Samanta, Horacio y yo

Los protagonistas de esta historia somos tres Samanta, Horacio y yo Eduardo. Samanta y yo teníamos la fantasía de hacer un trío HMH pero no sabíamos a quien contactar, una vez en una conversación lo comente con Horacio quien conocía a Samanta y sabia de sus “atributos” y acepto encantado de la vida, nos pusimos de acuerdo y Horacio y yo pasamos por ella en algún lugar del centro de la ciudad donde habíamos quedado y salimos rumbo a un hotel, pedimos una habitación que estaba en el 1er piso samanta se adelanto a subir a nosotros y claro ya sabia lo que hacia pues vestía unas zapatillas altísimas que realzaban sus bien torneadas piernas y una minifalda que dejaba ver media pierna con una blusa de botones súper escotada que parecía que ese gran par de senos que tiene fueran a salir, al subir las escaleras caminaba cadenciosamente y nosotros atrás de ella con la mirada clavada en sus piernas y su cadera que al caminar hacia volar un poco su falda dejando ver un hermoso par ! de muslos, ella se sentía observada y deseada, a llegar a la habitación de pronto estábamos los tres ahí parados sin saber que hacer….. pero samanta tomo la iniciativa y nos tomo de una mano a cada uno y nos acerco hacia a ella puso la mano de nuestro amigo en un seno y la mía en sus caderas, y esta fue la chispa que desato el fuego… nuestro amigo empezó a acariciar esos senos enormes que no cabían en sus manos, mientras que yo acariciaba sus ricas y grandes nalguitas sobre su falda, ella empezó a excitarse ya que jamás la habían acariciado de esa manera cuatro manos a la vez parados los tres ella echo su cabeza hacia atrás dejando caer su rubio cabello y cerrando sus ojos verdes empezó a gozar de los besos en el cuello que nuestro amigo le empezó a dar mientras yo seguía acariciando su colita parada y sus piernas bajo su falda, empecé a subir por su muslos casi hasta su sexo pero me detuvo, quería seguir disfrutando de las caricias ……. de repente se puso de perfil ent! re los dos y empezó a bajar sus manos desde nuestros pechos hasta sentir debajo de los pantalones nuestros miembros bien erectos de excitación, se mojo la lengua con los labios como saboreándolos y con cada mano desabrocho nuestros cinturones y los pantalones cayeron a nuestros pies, ella agachada en cuclillas saco nuestros miembros y con sus carnosos labios empezó a chupar suavemente uno y acariciar con la mano el otro, luego cambiaba de pene para llevarse el otro a la boca siempre quiso chupar uno y acariciar otro ahora lo tenia y lo disfrutaba, desde esta posición la falda se le había subido hasta la cintura y dejaba ver la mini tanga que traía la cual dejaba ver su conchita ya mojada por la excitación ….. se levanto y mientras nos despojábamos de los pantalones nos pidió que la desnudáramos el empezó nerviosamente a desabrochar la blusa y yo a retirar su falda, vestía un juego de top y tanga verdes los cuales la hacían ver muy sexy, ella quito nuestras camisas, me recostó so! bre la cama y se subió encima de mi en posición de 69, su concha quedo expuesta en mi cara, no tuve problemas para hacer a un lado su tanguita y comenzar a mamar su sexo el cual estaba perfectamente recortado de bello y perfumado haciéndome desearlo mas, mientras tanto ella empezó a chupar el miembro de nuestro amigo que estaba al borde de la cama y así gozábamos los tres …. después de un rato lo siguiente que hizo fue ordenarle que ahora fuera el, el que se acostara al borde de la cama y yo me pare, ella se sentó de espaldas a el en su miembro consumiendo cada centímetro de aquella generosa verga en su vagina mientras defrente a mi mamaba mi pene con frenesí yo me sentía explotar, mientras ella gozaba moviendo sus caderas, la vista de aquel era de lo mejor ya que podía ver desde esa perspectiva aquel hermoso culo que se estaba cogiendo el cual tenia bien agarrado siguiendo el movimiento de ella, el podía ver en cada sentón como su miembro completo entraba y salía por aque! l canal tan exquisito, después de un rato ella se paro dio media vuelta y se inclino completamente para mamar nuevamente aquel miembro que segundos antes estaba en el interior de ella, yo quede con una vista espectacular de su trasero, ella completamente empinada parecía pedir ser penetrada nuevamente y yo sin pensarlo metí mi instrumento en esa conchita que escurría de tan lubricada que estaba …. algunos minutos después llego el momento cumbre del acto ella subió las rodillas a la cama y lo monto después de dos o tres movimientos de ella se inclino para dejar que el chupara sus senos los cuales tenían unos pezones completamente duros y preparando para mi la posición para penetrarla por de tras lubrique un poco y despacio empecé a empujar mi falo hacia el interior de su culito, ella estaba a punto de gritar pues gemía de placer y de dolor decía : despacio, mmmm , mas, mas, así, rico, así, que rico ….. por fin tenia los dos miembros completamente adentro de si, y lo disfrutaba e! mpezó a coordinar un movimiento para meter y sacar las dos vergas, sin perder ningún centímetro de disfrute, a estas alturas ya gritaba de placer : SI, SI, SI, MAS POR FAVOR MAS, RICO METANMELAS COMPLETAS, FUERTE, SI MAS FUERTE , QUE ME VENGOOOO MAAAS, RICO, RICO, RICO, QUIERO MAS, QUE RICAS VERGAS TIENEN….. UUUFFF, UFFF ARG, ME VENGO ME VENGO,,,, y nos venimos los tres explotando a un tiempo ….

nos quedamos después de un rato completamente agitados nos dormidos por algunos minutos, pero esto no podía quedar así ya que ella estaba entre los dos en la cama nuevamente tomo nuestros flácidos miembros en sus manos los cuales no tardaron en reaccionar para iniciar una nueva sesión ……..

detectiveconsult@yahoo.com

3 comentarios en “Samanta, Horacio y yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*