Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una aventura con mi vecina

Un saludo a todos los lectores, soy un aficionado de  las lecturas de relatos y por fin me he animado a relatar uno propio, basado en hechos reales.

Me presentaré, soy un hombre casado de 31 años,  de aspecto físico normal, 1.90,  mi peso actual es de 93 Kg., me suelo cuidar haciendo deporte y en el gimnasio.

Bueno después de presentarme les cuento lo que me paso, vivo en un fraccionamiento tranquilo, con vecinos agradables.

La señora Celia es la vecina de a lado de mi casa, es una señora que pese a su edad (como 54 años), aún conservaba la figura que alguna vez seguramente fue la envidia de muchas mujeres y el delirio de bastantes hombres de antaño….

Ella es bajita, de pelo largo, y muy guapa a pesar de sus ya notadas arrugas y sobre todo con un cuerpo admirable, como ya dije, aún con los años que tiene encima. Es dueña de un trasero bastante aceptable con unas nalgas firmes  y unas tetazas de……..  Infarto, algo caídas por los años; pero de un tamaño increíblemente grandes.

Como todos los días, ella salía bien temprano a pasear a sus perritos por toda la cuadra y por las noches los sacaba a que hicieran sus necesidades.

Un día llegó a casa después del almuerzo y se puso a conversar con mi esposa en la cocina. Yo entré por un vaso de agua, las saludé y salí apurado, pues iba a lavar el coche.

Terminado fui a ver a mi esposa para preguntarle que había conversado doña Celia y me dijo que le comentó que se sentía ya muy vieja como para hacer ciertas cosas de su casa, como por ejemplo regar el jardín, reparar la cerca, y mi querida esposa había aceptado gustosa que fuera yo el que me encargara de esos menesteres.

Una mañana fui a la casa de doña Celia a reparar una cerca, Ya casi para terminar, doña Celia me dijo que si deseaba, me sirviera un poco de limonada que había dejado en la mesa de la cocina, mientras ella se daba un duchazo, ya que la tarde estaba muy calurosa

Me dirigí a la cocina por un buen vaso de limonada, pero decidí antes subir por una brocha más pequeña para pintar la cerca. Al pasar por el baño, escuche a la señora Celia repitiendo mi nombre.

“así ,Juan hazme tuya….. Hazme sentir tu gran verga por mi conchita vieja….. Cómete a esta vieja…..”…. “soy toda tuya”….. ahhhh…. mmhhhhmm….si, si, siiiiii……. eso es……

Fui por  la brocha y al pasar nuevamente por el baño me tope con la Sra. En pelotas ,ella al verme, pegó un grito y se puso muy nerviosa, no sabia si taparse las enormes tetas o su concha repleta de pelos…..

Yo no supe  que hacer ni que decir, sólo atiné a decirle subí por esta brocha (por cierto me puse algo nervioso)….

Ella toda avergonzada, sólo me dijo:

“Estabas escuchando todo lo que dije???….. Me estabas espiando????….. ehhhh…. por favor perdóname….. yoooo….. esteeee…… espera que me cambio y lo conversaremos…..”…… “que vergüenza…..”… “que vergüenza….”

Excitado  por la situación, mi polla se puso roca, ella lo noto y no dejaba de ver mi entre pierna, aproveche la situación y le dije que no se preocupara, que se calmara, que la entendía. Que comprendía que se sintiera así ya que había enviudado hace mucho tiempo  y que era lógico que necesitara estar con hombre. Tocando mi miembro le dije que yo estaba ahí para ayudarla en todo lo que se le ofreciera.

Me miro con lujuria me tomo de la mano y me llevó a su cuarto. Ahí, le saqué de un tirón la toalla y admiré más de cerca aquel cuerpo que a pesar de los años estaba buenísimo… enseguida le di vuelta, la recosté en la cama, y me desnude dejando a la vista mi enorme verga y empecé a besar todo su cuerpo transpirado y húmedo con olor a celo de hembra, no deje milímetro de piel sin besar, asta el culito saboree mi lengua no se cansaba de degustar esa piel arrugada, ella se retorcía y su respiración se agitaba, se levanto y empezó con sus caricias y masajes a excitarme mas, me beso la espalda eso me puso loco me di vuelta y de inmediato bese su cuello y fui bajando hasta sus enormes chichotas, lamia y mordisqueaba sus  pezones alternadamente estaban duros , mientras con mi mano acariciába su coñito, y fui bajando de sus pechos , y me dirigí a sus rodillas con mi lengua , y lentamente por sus ingles hasta llegar a esa zona tan caliente y con mi lengua fui explorando su cuevita mientras ella gemía y se mordía los labios del placer que le provocaba. Mi lengua hacia semicírculos en toda su rajita, mordisqueaba  saboreaba  su clítoris, sus labios vaginales y toda su cavidad, metía y sacaba mi lengua todo lo mas profundo que podía en su vulva como si con ella quisiera alcanzar su punto “G” Gozaba tanto que se retorcía como lombriz, y  me decía “ Si, si, siii…ahhh..Mmhhhmm…eso chiquito…no pares..Que rico me mamas mi chocha papi…ahhh… no puedo mas mi rey…Voy a terminar…ahhhh…siiii…ahhh… no te detengas… ya voy ahhh…ahhh…de pronto dio varios gritos y un largo gemido y en ese momento sentí su orgasmo, salieron chorros y chorros de su jugo vaginal. Yo recibí aquello con mi lengua.

Con voz temblorosa me dijo “eres increíble, nunca había gozado tanto tienes una lengua maravillosa”

Tomo aire y se arrodillo agarro mi palo bien duro, se lo metió en la boca como si quisiera comérselo de un jalón, con su lengua recorría mi verga como si fuera un caramelo, movía su cabeza a buen compas para atrás y para delante de tal modo que mi trozo entraba y salía de su boca con gran rapidez, sentía su lengua húmeda y caliente con una succión incesante. Me mamaba tan rico que me corrí en espasmos incontrolados.

Me recosté en la cama y Celia a un lado de mi me agarro la verga y comenzó a masturbarme mientras yo acariciaba su tesorito, le metí  un dedo hasta sentir su punto “G”. Al sentir mi dedo en su punto dio un grito y se puso a temblar de placer. “que me haces, que siento como una corriente eléctrica invade todo mi cuerpo y me haces ver las estrellas papi..ahhh.. Que rico…ahhh. Nunca me han tocado ahí…ahhh…chiquito esto es el paraíso..siii mi amor sigue, sigue, ya métemelo por favor papi, no aguanto mas me tienes a mil ya quiero que me penetres con ese gran trozo de carne…ahhh..Por favor chiquito ya entiérramelo lo quiero hasta el fondo.

Se dio la vuelta y se monto encima de mí,  se acomodo mi verga en la entrada de su panochita fue introduciendo mi verga muy lentamente en su ya lubricada cuevita una vez ya metida se fue levantando poco a poco y cuando la punta estaba casi fuera se dejo caer de un solo golpe  sintiendo los dos una penetración brutal comenzó a cabalgar a ritmo enloquecedor. Mi boca aprisiono sus tetas “Eso es mi amorcito… asiii… asiiii… que rico…… me corro…. ayyyy… siiiii… me corrooooo… siiiii…. sigue…. dame asiiiii….aAyyyyy…. ufffff”ahhh…”Que verga mas rica tienes ahhh..Como me haces gozar…ahhh..Mmhhhmm…Que rico siiiii…ahhh..ufff..ya,ya,ya ayyyyy..ahhh..   Con sus manos se aferro a mi pecho y a grito abierto Celia se corrió en un espasmo y sentí como que se me desmayaba por ese orgasmo múltiple que le saque, yo no dejé de bombearla…. Yo seguía en el feroz mete y saca mientras seguía engulléndome sus tetazas enormes… ella respondía con un movimiento circular de caderas.

Yo estaba a mil, mi verga parecía que me explotaría estaba mas grande y gruesa de lo normal, la agarre y la acomode de rodillas en la cama (de perrito) me coloque atrás agarre mi tranca y se la fui metiendo muy lentamente comencé a bombear de menos amas, la  tome de la cintura con ambas manos y bombee bien duro, me encantaba ver por el espejo como se bamboleaban esas tetazas y su cara de excitación plena…”Ah mi amor que delicia ahhh.. Me matas con esa tranca que tienes, me das tanto placer  que estoy dispuesta a entregarte la virginidad de mi culito..ahhh…Que rico mi vida ohhh…soy tuya papacito has de mi lo que quieras…ah voy a terminar papi no pares, no pares mas, Si, si ya,ya,ya ”. Uno segundos después  me arrojo chorros y chorros de su rico néctar.

La levante y la puse de chivito en precipicio a la orilla de la cama, arqueo su espalda ofreciéndome su culito deseosa de que se lo rompiera haciéndome un movimiento de cadera súper cachondo, ensalive su hoyito y se la fui metiendo poco apoco hasta el fondo, era rico sentir como entraba mi verga en esa estrecha cavidad, doña Celia se sacaba y gemía, gritaba de placer y dolor, comencé a bombear despacio, ella se estremecía en cada embestida que le daba …”ahí chiquito me muero, esto es la gloria, siento que me partes en mil pedazos, nunca pensé que mi colita me diera tanto placer..Mmmmahhh…no pares, con mas fuerza papi..Siiiahhhh…que verga mas grande tienes mi amor…Métemela mi rey…Mas, mas, mas, adentro mátame de placer chiquito…ahhhh…Mmmm”. Mis embestidas fueron con mas fuerza y Celia gritaba y gemía como loca me pedía mas, en ese momento se corrió, era una serie de orgasmos uno tras otro, Yo agarre mi verga y le vacié toda mi leche en su culito sentí que me desmayaba de lo seco que me dejo. La goce de lo lindo.

Después les cueto lo que le hice a mi comadre.

Si eres mujer y quieres tener una experiencia maravillosa. Estoy para servirte.

Contáctame: juan_dl06@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Una aventura con mi vecina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*