo el sostén estaban frente a mí en todo su esplendor, le quite el sostén y los libere de su prisión, con mis labios saboree esos deliciosos pezones despacio y suavemente, esto la hacía gemir aun mas y mas fuerte.

Ella me decía que no prosiguiera que no está bien, pero no me importo solo quería hacerla mía, proseguí con mis besos y mis caricias, y logre colocarme sobre ella en la posición del misionero aun a medio vestir, ella estaba acostada en el asiento trasero del auto, y en la estreches que había logre bajara hasta su vientre y desabotonar el pantalón que estaba puesto, el mismo que estaba mojado por la excitación que ella tenía, logre quitarle el pantalón y el interior y me baje aun mas para poder besar su vagina, con mi lengua empecé a explorar logre hacerme paso y saborear su clítoris introduje mis dedos en su vagina y ella gemía mas fuerte aun.

La excitación y la tención fueron inmensas ya que estábamos en el parqueadero y podía venir más gente y descubrirnos, pero no me importaba nada, no pensaba más que en poseerla, mientras le practicaba sexo oral tuvo su primer orgasmo el mismo que lo descargo sobre mi rostro, que delicia de sensación, un liquido caliente ya hacia sobre mi rostro, mi camisa, y el asiento del auto, yo ya no aguantaba más, el olor que emanaba de ese liquido me volvía loco de la excitación, mi pene estaba pidiendo a gritos que lo libere y que lo introdujera en esa vagina lubricada al máximo y ardiente de placer.

Desabroche mi cinturón mi pantalón y me baje mi bóxer, y mi pene totalmente erecto salió de su encierro y estaba listo para poder penetrar esa vagina deliciosa, me puse en posición y la empecé a penetrar con suavidad para que la excitación en ella se mas y mas grande, ella movía las caderas como que si quisiera tragarse toda mi verga de una solo bocado, y al fin la penetración fue completa, el movimiento de su cadera y de la mía se complementaron como los engranajes de un reloj suizo, eran tan exactos que el placer era inmenso, los gemidos que ella emitía eran cada vez mas fuertes por lo que no pare de besarla para que nadie nos vaya a escuchar y llego el clímax, descargue toda mi leche y ella tuvo su segundo orgasmo y junto con my eyaculación nos fundimos en un precioso sentimiento de lujuria pasión y amor.

Quedamos rendidos los dos, los vidrios del auto estaban todos empañados, el asiento trasero del auto, mis piernas, mi abdomen y pecho estaban empapados del liquido que expulso mi amada, nunca antes había experimentado el sexo de esa manera, esta mujer es ardiente.

Nos vestimos, y tratamos de limpiar lo más que se pudo, salimos del auto, tomamos nuestras cosas y nos despedimos, con un beso apasionado, de amor y tristeza porque no sabíamos que nos deparaba el futuro después de esa noche de sexo en el asiento trasero de su auto……………..

CONTINUARA……………….

Espero que les haya gustado, pronto enviare lo que sucedió después de esa noche tan maravillosa.

Comentarios y sugerencias enviarlas a pegaso2006@hotmail.com.

Me case con la putita de la colonia

Cuando me case con la que ahora es mi esposa nunca imagine por la que habria de pasar, ella es bonita, con un cuerpo sino de poster, tiene un cuerpo de esos que calienta al verlo y enseguida te lo imaginas empinado ofreciendote las nalgas.

Ibamos un grupo de amigos, gracias a los cuales la conoci, ella caminaba delande nosotros y movia las nalgas en forma exitante, algo me dijo dentro de mi -a esta chava le a de encantar la verga- a los pocos dias la acompañe a su casa, estabamos platicando y al despedirme le tome la mano y la jale un poco hacia mi, ella no puso resistencia y se dejo llevar, la mira y acerque mi boca a la de ella y la bese.

Asi inicio una aventura que para mi en esos dias era exitante y morbosa, al estar frente a su casa recogia piedritas de la banqueta y las aventaba desntro de su brasier, ella solo reia y coqueteaba, una noche al besarla, baje mi mano por su talle, pase por su cintura, por las nalgas hasta llegar al borde de su vestido, toque la piel de su pierna, estaba tibia y la fui subiendo poco a poco hasta llegar a las nalgas, las acaricie y pase la mano debajo de su calzoncito, la pase por el canal de las nalguitas que estaban cada vez mas calientes, la pase al frente, donde encontre una vagina humeda, hize de lado el calzon, saque mi herramienta y la coloque en ese conejito, ella me ayudo con su mano para guiarla a la entrada de la cuevita, que la recibio sin problema alguno.

Despues de algun rato, le di vuelta y coloque la verga entre las nalgas, ella se extraño un poco, pero acepto, senti su ano y como se abria para recibir la cabeza de mi verga, bombee lento hasta que llego al fondo de aquel culito caliente y despues, bañe con mi leche ese rico culo.

Tiempo despues le pedi que se casara conmigo y acepto, en ese inter, la lleve a varios hoteles en donde le di verga hasta por debajo de la lengua, ella disfrutaba al igual que yo, pero llego a mi mente la idea de hacer un trio hmh, tengo un amigo al que pense invitar, pero ella siempre se nego rotundamente.

Al hacer planes para la boda, alguien me ofrecio en venta una casa en uno de tantas unidades habitacionales que queda a la entrada de la ciudad en donde vivimos, le comente a ella para saber su opinion y esta fue rotunda NO por ahi no porque hay muchas casas de citas (al ser nueva la unidad, se presta para ello) y efectivamente, al pasar el tiempo comprobe que tenia razon.

Insisti un poco mas en lo del trio y al ver su negativa , pense que estaba comentiendo un error, asi que lo deje por la paz, lo que si me permitio fue, que al llevarla al cine, al entrar le subuera la falda o vestido, segun yo para calentarme, luego me di cuenta que al entrar todo se ve oscuro, pero los que ya estan dentro ven muy bien, eso porque algunos chiflaban y no falto el que apludia pidiendo mas.

Me di cuenta que tambien le gustaba eso de exibirse, un dia que fuimos a nadar, en un lugar apartado que segun me habian dicho, estaba que ni mandado a hacer para coger a gusto, resulto que habia gente, eso si, el lugar era bonito y escondido de las miradas, pero ese dia habia algunos tipos nadando, nos sentamos cerca de un arbolito y ella puso el mante y preparo las cosas que llevavamos para comer, yo curioseaba por ahi, de pronto al mirar hacia ella, note que tenia la mirada fija, al localizar el objeto de su atencion vi a un tipo moreno, chaparrito que se secaba, disponiendose a vestirse segun crei, rato despues y al no estar yo a la mirada de ellos, voltee de nuevo y el tipo se acarciaba y le mostraba la verga, morena y de muy buen tamaño, ella lo miraba sin incomodarse.

Cuando el tipo se dio cuenta que los miraba se puso el pantalon, tomo su mochila, al retirarse del lugar paso junto a ella y murmuro algo, me hubiera gustado escuchar lo que dijo, cuando llegue junto a ella, estaba colorada y con la respiracion agitada, estaba caliente !!!

Rato despues llego una pareja que se sento cerca de nosotros, ella era morena de muy buen cuerpo y unas nalguitas paradas y redondas, muy buena, el, era moreno tambien de un tipo como ranchero, muy amables, ya para comer nos ofrecieron cerveza, ella, no dejaba de ver el bulto que se notaba debajo del calzon de baño del hombre aquel.

Ya para regresar a casa entramos a unas regaderas  para darnos un baño y quitarnos la arena, no habia mucha gente y sali a asomarme, al entrar hable como si alguien estubiera conmigo y dije -deja tu ropa ahi, ella ya esta adentro- para eso le habia pedido que al entrar me esperara en cuatro y mostrando el culo  a la puerta, entre y ella levanto su carita sonriendo y sorprendida de lo que escucho, pero no se levanto dejando ver el rico culito que tiene, ahi supe que no estaria lejos el dia en que hariamos un rico sandwich con ella.

Ya casados, platicaba con una de sus tias, con la que yo haibia simpatizado y habia hecho amistad, incluso con sus hijas y Marcos su unico hijo, la tia hacia comentarios que me sacaron de onda y al preguntar el porque lo hacia, solo respondio, hubieras preguntado antes de casarte con ella…!!!

Ese comentario desperto mi curiosidad y me dejo por meses pensando en el significado de sus palabras… misma curiosidad que espero sientan por seguir leyendo la continuacion de este relato con la seguridad de que es 100% real, recuerden que aveces lo real supera la fantasia, esto es solo el inicio de una larga histroia de la “Putita de la colonia”