Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mac

Era sábado a la mañana, estábamos en su casa. Muchos sábados solíamos despertarnos y quedarnos para planear qué hacer, si almorzar ahí, o hacer una pequeña vianda, para ir en bicicleta hasta Palermo.
Mientras conversábamos, sonó el teléfono, atendió y era una amiga que le decía que necesitaba verlo, porque su MAC tenía un problema y tenía que hacer un trabajo muy importante para entregar el lunes. Sacó el auricular de su oído, y tapando con su mano derecha el parlante me comenta éste imprevisto, y si me molestaba quedarnos ahí, para que pudiese ayudar a su amiga, negué con mi cabeza, y continúo hablando con ella.

Fui a la cocina, a preparar el desayuno, estaba de frente a la mesada cortando naranjas para hacer un jugo, cuando sentí su presencia detrás mío, sus manos acariciaron mi cintura y empezó a mover su cadera hacia un lado y hacia el otro, y comencé a sentir su pene que acariciaba mis nalgas, sus manos subieron hasta mis tetas, y sus dedos jugaban con mis pezones, tocándolos, pellizcándolos. Su boca y su respiración en aumento rozaron mis oídos. Metió su mano debajo de mi pantalón y fue hasta mi vagina, su lengua jugaba en mi cuello. Me di vuelta y sentí la presión de su pelvis contra el mío. Su pene estaba erecto. Le desabroché su cinturón, bajé el cierre, y metí mis manos entre sus piernas, empecé a masturbarlo. Su respiración, su jadeo se hacía cada vez mas intenso, y yo me excitaba cada vez más, al verlo tan hombre. Me arrodille y con mi lengua comencé a jugar con su pene. Lo introducía en mi boca una y otra vez, estaba mojado, mi saliva lo cubría entero…escuchamos el timbre, nos miramos en complicidad y sonreímos. Se subió el pantalón, y se puso una remera holgada para disimular su erección, y bajó a abrirle a su amiga.

Caminé hacia el balcón, y miré el cielo que apostaba a la lluvia, apostaba a ser un día transpirado, húmedo y la idea de ir a Palermo se alejaba… No conocía a su amiga, y me daba intriga… sería linda? Haría cuánto que eran amigos? Habrán tenido relaciones? Mis preguntas se interrumpieron al escuchar sus voces detrás de la puerta, la llave entrando en la cerradura y ellos ingresando. Me presentó ante ella y al verla, de alguna forma me resultó atractiva.

Volví a la cocina a terminar de hacer el jugo para los tres, lo serví y fui a sentarme al sillón a leer Delta de Venus de Anais Nin, mientras ellos trabajaban. Unos días atrás había tenido un sueño erótico, que no podía sacar de mi mente, y Anais incitaba a no dejarlo ir… Extrañamente para mi, tenía deseos de hacerlo realidad.
Había pasado media hora, y los miraba sentada desde el sillón, cuando le hice señas con mi mano indicándole que quería que vayamos a su habitación. Se levantó de su silla y nos encontramos allí. Lo llevé contra la pared, le acaricié el pene y lo besé muy caliente. Me miró y no terminaba de comprender qué estaba haciendo, ya que su amiga estaba a metros de nosotros, cuando le dije al oído con voz muy baja y entrecortada que la quería a ella también…Se excitó y volví a sentir contra mi pelvis su pene duro, que me presionaba.

Su amiga, esperando y dudando acerca de nuestra ausencia, escuchó jadeos desde la habitación, y decidió entrar. La vi llegar atándose el pelo con una hebilla, y la expresión de su cara al mirarnos, me decía que entendía y le atraía lo que veía… desabotonó su camisa dejándose su soutien negro de encaje, me acerqué a ella, la besé suavemente en los labios. Nunca había besado a una mujer, la sensación en mi boca era de seda. Nuestras lenguas empezaron a jugar lentamente, mientras él nos miraba y se masturbaba. Fuimos las dos hacia él, que estaba arrodillado en la cama, me puse detrás y recorrí su cintura con mi lengua y mis dedos, impulsé su espalda hacia delante, y ella acostándose debajo comenzó a lamer su pene. Metí uno de mis dedos y mi lengua en su ano, mientras la boca de él lamía las tetas de ella y sus manos tocaban las mías. Se levantó, y con fuerza me acostó en la cama, metió dos dedos y su lengua en mi vagina, la mire a ella, que se acercaba a mi pecho, y cerré los ojos relajándome para comenzar a sentir por primera vez, dos lenguas en mi cuerpo. Ella cubrió mis ojos con una venda. Mis otros sentidos se agudizaron, oía la respiración de los tres, olía nuestros cuerpos mojados y comencé a sentir pequeñas gotas de aceite que caían sobre mi pecho, estómago, y sobre mi vagina.
Me penetró suavemente, introduciendo sólo el glande de su pene erecto, una y otra vez despacio, para después hacerlo con fuerza, metiendo todo su pene adentro, bien adentro. Mi exhalación cada vez más enérgica, su pene adentro mío, mi flujo me mojaba toda, mi vagina se contrajo y sentí un estremecimiento de plenitud…
Seguía sin ver que pasaba a mi alrededor, pero pude tocar su brazo y su mano, su dedo estaba dentro de ella, y decidi meter mi dedo también, en ese momento sentí su vagina y la escuchaba gemir…
El suave tacto de una pluma, recorría mi cuerpo, sintiéndola sobre mi cuello, mis tetas y mis piernas. Ella me desvendo los ojos, y él salió de adentro mío.
Juntas comenzamos a masturbarlo, nuestras lenguas le recorrían el pene, lo mojaban, y él no podía dejar de mirarnos. Lo introducía en mi boca y salía para dejar que ella se lo metiera en la suya, y luego volvía a meterlo en mi boca deliciosamente. Nuestras lenguas se rozaban, y mientras lo lamíamos a él nosotras nos besábamos… Su excitación se hizo liquida, espumosa, blanca, nuestras tetas, pelo, ojos se salpicaron con su esperma… la bese a ella, y él se incorporó a este beso.
Ahí estábamos los tres, terminando, sellando con un beso sensual, lento y suave este triple orgasmo.
Ella se vistió, guardó su MAC en un bolso, la despedimos con un abrazo y se fue. Salí al balcón y pude ver el cielo despejado, apostando esta vez a la continuidad de un día con sol. Le propuse hacer la vianda e ir a Palermo con las bicis. Salimos y el calor del día se sumaba al calor que adquiríamos al andar… pero esas gotas de sudor poco tenían en común con el sudor producido horas atrás.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “Mac

  1. joder!!!!!hace poco k soy aficcionada a estes relatos pero ahora me encatan como me gustaria estar en tu lugar!!!me encanta los trios y de momento ya he hecho 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*