Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi nombre es Carmen

Mi nombre es Carmen, tengo 46 años y ayer por la tardecita fui al club a ver a unas amigas para tomar el te como habitualmente hacemos todos los martes.  Aprovechando el tiempo pase por la  administración para iniciar el trámite de admisión a natatorios dado que están empezando los días lindos y seguramente empezaremos a ir en familia  los fines de semana. La secretaria me informa que en cualquier momento previo al uso del natatorio debería  pasar a tramitar la inspección medica y que si quería aprovechar en ese momento estaba atendiendo el Doctor que atiende a los niños, un joven medico que no supera los 25 o 26 años. Yo siempre había concurrido cuando estaba la doctora para las señoras, por pudor y por la comodidad de lo conocido. Pero la practicidad de terminar con el tema me seducía. Yo estaba con un vestidito de algodón blanco bastante sugerente y recordé que llevaba un corpiño de esos que transparentan completamente las areolas y los pezones y una tanga blanca muy chiquita que quedaba bárbara marcadita debajo del vestido, una ropa interior que no era la ideal para una consulta medica. Pero mis amigas alentándome a terminar la cosa me dijeron que ya habían estado ellas mismas con este muchacho y que la revisación no pasaba de la simple rutina de solo unas preguntas y la revisacion de los dedos de los pies en busca de hongos como tantas veces hacen. Me deje convencer y aprovechando que no había nadie fui. Golpee y pase. El Doctor estaba leyendo una revista, por cierto bastante aburrido en esa mínima salita de revisada, que pretendia el titulo de consultorio.

Pase y vi que le impacto mi presencia. “Hola Mami” fue su saludo que en ese momento me sonó cariñoso. Nos presentamos, me senté frente a su escritorio y empezó el cuestionario típico de historial medico, de enfermedades y todas esas cosas propias de la rutina.

Se paro y me indico que me parase para revisarme. Yo me puse de pie me indicó abrir la boca y sacar la lengua. Me miro bien la boca con linterna y cuchara, las manos de ambos lados y detenidamente entre los dedos y luego me indicó levantar los brazos para ver mis axilas. Me observo y palpo las axilas cuidadosamente no sin rozar los costados de mis pechos en su accionar.   Muy cordialmente me pidió que me quitase el vestido para revisarme mejor. Sorprendida porque no lo esperaba dude, pero insistió con mucha autoridad en examinarme bien. Como no había biombo ni nada que ofreciese cierta intimidad tuve que desvestirme delante de él, que no disimulaba demasiado su interés en mirarme. Realmente yo estaba tensa, muy tensa por desvestirme tan cerca de un extraño y porque sabia de mi ropa interior inadecuada. Ya sin el vestido, solo con un corpiño que transparentaba absolutamente mis grandes pechos y con una muy mínima bombachita blanca que potenciada por el calor la tenia mas escondida que nunca entre mis importantes nalgas, sentia el calor propio de la vergüenza de encontrarme tan impúdica. Pensaba para alivianar mi bochorno “soy una señora casada que le debo llevar 20 años o mas a este joven y por mas obscena que me encuentre seguro he de parecerle una vieja” a fin de relajarme.  Pero al Doctor por más que yo quisiera pensar otra cosa le agrado y mucho verme así. Primero me pidió subir a la balanza, No quería porque como a cualquier mujer no me gusta que sepan cuanto peso, pero insistió hasta que accedí. . Me acomodo bien sobre la balanza y anoto en una planilla mientras estaba detrás mió y yo sentía que me miraba de arriba abajo. Me hizo pararme bien firme y me recorrió las vértebras desde el cuello hasta el final, llegando con sus dedos justo al lugar donde la tanguita desaparecía entre la raja de mis nalgas. Presiono fuertemente sobre el huesito final, mientras aumentaba mi vergüenza de encontrarme semidesnuda, con mis maduras nalgas a su vista, frente un un jovencito que morbosamente ponía su dedo donde las nalgas se descubrían exuberantes para su placer.  Me tomo de la mano para bajar de la bascula y me llevo a la camilla donde me hizo sentar. Me miraba y era obvio que lo estaba disfrutando a pesar que era una “vieja” para el. Me tomo la presión atentamente  anotando los valores y luego con el estetoscopio empezó a auscultarme detenidamente. Era evidente que mis abundantes pechos lo aturdían, quizás por su tamaño quizás por las transparencias que poco ocultaban a us vista. Puso el estetoscopio de todas las maneras posible para rozarme las tetas una y otra vez, animándose cada vez a un poquito mas mientras yo no sabia como actuar, aturdida por la sensación de que alguien tan joven me estuviese dominando como a una niña. Me hace un comentario acerca del tamaño de mis pechos y el peso que representaba para mi columna y todas esas cosas que ya escuche mil veces. Me destaca y muestra como los breteles de mi corpiño se clavan en la carne de mis hombros por el peso de mis mamas, mientras corre levemente el bretel. Me corre el otro sin necesidad aparente  y me pregunta si habitualmente me duele la espalda y otro montón de excusas, preparando la justificación de lo que seria su próximo pedido que  textualmente sonó así “Bueno Mami, vamos a soltarnos el corpiño que te quiero revisar las mamas para quedarme tranquilo”. Pensé para mi, es un mentiroso, el corpiño me lo suelto solo yo, y tranquilo estaba lo que quería era verme bien las tetas,  Pero sin oponer resistencia y sentada en la camilla me solté la presilla del soutien y mis blancos y generosos pechos quedaron a su total disposición, ofreciendo a su vista todas las redondeces y  pliegues de mi anatomia de mujer madura que apenas quedaban cubietos por una muy minima bombachita que cubria el vello pubico.  Su cara describió un placer que no les puedo contar. Me volvió a hacer comentarios del tamaño que ya eran bien morbosos. Me hizo poner ambas manos detrás de la nuca para empezar a palparme, obligandome a erguir los pechos y convertirlos en realmente importantes.  Primero hizo una revision bastante profesional, palpando las axilas, los costados de las mamas, presionando sobre las areolas y todas las rutinas que muchas veces me han hecho. Pero después de a poco, sentí que empezó a tocarme por placer.  Ya no me palpaba sino que me tocaba las tetas de todas las formas hasta lograr que mis pezones se pusieran bien duros y tensos. Y la máxima fue cuando haciéndose el buenito me quiso enseñar a hacerme un autoexamen. Me hizo parar frente a un espejo y él se paro justo detrás mió para enseñarme como debía hacerme. Era una situación inimaginable, avergonzante: yo estaba apenas con una bombachita muy chiquita para toda mi abundante carne, en bolas frente a un espejo con un joven que me apoyaba lascivamente por detrás para mostrarme como tocarme las tetas. Insistió muchas veces y yo sentía que cumpliéndole sus pedidos le hacia frente al espejo todas las poses que lo excitaban. Hasta  tuve que revisarme sola frente al espejo mientras el me observaba en algo que era realmente erótico. Volvimos a la camilla. Me dice el muy cochino que para su total tranquilidad me tenia que hacer un tacto rectal. Le digo que esta loco. Me explica que dada mi edad (una señora vieja) a mujeres mayores de cuarenta convenía hacerlo y que el se quedaría mucho mas tranquilo. Me dice que no me va a doler que lo va a hacer suave. . Me hace pones parada de espaldas, con las manos en la camilla y la cola hacia fuera.  Me pide que me baje solo un poquito la bombachita para que no me dé tanta vergüenza la situación. La situación me aturde: tengo 46 años, estoy en un cuarto de 3×3 con un joven medico que me tiene hace rato a su merced, desnuda, parada de espaldas con la cola para afuera y con la bombachita entre las piernas.  Camina con parsimonia a buscar sus guantes y sus lubricantes mientras me conversa sabiendo que me tiene humillada y a su merced. Me habla todo en diminutivos, mientras me pide que me relaje que va a ser muy suave. Se que se va a dar cuenta que mi cola no es virgen y me avergüenzo de estar allí con el.  Acerca su dedo y avanza a explorar la cola de esta señora, mientras yo estaba a punto de perder toda mi dignidad y mi compostura porque empezaba a excitarme. Suavemente roza mi rajita y las humedades lo envuelven, dándole certeza de que me tenia excitada .Yo entre avergonzada y excitada, empiezo a mover la cola sin pudor indicando que sus dedos me agradaban. Insisto en despatarrarme ofreciéndome como una puta cualquiera para que me haga lo que quiera. “Tranquilita Mami que ya terminamos” me dice y tocándome bien mis pliegues como para mostarme que sabia que estaba chorreándome de la calentura, me da una palmadita en la cola y me dice que me vista. Yo quería matarlo, estaba avergonzada como nunca me paso en mi vida. Roja de la vergüenza, aturdida por la situación me subí la bombacha, tome mi ropa y sin otra alternativa me vestí delante de el mientras me miraba con total desparpajo como si fuese mi hombre. Sin  poder mirarlo a los ojos escucho que me dice tengo un honguito en la cola, que me va a recetar una crema para ponerme tres días y que el viernes próximo que el vuelve a estar de guardia vaya a verlo para que  me de el aprobado.

Sigo aturdida y no se que hacer. No se que voy a hacer

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


4 comentarios en “Mi nombre es Carmen

  1. Hola Carmelita, realmente tu relato me prendio, me encantaria conocerte y hacerte una revicion personal te guataria? tengo 33 años y creo que el doctorcito le falto algo para finalizar su trabajo,
    si gustas yo podria hacerte rico rico para que no te quedes con las ganas ademas mi fantasia siempre ha sido vestirme de doctor y hacer pequenas trabesuras… ok
    si te animas escribeme ok estare al pendiente de mi correo
    saludos se me olvida vivo en la ciudad de mexico

  2. Para la dulce Carmencita : Hola, amorosa, me encantaría conocerte, y charlar contigo….besotes, muy lindo tu realto, a lo mejor…….. bye bye … soy de Buenos Aires….. 17.5.11

  3. Para la dulce Carmencita : Hola, amorosa, me encantaría conocerte, y charlar contigo….besotes, muy lindo tu realto, a lo mejor…….. bye bye … soy de Buenos Aires….. 17.5.11 avisame, y te mando mi cel. besitos.

  4. Hola carmencita,
    Me gustó muchisimo tu relato, vibre casi hasta irme, me encantaría conocerte para hacerte un masajitio y examinarte detenidamente y llevarte al extasis que mereces!
    Soy de Viña del Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*