Violada en el quirófano

Tengo dieciocho años, soy muy bonita según mis amigos y compañeros, pero resulta que me empecé a sentir mal y entre en una serie de consultas con médicos diferentes, el resultado fue que tenían que operarme, nada del otro mundo, un problema en el estomago, según me explicaron, me anestesiarían, dos cortes muy pequeños, que ni se notarían permitiéndome usar la biquini, en el verano, así que con el miedo normal, comencé los preparativos, me hice depilar, no quería saber nada que una enfermera me afeite, etc, y por fin llego el día, muerta de miedo entre al sanatorio, me hicieron una dieta, y me explicaron todo, me pusieron una especie de bata y sobre una camilla con un enfermero empujándola comenzó mi marcha hacia el quirófano,  llegamos a una antesala, donde se acercó un medico mayor muy risueño, me hizo algunos chistes y me dijo bueno  querida, vamos a ponerte algo de “champagne” por vena, en un instante estarás dormida y no sentirás nada. Sentí el pinchazo, y me agarro una pesadez tremenda, parecía que me dormía, pero escuchaba las voces y note que dos veces el que parecía el medico me pinchaba con una aguja, pero no podía decirle que sentía, era como si mi cuerpo no respondía. Escuche que el medico decía al enfermero, avísame que en un rato la entramos, y ruido de sus pasos, quede sola con el enfermero, sentí que me tocaba los pies, como acariciándolos, pensé que estaba viendo mis reacciones, pero empecé a notar que su mano subía por mis piernas, se detenía en mi entre piernas y trataba de penetrarme con un dedo, mi mente quería gritar, ordenar a mi cuerpo que salga corriendo que me estaban manoseando, pero lo que mi cerebro ordenaba, mi cuerpo no lo hacia, seguía quieta y como dormida, sentí sus dedos en mi interior, incluso levanto la sabana y beso mis tetas,  después se volvió a los pies de la camilla, y llevo mi cuerpo hacia el borde, levanto mis piernas a sus hombros y sentí que su pene me penetraba, no me dolía me desgarraba, había tenido sexo con un amigo, pero estaba preparada lubricada, aquí me estaban violando, sentía sus empujones y sus manos estrujando mis tetas, hasta que sentí la sensación de algo caliente en mi interior, se salio y dijo “Flor de nenita una concha casi sin uso”. Pensé que hablaba para si pero entonces escuche la voz del medico que me anestesio que decía, viste te dije que ya no era virgen, espero que del culito si, eso me gusta, no podía creer lo que escuchaba, no solo me habían violado, alguien había estado mirando y ahora quería violarme analmente, mi desesperación era extrema, pero mi cuerpo seguía estático, tendido en esa camilla con mi concha chorreando leche, expuesto a todo, el medico se coloco a mis pies, también levanto mis piernas, y introdujo algo aceitoso en el orificio de mi ano, se rió por lo depilada que estaba, y sin miramientos encamino su pene a mi culo, de un envión lo puso adentro, sentía como si me habrían las carnes pero no me dolía, solo algo que se separaba ante la presión, de ese cuerpo que me estaba empalando, comenzó a bombear, sus dedos se introducían en mi concha, entubo así un largo tiempo, después sentí su leche en mi anterior, riendo llamo al enfermero y lo invito a que me viole, le dijo, “se lo rompí, le desvirgue el culo, aprovecha y abriselo bien” sin soltar mis piernas volví a ser enculada, después uno de ellos me limpio riéndose, ya que decía que de mi culo salía leche y sangre,”Debe ser una infección hospitalaria” sentí que empujaban la camilla y entraba al quirófano, allí habían enfermeras y otros médicos, que comenzaron la operación, en mi indignación, al menos me sentí mas tranquila, mientras me operaban, sentía lo que hacían pero no dolor, hasta sentí los puntos cuando los pusieron, me sacaron de allí, y con suero entre a la sala donde despertaría, al otro día, ya despierta y en uso de mis facultades, llame al medico que me opero y pedí estar a solas con el, le explique llorando que había sido violada, me dijo que era imposible, que seguramente la droga de la anestesia me produjo ese mal sueño, le pedí que me revise el culo, que lo tenia muy dolorido y me sangraba, lo miro, y me explico que podio ser un esfuerzo que realice por el susto, que la sangre podía ser de la operación, que me tranquilice, pero que si quería el llamaba a la policía y yo efectuaba la denuncia, pero que como medico no veía forma de probar lo que paso, que era atribuible a sueños por la droga de la anestesia, que de todas formas conversaría con el enfermero y el anestesista. Quede confundida, yo sabia lo que paso, no mentía, espere que el medico me trajera alguna respuesta, a los dos días me estaban por dar de alta el medico vino y me dijo, mira ya esta todo aclarado, los vi al anestesista y el enfermero y quieren explicarte que notaron que estabas mal y que incluso cuando estabas esperando ser operada gritabas y llorabas en la camilla, le dije  que no quería verlos, que al otro día al salir iría a la policía. Esa noche estaba durmiendo, algo en la pieza me despertó, al abrir los ojos estaban allí mis violadores, me taparon la boca, y me pusieron en ella una cinta con algodón, ataron mis manos a la cabecera de la cama y mis piernas a los soportes de atrás, así quedaba como en una cruz, uno de ellos se arrodillo entre mis piernas y me penetro, mientras el otro me chupaba los senos, el que me penetro se corrió en mi interior, me desataron y me ataron de espaldas, y uno tras otro me violaron analmente, vaciándome su leche, después en un brazo me pusieron una jeringa y me inyectaron algo, sentí que mi cuerpo se ablandaba, me desataron, y uno de ellos el enfermero desnudo se acostó a mi lado y me penetro desde atrás, el anestesista colocaba su pija en mi boca y bombeaba allí, hicieron con mi cuerpo lo que se les ocurrió, hasta me penetraron los dos juntos uno anal y el otro vaginal, limpiaron la leche, se rieron ya que me volvía sangrar el ano, y se fueron, a la madrugada, pude moverme, llame a la enfermera que llamase al medico, que vino apurado, le relate lo que había ocurrido pidiendo que llame a la policía, que me revise, se sentó a mi lado y me dijo “Mira putita, vos si que queres armar quilombo” No podía creer lo que decía, entonces saco unas fotos, allí se me veía desatada, desnuda en una orgía donde dos personas (El enfermero y el anestesista) me penetraban en todas las poses, hasta les estaba chupando las vergas, le grite, que estaba drogada, se rió de mi y me dijo que busque alguien que me crea, que yo era una puta que seguramente los había provocado y hasta cobrado, si ni me molesto que me fotografíen y se fue, llame a un familiar y me fui del sanatorio; después de pensar mucho no fui a la policía, y preferí hasta ahora olvidar las veces que me violaron.

4 comentarios en “Violada en el quirófano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*