Pendeja con Maduro en un Hotel de Córdoba

Hace poco salía con un tipo de Buenos Aires, y como yo soy de Córdoba no podíamos vernos muy seguido. Los horarios de mi facultad no me daban mucho margen, pero por suerte el trabajo a él sí.

Para ser sincera el es mas grande que yo, me dobla en edad, pero a mi no me importaba… yo lo quería y antes que el hermoso sexo que tuvimos, estuvo el cariño. Creo que una cosa sin la otra no se hubiese dado… Antes, JAMAS hubiese pensado en acostarme con alguien tanto mas grande!

La cuestión es que nos veíamos los fines de semana, o durante la semana también, dependiendo de cuando podíamos los dos. Mas que nada yo, porque el al ser jefe ni decía a donde, y se iba y manejaba todo lo que hacia falta por la Blackberry.

Resulta que teníamos tan buena piel fuera de la cama y dentro también, que me relajaba muchísimo estando a su lado… esto era fundamental a la hora de coger, porque me excitaba increíblemente estando con el. Para mí, es indispensable sentirme cómoda y relajada para poder disfrutar del sexo, si no, difícil pueda siquiera mojarme.

Probar las delicias de la experiencia tiene un plus que no se puede comparar a nada… estar con alguien que sabe donde tocar, en que momento, como hacerte gozar y cuando pasar el limite del respeto es sensacional! A mi me calienta mucho que me traten como a una perra en la cama, jugar a que me dominan, a que yo domino, a decirnos cosas chanchas y tratarnos un poco mal, pero que todo muera ahí. Después nos respetamos como siempre. Y este bombonazo sabía perfectamente como jugar.

El es rubio, de ojos claros, lindo cuerpo, es ejecutivo así que siempre esta bien presentable. Usa perfumes ricos, algo que a mi me mata en un hombre!! Así que no fue difícil que me conquiste…

En una de sus visitas decidimos ir a un hotel fuera de la ciudad para estar mas tranquilos y que yo, que no le conté a nadie que salía con él, me sienta mas cómoda estando juntos al ir a cenar o dar una vuelta.

Para los que conocen, recalco que fuimos a Carlos Paz, habíamos hecho una reserva en una habitación de un hotel hermoso que esta frente al lago San Roque, cruzando el puente cuando vas desde Capital. La imagen que nos propiciaba el balcón de esa habitación era un paraíso…

Yo muero por los paisajes que tienen montañas y lagos, y desde ahí se alcanzaban a ver las sierras y el lago San Roque, el sol hermoso en lo mas alto del cielo iluminando la ciudad que estaba tan quieta, lo que me daba una sensación de paz difícil de explicar.

Yo me había puesto un vestido con lindo escote porque hacia calor, estaba mirando por el balcón, anonadada por el paisaje, cuando el se acerco por detrás, me agarro por la cadera apoyándome su bulto en el culo y me dijo al oído:
_No sabes como te extrañe, pendejita.

Su pantalón de vestir dejaba pasar perfectamente la excitación que venia aguantando después de tanto tiempo sin vernos. Yo me calenté enseguida al sentir su pija dura en mi cola y sus manos presionándome sobre el…

No me hice esperar, empecé a mover mi culo de forma circular, como si le bailara sobre la poronga.. el doblo un poco las piernas y empezó a moverse como si me estuviera cojiendo, estiro sus brazos y me empezó a manosear las tetas desde atrás mientras me seguía golpeando el culo… algo que me enciende como a una perra!!

El balcón era cerrado, tenia paredes a los costados por lo que no me preocupaba que viera nadie. Me saque el corpiño para quedarme con el vestido solo asi disfrutaba de su manoseo en mis teta como se debe! Parecía que estábamos cojiendo parados, el me acariciaba las tetas desde atrás mientras yo me tiraba un poco para adelante dejándolas colgando, pesadas, sobre sus manos. El me apretaba un poco los pezones, los que enseguida se pusieron duros y parados. Me corría una hermosa sensación desde la punta de ellos hasta todo m cuerpo. Yo empecé a respirar cada vez mas rápido, cerrando los ojos y soltando el aire casi en silencio. Me estaba empezando a calentar mallll…

Me di vuelta, lo empuje bruscamente hacia adentro de la habitación mientras le iba desprendiendo los botones de la camisa. Se la saque y me subí a un desnivel que había en el cuarto. Me apoye contra la pared y lo agarre de la nuca…el me agarro por la cintura, yo me tire para atrás y lo acerque a el contra mi bruscamente, lo bese desenfrenadamente, tenia la boca muy húmeda… le movía mi lengua por todos lados, inclusive lamiéndole los labios, lo que a el lo calentó más todavía. Es que las ganas de comerme su pija me habían estado atormentando en la espera de su visita y este beso era solo para aguantarme un poco y no petearlo enseguida…

Yo seguía arriba del desnivel, es decir unos cuantos centímetros mas arriba que él. Me levanto el vestido y me lo saco, empezó a chuparme las tetas mientras me las apretaba contra el pecho… las ganas que nos teníamos eran increíbles!

El hijo de puta empezó a succionarme los pezones y a manosearme la conchita… yo estaba caliente como si fuera la ultima vez! Cerraba los ojos y pensaba en como me calentaba este ‘viejo’…

Le saque el cinturón, le desprendí el pantalón, se lo baje y el saco una pierna para estar mas cómodo al abrirlas… me agache, me puse en cuclillas y apoyando mis manos en sus piernas, para sostenerme por sus gemelos, le baje el bóxer. Los dos estábamos sumamente excitados, el tenia la poronga dura como un palo, la cabeza hinchada y rosada y por su punta salía un liquido transparente que me hacia agua la boca…
Lo empecé a pajear para desparramar su fluido por el cuerpo del pene, una poronga bien mojada es mi mejor bocadillo!

Con las ganas de empezar a hacerle un pete ya, enterré mi lengua en la base del pene, justo donde empiezan los huevos y succione varias veces. Su pija se movía sola hacia arriba lo que me calentaba masss… parecía que tenia vida propia y me pedía atención. Si el atorrante la movía para calentarme, lo consiguió! Y como!!

Le di unas cuantas lamidas por los costados de los huevos y no aguante mas… le empecé a chupar al mango la poronga bien dura que tenia, el cerraba los ojos y gemía de placer agarrándose de la pared con una mano y con la otra empujando mi cabeza desde la nuca hacia sus huevos.

La idea de estar aprisionada por el y su pija en mi boca me mojaba toda la rajita…

El empezó a mover su tronco hacia adentro de mi boca, yo solo quería comérmela entera. Me costaba respirar de las embestidas que me daba, pero eso solo me calentaba más. Tenia la boca llena de saliva y su liquido… su mete y saca hacia un ruido bárbaro dentro de mi boca y yo me empecé a tocar la conchita por el costado de la bombachita… tenia los labios bien hinchados y mojados… mi clítoris estaba duro y se me había vuelto bien grande, yo lo acariciaba de manera circular con mis dedos mojados y después bajaba y con todos los dedos me rozaba mi rajita caliente y gorda por la calentura y la hinchazón. Subía y bajaba los dedos sin entrarlos a mi vagina… el parecía que estaba poseído, me cojia por la boca como si nunca antes lo hubiese hecho, mientras decía ‘Mmmm…siii… aaaaaghh….’

Me saque la verga de la boca y le dije que no quería que acabe rápido… el me dijo que con las ganas que tenia de cojerme, ni en pedo iba a acabar todavía.

Tomo aire y lo largo bien fuerte, cansado como si hubiese corrido una maratón.. es que la excitación que tenia encima era descomunal…

Me hizo pararme y sacarme la bombachita. La agarro, la olio y empezó a tocar la parte mojada de ella.

_Pendeja, me encanta que te mojes así chupando mi pija. – me dijo.

Yo estaba tan caliente que solo le sonreí, apoyada contra la pared mientras me seguía pajeando un poco.

_Ay hija de puta, sos tan perra, como me gustas!! – me dijo al ver que no tenia ganas de perder el tiempo.

Se acerco me abrió las piernas y empezó a tocarme los labios de la concha. A todo esto yo no paraba de gemir, mi calentura salía por todos los agujeros de mi cuerpo.

Me empezó a meter un dedo adentro de la conchita, bien en la parte de atrás que es donde mas me calienta porque siento bien cuando roza al entrar y salir. Yo quería que me coma entera, pero el atorrante me estaba haciendo desear…

Yo ya respiraba entrecortadamente, cuando decidió que era suficiente, me dio vuelta, quedando mi cola frente a su boca y me metió la lengua en la concha desde atrás continuando lamiéndome entera toda la raya de mi culo… Mmmmm…. Por diossss…… todavía recuerdo eso y se me estremece el orto…

El sabia que a mi me encantaba que me chupen entera.. así que empezó a succionar los labios de mi vagina desde atrás, con la nariz enterrada en mi culo, moviendo la lengua mojándome toda la argollita….

Yo estaba a mil, el culo se me estaba dilatando de una manera infernal… el se dio cuenta y escupió saliva en los dedos de una mano, se los mojo y empezó a trabajarme el orto. Movía los dedos de manera circular sobre mi ano, y con la otra mano me cojia por la concha…

Acabe enseguida sin siquiera un dedo metido en el culo…

Se incorporo y me dio vuelta. Yo estaba todavía excitada y cansada de las manoseadas que me había dado…pero quería que me cojan por todos lados.

El fue a buscar un forro a su valija, volvió, se lo puso, se subió al desnivel conmigo y me levanto una pierna…

Me iba a cojer de parada, lo que me excitaba aun más! La última vez que había garchado de parada fue cuando era más chica en el baño de un colegio. No era de lo más cómodo, pero si sumamente excitante porque te da una buena vista de cómo entra y sale esa pija bien venosa.

Empezó a jugar con la cabeza de su poronga en mi concha hiper mojada. Su pija no era muy grande, pero tenía una cabeza ancha que es lo que mas me gusta porque me abre bien la argollita… siguió metiendo y sacando la puntita… yo le pedía por favor que me la meta toda, estaba completamente extasiada, y el hijo de puta lo sabia…

No me hacia caso, parecía no escucharme, me agarraba una pierna a lo alto con una mano y con la otra manejaba su pija. Siguió metiendo y sacando hasta que por fin me la dio toda empujándome con fuerza contra la pared…. Sus huevos chocaban con mi concha.. yo gemía de placer, este bombon me garchaba como los dioses…. Yo cerraba los ojos y él gozaba mirándome disfrutar mientras me golpeaba contra la pared. Me siguió dando un rato hasta que la pose nos agoto físicamente.

Me puse en cuatro sobre el borde de la cama, quería que me haga el orto y el lo sabia. Cuando me excito de sobremanera se me dilata todo el agujero del culo y aproveche para hacérselo notar. Apoye mi cara sobre la cama, y con las manos me abrí los cachetes del culo para que el pudiera verme entera, bien depilada, mientras empecé a abrir y cerrar el ojete invitándolo a que me rompa entera.

_Sos una hija de puta pendeja, no podes calentarme así!! Tu culo pide pija urgente y yo te la voy a dar amor.
_Vos también me calentas mucho amor…mira como me dejas el culito. Listo para que lo sirvan.

Buscó el lubricante que viene con los forros y me empezó a mojar el culito con eso… cuando paso el dedo cerca del ano, dilate más el culo para que me meta el dedito. Antes de hacerlo me abrió mas el culo con sus dos manos, mientras lo escuchaba gemir excitado por el agujero que se iba a coger. Ahora si metió el pulgar en mi agujero que pedía que lo abran bien abierto… me entraba todo y quería masss.

Se puso lubricante sobre la punta de la poronga y me empezó a meter un dedo nuevamente, esta vez uno mas largo… estaba bien mojada por lo que entraba perfecto.

No me hizo esperar mas y empujo su pija sobre mi culo… yo suspire, relajándome así entraba mejor.

_Mmm.. nena.-
_Que pasa amorcito?
_Me va a dar un infarto si te sigo cojiendo de esta manera. – decía completamente excitado.

Me metía su pija bien lento, lo que a mi me daba tiempo a acostumbrarme a su grosor. Entraba y salía sin sacarla del todo, estaba bien resbaladizo por el lubricante lo que hacia mucho mas fácil el trabajo…

Sin previo aviso empujo fuerte todo lo que le quedaba de pija y choco sus huevos contra mi orto.

_Ayyy, la puta madre!!! – le dije.
_No querías que te rompa el orto pendeja? Bueno, te estoy cumpliendo. Ahora no te quejes y goza.
_Si, pero me estaba acostumbrando de a poco. – le retruque sin hacerle mayor problema. En el fondo me encantaba que me hagan eso… el dolor y placer que te da que te abran bien el culo es indescriptible. Duele un poco pero no queres que paren!

_Toma nena, querías lechita? Yo te la doy bien calentita. – Me decía mientras metía y sacaba cada vez más rápido
_Mmmmm…. Aaaaghh… si, dame bien duro. – le decía yo, mientras le movía el culo para que me la meta mas al fondo.

Yo ya estaba bien abierta de culo, por lo que empecé a contraerlo para que el lo sienta mas apretado….

Se ve que nunca se lo habían hecho por lo que se volvió loco, me agarro de la cadera y me empezó a bombear poseído nuevamente. A mi me encanta que me cojan con locura, y mas si me están rompiendo la colita…
Yo me tocaba la conchita, a todo esto ya la tenía bien mojada y tenia unas ganas de acabar bárbaras.

El tomo mi trabajo y empezó a pajearme con una mano, se movía bien fuerte y rápido y yo entregada al placer que me daba este bombonazo me dedique a gozar de una buena cojida por el culo y una pajeada infernal. En poco tiempo acabe en su mano que sintió mis contracciones de vagina al hacerlo y su lechita no se hizo esperar en mi colita…

Quedamos tirados en la cama de costado, fundidos por la intensa cojida de culo que me había dado. Pero eso… era solo la bienvenida.

Los maduros se la bancan y con este es buen sexo asegurado!

Buenas pajas para todos!

Tags: ,

One Response to “Pendeja con Maduro en un Hotel de Córdoba”

  1. Marce dice:

    Exelente relato me hicistes calentar de lo mejor por lo bien llevado que esta todo.
    Espero continuacion del mismo.

Leave a Reply

*