Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La Amiga de mi Novia (Real)

Comienzo mi relato…

Esto ocurrió hace unos días…

Yo estaba en casa tomando unos mates y de repente suena el timbre, atiendo y era una amiga de mi novia (vivimos juntos con mi novia). La amiga es una yegua, tiene las tetas hechas y un lomo infernal.
Al atender le digo que mi novia no está, ya que me había avisado que iba a llegar en dos horitas más o menos. Me dice que si no me jode esperarla para que no tenga que ir y volver.
Ningún problema le dije y la hice pasar.
Le convide unos mates y entre charla y charla, a mí se me iban los ojos a esas hermosas tetas que tiene!

Me dice: Nunca te había mirado a los ojos, que lindos que son.

En ese instante me dije “Me está tirando los perros”, Gracias le dije vos también sos muy bonita…
Y para que, en ese instante se levanto dio dos pasos hasta donde estaba yo y me comió la boca…
Al toque me empezó a manosear y no me quede atrás, entre a meter manos por todos lados, me súper calentaba.

En esa desaforada aventura de los besos, me empieza a dar besos en el cuello y a desprenderme la camisa, siguió con el pantalón y comenzó a bajar su lengua por todo mi torso y me empezó a chupar por arriba del bóxer el pene.
Yo estaba que explotaba, sumado a la adrenalina que podía llegar mi novia en cualquier momento.

Ella siguió hasta que me bajo el bóxer y comenzó una chupada IMPERDIBLE!, esas que jamás un hombre olvida, suave y utilizando la lengua como una profesional.
Irían ya como 10 minutos cuando le dije, si seguís voy a acabar.

Me dijo, NO, la quiero sentir adentro mío… y ahí explote… ella estaba con una mini así que no tuve que laburar mucho para sacarle nada, así como estaba, corrí la tanguita que tenia y comencé a penetrarla muy suave.
Me dice –Acaba cuando quieras y no te hagas problema que tengo un DIU y tomo pastillas.
WOW- Dije, mas me calenté no podía creerlo, se me había entregado de una manera impresionante y cogía como los dioses…

Empezó a gemir de una manera algo extraña y empezó a temblar estaba acabando magistralmente, juro que su acabada comenzó a salpicar, nunca había visto a una mina acabar de esa manera, chorreaba mucho.
En ese momento no aguante más y acabe hasta la última gota adentro suyo…
Y nuevamente comenzó otro temblor hasta se le daban vuelta los ojos.

Se fue al baño y yo con ella, había que hacer todo rápido antes que llegara mi novia.
Nos limpiamos y volvimos a tomar mate.

A los 15 minutos llego mi novia y pregunto: Se aburrieron o conversaron?

Con la amiguita de mi novia y amiguita mía, nos seguimos viendo, ella esta de novia pero dice que nadie la coge como la cojo yo. Así que no me puedo negar.
Espero que les haya gustado mi relato, real.
Continuare contando aventuras con la amiga de mi novia

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


2 comentarios en “La Amiga de mi Novia (Real)

  1. Viendo este relato les voy a contar lo que me pasó con una prima de mi mujer, en un fin de año, mi mujer se enfermó de cálculos en los riñones y no hubo de otra que la operaran; obviamente toda la familia se enteró, entre todos una prima que tenía unos dos años menos que mi mujer, muy bonita, con unos ojos azules intensos y pecosa por todo su cuerpo, siempre que yo la veía pensaba: esta tiene que tener pecas hasta en el culito y la cuquita.

    La noche del día de la operación, mi suegra, se quedó acompañando a mi mujer, porque yo tenía tres hijos chiquitos, dos hombrecitos y la última una mujercita, que los había dejado con una muchacha que contratábamos por los días, pues era casada y se iba a eso de las ocho de la noche, dejando a los niños dormidos.

    Llegué a la casa, me hice un café en leche y estaba tomándomelo cuando sonó el timbre del apartamento, abrí y era la la prima pecosa de mi mujer, me dijo que pasaba por mi casa y que quería saber como iba su prima, después de la operación; lo que me pareció raro era que iba vestida de forma muy tentadora, con una faldita muy cortita color morado y una bluza bien escotada que me permitía ver casi la mitad de sus senos.

    La hice seguir a la sala y comenzó a mirarme provocativamente, sin nigún recato, al sentarse lo hizo con desparpajo y obviamente me dejó ver sus calzoncitos color rojo; de inmediato me arreché, me dijo que pusiera música, para entretenernos un rato, me dijo que si depronto tenía algún vinito para tomar un poquito; a mi me gustaba como hembra y por eso le serví un vaso de los grandes con vino chileno fuerte en alcohol, ella se tomó ese vaso como si fuera agua; a los quince minutos me dijo que pusiera unos boleros, así lo hice, al segundo bolero me dijo que por qué no bailábamos uno solamente, al verla tan hermosa, no me resistí, la cogí por la cintura y comencé a bailar, ella se me pegó al cuerpo y subió su cuquita para juntarla a mi pene que se comenzó a parar de inmediato; ella se dió cuenta y se arrimó más, me dijo que le gustaba y que me deseaba, que soñaba conmigo haciéndole el amor, eso me puso muy arrecho, bajé mi mano y le subí la minifalda, le metí la mano en los calzonsitos y le acaricié la vulvita peludita, mojada tanto que parecía que se hubiera orinado, olí sus jugos, y me arreché tremendamente, la subí a mis brazos y la lleve a la alcoba, ahí la tendí, le quité la falda, la bluza y me impresionó la cantidad de pecas que tenía, hasta en el clítoris tenía pecas, le enterré mi lengua en su vagina, metiéndole mi lengua hasta donde podía, me chupaba sus jugos que olían delicioso. me deslicé hasta su culito, tenía pecas alrededor, me lo chupé, lo abrí con uno de mis dedos y le metí mi lengua, el olor era delicioso también, yo pensaba; esta hembra lo que quiere es verga en la panochita y en el culito, porque se lo había limpiado muy bien y se había perfumado; le dije que hiciéramos un 69 y así lo hicimos; ya no podía más con mi verga que estaba a punto de estallar, rápidamente se la metí en la panochita y me quedé quieto porque casi me derramo cuando mis vellos púbicos tocaron los de ella; la penetré muchas veces, llegó varias veces, se derramaba riquísimo, me mojaba las piernas cada vez que llegaba, depronto no aguanté más y me le derramé dentro de su vaginita como si fuera una vaca lechera, me saliá semen como si fuera a acabar con mis testículos, que me quedaron doliendo, ahí en la cama matrimonial nos quedamos exaustos y nos dormimos por ahí dos horas; cuando me desperté, le toqué el culito, todavía estaba húmedo, la desperté, y me puse a chuparle el culito, le metía la punta de mi lengua, depronto me dijo; si quieres comételo, es todo tuyo; eso me puso a mil, con los juguitos de la panochita le lubriqué el culito y con mi saliva lubrique mi verga; le metí los dos dedos largos de mi mano y cuando estraron todos, ella gemía de placer, le puse mi verga en su culito y se iba abriendo, ella me decía que lo hiciera bien despacio porque le estaba doliendo; con mucha delicadeza, despacito se lo metí todo y la comencé a bombear, salín burbujas de su culito, ella me decía que me adoraba, que nunca había sentido tanto placer sexual, la penetré y depronto me derramé dentro de su culito, también fue grande la cantidad de semen que me salió, de nuevo quedé con dolor en mis testículos, nuévamente quedamos exhaustos y nos dormimos, a las cinco de la mañana, la desperté y le dije que la llevaba a su casa, afortunadamente quedaba a tres cuadras de la mía, la dejé como a media cuadra, teniendo cuidado de meter mi carro a la esquina para que nadie me pudiera ver, desde la esquina miré que llegara sin problemas a su casa, desde ahí aprendí que: mujer pecosa, mujer deliciosa.

    Al día siguiente fui a la clínica a ver como seguía mi mujer y mi gran sorpresa fue encontrarme con la prima, que me saludó como si nada hubiera pasado entre los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*