Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Con mi ex en un cine porno

Mi ex era bastante alta un 1,73 y pesaba unos 59kg, morena y guapeta. Tenía unos pechos bastante pequeñitos, pero no estaban mal, lo que era sorprendente de su cuerpo era un pedazo culo alucinante, para mi era un 10, para mi y para muchos que no paraban de piropear “¡vaya culo!”…

Prácticamente todos los días se la metía por el culo y me la mamaba, para mi esa niña era un placer aunque lo aprecie mucho más cuando ya no la tuve. Pero situémonos en la historia que os quiero contar.

Un día le dije que nos íbamos a un cine porno a ver alguna peli mientras ella me la chupaba, y ella me dijo que ok. La pobre, poca peli vería pero bueno, valía la pena pagarle la entrada.

Entramos a media peli y nos sentamos en la tercera fila de delante. En el cine había poca gente y la única chica era mi niña. Cuando entramos nos miraron todos, como quien mira a una presa, supongo que pensarían “vaya chollo tiene ese”.

Nos sentamos, le quite el sujetador para tocarle con tranquilidad las tetas mientras me la chupara y le baje a la cabeza hasta la polla. Ella empezó a mamarla como siempre de puta madre, la muy zorra me la pajeaba mientras tenia mi capullo refrescado por su lengua… Pero como no quería correrme pronto le baje la cabeza estirándole de los pezones y le susurre que me la chupara despacio como ella sabia.

Al cabo de un rato se nos sento al lado de la Yoli, un tio que estaba una filas más atrás. Al principio pensé de levantarme y cambiarnos, pero luego me dio morbo la situación y pensé que coño a ver si le mete mano y nos divertimos un rato.

El tío como vio que no nos movíamos empezó a acariciar la espalda porque no podía tocar mucho, pero poco a poco se fue acercando a las tetas. Metió la mano por debajo de la blusa y pillo una teta.

La Yoli que se estaba percatando del tema, se hizo la tonta y siguió mamando….

El tío (según me contó la Yoli luego) empezó a apretar el pezón y ha estirarlo con fuerza hacia abajo y retorciéndolo. Y mientras tanto se pajeaba con la otra mano.

Yo cogi de los pelos a la zorrita de la Yoli estirando hacia arriba para dejarla sentada, las tetas le habían quedado a fuera porque la blusa ya solo tenia 2 botones cordados. El chaval no dejo la teta que la seguía sobando, esta vez la Yoli le miraba a la cara mientras el otro le retorcía el pezón y le sobaba la teta. No se si era de chuparla tanto o de la emoción pero la Yoli estaba con la boca medio abierta y gimiendo un poco por la tocada de tetas que le estaba propinando el chaval.

Yo le meti el dedo en la boca y ella lo chupo como si le fuera la vida, el chaval cuando vio como me comia el dedo cuando yo saque el mio enseguida puso el suyo, y la Yoli lo chupo igual o con más ganas.

Creí que el chaval se merecía una mamada así que le pille un pezón a la Yoli y se lo estire hacia abajo guiándola hasta la polla de chaval. Y la Yoli se amorro rápidamente, el chaval tiro la cabeza hacia atrás y siguió tocándole las tetitas.

La verdad es que me estaba meando así que me fui a WC mientras le chupaba la polla al chavalin.

Cuando volví, cual fue mi sorpresa, que vi que en mi sitio había un tío y le estaba manoseando el culo a la Yoli y le habían bajado los pantalones y seguía chupando la polla al chaval. Yo me senté al lado del chaval nuevo y le dije “nada tío, tu sigue que a mi zorrita le mola”, el tío me guiño un ojo con complejidad mientras tenia un dedo dentro del ano y tres dedos en la vagina.

El chaval nuevo me pregunto si se la podía follar, y yo le dije que por el culo si, pero por la vagina no.

El nen no se lo pensó 2 veces y se saco la polla y se la coloco delante del ano, el tio empezó a apretar y enseguida entro, empezó a envestirla fuertemente y para que entrara hasta el fondo el muy cabroncete le apartaba las nalgas con las manos.

Mientras tanto el primer chaval flipaba con la pedazo mamada que le estaba propinando mi zorrita. El tío no se de donde saco dos pinzas de ropa, y le puso una en cada pezón. La Yoli gemía de placer y de morbo.

El chaval que le petaba el culo se corrió enseguida y pego un gemido que se entero medio cine. Me dio las gracias y se fue a limpiársela.

Por culpa de los gemidos, volvía a tener a dos tíos nuevos al lado mío, preguntándome si podían entrar, les dije que si me daban mil pelas les dejaba metérsela por el culo. En menos que canta un gallo tenia las dos mil pelas en mi cartera y al primero dándole fuerte en el ano de mi nena.

Estos dos duraron mucho, y yo no entendía como el primero seguía con la polla dentro de la boca sin correrse. Luego me contó mi nena que el chaval se había corrido tres veces y que le había obligado a tragárselo ya que no le dejaba subir la cabeza.

El primero de los dos nuevos se corrió en el ano y se puso el segundo a darle, pero cuando llevaba un rato dándole se acabo la peli y se empezaron a encender la luces del cine.

El de la mamada recogió las dos pinzas y se fue sin dar las gracias. Y el segundo que la tenia metida dentro del culo no la quería sacar.

Me dijo “he pagado por esta zorra y hasta que no me deje satisfecho no la sacare de su ano”.

Lo intente convencer pero no había manera… al final le dije que me acompañara a mi casa  y allí podría acabar la faena. El tío accedió y nos fuimos los tres. La Yoli casi no podía caminar, porque tenía el culo como un bebedero de patos.

Cuando salimos los tres del cine ya era de noche, el pavo nos ofreció ir a su casa que vivía al lado del cine, la Yoli me dijo con la mirada que no le hacía gracia, y yo le dije que si me invitaba a una cerveza íbamos. El chaval asentó con la cabeza…

El edificio no tenia ascensor y le dijimos a la Yoli que subiera primero así le veríamos como contorneaba el culo, una vez llegamos a la planta cuarta entramos al piso. Era un piso de esos antiguos y grandes, con los techos de madera y grandes ventanales, la Yoli flipaba de lo guapo que era, le pregunte si vivía solo y me dijo que solo vivía con su hermano que era inválido y estaba en silla de ruedas.

Cuando cerro la puerta nos dijo que pasáramos al salón y nos sentáramos, una vez nos habíamos sentado me llamo desde la cocina, yo pensé que seria para darme la cerveza. El chaval me ofreció 5.000 pelas para que la Yoli se la chupara también a su hermano, me lo pensé y como me daba morbo la situación acepte cogiendo la pasta.

Salimos los dos de la cocina y yo bebiendo una cerveza, el chaval que se llamaba Agus le dijo a la Yoli que se pusiera en tanga pero que se dejara los tacones puestos.

Yo me senté en el sofá mirando el espectáculo, la Yoli empezó a desnudarse y entonces entro el hermano en silla de ruedas, el chaval era mayorcito tendría unos 50 años. La Yoli flipo un poco y me miro como preguntado a ver que hacia, yo le hice una señal como diciendo que siguiera.

El hermano sin decir media palabra se saco el rabo y Agus se la saco también, yo pensé pobre culo de la Yoli debe esta súper dilatado de darle los del cine durante toda la peli y ahora estos parece que tienen más hambre…

Cuando la Yoli estuvo con tanga y los zapatos se acercaron los dos hermanos a ella, me preguntaron que si le podían poner un collar de perro para manejarla mejor y yo les conteste que claro “el cliente siempre tiene la razón”, los dos se rieron y le pusieron el collar de perro, la verdad es que daba mucho morbo la situación.

El chaval de la silla de ruedas estiro de la correa hasta dejar a la Yoli de rodillas, le sobo el culo metiéndole primero un dedo dentro del ano pero como vio que fácilmente entraban unos cuantos más, intento meterle los cinco aunque solo pudo con cuatro, la Yoli gemía como una zorra, su respiración cada vez era más rápida y le daba mucho morbo que la sobase un tío con silla de ruedas. Después de estar un rato con los cuatro dedos los saco y apartándole las nalgas escupió en el agujero dilatado dando de lleno. Mientras tanto Agus se  dedicaba a sobarle las tetas.

El chaval de silla de ruedas le dijo a Agus mirándome a mi de reojo, “ves a buscar dos agujas que vamos a traspasar esos pezones a esa zorra”, yo les di mi aprobación con la cabeza y la Yoli ni se inmuto.

Enseguida Agus trajo dos agujas de coser y se las paso al hermano, el chaval cogio un pezón estirándolo hacia un foco de luz que había cerca y la Yoli se vio obligada a seguirle, cogio la aguja y sin ninguna contemplación le traspaso el pezón, la Yoli pego un buen gemido, el chaval cogio la otra aguja y le hizo lo mismo al otro pezón, pero esta vez pinchando varias veces antes de clavarlo definitivamente, la Yoli se corría de gusto y a la vez emitía unos gemiditos que todos nos ponían a cien. Una vez la zorrita tenia las dos agujas que traspasaban sus pezones, cogio dos pinzas y se las puso en los pezones encima de las agujas para que no se cayeran. La estiro de la correa para acercar su boca a su polla y se la metió en la boca hasta el fondo, a la Yoli le entraban arcadas, porque el tío no parecía muy limpio, pero mi zorrita se la dejaría como nueva.

Agus después de dejar que su hermano la sobase y torturase un rato se la volvió a meter en el ano para acabar el trabajo que no había hecho en el cine.

La Yoli chupo y chupo la polla del inválido aquello le daba mucho morbo, yo creo que se hubiese quedado toda la noche mamando aquella polla.

Agus mientras tanto seguía metiéndole por el ano, la sacaba de vez en cuando para ver el agujero dilatado y se la volvía a meter diciendo “vaya zorra estas hecha”, después de haberle dado duro durante media hora se corrió en el ano.

Agus después de correrse me miro y me ofreció el ano dilatado de la Yoli como si ya fuera suyo, me dijo “mira nen, el ano se ha quedado abierto, parece que no se cierra”. Yo me acerque y vi que realmente estaba súperdilatado, me saque la polla y se la metí de golpe hasta los huevos. La verdad es que estaba tan dilatado que casi no notabas nada…

Mientras le iba dando al culo, el hermano me pidió si podía metérsela él por el ano, el chaval me dio pena (aunque era un cabroncete por torturar a mi nena) y le dije a la Yoli que se sentara encima del tío y se la metiera ella por el culo. La Yoli lo hizo sin rechistar. El chaval puso una cara de placer tremenda y al cabo de un rato se corrió dentro.

Agarre a la Yoli de la correa y le dije que se pusiera de rodillas para limpiarles a los clientes la polla sucia de su culo. La nena lo hizo muy bien, se amorro como dios manda. Los dos hermanos mientras se la chupaba le fueron estirando de las agujas clavadas en los pezones para marcarle el ritmo de la mamada. Se la dejo super limpia a los dos.

Uno de los hermanos me ofreció un vibrador para ponérselo en el culo de la Yoli y que no se cerrara la dilatación que nos había costado tanto.

Me dijo: “solo déjale sacárselo para cagar el resto de los días lo tendría que llevar puesto y 3 horas al día encendido al máximo”. Me gusto la idea y les dije que así lo haría. Me pidió el teléfono y quedamos en que me llamaría para otra sesión, y que estarían interesados en alquilar a la Yoli todo un fin de semana, para una fiesta con unos amigos.

Pero bueno esta ya es otra historia….

Espero vuestros comentarios, a aureliopelotasbcn@yahoo.es

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


11 comentarios en “Con mi ex en un cine porno

  1. mira que dejar a tu novia con unos desconocidos… no me da gracia, que la usen asi como objeto sexual y encima le hagas sufrir semejantes cosas

  2. SE PARECE MUCHO A ESTE RELATO QUE ENVIÉ HACE POCO. TODAVÍA NO SE HA PUBLICADO. DISCULPEN POR COLOCARLO AQUÍ. GRACIAS.

    MARÍA EN LA SALA DE CINE PORNO

    A María le parecía que estaba muy bien vestida, con un resplandeciente vestido amarillo que le quedaba un poquito apretado y tal vez algo corto. Había decidido ponerse unas medias de algodón y un liguero sin pantaletas. Vestirse de esta manera la hacía sentirse muy sexy además de que Marcos nunca le ponía problemas. Le gustaba cuando ella se vestía de esa manera, sobre todo ahora que estaban a punto de salir. Esta forma de ataviarse hubiera encajado mejor para un night club a donde asiste gente de clase social alta.

    Por otro lado, esta forma de vestirse tampoco no era la correcta para asistir a un cine de películas porno o adultos, situado en un barrio pobre parte de la ciudad no muy recomendable para la gente bien.

    Estaba oscuro, muy oscuro dentro del cine y Marcos casi no podía ver mientras caminaba por el pasillo detrás de la chica buscando un asiento. María también tenía mucha dificultad para ver y sus ojos no se adaptaban todavía a la oscuridad del lugar, buscando una fila en donde no se encontrara nadie sentado. Por fin encontraron dos puestos luego de palpar con la mano en la oscuridad, tres o cuatro puestos alejados de la pared. Noto que algunos hombres se le quedaban mirando cuando pasaban, la mirada puesta en su novia. Pero ella estaba acostumbrada, pensó, ya que era una mujer muy sexy y atractiva.

    Cuando por fin se acomodo en su asiento, sus ojos se fijaron en la bella mujer que apareció en la pantalla de la película. Se trataba de una rubia con una piel de alabastro, como mármol, un gran cuerpo y maravillosos senos, grandes que lucían muy naturales sin ninguna clase de cirugía. Tenía largas piernas y una dulce, hermosa cuca bien rasurada. María ya había estado con mujeres; acostumbrada a ellas les gustaba mas cuando se afeitaban la cuca dejándosela bien pelada. Una cuca así lucia mucho mas sexy. Es por eso ella misma se la afeitaba porque a Marcos le gustaba así y María haría cualquier cosa por complacerlo.

    Los ojos de María ya comenzaban a ajustarse a la oscuridad del lugar y comenzó a mirar alrededor en busca de Marcos cuando sintió la mano de este entre sus piernas. Las abrió un poquito mas para que a él se le hiciera mas fácil meter la mano allí y llegar bien hasta la panocha. Marcos comenzó a acariciarla de la manera como a ella le gustaba, la conocía bien y en esto era un maestro. Sabia en donde tocarla exactamente y el momento en ponerla contra la pared para fallársela. María abrió mas las piernas y sintió cuando su corto vestido se le subía hasta los muslos luego hasta el estomago dejando al descubierto una cuca en contacto con el aire frio. Sintió esta sensación tan deliciosa como si se la estuviera calentando al sol, y mirando alrededor para que no la descubrieran.

    En la sala de cine se encontraban entre doce y quince personas, la mayoría hombres que parecían concentrados mirando lo que ocurría en la pantalla situada frente a ellos y María comenzó a sospechar que estos tipos se estaban haciendo la paja. Bueno, pensó, aquí tengo a Marcos y no necesito tocarme yo misma. Sintió que le jalaban el clítoris así que deslizo mas el culo hacia adelante sobre el asiento, y cerró los ojos para disfrutar las eróticas sensaciones del momento. En la oscuridad se dio cuenta cuando Marcos cambio de posición en su asiento y ella lo siguió con la mirada cuando vio al otro lado del pasillo a dos tipos sentados casi frente a ellos.

    El tipo en el asiento del pasillo se había sacado la polla y el de al lado también se acariciaba su polla haciéndosela paja hacia arriba y hacia abajo. Cuando María miró con mucho cuidado hacia Marcos noto que este también se había sacado también la polla de los pantalones y lentamente se la acariciaba viendo la película.

    De repente, sintió un movimiento al otro lado y dio vueltas un poquito: alguien estaba sentado dos puestos mas allá!!! Vestía una ropa oscura. Tal vez por eso no se había dado cuenta cuando el Mr. se sentó. Luego se puso a pensar en lo que hacía la mano de Marcos sobre su cuca y el hecho de que su falda la tenía levantada hasta la cintura, y comenzó a jalársela hacia abajo para que no la vieran. Según cuenta que sacó, el tipo todo el tiempo había estado sentado allí y ya había visto todo, hasta donde pudo.

    Tratando de que no se diera cuenta, se puso a observar a este hombre, con mucha precaución. Se trataba de un individuo corpulento, sus rodillas reposando sobre el espaldar del asiento delantero. Luego vio como tenia la polla afuera, haciéndose la paja muy suavemente con la película. Para sorpresa de ella, muy horrorizada, vio lo enorme de aquella polla, no podía creer lo que veía, un huevo tan enorme!! Dios mío, pensó, una niña tan inocente como yo que creció en las urbanizaciones de ricos de esta ciudad, ahora sentada en un cine de mala muerte en un barrio tan feo, viendo una película para adultos, y frente a un tipo que se acariciaba una polla del tamaño de la de un caballo.

    Esto la hizo ponerse roja de vergüenza, y dirigió la mirada hacia la pantalla para disimular. En la película se veía la bella mujer rubia caminando por un sendero en una zona con muchos árboles. Era obvio que se encontraba en un sitio en contacto con la naturaleza. Tenía puesto un vestido muy corto para verano que muy poco le servía para cubrir su cuerpo tan sexy. La muchacha de la película se dio vuelta cuando oyó que alguien la saludaba y la cámara giró y se enfoco en un hombre negro de cuerpo muy atlético, musculoso, con unos shorts deportivos de esos para trotar, tenis para correr, y una camiseta apretada. La rubia sonrió y comenzaron a conversar sobre algo que María no pudo entender debido a que su mente estaba muy ocupada por lo sucedido.

    María volteo de nuevo a ver al tipo de al lado y ahora si se podía distinguir bien el enorme huevo que el tipo se acariciaba. Sus ojos abiertos por la sorpresa se enfocaron en aquella pija. Era tan grande!! Lo sostenía agarrándolo por la parte de abajo, y pudo ver que le quedaban todavía entre ocho y nueve pulgadas por encima de su puño!!!! Siguió mirando como lentamente movía la mano hacia arriba y hacia abajo del machete. Luego se toco la punta del pene, masturbándose con la película, llegando hasta arriba, el dedo pulgar e índice colocados alrededor de la cabeza de aquella verga y María pudo ver cómo era de grueso aquel pene, tanto que los dedos del hombre ni siquiera llegaban alrededor.

    También miro cuando lentamente el tipo deslizaba su mano a lo largo de toda la longitud del pene, hacia arriba y hacia abajo. Era tan grueso y bonito en aquella oscuridad. Se sentía impresionada por aquella vista tan maravillosa. Dejo de mirar el pene y se puso a observa la cara del hombre. El tipo se dio cuenta y sonrió cuando sus miradas se encontraron. Luego echó un vistazo hacia su compañero Marcos quien acariciaba y coqueteaba con su cuca: el tipo de nuevo la miro a los ojos. Esto hizo que María volteara de nuevo a mirar la pantalla. Cuando su mente se enfoco de nuevo en lo que ocurría en la película, vio a una rubia de rodillas frente al individuo que acababa de conocer. Tenía ambas manos agarrando una polla negra y su lengua daba vueltas alrededor de la punta del pene antes de comenzar a metérselo lentamente dentro de la boca. Sus labios estirados y desplegados alrededor del palo, de una manera obscena y vulgar porque el pene era demasiado grande. Se lo metió en la boca hasta donde le cabía y lentamente comenzó a introducírselo en la boca sacándolo de vez en cuando hasta la cabeza dejando ver un palo brillante por causa de la saliva. Que imagen tan erótica!

    La mente de María daba vueltas alrededor de todo esto, a pensar, debido a lo excitada que estaba. Se volteo a mirar a Marcos y vio que estaba todavía observando la pantalla con detenimiento sentado dos asientos mas allá. El otro hombre todavía se hacia la paja lentamente con la única diferencia en que ahora lo tenía bien parado y duro. María le susurro unas palabras a Marcos que este no pudo oír ya que estaba perdido en su propio mundo. Quería decirle:

    “Mira lo que está haciendo ese tipo.” No le quedo mas remedio a María que voltear a seguir observando la película.

    &&&&&&&

    Ambos actores estaban desnudos y María, muy impresionada por la belleza de todo esto, se dedicó a observar aquella rubia de tan bella piel, senos que se le mecian de alante hacia atras y hacia los lados mientras los guapos negros le mantenian la cabeza entre sus manos haciendo que les mamara el enorme y negro huevo metiendoselo y sacandoselo de la boca. En un momento el negro se termina de bajar los pantalones hasta las rodillas y la rubia le toma sus enormes bolas negras en sus manos bambolendoselas hacia adelante y hacia atras.

    Los ojos de María prestaban atencion al enorme huevo y siguieron la trayectoria hasta el final donde el pene terminaba en la parte de arriba, tan largo que reposaba sobre la barriga del negro y la punta que en verdad le tocaba el pecho a aquel negro!

    Mientras la rubia de la pelicua acariciaba las bolas, María hizo algo que nunca se imagino que haria: extendio la mano y le agarro el huevo de caballo al vecino. Era tan duro y parado, tan suave, grueso, que no cabia en sus pequeñas manos y los dedos no podian agarrarlo todo. Miró al hombre y su sonrisa era cálida.

    El negro estaba consciente del gran paso que ella habia dado, la desision que la dama habia tomado y no hizo nada para obligarla hacer algo que ella no quisiera. Simplemente se recosto hacia atras y dejo que siguiera a su propio paso, como quisiera.

    María seguia sorprendida por la longuitud y el grueso de aquella polla entre sus manos. Comenzo a deslizar su puño a lo largo de este hasta que llego arriba, igualito que los actores porno de la pelicula que estaban viendo. Su dedo pulgar entonces comenzo a trazar circulos alrededor de la cabeza del pene y la raja de la uretra extendiendo el semen que comenzaba a salir alrededor de la cabeza, haciendo que esta brillara mas por lo mojado. Sintio como el hombre se puso tenso y supo que le estaba dando en el sitio correcto. Esto la emocionaba, saber que el individuo estaba excitado por lo que le estaba haciendo.

    Maria advirtió cuando Marcos se cambió en su asiento y cuando se volteo a verla, concentrado, absorto su novia agarrando aquel enorme pene de caballo, ella ni siquiera se preocupo por la reaccion de Marcos cuando este la descubrio agarrando la polla de otro hombre ; mas bien Marcos sonrió y le dijo que lo siguiera haciendo si era lo que le gustaba. Luego la mirada de Marcos regreso a la larga polla erecta que Maria tenia entre sus deditos.

    María, sin saber que Marcos estaba tan excitado como ella, a causa de la película porno, comenzo a ponerse mas osada y atrevida: movía su puño hacia arriba y hacia abajo a lo largo del pene hasta obtener un ritmo muy suave que pronto hizo que su amigo empezara a sacudir las caderas hacia arriba y hacia abajo como si estubiera follandose la mano de Maria.
    Marcos luego colocó su brazo sobre el apoyo de la silla y desplazo la mano entre las piernas de María hasta llegar a la cuca. Ella bajó la mirada cuando los dedos de Marcos, muy largos, entraban y salian de su cuca mojada. Abrio bien las piernas y pudo ver los dedos de Marcos chorreando líquidos debido a los jugos de la cuca. María se desplomó de repente en el asiento y comenzó a sacudirse debido al extasis que sentia. Su cabeza la tenia puesta contra el hombro del negro al que le hacia la paja. Debido a lo cerca que ella estaba, no resistio la tentacion y bajo la cabeza hasta el huevo de caballo, abrio la boca bien y dejo que sus labios envolvieran la cabeza de aquella enorme polla, igualito que la puta de la película.

    Estaba ahora bien comoda y ya que había dado aquel paso tan importante, continuo dando mamadas hasta que sintió la punta del huevo tocarle la parte de atras de su garganta.

    Asi, la boca mamaba, entraba y salia el pene de su boca a todo lo largo y también veía los dedos del negro saliendo y entrando de su cuca aceleradamente al mismo ritmo que mamaba aquel huevo.
    Marcos se habia colocado frente a ella para tener una mejor vision de lo que estaba pasando y se arrodillo, comenzó a lamerle el clitoris que le quedaba encima de los dedos del otro hombre metidos dentro de la cuchara. Maria sintió que se le aproximaba un intenso orgasmo e intento demorarlo, dejarlo que le aumentara aun mas para tenerlo bien bueno y fuerte.

    Sin embargo no iba a poder aguantar mucho debido a que una lengua sobre su clitoris mas la polla y unos dedos moviendose dentro de la cuca ya era demasiado. Se sacudió cuando el orgasmo comenzo a envolver y retumbar en todo su cuerpo. Nunca habia tenido un orgasmo tan intenso y nunca quedado tan paralizada durante tanto tiempo. Maria todavía sentia como se hinchaba un huevo dentro de su boca; sabia que su nuevo amigo estaba a punto de escupir su semen caliente por su garganta.

    Le pudo tomar el paso al asunto y se agregó su puño alrededor del palo desplazandose hacia arriba y hacia abajo a lo largo de aquella polla dentro de su boca. Sintio como el hombre se puso tenso y este se levantó de su asiento para echar la primera barricada de semen caliente dentro de la gargante de María. Comenzó a tragárselo y luego otro chorro, luego otro y pronto se estaba tragando grandes cantidades de leche caliente mas aquella que todavía le chorreaba y babeaba por el menton y bajabando a lo gargo de la negra polla.

    Cuando terminó su orgasmo ella comenzó a lamerse el semen que se había perdido o derramado al escaparse de la deseosa boca. Fue así como lamió el resto que quedó en el palo y bolas. Justo en ese momento Maria sintió otro chorro de semen caliente que salía a chorros del pene de Marcos, cayendo sobre su cuca y estómago cuando. Este se estaba bombeando su polla con la mano: parecía luego un artista pintando y embarrando un lienzo frotando la cabeza del pene contra su cuca.
    Ya cansados, todos se recostaron en sus asientos. Luego el otro hombre se inclino hacia adelante, extendio su mano hacia Marcos y dijo saludando: Ola, como estas. Me llamo Juan. ¿Ustedes siempre vienen a esta sala de cine?

    FIN

  3. Hola, solo quería comentarles que extraño a el Cine Urdaneta, las escenas en los asientos era lo mejor les juro que lo disfrute como nunca, lástima que de todas las veces que fui solo 3 veces vi mujeres se podían diferenciar de los transfor y por el acompañante también, era para no sentirme sola ya saben por lo de la solidaridad femenina, la oscuridad del cine, su invitación a lo prohibido, el ambiente lleno de hombres y todos iban a lo mismo, ha claro con temor que eso hacía que se me acelerara el corazón, miren a mis 39 años siento que he explorado mucho la sexualidad, pero si tuviera que entrar de nuevo a un cine porno igual tuviera la misma sensación temeraria que sientes cuando casi llegas a la entrada, los momentos en que estas en la taquilla que parecieran interminables y cuando entras esa oscuridad, la pantalla y el ambiente, todo los que eso produce a veces inexplicable, todavía me gusta ser exhibicionista por lo que procuro conservar mi cuerpo, mucho gym y cero excesos, eso hacía que cada vez iba al Urdaneta las miradas estaban cerca de mí y mi pareja, un hombre con una mentalidad muy abierta, el mismo a veces me dice ponte esto o aquello cuando salgo a la calle, me gusta mucho cada vez que puedo usar licras siempre con una franela o blusa que tape un poco pero que deje ver lo que a los hombres les interesa, me encanta cuando se marca la vagina sobre la ropa interior y los hombres inmediatamente clavan la mirada y sus gestos en la calle me hacen sentir una mujer deseada, me excita mucho cuando voltean a ver mi culo, nalgas bien formadas modestia aparte con un poquito de celulitis jajajajajaja claro la edad no pasa en vano, sin embargo cuando iba al cine siempre fue en pantalones solo una vez fui en falda y me dio pánico, pero logre ver muchos penes algunos grandes más de 20 cms y otros gruesos muy gruesos, que me invitaban a masturbarme, varias veces lo hice pero pocas con hombres al lado distintos a mi pareja, me encantaba ver como se masturbaban viéndome o cuando tenían sexo oral con un gay siempre buscaba la forma de ver los penes, sobretodo lo brillante y grandes que se ponen después de la lubricación y ese instante mágico de ver cuando el pene se va poniendo muy grueso sus venas sobresaltadas y después ver ese semen blanco amarillento o a veces algo transparente, pero es la explosión lo que me encanta, imagino que ese chorro de leche es dentro de mí, que llenan mi vagina con ese líquido espeso o tal vez en boca, aunque tragarlo a veces es amargo, también siempre quise ver lo que pasaba en el baño del cine salían y entraban frecuentemente me excitaba mucho imaginarme lo que sucedía, imaginaba que podía entrar y cumplir fantasías, hasta una vez pensé en disfrazarme de hombre para entrar, también pensé en hacerlo por si algún conocido me veía, mi esposo me contaba pero realmente la emoción de verlo sobrepasaba mucho esa realidad, por razones obvias nunca logre entrar, pero logre ver de todo, hombres de todo tipo bien parecidos y otros no tanto, de todas las edades, con traje, pavos, muchos obreros con su morralito, una de esas veces que fui por cierto creo que si no me equivoco fue entre las primeras tal vez la tercera sentía un cosquilleo terrible, entramos mi pareja y yo y nos sentamos más o menos por la mitad del cine detrás de nosotros no había nadie, empecé a ver la película pero no podía concentrarme y disimuladamente veía de reojo a mi alrededor, nadie en nuestra fila, pero como a los 5 min sentí que alguien se sentó detrás de nosotros y al rato sentí como un esfuerzo, no quise voltear inmediatamente si no que disimuladamente le dije a mi pareja al oído que si quería se masturbara y aproveche y voltee a ver y era un hombre sentado detrás de nosotros, para mi sorpresa era muy joven tal vez 18 o 20 años, pero su pene era inmenso me encanto a primera vista, después a cada instante volteaba a verlo y él me veía seductoramente dándose cada vez se daba más duro, se lo pelaba completo y veía su gran tamaño, tenía algo ya de semen al rededor del pene eso me puso la cuca muy aguada, atacada de nervios por lo que estaba viviendo, le comente a mi esposo que me iba a masturbar que no aguantaba, pero que lo quería masturbar a él también que estuviera pendiente y lo empecé a masturbar, siempre cada vez que podía viendo hacia atrás, luego baje mi cabeza y empecé a darle sexo oral, mamarle el guevo allí a mi marido fue fascinante, pero sinceramente también quería que fuera el hombre que estaba sentado detrás de nosotros, verdaderamente estaba muy excitada, como a los 5 min de mucho nervio mi pareja acabo y yo seguía masturbándome y volteé y le dije al hombre que estaba detrás que se pasara al asiento que estaba mi lado e inmediatamente ya había como 10 hombres detrás de nosotros, otros al final de la fila y unos en la parte delantera que volteaban a ver, el joven se sentó a mi lado y siguió masturbándose y mi pareja me dijo deja que yo te masturbo y me empezó a masturbar a mí y yo viendo al otro hombre a mi lado, que se daba tan rico en su guevo tan grueso y su energía, pero no aguante, me arme de valor y poco a poco lo empecé a tocar con mi mano derecha, primero fueron roces leves, pero cuando sentí esa cabeza tan dura tan rica y lubricada, lo tome completo y lo empecé a masturbar divino, sentía que la cuca me latía tanto ya era una piscina llena de flujo sentía como mi clítoris se ponía inmenso, quería ese guevo dentro de mí pero muy nerviosa y acelerada y empecé a darle más duro sentía que no tenía mucho tiempo que algo podía ocurrir y le dije a mi marido dale papi no pares méteme los dedos y yo masturbando al tipo, como a los 3 min ya sentía que tenía ganas de acabar su guevo temblaba en mi mano podía ver por el resplandor de la película su rostro, sus ojos se volteaban y cerraban solos de placer y apretaba sus manos contra el asiento, cuando de repente sentí ese rio de semen en mi mano y algunos salpicones en mi pantalón, deseaba mamarlo pero me dio miedo, en eso el tipo también intento tocarme, estaba llena de placer y muy pero muy excitada y cuando sentí sus manos en mis piernas y mi marido dándome dedo en la cuca ya mi cuerpo se estremecía estaba a punto de acabar y comencé a tener movimientos incontrolables y gemidos no muy fuertes para no llamar la atención, yo misma me tapaba la boca con la otra mano para no gritar y de repente llego ese impulso eléctrico paralizante desde mis rodillas pasando por todas mis piernas hasta mi llegar a mi cuca que temblaba con fuertes contracciones, como nunca antes las había sentido sobretodo porque estaba en público, quede como desmayada, cuando volteé a mi alrededor había cualquier cantidad de hombres limpiándose y algunos con lo guevos todavía llenos de leche mirándome, me tranquilice por unos minutos y me limpie las manos llenas de leche de aquel hombre con el pantalón que por cierto era un jean azul claro y se notaba mucho esa humedad, pero no tenía con que limpiarme, y le dije a mi marido que nos fuéramos y así lo hicimos, pero cuando iba subiendo por la sala tomada del brazo de él, veía a muchos hombres masturbándose siguiéndome con la mirada, me mostraban deliberadamente sus guevos paradísimos, uno saliendo casi al final con la camisa abierta y con el guevo entre las manos, me dijo tienes una cuca riquísima ese pantalón lleno de leche no lo laves para que vuelvas a regresar!, después que salimos ya eso como casi a las 7:00 pm, tenía una sensación de sentimientos encontrados quería irme por la hora pero también quería ver un rato más, pero pudo más la conciencia y empezamos a retíranos, mi marido se dio cuenta que había un hombre que disimuladamente nos perseguía hasta que nos paramos cerca de las esquina superior del cine y no le quedó otra sino que seguir era un hombre mayor cuando logre ver su cara, era como de tipo lascivo e inmediatamente muy cerca de nosotros en plena calle subiendo se agarró el guevo y nos hacía señas con la lengua de manera descarada y cruzo la calle pero no sin dejar de vernos, luego al llegar a la casa no había otro tema de conversación si no lo vivido en el cine porno, esa noche hice el amor con mi marido como nunca acabe muchísimas veces imagine al hombre que masturbe y todos los guevos que vi ese día, sus expresiones de deseo ese olor a sexo por todas partes, hasta pensé en el viejo pervertido que nos estaba persiguiendo, fue una experiencia inolvidable. Por ahora solo me queda el refugio de las pornos por internet y a mi imaginación en la búsqueda de otros escenario y otros lugares porque ya ese cine lo cerraron, he tenido otras experiencias muy excitantes pero en otro momento se las cuento, pero nada igual al Urdaneta.

  4. pobre pendejo… Una de dos, o es mentira, salio de tu mente y estas bien bien enfermo, o eres un hijo de PUTA que no vale NADA…. Cualquiera de las dos…. DAS ASCO CULERO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*