Archivo por meses: enero 2010

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

De fresa o vainilla

Quizá este historia intima nos pertenece solo a mí y a ella, tal vez no la debería compartir con nadie, pero de alguna manera siempre me ha inquietado platicarlo con alguien, pero no puedo por obvios motivos, sería desastroso. He estado a punto de contárselo a mis amigas e incluso a mi prima mi prima, pero gracias a dios aun no me he atrevido. Supongo que eres la persona correcta, que aunque algún día me veas por ahí, en alguna plaza del df por ejemplo, ni siquiera te imaginaras que sabes mi más intimo secreto.  Originalmente lo escribí para mi, para poner en orden algunas cosas en mi cabeza, y tal vez lo debí conservar así, en un archivo oculto en mi compu,  pero en fin aquí lo tienes, para que puedes asomarte por una ventana a lo mas secreto que tengo, y observarme una dia a solas con mi mejor amiga, desnudas haciéndolo, o por que no, sentir  Alejandra y seducir a una chava o  ponerte en piel de Sandra y hacer cosas locas solo por dejarte llevar por tus emociones
Pude haberlo resumido a la parte en que tuve relaciones con ella, pero esa no es la verdad, no me acosté con Alejandra, no solo eso. Si solo narrara eso, no tendrías idea, mi historia solo una niña la puede entender, no es como los demás relatos donde lo padre es lo vulgar y exagerado, que algunos se imaginan, es una relación entre chavas, ¿y creen eso excitante?. Te voy a contar como una niña hetero termino en el cuarto de su amiga cerrado con seguro y a oscuras

Así  comenzó todo

En la vida todo es consecuencia de decisiones que no siempre tomas consiente de hecho gran parte de tu realidad la escogen otras personas y tu voluntad poco o nada importa

Soy de la Ciudad de México allí nací y viví mis primeros 16 años,  tuve una infancia se puede decir “normal”, educación tradicional de clase media,  siempre hice lo que las niñas hacen, tenia muchas amigas y amigos también.

Mi mejor amiga era sin duda Jenny, mi vecina, éramos como macarrones y queso, siempre juntas y felices, teníamos nuestras altas y bajas, nos enojábamos y nos dejábamos de hablar, pero no podíamos vivir una sin la otra, nos conocíamos desde el kínder, entre nosotras no había secretos, ella era muy bonita y por esa razón muchos chicos del colegio la asediaban y le gustaba cambiar de novio como a sus calzones (como dice mi mama), por eso a veces no tenia tiempo para mi.

Pero cuando le conté  que mi papa había decidido tomar la plaza que le habían ofrecido en otra ciudad, empezamos a pasar todo los días juntas,  saber que eran nuestros últimos días juntas nos ponía algo nostálgicas, pero hacia que disfrutáramos al máximo cada día. Pensaba que no encontraría en Guadalajara alguien tan padre como ella, por esa razón  se me dificulto cambiar de ciudad, también tenía novio, que no era tan enserio pero sabia que lo extrañaría.

Además extrañaría a mis primas, que a pesar de que eran menores que yo, siempre las he querido mucho y me caían súper. Sin otra opción en verano de 2003, una vez hubieron terminaron las clases nos mudamos y dejé atrás aquella época de mi vida.
De cómo nos conocimos
Al principio en Guadalajara me sentía bien sola y deprimida, melancólica, extrañando México; mis padres cada día se llevaban peor, y ya no nos soportábamos mi odiosa hermana mayor y yo. A la familia le cayo mal el cambio y así trascurrieron los peores días de mi adolescencia. Pronto comenzaron los cursos de final de semestre de mi nueva escuela, a los que la directora tuvo a bien convencer a mis padres a inscribirme para que me familiarizara con mi nueva escuela, y con el método que llevaban ahi, como si mis broncas no fueran suficientes, ahora también tendría trabajos y  tares. Por mas que hice berrinche, mis papas me obligo a ir al pinche curso.

 

En la escuela era aun peor que en casa, me sentía como bicho raro, en especial por que había un grupo de 3 chicas que se aconsejaban al oído mientras me miraban,  a veces sentía que solo se reían de mi, ya me caían de la patada, me hacían sentirme insegura. Dos semanas después de haber comenzado el curso, Alejandra la que parecía la líder del grupo se acerco en un descanso y me hizo plática; cosas x, tu sabes:

como te llamas?, cuantos años tienes?,  De que colegio vienes?, y cosas así. 

Me dijo que ella tenia 18,  ya debería haber salido de prepa pero perdió un año por floja y burra, me platico que la directora tenia algo en su contra a pesar de que sus padres se llevaban bien con ella, me presento a las otras dos chavas, Fabiana y Andrea, y me invitó a salir con ellas el próximo fin.

El siguiente Sábado, salimos a plaza galerías y estuvo bastante chido, no eran unas perras como había pensado, me jalaron a su grupo y en menos de un mes ya éramos súper friends, con ellas el tiempo se pasaba volando, me sentía incluso más a gusto que con mis amigas del df.

Eran muy lindas conmigo, hacíamos de todo juntas, tu sabes; íbamos al cine,  pasábamos las tardes de los jueves en un centro comercial, íbamos al club deportivo, nos reuníamos en la casa de alguna para ver películas o jugábamos con el Xbox de ale, también salíamos de vez en cuando a fiestas en las noches, a Faby y Ale como eran ya mayores les encantaba y como conocían a medio mundo nos pasaban a Andrea y a mi
El verano  termino, Andrea y yo entramos a segundo de preparatoria, Ale y Fabiana a tercero, pero en los recesos y al final de clases siempre estábamos las 4.

Al comenzar el curso conocí a Julio que era un niño muy lindo, todos pensaban que quería conmigo, pero a mis nuevas amigas no les caía “por que lo conocían” decían que era un loser y un naco, le hacían muchas groserías, por ejemplo; si estaba con el, Alejandra lo interrumpía y me invitaba a la café con ellas, y a el ni le hacia caso, o cundo  Julio me invitaba a salir el fin, les encantaba ponerme entre la espada y la pared, a que escogiera entre ellas o el, esas payasadas no me agradaban, se me figuraban inmaduras pero aun así, siempre les seguí el juego y me iba con ellas, no me quejo por que era bien padre. De echo me terminaron de convencer que Julio no me convenía por teto

Ellas eran extrañas, y medio lo notaba pero no estaba segura, pe. Fabiana y Andrea eran muy confianzudas entre ellas, además nunca hablábamos de niños como es normal, cuando yo comentaba de alguien que se me hacia atractivo, nadie se interesaba en seguir la conversación,  a pesar de que donde fuéramos  siempre nos volteaban a mirar niños bastante bien, especialmente a Ale y Faby que eran muy populares y realmente muy bonitas, delgaditas y como de 1.65 cm mas o menos, Fabiana güerita y muy finas facciones, Ale de pelo lacio y negro , de ojos verdes y una personalidad que hacia notarse siempre, de lo demás te diré que estaban también bien, estaban mejor desarrolladas que Andrea y yo, ellas eran mayores y su desarrollo había alcanzado su plenitud.

Parecían no hacerle caso a ningún niño, ni de la escuela ni en las plazas que visitábamos, primero creí que no lo notaban, pero después observe que no hacían mas que ignorarles, tal vez por hacerse las interesantes.

Eran buenos tiempos y Así  llegaron las vacaciones, casi no había día que no nos viéramos, no las pasmos súper, por las fiestas de navidad, mi cumple que me lo celebraron en grande y todo ese mes sin clases
Nos hicimos muy amigas
Después del las vacaciones de invierno. Algunas cosas cambiaron desde que me confiaron el secreto de que Fabiana y Andrea eran “girlfrieds”, Ale ya lo sabia pero no me lo habían dicho para no  frikearme, realmente no tuve objeción alguna, no me afectaba, era cosa de ellas, seguimos saliendo juntas pero ahora, preferían andar ellas por su lado de la mano, abrazándose y cosas así

Empezó a haber más química con Ale, todo el tiempo estábamos pegadas como chicle, la confianza era “total”, pasábamos toda la tarde juntas y a veces dormíamos juntas en la casa de cualquiera de las dos, sabíamos “casi” todos nuestros secretos.

Su color favorito era el anaranjado,  le gustaban las películas de terror, le fascinaba los helados de vainilla y las galletas finas, odiaba la carne de puerco, se ponía el mismo pantalón sin lavarlo hasta tres veces, dormía sin ropa interior,  y ya había tenido su first time, a los 16, y se depilaba allí por que odiaba sus bellitos

Ella sabia de mi que me gustaba el azul, que nunca comía atún, mi debilidad era el helado de fresa, y además de jenny era la única persona que sabia lo de un incidente con un primo medio lejano, nos besamos en una fiesta cuando teníamos 13 disque para saber que se sentía, a, y también sabia que aun era virgen.

Platicábamos de todo, no había pena para tocar ningún tema, yo le preguntaba mucho de su experiencia, de cuando había estado con un chavo, yo sentía mucha curiosidad, aun que ella le era indiferente, decía que me emocionaba de más, “que no era la gran cosa”

Nos entendíamos padre, juntas comprábamos ropa y nos la pastábamos, comíamos helado en el centro de la ciudad mientras nos burlábamos de los frikies que pasaban, en fin con cualquier cosa la pasábamos bien.

Hasta nos llevábamos medio pesado a veces nos empujábamos, nos ofendíamos en juego, tu sabes cosas como “bitch, estúpida o perra”, nos aventábamos agua en la cara cuando su mama nos hacia lavar los trastes y hasta a veces cuando me agarraba distraída me daba una nalgada, y yo se las devolvía mas fuerte,

también hacíamos travesuras ñoñas como leer los mails cachondos de mi hermana cuando descubrí  su contraseña, o nos escapábamos de la escuela y nos íbamos a su casa a desayunar y  a ver tv o a echarnos una siesta, a veces también tomamos dinero de su mama para ir a gastárnoslo.

Le encantaba la aventura, se robaba pequeñas cosas de los almacenes, cosas pequeñas, como esas pastillas que venden en las cajas de las tiendas departamentales, incluso una vez se saco una playera sin pagarla de un Liverpool, no por que lo necesitara, sino por diversión, de hecho me la regalo al otro día por que me había gustado mucho, para ella todo era un juego
—te cuento esto por que creía ser heterosexual y es importante que entiendas como a pesar de esto, logro seducirme al grado de un día jugar desnudas en su cama—
Mi madre pensaba que era una mala influencia y que cada vez era más como ella, siempre en la calle,  incluso afirmaba que ya era fachosa e irreverente como ella. A lo mejor si éramos algo distintas pero por eso hicimos buena química, los polos diferentes se atraen. 
De cómo nos hicimos más que amigas

Una tarde a principios de febrero después del colegio pasó algo que no me esperaba, Ale me acompañó a casa y antes de despedirse saco una pequeña flor de papel de su mochila y me hecho un largo e ininteligible rollo, que nunca logré recordar claramente, que en esencia dijo:
-“Eres una chava súper, me agradas desde que entraste al colegio”. Dame chance de conocerte más

claro que no le entendí  a que se refería
Entonces me explico que no le agradaba que más bien le gustaba mucho pero no como amiga, como chava

me dio risa por que creí  que bromeaba y le dije en broma – no somos lesbianas

Ella río también y me contesto, en serio, Sandra, que tal que lo intentamos, tu y yo somos como almas gemelas, no deberíamos ser solo amigas “es un desperdicio”, (esa última frase es creo lo único que recuerdo de manera textual),

vamos que tiene de malo?

 

Entonces tuve una reacción parecido a: ¡¿Qué?!  ¿Había entendido bien?, ¿mi mejor amiga me estaba llegando? ¿Como que, que desperdicio?
– no te entiendo Ale. Le conteste con nervios y con esperanza de haberla malinterpretado
-Quiero que seamos mas que amigas, ¿me entiendes? Dijo sonriendo
Me quede callada, apreté  los labios sin saber que responder, agache la mirada,

no la entendía, o  tal vez no quería, no sabia en donde esconderme, si cuando un chavo me llegaba me ponía bien nerviosa, imagínate ahora que se trataba de mi mejor amiga. Una vez que me di cuenta que si iba en serio, cuidando mis palabras para no herir sus sentimientos le conteste con otro choro, solo que yo al contrario de ella estaba nerviosísima

– yo creo estas confundiendo, también te quiero mucho ale, pero no así, no por que Andy y Faby salgan, nosotros debemos hacer lo mismo, es más yo nunca he salido con otra chava, es que yo no soy así,

– estoy segura de lo que siento por ti Sandra, es normal a veces a las mujeres nos
me despedí con el común beso en la mejilla y no la invite a pasar como era lo común
Una vez que puse un pie, en casa, deje caer mi mochila me senté en la sala sin dar crédito a lo que había escuchado.

La verdad me espantó, sin querer a la mente me vino aquellos días en la regadera juntas, las noches que dormíamos en la misma cama o las nalgadas que nos pegábamos de “broma”  y le maquile un rencor tal vez injusto, por no haberme contado que era les antes,  todo lo que habíamos compartido. La cabeza me daba vueltas; óseas que ¿me dirigió la palabra en los cursos para ligarme como cuando un niño quiere conocer una niña?

Ahora muchas cosas las pude entender

Me preguntaba tratando de darle sentido a la situación que parecía no ser real, me pare y me fui a cambiar la playera que era de Alejandra, ahora me daba asco, y todo la tarde y los siguientes días fueron extraños. Me descontrolé por completo, deje de estar en contacto con las tres “lesbianas” como yo ya les llamaba para mi misma, de las tres no hacia una y me empecé a juntar con otras niñas
Ale parecía ser la misma conmigo, no evitaba mi mirada, aun que yo si, me invitaba a salir por teléfono y yo buscaba mil pretextos, me buscaba en los recesos pero yo me refugiaba con mis “nuevas  amigas”, me sentía otra vez de la patada, sola como perro, las tardes solo hacia tareas y me la pasaba encerrada con Karlita mi hermana que ya no sabia como molestarme. 

Me preguntaba burlonamente  ¿tronaste con tus novias?. Me incomodaba tanto ese comentario, por los tintes de verdad que eso tenían, y  me alegraba de que no supiera lo que había pasado.

Andrea me aconsejaba que le diera una chance, que lo intentara, pero dejo de hacerlo cuando noto que no me gustaba hablar del tema y también la evitaba a ella, en clase ya no me sentaba junto a ella.
-ya se que es un relato erótico, y no novela pero aquí viene lo emocionante-
Ale no se dio por vencida y evito que mi actitud ante ella nos distanciara

Un día trataba de evadirla después de la clase de educación física que tomábamos juntas,  pero ella me tomo con suavidad de un brazo y me dijo

-tenemos que hablar  Sandra

–Si, dime – le dije haciéndome la desentendida

-Sabes algo, no podemos terminar nuestra amistad, en las tardes echo de menos tu compañía, te volviste una hermana y…. bueno…  si tu no quieres, bueno…. tal vez solo como amigas, yo lo entiendo, pero no me trates como si no me conocieras, la verdad me duele mucho que seas así conmigo
Que quería decir exactamente?  “Tal vez solo como amigas”  a tu hermana no le dices que sea tu novia

Me desarmo por completo, hoy si parecía nerviosa, y hasta parecía que lloraría.

Yo pensé que ya nunca le dirigiría la palabra, y lo que le respondí ni siquiera lo pensé solo se lo dije, con el otro extremo de la mezcla de sentimiento que me estaba matando, como si mi corazón en vez de mi cerebro, pusiera las palabras en mi boca
-si yo también, ni siquiera me caen las otras niñas, no son tan divertidas como tú
Ella sonrió y pregunto -¿amigas? con una voz tierna que era imposible decir no
Así que acepte y pasamos el resto del receso juntas, me di cuenta que era una persona bien padre, con la que no quería dejar de llevarme, era muy interesante, nunca me aburría con ella y otra cosa me podía mucho
Yo me mostraba rara con ella, sin en cambio ella parecía poner todo de su parte para restaurar la amistad y como me caía súper bien, lo logro pronto, y seguimos la amistad como había sido hasta antes del día que se le ocurrió llegarme
Un mes después comenzó  a insinuárseme de nuevo, y ya no sabia que hacer, ya pensaba darle chance, para no pasarla mal de nuevo

Necesitaba hablarlo con alguien pero no sabia con quien, ¡necesitaba ver a una niña hetero! ya me daba miedo estarme pasando al otro bando

Mama tenia la solución por puro instinto maternal, desde hace algunas semanas me insistía que invitara a Jenny a pasar unos días con nosotros, no se cansaba de decirme: “Jenny que si es una niña decente ya ni te acuerdas”.

Ese mismo fin por el Messenger la invite y a ella le encanto la idea
Como tenia un rato que no nos veíamos, la pasamos padre, fuimos al cine a la gran plaza para no encontrarme a Ale en galerías, donde siempre estaba
Con mucho tacto, antes de dormir, y con el pretexto de las chavas que se estaban besando en el cine delante de nosotras, le comente que aquí las relaciones entre chavas era más común que en la capital, y le pregunte su opinión y que si probaría alguna vez andar con una chava,
–  Con aires de sabiduría se tomo unos momentos para contestar- mira, es normal que algunas chavas les gustaran las chavas, también hay chavos así, yo no  tengo nada en contra de eso, en cuanto a lo otro, no creo que se malo probar un poquito, de chile y de dulce-

y me confeso que apenas se había besado con Elena, una chava que conocimos en la secu, me dejo bien claro que no era les, pero que se dieron las cosas en una fiesta y que le había dado curiosidad, de que se sentía a una chava

  • Y, ¿como es le pregunte? con curiosidad y morbo reprimido
  • Sabes no es muy distinto a besar a un chavo pero sentí mucha cosquillitas en la pansa fue divertido
  • Antes de voltearse para pegar la pestaña, me dijo jugando – a ti no te voy besar por que eres re persinada y somos amigas

Nos reímos de su tontería un rato y después dormimos.
Al otro día, después del desayuno Jenny se fue y yo me quede pensando en la curiosidad y la aventura que me hablo

Por otro lado estaba todo lo que me habían inculcado acerca de que “a las niñas le gustan los niños” y por otro las ganas que sentía de vivir algo distinto, que pasaría si lo probara?. Cuando veía lo bien que se entendían las otras dos, como se llevaban. se veía algo padre y la verdad hasta me daba un poquito de morbo de lo que seria besar a alguien de mi sexo. Ahora que lo pensaba, tener una relación con una chava no era algo del otro mundo, total si no funcionaba no pasaría nada.

 

Un día de marzo cedí  ante su perseverancia  y le propuse intentar ser su novia unos días, con la condición de que me considerara y que diéramos tiempo a que las cosas pasaran poco a poco, a y que solo quedara entre ella y yo, ni siquiera lo platicaríamos con Fabiana y Andrea. Ale acepto gustosa sin ninguna objeción
Y Empezamos, al principio parecía ser una relación de juego y pasajera, seguíamos siendo amigas y tal vez ya no como antes, ya no dormíamos juntas, no nos bañábamos juntas en el club y hacia lo posible por que ya no me viera ni en calzones cuando nos cambiábamos para la clase de deporte, yo ingenuamente quería que continuara así pero ella no parecía opinar igual, se mostraba muy interesada y clavada conmigo.

Pasábamos más tiempo juntas que antes y era muy divertido, era mas linda de lo que ya era, si teníamos un peso lo compartíamos y si había mas lo compartíamos igual, el cine, los frapes, los helados, a comer, y luego me llevaba a casa en autobús o en el auto de su mama cuando se lo prestaba.

Pero sobre todo, me escuchaba, me apoyaba en todo y siempre tenía tiempo para mí. Tenia muchos detalles para conmigo casi todos los días me llevaba a la escuela una paleta o un snickers y también me hacia cartitas, aunque casi eran de amigas, a veces tenían cositas que me sacaban de onda así como: “eres mi vida” “me encantas desde que te vi por primera vez”, no me caía bien el veinte de lo que ya éramos, eso era algo medio tonto de mi parte, por que si asíamos cosas como de novias por ejemplo:

En las tardes después de ir a la escuela caminábamos unas calles hasta un parque, nos tirábamos en el pasto, me recostaba en mi mochila y ella se acostaba en mi abdomen, pasábamos horas platicando, mirando las nubes, observando lo que hacían las pocas personas que pasaban por ahí, riéndonos de cualquier cosa, a veces ni llegábamos a comer a nuestras casas, prefería mil veces estar en el parque con ale, que en mi casa peleando y discutiendo por todo
Así nos empezamos a involucrar sentimentalmente y a encariñarnos “de otra manera” la una con la otra.
Una tarde después de haber visto “The secret window”  me fue a dejar en el auto de su mama a mi casa,  en el camino fue normal nos reíamos por que “nos hacíamos enojar” yo le decía que me había gustado Johnny Depp y ella decía que le gustaba la chava de el poster de la película de Harry Potter

Pero al despedirnos esa tarde nos dimos nuestro primer beso de novias, aunque solo duro unos 3 o 5 segundos, sentí una emoción que nunca antes había sentido, me puse nerviosa.  Le dije adiós, me salí del auto, deprisa abrí la puerta, le hice una seña de adiós y cerré la puerta.

Cuando entre Mama estaba en el comedor, me saludo y me pregunto:

-¿que tal la pasaste con tu verry  bestfriend, hija? (Mama no aceptaba del todo a Alejandra se le hacia una mala influencia y por eso se burlaba)

Yo que lo que menos quería era sentarme a platicar con mama, estaba muy nerviosa la cara la tenia caliente de nervios, solo me apresure a contestar:

-Bien ma,-. y subí de prisa a mi cuarto, tenia ganas de estar a solas y pensar en lo que había pasado, estaba bien? o el juego se salía de control?

Esa noche no pude conciliar el sueño, solo pensé, en nosotras, me sentía algo parecido a “enamorada”. Como a las 12 am, recibí un mensaje de ale que me termino de alegrarme la noche

                                          “te quiero mucho niña, see you tomorrow”

El segundo fue en una fiesta de su primo, las dos terminamos medio mareadas, cuando Alan  se dio cuenta, nos ofreció su cuarto para que nadie se pasara con nosotras, esa noche fue Ale quien se aprovecho de nuestra situación
El destino sigue su curso
A partir de eso los besos se hicieron más frecuentes en las siguientes semanas, buscábamos estar a solas para besarnos cada vez con más pasión, en ocasiones entrabamos juntas en los sanitarios del colegio, cuando veíamos que estábamos solas nos dábamos besos largos y húmedos. Recargadas en la puerta, para que ninguna niña entrara

Siempre que estábamos en una situación así sentía unas cosquillitas en la pansa que nunca supe identificar si eran de nervios o si sentía alguna atracción hacia ella, pero creo que esa sensación de estar haciendo una travesura les daba un toque mágico a nuestros besitos

La relación parecía haber llegado a su madurez pero aun nos faltaba, por hacer algo, y a ti saber algo

A finales de mayo estábamos por terminar cursos de la escuela y la directora ya nos traía entre ojos para los cursos, de regularización para mi y unos cursos para ayudar a que ale entrara a la uní, pero a Ale su desarrollo académico le tenía sin ningún cuidado y tubo una brillante idea para quedar bien con la vieja y librarnos de sus clases de verano

Las tres chicas y yo apoyamos a la directora para los preparativos de la graduación de la generación de Ale, nuestra labor consistía en conseguir los arreglos necesarios para la ceremonia en el auditorio. Aunque todos sabían que Ale era puro desmadre, sus padres tenían una buena relación con la directora por su posición social, y por este motivo le confió las llaves de la bodega del auditorio. En el solo había algunos arreglos de ceremonias pasadas, sillas rotas y un montón de trebejos olvidados y polvosos.

Desde el primer día nos encargamos de darle un uso a nuestro favor a ese olvidado cuarto. Al no tener un lugar lo suficiente privado para hacer de las nuestras, era el lugar ideal para que nadie nos viera de lesbianas, así que con el pretexto de hacer inventarios nos encerrábamos a solas en la bodega, nuestra energía sexual de adolecentes  reprimida y la privacidad que había nos hacia ir cada vez más lejos.

En uno de estos “inventarios” nos besamos y me calenté hasta el punto de dejar que me quitara la playera y tocara mis senos cosa que no creí que alguna vez permitiría, esos besos tienen una sutil línea que los divide del escarceo sexual, que no es mas distante cuando estas con una chava he, una vez que te dejas llevar, la calentura no te permite parar.

Me beso en mi abdomen desnudo me recargo en la pared y beso todo mi torso, se puso bien loca y se daba gusto con mi cuerpo, después se puso de pie y trato de desabrocharme el pantalón pero yo no le permití y le aparte la mano del botón, así que volvió a ocuparse de mis bubis, realmente tampoco deseaba que hiciera eso, pero algo no me dejo frenarla, por el contrario empecé a acariciar las suyas, eso no me excitaba ni nada, lo hacia por reflejo a lo que ella me hacia y por que mis manos en esos momentos deseaban tocar algo y sus nenas era lo mas cercano a mí, además de tener una textura agradable; no sabia ni que onda, de hecho su cuerpo en si no me provocaba la menor atracción en esos días, pero ahí algo que si es cierto; estar en esa situación era emocionante, tal vez por que a mi edad nunca antes había hecho eso con nadie.

 Después de estar así un rato masajeando los senos la una a la otra la temperatura subió en el almacén y empecé a hacer ruiditos, se aprovecho de eso y volvió a intentar tocarme abajo, solo que esta vez no encontró ningún impedimento por mi parte, de hecho cuando me comenzó a tocar sobre el pantalón le ayude separando un poco mis piernas para que pudiera desplazar con facilidad la mano, les diré que me llevó a tal extremo que al ver que le costaba trabajo desabrocharme el pantalón lo desabroche yo misma y bajé el cierra,  afortunadamente para mi y desafortunadamente para ella escuchamos pasos aproximarse, me puse mi playera rápidamente y acomode mis pantalones, los pasos se siguieron de largo, eso me puso un susto de los de a deveras

Ale me tomo para regresar a lo que estábamos, pero el susto hizo que se me apagara el fuego y reflexionar de lo que estuve apunto de permitir. La verdad no estaba preparada para esa situación con ella, agradecía a dios que no hubiera pasado a mayores, me intento besar pero yo le pedí que nos fuéramos, en el camino a casa me la pase callada, lloviznaba, y las dos caminamos cabizbajas, al llegar me despedí de un beso en la mejilla y entre a casa

En cierto modo estaba arrepentida y enojada conmigo misma, por haber permitido aquello, eso no era correcto ni con un chavo, a lo mejor nos podíamos besar, hacia mucho tiempo que no lo hacia, necesitaba una válvula de escape para mis hormonas y hacerlo con una chava era divertido de alguna manera, era como una travesura, a la que tenia derecho a experimentar por mi edad, pero tener un faje era demasiado!. Cómo iba a permitir que una amiga me tocara en mi parte, que yo le tenia tanto respeto? mi amiga no debería quitar mi virginidad con su dedo solo por estar caliente un rato,  por supuesto que no!

Al otro día hable con ella para explique, cómo me sentía por lo que había pasado, ella me pidió  una disculpa y me dijo que no había sido su intención hacerme sentir mal y me prometió que nunca haría algo que no deseara.

 

Una semana paso, y yo ya no estaba cómoda con ella. Una tarde después de clases tuvimos que asistir en la tarde al colegio por que resulto que el intendente de la escuela accidentalmente había tirado a la basura parte de los listones y las mantas que habíamos cortado, Así que la directora ordeno que “el grupito Ale”, (como nos conocían en la escuela) se reportara en el almacén en la tarde; después de hacer una lista de lo que faltaba, Andrea y Faby se fueron y nos dejaron encerradas “accidentalmente” en el almacén, en el momento en que ale me dijo que las llaves las había dejado en su casa, el corazón comenzó a latirme a prisa y las manos me sudaron en frio, estaba otra vez a solas con una chava que no sabia desaprovechar esas oportunidades.

le sugerí que marcara a su mama para que le trajera la llave y nos sacara de ahí, los siguientes 45min en lo que las laves llegaron, ale se comporto como una dama, no sentamos en el suelo y me ofreció su sudadera, a fuera se oía que caía un diluvio y el almacén estaba helado, acepte por que titilaba de frio  y nos abrazamos para retener calor.

Me platico muchas cosas que no sabía de ella, su padre se había ido con otra mujer cuando ella tenia 13, había tenido un novio hace tres años con el que se había clavado mucho y  después la dejo sin más ni menos, la paso mal en los siguientes meses, hasta que una chica se porto muy bien y la ayudo a salir de su depre, después de un tiempo “se volvieron más que amigas” y con ella descubrió que las niñas le gustaban mas que los hombres, tuvo una relación con ella de año y medio, que por cierto yo conocía era llamaba Fabiana precisamente. Después tuvo un par de novias más, pero nada serio, además me confeso que nunca había sentido algo como lo que sentía por mi, con nadie más.

Eso me dejo muy sorprendida, sentí que me tenia confianza y por otro lado no intento ni siquiera besarme, ella me entendió totalmente, cuando llegue a casa me sentí mas unida a ella

Las vacaciones llegaron,  Ale era un oasis en mi vida, todo era diversión y tomar todo con calma. Pronto los besos en la boca regresaron no así los contactos que yo consideraba inapropiados y ale lo aceptaba bien.
Con motivo de su cumple y de su graduación, la mama de Alejandra y yo le organizamos una fiesta sorpresa en su casa, invitamos a unos cuantos compañeros de la escuela y estuvo padre, hubo alchol y mucho relajo, pero termino pronto como a eso de las 11. mientras le ayudaba a levantar el tiradero que se había quedado, nos dimos cuenta que estábamos desperdiciando valioso tiempo, y nos fuimos a la cocina a besarnos bien rico, al poco tiempo, oímos la puerta, me dio un ultimo besito y me hizo una preguntitas,

-Sandra me quieres mucho?

-Llegarías a más conmigo?

Eso me impacto, pero Karen (su mama)  entro a saludarnos y nos hicimos las disimuladas,  no tuve que contestar su pregunta, pero estuvo rezumbando en mi cabeza los siguientes días
Como  era su pareja, por así decirlo, fui su invitada a su cena de graduación, al principio yo no quise y le puse mil escusas;

-mis papas no me dejaran     -mi mama los convence,

-no tengo para el boleto       -yo te lo invito,

no tengo vestido                   -te presto uno bonito

total que cuando las escusas se me acabaron, no me quedo de otra y acepté. 

Estuvo a todo lujo,  me prestó un vestido color lila precioso, y ese día, la vi como nunca, en un elegante vestido negro que contrastaba con su tono de piel pero hacia juego con su pelo, tacones altos que presumían sus largas piernas, peinado de salón y maquillada, se veía muy bien, era la chava más guapa de toda la fiesta, aún que cundo se lo comente a Andrea no estuvo de acuerdo y dio su voto a Faby, pero la verdad es que Alejandra atrajo todas las miradas esa noche y aun que ella  lo sabia, no hizo caso a nadie

Cenamos, bebimos un poco y bailamos para echar relajo con nuestras amigas y unos compañeros, cuando pusieron las baladas, tres chavos le pidieron a Ale que bailara con ellos, y a todos rechazó, Fabiana y Andrea, se pararon a bailar como pareja, y no disimularon nada, que era lo que yo no quería y por eso le dije a ale que prefería no bailar,

Julio se acerco y me pidió  que lo acompañara en dos canciones, la primera lo rechacé pero la segunda  me anime a bailar con el, sabes si fue algo extraño, las copas que traía encima, me hicieron confundirme y sentirme bien con el, creí que era ahí donde pertenecía, mientras danzamos me di cuenta que Julio disfrutaba  tener la mirada fija de Ale en nosotros y se esforzaba en no perderla, me hacia comentarios en el oído y debo admitir que eran graciosos por eso me reía con el, a la siguiente canción las luces cambiaron y todos en la pista se abrazaron pera bailar, incluso Faby y Andrea, las que tampoco nos perdían de vista, bailaron muy acarameladas

yo también abrase a julio, cuando volteé a donde Ale, me pareció enojada, pero yo creí que no tenía motivo para enojarse conmigo, y no hice caso. Además la loción de Julio y la firmeza con la que dirigía nuestros pasos me hacían pasar un rato bien, así que cerré los ojos y me deje llevar, alguien toco mi espalda por atrás e interrumpió lo que pensaba, al voltear a ver quien era el inoportuno, se trataba de Faby que señalaba hacia donde se supone estaba sentada Ale,  no estaba ahí ni su bolso ni su abrigo, la busque y la pude ver aproximarse con paso decidido a la salida, sin pensarlo solté mi pareja y corrí por mis cosas a la mesa y después a ella, la tome por un brazo para detenerla, ella se soltó y dijo

  • Que, poca tienes Sandra – sin mirarme a los ojos-

Pero me di cuenta que lloraba

Por un momento no supe lo que debería hacer, pero después fue claro no podía dejarla irse así, pegue otra carrera para ir por ella, ya estaba en la calle

Siguiendo su paso apresurado, le pregunte

  • Donde vas Alejandra?
  • No te importa o si?
  • Es muy noche para caminar por aquí
    Ella volteo y me dijo enojada como nunca la había visto – regrésate a bailar con el pendejo ese y déjame en paz
    No supe que responderle y solo la seguí esperando a saber que decirle
  • Ale no me hagas esto déjame explicarte
  • Que? Que te gusta?
  • No, ya detente vamos al salón y tranquilízate
  • No quiero saber nada
  • La tome de nuevo y le dije, tu eres la que me gustas
    Se detuvo  y me dijo, -no es cierto
  • Te lo juro- la abraze con mucho cariño, primero puso resistencia, después no solo se dejo sino que también me abraso sin dejar de llorar, la sentí tan frágil, sus delgada espalda que no dejaba de brincar por el llanto y sus tiernos sollozos de niña me partieron el corazón, yo lo había provocado., me llevo un rato tranquilizarla, pero lo logre, con cariños y besos, y expresándolo mi cariño que le tenia, se convenció de regresar a la fiesta.

Nos metimos al baño y se enjuago la cara, cuando salió la única niña que había dentro, puse el pasador del baño y la bese, para demostrarle lo que le había dicho, me beso con mucho amor, ambas no sobresaltamos un poco, ella me tomo por la cintura y yo puse mis manos sobre sus hombros, me sentí muy confortada de verla contenta de nuevo, con la humedad de sus labios en los míos, que se chupaban con tanta familiaridad , el contacto de nuestras bocas y la mezcla de nuestras salivas era algo ya natural , besaba muy rico , abríamos nuestras bocas y lo hicimos mas profundo, cuando escuchamos que alguien quería abrir la puerta por fuera nos separamos y limpiamanos nuestras bocas para que no se dieran cuenta de lo que estábamos haciendo, salimos riendo y fuimos a platicar a la terraza posterior del salón, donde apenas había dos parejas más, estuvimos mirando la bonita vista que proporcionaba el lugar, platicamos de muchas cosas, especialmente de lo que sentíamos la una por la otra y me dijo por primera vez que me amaba y que nunca había sentido algo así por nadie, yo le conteste algo parecido aun que no estaba muy segura de ello, la fiesta seguía, el conjunto paro de tocar y llegaron los mariachis, pero nosotros la estábamos pasando bien a solas, cuando su mama le aviso por teléfono que nos esperaba afuera para llevarme a casa, nos dimos un beso en la boca más, con el riesgo que alguno de los pocos que quedaban dentro, nos mirara, pero nada nos importaba
Fuimos por las otras dos que estaban sentadas cansadas de divertirse y Andrea hasta dormitaba en el hombro de Faby, su mama nos repartió en nuestras casas, a ellas las dejamos en casa de Andrea, donde según Faby le había confiado a Ale, no había nadie y aprovecharían para tener su primera vez 
De cómo jugamos en su cama
Cuando llegue a casa me acosté  muy cansada e inquieta, solo pensaba en lo de esa noche, solo con Ale, me di cuenta que nadie me quería como ella, cuando pude dormir  tuve un revelador sueño

Ale y yo, nos besamos en un parque mientras bailábamos, con una especie de vestido transparente, acariciaba mi cuerpo y yo el suyo, solo había una tenue luz, que no me dejaba ver todo su cuerpo apenas cubierto por una delgada tela traslucida, nuestros movimientos eran suaves y eróticos, ambas lo disfrutábamos mucho, pero de repente mi madre nos veía  de un balcón que nosotros no vimos, y me gritaba  “zorrita, traidora, lesbiana”. Y entonces las dos corríamos tomadas de la mano despavoridas, para alejarnos de ese balcón.
Cuando desperté el corazón me latía rápido, eran como las siete, no pode dormir en un rato, el sueño me inquieto bastante. Que significaba eso?, ¿como seria bailar con ella a oscuras? después no seria muy distinto de un sueño, si no me gustaba podía olvidarlo y nadie lo sabría solo ella y yo?,  ¿me haría daño vivir eso con alguien a la que quería y me quería tanto y le tenia tanta confianza? Esos pensamientos me pusieron nerviosa, realmente me dio curiosidad de darnos una chance de jugar, de hacer la peor travesura, disfrutar juntas de nuestra sexualidad por una noche como las otras dos.
Cuando la besaba en el carro, ya no era solo la travesura, comenzaba a sentir un deseo fuerte  por ella, pero no me atreví a decírselo.
una húmeda mañana de ese verano, ya hacia una semana que había sido el baile. Me decidía a pararme, mi cama estaba muy calientita y tenia la sensación de haber tenido una noche maravillosa  y que había soñado bonito. Mi celular sonó, medio dormida leí en la pantalla

“1 mensaje de ale”… el mensaje decía textual:

               “buenos días nna! En 30 min paso por ti, te invito a desayunar, te quiero mucho”.

Así que me pare y me metí a bañar, había soñado otra vez algo con ella, pero nunca recordé que había vivido en ese sueño.
Como era habitual, llego con 20 min de retraso, todo el camino escuchamos “accidentaly in love” que nos encantaba desde que vimos shrek 2, fuimos a desayunar a  un Starbucks que queda por el centro, desde que llego por mi, se veía muy linda, no se maquillo ni nada, así era nuestro estilo, de hecho ni siquiera usaba alguna ropa especial,  llevaba puesta una playera polo blanca, una hoodie x,  unos pants adidas y unos tenis, iba muy contenta, sus mejillas chapeadas, su cabello suelto, y sus manos adornadas por el anillo  en el pulgar  y sus uñas sin pintar se me antojaban lindas, además olía al perfume que le había regalado en su  el mes pasado. Esa mañana me gusto mucho y me sentía muy bien a su lado, varios volteaban a mirarla, esa chava que les gustaba, era mi novia.

Pasamos toda la mañana junta caminando por el centro, simulando ser amigas. A medio día fuimos a su casa a comer, su mama ordeno pizzas para nosotros por que ella sadria, tomaría un café con sus amigas y volvería entrada la madrugada, tan pronto como llegaron las pizzas nos la subimos al cuarto de tv aprovechando que no estaba Karen (su mama) y podíamos hacer lo que nos placiera, tirar migajas, subir los pies a los muebles, no comer sopa y cosas así. Nos quitamos los tenis y nos acomodamos en el sillón frente a la tv, encendimos el televisor pero como no encontramos nada,  ale encendió su Xbox y comimos mientras jugábamos voleibol,  después de darme una paliza y habernos hartado de pizza vegetariana, puso la peli Unfaithful, según ella para aprovechar que su mama no estaba por que la semana pasada no le había permitido verla con ella,

(tenia escenas bastante explicitas e incitadoras) que hizo termináramos juntas abrazadas y tomadas de la mano de vez en cundo ella me acariciaba la espalda y el cuello, si no mal recuerdo yo le di el primer beso ese día, con el pretexto de que tenia cátsup en los labios, ella me tenia abrazada casi por atrás, de vez en cuando yo volteaba para darnos un besito tierno, su aliento con olor a pizza que soplaba en mi nuca me erizaba la piel.

Recuerdo que de repente me tomo un pie, me saco los calcetines olio mi pie y  bromeó  que me olían mal, y se puso hacerme cosquillas en la planta y entre los dedos.

Todo era un juego me acariciaba las piernas como lo hacían en la movie y nos reíamos y nos burlábamos de lo cursi que eran los diálogos y los repetíamos algo así como desde el “solo es por pasión, los errores no existen”, además hacíamos comentarios como ¡hay nena¡ cuando la protagonista salía en poca ropa, ese tipo de jugueteos y bromas pusieron una atmosfera que me hacia sentir unos escalofrío, sudar las manos y se me entrecortara la respiración, dentro de mí latía un peligroso profundo deseo por mi “amiga” que tenia muy cerquita

Mientras una escena para adultos se desarrollaba, nos miramos y empezamos a basarnos, y nos tiramos al sillón.

Parecía un juego, quede abajo de ella con una pierna en el sillón y la otra abajo para que ella quedara bien encima de mi y nos besamos así un rato, primero como siempre, pero después subió de tono, como aquel día en el almacén, era realmente excitante, la calentura se me subió a la cabeza y comenzamos hasta  a hacer ruiditos de prendidas, me toco arriba y me puso peor

En ningún momento supe que hacer,  la situación se me fue de las manos desde hacia algún tiempo, ella lo sentía, y lo disfrutaba ,  se veía decidida a hacerme todo y toda suya, le gustaba tener en su control, a mi, mi destino, y mi feminidad.

Me desabrocho el top por debajo de la playera y tentó mis senos muy suavemente, levanto mi playera hasta mis clavículas. Con su lengua dibujo el contorno de mis aureolas y con su boca coloreo rojizos mi pezón, con su saliva a besos delineo mi abdomen, desabrocho mi pantalón y bajó el cierra con una mano, e hizo aparecer para si, mi  pubis velado por una delgada tela azul cielo de el calzón que llevaba puesto, que no parecía ofrecer obstáculo a su excitación que reflejaban sus delicadas facciones; y algunas otras cosas como sus dilatados pezones y su cuero tan erizado como el mío, la habilidad que demostraba, me asustaba pero a la vez me encendía y me hacia querer  llegar a mi limite y el suyo, aun que quizá los habíamos dejado ya muy atrás, probablemente ni existían.
-ven vamos!-  Me dijo tomándome la meno y acomodándose el cabello que tenia en la cara. Se agacho por mi top y mis calcetas y nos fuimos a su habitación, y cerro la puerta, Cuando me tiro a la cama y vi la puerta, pensé que; nada existía fuera en ese momento, pero cuando regresara, el mundo se reconstruirá de manera diferente, ya no lo vería igual, al no salir de ese cuarto en ese momento, elegí de alguna manera cambiar mi vida para siempre

Pensamientos así de mal viajados me llegaron a la cabeza toda la noche creo producto de los nervios y la incertidumbre que sentí, mi corazón estaba muy confundido no estaba seguro de querer estar ahí pero quería sentirse querido y por eso latía durísimo,

y yo no sabia exactamente que pasaría, no sabia que hacer, me daban ataques de risa, las manos me sudaban, la cara la sentía caliente

Las ideas locas  me ayudaban a hacer a un lado los prejuicios y a soportar de alguna manera  el intenso miedo que estar parada ahí a solas y con el pasador de la puerta, me hacia sentir
Antes de esto; aunque decíamos que éramos “novias”, y nos  besábamos  y aun lo del almacén, y todo, siempre la ubique como una muy buena amiga, que simplemente había mucha confianza que nos permitía hacer algunas cosas locas, después nunca supe que fue lo que fuimos
Su recamara estaba helada por que llovía, el piso lo sentí muy frio en mis pies descalzos pero el calorcito que irradiaba su cuerpo junto al mío, pronto me quito el frio, me abrazaba y con la otra mano me tomaba de la nuca para besarme, Me dejo sin playera, me besaba de vez en vez y me acariciaba los senos, me quito el bra, los pezones se me pusieron duritos y ella aprovecho eso para chuparlos, lo hizo por un rato hasta que me dio un ataque de nervios y reí como loca, a Ale también le empezó a dar risa y me preguntaba fingiendo demencia,

– ¿por que te ríes mensa? Esto no es chistoso

me beso la boca de nuevo y ahora se deleitaba con mi el trasero, después deslizo su mano sobre mi pantalón en ya saben donde, se detuvo un rato y la apoyo suavemente contra mi,  luego la metió entre mi piel y mi ropa interior acaricio mis bellos, me acaricio mi parte prohibida y hasta  las piernas me temblaron, luego metió un dedo entre los pliegues que hace la vagina cuando una tiene las piernas casi cerradas, se torció un poco y sin permiso con uno de sus largos dedos se quedo con mi virginidad que me había pertenecido hasta ese momento

No se si me empezó a besar bien padre o era su dedito que entraba y salía, lo que me hizo sentir tan amada, no hacia más que cerrar los ojos y apretar los dientes por ese ligero dolorcito que sentía mientras mi orifico se amoldaba al tamaño de su dedo que tenia dentro, ¡ahy! Que rico es eso. Se separo de mis labios y con una sonrisita me pregunto

– ¿se siente bien rico verdad?

– apenas asentí con la cabeza, por que estaba perdida con esa sensación,  gemía por la excitación que mi cuerpo experimentaba.

Deshizo el nudo del listón de sus pants,  y luego puso mí mano por entre sus bóxers y su pubis, que se sentía ligeramente áspero, y no me quedo otra opción; deslice mi mano por entre sus pliegues pero apenas si la tocaba, me tomo por la muñeca, se paro con las piernas un poco más abiertas, contrajo su abdomen como aguantando la respiración  y puso mi mano mas abajo, cuando sentí su área calientita y húmeda, por instinto la saque rápidamente de su pantalón,

Ale separo su boca de la mía y con una risita me dijo:

– vamos! no pasa nada, como te diga tu corazón, tu sabes como, sin pena.

También me salió una risita y volví a meter la mano dentro de sus bóxers, para buscarle su agujerito,  la deslice muy suave, como ella me hacia, le introduje mi dedo medio muy despacio para no lastimarla, era la primera vez que sentía otra vagina, se sentía muy mojada y tibia, se me figuraba mas profunda, quizá por la posición de mi mano,
Me di cuenta que no era sencillo, por eso, baje mis jeans a donde termina mi cadera y puse un pie de puntitas, mis pantalones se terminaron por  caer al piso.
Ella también bajo sus pantalones y sus bóxers a media cadera tomo mi mano de nuevo y la dirigió a su cosita

–Juntas pelase, es más rico- me dijo besándome al oído

me estremecía, sentía una intensa atracción asía ella, la abrazaba con el brazo libre y acariciaba su cabello, apoyaba mi cabeza en su hombro, era la cosa más deliciosa que me habían hecho,  elle jugaba con su dedo dentro de mi, me sentí como poseída y dominada. Si me preguntas por que le hacia lo mismo, supongo que para ponernos a mano y hacer un desquite, ella salía y entraba yo solo estaba dentro de ella y fue delicioso
Por mucho que pensé si eso era correcto o no, no quedaba opción.

De pronto saco su dedito travieso, me abrazo fuerte, como emocionada y me beso con dulzura. asi que yo también aparte mi mano de su cosa, mi dedo se sentía chistoso tan humedecido por ella, discretamente lo limpie en mi calzón que era lo único que me quedaba puesto

Me puso las manos sobre las mejilla y me dijo: -No me la creo, nena que padre!, te das cuenta estamos juntas

-Ni le conteste, sacada de onda por su expresión- se sentía bien pero no me emocionaba como a ella
Ella seguía vestida así  que le quite su playera, ella me ayudo levantando sus delgados brazos adornados por unos  dorados bellitos que se veían a contra luz por la tenue iluminación que entraba por entre sus persianas. A continuación ella sola se quito el bra

Nos besamos de nuevo y frotamos nuestros torsos desnudos con ese ritmo que solo da una intensa calentura

Se hinco y mirándome a los ojos, tomo mi ropa interior de los lados y con cara de picara pregunto:

-¿puedo señorita?

Sin esperar una respuesta los deslizó hacia abajo a lo largo de mis pierna y los dejo en los tobillos, le ayude levantando una pierna y luego la otra, primero solo saco los jeans y luego hizo lo mismo con mis calzones, los aventó  por atrás de ella a la cama junto con nuestras playeras.

se incorporo despacio muy cerca de mi, tan cerca que cuando se encontraba de regreso a la altura de mi cadera, sentí escalofrió y me doble por reflejo hacia atrás, quedo parada de nuevo frente a mi, me dio un beso tronado en los labios y me dijo:
-Tranquila nena, te quiero mucho!

Yo me sentía muy desnuda, algo bien extraño que me acuerdo es que por instinto tapaba mis senos con los brazos como si tuviera mucho frio, y miraba descontrolada lo que ella hacia  se encorvo para bajarse los pantalones y los dejo en el piso, luego aparto su ropa interior hasta sus rodillas y apoyándose en mi hombro, se los termino de quitar con sus piernas y quedo parada encima de ellos y me susurro al oído

  • o las dos coludas o las dos rabonas

Me puse en cuclillas y le quite sus calcetas, convencida de lo que me acababa de decir

Aun que ya la había visto sin ropa, esa vez, la ví distinto, su pelo negro en sus hombros, su mirada intensa en mi,  el agradable tono blanco de su piel,  su delgada silueta, sus bonitas piernas largas, esa tarde-noche me mostro los senos más hermosos y el pubis afeitado mas tierno de este mundo.  Algo curioso es que ella también empezó a cubrir su pecho como yo, y fue posiblemente el único indicio de pena que vi en ella

Un cuerpo parecido al mío superando por mucho las diferencias por las similitudes, era un cuerpo de mujer  desnudo que había aparecido por mi,  la olla de hormonas que hervía dentro de mi, me provocaba a acercarme, averiguar  sus diferentes texturas, a que olía y quizá también que sabores tenia, me incitaba a descubrirlas sorpresas que podía guardar aún este encuentro, la contemple enfrente de mi por un momento, y  me pareció; que ese instante quedo suspendido en el tiempo inmune al irrefrenable curso de los minutos y permanecer estático por una pequeña eternidad.  Recuerdo ese instante tan nítido, y creo que estará así, por siempre.
Después de explorarnos mutuamente con la mirada, nos dirigimos una mirada de complicidad y sonreímos, yo temblaba en parte de nervios y parte por frio.

Di un pequeño paso al frente y la abrasé, trate de ocultar mi desnudez a sus ojos que se me figuraban muy atentos a cualquier detalle en mi, aun que el desnudo emocional lo sentía aun más,  sentir; sus pies descalzos en el suelo cerca a los míos y el calor de su cuerpo pegado al mío también desnudo, me hizo sentir tranquila, con esto no quiero decir que esa vergüenza de la que te hablo  fuera mala, de hecho eran nervios que excitaban.

Estar desnudas se torno en algo muy pero muy  erótico, creo que no supimos que era lo que se suponía debía hacer, por eso nos besáramos por un rato, fue un beso apasionado, nunca me había sentido tan seducida como en esos momentos, en su saliva había un sabor cautivante, hasta me atreví a poner mi lengua en su boca y ella a meter la suya en la mía, me puso la piel de gallina y recuerdo que sentí como se humedecía ligeramente mi área genital, y algo había en el ambiente que me hacia intuir que ella también se estaba mojando.

Creí que lo correcto sería tocare la cola de nuevo, y casi lo hice pero me distrajo   susurrándome al oído:

Voy a cuidarte, te quiero mucho, eres todo para mí– me siguió besando solo que esta vez acariciaba mis senos

Besándome y empujándome despacio me hizo retroceder hasta tropezar y quedar sentada en su cama, nos recostamos y nos besamos, ella me tocaba casi todo, acariciaba mis piernas con las suyas y deslizaba sus pies en mis tobillos y pantorrillas
Después, poco a poco con su boca recorrió mi cuerpo. En cada parte se tomaba su tiempo, partió de mi boca, beso mi esternón, en mis bubis se entretuvo jugando con su lengua, en mi abdomen se detuvo un rato y en mi ombligo lo lamio alrededor, llego a mi pubis y jugo con mis bellitos, quería probar hasta donde le permitiría llegar.

El abdomen se me contraía en cada escala que hacia, después bajo un poco mas, y delicadamente me trataba de persuadir, de abrir mis piernas, al verla tan cerca de ahí, me imagine lo que pretendía, sentí miedo y no le permití  me hiciera nada más,

Pacientemente se deslizo por mis piernas y beso mis muslos, luego se puso a besar y chuparme los pies descalzos, subió nuevamente, dándome besitos en intervalos hasta llegar a mis nenas, mientras metía uno de mis pezones a su boca y jugaba a su gusto,  con una mano me tocaba el abdomen y el pubis, me toco de una manera tan deliciosa, sin penetrarme, con un dedo recorrió todo, haciendo que cada vez fuera más sensible, contorneaba por fuera de mi orificio, se sentía muy bien, y se atrevió a tocar mi parte más débil,

Luego comprendería que Alejandra nunca se daba por vencida y sabia conseguir lo que quería

Ese acto tan personal entre ale y yo, rozando nuestros cuerpos, nuestros vientres, caras y pechos sin ninguna prenda y tocándome ahí. Solo haber imaginado una escena así entre chavas, una semana antes, me hubiera dado asco, pero en ese ahora, era bien chévere. En momentos de “lucidez”, la razón me dictaba que había sido demasiado por hoy, que estaba traicionaba a mis padres y a mi misma, incluso que me  podía arrepentir para toda mi vida, pero mi corazón quería seguir. La sensatez no era algo que experimentaba cuando estaba con ella,  me entregue  al momento a mi excitación y a Ale
No aguante más ese paliativo necesitaba ya un dedito dentro, pero no se lo pude decir: “ale penétrame ya ” así que trate de disimularlo, le dije algo parecido a:,

-Ale soy tuya hazme lo que quieras

Esta vez ella fue la que no quiso, solo rio maliciosamente, me dio un beso en la boca y se sentó  en el borde de la cama con las piernas entrecruzadas y luego bajo una pierna al suelo, se recogió el cabello que le había quedado en la cara y se hizo una coleta con una liga que tomo del buro, luego me levanto de un brazo,

  • siéntate aquí junto – dijo indicándome el lugar con unas palmaditas

Quede sentada frente a ella como en flor de loto, Cerramos los ojos y nos inclinamos la una a la otra, para besarnos, la posición no era tan cómoda pero me aguante

Una mano la apoyo en mi hombro y  me acerco una mano a mi colita, movía la mano en círculos, de arriba abajo, hacia poquito precio, a veces mas leve, me penetraba de repente muy poquito pero todo lo hizo delicioso, sus manos me convencieron poco a poco de aceptar cualquier caricia

Coloque mi mano  en su ahí yo también y dudándolo comencé a hacer movimientos torpes pero cariñosos, digo torpes por que su mano se desplazaba sin vacilar, lo hacia con soltura.  Aunque lo intente no podía imitarle, por momentos era para mi imposible continuar con el masaje para ella, cuando esto ocurrió, con su otra mano presionaba la mía en su vagina y me dijo otra vez con una muy sensual –al mismo tiempo nena, no te detengas-

me di cuenta que entre mas movía mi mano en su parte, mas rico me hacia a mi y mas ruidos extraños emitíamos,  tuve que hacer un gran esfuerzo por no parar

-“aha! Oho! Mmmmm! thssshhh!”

Sus movimientos delicados y sin pausas eran deliciosos,  casi llegaba al limite, se sentía riquísimo, me inhabilito totalmente y deje de tocarla, apoye mis manos en sus hombros y luego puse una encima de la suya y le ayude a presionar y a agitarla, de verdad que me puso muy caliente eso, los pies se me comenzaban a dormir, pero ella paro de repente, y hasta me enoje, 

¡Me había dejado a medias y no se había dado cuenta!

pero a continuación demostró  todo lo contrario me recostó en la cama

-levanta la cadera un poco porfa

Obedecí y puso una de sus almohadas abajo,
su cuarto era el mismo, en el desorden habitual, en el que  habíamos estado tantas veces juntas a solas, el sillón donde platicábamos, su lap donde habíamos hecho tareas juntas, incluso la cama en la que ya había dormido.  Solo que  ahora estábamos ambas totalmente desnudas, haciéndonos el amor –
sin decir mas se recostó  bocabajo, me beso el abdomen, se metió entre mis piernas.

 

Todo era delicado, se tomaba su tiempo, al principio solo beso mis muslos, luego los rededores de mi colita y con una mano apenas acariciaba mis pliegues, me hacia suspirar y entre cortar la respiración, nos miramos a los ojos y nos sonreímos, ella abrió mi pussy  con dos deditos, disponiendo totalmente de mi parte prohibida, luego sentí la humedad de su lengua tocar mi punto débil, me miro a los ojos, y se mordió los labios, y yo asentí con la cabeza, así no me podía negar a nada, aun que te diré que fue la experiencia más extraña que había sentido

en primer lugar el sexo oral, se me hacia una practica para gente muy experimentada y nunca había tenido un juicio claro si era bueno o no, pero se me figuraba sucio y pervertido.

En segundo tener alguien con ese de contacto en esa parte mía, ya de por si era algo que me daba pena, y que ella en vez de encontrarlo desagradable, por todo lo que implica, poner la boca en una vagina excitada; la textura, el liquidito, su olor, lo hacia como si eso fuera una delicia
Y no menos importante; la boca que sentía, era de una chava, mi amiga, la que me procuraba esa sensación
Ya nada importaba Cerré  los ojos y trate de no pensar más, si crees que te puedes echar atrás cuando tienes a alguien ahí no tienes ni idea, es mas hay un momento en el que ya ni piensas

No recuerdo que hizo ahí, ni siquiera en el momento supe que estaba haciendo, solo recuerdo tener su cabeza entre mis piernas apenas moviéndose y sentir como me cogía con un dedo, yo literalmente me retorcía del placer

no sabia que hacer, solo me mordía los labios y tapaba mi boca con una mano, para callar mis suspiros y con la otra acaricie su cabello ahhhhh! No manches! se sentía la cosa más deliciosa y no quise que acabara nunca,

Comencé a respirar muy aprisa, la espalda me arqueo,  tuve unas contracciones en el abdomen y  mis músculos de esa área se tensaron, me sentí en las nubes,  fue muy intenso, los movimientos de su lengua fueron cesaron poco a poco y siguió lamiendo despacio toda mi vagina, su dedo entraba y salía de mi, muy despacito y me dio unos besitos más ahí abajo

y ahora digo que asco, pero me dieron muchas ganas de besarla, sentí que la quería demasiado y también amada por ella, después tuve ganas de recostarme y relajarme un poco, pero por otro lado quería más.

Yo no mandaba ahí, y ella en especial su cosa, también necesitaba algo, verme excitada, creo causo cierta envidia en ella y ahora ya no la podía calmar solo con caricias y besos, se hinco en la cama intercalando nuestras piernas se deslizo hasta que su pubis choco con el mío y movió mi pierna para que la separara y quedáramos cómodas. Hacia que nuestras colas se rozaran la de una con la de la otra, ahí abajo se sentía calientito y con el aire que hacían sus movimientos podía sentir nuestra humedad

Si me hubiera acostado con un chavo siquiera hubiera habido un condón para separar nuestros genitales, pero ahí no había nada, no era muy higiénico ese contacto. Solo que en ese momento nada de lo que pensara importaba quería sentir todo, frotar mi sexo con el suyo se sentía como aterciopelado, y provocaban unas cosquillitas deliciosa para mi y a juzgar por su  rostro, lo disfrutaba cañón, aun que rico no suficiente para repetir la experiencia, pro no me podía quejar.

sus movimientos y  su cuerpo o al menos la parte que veía de ella eran muy eróticos, viendo  sus piernas entrelazadas con las mías, sus senos que brincaban con sus movimientos y su cara que demostraba esfuerzo y mucho placer, comprendí que cualquier chavo o mujer que guste de las chavas, le hubiera encantado estar en mi lugar, duramos así un rato hasta que los movimientos de ale se entorpecieron por que se canso, las dos sudábamos bastante sobretodo de nuestras entrepiernas de donde emanaba todo ese calor y ese extraño olorcito que se sentía en su habitación, ale paro y respiro unos momentos y una vez que recobro el aliento, me tomo de la mano y nos aproximamos a su escritorio aparto lo que había en la silla, se sentó subiendo piernas al sillón en esa, y así conocí yo todos su secreto.

Se acomodo nuevamente el pelo y nos besamos en la boca como novias

me dijo:

-te va quererme, con su voz casi agotada

Asentí con la cabeza y me puse de rodillas frente a su cola

-vamos yo se que es tu primera vez, yo te digo como, no pasa nada nena-

 

me acerque como con temor, me daba cosa, nunca me había imaginado en esa situación, me daba pena, por que aun que ella no había demostrado tenerle respeto a mi cuerpo, a mi si me daba cosa jugar con algo tan de ella
que me hicieran cositas en la mía era uno cosa y de por si vergonzosa,  pero yo lamer otra vagina, era otra muy diferente, hubiera preferido no hacerlo, cuando ella me lo hice me imagine que también lo tendría que hacer yo y hasta se me antojo, pero ahora ya no quería, no le podía decir, “no es que me da asco hacerte un favorcito”, por que ella ya me había echo a mi, además verla ofreciéndome todo su ser; hizo que no me pudiera negar otra vez,  y tuve que hacer un lado mis prejuicios.  Reí de nervios, me acerque otro poco despacio dudando entre si hacerlo, o decirle que no estaba preparada, me hinque, ya casi no entraba luz por la ventana, primero en lo que tomaba valor solo se la acaricie, la masajeaba a lo largo desde su pubis hasta su agujerito, su humedad me hacia fácil el trabajo
Cuando estuve como a diez cm la verdad no me atreví a poner la boca allí, sentía su mirada en la nunca, que me presionaba a hacerlo, quería saber si lo hacia bien, no me atrevía a mirarla ni mucho menos preguntarle. Tomaba como un si, como me acariciaba el cabella y a veces hacia un esfuerzo para agachar  la cabeza y darme un beso, lo trataba de hacer como ella lo hizo, primero acaricie y bese su abdomen, sus muslos, incluso su pubis donde se podían ver unos diminutos bellitos que comenzaban a salir por los bordes. Y me gustaría decir que no lo hice, pero si, hice lo mas lésbico que se puede hacer en este mundo cerré los ojos detuve la respiración un momento,  ella me ayudo a separar con dos dedos su pussy, , no sabia ni que hacerle, solo lamí sin saber como, trataba de poner en practica las lecciones que me dio, estaba bien mojada, y aun que digan que no, si tenia un saborcito como acidito, y primero no percibí su olor, y que bueno por eso lo hubiera hecho más difícil, , su textura que al tacto no era desagradable, no me gustaba en la boca
Aún así jugué un rato sus labios con mi lengua, después con mis manos abrí su cosita yo misma un poco más  y le lamí todo de arriba a bajo, poco a poco le agarre el modo. Ale no se controlaba  y gemía mucho, no se por que eso si me agradaba
-te amo Sandra! Te juro que soñaba con hacerlo contigo niña- dijo descontrolada por lo rico que se siente cuando tienes a alguien allí “que rico! amor! ” decía con la voz más cachonda que jamás escuché
La Sandra que hacia eso no era yo, estaba muy excitada que reaccionaba de manera distinta, en vez de avergonzarme de estar de rodillas lamiéndole la cola a mi amiga, ya como que lo disfrutaba, y le preguntaba con voz calenturienta también

– te gusta? lo que te hago!-  y la mire para ver su expresión, cielos! que sucio es el amor 
Comenzó a desprender un delicado pero inolvidable olorcito,  creo que lo hacia bien por que Ale ya olía a mujer, ese aroma nunca se me ha hecho agradable ni en mí, pero en ese momento no importaba, solo quería devolverle el favor, y la seguí lamiendo como a un helado de fresa, cada vez era mas agradable y trataba de pasar mi lengua por su hoyito que era la parte mas húmeda donde se sentía ese especial saborcito, que olía tan raro, un rato después  la lengua se me canso pero trate de no perder el ritmo que había conseguido para no aminorar el placer que me indicaba tener por sus gemiditos y su pie que arqueaba.

Increíblemente nunca había hecho un favor oral a un chavo y ya se lo había hecho a una chava

Contrario a lo que hubiera pensado no era lo desconocido de un cuerpo diferente lo que provocaba deseo y atracción, dos chavas desnudas y calientes éramos capaces de excitarnos a ese grado, solo la una con la otra

No estaba satisfecha y ella lo noto, me recostara y se hinco en mi cara, que me pareció de mal gusto, pero comprendí que era la única forma para hacernos cariño oral al mismo tiempo,  me costaba trabajo llegar a su hoyito, parte por mi inexperiencia y en parte por que lo que ella me hacia  no me lo permitía, y por eso le sugerí que  cambiáramos, su postura se me figurar mas cómoda, sin pensarlo se levanto y se recostó, esta vez yo me hinque en su cara, primero me quede sobre ella con la espalda erguida mientras ella me hacia un delicioso cunnilingus, y yo frotaba mi sexo contra su lengua, una extraña sensación me comenzó a subir desde allí hasta la cabeza, me dieron ganas de devolverle el favor, vi abajo la desatendida vagina de mi novia, arque mi cuerpo y le hice lo mismo que ella a mi,  por su parte hurgaba mi sexo sin ningún remordimiento, con ayuda de sus manos separaba mis pompas y abría mi vagina a más no poder, y además  me violaba con dos dedos

La  puse tan mal que hasta intento violarme también por donde no es correcto, y hasta eso era excitante  yo también estaba en otro mundo y casi lo permito pero cuando sentí la yema de su dedo intentando penetrarme el ano, me detuve y aparte su mano de ahí sutilmente, eso fue lo único que no le permití esa noche,

volví a su ahí  y continuamos por un rato más, hasta que las dos nos agotamos por completo quede satisfecha y me tire en la cama abatida. Ale subió por mi cuerpo, con besitos tiernos rodeo mis senos y los acaricio con sus manos con ternura, se acostó junto a  mí, apoyando su cabeza en uno de sus brazos que a su vez apoyaba en la cama

Sonrió, mirándome dulcemente a los ojos me dijo:

– daría mi vida por ti, sabias?-

Nos dimos un beso en los labios

Casi le pregunte si yo había sido la primera en su vida, como ella en la mía pero

Desde el día que me insinuó  que quería tener intimidad conmigo, me daba curiosidad si alguna vez  había hecho algo con Faby, e incluso se lo pregunte,

Pero ella no me dio una respuesta clara y cambió el tema las dos veces que se lo pregunte, Después de ese día no lo volví a preguntar
Eran ya como las 10, acordamos bañarnos, levantamos la ropa y medio nos vestimos, por si su mama llegaba, cuando me iba poner los bóxers, Ale me sugirió un cambio, mis chones por los suyos de la suerte, que me confeso que  se los puso en las dos ocasiones que me pidió que fuéramos más que buenas amigas, obvio no acepte, ale solo sonrió y agacho la mirada, nos metimos a bañar juntas, su cuerpo ahora no escondía ningún secreto para mi, ni viceversa, pensaba en lo que acababa de suceder, en la Sandra que ahora era, casi no hablamos nada, pero cuando nos mirábamos, nos daba un ataque de risa, ale salió a vestirse primero, yo me quede en la regadera relajándome un poco, cuando salí a secarme, no hallé mis bóxers, volví a buscar y mire sobre la caja del escusado, unos bonitos calzones naranjados  con  Charlie Brown 

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Llevada por el nuevo deseo

Hace tiempo que quería contar este secreto que empezó como una simple aventura y hoy es algo con lo que no puedo vivir.

Soy de estura promedio, pero un poco desarrollada de busto y unas nalgas de  regular tamaño, como describirlo soy la clásica latina

Todo empezó cuando tenía 17 años, soy de México y en esta parte del mundo la gente todavía ve a mal una relación entre dos mujeres.

El hecho de escuchar a casi todos decir que esto era malo me daba cierto interés en querer sentir lo que era sentir el calor de una mujer, sentir la delicada piel que solo una mujer puede tener, la manera tan distinta en que logramos encontrar  un orgasmo tan explosivo.

Bueno el momento llego cuando menos lo esperaba, en la preparatoria en la que estudiaba, había una chava de 5 semestre que un buen día en la biblioteca se acercó a hacerme una entrevista para su trabajo de investigación de sexología, la verdad es nunca le había hablado pero ese día me dejo impactada con la cantidad de preguntas que me hizo, tanto que logro sonrojarme, ella noto mi excitación ya que lo único hizo todo el tiempo fue tocarme de manera muy perspicaz la rodilla y invitarme a su exposición en el salón de conferencias.

Esa noche no pude dormir a causa de las sensaciones que dejo en mi, en fin algo me llevó su exposición, en la cual tal parecía que se había arreglado para mi ya que llevaba una minifalda que dejaba ver sus delgadas piernas y una blusa que  hacia resaltar su vientre plano, no hacia mas que mirarme, no sabia que hacer en ese momento.

Al fin terminada su exposición se acerco a mi y me dio un abraso, beso mi mejilla y en voz muy baja me digo que me quería ver en otro lugar, yo solo pude decir que después de clases nos encontraríamos en la cafetería de la escuela.

Esas cuatro horas se me hicieron eternas solo pensaban lo que quería hacer con ella, y yo todavía no sabia lo que quería ella conmigo.

Una ves llegada la hora fui al baño con mis amigas para ponerme mas apetecible para ella, baje rápidamente a la cafetería y ella ya estaba esperándome allí, al verme ella sonrió solo me tomo de la mano y me llevo caminado hasta su auto, en el estacionamiento no había nadie solo sujeto mis hombros y medio un gran beso en la boca, sentí como un gran escalofrió llego a mi parte mas sensible y empecé a tener una especie de gemido orgásmico, solo quería que me tomara en ese momento , pero ella solo me dio la vuelta tomo un pañuelo negro y me tapo los ojos y me digo que llamara a mi casa para decir que no  llegaría a dormir.

En el camino telefonee a casa y le dije a mi mama que una amiga necesitaba ayuda con un problema, al terminar solo escuchaba la respiración de Isabela, de repente detuvo el auto, y me volvió a besar con mas pasión que antes no sabia que decir ni que hacer, bajo del auto y me condujo hasta que me sentó en una cama, me digo que me pusiera cómoda pero sin quitarme la venda, yo obedecí mientras escuche Isabela en otro cuarto cambiarse de ropa, en ese momento sabia que lo único que quería era su cuerpo acariciando el mió.

Al salir ella del otro cuarto me digo que me quitara la venda y la vi a ella en un hermoso coordinado de lencería roja  que nunca olvidare en mi vida, sin ninguna duda me levante y la empecé a besar con una pasión que nunca había  sentido, la mano de Isabela poco a poco fue levantando la falda que tenia puesta para poder tener mis nalgas en sus manos delicadas  y apretarlas con un poco de dureza, mientras su lengua bajaba por mi cuello hasta mis pechos cubiertos por mi blusa de puntitos rojos.

Isabela lo hacia muy bien se notaba que tenia experiencia con otras mujeres ya que logro que llegara a mi primer orgasmo con la ropa todavía puesta, claro que me escucho y solo me pregunto que si me gustaba su habitación, yo conteste que me encantaba el color rosa de las paredes, ella solo sonrió y me volvió a besar mientras levantaba mi blusa para quitarla y ella pudiera observar mis hermosos pechos, ya que no traía sostén, al verlos solo los tomo con sus manos y llevo su lengua a uno de mis pezones, era la sensación mas calida que había sentido en mucho tiempo.

Así lo hizo un rato hasta que decidió bajar su mano hasta mi vientre y empezar a juguetear con el cierre de mi falda, la cual fue bajando mientras me besaba en la boca, de repente solo dejo mi tanga negra adherida mi piel la cual estaba súper sensible, no podía sentir mas que la lengua de Isabela recorriendo mis piernas paso a paso hasta que llego a mi vagina húmeda de tanta excitación, entonces fue que yo tenia que tomar el control, la acosté le quite el sujetador y comencé a besar sus pechos que aun que un poco pequeños pero eran hermosos, y de repente sus manos me llevaron a su sexo el cual acariciaba por debajo de la tanguita roja, Isabela con palabras muy dulces me digo que pusiera mis nalgas en su cara a tal manera que quedamos en un 69 tan excitante y tan lleno de nuevas sensaciones que no había vivido jamás, no podía dejar de comer su dulce sexo que sabia a maravilla, ella volvió a tomar el control, solo me sentó mientras ella quitaba la mojada tanga que tenia puesta y después respondí yo haciendo lo mismo,

Y al ver que ella cruzaba  sus piernas con las mías intuí que el gran momento llegaría, ya que mientras nos movíamos las dos te tal manera que nuestros clítoris erectos se tocaran llego el orgasmo con el que había soñado con la noche anterior.

El grito de placer estoy segura que se escucho en las casas continuas a la de ella ya que fue mutuo y de grandes proporciones, al terminar solo Isabela se recostó en mi pecho y dormimos hasta el amanecer.

Al despertar solo nos metimos a bañar mientras las dos jugamos con el jabón  y lavábamos cada parte de nuestro cuerpo, al salir Isabela me presto ropa limpia la cual ella misma me puso

Al bajar a desayunar Isabela me confeso que yo le gustaba desde hace meses y que el día anterior en la biblioteca al verme se le ocurrió hacer lo que hizo ya que sus papas no estrían ese fin de semana. Gracias a eso tuvimos mas de un año de grandes aventuras que le contare en otra ocasión.

A todas las mujeres que hablar con migo mis correo es josefin25@hotmail.es, No contestare a hombres.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

EN UNA AUTOPISTA DE TEXAS: EL SHERIFF Y LA CHICA LATINA

Julieta era una latina muy hermosa. Bella por dónde se la mirara. Buen físico, buenas curvas, buen culo, buenas tetas. Tenía todo para ser sexualmente feliz. Menos una cosa, la documentación necesaria para vivir en los Estados Unidos de América. Había atravesado ilegalmente la frontera unos días atrás y se dirigía hacia el estado de Texas, ya que en un pueblito de ese estado vivía una prima suya que podría darle alojamiento y ayudarla hasta que encontrara un empleo. Pese a que para los EE.UU. era simplemente una inmigrante ilegal, la latina conducía una linda camioneta 4 x 4, única posesión que le había quedado de un fallido matrimonio en México.

Iba a muy alta velocidad por la carretera, escuchando música y disfrutando del paisaje cuando ve que el vehículo del Sheriff se pone detrás de ella y comienza a hacerle luces. Ella mira el retrovisor extrañada y continúa conduciendo pensando que no es a ella a quien están llamando.

Pasado un tiempo, el vehículo del Sheriff continúa detrás del de ella y empieza a tocarle bocina. Ella va deteniendo la marcha y se estaciona a un costado de la ruta. La camioneta del Sheriff también se detiene. El Sheriff se baja y se acerca hacia su auto.

Era un tipo de más de 50 de años. Robusto, regordete. Usaba unos extravagantes lentes, un típico sombrero texano y era calvo casi completamente. Era el famosísimo Sheriff Jackson. Rusell Jackson. Una leyenda por estas partes del país. Un hombre temido por los maleantes y respetado por sus colegas. Perfecto, impoluto, pero que como todo ser humano tenía al menos una debilidad, el sexo. Y dentro del sexo tenía preferencia por las morochas.

Sheriff: -“Documentos Señorita. Suyos y del vehículo”.

La Latina empezó  a dudar. Se puso nerviosa. Roja de los nervios. Y el Sheriff empezó a sospechar que algo raro estaba ocurriendo. En un primer momento, tal vez distraído por su belleza no pensó en que se tratara de una inmigrante ilegal, sino que el Sheriff pensó que podría traer algo escondido en el auto, drogas, armas ilegales o algo así.

Cuando La Latina sin saber muy bien que iba a decir intentó excusarse por la documentación que no tenía, el Sheriff le dijo: -“Disculpeme pero voy a tener que revisar la camioneta”. Sin pedirle los papeles de la misma, ni de ella personales.

La invitó  cordialmente a bajar del vehículo. Le hizo abrir la puerta trasera y las dos puertas laterales de atrás. Echó un vistazo y no encontró  nada irregular.

Sheriff: -“¿Lleva drogas o algo ilegal Señorita?”

“No” contestó ella muy segura de eso.

Sheriff: -“El auto parece no esconder nada. Entonces voy a tener que revisarla a usted. Permítame los documentos”.

Chica Latina: -“No los tengo”.

Sheriff: -“¿Cómo dice?”.

Chica Latina: -“Que no los tengo”.

Sheriff: -“Esto es muy grave. Gravísimo”.

Latina: -“Sí, lo sé”.

Sheriff: -“Ponga las manos contra el capot del vehículo”.

La Latina así  lo hizo sin protestar.

Sheriff: -“Usted me va a tener que disculpar pero siendo usted una indocumentada la voy a tener que revisar más minuciosamente que el procedimiento de rutina”.

La Latina no emitió palabra. Mantenía las manos apoyadas contra el capot.

Sheriff: -“Separe un poco las piernas por favor”.

Sheriff: -“Este vestido es muy fácil de desabrochar”.

Le desabrochó  el vestido y lo dejó caer. Dejandola en ropa interior a un costado de la carretera. La Latina se puso aún más nerviosa.

Sheriff: -“Tranquila. Es un procemiento de control nada más. ¿Cuántos años tienes?”.

“22” contestó ella.

Una vez que la Latina estuvo en ropa interior, vestía un delicado conjunto de ropa interior negra de encaje, el oficial la palpó por todo su cuerpo. Con sus manos recorrió todo el cuerpo de ella. Desde sus pechos, pasando por su culo, hasta su sexo. Palpaba, acariciaba, apretaba. Eso estaba yendo mucho más allá de un control policial. Sin embargo La Latina no se quejaba, dejaba que tocaran su cuerpo, tal vez como una forma de “compensar” su falta de documentación.

Sheriff: -“Quiero ver sus pechos. Pero le aclaro que no es una obligación. Si usted quiere me los muestra y si no quiere no. Usted sabrá lo que quiere o tiene que hacer. La tanguita igualmente se la voy a tener que sacar sí o sí para revisar que no lleve nada escondido “ahí” ”.

El Sheriff le dio un instante se prendió un cigarro. La Latina supo lo que debía hacer si quería permanecer en los Estados Unidos y se quitó el sostén quedando sus senos al descubierto. El Sheriff se los tocó y se los apretó. “Son muy lindos” le dijo como felicitándola. Cuando se dispuso a bajarle la tanguita. Ella lo interrumpió y le dijo: -“No se moleste, la bombachita yo me la saco solita”. Tomó los finisímos elásticos de los costados y se bajó la tanguita quedando completamente desnuda al lado de la carretera.

Antes de continuar revisándola, el oficial la miró y contempló por un instante. Era realmente muy bella. Verdaderamente hermosa. “¿Puedo tomarte una foto?” le preguntó. Que iba a decir la chica Latina, estaba a merced del Sheriff. “Sí” contestó sin mucha opción. El Sheriff se acercó a su camioneta, tomó una cámara, luego se acercó a la mujer y le tomó una foto.

Sheriff: -“Ahora tu belleza quedó inmortalizada para la posteridad. Y mis amigos me creerán esta historia. Volvé a poner las manos contra el capot que voy a terminar de revisarte. Abríme bien el culito así no te duele”. La Latina apoyó las manos y luego se dio vuelta dejando su culito hermoso bien expuesto para el Sheriff, este con sus dos manos le abrió y separó bien las nalgas. Echó un vistazo. Metió dos dedos en la boca de la Latina para ensalivarles y luego derecho al ano. No había nada.

Sheriff: -“Ahora date vueltita que te voy a examinar la conchita”.

La Latina se dio vuelta. El Sheriff estaba agachado con su cara a la altura de la vagina de la chica. Esta vez metió tres dedos en el orifico. Nada sospechoso. Aunque disfrutó mucho tocando.

La ropa de la latina estaba desparramaba por todo el pasto y el auto. Estaba desnuda al costado de la carretera. Por suerte muy pocos o casi ningunos autos pasaban. Sin embargo uno paso y le toca bocina unas cuantas veces. “Que increíble” comentó un joven dentro del auto que se alejaba velozmente a 130 km./h.

Sheriff: -“Eso exhibite un poco como buena putita latina que sos. Que te vean mis compatriotas. Que vean esas hermosas tetas y ese lindo culo que tenés, que seguro tiene esa forma de tanto que lo usaste y de tanto que te tocaron esas tetas”.

Otro auto más pasó y también le tocó bocina. Luego durante el resto de la tarde, por suerte para ella no pasaría ningún auto más por esa carretera.

La Latina: -“¿Ya me puedo vestir e ir Sr. Sheriff?”

Sheriff: -“No, si bien usted no trae nada ilegal encima. Usted misma no tiene documentos, es decir que usted es una inmigrante ilegal. Y como tal son muy pocos los derechos que tiene. Tiene derecho a tener mi verga en su boca todo el tiempo que necesite hasta sacarle un buen chorro de semen. También tiene derecho a abrir ese culito hermoso y recibir mi pija en él, tiene derecho a que le toque las tetas y el culo hasta que me aburra y también tiene derecho a que esa hermosa conchita que usted tiene sea penetrada una y otra vez por mi pene. Luego de todo eso se podrá ir. Así cuando más temprano empecemos mejor para usted.”.

La Latina estaba desnuda. El Sheriff la hace arrodillar y ella se imaginó lo que venía. Sacó su verga del pantalón y se la introdujo sin más en la boca.

Sin muchas ganas, Julieta, casi de manera autómata se metió la verga en la boca y comenzó a succionar para un lado y para otro. No era la primera vez que no tenía muchas ganas de chupar una verga y lo hacía igual. A su ex marido le encantaba y muchas veces ella no estaba de ánimo y lo hacía igual. Que le costaba hacerlo una vez más por un buen motivo. Por suerte el Sheriff no tardó mucho en acabar. En diez minutos o menos descargo sus líquidos masculinos en ella. No reparó en descargarse en su boca, y lo que no descargó en su boca, lo desparramó por su cuerpo, pechos, cara, etc., por suerte nada me cayó en el pelo pensó Julieta.

Luego de que le hiciera una buena fellada el Sheriff la hizo acostarse en el capot de la camioneta. La latina no sabía que iba a venir ahora. El Sheriff puso su vergota caliente entre sus tetas. Pensó que sería un desperdicio no hacerse una buena paja turca con las tetazas de esta latina. El Sheriff se movía arriba de ella, usando para darle placer a su pene, y a sí mismo obviamente los senos latinos. Cada unas tantas bombeadas, sacaba su verga de entre las tetas de la latina y le metía el pene en la boca. Repitió este procedimiento durante un largo rato.

Julieta lo dejaba disfrutar y hacer con sus tetas y su boca. Su cuerpo estaba ahí, pero su mente en otro lugar. Pensando como sería su nueva y mejor vida en los EE.UU.. No era el comienzo que había soñado, pero bueno a veces las cosas se dan como se dan.

Mientras ella pensaba, volaba, soñaba, divagaba, el Sheriff se entretenía y jugueteaba con sus pechos. Su pene ya estaba rojo, bien erecto, bien caliente y se movía una y otra vez entre sus senos. Con sus manos también le tocaba y jugaba con sus pezones y le movía las tetas. Apretándolas, estrujándolas. Cada tanto le tiraba un “¿Te gusta?” como para hacerle saber quien mandaba en la situación. Julieta asentía con un gesto sin emitir palabra. El Sheriff terminó de entrar en calor y descargó una vez más su leche sobre el cuerpo de Julieta. Acabó en el medio de sus tetas. “¿Te gusta la lechita, no?” le dijo. Julieta intentó limpiarse. “No te limpies es un regalito mío” le dijo él.

“¿Ya me puedo ir?” preguntó Julieta aunque intuía que la respuesta sería negativa, pero igualmente lo hizo como una forma de acelerar el trámite. “Obviamente que no” le contestó él. “Recién me eché dos polvos. Fueron buenísimos es ciertos, pero todavía tengo más lechita para ti. Aparte al costado de la ruta, creo que hacerle el culito de parado contra el capot de la camioneta a una morocha como vos es un clásico y no hay que romper con las tradiciones”.

El Sheriff descansó un rato. Por las dudas le aclaró “Ni pienses en vestirte, y si llega a pasar un auto, exhibite bien y saluda cuando te toquen bocina. Que te vean bien las tetitas y el culito.  Que te disfruten, como vos venís a disfrutar de este país”. Se quedaron los dos por ahí, cerca de la camioneta charlando de trivialidades. El Sheriff le pregunto de dónde venía, como era su lugar de origen, su familia, etc. aunque también le hizo algunas preguntas de tenor más sexual, más ofensivas para hacerla sentir una putita, una perrita.

“Bueno, ya estoy para seguir. Manos contra la camioneta por favor”. Julieta obedeció. Puso manos contra la camioneta. Sacó culo y espero lo que viniera. Fuera lo que fuera. El Sheriff fue al ataque. Mientras la penetraba analmente, le besaba el cuello y le decía cosas sucias. Le amazaba las tetas también. Le besuqueaba y chupaba el cuello (esto último algo que Julieta odiaba y detestaba). El Sheriff bombeaba y bombeaba duramente. De la indiferencia anterior, Julieta ahora empezó a calentarse. Empezó a disfrutar. El pete y la turca hizo o se dejó casi de manera automática o pensando en otras cosas y lugares, ahora este ratito de pija en su culo comenzó a disfrutarlo y comenzó a gemir también. Lo que encendía y calentaba al Sheriff que incrementaba el ritmo y la potencia. El Sheriff comenzó a nalguearla mientras la penetraba. Y ella gemía más y más fuerte. Se le entrecortaba la respiración. El Sheriff con una mano la nalgueaba y con la otra le agarraba las dos tetas. Julieta gemía. Y también comenzó a moverse con intensidad. Ya no sólo recibía pija, sino que se movía hacia atrás acompañaba el tosco movimiento del Sheriff, podemos decir que con su cuerpo iba en busca de su pija. Cuando ambos estaban muy arriba en estado de clímax, casi llegando al éxtasis el Sheriff acabó, descargando su semen dentro del culo de Julieta y fue la gota que rebalsó el vaso y que hizo a Julieta estallar en un orgasmo. Se corrió como nunca.

Cuando el Sheriff satisfació todas sus ganas sexuales recién la dejó vestirse, pero agarró y se llevó la tanguita de recuerdo, “Para mi colección” le dijo. Ella se puso los zapatos, el vestido que llevaba y el corpiño. “Una zorra como vos no necesita bombacha” le dijo El Sheriff. “Ustedes son tan putas que se la sacan y la pierden muy rápido”.

Él se subió a su vehículo de y se fue.

Ella siguió  su viaje.

julieta_s24@YAHOO.com.ar

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

ESCUELA SECUNDARIA PARA JOVENCITAS ADOLESCENTES REBELDES 2

Continúan las aventuras de Tatiana en su nuevo y especial Colegio. En la primera parte de esta historia, esta chica rebelde aprendió algunas cosas, acerca de cómo sus rebeldías y desplantes los iba a pagar con sexo. Fue poseída por Wilson, el portero; por el Profesor de Geografía y fue desnudada por la Directora y también en un desfile de modas para juntar dinero para su viaje de egresados. En esta segunda parte Tatiana es designada como voluntaria por la Directora para ir a ayudar en otro colegio en una clase de educación sexual para alumnos de segundo año.

Como les comentaba en el párrafo anterior, Tatiana es designada como “voluntaria” para realizar un intercambio con otro Colegio. Ella va para ayudar en una clase de educación sexual que iba a dictarse en el otro Colegio.

Llega el día en que dicho intercambio se iba a concretar. La Directora manda a llamar a Tatiana a su despacho. Tatiana estaba impecablemente vestida en su uniforme. No quería tener más problemas ni con la Directora ni con profesores. “Párese aquí” le dijo la Directora señalando uno de los costados de su escritorio. Tatiana se paró donde le indicaron. “Firme señorita” le dijo la Directora imponiendo una disciplina casi militar. Le levanto la pollera para constatar que clase de tanga tenía puesta, si era la del instituto o no. “Bien, veo que ha aprendido ha cumplir las reglas del instituto, por lo menos en lo que hace al uniforme” le dice la Directora y le baja la pollera a su posición normal. La Directora sabía como eran las clases de educación sexual y quería evitar un papelón, una desprolijidad. Tatiana es llevada junto a otras dos chicas que iban a colaborar también con la otra escuela pero en otras clases en una combi escolar.

Al llegar al otro Colegio, la portera las saluda y las conduce cada una al aula donde iban a ayudar. Primero a las otras dos chicas y por último a Tatiana.

La profesora de Educación Sexual la saluda y la presenta al curso. “Bueno, ella es Tatiana, nos viene a dar una mano en esta clase tan importante”.

Profesora de Educación Sexual: -“Bueno Tati como nuestro modelo vivo de esta clase te voy a pedir por favor que te quites toda toda la ropita”. Y de esta forma la hace desnudar ante toda la clase. Tatiana se sacó el jumper sin problemas. Se sacó los zapatos para hacer un poco de tiempo y juntar coraje. Y quedó en tanga pero también en camisa, que como era larga le tapaba el culo. No se quitó las medias y comenzó a desabrocharse muy despacito los botones de la camisa. Tan despacio como si no quisiera hacerlo. Pero por más lento que lo hiciera llegó hasta el último y se tuvo que quitar la camisa. Quedó ahora sí en su tanguita blanca con el fino logo del instituto bordado en ella. La Profesora de Educación Sexual, cuyo nombre de pila es Roxana, le dejó permanecer en tanga y sostén por un tiempo más.

Prof. Educación Sexual: – “Ven alumnos, esto es una mujer. Y que pedazo de mujer tenemos hoy aquí con nosotros, nada que ver con la que este mismo Colegio nos envío el año pasado. Pobre chica era tan gorda y tan fea que la clase se tornó muy poco interesante”.

La profesora hace que Tatiana se pare en el medio del aula. Los alumnos miran fascinados. Excitados. Calientes. La Profesora comienza su clase al lado del pizarrón, hablando acerca del cuerpo humano, la anatomía, la sexualidad, las enfermedades y todos los temas relacionados con el sexo. Luego de los primeros 10 minutos la Profesora comienza a acercarse a Tatiana y mientras va dando su clase, la usa para explicar, la toca, la señala, la manosea, hace que otros alumnos la toquen, etc.. Tatiana ya era un útil más de la clase. Como el pizarrón, las tizas o el borrador. Su culo, su vagina y sus tetas eran por ese instante, material de estudio para el otro Colegio.

En un momento la Profesora de Educación Sexual le dice: -“Necesito que te desnudes completa por favor. O sea, si te quedás en bombacha ya no me sirve. Los chicos y chicas tienen que ver todo ¿Me entendés? Todo”. Tatiana se desabrochó el corpiño y lo arrojó a un costado. Todos los alumnos le vieron por un breve instante sus hermosas tetas. Luego como pudo con sus dos manos intentó en vano taparse sus enormes senos, que se escapaban por todos lados.

Tatiana permanecía en tanguita y con las dos manos tratando de tapar sus senos.

La profesora al ver esto, le dio instrucciones a una alumna de nombre Mariela: -“Mariela, ayudala a sacarse la tanguita”. Y mirando a Tatiana agregó: “Sí total, con lo minúscula que es no te cubre casi nada”.

Mariela primero dudó un poco, pero luego se paró, recorrió la corta distancia desde su pupitre  en la segunda fila de asientos hacia el frente y suave y delicadamente tomó entre sus manos la bombachita, última prenda que cubría el cuerpo de Tatiana, y se la bajó muy despacito.

Un repentino calor de pudor recorrió el cuerpo de Tatiana, quién ya estaba desnuda nuevamente. Aunque esta vez, la cosa tenía una finalidad educativa y no sexual. Pese a ello, eran increíbles las miradas de los pibes hacia ella. Estaban como locos, sacados, frenéticos. Tenían a una perra que estaba bárbara, desnuda en el aula de clases junto a ellos. Algunos comenzaron a pensar que los milagros existen y que la escuela no es en realidad tan aburrida como creían.

Mariela se quedó con la bombachita de Tatiana en la mano por un instante la miró y aunque no dijo nada, para sus adentros pensó: “Que tanguita tan chiquita que pedazo de ramera debe de ser esta chica, que está aquí en bolas en frente de todos”. Luego la dejo sobre el escritorio de la Profesora junto con el corpiño.

Una alumna le preguntó a la profesora por la profundidad de la vagina. Y la profesora para responderle no tuvo mejor idea que tomar una regla e introducirla en Tatiana.

Profesora: -“10 cm. como pueden apreciar en este caso”.

“¿Y el ano preguntó otra alumna?”. Tatiana pensó si había sido una preguntá malintencionada o no por parte de la otra alumna.

La profesora volvió a repetir el mismo procedimiento metiendo ahora una regla más chiquita en el culito de Tatiana y dijo: -“Como podrán ver, 4 cm”.

A esas dos preguntas siguienron muchas otras. En algunas era innecesario que la Profesora utilizara el cuerpo de Tatiana para ejemplificar, pero a veces igual lo hacía.

Un alumnó  preguntó si el pene erecto entraba completamente en la boca. La profesora le dijo a ese alumno que se acercara al frente. “Tatiana arrodillate” luego mandó. Al alumno le dijo: -“Sacáte la verga del pantalón”. El alumno así lo hizo. “Tatiana, metételo en la boca hasta el fondo”. Tatiana así lo hizo. Abrió la boca bien grande y metió el pene del alumno casi hasta el fondo de su garganta. El alumno sintió una hermosa sensación por un instante, aunque solo por un instante, ya que Tatiana no le practicó sexo oral, solamente cuando la profesora le dio la indicación correspondiente se sacó la verga del alumno de la boca.

Profesora: -“¿Otra pregunta?”.

Un alumno: -“Yo profesora. ¿Es factible la doble penetración?”.

Profesora: -“Vení Juancito pasa a la frente que vamos a probar. Vení también vos Ernesto”.

Ambos alumnos se acercaron al frente y a Tatiana. Mirando y admirando su belleza y su desnudez. El piso era de madera, así que podían recostarse perfectamente. La profesora hizo acostarse primero a Juan. Encima de él fue Tatiana a quien Juan enseguida comenzó a intentar introducirle la verga por el ano, que finalmente entró con la ayuda de la mano de la joven, que sabía perfectamente dónde tenía sus orificios. Encima, medio de costado, se ubicó Ernesto, de frente a Tatiana. Quien se la metió de lleno y hasta el fondo por la vagina. A Tatiana le gustó esta sensación. Sentirse bien “llena”. Pese al pudor y rubor de la situación le hubiese gustado que en ese momento la hubieran penetrado hasta el final. La Profesora tal vez percibió esto en la mirada de ella, y cuando le estaba por decir a los alumnos que salgan, cambio de parecer en un abrir y cerrar de ojos y les dijo a Juan y a Ernesto: -“Dense el gusto, cojanla un poquito, acabenla bien adentro. Derramen su leche, joven, potente y adolescente dentro. Aparte sus padres pagan cuotas bien bien costosas como para que ustedes tengan lo mejor”. Los alumnos no perdieron un instante y comenzaron a darle “masita”. A penetrarla con todo. A cogerla. Tomaron un ritmo frenético. Le daban muy duro. Tatiana pese a estar delante de por lo menos 30 personas disfrutaba muchísimo y gemía todavía más. Se sentía bien puta, y le encantaba. Los pendejos la seguían cogiendo. Eran unos años menores que ella. Le estaban metiendo verga por el culo y por la vagina. Y poco a poco se soltaron y comenzaron a manosearle las tetas, a besarla y a acariciarla. Ella los dejaba hacer. En un extásis que le permitía evadirse del aula. Los demás miraban. Finalmente los alumnos acabaron. Y la llenaron de semen caliente. Pero ella también se vino en un grito orgásmico tremendo y muy fuerte. La Profesora les alcanzó una toalla a cada uno para que se limpiazen.

Tatiana se limpió sus propios flujos y el semen. La Profesora muy atenta le preguntó. –“¿Estás cansada?”. Tatiana le contestó que sí.

Profesora: -“Bueno chicos vamos a hacer un recreo de 10 minutos y luego seguimos una horita más con esta clase”.

Los alumnos salieron al recreo. Tatiana esperaba que la Profesora le acercara algo para cubrirse pero esta no lo hizo. Entonces así desnuda como estaba comenzó a juntar su ropa. Empezando por lo primero, la bombacha. La agarró con la intención de ponersela. “¿Qué haces?” le dijo la Profesora. “No te vistas que ya seguimos con la clase”. Y rápida de movimientos le quitó de la mano su tanguita a Tatiana.

Tatiana: -“Pero, me vistó y luego si es necesario me vuelvo a desvestir”.

Profesora: -“No, quedáte desnudita para no perder el clima”.

Tatiana insistió. La Profesora llamó al portero del Colegio que justo pasaba por la puerta del aula le entregó en un montoncito la ropa de Tatiana y le dijo: -“Llevate esta ropa hasta que termine la clase”. El Portero obedeció a la Profesora y se llevó la ropa a la Conserjería. Tatiana quedó ahora más desnuda que nunca. Desnuda y sin posibilidad de vestirse.

A los 10 minutos los alumnos volvieron del recreo. Tatiana continuaba en el aula. Desnuda y sin su ropa. Peor aún, sin idea, en que parte de todo el Colegio su ropa estaba.

La clase continúo con más de lo mismo por otra hora más.

No solo los alumnos preguntaban. Las alumnas también lo hacían. Y las preguntas de estas eran más maliciosas y perversas que las de los alumnos varones.  Durante una hora más Tatiana estuvo sometida a distintos jueguitos y toqueteos sexuales mezclados con una clase de Eduación Sexual.

La Profesora de Educación Sexual tuvo otra magnífica idea sobre el final de la clase: -“¿Se acuerdan cuando en la escuela primaria teníamos una tortuga y se la llevaban a casa un día cada uno?”.

“Sí” contestaron algunos en la clase.

Roxana: -“Bueno, vamos a hacer algo parecido. Son en el curso un total de 25 alumnos. Tatiana va ir un día a la casa de cada uno de ustedes por todo un día. Ella hará todo lo que ustedes le pidan. Pero por supuesto que deben tratarla con respeto”.

La clase estaba terminando. Ese día le tocaba a Tatiana irse a la casa del primero de la lista. Un alumno de apellido Araoz. La profesora le preguntó a este alumno: -“¿Vos como te volvés a tu casa hoy?”.

Alumno Araoz: -“Hoy me tomo un taxi para volver a mi casa”.

Profesora: -“Perfecto”.

Sonó  el timbre que marcaba el final de la clase y el inicio del recreo largo, el de 25 minutos. Pero nadie parecía traerle a Tatiana su ropa de vuelta, pese a que la clase de Educación Sexual había terminado. La Profesora le dio a Tatiana una especie de toalla o manta con la que se cubrió como mejor pudo y luego el portero le indicó y acompañó en el camino a la Conserjería. Ahí la hicieron pasar a un cuarto y el Portero la observó todo el tiempo mientras se vestía.

Tatiana se vistió rápidamente. La hicieron esperar un rato allí, otro rato en el patio, otro rato en la Rectoría del Colegio y finalmente vino el fin de las clases de ese día. El taxi de Araoz estaba esperando en la puerta. La Profesora de Educación Sexual acompañó a Tatiana casi hasta la salida del Colegio junto con el alumno. Y le dijo a este último: -“Tratála bien. Mira que tiene que aguantar 25 días y luego hay que devolverla al otro Colegio”.

Araoz: -“Va a ser tratada como una reina Profesora. Esté tranquila”.

Profesora: -“Confío en usted”.

Araoz: -“Lo que sí Profe, me parece que está muy vestida esta chica. Que se quite la tanguita por debajo de la pollera. Así se va sintiendo bien ramera”.

Profesora: -“Tatiana. Ya lo escuchaste”.

Tatiana se quitó la tanguita roja y se la dio en la mano al alumno Araoz.

Araoz: -“Ahora sí podemos partir”. Subieron la taxi que estaba esperando y se fueron.

Así transcurrió  Tatiana de casa en casa por 25 días hábiles. Era como un objeto de aprendizaje, como una maqueta del cuerpo humano de esas que se venden en casas especializadas y hay en cualquier facultad de medicina. Por eso en todas las casas que iba, la tenían desnuda. A un costado, como si fuera un adorno, algunos la trataban mejor que otros. Pero otros simplemente la trataban como si fuera un mueble, la dejaron a un costado, desnuda sin ofrecerle siquiera comida o agua. Otros se aprovecharon de ella y la toquetearon toda a más no poder. Ninguno tuvo sexo con ella porque eso no estaba pre-establecido dada la finalidad educativa del tema. Pero si podían tocarla e introducirle dedos en la vagina y el ano. Y muchos lo hicieron. Algunos sin consideración, y por eso acabó varias veces, en distintas casas, en algunos casos con mucha lujuria. “Como te mojas perrita” le decía un alumno que le colaba dedos a más no poder una y otra vez. Este la hizo correrse 6 veces en un día y la hizo sentirse una verdadera zorra. “Basta por favor” le pedía Tatiana. “Basta por hoy”. “Yo voy a decidir cuando es basta” le replicaba este alumno. Además le estrujaban mucho las tetas, hasta un punto que le dolían. También la nalgueron mucho en estos 25 días, tal vez por la impotencia de no poder cogerla. Como la hicieron gemir aquellos que le colaron los dedos una y otra vez, varias veces por día.

Y así  de a poco entre una aventura sexual y otra se fue acercando el final del año.

En el nuevo Colegio de Tatiana al final del año había una ceremonia muy especial, la Cena Anual de Graduación con los Profesores. En este acontecimiento todos se vestían de la más absoluta gala. Los Profesores vestidos de traje, las chicas vestidas de fiesta, con vestidos de noche. El glamour y la belleza desbordaban el lugar. El glamour y belleza de las chicas, ya que los profesores si bien estaban vestidos muy elegantemente, solo dos o tres de ellos eran buen mozos, el resto eran tipos comunes y ordinarios.

Bailaron el vals, todos con todos. En el baile del vals, no fueron pocos los profesores, por no decir casi todos que ya comenzaron a aprovecharse y a tomar a las chicas por la cintura pero muy muy abajo, no sé si se entiende lo que quiero decir. Fue una fiesta con mucho glamour, se tomó mucho champagne, del bueno y costoso. También se sacaron muchas hermosas fotos, que quedarían de recuerdo para siempre en los anuarios privados del Colegio. Todos charlaron animadamente, bebieron y comieron. Todos parecían pasarla muy bien. Cuando la fiesta se estaba ya acercando al final, la Directora tocó unas campanadas y dijo: -“Bueno, bueno, esta fiesta está llegando a su fin. Vamos a hacer la tradicional ceremonia de sorteo en la que se determina que Profesor se va con que Alumna”.

Se hace el sorteo/asignación correspondiente y a Tatiana le toca el Profesor de Finanzas. Eso fue luego de varias rondas, Tatiana debe de haber sido la nro. 15 en salir sorteada. La Directora tomó el papel del bolillero nro. 1 y dijo: -“Tatiana”. Hubo un aplauso breve, como sucedía luego de que se nombrara a cada uno y cada una de los que iban saliendo en los bolilleros. Al final del sorteo todas las alumnas quedarían asignadas a un profesor, y si los números no coincidían perfectamente, algún profesor se llevaría a más de una alumna. Continuemos con la ceremonia, la Directora luego de sacar la bolilla con el nombre de Tatiana, sacó una del otro bolillero, el que contenía los nombres de los profesores y dijo: -“El Sr. Jorge Renzoni, prestigiosísimo y reconocido Profesor de Finanzas de nuestro instituto”. La Directora lo saludó y haciéndole un chiste le dijo: -“Este año no se me puede quejar se lleva buena mercadería” en obvia alusión a lo buena que estaba Tatiana. Tatiana estaba vestida con un vestido negro de noche, pero corto y bien ajustado que marcaba en plenitud todas sus formas. Sus pechos, sus caderas, su cola. Todo quedaba casi expuesto. Se sentía bien expuesta. Pero llevaba ese lomazo que tenía con soltura y deshinibición.

Se acerca al Profesor de Finanzas, hacen los saludos de cortesía como era tradición y se dirigen rumbo a la puerta del salón como era tradición. Ya otras 14 chicas habían partido junto a 14 profesores en distintos vehículos hacia distintos lugares, pero todos y todas con un mismo fin. Finalmente, se van en la limousina con el Profesor de Finanzas. Él la lleva a un lujoso hotel en dónde van a pasar más que un buen momento. Tatiana va dispuesta a todo, no tiene objeciones, esas eran las instrucciones que les habían dado en la escuela la Directora y la Vice respecto a esta fiesta. La formación sexual era parte de los objetivos académicos del Colegio y veían en esta noche su punto de culminación. Llegaron al hotel, entra la limusina, se detiene, estaciona y ellos bajan. El Profesor intercambia breves palabras con el empleado del hotel y luego pasan a la habitación.

Una habitación lujosísima por cierto. De 5 estrellas, todo pago y a cargo del Colegio. Los dos entraron, primero costó un poco romper el hielo. Algunos chistes malos y comentarios de ocasión. Pero nada raro, hasta que el Profesor empezó a poner picante la noche:

Jorge: -“Estás muy linda esta noche. Ardiente diría yo”.

Tatiana: -“Gracias”. Decía al tiempo que el profesor le miraba el culo de reojo pero con mucha lujuria. Que bien se le marcaba la bombacha dentro de ese vestido negro ajustado. Que bien le quedaba el collar de perlas plateadas que estaba utilizando. “Que poco tiempo más ese vestido le cubriría el escote” pensaba el profesor. Tatiana mientras tanto pensaba: “Que hice yo para terminar en esta escuela, si me hubiera puesto las pilas y hubiera estudiado en la otra escuela que iba antes. No tendría que haber chupado tantas pijas de gente que no me atrae físicamente”.

Como sea, el Profesor iba muy rápido y le sacó el vestido negro al toque. Se le acercó y se lo subió de abajo hacia arriba. Sin siquiera besarla, ya la puso en ropa interior. Ropa interior blanca de lencería con encaje llevaba puesta Tatiana. La ropa de interior de cada una la había elegido especialmente la Directora de acuerdo a la personalidad de cada una de las alumnas. Incluso había hecho una revisión previa de la misma para ver como le quedaba cada conjunto de lencería a cada alumna. Y no podía negar que si bien Tatiana era algo indisciplinada la ropa interior le quedaba muy bien.

Una vez Tatiana en ropa interior, esta pensó que el Profesor se le iba a abalanzar encima enseguida, en lugar de eso pidió un champagñe al servicio de habitación y un whisky. Se sentó y se relajó un pocó. Se sirvió un whisky el primero, y le sirvió una copa de champagñe a ella. “Brindemos” le dijo y ambos brindaron. Pensó en pedirle que bailoteara un poco para él, que le hiciera un strip tease. Pero ya había visto tantos en su vida, que estaba aburrido de ellos. Tuvo una mejor idea. Tatiana le preguntó: -“¿Qué quiere que haga Profe? ¿Qué baile? ¿Qué me desnude?. No sé, dígame lo que quiera que haga, así terminamos rápido y me voy a mi casa”.

Jorge: -“Justamente eso no, no quiero que bailes y ya algo desnuda estás, pero no te desvistas del todo, todavía. Ah y por cierto, esta noche termina cuando yo te diga. Cuan rápido te vayas a tu casa lo decido yo. Ba! No yo, sino mi pene. Hasta donde haya leche te la vas a tomar o la vas a recibir en tus tetitas, tu culito o tu conchita”.

Tatiana: -“Sí ya lo sé”. Dijo muy sumisa.

El profe se sentó con su whisky y se relajó, Tatiana, en ropita interior y ya acostumbrada y re-educada por este nuevo colegio como una servidora sexual se acercó a él, y se sentó con él. Comenzó a acariciarle muy suave y delicadamente el pelo. El se relajó. Ella tenía una actitud muy dulce, pero el profesor no la respetaba. Sino como alumna, ya que la consideraba muy inteligente, pero no como mujer. Le tiró algo de whisky entre los pechos y le hizo sacar el corpiño. Entonces se tomó su whisky no “On the rocks”, sino “On the boobs”. Le chupó las tetas un rato largo. Las lamió, las tocó, las estrujó. Tatiana dejaba hacer, aunque de a poquito comenzó a relajarse y a disfrutar también. Mientras le chupaba las tetas, con un mano le estrujaba la otra, con su mano libre dejó el whisky en una mesita y comenzó a juguetear con la bombacha de Tatiana que no tardó en terminar en el suelo. Una vez desnuda y explorado manualmente su culo y su vagina, decidió tomar posesión final de ella. La alzó y la llevó hacia la cama matrimonial. La tiró allí. Ella se puso prácticamente en cuatro patas, en una posicion muy de puta. Como era evidente que ocurriría, él le condujo su cabeza y su boca hacia su pene. Tatiana comenzó a felar. Ya era casi una especialista en el tema. Y realizó todo el “procedimiento” que tan bien realizaba ya. Se tragaba la verga hasta el fondo de la garganta, miraba con cara de putita al hombre a los ojos, y cada tanto paraba se la sacaba de la boca y succionaba dulcemente los testículos del macho en cuestión. Con este mecanismo y su cuerpazo infernal, caliente y sexual, Tatiana se había convertido en una gran extractora de semen del semental que se tratase. Habrá tardado unos quince o veinte minutos ya que practicó el “ritual” muy pausadamente a efectos de que durara má y el profe disfrutara más. Cuando acabo fue la gloria para él, una sensación hermosa, el mejor pete de su vida, uno que su esposa no podría imitar ni de cerca. Para ella fue una buena ración de leche en la boca. Lo que no le cayó en la boca, se ingenió para que le cayera en las tetas. Terminaron y ella se limpió con una toalla que había ahí cerca.

Después de un tiempito de descanso hubo sexo vaginal, el cual fue bastante tradicional y aburrido para Tatiana. Ella abajo, en posición de misionero, el arriba de ella, bombeando sin mucha intensidad. Ella pensando en otra cosa. Él le tocaba las tetas. Creía que estaba haciendo un gran trabajo, pero apenas si Tatiana pensaba en el sexo mientras él hacía lo suyo. Algo que se parecía más al sexo que tenía la abuela de Tatiana en su época, que en la actualidad. Este misionero empezó tan rutinariamente como empezó.

Profesor:- “Y para cerrar la noche ya sabés lo que vas a tener que entregar, no?”.

Tatiana: -“Me imagino que el culito”.

Profesor: -“Acertaste. Así que date vuelta y ofreceme bien ese culito divino que tenés”.

Tatiana se puso en cuatro patas en la cama de espaldas al profesor. Este no tardó  en penetrarla. Le dio duro. Un rato largo. Aquí el profesor se mostró como un verdadero semental. Tatiana sintió un intenso y rato largo de bombeo de verga bien firme y erecta.

Finalmente como era de esperarse, le llenó el culo de leche. Como una putita con lindo culito como Tatiana se merecía. Su culo lo pedía. Hubiera sido un insulto que así no lo fuera.

Así terminó  la noche, la limusina dejó primero al Profesor, y luego a Tatiana en su casa. Había terminado en el Colegio, ahora volvía a su hogar, a su vida normal, tal como la conocía antes. Sus padres la esperaban con los brazos abiertos, habían depositado en un instituto de primera categoría a su hija rebelde, a la descarriada, a la oveja negra de la familia, ahora esperaban recibir una estudiante modelo y futura universitaria. Si esto finalmente fue así o no, tal vez lo sepamos en un próximo relato. Lo que sí les puedo adelantar es que de aquí en adelante todos los novios que tuvo Tatiana u hombres con los que salió quedaron más que satisfechos con la excelente perfomance sexual de Tatiana. Había aprendido mucho, casi todo y le gustaba ponerlo en práctica. Cuando algún amante, le decía frases como “Sos una Diosa del Sexo”, ella se acordaba de la Directora principalmente y de todas las valiosas enseñanzas que había aprendido en el Instituto.

Tatiana se había graduado.

julieta_s24@YAHOO.com.ar

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La primera vez que me senti todo un PUTA

Hola a todos, mi nombre como nena es Grecia, ese nombre me encanta y pues esta es una de las experiencias que he pasado.
Pues veran, mido 1,70 soy delgada (45 kilos), tengo pelo un poco rizado arriba de mis hombros, y  mi trasero es muy femenino.
Todo sucedio un sabado por la tarde yo estaba en la computadora viendo porno transexual ya que me calienta demasiado, y entonces decidi empezar a vestirme como una jovencita.
Empece tomando un liguero de mi hermana, que es casi de mi misma complexion, el liguero era rosa con unas medias blancas, y me puse una tanguita blanca tambien, todo esto me venia muy bien ya que no tenga bello. Luego tome una mini falda tipo colegiala azul y una ombliguera y bra rosas. Rellene el bra con unas cosas que usa mi hermana para rellenar los suyos. por ultimo me puse unas zapatillas rojas con un tacon como de unos 5cm, me maquille alacie mi pelo, lo peine, y me puse unos aretes que solo son como de presion, no ocupas estar preforado.
Cuando me mire al espejo parecia todo una nena, y una muy puta (creo que lo que mas me ayuda son mis facciones ya que son muy delicadas).
Cuando me vi senti unas ganas enormes de tener un pene dentro de mi delicado, y hermoso culito (mmmmm…), queria sentirme como una perrita, y entonces decidi salir a la calle, con un poco de miedo de que alguien me fuera a reconocer. Camine por ahi contoneando mi trasero provocativamente, pero nada sucedio, dandome por vencida decidi reornar a mi casa.
Estando en ella tome un pepino (ahi solo recordarlo mmm…) y empece a simular que mamaba una verga deliciosa.
introduje uno de mis dedos en mi tirno anito, era un placer delicioso, luego empeze a meter dos hasta que ya no aguante y poniendome incada en el sofa me sente poco a poco sobre el pepino hasta que estubo bien dilatado mi rosado anito, despues como una vil perrita me puse en cuatro y empece a penetrarme con un  ritmo mas acelerado, hasta que aquel grueso pepino estimulo todo en mi mientras yo gemia como una putita (su putita) hasta que me vine y tomando el delicioso nectar que emanaba mi pija lo embarre todo en mi cilito y mi cara era yo todo una hermosa perra.
Luego cai dormida de lo cansada que estba y soñe algo marvilloso.
El sueño lo dejo a su imaginacion….

Me despido con unos ricos pujiditos,
Su amiga Grecia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La historia de los dos Carlos

Hola, mi nombre es Carlos tengo 18 años de edad  y soy de México. Yo soy alto, velludo, complexión normal y un poco agradable para la vista. Esta historia que contaré trata de un amigo de la escuela que también se llama Carlos… el está en mi salón de clases, tiene 18 años, es un chico muy apuesto, delgado, alto, de tez blanca y muy bien educado. Anteriormente este chico y yo hemos tenido algunos contactos sexuales, pero este que contaré ha sido la mejor experiencia sexual que haya tenido en mi vida.

Fue un Miércoles en la mañana, un día soleado pero no caluroso… perfecto para cualquier condición que  fuera a darse. Un día antes en la escuela yo le había dicho que llegue a mi casa a las 10 am con el pretexto de regalarle un Hammster (que realmente no fue pretexto, se lo quería dar) y así fue… ese día llego a las 10, yo ya estaba preparado para lo que fuera a pasar, estaba limpio y perfumado… él toco el timbre de mi casa y con una sonrisa divina me vio y le dije ¡Hola! Y el me regresó el saludo… lo invité a pasar y el accedió. Le ofrecí algo de tomar o comer pero me dijo que estaba desayunado. Ambos nos mirábamos con la cara de que queríamos hacer algo, pero no decíamos nada… realmente no se por que.

Subimos hasta mi cuarto y le mostré  el Hammster… él estaba fascinado  y yo también porque me dí cuenta que le gustó ese regalo que yo le iba a dar. Entonces el se acostó en la cama jugando con el hammster y yo solo lo veía con cara de ternura.. y un poco de pasión también. Yo estaba nervioso porque no sabía como decirle que quería tenerlo para mí otra vez, estaba temblando… tartamudeaba y él solo jugaba con el hammster. Así pasó casi 1 hora hablando de cosas de la escuela, amigos y algunas tonterías que solo se nos ocurren. Entonces sólo nos quedamos viendo con una cara de “Se que queremos acostarnos” y en eso se levanta y me dice: “Se que quieres…” y yo: “ Si… lo se”. Solo eso bastó para que desencadenara la locura en mí

Entonces yo me acerqué y noté una erección en él, yo me emocioné y empecé  a acariciar su pecho y su abdomen… y noté que la erección crecía!! Y yo decía en mi mente: “Woww..! este chico es automático!”  entonces le levanté la camisa y empece a besar su hermoso cuerpo…  yo me sentía muy bien, comenzana a excitarme y se empezó a notar mi erección. Mientras besaba su abdomen acariciaba su pecho, el comenzaba a hacer caras de placer (cosa que a mí me fascina) y también subía un poco para besar su pecho (parte que más me gusta de él) y al mismo tiempo acariciar su miembro a través del pantalón. Poco a poco volví a bajar y besaba su abdomen con un poco de pelo… yo me sentía genial! Pero él se sentía mejor. Entonces empecé a desabrochar su pantalón.. mientras lo seguía besando y lo dejé en bóxers! Yo me quedé espantado y emocionado al mismo tiempo al ver ese enorme Bonner! Era fantástico verlo una vez más! Yo pasaba mis labios por encima de la su bóxer y yo nada más veía como se estremecía por el placer y seguía quitándole más ropa y por fin, lo vi sin ropa interior… Un hermoso pene semivelludo, grande aproximadamente unos 18 cms y grueso, tenía el prepucio.. cosa que me encanta! Y simplemente no lo dudé más y le empecé a hacer Sexo oral… Yo estaba fascinado, su olor, su sabor, su forma, todo! Todo era tan genial, que yo no podría dejar de acariciarlo al mismo tiempo.

Entonces lo lleve a mi cama y lo acosté para hacerle mejor el blow job. Él no decía nada, solo agarro mi cabeza y me la empujaba hacia su miembro para que yo continuara…  cosa que me excitaba muchísimo. Entonces bajé hasta sus testículos…  grandes y con un poco de pelo y las empecé a lamer, no me podía resistir… No se exactamente que sabor tenían! Pero solo sabía que lo debía hacer porque me gustaba! Y él empezaba a gemir y yo me excitaba más y me volvía mas salvaje ahí abajo. Posteriormente el puso su mano en mi trasero y me empezaba a tocar,  se sentía muy bien… yo quería que continuara haciendo eso, y lo hacía yo seguía besando aquel cuerpo hermoso, blanco, un poco lampiño pero sexy! Ese cuerpo que hacía que me convierta en otra persona, que me vuelva loco! Y besaba su hermoso pecho una y otra vez y bajaba! Y asi fue un buen de tiempo mientras el jugaba con mi trasero.

Luego decidimos cambiar de posición y yo me puse abajo y el a un lado… y puso su miembro detrás de mi.. intentaba penetrarme con la ropa interior puesta… no se por que… pero mientras lo hacía me besaba el cuello, me mordía la barbilla,  me besaba de una manera tan sexy y erótica la oreja que yo no podía evitar gemir en ese instante… tener su cuerpo desnudo detrás de mi, era fantástico… sentir su respiración, su olor, su sabor todo para mí, me volvía loco… después de un rato de tocarme y juntar su miembro con mi trasero con bóxer… decidió desnudarme… me quitó el bóxer y yo me sentía super ecxitado (mi pene no tiene circuncisión y me mide 16.5 cm)  entonces agarro sus dedos y los empezó a meter a mi ano… Yo me quedé perplejo… se sentía tan pero tan bien! Que no podía dejar de gritar que lo siga haciendo, en ese momento fui solo para él y nada más para él! Me sentía suyo y que en ese momento podía hacer conmigo lo que él quiera… y por otro lado su otra mano estaba en mi boca… me encanta besar y morder sus dedos, se me hace algo muy erótico.

El se ponía como loco tomandome por detrás…. Yo me sentía suyo y ponía su pene por la raya y lo restregaba … yo decía que quería más, que podía hacer lo que el quisiera… y entonces me levantó.. me puso de 4 patas y decidió penetrarme… en ese entonces, pensé que no sería tan fácil, pues meter ese trozo de carne enorme y gruego…  sería doloroso pero al final… sabría que se iba a sentir muy bien. Llegó el momento en que lo metió… y me dolió muchísimo! Pegué un grito y rogue que lo sacara… que iba a gritar!! Y entonces sacó su pene de mi ano… y me dijo… ya pasó … ya pasó.. tranquilo… y en eso me dio un lindo beso en la mejilla, me tomó de la mano y solo nos acostamos juntos un rato. Este fue el mejor momento para mí, fue tan lindo y especial, ahora me doy cuenta que lo quiero muchísimo… pero en fin, eso no les importa mucho a ustedes. Después de eso descansamos un rato.

Cuando decidimos retomar nuestro momento erótico, volvimos a hacer lo mismo… yo lo desnude, empece a besar su cuerpo, etc… pero hubo algo que me gusto muchísimo…  él se puso encima de mi, y yo lo abracé y se empezó a mover mucho… y a mi excitaba!! Empezaba a morder mi pecho, besar mi cuello, mis orejas (esto me mataba!) y mordía mi barbilla,  y solo sentía su pene sobre mi.. por mi trasero, por mi pene, por esos lugares… solo se movía mucho y se poniía como loco, sus sudor, su olor… todo en conjunto que volvía loco también. Sentir su aliento, fue algo wow! Me encantaba y entonces mientras me tocaba y se movía mucho me decía: te gustaa?? (con una voz muy agitada y sexy) y yo: si si me gusta!! Y el me decía: Gimee! Y yo lo hacía! Me sentía de él… yo solo hacía lo que el me pedía… y me decía: “ eres mio, eres mioooo” y eso me excitaba muchísimo más!

Finalmente decicí ponerme boca abajo y le dijé que quería que él me penetrara así, pero que lo haga poco a poco…. Y pues así fue… logró penetrarme.. yo me sentía en las nubes, porque por fin el chico que quiero, que me gusta, por el cual pienso todos los días… me hacía suyo! No podía aguantar esa excitación! Él estaba que no podía más y se movía mucho, y lo mejor de todo es que me daba nalgadas.. yo me excitaba muchísimo y los dos nos la pasábamos gimiendo! Fue algo muy excitante….!  Hasta que me dijo: ay ay me vengo!  Y yo le dije: puedes venirte en mi boca si quieres (experiencia que hemos hecho antes, y nos encanta) y el:  No… me quiero venir en ti. Y pues.. se vinó… su sentí su semen caliente dentro de mí, me sentía tan bien y él tan excitado… que solo quería que el me posea… entonces sacó su pene y lo empezó a pegar con mi raya.. y solo me dijo que quedó sorprendido por el diámetro que le dejó a mi ano.

En síntesis esto fue todo porque pasaron muchas cosas más, pero si las cuento este relato sería mucho más largo. Ahora él y yo nos vemos diario en la escuela, y siempre recordamos lo que hicimos y nos podemos felices J porque sabemos que se va a repetir.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Sometido Por Siempre

Hola me llamo Eduardo y soy bisexual, he tenido sexo desde los trece años, si embargo los que les voy a contar me ha sucedido desde los 19 cuando comencé  a trabajar para una señora que me contrato como una especie de asistente, yo siempre mantuve mi bisexualidad oculta (sobre todo mi inclinación por los hombres).

Entre los que trabajamos para la señora Leticia,  conocí a Iván, un macho al que no dude en darle mi culo, mantuvimos la cuestión oculta, sin embargo, un día mi jefa me llama a su oficina privada, estábamos solos como casi siempre, entre varios minutos de incertidumbre me soltó una bomba:

* ya se tus secretos- dijo ella.
* Cual secreto?- pregunte yo.
* Que te gustan los hombres- dijo

Yo me quede pasmado, sin nada que decir, pensé que me botaría por eso.

-que quiere decir Ud. con eso?- pregunté yo nerviosisimo.

En ese entonces me mostró unas fotos donde yo aparecía besándome y acariciándome con Iván.

* no te preocupes, no diré nada, pero con ciertas condiciones- dijo ella.
* Cuales condiciones?- pregunté.
* Ahora, aparte de mi asistente serás mi esclavo, me obedecerás en todo, y ahora si te castigaré como yo he querido cada vez que metas la pata, entendido-
* No entiendo señora Leticia, eso es ridículo-
* Bueno, entonces tendré que decirles y mostrarles a todos que hay un maricon entre ellos, y de paso tendré que despedirte, por estar haciendo cochinadas en mi casa.-
* No señora por favor, esta bien hare lo que Ud. quiera, pero no debe decirle a nadie sobre eso, me da mucha pena y perdería a mi familia y amigos-
* Muy bien, empezaremos esto a partir de mañana, vete a tu casa, ven temprano a las 8:00 am-

Me fui a mi casa pensando en mi vergüenza y de cómo iba a ver a la señora Leticia el día siguiente. La noche pasó rápido y llego la mañana, me preparé con la idea de no meter la pata en ningún momento para no pasar ninguna humillación.

Llegue temprano a la Casa de la Señora Leticia, y mi sorpresa fue que al abrir la puerta la vi vestida solo con el pijama, me ordenó que la siguiera a su cuarto, una vez ahí me dijo:

* me ayudaras a vestirme, será tu nueva obligación-
* si señora, como Ud. diga-

Rápidamente empecé a ayudarla a abrocharse el vestido y luego pase a los zapatos, pero antes de esto me ordeno que le besara los pies, allí me di cuenta en lo que estaba metido, la señora era una sádica, una vez habiéndole puesto los zapatos, nos dirigimos a la oficina a hacer los respectivos negocios, todo transcurría de manera normal, hasta que en horas de la tarde la Señora me llama y me reclama por unos papeles que me falto redactar, no podía creer que se me haya olvidado, y ahí empezó lo peor:

* parece que no te has tomado en serio tu trabajo, no puedo tolerar tu ineptitud-
* señora le juro que…-
* nada de explicaciones, quítate la ropa ahora mismo-
* pero señora, para que-
* no pidas explicación, o querrás que tu secretito se sepa-

En ese momento y sin decir nada me desnude con toda la vergüenza del mundo, ella se paro de su asiento, y se sentó en un  sofá, me ordeno que me inclinara sobre sus piernas. No me quedo mas remedio que obedecer, una vez en posición, me hizo levantar el culo, y sin mas empezó a nalguearme, al principio las nalgadas eran suaves pero fueron creciendo en intensidad, yo me sentía mas humillado por la vergüenza de estar expuesto y totalmente entregado a aquella mujer, luego de las nalgadas me hizo inclinarme sobre el brazo del sofá y me dijo:

* quizás eso no te dolió, pero ya veras-

Se desabrochó  el cinturón y lo saco violentamente, yo me quede mirando desconcertado, nunca me habían pegado ni siquiera en mi infancia. Ella doblo el cinturón y empezó a acariciar mis nalgas y seguidamente me dio una paliza que nunca olvidaré, era un azote tras otro, trate de aguantar el dolor pero fue imposible, las lágrimas salían solas, y ya no soportaba el dolor en mi culo. Sorpresivamente también tuve una erección tremenda, no se porque en ese  momento.

Después de terminar de azotarme me ordeno arrodillarme, ella se bajo el pantalón y dejo su trasero descubierto y lo acerco ami cara , y la orden fue muy clara:

* lámeme el culo idiota-

Yo comencé a lamerlo lentamente, pero ella me apretaba la cara a su culo, debo decir que eso me excito mucho pero me pareció muy desagradable y denigrante, ella me detuvo y me dijo que me vistiera y fuera a hacer mis deberes, así empezó mi vida de sometido con la Señora Leticia y otras personas, después les cuento mas.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi tia me marco para toda mi vida.

Hola a todos. Me llamo Damian y al ver tantas paginas de relatos eróticos me decidí y por fin voy a contra una experiencia que tuve hace mucho y que me marco para toda mi vida. No soy muy bueno escribiendo pero voy a tratar de hacerlo lo mejor posible.

Esto me paso hace tiempo, siendo jovencito. Hoy tengo 32 y me encanta recordar esta experiencia. En esa época yo tenía que ir los sábados a clases de ingles. Las clases eran por la mañana de 8 a 12. Tenía los jueves por la tarde y los sábados por la mañana. Teníamos una quinta en la zona de Pilar, en realidad en un country que se llama Miraflores. Mis padres se iban los viernes a la tarde por lo que yo tenia que quedarme los viernes a la noche con mi tía, hermana de mi padre y el sábado, después de ingles, me tomaba un colectivo que me dejaba en la puerta del country. Mi tía, en ese entonces tenia alrededor de 37 o 38 años. Era muy linda, 1.60, pelo castaño claro lacio, y en ese entonces tenia un lindo cuerpo. Muy buena posición económica y muy fina. Separada y sin hijos, por lo que yo no molestaba en lo mas mínimo al quedarme en su casa. Siempre tuvimos una lindísima relación. Cada vez que yo me quedaba los viernes en su casa, ella al ser separada, salía con amigas y de vez en cuando con algún novio. Regresaba a eso de las 2 o 3 de la mañana, por lo que tenia toda la noche, la casa para mi. En casa de mi tía, me aburría bastante por lo que empezaba a revisar todo, me encantaba y más que nada le revisaba el placard a ver que tenía y que encontraba. Empecé como un juego y aprovechando la soledad, a ponerme ropa de ella, la cual me quedaba bastante bien porque teníamos la misma altura y un cuerpo bastante similar en contextura. Lo que empezó como un juego, los viernes siguientes se convirtió en algo cotidiano. Cada vez que escuchaba que ella se iba, corría a su placar a usarle la ropa. Me encantaba usarla, me sentía muy cómodo. Su ropa era muy juvenil y también muy sexy. Tenia de todo. Vestidos, jeans, camisas, remeras, botas, zapatos, etc etc. Entre las cosas que acostumbraba y mas me gustaba ponerme, estaba su lencería. Tenia de todo un poco. Pero lo que mas me gustaba eran sus conjuntos sexyes que los tenía guardados en unas cajitas bien atrás en sus cajones. Tenía conjuntos negros, blancos, con bombachas cola less, comunes, pero los que mas me impactaban y gustaban, eran dos. Uno era un corsé con porta ligas negro, que venía con su bombacha cola less negra y sus respectivas medias y el otro blanco de corpiño, bombacha y medias pero sin porta ligas. Así pasaron varios viernes en los que jugaba a ser una chica sexy. Me encantaba verme en un espejo de pie que había en la habitación. Hacia poses, me acariciaba, etc. Y a eso de las 12 de la noche, me sacaba todo porque yo sabia que ella nunca llegaba antes de la 1 de la mañana.

La noche que les cuento, y en donde todo comenzó, me puse el conjunto negro.

Como todas las noches de viernes me puse el conjunto y arriba una bata de seda negra que también creo que era del conjunto porque era medio trasparente. En ese entonces yo usaba el pelo largo hasta los hombros por lo que me hice también una colita tipo cola de caballo. La verdad, estaba re linda. Así estuve esa noche. Como siempre, sabía que mi tía no regresaba nunca antes de la 1 de la mañana. Pero esa noche, no se por que me recosté en su cama así vestidita a ver televisión y ME QUEDE DORMIDO!!!. En eso siento que alguien pronuncia mi nombre – Damian… Damian… despertate…- Cuando logro abrir los ojos, no podía creer ver a mi tía a mi lado. Enseguida me di cuenta que llevaba puesta su ropa interior, por lo que salte de la cama, y me fui corriendo al baño y comencé a llorar. Mi tía me golpeaba la puerta del baño y me pedía que salga así charlábamos. Me decía que no me haga problema y que hablaríamos al respecto. Al rato salí del baño pidiéndole perdón por lo que ella había visto. Yo ya me había sacado la ropa y solo tenia la bata negra. Me abrazó, me beso la frente, seco mis lágrimas con su mano y me sentó en su cama. Empezamos a hablar del tema. Me pregunto hace cuanto hacía esto y si me gustaba. Yo le decía que si, que me gustaba, pero que no lo iba a hacer mas. Ella seguía preguntándome si me gustaba vestirme como mujer y que sentía sexualmente. Si me atraían los hombres o las mujeres. Yo le dije que me gustaban las mujeres, que era lo que sentía en ese momento, pero que también sentía mucha curiosidad por sentir lo sentía una mujer al estar con un hombre. Esto en base a las revistas y películas condicionadas que pude ver a esa edad. Me preguntó si ya había tenido relaciones sexuales y le dije que no. Entonces me dijo que no me preocupara que esto iba a quedar entre nosotros y que no iba a contar nada a mis padres. Esa noche no pude dormir nada de los nervios que tenía.

Al viernes siguiente tuve que volver a lo de mi tía, cosa que yo no quería porque no sabía con que cara mirarla. Al llegar a su depto, me recibió como si nada. Comimos, sin hablar del tema, después yo me puse a ver tele en el living mientras ella acomodaba todo en la cocina y después cada uno a su cuarto a dormir. Al rato escucho que me llama y ya en su cuarto retomo el tema en cuestión. Me volvió a preguntar si me gustaba ponerme ropa de mujer y le dije que si, que había empezado como un juego pero que me sentía muy cómodo con su ropa. Entonces grande fue mi sorpresa al escuchar de sus labios, si me quería poner nuevamente la lencería que llevaba puesta la noche del viernes anterior, que a ella le gusto verme dormido con esa lencería y que me quería ver bien a ver como me quedaba. Yo la verdad que no entendía nada. Pensé que la charla se convertiría en flor de reto, pero no. Ella me ayudo y me puse todo nuevamente, me recogió el pelo y me hizo una colita. Me decía que me quedaba muy lindo y me preguntaba si me sentía cómoda así vestida. Yo le decía que si y que estaba con mucha vergüenza en ese momento. También me pregunto si tenia algún nombre de chica cuando usaba esa ropa. Le dije que si, que me imaginaba una chica de nombre Laura. Entonces me dijo que me iba a llamar Laura. Agarró y me presto una polera tubo gris y una camisa blanca de ella y me vistió bien de mujer. Me maquillo, me pinto los labios y me llevo a la cocina, preparo unos café y charlamos por un rato largo. No me acuerdo bien pero lo que si me acuerdo fue que ella me dijo que no le importaba como era yo y que con ella me podía sentir libre y ser quien yo quería ser y que este juego quedaría entre nosotras dos. Lo que mas me gustaba era que me hablaba como si fuera yo una mujer, una amiga, ya que todo lo terminaba con a, Si me sentía cómoda, que no me sienta avergonzada, etc. Todo terminaba con a. Empecé a relajarme, a sentirme realmente cómoda. Me pregunto que hace cuanto sentía esos gustos, si en mi casa también lo hacia, etc, etc. Tuvimos una charla de amigas realmente. Esa noche, después de la charla y de que yo le devolviera la ropa, me presto una bombacha y un camisón y me dijo que me sienta libre de pedirle cuanta ropa me quisiera poner y que ese camisón y esa bombacha eran mías para dormir.

La semana posterior a ese viernes, estuve contando las horas para volver a lo de mi tía ya que desde ese día, me sentía mejor que nunca. Pasaron un par de viernes en los que ella salió con sus amigas y en los que yo me quedaba usando su ropa. La condición era que deje todo como lo había encontrado y que siempre que quisiera me ponga para dormir, el camisón y la bombacha que ella me había regalado.

Si bien ese viernes fue espectacular, lo que paso al viernes posterior fue lo que realmente arco mi vida.

Ese viernes como los anteriores, al llegar a su Dpto., me recibió con un Hola Laura y me presto ropa suya. Creo que era una mini de jean y una remera blanca. Me hice la colita y nos pusimos a charlar. Esta vez la charla fue más directa a lo sexual. Me preguntaba si me masturbaba, si veía películas o revistas pornográficas. Yo le conteste todo con la vedad. Y en la charla me pregunto si alguna vez había visto a una mujer desnuda en vivo y en directo, a lo que respondí que no y ella me dijo que ya llegaría ese momento algún día. En la comida fui yo el de las preguntas. Le consulte sobre las relaciones sexuales, si le dolió la primera vez, que se siente al ser penetrada, etc. Me respondió todo sin dejar nada de lado. Terminamos de comer tarde. Me bañe, me puse mi camisón y me fui a mi cuarto pensando en toda la charla que habíamos tenido. Al rato me llamo a su habitación. Me recibió con su bata negra y me pidió que me ponga el conjunto negro de ropa interior con porta ligas del otro día que me lo había preparado y estaba sobre su cama. Yo acepte su pedido, me fui al baño y me puse todo. Me pidió que me pinte los labios y así lo hice. Al salir del baño, encontré a mi tía recostada en su cama con un conjunto de ropa interior blanco hermoso. Me dijo que yo estaba re linda y me pidió que me recostara al lado de ella y me pregunto si quería que ella me bese. Las luces estaban bajas y había una vela prendida sobre la mesita de luz. Empezó a besarme despacio y a acariciarme el pelo, la cara, el cuello, la espalda, todo muy suave. Yo hacia lo mismo, pero era ella quien tomaba la iniciativa de todo. Yo estaba nervioso, tenso hasta que pasaron los minutos y logre relajarme. Nos paramos al lado de la cama y seguimos besándonos. Ya sus caricias empezaron a bajar hasta mi cola. Sus besos eran húmedos, deliciosos, suaves. Su lengua jugaba con la mía y empecé a gemir de placer. Me pidió que le saque el corpiño y fue entonces la primera vez que tenia uso pechos de mujer frente mío. Me pidió que los toque, que no tenga miedo, que los toque despacio, que los sienta, que note como se le ponían duros los pezones. Me preguntaba si me gustaba tocarlos, le dije que si. Me pidió que se los bese a lo que respondí con muchos besos en sus pechos. Me pidió y enseñó a chuparle los pezones, que lo debía hacer despacio y succionando como si fuera un bebe. Yo no lo podía creer. Lo que estaba pasando era un sueño, algo único. Yo estaba recontra excitado. Nos arrodillamos en la cama uno en frente del otro. Me preguntaba si estaba bien, si me sentía cómoda. Yo respondía que si. Al estar frente a frente, me tomo una mano y empezó a acariciarse los pechos, Sentía entre mis dedos, sus pezones bien erectos, duros, su suavidad y redondez de sus pechos. Siguió y llevo mi mano hasta su bombacha y me la hacia acariciar con mi mano. Note como estaba húmeda de su excitación. Me saco mi corpiño y empezó a besarme los pechos como si fuesen dos tetas de mujer, Jugaba con su lengua en mis tetillas como si fueran hermosos pezones y yo seguía acariciando su bombacha. Se levantó, se puso frente mío y me pidió que le baje y saque la bombacha. La tome con mis dos manos y despacio se la baje y enseguida se la saque. Tenia en frente mío una mujer desnuda con su vagina enfrente de mi cara. Tomó mi mano y la llevo directo a su vagina. Me pidió que la acaricie despacio, sin apuro. La tenia bien depilada con solo una franjita de pelo por sobre los labios. Note como se empezaba a agrandar esa vagina y a notarse que los labios cada vez se salían mas. Estaba bien mojada y mientras yo acariciaba su vagina, ella se acariciaba los pechos, el cuerpo, su cola. Me pidió que le bese la vagina y que juegue con mi lengua. Yo accedí e hice lo que pude, mientras ella me indicaba lo que tenia que hacer, como besar su vagina, como jugar con mi lengua. Que pase mi lengua de una punta a la otra de la vagina, que despacio separe los labios y pase mi lengua por dentro de la vagina. Yo escuchaba sus gemidos y las cosas hermosas que me decía, como ser, – si, mi amor, así hermosa – Así Laurita que lindo – Como jugas con mi vagina, si, mi amor así-. Yo estaba totalmente ido.

Luego se recostó boca arriba, abrió sus piernas y me pidió que siguiera jugando con mi lengua en su vagina. Me indico el lugar preciso en donde me tenía que concentrar con mi lengua (su clítoris). Empecé a jugar con mi lengua en su clítoris y me pidió que le introduzca un dedo. Aso lo hice. Siempre me pidió que haga todo con suavidad. Besaba, chupaba, jugaba con su clítoris mientras la masturbaba con mi dedo hasta que note que tuvo su primer orgasmo. Ahí me pidió que me recostara junto a ella y ella empezó a besarme nuevamente, bajo por mi pecho y al llegar a mi bombacha empezó a besarme la bombacha. Mientras me besaba, empezó a desprender los botoncitos del porta ligas que agarraban las medias. Una vez que estaban los cuatro desprendidos, empezó a bajarme la bombacha y me la saco completamente y prendió nuevamente los botones del porta ligas a las medias. Comenzó a besarme los genitales. Mi pene estaba erecto. Me lo empezó a acariciar suavemente y se lo llevo a la boca. Me empezó a hacer sexo oral y al segundo no solo me estaba chupando el pene sino que también bajaba con su lengua hasta mi cola y jugaba con su lengua en mi ano. Eso me volvió loco. Una vez que logro lubricar bien mi cola con su lengua, siguió chapándome el pene y a jugar con uno de sus dedo en mi ano, hasta que de a poco lo fue introduciendo hasta que logro suave y deliciosamente meterlo todo. Fue así como mientras me chupaba el pene (que a esa edad no era muy grande que digamos) me metía y sacaba suavemente su dedo en mi ano. Así estuvo un rato en donde yo no reconocía quien era, que hacia ni quien estaba conmigo. La locura era tl y el placer era tanto que ya no sabia mi nombre.

Entonces me pidió que me de vuelta y me ponga de rodillas (en cuatro) y fue ahí que siguió un poco mas jugando con su lengua en mi ano y masturbándome con su mano. Luego se acomodo detrás mío y empezó a apoyarme su vagina en mi ano y a hacer movimientos tales que lograba frotar su vagina en mi cola. Fue entonces después de un rato que note que tenía su segundo orgasmo. Nuestros gemidos se confundían. Ambos estábamos gozando. Más ella creo ya que yo estaba realmente conmocionado por semejante momento. Una vez que acabo, se recostó boca arriba y me pidió que la penetre. Le dije que no tenia un pene grande como el de un hombre mayor que yo, pero me dijo que no importaba, que ella quería que yo sienta lo que era penetrar a una mujer. Así lo hice, me dispuse arriba de ella, abrió sus piernas y guió con su mano mi pene dentro de su vagina. Me pidió que me quede quieto unos segundos y que después empezara a moverme. Como les dije, mi pene no era muy grande pero si, logro entrar un poco mas de lo que yo creía que podía entrar. Apenas empecé a moverme, ella cero sus ojos y empezó a gemir de placer .Me decía cosas hermosas. – Si Laura haceme el amor así…- Si mi vida, penetrame así…- A mi me encantaba todo eso y mientras la penetraba le empecé a besar y a chupar los pechos y pezones, a lo que ella respondía con gemidos de alto placer. Al rato de penetrarla logre o logro ella llegar a su tercer orgasmo. Al finalizar su tercer orgasmo, me recostó nuevamente boca arriba y empezó a chuparme el pene tratando de hacerme llegar al clímax del orgasmo, pero lamentablemente, no se si por los nervios o que, no logre acabar esa noche.

Al ver que no acababa, se recostó al lado mío y empezó a besarme, acariciarme y a preguntarme si me había gustado esa experiencia. Yo no tenía palabras para agradecer y explicar lo que sentía. Nos fuimos juntos al baño, nos bañamos juntos, lo cual también me fascinó. Sentir como ella enjabonaba mi cuerpo, mi cola, mi pene, todo. Yo sentir su cuerpo en mis manos llenas de jabón. Fue espectacular. Nos pusimos nuestros respectivos camisones (sin bombacha esta vez) y luego compartir agradecimientos mutuos por lo hecho esa noche, nos dijimos buenas noches con beso incluido, y nos dormimos juntas en su cama.

A la mañana siguiente me acopando a Ingles y me despidió hasta el próximo viernes.

Esa semana estuve en otro planeta. La llamaba a mi tía para agradecerle lo que había pasado. Ella me decía que esto quedaba entre nosotras y que nadie se tenia que enterar. Que era nuestro secreto y que el próximo viernes me esperaba para repetirlo.

Pasaron varios viernes en donde repetimos nuestros encuentros sexuales, creo que 3 o 4 hasta que lego el mejor viernes de mi vida.

Ese viernes al llegar a su Dpto., me recibió con un hermoso beso, me presto ropa como siempre pero esa noche me hizo poner un vestidito hermoso negro cortito, y debajo un conjunto de lencería negra. Me presto unos tacos altos, me enseño como pudo a caminar con tacos y me hizo otra como los tacos levantaban mi cola. Ella se puso también un vestidito hermoso color crudo y me maquillo con todo. Labios, ojos, mejillas…. Todo. Estaba realmente hermosa y ella también. Parecía que íbamos a una fiesta. Le pregunte a que se debía la ocasión y me dijo que esperara a después de cenar. Preparo una comida bien liviana con postre incluido. Una vez que terminamos de comer, me llevo al living y sobre la mesa ratona había un paquete. Un regalo para mi me dijo. Estaba muy bien presentado. Me dijo que no lo abra hasta que ella no este conmigo. Preparo un par de café y se sentó junto a mi. Me dijo que abra el paquete. Cuando lo abrí, mi cara se transformo. Era como a quien le regalaban por primera vez una bicicleta, solo que dentro del paquete había un consolador en forma de pene de tamaño mediano, un consolador de dos puntas y un lubricante. Mi sonrisa era de oreja a oreja. Mi felicidad desbordaba. Me dijo. Esto es para que lo usemos juntas y no te preocupes que yo se como hacerlo. Nos confundimos en un beso me tomo de la mano y me llevo a su habitación. Nos sacamos los vestidos, los zapatos y quedamos ambas en ropa interior. Empezamos a besarnos y acariciarnos. Nos recostamos nos besamos y de a poco fuimos sacándonos los corpiños y las bombachas. Quedamos desnudas las dos. Me pidió que me ponga arriba de ella pero al revés. Osea haciendo un 69. Me pidió que le besara y chupara la vagina y mientras ella hacia lo mismo pero con mi cola y ano. Yo chupaba su vagina que esa noche y como regalo también la tenia toda depilada. Su clítoris estaba bien durito. Yo sentía como su lengua rozaba mi ano y sus dedos jugaban también. Con su saliva lubricaba mi cola y entonces empezó a introducir un dedo que al rato y sin sentir ningún dolor, fueron dos y al rato tres. Ella sabia bien lo que estaba haciendo ya que lo único que yo sentía era placer absoluto. Al rato me dijo que esa noche era para mi y que iba a saber que sentía una mujer al ser penetrada. Me recostó boca arriba, me separo bien las piernas y me pidió que las tenga arriba con mis manos. Veía yo que estaba abierta a recibir algo hermoso en mi cola. Tomo el lubricante, se puso una buena cantidad en su mano, lo unto bien en mi cola mientras me decía cosas muy lindas. Tomo el consolador en forma de pene, lo coloco en mi ano y empezó a jugar con el. Lo movía de a poco para que fuera penetrando mi virgen cola. Veía como mientras ella movía el consolador tratando de penetrarme, se empezaba a tocar con la otra mano y a masturbar. Me preguntaba a cada instante si sentía algún dolor y si era así que le avise. Yo lo único que quería era tener ese pene artificial dentro mío. De a poco fue logrando introducir el consolador dentro de mi cola y yo me excitaba tanto con el sentir eso en mi ano como también de los gemidos de placer de ella mientras se masturbaba. No voy a mentir, pero si sentia un poco, pero muy poco dolor de vez en cuando mientras me penetraba el consolador, pero era mas elplacer que otra cosa. Y sin darme cuenta, escuche como mi tia me decia que ya tenia todo el consolador metido. Gracias al lubricante ella empezo a meterlo y sacarlo. Siempere despacio y con dulzura. Yo gemia de placer y a ella le encantaba verme y escucharme. Me preguntaba si me gustaba y si queria que siguiera. Yo le pedía por favor que no pare. Hasta que ella que mientras me penetraba con el consolador, se masurbaba, llego a su primer orgasmo. Sin parar siguió penetrandome. Tomo un poco mas de lubricante, se lo puso en la mano y con ella empezó a masturbarme. La sensación era muy placentera. Por un lado sentía placer en el ano al sentir ese pene penetrándome y por esotro lado sentía placer en mi pene mientras me masturbaba. Sin sacarme el consolador del ano, me hizo dar vuelta y ponerme en cuatro. Siguió sus movimientos de penetración en mi cola y de masturbación en mi pene. Me  saco despacio el consolador, me dijo que no me moviera y vi por sobre mis hombros como untaba el consolador de dos puntas para que lo usemos juntas. Primero se lo metió ella, se arrodillo detrás mío y luego me lo metió a mi bien despacio y de a poco hasta tener nuevamente un pene en mi ano. Entonces si creo que fue el momento mas lindo de la noche. Ver a ella haciéndome el amor por atrás mientras ella también era penetrada. Logró ahí su segundo orgasmo. Yo a todo esto no había podido acabar nunca en mi vida, pero no me importaba porque lo que estaba sintiendo era alo que no se puede explicar con palabras. Cambió su posición y al igual que yo se puso en cuatro, enfrentando nuestras colas. Se metió la punta del consolador y ella sola empezó a moverse y lograr que solo con nuestros cuerpos logremos penetrarnos mutuamente. Ahí escuche su tercer orgasmo. Saco el consolador de ambos, ella se recostó boca arriba, se metió una de las puntas del consolador doble y me pidió que me meta la otra punta en la boca y haga como si estuviera chupando el pene de un hombre. Lo hice sin mediar palabras y metí esa punta, ya limpia, en mi boca y empecé a chuparla como una lo había visto en alguna película. Mi tía me decía. – Si mi amor, como sabes chuparla, así….- Al rato de abre chupado ese consolador, me pidió ella que me sentara arriba del consolador. Lubrique muy bien mi ano y la punta del consolador, me dispuse sobre mi tía y mientras ella sostenía el consolador que tenia una punta dentro de ella, yo acomode mi ano en la otra punta y empecé de a poco a lograr metérmelo. Por suerte y por la excitación que yo tenia, no pasaron ni diez segundos que ya tenia todo el otro extremo dentro mío. Empecé a subir y bajar y sentir como entraba y salía ese consolador de mi cola. Mi tía con una mano sostenía el consolador y con la otra me acariciaba los pechos y metía sus dedos en mi boca. Logro ahí su cuarto orgasmo. Y yo nada…. Entonces mi tía me dijo si quería penetrarla a ella por el ano con mi pene. Le dije que SIIII  ¡!!!!. Se puso en cuatro, lubrico su ano y con su mano apoyo mi pene en su cola. Me dijo que despacio valla logrando penetrarla hasta que al fin la penetré. Me decía que la coja – así Laura, cogeme-, – así… haceme la cola –Luego de un rato de cogerla por el ano, le pedí por favor que me haga acabar. Que quería sentir eso que tanto escuche que era como tocar el cielo con las mano. Entonces me recostó boca arriba, me penetro con el otro consolador y empezó a masturbarme mas rápido que de costumbre. Empecé a sentir cosas que nunca había sentido. Mi tía me decía, – así Laura, venite, tene tu primer orgasmo- – dale mi vida, venite con migo, vengámonos juntas-, – dale mi amor venite – y yo que decía  – si, si, cogéme mas por favor que me vengo- y por suerte y gracias a mi tía, tuve mi primer orgasmo. Esa noche estuvimos casi cuatro horas teniendo sexo. Cuando terminamos y descansamos un rato, nos fuimos a bañar y mi tía me confeso que ella nunca había estado con una mujer pero después de eso lo pensaría seriamente, pero que nunca antes la había echo excitar y acabar tanto como yo. Yo no tenía palabras para agradecerle lo de esa noche. El vestido, la cena, el regalo, la pasión….

Después de esa noche se repitieron varia, muchas, muchísimas. Casi 3 años. El ultimo año quizás no tan seguido ya que mi tía empezó a salir con quien es hoy su marido.

Pero compartimos muchísimas cosas con mi tía. Hasta hemos llegado a salir juntas en el auto yo vestida con ropa de ella y la gente nos decía piropos A LAS DOS ¡!!!!..

Ya paso mucho tiempo de esto. Me encanto compartirlo con ustedes. Hay muchos detalles y anécdotas más para contar pero creo que esto fue suficiente.

Hoy vivo en Santa Fe capital y de vez en cuando me pongo alguna lencería y juego con mi consolador. Con mi tia nos vemos cada vez que voy a bs as y siempre recordamos nuestra aventura. Con mucho amor.

Después de tanto tiempo y de experiencias malas que tuve estoy buscando alguna mujer que le guste el intercambio de roles y que simplemente quiera jugar conmigo. Sexualmente todo lo que se lo debo a mi tía.

Si alguien quiere mandarme un mail lo puede hacer a   especialstafe@yahoo.com.ar

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una aventura con mi vecina

Un saludo a todos los lectores, soy un aficionado de  las lecturas de relatos y por fin me he animado a relatar uno propio, basado en hechos reales.

Me presentaré, soy un hombre casado de 31 años,  de aspecto físico normal, 1.90,  mi peso actual es de 93 Kg., me suelo cuidar haciendo deporte y en el gimnasio.

Bueno después de presentarme les cuento lo que me paso, vivo en un fraccionamiento tranquilo, con vecinos agradables.

La señora Celia es la vecina de a lado de mi casa, es una señora que pese a su edad (como 54 años), aún conservaba la figura que alguna vez seguramente fue la envidia de muchas mujeres y el delirio de bastantes hombres de antaño….

Ella es bajita, de pelo largo, y muy guapa a pesar de sus ya notadas arrugas y sobre todo con un cuerpo admirable, como ya dije, aún con los años que tiene encima. Es dueña de un trasero bastante aceptable con unas nalgas firmes  y unas tetazas de……..  Infarto, algo caídas por los años; pero de un tamaño increíblemente grandes.

Como todos los días, ella salía bien temprano a pasear a sus perritos por toda la cuadra y por las noches los sacaba a que hicieran sus necesidades.

Un día llegó a casa después del almuerzo y se puso a conversar con mi esposa en la cocina. Yo entré por un vaso de agua, las saludé y salí apurado, pues iba a lavar el coche.

Terminado fui a ver a mi esposa para preguntarle que había conversado doña Celia y me dijo que le comentó que se sentía ya muy vieja como para hacer ciertas cosas de su casa, como por ejemplo regar el jardín, reparar la cerca, y mi querida esposa había aceptado gustosa que fuera yo el que me encargara de esos menesteres.

Una mañana fui a la casa de doña Celia a reparar una cerca, Ya casi para terminar, doña Celia me dijo que si deseaba, me sirviera un poco de limonada que había dejado en la mesa de la cocina, mientras ella se daba un duchazo, ya que la tarde estaba muy calurosa

Me dirigí a la cocina por un buen vaso de limonada, pero decidí antes subir por una brocha más pequeña para pintar la cerca. Al pasar por el baño, escuche a la señora Celia repitiendo mi nombre.

“así ,Juan hazme tuya….. Hazme sentir tu gran verga por mi conchita vieja….. Cómete a esta vieja…..”…. “soy toda tuya”….. ahhhh…. mmhhhhmm….si, si, siiiiii……. eso es……

Fui por  la brocha y al pasar nuevamente por el baño me tope con la Sra. En pelotas ,ella al verme, pegó un grito y se puso muy nerviosa, no sabia si taparse las enormes tetas o su concha repleta de pelos…..

Yo no supe  que hacer ni que decir, sólo atiné a decirle subí por esta brocha (por cierto me puse algo nervioso)….

Ella toda avergonzada, sólo me dijo:

“Estabas escuchando todo lo que dije???….. Me estabas espiando????….. ehhhh…. por favor perdóname….. yoooo….. esteeee…… espera que me cambio y lo conversaremos…..”…… “que vergüenza…..”… “que vergüenza….”

Excitado  por la situación, mi polla se puso roca, ella lo noto y no dejaba de ver mi entre pierna, aproveche la situación y le dije que no se preocupara, que se calmara, que la entendía. Que comprendía que se sintiera así ya que había enviudado hace mucho tiempo  y que era lógico que necesitara estar con hombre. Tocando mi miembro le dije que yo estaba ahí para ayudarla en todo lo que se le ofreciera.

Me miro con lujuria me tomo de la mano y me llevó a su cuarto. Ahí, le saqué de un tirón la toalla y admiré más de cerca aquel cuerpo que a pesar de los años estaba buenísimo… enseguida le di vuelta, la recosté en la cama, y me desnude dejando a la vista mi enorme verga y empecé a besar todo su cuerpo transpirado y húmedo con olor a celo de hembra, no deje milímetro de piel sin besar, asta el culito saboree mi lengua no se cansaba de degustar esa piel arrugada, ella se retorcía y su respiración se agitaba, se levanto y empezó con sus caricias y masajes a excitarme mas, me beso la espalda eso me puso loco me di vuelta y de inmediato bese su cuello y fui bajando hasta sus enormes chichotas, lamia y mordisqueaba sus  pezones alternadamente estaban duros , mientras con mi mano acariciába su coñito, y fui bajando de sus pechos , y me dirigí a sus rodillas con mi lengua , y lentamente por sus ingles hasta llegar a esa zona tan caliente y con mi lengua fui explorando su cuevita mientras ella gemía y se mordía los labios del placer que le provocaba. Mi lengua hacia semicírculos en toda su rajita, mordisqueaba  saboreaba  su clítoris, sus labios vaginales y toda su cavidad, metía y sacaba mi lengua todo lo mas profundo que podía en su vulva como si con ella quisiera alcanzar su punto “G” Gozaba tanto que se retorcía como lombriz, y  me decía “ Si, si, siii…ahhh..Mmhhhmm…eso chiquito…no pares..Que rico me mamas mi chocha papi…ahhh… no puedo mas mi rey…Voy a terminar…ahhhh…siiii…ahhh… no te detengas… ya voy ahhh…ahhh…de pronto dio varios gritos y un largo gemido y en ese momento sentí su orgasmo, salieron chorros y chorros de su jugo vaginal. Yo recibí aquello con mi lengua.

Con voz temblorosa me dijo “eres increíble, nunca había gozado tanto tienes una lengua maravillosa”

Tomo aire y se arrodillo agarro mi palo bien duro, se lo metió en la boca como si quisiera comérselo de un jalón, con su lengua recorría mi verga como si fuera un caramelo, movía su cabeza a buen compas para atrás y para delante de tal modo que mi trozo entraba y salía de su boca con gran rapidez, sentía su lengua húmeda y caliente con una succión incesante. Me mamaba tan rico que me corrí en espasmos incontrolados.

Me recosté en la cama y Celia a un lado de mi me agarro la verga y comenzó a masturbarme mientras yo acariciaba su tesorito, le metí  un dedo hasta sentir su punto “G”. Al sentir mi dedo en su punto dio un grito y se puso a temblar de placer. “que me haces, que siento como una corriente eléctrica invade todo mi cuerpo y me haces ver las estrellas papi..ahhh.. Que rico…ahhh. Nunca me han tocado ahí…ahhh…chiquito esto es el paraíso..siii mi amor sigue, sigue, ya métemelo por favor papi, no aguanto mas me tienes a mil ya quiero que me penetres con ese gran trozo de carne…ahhh..Por favor chiquito ya entiérramelo lo quiero hasta el fondo.

Se dio la vuelta y se monto encima de mí,  se acomodo mi verga en la entrada de su panochita fue introduciendo mi verga muy lentamente en su ya lubricada cuevita una vez ya metida se fue levantando poco a poco y cuando la punta estaba casi fuera se dejo caer de un solo golpe  sintiendo los dos una penetración brutal comenzó a cabalgar a ritmo enloquecedor. Mi boca aprisiono sus tetas “Eso es mi amorcito… asiii… asiiii… que rico…… me corro…. ayyyy… siiiii… me corrooooo… siiiii…. sigue…. dame asiiiii….aAyyyyy…. ufffff”ahhh…”Que verga mas rica tienes ahhh..Como me haces gozar…ahhh..Mmhhhmm…Que rico siiiii…ahhh..ufff..ya,ya,ya ayyyyy..ahhh..   Con sus manos se aferro a mi pecho y a grito abierto Celia se corrió en un espasmo y sentí como que se me desmayaba por ese orgasmo múltiple que le saque, yo no dejé de bombearla…. Yo seguía en el feroz mete y saca mientras seguía engulléndome sus tetazas enormes… ella respondía con un movimiento circular de caderas.

Yo estaba a mil, mi verga parecía que me explotaría estaba mas grande y gruesa de lo normal, la agarre y la acomode de rodillas en la cama (de perrito) me coloque atrás agarre mi tranca y se la fui metiendo muy lentamente comencé a bombear de menos amas, la  tome de la cintura con ambas manos y bombee bien duro, me encantaba ver por el espejo como se bamboleaban esas tetazas y su cara de excitación plena…”Ah mi amor que delicia ahhh.. Me matas con esa tranca que tienes, me das tanto placer  que estoy dispuesta a entregarte la virginidad de mi culito..ahhh…Que rico mi vida ohhh…soy tuya papacito has de mi lo que quieras…ah voy a terminar papi no pares, no pares mas, Si, si ya,ya,ya ”. Uno segundos después  me arrojo chorros y chorros de su rico néctar.

La levante y la puse de chivito en precipicio a la orilla de la cama, arqueo su espalda ofreciéndome su culito deseosa de que se lo rompiera haciéndome un movimiento de cadera súper cachondo, ensalive su hoyito y se la fui metiendo poco apoco hasta el fondo, era rico sentir como entraba mi verga en esa estrecha cavidad, doña Celia se sacaba y gemía, gritaba de placer y dolor, comencé a bombear despacio, ella se estremecía en cada embestida que le daba …”ahí chiquito me muero, esto es la gloria, siento que me partes en mil pedazos, nunca pensé que mi colita me diera tanto placer..Mmmmahhh…no pares, con mas fuerza papi..Siiiahhhh…que verga mas grande tienes mi amor…Métemela mi rey…Mas, mas, mas, adentro mátame de placer chiquito…ahhhh…Mmmm”. Mis embestidas fueron con mas fuerza y Celia gritaba y gemía como loca me pedía mas, en ese momento se corrió, era una serie de orgasmos uno tras otro, Yo agarre mi verga y le vacié toda mi leche en su culito sentí que me desmayaba de lo seco que me dejo. La goce de lo lindo.

Después les cueto lo que le hice a mi comadre.

Si eres mujer y quieres tener una experiencia maravillosa. Estoy para servirte.

Contáctame: juan_dl06@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Maria del Mar

Comenzare presentándome, me llamo María del mar,  soy bastante normal, no destaca ni mi altura ni ningún rasgo de mi físico, pero en general me considero atractiva o al menos es lo que me dicen, tengo el pelo castaño oscuro, y ojos marrones, mis pechos son algo pequeños pero a su vez firmes y bien formados, respecto al cuerpo soy bastante delgada, la verdad es que me cuido bastante hago ejercicio a diario e intento comer comida sana, aunque eso es lo que más me cuesta.

Tengo 23 años aunque la historia que voy a contar sobre mis comienzo fueron hace algunos años, tenía unos dieciséis años y vivía con mis padres a las afueras de una gran ciudad, la casa era bastante grande tenía dos plantas y un gran jardín, el cual lo custodiaba un hermoso pastor alemán de pelo largo llamado Roky nombre puesto por mi hermano, y que por supuesto yo odiaba, así que con migo respondía a la atención de Roc.

Pos las tarde pasaba bastante tiempo sola ya que mi madre empezó a trabajar en la empresa de mi padre  en la ciudad y tenía un solo hermano mayor que yo, que cuando estaba en casa no salía de su habitación y eso cuando estaba ya que normalmente pasaba las tardes jugando al futbol o en la facultad. El caso que a eso de las 4 de la tarde la casa se quedaba desierta  hasta mas o menos las nueve y media que volvían mis padres y mi hermano, con tanto tiempo libre me aburría bastante así que salía a pasear con los perros, chateaba con mis amigas, y como no cotilleaba las cosas de mi hermano cosa que me encantaba, así que una tarde mas fui a mirar el ordenador de mi hermano y empecé a buscar en las carpetas videos guarros cosa que sabía que tenía pues no era la primera vez que lo había visto en su pc.

El caso es que abrí uno de los videos y quede totalmente sorprendida cuando, puaf, aparece un chica montándoselo con su perro, quede totalmente horrorizada, en aquel momento me pareció algo depravadle, pensé no puede ser, será un montaje…  el caso que lo cerré y no le di más importancia, pero unos cuantos días después me seguía preguntado que si eso podía ser real, el caso que era la primera escena de zoo que había visto, decidí indagar un poco mas, y de nuevo fui al  cuarto de mi hermano en una tarde solitaria en busca de aquel video en aquellos entonces horrible video, pero ya no estaba, lo busque durante casi una hora sin éxito, definitivamente lo borro.

Decidí desistir y fui a dar una vuelta con mi perro por el barrio, y me preguntaba mientras  miraba a Roc, en que pensaba la chica del video para hacer eso con su perro, entre risas y repulsión, si lo que vi realmente era posible, pero en ningún momento se me paso por la cabeza e hacer yo tal cosa, y si se me hubiese ocurrido hubiera descartado la idea al momento.

Siempre  he sido bastante abierta en cuestión de sexo, perdí mi virginidad a los 15 años con un chico bastante mayor que yo, al que mis padres cuando se enteraron lo amenazaron diciendo que lo iban a denunciar si se acercaba a mí, por supuesto ni se imaginaban hasta donde habíamos llegado, ya que para mis padres soy una inocente y correcta chica, el caso que nunca he tenido tabúes en el sexo a pesar de la discreción de mis padres para hablar del tema, me he apoyado en primas mayores que me explicaron en su día algunas cosas sin ningún tipo de reparo,  el caso que a pesar de esa amplitud sexual la zoofilia se salía de todos mis márgenes, era totalmente desconocido y por aquellos entonces repulsivo.

Así que pasaron bastantes meses, y visto que no era capaz de quitarme aquellas imágenes de la cabeza, empecé a curiosear en internet, puse en un buscador chica con perro cariñoso jejeje aun me rio cuando lo recuerda ya que en mis conocimiento no entraba la palabra zoofilia, buscando y buscando vi varias imágenes de mala calidad y escasa veracidad, sobre todo los anuncios que salen en pequeños, el caso es que encontré un foro que decía de la existencia de un canal de charla en el irc de zoofilia, perfecto dije yo, previo mes y medio que tarde en aprender a manejar el irc, al fin lo conseguí.

Un día desde el ordenador de mi cuarto accedí al canal, allí había unas doce personas, que lo primero que me preguntaban era que me follaba, y cuando les decía que nada pasaban de mi en su gran mayoría  tíos, pero le mande un privado a una chica Susana de Nick, y le dije que si le importaba que le hiciera algunas preguntas, a lo que ella respondió que estaba encantada.

Le pregunte que sentía, que por que como había llegado a eso, a lo que me contesto que no lo hacía por desesperación o enfermedad mental ni mucho menos, si no por placer, que nunca había sentido lo que siente con su perro, esas palabras comenzaron a cambiar mi forma de pensar. Seguimos durante horas ella respondía todas mi preguntas gustosamente.

Después de esa conversación bastante calenturienta y intrigante a su vez, decidí masturbarme ya que estaba a mil con la conversación, en ese momento pase de ver el zoo como algo asqueroso, a masturbarme fantaseando con mi perro e imaginando las sensaciones que me había contado Susana.

Aunque todo eran fantasías pero se convirtió en el tema casi obsesivo de mis masturbaciones, también mantenía relaciones esporádicas con un chico pero como bien me dijo Susana son cosas diferentes.

Así fueron pasando los meses y llego el verano y con ello las vacaciones con lo que aun tenía más tiempo para buscar en internet, en un foro, postee solicitando paginas que no fueran de pago y que contuviera videos del tema, a los que me contestaron que buscara en internet o en el emule, menos otra chica que de nuevo me ayudo, me mando un privado solicitando mi correo, y posteriormente enviándome uno de los mejores video de zoo que he visto hasta la fecha, lástima que en aquellos entonces borraba todo lo que descargaba tras verlo por miedo a que alguien lo viera como yo en su hice con mi hermano en su día.

La chica en cuestión se llamaba Almudena y quedo bástate sorprendida cuando le dije que llevaba más de un año fantaseando y que aun había hecho nada, me dio algunos consejos bastante útiles para cuando estuviese lista lo que yo agradecí bastate.

Así que un día sin ni siquiera pensarlo di un paso más, me acababa de dar un baño en la piscina y justo cuando salía del agua mi hermano salía de casa diciendo que le dijera a papa y mama que no volvía a cenar, que llegaría tarde, de acuerdo respondí yo, así que me senté en una silla para terminar de secarme, roc vino al momento alegre a saludarme, y alamer mis piernas pues solo tenía puesto el bikini de baño, separe un poco mis piernas y empezó a olisquear por la zona de la entrepierna, así que me no pude aguantar y decidí que ya iba siendo hora de algo más, me levante y fui debajo de un pequeño toldo en donde estaría oculta en caso de una visita imprevista, allí me senté en otra silla, separe las piernas y con el corazón latiéndome amil me aparte con los dedos la parte de abajo del bikini hacia un lado dejando toda mi vagina al descubierto, roc se acerco si prestar demasiada atención, así que me di unos leves tortacitos en mi vagina, esto fue suficiente para captar su atención marcándolo como un objetivo, roc se fue directo y empezó a lamer,

Un inmenso placer me recorrió el cuerpo, sin darme cuenta arquee mi cintura desplazando mi vagina mas al exterior de la silla para que el pudiera facilitarle el trabajo a roc, notaba como mi vagina se calentaba mas y mas y veía todo el recorrido de su lengua ya que hacía algún tiempo antes empecé a depilarme por completo mi vagina así que mi rosada vulva se mezclaba con su intensa lengua roja.

Guie mi mano derecha entre su hocico y mi clítoris para después separar con dos dedos mis pequeños labios exteriores, dejando todo el esplendor de mi vagina a su lengua, no tardo en intensificar sus lengüetazos los cuales notaban como me llegaba hasta lo más profundo de mi cuerpo, y solo bastaron un par de lamidas para hacerme desvanecer en un intenso orgasmo.

Me incorpore quedando sentada en la silla y esperando que mi gemidos aunque controlados en la medida de lo posible no hubiesen sido escuchados por los vecinos, después me quede reflexionando en lo que había hecho y me sentí algo mal, por otra parte roc no paraba de olfatearme con ganas de mas, así que me fui para dentro de la casa y me di un largo baño volviendo a pensar en lo que había hecho y que por que debía de sentirme mal había sido el orgasmo mas intenso de mi vida, y recordaba el momento vivido como explotaba de placer, con que fuerza me aferraba a la silla con la mano izquierda mientras mis piernas se cerraban entorno a la cabeza de mi perro para después estallar en un orgasmo bestial.

Tras tanto pensar, me salí del baño dispuesta a repetirlo, quería sentir otro igual, pero ya era tarde las nueve y vente, mis padres están al llegar aunque siempre se escucha la cochera de abrirse, no quería sorpresas, así que volví a encerrarme en el baño y  me alivie  masturbándome con el mango de un cepillo bastante apropiado.

Por la noche no paraba de darle vueltas, y aunque exhausta por la tarde que había tenido me relaje escuchando música, y pensando en cuando lo repetiria.

A la mañana siguiente cuando me levante fui a desayunar y mi madre me da la noticia de que hoy llegaban mis primos  vienen a vernos y que estarán una semana, cosa que medijo hacia un mes pero que olvide por completo, llegaran esta tarde me dijo mi madre, así que me di cuenta de que no iba a volver a sentir la lengua de roc hasta dentro de una semana.

Al final la semana se convirtió en 15 días, y después yo nos fuimos con ellos a la costa otro 15 días, salía con mi prima y me lo pasaba bastante bien, por supuesto no hable del tema con ella ni con nadie a día de hoy sigo sin hacerlo.

El caso es que volvimos a mi casa ya por fin y volvimos a la rutina, cosa que era lo que yo quería, pronto el pequeño recuadro del jardín techado se iba a convertir en nuestro lugar favorito, pero me seguía preocupando que mis jadeos se oyera mas allá de lo debido, así que cambiamos de lugar y nos metíamos en un pequeño sótano que se usaba de trastero, había un sofá viejo que sostenía mi cuerpo en innumerables orgasmos. Solo dejaba que me lamiera por miedo a su bola que había leído en internet que te podías quedar pegada a él cosa que no quería (quedarte pegada es lo mejor jejeje).

Total que fueron varias sesiones de sabrosa lengua, a lo largo de unas semanas, aunque como siempre veía que él se quedaba con ganas de mas, un día decidí poner mi mano en forma de hueco e introducir su pene en el hueco de mi mano, para que así el disfrutara, fue increíble, aunque ya había visto su pene fuera de su funda algunas veces, pero nunca como es vez, empezó a moverse como loco se subió en mi rodilla y me tiro al sofá sentada y moviéndose sobre mi rodilla, a su vez yo le pajeaba, el empezó a emana un liquido blanquecino más claro y liquido que el semen del hombre, yo ardía ya para entonces tenía su bola formada y no paraba de lanzar pequeños salpicadas de ese liquido que tanto aprecio ahora.

Escuche la cochera y me di un susto de muerte, me dio tiempo a salir tranquilamente del trastero y a roc a volver a enfundar su pene, pero ese momento me acojono bastante, así que todo quedo hay.

Ya a mediados de verano las ocasiones iban disminuyendo ya que mis padres pasaban mas tiempo en casa, así que la cosa se reducía a alguna lamida de vez en cuando, hasta que un dia mis padres me dijeron que se iban una semana al apartamento de la playa, mi hermano estaba en el extranjero, así que iba a estar una semana sola a lo que mis padres les costó asimilar argumentando que era joven para quedarme sola en casa, ya tenía casi 18 años pero cosas de mis padres…

El caso es que ya tenía bastantes planes para esa semana y uno de ellos, el más importante incluía a roc, a la mañana siguiente despidiendo a mis padres, cuando lo último que dijo mi madre e es que no dejara entrar a roky en la casa, claro mama claro respondí yo, dibujando una leve sonrisa en mi cara.

Madamas irse me puse a ver la tele, por su puesto la puerta del jardín la deje abierta con lo que roc inmediatamente entro y se tumbo en el suelo a mi lado. Deje pasar un par de horas por si mis padres se volvía a por algo olvidado, el corazón le latía a mil, por los que tenía pensado hacer, me dolerá no me dolerá?, me entrara toda?, hasta ese momento lo más lejos que había llegado era dejar que me lamiera y fue fantástico, así que en el trascurso de un par de hora llame a mis padres con la excusa de preguntarle donde estaba algo con el fin de confirmar que estaban allí.

Una  me puse en marcha, me libere de mis braguitas quedando solo con una camisa larga, separe mis piernas y empecé a masturbarme, roc se levanto y metió su hocico entre mis piernas, debió extrañar un poco el sitio pues estaba habituado en el trastero o en el jardín pero no pareció disgustarle el salón. No tarde en sentir su lengua en mi vagina, mis muslo ya presionaban su cabeza y roc mas intensamente lamia y una sonido algo ruidoso delataba que yo cogía aire de una forma desesperada  no tarde mucho en llegar al orgasmo pues su lengua una vez mas volvía a llega hasta donde no llega ninguna otra, lo cual se tradujo a un orgasmo con ya unos despreocupados gemidos. Tome unos segundos para relajarme y coger fuerzas pues decidí que ya era hora de hacer realidad mis fantasías y sin pensarlo dos veces me levante del sofá y me arrodille en el suelo y me incline hacia delante, aun se me acelera el corazón al recordarlo  así que imaginense en aquel momento me temblaba todo, roc no tardo demasiado en entender mi postura y enseguida tras un leve olfateo comenzó a trepar, en ese momento recordé que no le había puesto los calcetines de lana como me recomendó Almudena pero ya era demasiado tarde mi excitación no me permitía pensar en nada de eso solo quería sentir su pene dentro de mi sentir su sumen recorriéndome, empezó a dar leves embestidas si tener mucho acierto, bajándose al momento, yo gire mi cabeza y le decía venga roc venga, con voz suave y entre cortada otra vez se volvió a subir y yo en la postura de perrita miraba con mi cabeza entre mis piernas una leve punta roja intentando hacer diana, así que como avía visto en muchos videos la agarre con mi mano y la guie hacia la entrada de mi vagina para que me penetrara, nada más que noto el calor de mi vagina dio una tremenda embestida que me hizo apoyar la mano que guiaba su pene en el suelo para poder aguantar,

Daba enormes sacudidas que aunque dolían un poco eran tremendamente placenteras y de repente se salió, yo estaba descontrolada la quería otra vez dentro quería que se corriera dentro, no paraba de gemir incluso cuando no me penetraba,

Así que se volvió a subir y yo la agarre firmemente esta vez no era solo una puntita roja era algo mas aunque todavía no estaba en todo su esplendor, y volviendo a pasar lo mismo lo guie hasta la entrada aunque esta vez fue más brusco ya que su pene era algo mayor y su bola se estaba empezando a hinchar, esta vez me dio tal embestida que me desplazo hacia delante, intente incorporarme ya que  me dolía bastante pero no podía parar, tanto placer me tenia sin fuerzas, notaba su pene dentro de mi hinchándose mas y mas,  y su bola en mi interior, yo no paraba de gemir descontrolada, ya no pensaba si me dolía o no solo disfrutaba como nunca.

No podía decir nada solo gemía y entonces pararon las embestidas y ambos nos relajamos un poco, sentía palpitaciones no sé de donde procedían si de mi vagina o de su verga, pero supongo que sería de su pene sentía como se vaciaba dentro de mí, y pensé que hasta cuando estaría abotonada a él, no había suficiente aire en el salón para mi, solo respiraba a bocanada entre gemido y gemido de pronto roc empezó a tirar, yo le decía roc no quieto, y conseguía contenerlo, yo volví a tener otro orgasmo sintiendo su pene dentro de mí y sabiendo que me estaba inundando con su semen.

De nuevo empezó a tirar y esta vez no vasto el quieto roc, tiro bastante fuerte moviéndome a mi también así que yo apreté un poco los músculos de mi vagina para intentar expulsar aquella tremenda verga y su bola, sono un ploff y me gire quedando tumbada en el suelo viendo su verga era increíble, que tuviera eso entero adentro, cuando vi el nudo me toque mi vagina para ver como estaba, note como recorría su semen mis paredes buscando una salida, asi que como pude me puse en cuclillas y volví a apretar mi vagina, salió una cantidad enorme de semen, no daba crédito a tal cantidad, y con mi mano puesta notaba como poco a poco mi agujerito tomaba su tamaño original.

Esa semana fue increíble le dejaba que me montara todo los días incluso dos y tres veces al cabo del día, no siempre quedaba abotonada la verdad es que lo conseguí el primer día y después no lo volví a lograr hasta el tercero, pero es lo más placentero que existe sentir cuando te libera y la cantidad de semen que brota de mi vagina,

Siguió pasando el tempo y llegue al punto que mantenía relaciones completa con mi fiel amante roc, llegue a practicar sexo oral, me tragaba su semen me encantaba, también tuve una relación formal con un chico durante un año y medio y jamás le conté nada ni sospecho nada, pero al final me fui de casa para estudiar en la facultad, y ahora vivo de alquiler con dos compañeras mas, así que como al principio solo me queda la imaginación pero esta vez recordando las experiencia propias.

De vez en cuando voy a mi casa pero ya es mas difícil, además roc esta ya algo mayor.

Por último decir que si hay alguna chica que este en la situación que estaba yo al principio y tenga alguna duda que me escriba a mariadelmar_suarez@yahoo.es le ayudare encantada a resolver sus dudas, digo chicas porque me baso en mi experiencia para aclarar dudas si algún chico tiene dudas también le intentare ayudar.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax