Las manos de mi padre

Estaba una noche en mi cuarto, ya había cumplido 11 años y me masturbaba regularmente, se me mojaba la conchita no bien me tocaba y necesitaba meterme los dedos casi todas las noches.
Tenía entonces unas tetas re chiquitas, puntiagudas, que me daban mucha satisfacción.
Bueno, esa noche estaba en mi cuarto, hacía bastante calor, y decidí ir a mirar tele con mi papá que estaba en la sala. Mi mamá había salido, y en casa estábamos los dos solos. Cuando voy llegando a la sala, veo de costado que papá tenía la pija afuera de su pantaloncito y se la estaba acariciando………….no sabía qué hacer, si volverme a mi cuarto o quedarme ahí mirando.
Decidí lo segundo, y mi chocha empezóa humedecerse de inmediato………..en un momento dado mi papi se dio cuenta de que estaba allí mirando y la guardó de inmediato, yo entonces, como si nada hubiera pasado, me fui a sentar a su lado.
Veíamos la tele, pero yo no pensaba sino en lo que había visto y en que estaba tan caliente, que me chorreaba la conchita. Me senté como indio y al ratito me acosté sobre las piernas de papá. El estaba duro. Yo ya no aguantaba más, las tetas las tenía bien paradas y se veían en mi camiseta, papá las empezó a acariciar. Y me metió la mano en la bombacha, ahí notó cómo estaba mojada, corrió la bombacha y me empezó a tocar en vivo y en directo, me metió un dedo y me lo hizo chupar luego. Ahí me dijo, querés chupar algo más, bebé? Y sacó esa verga hermosa, que a partir de ese día fue mi felicidad………..se la chupé como él me enseñó, pasando la lengua por los huevos, por los costados, hasta que se acabó en mi boca y me hizo tragar su lechita. Pero yo seguía muy caliente, así que me hizo parar encima de su boca y me empezó a mamar a mí, me metió la lengua, me mordía los labios de la vagina, me metía su dedo, me chupaba el clítoris, de tal manera que acabé como nunca.
Desde ese día, me encanta ver televisión con él. A veces lo hacemos ahí si mamá no está, otras veces cuando mamá se duerme viene a mi cama. También me pide que los espíe para que vea como se la coje a ella: a mi me encanta. Gozan mucho los dos, él se la da por delante y por detrás y le mama las tetas que es un placer.
Un día me pidió que me sentara encima de él, y así comenzó a meterme la pija adentro. Me dolió bastante, pero como me chupaba las tetas en tanto, lo disfruté mucho. Cuando me lleva al colegio en la camioneta, a veces paramos por ahí y me masturba antes de dejarme en clase, a veces también me la da para que se la mame. Me voy bien relajada al colegio.
Un día me dijo que iba a traer un amigo, para que vaya aprendiendo a estar con otras vergas, y no sea tímida……….Lo trajo, un amígo al que ahora llamo tío, el tío Alberto. El empezó a jugar con mi culito: me dijo, acá te la quiero meter preciosa, me hizo poner de perrito y me lo chupó de tal modo que me calenté tanto……………. entonces me metió una vela chiquita y me lo fue trabajando, quería cojerme por atrás duro, así me decía él, yo tenía miedo pero mi papi lo ayudó y mientras el tío Alberto me iba entrando en el culo con su pija que es bastante más fina que la de papá, él me chupaba por adelante, las tetas y la concha. Fui muy feliz ese día. Así seguimos por mucho tiempo, me parece que el tío Alberto también está con mi papá y mi mamá, pero nunca los ví. Ahora yo estoy de novia, y cojo muy bien con mi novio, pero sigo estando con papi casi todas las noches, nunca lo voy a dejar, él fue el primero y me gusta todo lo que me hace. El tío alberto se fue a vivir al extranjero pero cada vez que viene nos vamos los tres a su casa y la pasamos genial cojiendo todo el día. Bueno, me encantó compartir esto con ustedes, un beso pampita

51 comentarios en “Las manos de mi padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*