Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Tarde inolvidable con el perro de mi hermana

Los exámenes finales habían comenzado y tenía que ponerme a estudiar, ese día estaba sola en la casa, mi mama y mi papa trabajaban y casi nunca estaban en casa y mi hermanita de 12 años había ido a la casa de una amiga. Saque mis libros y me puse a estudiar en la mesa de la cocina, después de un rato llego el perro de mi hermanita y me empezó a lamer mis pies desnudos lo que me molesto mucho, la verdad odiaba a ese perro, era grande y negro. Su lengua siempre estaba goteando de saliva y ladraba toda la noche, pero mi hermanita lo quería mucho y lo cuidaba bien, lo bañaba y le daba de comer
con todo su cariño.

El perro siguió distrayéndome varias veces mas así que lo encerré en el patio y me subí a mi habitación, quería descansar un rato así que prendí la PC y entre a algunas paginas porno cosa que hacia casi todos los días, revisando varias paginas llegue a una de zoofilia, me impresionaron las imágenes de perros y caballos follando con mujeres, chicas que chupaban los
miembros de los animales y dejaban que las penetraran, me quede un rato asustada al ver las imágenes y me empezó a dar escalofríos, mis manitas empezaron a temblar y sentía algo raro en mi.

Me estaba poniendo muy húmeda y no pude dejar de ver la pantalla, quise ver mas y mas, me encantaron esos penes grandes y extraños y no pude evitar empezar a tocarme mi conchita por encima de mis bragas. Empecé a buscar
imágenes y videos de chicas teniendo sexo con perros y pude encontrar varios, los vi muchas veces y cada ves me gustaban más.

De repente escuche los ladridos del perro de mi hermana, pensé mil fantasías en un segundo y mi corazón empezó a latir muy fuerte, baje a la cocina y abrí la puerta del patio y vi al perro que tanto odiaba, pero esta vez era diferente, empecé a notar lo grande que era y lo monstruoso que seria su pene, me le acerque, le puse la correa y lo ate a una tubería, lo empecé a
acariciar y le empecé a tocar entre sus enormes genitales se sentía muy caliente y note como empezaba a salir su pene, me agache para poder verlo bien y empecé a masturbarlo con cuidado, su polla se veía enorme y tenia un color entre roza y rojo muy bonito, la forma que tenia era horrible y eso me ponía muy caliente.

No resistí y le di un besito en la puntita, el perro respiraba muy rápido y su saliva goteaba sin parar, su pene crecía mas y mas a la ves que lo metía en mi boca, lo llene todo de saliva y le empecé a meter un dedo en su culo peludo, estaba súper caliente  y el perro dejo salir un chorro de esperma en mi boca. Me lo comí todo y le limpie su polla, le saque el dedo de su ano y fui a la cocina a limpiarme, me quite toda mi ropa y fui por una crema, cuando regrese su pene se estaba haciendo pequeño así que lo empecé a masturbar nuevamente, cuando volvió a tener su tamaño ideal me puse crema en
mi mano y me la embarre en mi ano.

Me metí unos dedos para agrandar un poco mi orificio cosa que hago frecuentemente, y le entregue mi ano al perro de mi hermanita, me puse en cuatro patas y me inserte su pene en mi ano, tenia miedo de que me lastimara o de que me penetrara por mi coño pero decidí arriesgarme, en cuanto me entro la puntita sentí un dolor y deje salir unos gemidos, después me empezó a penetrar violentamente y deje escapar varios gritos de dolor, trataba de liberarme de tales ataques pero no podía, estuvimos así como 5 minutos y luego la saco después de haber eyaculado en mi intestino, me recosté en el
suelo llorando con mi culito destrozado.

Me sentía muy mal al haber echo semejante tontería, sentía como me chorreaba su semen y me ardía mucho mi ano, pero por alguna razón me le acerque y le mame su pene con mucha lujuria, no estaba pensando lo que hacia, estaba
dominada por el deseo y le chupaba su pene como una puta loca, seguía saliendo algo de semen en mi boca y lo tragaba todo. Después decidí volverlo a meterle su pene en mi ano y deje que me penetrara brutalmente unos 10 minutos, hasta que no resistí el dolor y me levante, fui rápido a mi cuarto a mirarme mi ano en el espejo y era hermoso, estaba enorme, mi ano estaba destrozado y aun chorreando, mi coño estaba bien mojado y tenia mi saliva goteando de mi boca, espere unos momentos y luego me bañe, me vestí y baje a acomodar el desorden, unos minutos mas tarde llego mi querida hermana
Daniela y sin tener la menor idea de lo que había echo fue a acariciar a su querida mascota.

Desde ese día tengo sexo con el perro de mi hermana 2 veces por semana.

Esta es una historia real que me paso hace unos meses, luego les contare otras cositas que e echo pero será en otra ocasión.

Espero que les haya gustado mi historia. Si tienen comentarios o les gustaría platicar conmigo mi correo es:

Laura-N5M7@hotmail.com

Por favor solo escriban chicas, lo siento hombres pero no me interesan

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


6 comentarios en “Tarde inolvidable con el perro de mi hermana

  1. Me encanto tu relato me gustaria tener un perro como el de tu hermanita jajaja aunque en tu relato no mensionastes si lo disfrustastes solo remarcastes el dolo que sentias :0

  2. Este… No quiero ser la bruja mala, pero si fue tu primera vez por el culo, como fue que lograste levantarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*