Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi vecina Alaín

Mi nombre es Leda y tengo 20 años, voy a relatarles mi experiencia lésbica para que tengan idea de cómo soy: mido 1.65, cabello castaño oscuro, blanca y esbelta. Todo empezó una tarde cuando se mudó mi vecina Alaín, hace dos meses, por curiosidad me asomé a la ventana de mi habitación para ver por qué habían unos camiones de la mudanza en la casa de al lado cuando en ese preciso instante vi salir a una mujer rubia y esbelta de un auto deportivo color vino, llevaba una falda beige que dejaba ver sus esbeltas y torneadas piernas y una blusa manga larga color rosa. Desde ese día me atrajo la linda vecina y me propuse seducirla a como diera lugar, por días me asomaba por la ventana y con el telescopio de mi hermano la veía desvertirse en su habitación porque da la casualidad que ella no cerraba las cortinas y así me daba el privilegio de ver sus senos de alabastro y su depilada cosita, ver este espectáculo desde la ventana de mi habitación me ponía la chochita en carne viva y terminaba por masturbarme, hasta que en una oportunidad me tocó llevarle un pastel de moras que mi mamá había hecho; recorrí los diez pasos que me separaban de ella y toqué el timbre, mi vecina apareció detrás de la puerta vestida con unos blue jeans que se le ceñía a las piernas y pude detallar su traserito paradito y llevaba una blusa escotada y ésta marcaba las rosas de sus pezones yo me aguantaba para no tirármele encima y poder seducirla su voz aflautada me sacó del detallismo que llevaba desde hacía cinco minutos.

-¿Qué tienes en esa mano?-dijo señalando la mano con el pastel de moras.

-Vine para entregarle un pastel que hizo mi mamá.-le dije titubeando.

Ella me invitó a pasar y fuimos a la cocina en donde ella sacó unos platos de postre y luego un cuchillo para picar con delicadeza el pastel, puso los trocitos en los dos platos y me invitó a pasar a la salita, luego me habló de que se llamaba Alaín, que se había mudado por motivos personales y que no estaba casada y que su madre la quería casar pero que ella no quería, que ella tenía 26 años, etcétera, etcétera. Yo la detallaba completita y aguantaba mis ganas de poseerla completamente de sólo pensarlo mi cosita se puso en carne viva. Luego me dijo la razón de por qué no quería casarse:

-¿Sabes por qué? Porque soy lesbiana por eso.

Eso me dió motivos para dejar el plato en la mesita de la sala y acercarme a ella y besarla con fruición, ella se sorprendió por el beso apasionado que le dí pero no se inmutó, luego me desvistió y a medida que lo hacía me besaba cada parte de mi delicado cuerpo, yo gemía del placer hasta que ella empezó a besar mis muslos, sentí un cosquilleo y gemí de nuevo. Con delicadeza se desvistió y pude ver sus cálidos senos me tomó las manos y las llevó hacia sus pechos, me pidió que la masajeara en sus pechos mientras me besaba el vientre, caderas y muslos luego yo le hice lo mismo, la besé en los muslos, caderas, senos me detuve en ellos para poder chupar sus pezones cuando lo hice ella gimió y luego se levantó y me despojó de mi sostén y de mis bombachas yo hice lo mismo con sus bombachas ella se levantó a buscar algo cuando regresó traía en sus manos un consolador de esos de lo que se atan a la cintura, lo dejó en la mesa y comenzó a chuparme mi cosita lancé un gemido de placer y ella aumentaba la intensidad, cuando sentí que estaba a punto de acabar se detuvo tomó el consolador se lo ató a la cintura, me pidió que me acostara y me penetró con él lo metía y lo sacaba, al principio despacito luego aumentó el ritmo mientras me chupaba los pechos, me besaba completa aguardando mi orgasmo cuando lo alcancé sacó el consolador , se lo desató y me dijo:

-Ahora hazme acabar como lo hice contigo.

Yo empecé a chuparle su chochita ella se agarraba los senos y jugueteaba con ellos mientras gemía de placer luego aumenté el ritmo y cuando estuvo a punto de acabar me detuve, me até el consolador a la cintura, ella se levantó y me pidió que me sentara, me senté y cuando lo hice ella se sentó encima de mí dándome la espalda, empezó a moverse mientras yo le agarraba los pechos y jugaba con ellos, ella se tocaba de vez en cuando su clítoris y se movía más rápido luego llegó su orgasmo y se tumbó encima de mí jadeando y sudando, yo la besé con fruición para luego sentir su lengua saborear mi clítoris, esto me puso a millón y comencé a gemir ella aumentaba el ritmo hasta que yo acabara, pues, no tardé y tuve un orgasmo delicioso. Alaín se levantó y me dió de beber de mis fluídos luego ella se sentó para yo poder meter la cabeza entre sus piernas torneadas y poder chuparle el clítoris, empezó a gemir y a tocarse los pechos luego entre gemidos me decía que aumentara el ritmo y lo hice, ella movía gradualmente su pelvis y cuando estuvo a punto de acabar comenzó a reptarse por el mueble como intentando escaparse de algo yo la sujeté por los muslos, aumenté el ritmo mientras ella decía:

-Sí, sí hazlo así.

Luego llegó su orgasmo me dí cuenta porque aparte que me bañó la cara con sus fluídos ella levantó la pelvis aproveché de darle de probar sus fluídos para caer a su lado desnuda y bañada en sudor. Desde esa ocasión nos hemos visto un par de oportunidades y en nuestros encuentros hemos tenido sexo. En una noche estuvimos en un trío pero eso se los contaré en otra ocasión.

zuela4421@cantv.net

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


2 comentarios en “Mi vecina Alaín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*