Enculado por caníbales

Soy español, aburrido, de 47 años, aunque muy caliente y bien conservado. 1,78 mts, de piel algo morena y pelo entre negro y canoso ya. Soy gay, pasivo y algo masoca. Mi fantasía es sobre indios que me capturan.
Un día decidí vivir esa fantasía y fui a Venezuela para irme con un guía por el alto Orinoco a buscar una banda de 15 indios, feroces caníbales gays que aterrorizaban la selva. Ya en zona salvaje decidió el guía no seguir ante la cercanía de la zona caníbal. Yo decidí seguir…los buscaría y me dejaría apresar aunque me devorasen, pues se decía que sus ritos eran de sodomizar a sus presas antes de comérselas.
Al poco me noté observado y seguido. Y sin saber cómo, me ví asido fuertemente por los robustos brazos de un indio y otros dos fornidos me amarraban fuerte y me desnudaban por completo. Me subieron a su canoa. En ella, el que me capturó, que sabía español, me palpó y me acarició por la espalda para ver si mi reacción era de homosexual. Al ver que sí, me agarró por la cabellera y con la otra mano me agarró los testículos fuertemente y me susurró al oído:
-¡eres miiiiooooo!
-¡yo te cacé como a un tapir lo caza un jaguaaarrrrr!
-¡comeré tu carne sabrosa y tus huesos adornarán mi choza hermoso blancoooo!
-Pero antes te clavaré mi cola en tu culete varios días para que te relajes y tu carne sea tierna.

Al llegar a su aldea los demás indios gritaban alaridos de alegría ante la buena “caza humana”. Mis captores también daban alaridos. Me llevaron ante el cacíque, sentado en su trono adornado de huesos humanos y cráneos y cabelleras. estaba ante un bellísimo y fornido caníbal, completamente desnudo con una cola enorme, pintado y tatuado, y adornado de collares y plumas.
Me miraron los 15 indios en silencio, esperando a ver qué decía el cacíque. Éste y un hechicero susurraron un rato mirándome y al fin dijo algo. Mi captor me llevó a un jaula dentro de la tienda del cacíque. Por la noche, junto al fuego de la hoguera, los hermosos guerreros danzaban frenéticamente y yo fui obligado a danzar también, ya desatado. Era hermoso ver los falos de los desnudos guerreros moverse al ritmo de los tambores de piel de anaconda. Luego me dieron exquisita carne de mono y deliciosa bebida.
Por fín el cacíque me hizo arrodillarme ante él para que le lamiese su enorme cola. Era una cola muy linda y rica. Chupaba y chupaba ese falo. Me tumbó luego y puso su culo sobre mi boca y empecé a explorar sus entrañas con la punta de mi lengua. Era excitante para mí. ¡Por fin hacía lo que quería desde que era niño al ver documentales de la tele! Era tal el placer que apenas temía el que sería devorado en unas semanas.
Tras un rato de lamida me hizo tumbarme hacia abajo con las piernas extendidas. Me untó con una grasa muy lubricante e indolora que sacaban de los pecaris. Sus dedos exploraron primero mi sfinter. Sabía masajear muy bien. Por fín sentí su enorme y durísima verga dentro de mí. Yo participé acompasando mi movimiento anal al de sus embestidas. Fué trepidante el ritmo enloquecido entre suspiros de placer de ambos.
Al rato se corrió y sacó muy suavemente su verga. Me encantó su suavidad y la sensibilidad final de su capullo al salir de ano placentero.
Todo esto fue en presencia de los cuirosos guerreros y el hechicero que miraban fijamente el acto y esperaban su turno diario. Eran 15 guerreros y 15 días para ser sacrificado. Mi captor me llevó a su choza y acurrucado dulcemente en sus brazos caí en profundo sueño mientras me besaba amorosamente y me susurraba:
-Tú dormir mi Amor Blanco, tu ser muy lindo para ser comido, mejor quedar como juguete sesual del cacíque, el cual decidir que tu ser esclavo de la tribu para siempre.
Yo le repondí: sí mi bello caníbal, yo ser tuyo y del Gran Cacique, claro que sí Jaguar Caníbal
Los siguientes meses y años fuí amado y follado con todo tipo de fantasías y juegos que me hicieron muy feliz, sin desear escapar pues ya me convertí en Amor Blanco.
Espero os haya gustado. Me gustaría que me escribiéseis a carpetano02@hotmail.com
Un beso a todos y ¡Viva el orgullo gay!

3 comentarios en “Enculado por caníbales

  1. Todo es ponerse y viajar a Venezuela o Brasil y encontrarse con los indios, aunque en cualquier ciudad de América hay chicos dispuestos a esta fantasía. Saludos plácidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*