Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Zorrita

Me llamo Mike, tengo 45 años, pero nadie me da mas de 38, hago mucho deporte, gimnacio, yoga, y realmente parezco mucho mas joven de lo que soy. Soy profesional, hablo varios idiomas y he tenido la suerte de haber viajado muchísimo por todo el mundo durante toda mi vida.
Vivo en La Pampa, estoy casado con una hermosísima mujer de mi edad, Lara, y por trabajo viajo casi todos los lunes a Buenos Aires y me quedo entre dos y tres días, donde alquilo un departamento cerca de Retiro. Doy todos estos datos porque son relevantes para contarles lo que me pasó.
Mi esposa tiene un montón de amigas de entre 40 y 50 años separadas y solas, y como tenemos una hermosa casa con pileta y quincho, muestra casa es el centro de reunión de todas ellas, esto porque además a mi me encanta mimarlas, hacerles comidas especiales o asados, y gustosamente me borro en cuanto veo que sobro.
Una de esas amigas, la Turca, tiene dos hijas, una de 20 y Luli, de 23, estudiante universitaria, 1,70 (igual que yo), morocha, ojos marrones, flaca, pechos pequeños, y con unas piernas y una cola increíblemente bellas. A Luli la conozco desde hace 15 años, y, tal vez porque su papá se borró hace muchos años, siempre he tenido una relación muy afectuosa con ella, va muy seguido a mi casa y siempre se acerca a conversar conmigo, pedirme opinión sobre diversos temas, o a preguntarme por alguno de mis viajes. Es muy cariñosa, y no tiene vergüenza de abrazarme y besarme delante de todo el mundo, cosa que ha veces me pone un poco nervioso…
En el mes de Noviembre del año pasado, Luli, delante de mi esposa y su madre, me dice que está planeando un viaje a Buenos Aires, para asistir a un congreso un día martes, pero como no puede perder mas que un día (trabaja por las tardes), se tomaría un colectivo el lunes a la noche, llegando a BA el martes por la mañana y regresando el mismo martes a la noche o miércoles a la madrugada, viajaría con su amiga Clau, y como no irían a hotel quería pedirme permiso para ir a mi depto a ducharse, cambiarse, dejar el equipaje y luego ir a recogerlo o a la noche o a la madrugada. Por supuesto le dije que sí, y aunque los ratones bailaban en mi cabeza, me olvidé pronto del tema porque pensé que no lo harían.
Bien, un lunes cuando recién había llegado BA, recibo un mensaje de texto diciendo: ¨soy Luli llegamos mañana a las 7 a Retiro, confirmame¨, la llamo, porque me imaginé (correctamente) que no tenía crédito para hablar por teléfono, y me cuenta que se habían decidido a viajar y que no me preocupara por ellas, que solo me ¨molestarían¨ un ratito.
El martes me levanté temprano, fuí a la panadería y las esperé con un muy buen desayuno, yo tenía que ir a mi oficina no antes de las 9. Llegaron como a las 8:30, bellísimas y radiantes las dos, desayunamos y me fui, así se podían bañar y cambiar a gusto, quedamos que me avisaban a que hora pasaban a retirar sus bolsos, y listo.
Regreso a mi departamento a las 20 hs mas o menos, compro unos snacks y unas cervezas, y me dispongo a ver un partido de fútbol cómodamente sentado en un sillón de tres cuerpos que tengo.
Como a las 22 hs recibo un mensaje de texto que dice ¨Estás? Puedo pasar ahora?, Luli¨. Ya que haya cambiado de plural (podemos) a singular (puedo) me puso muy, pero muy nervioso, le digo que sí, y a las 10 minutos escucho que toca el timbre, a pesar de que le había dado un juego de llaves. Sube, me dice que Clau había tenido que ir a no se donde y que quería hacer tiempo hasta media noche para encontrarse nuevamente con ella y salir a tomar algo con un grupo de chicos que habían conocido en el congreso.
Se sienta en el sillón, le ofrezco un cerveza, la acepta, se quita los zapatos y se acurruca al lado mio, a mirar el partido.
Comenzamos a conversar sobre la ciudad, la facu, su futuro, y en un momento dado me dice ¨Y vos, que hacés a la noche cuando estás acá, Lara siempre dice que seguro que tenés una novia, porque volvés super tranquilo y contento, y que a ella no le importa porque cuando estás en La Pampa sos el mejor marido del mundo…¨ a lo que solo atiné a reírme, y yo le pregunto: ¨como estás con tu novio¨ (novio de más de 5 años, especie de modelo top masculino, por el físico y por su cerebro), a lo que me dice, ¨ya no va más, no nos peleamos, pero no los soporto más, siento que he pedido un montón de tiempo con él, ahora quiero experimentar cosas nuevas¨. Todo esto, acurrucados uno al lado del otro, con un par de cervezas adentro cada uno. Hay un silencio, la miro a los ojos y le digo: ¨sos consciente de que esto nos puede traer graves problemas…¨ me responde: ¨también puede ser nuestro secreto…¨
Bueno, les cuento como sigue esto…
Me acerco, le doy un beso muy cálido y húmedo, e intento comenzar a acariciarla, pero no me dá tiempo de nada, como poseída se zambulle en mi bragueta, me baja el pantalón y de una se mete mi pija (que estaba a punto de estallar) en su boca, mientras me dice, ¨no sabés como he soñado con esto…¨
Guau pensé en ese momento, como vienen estas chiquitas!!! Por supuesto que no duré mas que algunos minutos, le aviso que iba a acabar, y como respuesta siento que comienza a chupar mas fuerte como si fuera una mamadera… yo no lo podía creer, me volvió loco.
Le digo que quiero bañarla, nos vamos al baño, nos desnudamos, la baño con mucha delicadeza (en realidad tenía una india en celo pero yo la trataba como una princesita de cristal), la seco, la peino, y nos vamos a la cama, allí le paso crema por todo el cuerpo, primero por los pies, las piernas, la espalda, y mientras la pasaba crema por la espalda, comencé a chuparle el culo, jugando con mi lengua en su culito divino. Arrimo un dedo a su vagina, y siento su primer orgasmo, la doy vuelta, continúo pasándole crema por sus tetitas y me sumerjo en su vagina, juego ahora con mi lengua en su clítoris y otro orgasmo, sigo hasta que de pronto cierra violentamente las piernas y me dice ¨no aguanto más, me da mucha electricidad… metémela por favor¨. Me pongo un forro y bueno, cogemos en todas las posiciones posibles, yo ya había acabado una vez y al segundo puedo aguantarlo mucho tiempo…
Luego de recorrer el kamasutra vaginal, le pregunto si puedo penetrarla por el culo, y otra vez me sorprende, me dice ¨pensé que nunca me lo ibas a pedir¨, por amor de dios, son todas estas pendejas así??? Terminé por segunda vez en su colita, su maravillosa colita, nunca creí que podría recibir tamaño regalo…
No la hago mas larga, dormimos hasta las 6, se levantó, a las 6:30 pasó Clau, y partió..
Nos vimos un montón de veces durante enero, iba a tomar sol con su mamá y mi esposa, y nunca noté ningún cambio, como si nada hubiera pasado, cosa que me tranquilizó mucho.
Hace un par de semanas me dice, en abril hay otro congreso en BA, le voy a preguntar a Clau si quiere acompañarme, te aviso.
Ahora bien, una pregunta para las mujeres que lean este relato, porque yo tengo una duda bárbara, es posible que brujas como son, mi mujer o su amiga no se hayan dado cuenta de nada? Será que todo fue consentido por mi mujer?? Si se concreta su próximo viaje, tal vez le pregunte a Luli, pero, para ser sincero, tengo miedo de hacerlo, mejor dejar las cosas como están..
Agradeceré respuestas femeninas a mi pregunta, y, como se podrán imaginar, escribo este relato desde mi soledad en BA…
Saludos
Mike

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Zorrita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*