Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Jordan el mágico

Escribo de nuevo esperando que esta historia resulte del agrado de todos, ya que prometí relatar como continuaron las relaciones entre Jordan, Nancho y yo.
Habíamos quedado exhaustos en el pleno patio debajo de la regadera cerrada, por lo menos Nancho y yo, después de haber tenido una experiencia maravillosa (para mi) con mi empleado y su perro. Jordan estaba tirado al lado de su amo resoplando, el calor era sofocante, ya que el sol del pasado medio día estaba en su apogeo. Nancho abrió la regadera y nos dimos una buena ducha incluido el animal, después me encaminé para dentro de la casa con la intención de comer una fruta y descansar un rato. Sin embargo no podía estar relajado al recordar todo lo sucedido; pensaba en las consecuencias de lo que había hecho, no solo con mi empleado, sino también con su perro. Pero poco a poco las preocupaciones se disiparon, siendo reemplazadas por un deseo tremendo de repetir la experiencia. Es así que al cabo de una hora no dudé más, (sentía que el pito me iba a reventar por que de nuevo hervía de calentura) y decididamente me encaminé hacia su apartada habitación esperando encontrarlo allí. No golpeé la puerta, abriéndola directamente, Nancho estaba acostado desnudo y Jordan en la alfombra al pié de la cama, éste se levantó de un salto con mi irrupción: “¡Señor!” exclamó Nancho algo sorprendido y buscando algo a su alrededor con que cubrirse; yo lo detuve con un gesto de la mano acercándome rápidamente a la cama y me senté en el borde de la misma. “Estuviste grandioso” le dije. Nancho me miró y sonrió, tomó mi mano y se la llevó directamente hacia sus huevos a los que comencé a acariciar, viendo como se le ponía otra vez dura la negra pija; me deshice del short acostándome a su lado. “¡Jordan!” ordenó Nancho, bastando solo un segundo para que el animal subiera a la cama dando unos pasos sobre la humanidad de mi empleado y dejándolo a éste entre sus cuatro patas. Acercó el hocico a la cara de Nancho y comenzó a lamerle las mejillas, mientras yo, acomodado de costado cambié de mano y continué acariciando sus grandes huevos, subiendo alternadamente todo el largo de la pija, y con la yema de mis dedos, masajeé suavemente la punta de esa negra cabeza que latía de calentura y a la que ya sentía húmeda. Nancho atrajo hacia él aun más a Jordan y con las dos manos comenzó a pajearlo; no tardó en aparecer la cabeza y luego todo el miembro quedó expuesto. Me maravillaba y me enardecía ver esa pija animal, lo que aumentó mi ritmo de caricias a Nancho. Este con una habilidad increíble, hizo girar al animal sobre él, de modo a tener el enorme miembro pegado a sus labios para chupárselo. En medio de este desenfreno doblé el cuerpo y ubicándome debajo del animal, comencé a mamar el pito de Nancho; sentía el vaivén en mi boca, aun mejor que horas antes en el patio; de pronto sentí la mano de él en mi pija y que algo meloso la bañaba, escuche que me decía: “ Es miel de abejas..A Jordan le encanta..Lo va lamer”.
Aunque estaba en una posición algo difícil, Jordan metió el hocico entre mi torso y mis piernas y alcanzó mi pija. ¡Que lamida¡ es todo lo que puedo decir para describirlo. Sentí la áspera lengua del can recorrer todo mi miembro; yo no dejaba de mamar, besar e incluso mordisquear suavemente la negra pija de Nancho, la que estaba dura como piedra. Nancho me acarició las nalgas y también las untó con miel, llevando un dedo hasta mi culo. Sentí su caricia en el esfínter y que lo llenaba de la espesa miel; me introdujo el dedo y casi muero de placer; lo retiró despacio y dirigió la lengua de Jordan hacia ese lugar. Las lamidas a mi culo se hicieron cada vez más rápidas, mi frenesí era increíble, jamás había sentido algo así. De tanto en tanto abría los ojos para ver como Nancho metía en la boca ese miembro tan grande, hasta que vi a Jordan soltar un chorro potentísimo en la cara del muchacho. Nancho me tomó con delicadeza de los cabellos y me atrajo hasta la pija todavía dura y de cabeza hinchada de Jordan y susurro: “Chúpela..Es deliciosa”. Acerqué la boca y la chupé en toda su extensión; Nancho cambió de posición rápidamente colocándose detrás mío; inmediatamente sentí la dura verga entre mis nalgas, levanté un poco la pierna sin dejar de ocuparme del miembro de Jordan. Nancho me abrió con las manos las nalgas un poco más, hasta que sentí la palpitante cabeza tocar mi culo y solo pude exclamar: “¡¡¡Cogeme…Cogeme¡¡¡”. Yo ya había pasado los límites de la locura como nunca antes, mi lujuria, el deseo y el éxtasis en que estaba, superaban cualquier relación sexual que hubiera tenido, era lo máximo que sentí en toda mi vida. Lentamente, Nancho me cogió hasta hacerme gritar de placer. Era mi primera vez y sin embargo no dolía, pese al tamaño de la pija de mi macho.
Jordan sintiendo mi boca abrazar su miembro, comenzó a moverse; Nancho y yo estábamos de costado, de modo que con un brazo dejó al animal entre los dos. Nuestros besos fueron alrededor de la pija de Jordan que no dejaba de gemir y dar aullidos apagados.
“¡Voy a terminar!” dijo mi amante y la explosión de semen en mi culo fue magnífica; esto tampoco nunca lo había experimentado y me gustó sentir este embate dentro de mi.
Nancho retiró la pija despacio, pero yo quería más y se lo hice saber, entonces apartó por el momento a Jordan y se me ofreció; el hermoso y bronceado culo quedo expuesto ante mis ojos, las nalgas perfectas, la musculatura, en fin, todo. Nancho estaba de cuatro y exponía los huevos y la pija que colgaban, esto me calentó todavía mas, me acerqué de rodillas y lo cogí, mientras acariciaba sus genitales. La sentí crecer de nuevo entre mis manos y aceleré el ritmo; el adiestrado animal, había apoyado sus patas delanteras en los hombros de Nancho ofreciendo la pija a su boca. Nancho volvió a chupársela y en el colmo de la calentura, exploté dentro de mi empleado, macho, amante y maestro, no sin antes acariciar los labios de él y la pija durísima del perro.
“Jordan es mágico” me dijo Nancho y no pude más que asentir. Esa noche no fue como cualquier otra, de nuevo Nancho, Jordan y yo, disfrutamos a plenitud del sexo. Rotardi1@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*