Mi amigo de Internet

Tom y yo nos conocimos en el internet gracias a esta página, el se puso en contacto conmigo, y después de algunas charlas vía mail, decidimos tener un encuentro muy peculiar.
Yo estaba realmente emocionada por lo que iba a pasar, y para ello me conseguí un atuendo digno de la ocasión y algunos artículos de belleza. La verdad es que yo era una principiante en el arte de trasformarme en mujer, pero estaba dispuesta a hacerlo lo mejor posible, así cargue todos los artículos en una maleta y me dirigía al hotel dónde sería nuestro encuentro. Una vez llegado al cuarto, la emoción me invadía, y tal como habíamos acordado, él no se encontraba en el lugar sino que me daría el espacio suficiente para transformarme.
Me dirigí a toda prisa al baño y ahí saque todo lo que tenía preparado. Primero de desnude completamente y vía al espejo mi cuerpo totalmente depilado, mi pene se endureció de la excitación. Luego saque una bombita que acababa de comprar la cual serviría para limpiarme completamente mi anito, pues, no quería que mi macho se ensuciara su verga; le puse un poco de agua tibia que tenía en un termo, e inclinándome sobre el lavabo, comencé a introducirla en mi ano, el agua recorriendo mi interior me excitó aún más y me imaginaba que era semen llenando mi colita. Después de llenarme y expulsar el líquido algunas veces, mí ano quedó bien limpiecito, estaba lista para volverme mujer. Saqué entones mi ropita para la ocasión, primero me puse un liguero negro  en la  cintura con pequeños moñitos blancos como adorno, las ligas bajaban por mi trasero y el frente de mis piernas, luego me subí las medias de malla con encaje que me llegaban a la mitad del muslo, me subí después una braguita blanca semitransparente de esas que le llaman culotes, la cuál tenía unos negros en la parte de adelante, y escondí cuidadosamente mi pene; luego me puse el sostén (rellenado) que era parte de mi disfraz, tenía la parte de los pechos color blanco decorado con encaje, y la parte de los hombros y espalda color negro, luego me puse mi faldita color negro con un delantal pequeño color blanco de adorno  que a penas me cubría las bragas, luego un pequeño complemento para la parte superior que dejaba ver totalmente mi sostén pero que tapaba perfectamente mi abdomen, subía por mis hombros y tenía un adorno blanco al rededor del cuello con un moño negro para rematar, luego me coloque mis zapatillas que eran abiertas de color negro y dejaban ver mis dedos y mis uñas. Por último me maquille y me peine y me coloque un a tiara blanca para complementar mi disfraz de sirvienta, me veía tan puta que casi me venia de la excitación.
En ese momento escuche que alguien entro al cuarto, y gritó con una voz muy fuerte, Mary ven rápido!, yo emocionada salí inmediatamente y me encontré a mi macho Tom que llevaba puesto un pantalón azul y un a camisa blanca. Me dijo, Que puta te ves hoy!, me ordeno que le sirviera una copa de un vino que acababa de traer, el se la tomó de un solo sorbo y me dijo que hoy sería su esclava, y que me trataría como la puta que soy; le contesté que yo era completamente suya y que hiciera de mi lo que quisiera por que para eso era su sirvienta y esclava. Para hacerme una prueba me dijo que me arrodillara y que le besara los zapatos, yo me resistí un poco y en ese momento me jaló el cabello y me arrojó al piso, completamente excitada le bese su zapato derecho, luego me dijo que quería que le limpiara sus zapatos con la lengua, y yo obediente les pase mi lengua hasta dejarlos brillantes, me ordenó que le quitara los zapatos y los calcetines y le diera un masaje en los pies con la boca, y yo obediente lo hice, en ese momento sentí que su mano me tocaba el culo y me sobaba de manera frenética, mientras el disfrutaba de mi lengua entre sus dedos. Al ver que le obedecería en todo, me pidió que me pusiera de pie y me sentara en sus piernas, yo gustosa obedecí su orden y sentí su fierro duro en mis nalgas, me dijo -muévete como la puta que eres- y yo me sobaba en aquel bulto mientras el me lamía la cara y el cuello, luego me metió sus dedos en la boca y me dijo que se los dejara bien ensalivados pues quería ver que tan apretada estaba, yo lo hice de inmediato, y poco a poco bajo su mano hasta mis nalgas, la metió debajo de mis bragas y me culeo con sus dedos, me pregunto si me gustaba y yo le decía que sí, luego saco sus dedos de mi ano y se los llevo a la boca para chuparlos, luego me los dio a mi para que los lubricara de nuevo. 
Después de un rato me dijo que me pusiera me arrodillara por que quería ver como se la mamaba, me pidió que dejara las manos atrás, y para asegurarse de que cumpliría su orden me las amarró con un pequeño lazo. Hincada frente a mi hombre, comencé a lamer su bulto enorme por encima del pantalón, lo hice tan aferradamente que le dejé toda una mancha de saliva, para entonces, él se desabrochó su pantalón y se bajo la ropa interior, y me mostró su miembro que estaba apenas a mitad de una erección completa; yo inmediatamente me volqué sobre aquel pedazo de carne que por lo menos medía 20 cm., pero el me detuvo la cabeza con fuerza y me aveno hacia atrás, sin poder meter mis manos para detenerme caía completamente de espaldas, en el piso me sentí totalmente indefensa, y él me puso su pie encima de la cara y me dijo: chupame perra!, yo sin mas opción le obedecí. Luego me tomó por el cabello y me llevó al baño, el abrió la regadera y me empujó, y quedé totalmente empapada, me dijo quiero que te acuestes, su esclava obviamente le obedeció, y el agua me mojaba la cara y casi no me dejaba respirar, el cerro la llave del agua y se paro sobre mi, me dijo, vas a saborear todo lo que yo te diga, y no termino de decirlo cuando comenzó a orinar en mi cara, yo sentía asco, pero la excitación era más fuerte. Me decía toma perra, saborea mi meada, abre la boca y trágatela toda. Yo en el piso no pude hacer otra cosa mas que obedecerle, abrí mi boca y sentía el chorro caliente llenando mi boca, yo no quería tragarlo, pero si no lo hacía el seguramente se molestaría y ya no me cogería como la puta que soy. Una vez que él terminó, me dijo que ahora si podía mamársela, que solo quería asegurarse de que en verdad era su esclava y que de ahora en adelante él se encargaría de complacerme como a toda una mujer.
Salimos del baño y me desató las manos, se quito toda la ropa y me dijo, chupamela, mi emoción fue tan grande que me trague todo su miembro de un solo bocado, le ensalivaba su cabeza y sus huevos y para mi era delicioso, luego le dije que quería que me cogiera por la boca, y el comenzó a ensartármela con una fuerza descomunal, yo casi vomito por tener ese tremendo pedazo de carne, pero resistía gracias al placer que me daba poder saborear su miembro y sus jugos. Antes de que él se viniera me dijo que me levantara, que era momento de cogerme como la perra que era. Me abrazó por la espalda y comenzó a tocarme toda, mis nalgas, mi penecito y de vez en cuando me pedía que le chupara los dedos para culearme con ellos.  Me quito mis braguitas y me pegaba su miembro a mi ano. Me puse en la cama en forma de perrito, y él me acariciaba el ano y mi pene, luego sin esperármelo, comenzó a chuparme los huevos y el ano con su deliciosa lengua, yo me estaba volviendo loca de placer, y le gritaba que por favor me cogiera, luego de chuparme la cola se acerco a mi cara y me dio un beso como jamás nadie me lo había dado, y me preguntó estas lista? yo casi gritando le dije que si. Me escupió en el trasero y poco a poco fue acercando su enorme verga, lo metió con cuidado, y a pesar de eso me dolía un poco por que su verga estaba enorme. Después de que mi ano se adaptara a su miembro, comenzó a ensartármela cada vez más fuerte, y yo le decía que gracias por cogerme tan rico, que yo era su perra, y que me encantaba tener su pija dentro de mi. Yo me masturbaba para complementar el placer, y mientras más lo hacía el más fuerte me penetraba, luego comenzó a nalguearme, y yo le decía que me diera más duro, hasta dejarme las nalgas todas rojas, pues yo ya no sentía dolor sino puro placer, me jaló el cabello y me dijo que me cambiara de posición, y que ahora el se acostaría y yo me sentaría en su miembro, yo le obedecí rápidamente, y en ese momento me quitó a la falda. Comencé a hacer sentadillas frenéticamente pues quería sentir bien adentro su pene, mi ano estaba totalmente dilatado, e incluso él me pido que me detuviera para poder meterme su mano en mi agujero, el sabe perfectamente dónde esta el punto g de los hombres y me acaricio hasta que yo me retorcía de placer. Luego me dijo quiero venirme en tu cola, me volvía a sentar en su miembro y me ensarto de tal forma que en unos 5 minutos ya se estaba viniendo dentro de mi, yo le dije que quería saborear su miembro, y el me pasó su pija para que se la chupara, luego con mis manos tome un poco de semen que me salía del culo y me lo llevé a la boca para no perder mi una sola gota. 
Después me  dijo que era mi turno de metérsela, y yo de inmediato le obedecí, le metí mi pene lo más adentro que pude y lo penetre y masturbe hasta que los dos nos venimos. Después de haberme corrido, decidí pagarle el favor de haberme cogido, metí mi lengua en su ano para succionarle toda mi leche, una vez que terminé le volví a limpiar su pene y sus huevos.
Yo estaba totalmente satisfecha y exhausta, así que decidimos descansar, y yo me dormí entre sus piernas para poder oler su miembro y dormir tranquila. 
Cuando desperté, estaba amarrada a la cama con un antifaz negro en la cara, asustada pregunte por Tom y el me contestó, a.C. estoy, te traje a un amigo para que juguemos un rato, en eso pude ver a dos hombres vestidos de negro frente a mi, uno era Tom y el otro no lo sabía.
Terminaré mi historia en otra ocasión,

PD este relato esta dedicado para TOM     

Comentarios a mbaez123@gmail.com, mi nombre es Mario

5 comentarios en “Mi amigo de Internet

  1. wuauuu mmmm jeje tambien me gustaria una de esos sueños con alguien como tu solo que un pokito menos sucio como lo del comienso ..suerte amigx bye 😉

  2. me gustaria vestirme de mujer alguna vez y ssentir una gran verga en mi culito virgen y q me tiren la leche en la boca y tragarmela toda quisiera tener un encuentro con algien y q me coja bien duro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*