Archivo por meses: octubre 2007

Desnuda y Manoseada en la Clase de Inglés 2

(EL JUEGO DE LOS SUPERHÉROES)
Era jueves. Y cómo todos los jueves, July tenía clase de inglés.
Julieta había llevado lo que la profesora le había pedido la clase anterior en una mochila. Los chicos, Carlos y Maxi también. Después de lo agitada que había sido la clase anterior, estos dos estaban impacientes por ver que había preparado la profesora para hoy. Julieta incluso, se había teñido de rubia para esta clase, también por pedido de la profesora. Para que todo fuera más “realista”.
Julieta llegó al instituto a la hora habitual, las 18 hs.. Los chicos, Carlos y Maxi, e incluso la profesora ya estaban allí. Tenían que cambiarse y realizar los preparativos para dar comienzo a la clase.

El baño del instituto estaba ocupado y tanto Julieta como los chicos, necesitaban un lugar para cambiarse. El instituto tenía 3 aulas de clase, 1 baño, 1 recepción/secretaría, 1 cocina y el despacho del director. En ese momento, lo único que estaba libre era una de las aulas. Primero pasaron los chicos, para hacer más rápido. Se cambiaron rápidamente y salieron, uno vestido de el malvado Guasón (The Joker) y el otro vestido de Lex Luthor. Ambos conocidos personajes villanos de DC Cómics.

Para aquellos, que no han leído el relato anterior, les recuerdo la descripción de Julieta, en sus propias palabras: “Antes que nada, voy a describirme para que puedan imaginarme. Tengo 16 años, el pelo largo (…), tengo ojos celestes, soy muy voluptuosa, siendo mis medidas 100-60-90, tengo muy buen culo y mediré 1,70 mts. Soy muy muy linda. No es que yo lo diga, todos me lo dicen. Mis familiares, mis compañeros de colegio, mis profesores, etc.”.

 

Una vez que salieron cambiados entró Julieta al aula para cambiarse. Ni bien empezó a sacar sus cosas de su mochila, la profesora, Andrea, dijo a sus dos alumnos: “Chicos, vengan no se van a querer perder esto”. Así la profesora, Adriana, corrió levemente la cortina, sin que Julieta se diera cuenta, para que pudieran espiarla. Y lo que veían allí dentro, era algo muy lindo:

Primero Julieta, sacó toda la ropa que iba a ponerse de la mochila y la esparció en el escritorio que había en ese aula. Luego comenzó a desvestirse, muy lentamente. Primero se sacó el fino sweater de color violeta clarito que traía puesto. Luego, antes de sacarse la ajustada remera blanca que traía puesta se sacó la pollerita negra tableada dejando enmudecidos a Carlos y a Maxi. Que si bien ya habían visto y tocado y hecho algunas cosas más a ese culo, Era tan perfecto, tan paradito, que su belleza los impacto nuevamente. La profesora, siempre con su actitud relajada, miraba desde un poco más atrás pareciendo disfrutar de la situación. Luego July se sacó las medias, las zapatillas y por último la remera, quedando en ropa interior. Traía puesta ropa interior color celeste clarito, pero esta no era adecuada para el disfraz. Con lo cual acto seguido, dejándose el sostén puesto, tomó la bombachita por los elásticos de los costados, y se la quitó lentamente. Casi como si intuyera, que la estaban mirando, aunque no lo sabía. Carlos y Maxi pensaban hasta ese momento, que el jueves anterior había sido el mejor día de sus vidas, pero no sabían la clase que la profesora les tenía preparada.
El corpiño no se lo sacaba, ya que el disfraz no lo requería. Y así comenzó a vestirse. Primero se puso la tanguita roja. Luego las botas, luego la parte azul que cubría el torso, pero la misma era tan ajustada que el corpiño le incomodaba. Con lo cuál se sacó la “remera” azul y acto seguido se quitó el sostén dejando sus hermosos pechos al aire. Luego de esto, se volvió a poner la parte superior del disfraz. Continuó con la sexy y cortísima pollerita roja y por último se colocó la capa. Ya estaba lista y salió del aula. Con ustedes:
Es un pájaro, es un avión, ¡NO!!!
¡Es Superchica!!! Estaba realmente preciosa. Más linda aún que la clase anterior, con su hermoso cabello, ahora rubio. 
Julieta estaba disfrazada de Superchica tal y como le había pedido la profesora. Todo el disfraz le quedaba muy, pero muy bien. Pero algo resaltaba en ese look: la pollerita roja, con caída triangular, en combinación con la tanguita roja que tenía debajo, eran super-sexys. También tenía puestas unas botas rojas altas, la capa correspondiente, pero cortita, de manera que no le tapaba la cola y en el torso, una remera azul con la S correspondiente en el medio, pero no por eso sin el escote que su hermosa delantera se merece.
Adriana: “Chicos, bueno vamos al aula, que ya es la hora de comenzar la clase”. Los chicos siguieron a la profesora hasta el aula e ingresaron en ella. Los chicos, todos, se sorprendieron al ver que el aula no estaba dispuesta según lo habitual, sino que en lugar de los bancos y las sillas, había en el centro del aula una gran colchoneta y nada más.
La profe comenzó a explicar detenidamente las reglas del juego. El juego era para aprender a contestar rápido en inglés, en distintas situaciones, mientras uno tiene la mente ocupada en otras cosas. Diálogos que en este relato, a diferencia del anterior, no voy a detallar.
“Vos July, ganás si los haces eyacular a ellos con tus manos, ni con tu vagina, tu boca, o tu ano. Y ustedes chicos por el contrario, ganan si acaban en la boca, vagina o el ano de July. También ganan si la hacen acabar a ella de cualquier forma”. Mientras van jugando deben hablar como lo hacen los superhéroes, pero en inglés y siempre respondiendo rápido”.
Al principio del juego, los tres se miraron y no entendían bien como jugar ese juego. July se dio cuenta que tenía casi todas las de perder y que era muy difícil que pudiera ganar. Encima eran dos contra una y eran lógicamente por ser varones mucho más fuertes que ella. Los chicos, estuvieron más rápidos y enseguida empezaron a pensar “estrategias” para ganar el juego. 
Primero estuvieron un rato largo “luchando” despacio, teniendo en cuenta que July es una chica, tipo Catch (Lucha Libre) y haciendo algunas piruetas y acrobacias en la colchoneta. Pero sin dejar de aprovechar los chicos, para manosear a July cada vez que tenían la oportunidad. Trataban de meterle la mano por debajo de la pollera y tocarle el culo, o bien su vaginita. Y en varias oportunidades lo consiguieron. Cuando ya se aburrieron solo de toquetear se dispusieron a “ganar el juego”. A ir por su presa. Después de todo ellos estaban personificando villanos y como tales deberían hacer lo que fuera para ganar.
Aún estaban todos, totalmente vestidos. Maxi que era quién más fuerza de los dos tenía, tomó con su mano izquierda de un costado la falda roja de Julieta y pegó un tirón tan fuerte que se la arrancó al primer intento. Nuevamente aparecía ante la vista de todos la hermosa y paradita colita de July. Esto sonrojo un poco a July, pero sabía que no debía distraerse si quería ganar el juego. July estaba en tanguita, pero no había perdido aún. Todavía sus orificios estaban al cubierto. Aunque por una fina capa de tela, pero mientras lo estuvieran no podrían hacerla acabar, ni acabarle en el ano o en la vagina.

Lo siguiente que intentaron Carlos y Maxi fue tirarla al piso. Una vez caída a la colchoneta de espalda, Carlos no perdió tiempo junto a Maxi en arrancarle la remera azul de lycra que le cubría el torso. Sus senos quedaron al desnudo. Ya ahora July estaba casi desnuda. En tanguita y tetas, pero conservaba con elegancia, las botas rojas y la capa de superheroína.
Nuestra heroína no se rendía y con todas las ropas rasgadas se paró y continuó luchando. Ahora ya estaba “vestida” con sus botas rojas, su tanga roja, sin corpiño y conservaba también la capa roja. De otro tirón, Maxi le arrancó la capa roja y la arrojó a un costado. Ya casi era pan comido. La volvieron a tomar entre los dos. La sujetaron bien fuerte y la pusieron de espaldas a la colchoneta. Maxi la sostenía bien fuerte mientras Carlos le quitaba la tanguita roja. Una vez que se la sacó, Carlos le puso la tanguita roja en la boca y July tuvo que saborear sus propios flujos. Con esto lograron que no hablara y que no los desconcentrara. Maxi que tenía una fascinación con las tetas de Julieta no desperdició la oportunidad para tocarlas todo el tiempo que quiso, mientras que Carlos sacó su miembro fuera del pantalón y comenzó a penetrar a July por la vagina. July estaba boca abajo, pero luego Carlos, mientras la seguía penetrando, la puso de costado y le hizo una seña a Maxi como para que se pusiera detrás de ella. Maxi obedeció y se dio cuenta que le idea de Carlos era que penetrara a la Srta. Julieta por el ano. Maxi así lo hizo. Entonces Julieta estaba recostada sobre la colchoneta, de costado y recibiendo un pija por su vagina y otra por su culito.
Los chicos ya casi habían ganado el juego, la tenían sometida a su antojo. July hizo un valiente intento en un juego desigual, con unas reglas no del todo claras. Sin embargo, el hecho de perder no significa que la estuviera pasando mal, dejo a la imaginación del lector este punto. 
Las ganas, la fuerza que tenían los chicos, eran bestiales. Maxi por detrás, por la colita y Carlos por delante, por la conchita no paraban de darle bombeo. Empujaban y empujaban. Muy muy fuerte. Tenían ganas y potencia. La tenían inmovilizada. La penetraban y la tocaban. Le acariciaban el cuerpo, la cara, las piernas y desde ya que los pechos.

Por su corta edad, enseguida estuvieron a punto de eyacular. Y enseguida lo hicieron. Descargaron sin cuidado todos sus fluidos dentro de July. Y los fluidos que el cuerpo de July no recibió, los untaron con sus penes en su cara. Al tiempo que la tomaban de la cara y le decían: “Te gusta la lechita, puta”. Habían ganado el juego. Habían eyaculado dentro de Victoria. Aunque tal vez la cosa no termináse allí.
La Profesora miraba y a su modo, disfrutaba la situación. Esta vez el Director no estaba, en el instituto y el dominio de la situación era todo de ella. Una vez que los muchachos eyacularon, debía darles un tiempo de descanso para la recuperación, pero a la vez evitar que la fiesta sexual se terminara. De una forma u otra, July se había transformado en la “Perrita Sexual” de ellos tres y debían mantenerla así. Y la Profesora a la que le encantaba mirar, se excitaba mirando, esta vez decidió participar a diferencia de la clase anterior. Mientras los muchachos se sentaron a un costado de la colchoneta a descansar, ella llamó a July y la hizo ir desnuda hacia dónde estaba ella. 
Adriana: -“Ponéte la bombacha nuevamente le ordenó”. Y July así lo hizo, le hubiera gustado ponerse más ropa, pero enseguida Adriana le ordenó otra cosa y no le dio tiempo. Estaba ahora, en tanguita minúscula y roja.

Adriana: -“Sabes te has portado bastante mal a lo largo de todo este año, así que mereces un castigo”.

July: -“Creo que no, creo que me portado bien y me he destacado en mis estudios”.

Adriana: -“Silencio” bramó de manera terminante. “Venga para acá”.

Y July fue.

Adriana: -“Julieta, siéntese acá!”.

E hizo sentarse a July en su falda, como a los niños cuando los van a reprender con unas palmadas en la cola. July se sentó en la falda de la profesora dejando su cola bien expuesta y a merced tanto de la Profe como de los otros dos alumnos, que por ahora, estaban descansando y solo miraban. 
Adriana comenzó a darle unas fuertes y dolorosas cachetadas en la cola. Una, dos, tres, fueron varias, tantas que todos en la sala perdieron la cuenta. La colita de July pasó de su color blanco y rozagante habitual a un rojo. July soportó el castigo con hidalguía, como una niña mala que sabe que se ha portado mal y que es justo el castigo que está recibiendo. La sádica profesora disfrutaba esta situación. Se tomaba su tiempo y hacía una pausa entre cada cachetada que pegaba a July en las nalgas. En un momento, le corrió la tira de la tanga del culo, dejando su orificio anal al descubierto, le metió primero dos dedos y luego tres y dijo: -“Que putita que sos! Tan joven y ya te entran con tanta facilidad cosas en el culo”. Julieta se sentía un poco humillada en esta situación. La Profesora continuó dándole algunas palmadas fuertes en el culo que terminaron de enrojecerlo. “¿Te vas a portar bien” le preguntaba a July, que era en realidad una buena alumna.

Julieta: -“Sí, profesora. Se lo prometo”.
Inesperadamante a Maxi lo llamaron a su celular y por motivos personales que no vienen al caso, debió retirarse antes de la clase. Quedaron la Profesora, July y Carlos. La Profe a la que le encantaba mirar, quería ver una última escena y aprovechando las colchonetas les dijo a July y a Carlos que hicieran un 69 para ella. Carlos se puso de espaldas a la colchoneta y July enseguida ocupó su lugar encima de Carlos. Carlos miró su culito y lo disfrutó. Lo tenía al lado de su cara, lo acarició, lo palmeó y luego después de un instante de contemplación comenzó a saborear la deliciosa vagina de Julieta. Julieta también hizo algo parecido, primero toqueteó los testículos de Carlos, jugó un poco con ellos, lo masturbó un poco, para erectarle el pene, y al poco tiempo se lo metió en la boca.

Ambos sincronizaban muy bien, y July comenzó a excitarse muchísimo. Empezó a gemir como toda una putita. Los gritos eran altos, tanto que se escuchaban de las casas vecinas. Carlos también la tomaba del pelo, y le acariciaba el culo, July se entretenía con el pene de Carlos. Lo chupaba como si fuera un helado. El culo de July permanecía algo coloradito, pero Carlos también le daba algunas nalgadas y lo lamía de vez en cuando. Le metía dedos y volvía con su lengua a la vagina de Julieta. Esto, el oral vaginal, la calentaba muchísimo. La hacía explotar de placer con cualquiera y en cualquier situación. Como recompensa, se la chupaba bien a Carlos. Se metía su pija bastante hasta el fondo y la chupaba con cariño. Era un intercambio recíproco de placer. Un intercambio que convenía a ambos. A ello que obtenían placer físico-sexual y a la Profesora que obtenía placer visual-sexual.
Cuando Carlos acabó, July ya había acabado unas dos veces de lo caliente y mojada que estaba. La leche se le vino a la cara de July ya que salió disparada con mucha fuerza, producto de la excitación que tenía Carlos, producto de la excelente mamada que le había proporcionado Julieta y que de a poco se iba convirtiendo en toda una experta, en esto de dar placer oral.
Ahí ya se hizo la hora, y la Profesora dio por finalizada la clase, pero ya estaba pensando que harían de divertido en la clase siguiente.
Soy Julieta y si quieren conocerme o hacerme algún comentario:

julieta_s24@hotmail.com

MY FIRST blonde

bueno hola amigos en esta oprotunidad les voy a relatar una experiencia inolvidable q he pasado en mis epoca de estudiante en la universidad.

 

Mi nombre es cesar, mido 1:64 mts. y soy de tes trigueña, robusto ojso cafes y pelo negro.

 

El chico con quien realize esta asaña se llama frank mide 1:70 mts, tes blanca, ojos azules como el cielo cabello rubio como el oro y una verga de 21 cm q me impacto.

 

bueno todo comienza al iniciar el IV ciclo de la universidad en la primera clase con el ingreso de frank al aula de clases y no pude dejar d miaralo desde el primer insatante q lo vi  me llamo la atencion la cariat de niño q tenia apesar de q ya esta por los 20 años.

 

como se supone al inicio no entabalmos una realcion d ningun tipo ^como se dice se ti vi no te recuerdo ^ esa era nuestra realcion pero todo cambio un 12 de setiembre, cuando por hazar del destino nos toco hacer un trabajo juntos hicinos el trabajo en su casa sin ningun otro acontecimiento q deba mencionar pero ese fue el momento q nos convirtio en los mejores amigos y despues en algo mas.

 

paso el tiempo pero no encontraba la oprotunidad de entrarle del modo q yo queria pero un dia q nos volvio a tocar hacer un trabajo juntos paso lo q mas yo queria q nuestros cuerpos se unan en uno solo.

 

eso paso de la siguiente manera una tarde primavera  acordamos q hariamos el trabajo en su casa asi q yo fui puntual a la cita para culminar el trabajo cuando salio abrir la puerta traia solo puesta un bibiri y un boxer q hacia notar el gran bulto q tenia no pude concentrarme muy bien para culminar el trabajo por lo q habia vistopero de todos modos  lo terminamos rapido y no tuvimos mas q hacer y yo q no podia quitar la mirada de su bulto(penasaba q el no se habia dado cuenta pero cuan fue mi sorpresa ) asi q me propuso q jugaramos un el juego de videos q tenia , asi q acepte la invitacion, sin quitar la mirada d ese bulto q me probocaba teber en mi boca, pero trate de concentrarme en el juego que era aburrido asi q le propuse q vieramos una pelicula y q si ni tenia una peli para ver, el me dijo q tenia una buena y se fue a su recamara para traerla pero caundo regreso ya no tenia el bibiri puesto solo traia el boxer y pero me advirtio q era xxx y bueno yo en un principio me imagine q era una hetero pero cual fue ni sorpresa cuando puse la cinta al ver una gran verga como primera escena y luego dos hombres fornidos chupandose las vergas entre si eso me puso al 100 y para ese momento frank se habia sentado a mi costado tan cerca q moriria si probaba su verga asi q voltie a verlo y el con una mirada asintio y me dijo q esperas y se saco el boxer dando paso una serpiente q salia y se tornaba tan dura como una roca y despues con una mano llevo mi cara cerca a su pene y por fin dios mio tengo esa gran verga para mi solo asi q empece a succionarlo con gran ahinco y desesperacion q hacia gemir a frank tan fuerte  q crei q los vecios nos oyerian.

 

despues de sstar un rato chupandole la verga se vino en mi boca y pude probar por primera ves la leche blanquesina de frank luego el mi dijo q era su turno de hacerme gozar y me desvistio tan rapido como pudo y ahora la cosa estaba pareja los dos desnudos y el empeso abesar todo mi cuerpo hasta llegar  a nçmi verga q estaba a punto  de rebentar y me dio una gran chupada y me llevo al cielo despues de disfrutar mi semen fuismos al cuarto de frank donde me recosto sobre su cama y levanto mis pieernas y empezo a succionar mi delicado ano q aun no habia probado verg alguna y seria la de frank la primera en entrar por alli y el se dio cuenta de eso y me digo q tenia el ano cerradito y justo como le gsutaba a el q le apretara la verga despues de dilatar mi ano comenso la pentracion q al incio fue doloroso por el mismo tamaño de la verga de frank y por ser mi primera vez pero frank se comporto comprensivamente y lo introdujo despacio para q mi ano se acostumbrara a la verga despues d un momento le dije q se moviera y q comensara a bombear y asi lo hizo aunq aun dolia el dolor se convertia en placer y el seguia y seguia como uan maquina cambiando d lugar y poses hasta q le dije q se viniera dentro mio para sentir su esperma y asi lo hizo.

 

 y despues d eso me quede a dormir en casa de frank y pasamos toda la noche tenio sexoen toda la cas en el cuarto de sus padres en la sala la cocina la ducha y esa noche los dos aprendimos y descubrismo el sexo con muestros cuerpos y la pasmos de las mil maravillas.

al dia siguiente despues de lo q paso me entere q sus padres habian salido de viaje por una semana y `por eso el se animo hacer eso en ese momento y tambien me entere q yo le gustaba desde el dia q me vio y eso fue una gran alegria para mi ahora somos novios pero en secreto para los demas porq aun ni el y mucho menos yo hemos salido del closet.

 

gracias por leer mi historia espero q les haya agradado si desean contactarse conmigo ki msn es loco_amor88@yahoo.es  

 

bye y hasta la proxima. 

Mi amigo de Internet

Tom y yo nos conocimos en el internet gracias a esta página, el se puso en contacto conmigo, y después de algunas charlas vía mail, decidimos tener un encuentro muy peculiar.
Yo estaba realmente emocionada por lo que iba a pasar, y para ello me conseguí un atuendo digno de la ocasión y algunos artículos de belleza. La verdad es que yo era una principiante en el arte de trasformarme en mujer, pero estaba dispuesta a hacerlo lo mejor posible, así cargue todos los artículos en una maleta y me dirigía al hotel dónde sería nuestro encuentro. Una vez llegado al cuarto, la emoción me invadía, y tal como habíamos acordado, él no se encontraba en el lugar sino que me daría el espacio suficiente para transformarme.
Me dirigí a toda prisa al baño y ahí saque todo lo que tenía preparado. Primero de desnude completamente y vía al espejo mi cuerpo totalmente depilado, mi pene se endureció de la excitación. Luego saque una bombita que acababa de comprar la cual serviría para limpiarme completamente mi anito, pues, no quería que mi macho se ensuciara su verga; le puse un poco de agua tibia que tenía en un termo, e inclinándome sobre el lavabo, comencé a introducirla en mi ano, el agua recorriendo mi interior me excitó aún más y me imaginaba que era semen llenando mi colita. Después de llenarme y expulsar el líquido algunas veces, mí ano quedó bien limpiecito, estaba lista para volverme mujer. Saqué entones mi ropita para la ocasión, primero me puse un liguero negro  en la  cintura con pequeños moñitos blancos como adorno, las ligas bajaban por mi trasero y el frente de mis piernas, luego me subí las medias de malla con encaje que me llegaban a la mitad del muslo, me subí después una braguita blanca semitransparente de esas que le llaman culotes, la cuál tenía unos negros en la parte de adelante, y escondí cuidadosamente mi pene; luego me puse el sostén (rellenado) que era parte de mi disfraz, tenía la parte de los pechos color blanco decorado con encaje, y la parte de los hombros y espalda color negro, luego me puse mi faldita color negro con un delantal pequeño color blanco de adorno  que a penas me cubría las bragas, luego un pequeño complemento para la parte superior que dejaba ver totalmente mi sostén pero que tapaba perfectamente mi abdomen, subía por mis hombros y tenía un adorno blanco al rededor del cuello con un moño negro para rematar, luego me coloque mis zapatillas que eran abiertas de color negro y dejaban ver mis dedos y mis uñas. Por último me maquille y me peine y me coloque un a tiara blanca para complementar mi disfraz de sirvienta, me veía tan puta que casi me venia de la excitación.
En ese momento escuche que alguien entro al cuarto, y gritó con una voz muy fuerte, Mary ven rápido!, yo emocionada salí inmediatamente y me encontré a mi macho Tom que llevaba puesto un pantalón azul y un a camisa blanca. Me dijo, Que puta te ves hoy!, me ordeno que le sirviera una copa de un vino que acababa de traer, el se la tomó de un solo sorbo y me dijo que hoy sería su esclava, y que me trataría como la puta que soy; le contesté que yo era completamente suya y que hiciera de mi lo que quisiera por que para eso era su sirvienta y esclava. Para hacerme una prueba me dijo que me arrodillara y que le besara los zapatos, yo me resistí un poco y en ese momento me jaló el cabello y me arrojó al piso, completamente excitada le bese su zapato derecho, luego me dijo que quería que le limpiara sus zapatos con la lengua, y yo obediente les pase mi lengua hasta dejarlos brillantes, me ordenó que le quitara los zapatos y los calcetines y le diera un masaje en los pies con la boca, y yo obediente lo hice, en ese momento sentí que su mano me tocaba el culo y me sobaba de manera frenética, mientras el disfrutaba de mi lengua entre sus dedos. Al ver que le obedecería en todo, me pidió que me pusiera de pie y me sentara en sus piernas, yo gustosa obedecí su orden y sentí su fierro duro en mis nalgas, me dijo -muévete como la puta que eres- y yo me sobaba en aquel bulto mientras el me lamía la cara y el cuello, luego me metió sus dedos en la boca y me dijo que se los dejara bien ensalivados pues quería ver que tan apretada estaba, yo lo hice de inmediato, y poco a poco bajo su mano hasta mis nalgas, la metió debajo de mis bragas y me culeo con sus dedos, me pregunto si me gustaba y yo le decía que sí, luego saco sus dedos de mi ano y se los llevo a la boca para chuparlos, luego me los dio a mi para que los lubricara de nuevo. 
Después de un rato me dijo que me pusiera me arrodillara por que quería ver como se la mamaba, me pidió que dejara las manos atrás, y para asegurarse de que cumpliría su orden me las amarró con un pequeño lazo. Hincada frente a mi hombre, comencé a lamer su bulto enorme por encima del pantalón, lo hice tan aferradamente que le dejé toda una mancha de saliva, para entonces, él se desabrochó su pantalón y se bajo la ropa interior, y me mostró su miembro que estaba apenas a mitad de una erección completa; yo inmediatamente me volqué sobre aquel pedazo de carne que por lo menos medía 20 cm., pero el me detuvo la cabeza con fuerza y me aveno hacia atrás, sin poder meter mis manos para detenerme caía completamente de espaldas, en el piso me sentí totalmente indefensa, y él me puso su pie encima de la cara y me dijo: chupame perra!, yo sin mas opción le obedecí. Luego me tomó por el cabello y me llevó al baño, el abrió la regadera y me empujó, y quedé totalmente empapada, me dijo quiero que te acuestes, su esclava obviamente le obedeció, y el agua me mojaba la cara y casi no me dejaba respirar, el cerro la llave del agua y se paro sobre mi, me dijo, vas a saborear todo lo que yo te diga, y no termino de decirlo cuando comenzó a orinar en mi cara, yo sentía asco, pero la excitación era más fuerte. Me decía toma perra, saborea mi meada, abre la boca y trágatela toda. Yo en el piso no pude hacer otra cosa mas que obedecerle, abrí mi boca y sentía el chorro caliente llenando mi boca, yo no quería tragarlo, pero si no lo hacía el seguramente se molestaría y ya no me cogería como la puta que soy. Una vez que él terminó, me dijo que ahora si podía mamársela, que solo quería asegurarse de que en verdad era su esclava y que de ahora en adelante él se encargaría de complacerme como a toda una mujer.
Salimos del baño y me desató las manos, se quito toda la ropa y me dijo, chupamela, mi emoción fue tan grande que me trague todo su miembro de un solo bocado, le ensalivaba su cabeza y sus huevos y para mi era delicioso, luego le dije que quería que me cogiera por la boca, y el comenzó a ensartármela con una fuerza descomunal, yo casi vomito por tener ese tremendo pedazo de carne, pero resistía gracias al placer que me daba poder saborear su miembro y sus jugos. Antes de que él se viniera me dijo que me levantara, que era momento de cogerme como la perra que era. Me abrazó por la espalda y comenzó a tocarme toda, mis nalgas, mi penecito y de vez en cuando me pedía que le chupara los dedos para culearme con ellos.  Me quito mis braguitas y me pegaba su miembro a mi ano. Me puse en la cama en forma de perrito, y él me acariciaba el ano y mi pene, luego sin esperármelo, comenzó a chuparme los huevos y el ano con su deliciosa lengua, yo me estaba volviendo loca de placer, y le gritaba que por favor me cogiera, luego de chuparme la cola se acerco a mi cara y me dio un beso como jamás nadie me lo había dado, y me preguntó estas lista? yo casi gritando le dije que si. Me escupió en el trasero y poco a poco fue acercando su enorme verga, lo metió con cuidado, y a pesar de eso me dolía un poco por que su verga estaba enorme. Después de que mi ano se adaptara a su miembro, comenzó a ensartármela cada vez más fuerte, y yo le decía que gracias por cogerme tan rico, que yo era su perra, y que me encantaba tener su pija dentro de mi. Yo me masturbaba para complementar el placer, y mientras más lo hacía el más fuerte me penetraba, luego comenzó a nalguearme, y yo le decía que me diera más duro, hasta dejarme las nalgas todas rojas, pues yo ya no sentía dolor sino puro placer, me jaló el cabello y me dijo que me cambiara de posición, y que ahora el se acostaría y yo me sentaría en su miembro, yo le obedecí rápidamente, y en ese momento me quitó a la falda. Comencé a hacer sentadillas frenéticamente pues quería sentir bien adentro su pene, mi ano estaba totalmente dilatado, e incluso él me pido que me detuviera para poder meterme su mano en mi agujero, el sabe perfectamente dónde esta el punto g de los hombres y me acaricio hasta que yo me retorcía de placer. Luego me dijo quiero venirme en tu cola, me volvía a sentar en su miembro y me ensarto de tal forma que en unos 5 minutos ya se estaba viniendo dentro de mi, yo le dije que quería saborear su miembro, y el me pasó su pija para que se la chupara, luego con mis manos tome un poco de semen que me salía del culo y me lo llevé a la boca para no perder mi una sola gota. 
Después me  dijo que era mi turno de metérsela, y yo de inmediato le obedecí, le metí mi pene lo más adentro que pude y lo penetre y masturbe hasta que los dos nos venimos. Después de haberme corrido, decidí pagarle el favor de haberme cogido, metí mi lengua en su ano para succionarle toda mi leche, una vez que terminé le volví a limpiar su pene y sus huevos.
Yo estaba totalmente satisfecha y exhausta, así que decidimos descansar, y yo me dormí entre sus piernas para poder oler su miembro y dormir tranquila. 
Cuando desperté, estaba amarrada a la cama con un antifaz negro en la cara, asustada pregunte por Tom y el me contestó, a.C. estoy, te traje a un amigo para que juguemos un rato, en eso pude ver a dos hombres vestidos de negro frente a mi, uno era Tom y el otro no lo sabía.
Terminaré mi historia en otra ocasión,

PD este relato esta dedicado para TOM     

Comentarios a mbaez123@gmail.com, mi nombre es Mario

Lucy la almacenera y yo

Hace años que conozco a Lucy. Ella es dueña de una despensa que queda a pocas cuadras de mi casa en Buenos Aires. Lucy tiene unos 55 años, bien llevados por cierto, con un hermoso par de buenas tetas y un culito que  hace tiempo es mi obsesión…

Siempre nos miramos de manera especial con Lucy. Ella esta casada, y yo también, pero ambos nos teníamos muchísimas ganas. Yo no podía decirle mucho, pues notaba que su marido sospechaba de todo hombre que se le acercara a su hembra, y lo bien que hacía este buen señor, pues Lucy estaba realmente para cogerla sin parar…De modo que este buen hombre, tenía a Lucy “marcada hombre a hombre” como se dice en términos futboleros, sin perderle pisada y controlándola en cada uno de sus movimientos.

Era casi imposible intentar algo con ella , ya que para colmo su “maridito carcelero” estaba desempleado desde hacia años y vivían de una pensión. Pero había algo más que celos, e indagando un poco supe de algunas infidelidades por ambas partes en sus años juveniles y de un problema de próstata de él, que impedía una buena vida sexual, y el hecho de no poder satisfacer a su hembra, mas el terror de que se marchara con otro, explicaban su implacable vigilancia y recelo por su esposa.

Algo habia entre nosotros. Algo que había logrado franquear su férrea custodia, ya sean miradas, palabritas cargadas de doble sentido, roces de manos al intercambiar dinero…

Pequeñas muestras, indicios apenas de una calentura que cual volcán en silenciosa eclosión, crecía escondido en los abismos de nuestros deseos mas ardientes…

Ambos buscábamos la oportunidad para realizar nuestras fantasías, pero nos movíamos con sigilo, sin levantar sospechas de nadie, como panteras en celo que se acechan en las sombras de la selva negra, Lucy y yo estábamos conectados, pero debíamos esperar…

Pasamos años deseándonos en secreto.

Yo solía cogerme a mi esposa imaginando el culito de Lucy. Quería lamérselo, abrírselo con mi lengua, enterrar en ese monumental orto mi pija bien dura y llenárselo de tibia leche. Cada vez que pasaba por el frente de su despensa o la veía barrer su vereda la saludaba cortésmente, pero por dentro la desnudaba y le hacia todo aquello que soñaba hacerle alguna vez. Su boquita también me enloquecía… Mis pensamientos se hacían la película con esos labios a los que casi podía ver tragarse mi verga con desesperación y mamarla como una fiera, como una descontrolada hembra sedienta del mas caliente placer tanto tiempo negado…

Mas tarde supe que pensamientos parecidos a los míos revolotearon su cabecita por muchooooo tiempo… deseos de semen y de maratones de sexo conmigo.

Que pérdida de tiempo…! Tantos años queriendo los 2 lo mismo…

A veces me consuelo diciéndome que el quererla tanto y desearla por tantos dias fue lo que hizo del sexo con ella, el mejor sexo que he tenido.

Oh, si! Ella me hizo, me hace, y me hará el hombre mas feliz del mundo cogiendo a una mina.

Un día mientras me vendía algunos comestibles, sabedor de que su marido no estaba, pues le había visto salir momentos antes, inicié el ataque final.

Comencé diciéndole  que estaba guapa, a lo que me respondió que yo también tenía lo mío y que era codiciado por mas de una mujer en el barrio. Me reí y me animé a preguntarle:

-Y por vos no Lucy?

Ella se sonrojo apenas y mirando pícara me soltó:

-Más vale que sí. Estás muy bueno…

Casi no podía respirar de calentura y nervios. Tengo 34 años y esa hembra era un sueño largamente anhelado por mi verga. Casi tartamudeando le contesté:

-Podríamos hablar de ello en otro lugar no te parece? Digo…si quieres

Ella aún con esa sonrisa sexy en los labios me dijo:

-Claro que quiero. Toma mi celular…- y anotó el número en un papelito.

-Llámame de tarde y arreglamos…si no te respondo es porque esta  Juan conmigo si?

-Ok  Lucy. Me muero de ganas de charlar contigo.- Le susurré.

-Y yo con vos…¡Chau! – se despidió nerviosa pues venía su hijo entrando desde la calle.

Esa misma tarde la llamé y arreglamos vernos a la mañana siguiente, a unas cuadras de allí.

Esa noche no dormí. Tenía la pija endurecida y no se me bajaba, pero no quise culiarme a mi mujer, para reservar todo el semen para mi encuentro con Lucy.

Me costó calmarme, pero al final, cerca de las 2; 30 de la madrugada, me dormí.
Me desperté con el despertador clavado a las 8:00 am. Me dí una rápida ducha y salí a las apuradas.

Al llegar a una cuadra de la dirección ví a mi hembra esperándome.

Se había producido para la especial ocasión, un vestido no muy corto, pero bien pegado al cuerpo, una blusa escotada, labios rojos y zapatos de taco…Mmmmmm….de sólo verla así para mí, mi aparato se puso al palo con semejante espectáculo.

_Hola Lucy. Tomemos un remís. Tengo un lugar que quiero mostrarte.- dije al tiempo que la besaba en la mejilla pero orillándole los labios.

En el viaje casi no hablamos.

Llegamos a un hotel y le pedi al chofer que entrara al estacionamiento y nos bajara allí, para no correr riesgos de ser vistos.

Asi lo hicimos y  nos registramos en la suite 23, del segundo piso.

Mientras subíamos en el ascensor abracé y besé a mi Lucy con pasión. Nuestras hambrientas lenguas se encontraron afiebradas en una caliente batalla. Mis manos bailaban por su cuerpo, yendo de sus nalgas a sus pechos y viceversa, mientras ella palpaba mi “paquete”.

Entramos a la suite y continuamos besándonos y manoseándonos como desesperados.

Desvestirnos fue cosa de pocos instantes, primero quité su blusa, luego su vestido y la dejé en corpiño y tanguita, ella me quitó la camisa y el pantalón dejándome en bóxers.

Le arranqué el corpiño y comencé a chupar esos pezones duros y erectos mientras mis manos rebalsaban de tetas.

Ella jadeaba despacio al principio, pero rápidamente fue aumentando la intensidad de su goce.

Me sacó la pija dura del bóxer y la comenzó a menear. Mientras tanto mis dedos ya investigaban la humedad de su vagina con suaves movimientos sobre su clítoris, lo cual la hacía estremecer de gozo.

Caímos en la alfombra, mientras nos dábamos a la tarea de brindarnos goce oral. Hicimos un 69 impresionante, ella me aferró la poronga con ambas manos y se la tragaba hasta la campanilla de su garganta una y otra vez sin darle tregüa a mi glande empapado por mis jugos y su saliva.

Cógeme papito, haceme  tu hembra, llename de tu leche por todos mis agujeros –clamaba entre jadeos y gemidos.
Yo estaba alucinado con su inundada concha, metia mi nariz en su vagina, mi lengua succionaba su humedad, me relamia mientras jugueteaba con su clítoris y la hacía gritar mas y mas fuerte…

Le abrí las nalgas, grandes, lindas, exquisitas y me mandé de cabeza a chuparle el culo. El olorcito a mierda mezclado con el olor de su flujo y la excitación que tenia, me pusieron aún mas al palo y me abandoné a la inminente descarga de semen que ya sentia venir.

La tome de la nuca y le anuncié:

toma mi lechita Lucy, tómala toda, no derrames nada mi amor!!!!
Siiii papi…hag…aggghhhh,,,slurb…chup…chup…slurbss..ahhggghh…siii..mmmmm…
Mientras mi pija se vaciaba en su garganta, ella comenzó a tener un orgasmo que la hizo contorsionar como una serpiente…me restregaba el orto en la cara y me empapaba la boca con su acabada…

Fue sensacional. Me limpió la verga con devoción y esmero, lustre le sacó la hija de puta…

Otra vez empalado le pedí que montara mi miembro de una buena vez.

Asi lo hizo. Cabalgaba como una furia, gritaba, me rasguñaba el pecho, gemía de lo lindo, me gritaba que la haga acabar toda la tarde, y se vino mientras yo chupaba sus tetas y metia mi dedo en su culo …

-ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh   ……ahhhhhhhhhhhhhhhhhh…..ahhhhhhhhhh mi amor……

Acabó con una violencia y una energía que duró unos cuantos minutos, tras los cuales casi se desmaya encima mío.

La acosté boca arriba, le abrí las piernas y le comencé a lamer de nuevo la argolla, puse sus tobillos en mis hombros y ayudandome con ambas manos, subí mas sus caderas hasta tener su culito al alcance de mis labios y mi lengua.

Le metí la lengua en el culo y lo fui dilatando, intercalando lengua con dedo, salivandolo, mojandolo, dilatandolo con paciencia mientras sus jadeos aumentaban intensidad…

-hmmmmmmmmmmmm siiiiiii papito rompeme el orto!!!! Bramó enloquecida – adivinaba mis intenciones.

La di vuelta y le meti primero el glande, que costó entrar en esa cuevita, pero cedió enseguida, ella gritaba y me pedia que fuera mas suave, y lo fui.

Poco a poco fui metiendo carne a ese apretadísimo ojete que cedía con esfuerzo…

-ahhhhhhhhhhhhh siiiiiii cógeme hijo de mil puta, partime el orto, llename los intestinos de leche ¡!!!

– Siiiiiii mi amor aca la tenes adentro, bien adentro, te parto como a un queso yegua de mierda!!!

Y el mete – saca no se hizo esperar…

Gritos, jadeos, gemidos, insultos, mi verga entraba enloquecida en ese agujerito cremoso y estrechisimo…

Ella gozba como una puta, me daba culazos, ayudaba a que mi pija se entierre mas y mas dentro suyo…

La quiero hasta los huevos papito…!!!!
Si tomá tomá poronga nena, te lleno el caquero de lechita!!!!
Ya no pude mas, ella se venía y yo también.

Aceleramos movimientos, y ella gritó su orgasmo mientras le sobaba las tetas por detrás…

Lucy mi amor, te lleno el orto hija de puta gózame ahhhhhh aha haha haha haaaaaa siiiiiiiiiii
Los chorros de semen la inundaron en segundos y caimos en la tersura de la alfombra…

Mientras nos besabamos como si recién empezaramos la garchada, ella me invito a la camita, a darme mas de lo que tenia guardado para mi…

Y seguimos dandonos amor por horas. MI LUCY y YO…

El gerente del hotel llamo 2 veces esa tarde para avisar que nuestro turno habia concluido…
 
Martin Lugger
         martinxy13@yahoo.com.ar

maduritas que deseen una historia conmigo…aquí me encuentran.

El Morboso y sus 4 penitencias

Quedaban tres semanas para navidad pero las bombillas de colores ya llevaban casi dos meses anunciándola. Hasta ese mismo momento ser un tipo morboso, con imaginación, iniciativa y e infinitas ganas no me había servido de mucho. Pero al igual que Ebenezer Scrooge las navidades me iban a traer sorpresas que no podía ni imaginar… afortunadamente no fueron los dichosos tres fantasmas.

Me enfrentaba a un insufrible plato de spaguettis con salsa nosecuantitos y al no menos triste capítulo de policías forenses hurgando en cadáveres, cuando sonó el timbre, nunca me habría imaginado que mi regalo de navidad llamaría la puerta y menos a esas horas. Un testigo de Jehová, un vendedor de algo o un vecino recabando mi apoyo para la próxima batalla/junta, eran más que posibles, incluso cuando el reloj marcaba las 22:34 de la noche. Pero no ella. ¿Y quien era ella?. Pues verán, ella se llama Sandra y es una criatura con la que apenas había cruzado palabra en los últimos 4 años. Siendo amigo de la universidad de su novio he de reconocer que más de una vez, en alguna fiesta o reunión, la he deseado vivamente. Me imagino que mi fama de morboso, que no salido, no tardó en llegarle y de ahí esa inesperada visita.

En cualquier caso apareció cariacontecida, triste, lloricosa. Naturalmente la dejé entrar, le ofrecí asiento y los dichosos espaguetis. Lo suyo será describirla y espero hacerlo bien. Verán, Sandra no es una chica espectacular, no al menos al primer vistazo. No sería desplegable de Playboy porque le sobra categoría y le falta silicona. Es morena, tiene el pelo muy largo, liso, ojos negros siempre brillando vivaces y unos labios estupendos. Una mujer con familia de muchos posibles, licenciada en derecho, 28 años, discretísima, con un sentido del humor finísimo y una cultura a prueba de Trivial Pursuit.

Sandra es poco aficionada a pintarse, de hecho no la he visto nunca pintada y no le hacía demasiada falta. Eso no quiere decir que sea una mujer descuidada, todo lo contrario, es de las obsesas del aerobic, sin grasa, con uno de esos vientres planos, junto con manos y pies siempre cuidados. Tampoco le gusta vestir provocativa, siempre de traje chaqueta, conjuntada, limpia, estupenda y derrochando clase.

Hasta ese momento el resto de su cuerpo era todo un misterio, ni siquiera había tenido el gusto de verla en bañador, o con un generoso escote. Eso sí, los pechos parecían firmes, con su tamaño perfecto, no demasiado grandes, calculo que una talla 90. Y el culo, bueno, el culo sí era magnífico, la envidia de todas las amigas y el objeto del deseo de todos nosotros. Por resumir, un mujerón, sin estridencias, de esas que sabes que aún ganará con los años.

Por desgracia la historia que venía a contarme no me cogió de sorpresa y tampoco la moraleja.

    Marcos, tu Marcos, el Marcos con el que me iba a cumplir 3 años esta primavera, me ha dejado por la chacha, una fulana. Esmeralda se llama.-
    Vaya, lo siento y además la conozco, me la presentó Marcos una tarde que nos íbamos al tenis- La tal Esmeralda no podía ser más distinta de Sandra. Una tipeja chavacana, habladora, metepatas y, eso sí, muy exuberante. Siempre con tacones, escotes, manicura francesa, lenguaje con dobles sentidos, muy evidente. En fin, no había duda de que Marcos había buscado fuera de casa lo que no tenía dentro.
    Pues nunca creí que él caería tan bajo. Solo imaginármelos a ambos … estoy muy furiosa como verás, en la vida me he sentido así. Ya lo he hablado con la familia y este misma semana estará en manos de los abogados-
    Bueno mujer, ¿estás segura?, de Marcos me extraña mucho- Marcos era el tipo más aburrido del mundo, un tipo vulgar, sin gracia, muy secundario. Ambos habían formado una pareja monótona, sin grandes cabreos ni estridencias, de esas que la gente pensaba duradera.
    Y tanto que lo estoy, en mi vida he deseado matar a nadie como ahora, los estrangularía a ambos. –
    Bueno Sandra, yo, en fin, no sé que quieres que te diga, no tengo ni idea de por donde han ido los tiros, nunca me ha contado nada.-
    Tranquilo, no he venido para eso, mejor no removerlo. He venido para que me aconsejes. Sé que podría ir a un especialista, pero lo que yo necesito no es pasar la tarde hablándole a un extraño, contándole mis penurias y encima pagarle por lo que considero evidente.-
    Bueno, pues nada, me tienes a tu disposición, ¿quieres consejo?- Creo que mi sonrisa me delató.
    No quiero acostarme contigo, no te hagas ilusiones. No va por ahí. Quiero cambiar de vida, de aptitud y creo que solo tú me puedes ayudar-
    Pues me tienes desconcertado-
    Sé lo que me ha ocurrido. Verás, no sé por donde empezar. Me ha ocurrido en el trabajo y me ha terminado ocurriendo en mi vida sentimental. Saqué la plaza de funcionaria muy pronto, del cuerpo técnico nivel B, de eso hace ya 3 años y me he acomodado. Todos mis compañeros han progresado, pero yo sigo igual. Con Marcos me ocurrió lo mismo, la maldita monotonía, hacer la compra, ver la tele, el cine, cenar y los sábados sexo. Pero sexo por cumplir. Él siempre quería probar cosas nuevas, y yo, aunque no le he dicho nunca que no, he de reconocer que tampoco le he puesto mucho entusiasmo, ni he llevado jamás la iniciativa. No le veía el interés, ni tampoco le ponía mucha ilusión. El quería que nos disfrazásemos, que lo hiciésemos en sitios raros y aunque hemos hechos muchas cosas, acabó hartándose. Por eso ha buscado algo muy distinto, ha buscado alguien que llevase la iniciativa y yo no he encontrado armas con las que reaccionar-
    Si, la verdad es que algo me comentó. Que no eras muy “alegre”-
    Si, eso es, aunque no me esperaba esa palabra. Pero no te engañes, a mi me gusta el sexo, no soy anorgásmica, pero sí algo cuadriculada, me siento cómoda con la monotonía, no lo puedo remediar-
    ¿Tan mal estás en el curro?-
    Pues sí, pero ahí no puedes ayudarme, en el tema del sexo sí. –
    ¿Sin acostarnos?-
    Sin acostarnos-
    Pues nada, cuéntame-
    Eres el tipo con más imaginación que conozco y según tus amigos el que más cosas raras ha hecho. A ti te sobra lo que a mi me falta y quiero aprender-
    ¿Sin acostarnos?-
    Que sí, haz el favor. Sé que has escrito cosas, relatos, pues bien, quiero protagonizarlos-
    ¿Cómo dices?. ¿Pero tú sabes de qué va el tema?-
    Si lo sé, de hecho te he leído. No quiero hacer ninguna barbaridad, ojo. Quiero protagonizar algunas de tus ideas más morbosas, las que pienses que pueden ir contra mi naturaleza, las que pueden romper mis muchas barreras. No necesariamente las más brutas, las más crudas. Ojo, no me quiero convertir en una fulana, no va de eso, ¿me entiendes?-
    Ya te pillo ya. ¿Y no podré protagonizarlas yo también?-
    Vaya, parece que me tienes muchas ganas. No, solo quiero que me ayudes a hacerlas realidad. –
    Si te tengo ganas sí, no te hagas la tonta, sabes las ganas que te tenemos todos. ¿Y quienes las van a protagonizar si puede saberse?-
    Pues desconocidos, “partenaires” competentes, anónimos pero con garantías, y espero que yo también lo sea-
    ¿Y si no me acuesto contigo que saco yo en claro de todo esto?-
    Pues podrás escribir esta historia, publicarla y disfrutar viéndome protagonizar tus fantasías, ¿te parece poco?

CON LA COMIDA SÍ SE JUEGA.

Sandra me dio tres semanas para organizarlo todo, que eran las que quedaban para que estallase la navidad delante de nuestras narices. La primera de estas penitencias, así es como quiso ella llamarlas, era la más light. Yo quería saber si estaba conjurada, convencida y lo mejor era no asustarla al principio.

En Madrid hacía un frío de mil demonios; abrigos largos, guantes y pocas ganas de salir a torturarse el oído con los villancicos navideños. Esta primera penitencia iba a celebrarse en mi casa. A las 21:30 justas apareció Sandra en la puerta, puntual y algo nerviosa, bueno, muy nerviosa. La tranquilicé y pregunté si había seguido mis instrucciones. Debía estar perfectamente depilada, con el sexo muy recortado. Tras la ducha se tenía que untar con un aceite especial, “esencias mediterráneas” le llamaban en la tienda. Una fragancia francamente comestible, con lavandas, oréganos y demás perfumes que bien podrían sazonar una pizza. Apenas se había pintado, solo los labios, llevaba su precioso pelo negro recogido con una pinza y ni una sola joya, ni una mala pulsera, ni un pendiente, nada, la manicura recién estrenada y ninguna idea de lo que iba a sucederle.

Le dije que se tumbase desnuda en la mesa del comedor, un mueble tremendo, pesadísimo, que me había costado un Potosí y que venía de la India, de Rajastán. Ella, como era de esperar, me miró sorprendida.

-Tranquila, ya dejaste muy claro que no te ibas a acostar conmigo y estate tranquila, no lo voy a pedir. Es más, cuando acabemos con todo esto serás tu la que me lo pidas y hasta entonces te doy mi palabra que no voy a intentar nada.

-Estupendo aunque ya veremos, pues allá voy- Sandra se relajó un poco, solo un poco. Con cierta parsimonia se fue quitando la ropa; pantalón, jersey, camisa … el sujetador era precioso, tenía un gusto extraordinario y la lencería no iba a ser menos. Su piel era magnífica, perfectamente hidratada, con la tersura justa. Un auténtico deleite para el tacto.

Me dio la espalda y se quito el sujetador, enseñándome la más perfecta de las espaldas. Vive Dios que me hubiera lanzado sobre ella, pero bien sé que un buen amante es aquel que no se atropella. Con esto, como con todo, es precisa cierta maña, cierta paciencia. Sandra titubeó un poco, pero agarró las braguitas y se las bajó lentamente. Aquel culo era una auténtica obra de arte, una delicia de color, de formas y, según todo parecía indicar, también objeto de meticulosa palpación. Una joya perfectamente mordisqueable.

-Bueno Sandra, ahora necesito que te eches en la mesa, con las piernas cerradas, con los brazos pegados al cuerpo. Tápate si quieres, por el momento no necesito que estés desnuda- Puse varias luces indirectas para ir creando ambiente y me fui a la cocina mientras ella se tumbaba en la mesa. Cuando volví estaba perfecta, aunque tapándose los pechos y el sexo. Ya dije que no era una descarada.

-No te he dicho si querías tomarte algo-

-No gracias, me tienes un poco impaciente la verdad-

-No te preocupes. Traigo un par de bandejas de comida que vamos a colocar por tu cuerpo y te explico- Sandra se quedó en silencio, alucinada. Volví con las bandejas e intenté no mirarla, se las dejé a mano e incluso me di la vuelta.

-Bien, lo primero que vamos a colocar, bueno, vas a colocar, son los alimentos que van a cubrir pezones y sexo. Yo te los paso, miro para otro lado y tu los colocas, ¿de acuerdo?- Temí que todo le pareciese una chorrada, una payasada, que iba a coger sus ropas y se iba a ir, pero su determinación era fuerte, había una oportunidad.

-Coge un poco de hoja de roble y de canónigos y cúbrete ahí abajo con ellos- Dicho esto le acerqué la bandeja y me di la vuelta.

– No te preocupes, ahora lo adornaré todo. Coge estos círculos de huevo duro y tápate los pezones y el ombligo.– Ella hizo lo propio.

-¿Te parece que mire ya?, iremos más deprisa- Cuando me di la vuelta el espectáculo quitaba el hipo. Aquello superaba todo lo que había visto, incluso lo que había imaginado, ¡que narices! Hasta lo que había imaginado con ella. Estaba fantástica, temblaba de los nervios pero se lo había colocado todo perfectamente. Lo cierto es que resultaba muy, muy, muy excitante que todo se insinuase. Muy tentados, pero hora había que seguir “vistiéndola”.

-La madre que te parió, estás de miedo. Tu marido es un gilipollas, lo tengo que hinchar a collejas. No me podía imaginar que estabas tan buena, de verdad. Bueno, seguiré con el trabajo.- Se nos echaba el tiempo encima, a las 22:30 sonó el timbre, justo cuando ya había terminado.

-Bueno Sandra, solo una cosa. Eres el banquete principal que le he preparado a dos personas. Estate tranquila, no te van a poner la mano encima y son de toda confianza. Pondré esta cinta de seda tapándote los ojos, no podrás ver nada, solo sentir. Relájate y concéntrate.- Me fui para la puerta, allí esperaban Toni y Rubén, dos vecinos delgaduchos, morenos y con la cara sembrada de granos. Eran dos chavales de hoy en día, normalitos, los típicos fracasadillos, pringados que se pasan la vida enganchados a la play, al ordenador, que apenas salen y que toda relación sexual que conocen pasa por la diestra. Los cierto es que me había asegurado que fuesen de confianza, que no me iban a fallar, los había aleccionado e incluso asustado.

Ellos también iban algo nerviosos cuando entraron al salón. Naturalmente lo que vieron allí no ayudó a relajarles. No tendré palabras para describir sus rostros, entre incredulidad, lascivia … bien podría decirse que se relamían, se la comían con los ojos. Una mujer como las de las fotos que acostumbraban a “ojear”, allí mismo, en el mundo real. Callada, esperando temblorosa y cubierta de comida.

-Sentaos por favor, quiero saber vuestra opinión sobre los platos que he preparado- Sin dejar de mirarla se sentaron a ambos lados de la mesa, incluso Rubén se puso las servilleta. Era el más descarado de los dos, el que podía ponerme más problemas. El otro estaba colorado, avergonzado, aunque su pantalón, un chándal por cierto, parecía que iba a estallar. Les serví vino e hice la señal para que diera comienzo el banquete. Las reglas: ellos no podían hablar, ni tampoco tocar, solo utilizar sus bocas para alimentarse y naturalmente debían dejarse la hoja de roble y los huevos duros para el final. Así de facil.

Rubén empezó por las rodillas, su primer contacto con la piel de Sandra. Allí había colocado un par de triángulos de queso brie con medio tomate cherry. Sandra se estremeció al sentir unos labios que se abrían más de la cuenta para coger el alimento. Toni seguía paralizado, bebía algo de vino en una copa grande y dudaba por donde empezar. Rubén, tras el queso, pasó a devorar lentamente las puntas de espárrago verde a la plancha que subían por los muslos. Abría muchísimo la boca, abarcando la mayor cantidad de piel, masticaba con prisa, sin saborear, para pasar al siguiente. Todo con mucha maña, mordisqueba los muslos sin que el resto de espárragos se cayese. Sandra sentía primero el aliento cálido y después unos labios húmedos que se cerraban sobre su carne, degustándola pausadamente.

Toni empezó a espabilar. Se acercó atropelladamente a los hombros de Sandra y se comió de un bocado una rodaja de tomate con orégano y anchoa que descansaba entre el hombro y el comienzo del pecho. Sandra también abrió un poco la boca, suspirando discretamente. El tema le empezaba a gustar, ya no estaba tan rígida. Rubén, viendo el resultado, hizo lo propio con el hombro que le correspondía y volvió a arrancar otro gemido. Toni se puso pronto al día, bajando a rodillas y muslos. De hecho empezó a demostrar cierto descaro al lamer el muslo de abajo a arriba dejándolo limpio de sal y de la poca salsa que habían dejado los espárragos. Sandra se retorció de placer y ellos viéndola tan animada se vinieron arriba. Entonces me fijé que al tener las manos impedidas, ambos habían decidido guardarlas en la entrepierna y he de reconocer que a mi no me faltaron ganas de hacer lo propio.

Rubén atacó el cuello de Sandra, un champiñón a la plancha con una pizca de jamón. Sandra volvía a retorcerse y pudo sentir como una lengua extraña merodeaba, se aproximaba a su escote, sentía un aliento justo al lado del oído. Rubén había elegido cuello, así que Toni se dirigió al vientre de Sandra, al ombligo. Abrió muchísimo la boca y se introdujo el huevo duro con una gotita de salsa de soja que lo tapaba. Después volvió a bajar para lamer con deleite el líquido que aún quedaba en el precioso orificio. Entonces, justo cuando ya abrían la boca para dar el siguiente bocado a los pechos les hice la señal de parar. Me miraron con los ojos muy abiertos, ambos con la mano distraída entre su entrepierna y a punto de explotar. Quería ver a Sandra en el momento culminante y lo cierto es que la visión era fabulosa. Se retorcía de placer, se mordía el labio inferior, gemía impaciente sin tener ni la menor idea del aspecto de las dos personas que llevaban un rato devorándola.

Entonces hice la señal. Una vez más Rubén fue el primero, abrió la boca todo lo que pudo y se metió buena parte del pecho en la boca. Creí que se le desencajaban las mandíbulas, como a una serpiente, casi se ahoga. Toni observaba. Cuando la apartó no había ni rastro de la rodaja de huevo duro con su pizca de mostaza de Dijón. Había, eso sí, algo mucho más precioso. Un pezón húmedo, palpitante, inesperadamente pequeño y con una aureola muy a juego. El pecho se quedó enrojecido después tan feroz bocanada; a Rubén se le salían los ojos y como aún quedaban unas minúsculas partículas decidió bajar y terminar el trabajo, paseando toda la superficie de la lengua por tan sublime superficie. Rubén, el pobre y muy impaciente Rubén, se estremeció y encorvó gimiendo de placer. Para él la experiencia de esa noche, la más extraordinaria de su patética vida, había terminado. Tras el orgasmo se sentó exhausto en el escabel.

Toni había sido más aplicado. Observó a su compañero y con sádica lentitud se agachó sobre el otro pecho, abrió la boca, succionó el alimento y tras tragar relamió el soporte dejándolo limpio y brillante. Aquel pecho era para hacerle un monumento, ni en el mejor de mis sueños me lo había imaginado así. Ya solo quedaba la hoja de roble, con los canónigos y una pizca de mermelada de frambuesa que cubrían la última etapa.

Toni no tardó ni un segundo en acercar la cabeza, Sandra sintió el aliento del muchacho junto a sus ingles. Él empezó a comer las hojas sin parar de observar lo que se descubría bajo ellas. Un hermosísimo enredo negro que trepidaba sin cesar. Cuando ya tenía casi todo comido y observaba tan bella imagen le sobrevino un gran orgasmo y hundió su rostro entre las piernas de ella. La respuesta de Sandra había sido aún mejor de lo que esperado, ella sin necesidad de tocarse, también había tenido un colosal orgasmo, algo muy prometedor de cara al resto de penitencias que le esperaban.

-Por favor, déjame que me la folle, enróllate, ella lo está deseando y yo no me puedo ir así- Rubén hablaba con total sinceridad, como si aquella mujer fuese de mi propiedad.

-Otro día Rubén, por hoy creo que no ha estado mal ¿verdad?.-

-No, no, ha sido increíble. ¡Que tía!, ¿cuándo podremos?-

-No sé, os llamaré, tengo que hablarlo con ella-nunca debí decir esto, ya ha pasado tiempo de aquello y no hay semana que no me pregunten por ella.

-¿Y tú que Toni?-

-Pues creo que me voy a matar a pajas durante varios años acordándome de todo esto, gracias, de verdad- Dicho esto les despedí. Yo también estaba algo tocado. Cuando volví al salón Sandra ya estaba en el baño.

UNA LECCIÓN MAGISTRAL.

Pasaron unos días en los que Sandra me repitió más de mil veces lo que había disfrutado con la experiencia, las sensaciones tan increíbles que había sentido. Ahora bien, ni una mínima curiosidad por quienes habían estado jugando con su cuerpo…mejor.

La próxima penitencia subía y mucho la temperatura. La embajada Británica en Madrid, calle Fernando el Santo, junto a la Plaza de Alonso Martínez, daba una gran fiesta navideña a una semana de nochebuena.

Sandra entró en el salón de convenciones a la hora en punto. Llegaba tan nerviosa como la vez anterior y teniendo la misma información, es decir, nada. Yo había elegido su atuendo y, mal me está decirlo, pero había acertado plenamente. Le compré un elegantísimo vestido de noche de Giancarlo Ferré, de la temporada 2007, color violeta muy oscuro, dos piezas, la de arriba una especie de chaquetilla que se cogía por detrás del cuello y descubría toda la espalda, con un escote vertiginoso y muy descubierto por lo laterales, dejando ver comienzo y final del pecho. En la cintura ceñía un pequeño cinturón entallado del mismo color. La falda tenía una abertura que comenzaba en la pierna derecha y cruzaba casi hasta la cadera izquierda. Con este modelo, que por cierto no resultó precisamente barato, quería que luciese, con cierta discreción, sus curvas, unos pechos magníficos y piernas enloquecedoras.

A ella el traje le entusiasmó y más al ponérselo y comprobar que el “amigo morboso” tenía buen ojo para las tallas. Me hubiera gustado muchísimo acompañarla y bailar toda la noche, hubiera sido mágico no me cabe duda, pero había que mirar a largo plazo. Una vez en el salón le tocó sortear a casi 500 personas, mayormente ingleses de cierta edad que no le quitaban el ojo, ni ellos ni ellas. Su “misión” era buscar a Eduardo Bryce (nombre ficticio), un ex profesor mío en la carrera, catedrático y consejero delegado de una conocidísima entidad bancaria. Un tipo con clase a raudales, un auténtico sabio que no tardaría en llamarme al día siguiente para contar con todo lujo de detalles lo que ocurrió esa noche prenavideña.

Sandra dio un paseo por la sala, con una copa en la mano y tratando de ponerle cara a ese tal Bryce. Por fin se atrevió a preguntar a dos señoronas y le señalaron el cartel de la puerta, justo debajo del ponente (en inglés), venía el nombre de Eduardo Bryce, Consejero Delegado de tal y cual. Se quedó de piedra, la charla comenzó, versaba sobre las futuras inversiones británicas y ella se la tragó enterita. Tras los aplausos, cuando el docto departía con un amigo, se acercó a él. No tenía que ligárselo para acostarse con él, no que va. Tenía que conseguir hacerle una felación, nada más y nada menos. Esta era una disciplina, por llamarla de alguna manera, que ella no había frecuentado en demasía. A su marido le entusiasmaba, como a todos, pero visto el escaso frenesí que ella le ponía al asunto decidieron pasar directamente al misionero sin más florituras que las imprescindibles.

-Hola buenas noches señor Bryce, soy una gran admiradora suya, desde la facultad y he de decirle que me ha gustado mucho su conferencia- Sandra resultaba muy convincente. Él sonrió, procurando no mirarla de arriba a bajo que hubiera sido lo propio, un gesto que a ella le habría tranquilizado. Pero no, no mostró ningún interés, ninguno.

-Muchas gracias. No recuerdo su cara en la facultad y soy muy bueno con las caras-

-Era de las alumnas discretas-

-Eso será. Perdóneme un momento señorita, me reclaman- Sandra se quedó de piedra, esperaba los típicos halagos, un ligero filtreo, pero nada de nada. El tipo le había resultado interesante; cincuenta y tantos, sienes plateadas, alto, delgado, frente despejada, manos huesudas, elegante, con un cuidado y canoso bigote, ojos azules muy claros, un auténtico intelectual encerrado en el cuerpo de un snob.

Tras terminarse la copa enfiló hacia la puerta, dando la noche por concluida y fracasada.

-Un momento señorita. Me espera un coche en la puerta, yo ya he terminado aquí, no me quedo a cenar, ¿desea acompañarme?- Sandra se quedó de piedra y naturalmente asintió. El coche era una limusina tremenda, alquilada para la ocasión. Un coche que, por cierto, considero hortera por los cuatro costados, pero que ofrece ciertas comodidades.

Una vez dentro le faltaban ojos para ver todos los detalles. Él le ofreció un champagne con una fresa en el fondo y ella se lo tomó de dos sorbos y un bocado.

-Bueno, nuestro común amigo me ha contado los detalles de su situación. Me ha dicho que no pretenda más de usted que lo ya estipulado y así será. Está usted ruborizada, hágame el favor-

-Si perdone, ¿Dónde vamos?, ¿dónde nos lleva el coche?-

-Pues verá, si algo me gusta de este coche es el espacio del que gozamos y los cristales tintados. Mejor que una habitación en un hotel- No mentía, los asientos de la parte posterior del vehículo estaban enfrentados, eran comodísimos y dejaban un espacio insólito para las piernas. Allí dentro había algunas pequeñas luces, pero mayormente iluminaba la estancia lo que entraba de la calle, que en un Madrid navideño es mucho, muchísimo. Desde fuera no se podía ver nada.

-Hay algo que no me gusta tanto de estos coches y es lo mucho que llaman la atención, pero eso hoy puede resultarnos interesante. Vamos a ir a una discoteca de las afueras, en la carretera de la Coruña.-

Así fue, en escasos 30 minutos salieron del bullicio para aparcar el cochazo junto a la puerta de la discoteca. Naturalmente la presencia de ese vehículo hizo que todas las miradas se dirigiesen a él. Sandra empezó a incomodarse, aunque él le aseguraba que no había nada que temer.

-He de decirle que es usted preciosa, mucho más de lo que me habían dicho. Una maravilla de mujer y una lástima que no nos permitan pasar más tiempo. Le ofrezco un fin de semana en mi casa de Dundee, todo corre de mi parte. Piénselo- Sandra sonrió alagada.

-Bueno, comencemos. – Sandra se puso de rodillas frente a él, recogiendo el vestido para no arrugarlo, quería acabar cuanto antes, como había hecho siempre. El se recostó un poco. Las delicadas manos de Sandra se posaron en ambas rodillas, tratando de ganar unos segundos y mentalizándose de lo que iba a hacer. No dejaba de pensar en las personas que pasaban alrededor sin dejar de mirar, a él parecía excitarle la situación, de ello daba fe el bulto que empezaba a surgir en su entrepierna.

Ella se armó de valor y echó mano a la bragueta con cierta premura.

-Alto señorita, esto no es como abrir un yogurt y tomárselo para cenar. Ya me habían advertido. Vamos a ver, ante todo suavidad. Si está usted esta noche conmigo es para recibir una serie de instrucciones, un “savoir faire”. Créame, soy un erudito en estos usos. Vamos a ver, abra lentamente los botones.- Sandra, muy obediente, deslizó sus dedos por la tela y fue abriendo uno por uno los botones.

-Ahora introduzca la mano derecha, rebusque por la apertura del slip y sáquelo- Sandra respiró hondo y volvió a obedecer. No tardó en tocar la piel de aquel desconocido, su carne estaba muy dura, a punto de reventar. De pronto lo sacó, él resopló con alivio al tenerlo en libertad. Era un miembro bastante largo y con un grosor normal, muy a tono con el resto del personaje. De un color bastante blanco, con grandes venas recorriéndolo y abundante pelo en el nacimiento. Para Sandra era el segundo que veía en su vida. De ahí su gran nerviosismo.

-Bien, ahora debe tratarlo con mucho mimo. Hágase un recogido con el pelo, mejor que no nos moleste. Comience dándole un beso en la punta, con los labios muy abiertos y que suene, un beso largo.-Sandra lo hizo a la perfección, dejó de pensar en que la gente de fuera la podía ver y sintió aquel bocado de carne extraña en sus labios. El beso sonó con fuerza, pero no fue lo suficientemente largo, así que hubo que repetirlo.

– Cójame los testículos, sopéselos, acarícielos, presiónelos levemente. Ahora de otros besos iguales de abajo a arriba.- Los besos sonaron en el interior del coche, ella empezaba a sentirse más cómoda tras el titubeo, la vergüenza y las dudas iniciales.

-Pasee la punta de la lengua de abajo a arriba, lentamente. Muy bien, ahora pase toda la superficie de la lengua por él. Así, estupendo.- El “agasajado” echó la cabeza para atrás, disfrutando de aquel momento.

-Ooooh, fantástico. Lo hace estupendamente, repítalo más veces. Extraordinario. Me gustaría pedirle una cosa, siga, siga lamiendo. Verá, no sé si está dentro de sus instrucciones, pero me gustaría muchísimo verla desnuda, verla los pechos, los hombros, el trasero, verla enteramente desnuda entre mis piernas, ¿le importa?, me ayudaría mucho- Sandra volvió a sorprender, él esperó el mejor momento, ella empezaba a excitarse, se sentía a gusto.

-Esto no es lo convenido y no me explico por qué necesita ayuda. Una mujer 20 años más joven se la está mamando a su gusto-

-Si eso es cierto, le pagaré si hace falta, lo que usted me pida-

-Si ha dicho eso para convencerme no sabe lo lejos que ha estado de conseguirlo, creo que me voy a marchar y a dejarle que acabe usted mismo-

-No por favor, perdóneme, me he dejado llevar por la excitación, por favor, continúe, por favor- Sandra ya estaba en el otro asiento. Pero reflexionó, titubeó un momento, pero se echó mano atrás y soltó el botón de la chaquetilla, quitándosela y dejando al aire esos magníficos pechos y unos hombros de fábula.

-No voy a quitarme más ropa-

-De acuerdo, ¿seguimos?- Sandra se volvió a poner de rodillas, sus pechos apuntaban aquel miembro palpitante.

-¿No me va a dar más instrucciones?-

-Si claro. Pasa la lengua por los laterales, desde la base hasta el comienzo del glande. Así, fantástico. Bésalo también- Sandra no tardó en aprovechar su libertad de movimientos para llevarse la mano izquierda a la entrepierna y darse placer. Incluso que él empezase a tutearla le enardeció.

-Ooooh, eso que ves en la punta es el líquido seminal- Sandra se retiró un poco, ciertamente aquello estaba a punto de reventar y la punta brillaba húmeda-

-Dale otro beso en la alto del glande, ya sabes, largo y con los labios abiertos- Si un mes atrás Sandra llega a verse en esta situación seguro hubiera pensado que estaba drogada. Aquella mujer hubiera sido incapaz, pero ahora era otra muy distinta, así que besó humedeciéndose los labios con el fluido de aquel extraño.

-Fantástico, ahora abre bien la boca y métete el glande, todo el glande. Mantenlo un rato dentro de la boca, paseándole la lengua, oprimiéndolo con cierta presión.- El hombre empezaba a marearse, aquella muchacha seguía perfectamente sus indicaciones y le estaba llevando al delirio.

-Ahora comienza el sube y baja. Te ayudaré- Las manos de él la cogieron por la nuca acompañando la lenta cadencia de su cabeza. Sandra nunca pudo imaginarse que algo así llegara a gustarle. Siempre pensó que esto solo era para hombres y ninguna mujer podría sacar disfrute de tal práctica, pero al parecer, como con todo, el mayor órgano sexual es el cerebro y el suyo solo necesitaba la correcta estimulación, dar en la tecla adecuada para ponerlo en marcha. Incomprensiblemente estaba muy húmeda e incluso había comenzado a tener grandes orgasmos que la hacían temblar de placer.

A los pocos segundos el miembro se tensó aún más, llegaba el momento. Don Eduardo Bryce apartó cuidadosamente la cabeza de Sandra sacando su pene reluciente de la boca y se lo tapó con un pañuelo para estremecerse profiriendo un enorme gemido. Ella hizo lo propio recostándose sobre el asiento de en frente.

LA OFRENDA.

He de reconocer que soy un tipo muy, muy meticuloso y también un poco obsesivo, me gusta ser el mejor en todo lo que hago. Esta tercera penitencia fue fácil de organizar. Pero la cuarta, ay la cuarta, la que iba a ser la traca final me estaba dando algunos problemas logísticos. Eso sí, si salía todo bien iba a ser inolvidable. También he de admitir que la 4ª perversidad a la que se iba a someter a Sandra me gustaba más a mí que a ella, era una de mis parafilias. Pero vayamos a la tercera que fue bastante violenta por cierto.

Quedaban tres días para navidad. Aunque era martes noche resultó muy complicado alquilar una habitación lujosa en el Madrid de los Borbones y eso que había empezado a llamar tres semanas antes. Al final tuve que mover unos hilos, pedir un gran favor a un amigo de la familia. Por fin conseguí la reserva para la habitación 433 del hotel Palace. El tema, una vez más, no resultó barato, pero creo que el dinero está para gastarlo en buenos recuerdos. Además esta vez yo iba a ser testigo.

Como era de esperar la habitación era magnífica. Daba a la plaza de Neptuno, se podían ver todas las lucecitas multicolores de la ciudad, la gente nerviosa y abrigada e incluso llegaba algo de la algarada navideña de la calle. La cama era tremenda, había una cesta con frutas, varios sillones, alfombras estupendas … en fin, muy burgués y muy elegante todo, vamos que uno podía pasarse una tarde entera descubriendo los pequeños tesoros de aquel cuarto.

Sandra volvió a llegar puntual, esta vez ya venía más nerviosa. Después de las penitencias anteriores sabía que iba a pasarlo bien y que sería una experiencia inolvidable. Lo cierto es que esta vez no las tenía todas conmigo, era una jugada MUY arriesgada.

Sandra venía con un abrigo largo, bufanda, sus guantes de cuero, unos vaqueros un buen jersey. Esta vez lo importante era la lencería.

-Bien Sandra, tienes que quitarte la ropa, quedarte únicamente con el tanga. – Ella ya estaba más confiada, se desvistió en uno de los sillones mirando distraída la plaza de Neptuno por un gran ventanal. Se quitó el sujetador, dándome la espalda, y se tapó los pechos al darse la vuelta. Esa timidez la hacía aún más deseable, pese a las dos experiencias vividas Sandra seguía siendo una dama de los pies la cabeza.

-Échate boca abajo en la cama, con los brazos en cruz, las piernas cerradas y los pies colgando. – Casi me da un arrebato cuando la ví en esa posición. Siempre he tenido mucho autocontrol, pero aquel día estuve muy cerca de perderlo.

-Alguien tendría que componer canciones y sonetos dedicados a estas nalgas y al par de piernas que las sostienen. De verdad no sé como puedes estar tan buena, cada ves que te veo estoy más convencido de que tu marido es anormal-. Ella me reía la ocurrencia ignorando hasta que punto no lo decía en broma.

-He de atarte las manos a las dos patas metálicas de la cabecera.- Cogí un par de maromas bastante gruesas y de tacto áspero, para mi sorpresa ella ni rechistó. La até con fuerza y me quedé un rato admirando las deliciosas curvaturas que se presentaban ante mis ojos. El tanga, como todo, era exquisito. De color blanco con mínimos adornos rosas, sin ser demasiado mini, con la tela justa y a la altura justa de las caderas. He de reconocer que verla con uno de esos típicos de hilo dental me hubiera decepcionado, llámenme idiota.

-¿Y tendremos que esperar mucho?-

-No tranquila, le quedan 5 minutos para aparecer. ¿No tienes curiosidad por saber quien viene?, lo has dicho muy fría.-

-Si, claro que tengo curiosidad. Alguien se va a poner las botas conmigo y no le pongo cara-

-Poner las botas, ¡vaya expresión!-

-¿Te parece que exagero?, llevo toda la vida cuidando este cuerpo, como bien sabes no le he sacado demasiado partido, pero soy consciente de que es lo que a los hombres os vuelve locos-

-Pues sí, la verdad es que eres una diosa. Y yo siempre he sabido que te iba la marcha, ojo no el sexo porque sí, a tontas y a locas.-

-Ya y es tan fácil caer en la monotonía, dejarse llevar….-

-Por cierto, ¿Qué opinión te merece la sodomía?-

-Ah vaya, ¿de eso va hoy mi penitencia?. Pues mira. Con Marcos solo lo hice un par de veces y ya sabes como era él, un patoso. No me quedaron muchas ganas de repetir y a él tampoco.-

-Pues espero que te guste tanto como con el profesor Bryce-

-Aquello fue fantástico, nunca imaginé que me podría llegar a gustar tanto. Pero también te digo que en la vida he estado tan excitada como el día de la comida. Con la sodomía va a ser más complicado, me da un poco de miedo el tema- En ese momento sonaron tres golpes en la puerta. Puse una mordaza a Sandra en la boca y fui a abrir. Ella no podía ver nada, sus pies apuntaban a la puerta y tampoco podía oír porque no dijimos ni una palabra. Sonaron las pisadas del extraño en la tarima y ella pudo ver como yo me sentaba en uno de los sofás al lado de la cama.

Esa seguridad suya se había esfumado, se retorcía nerviosa en la cama sin tener ni idea de quien la estaba observando, quien se relamía con la estampa. De pronto sintió una mano que le acariciaba los pies, que fue subiendo lentamente por el gemelo hasta el muslo y de ahí furtivamente al culo donde estuvo un buen rato rumiando. Ella se quedó quieta, podía oír su respiración y hasta los latidos del corazón.

El tipo estuvo sopesando aquella virguería de trasero. Tenía unas manos grandes, algo toscas, ásperas, descuidadas y con uñas un poco sucias; pero eso sí, las movía con cierta gracia, tocándole el trasero a placer para pasar a acariciar la espalda. Para él las normas estaban claras, los límites y el objetivo al que debía dedicarse, pero decidió ir un poco más allá y tocarle uno de sus pechos aplastados contra la cama, estrujándolo con la mano derecha. Yo decidí no reprenderle, aunque mi excepcional presencia ese día era precisamente cuidar que no sobrepasase los límites, y es que el tipo tenía sus bambalinas. Él ni siquiera me miró, continuando con el masaje. Ella gemía muy reservadamente envalentonando al intruso.

De pronto bajó la cabeza y la besó en el trasero, un beso tierno, largo, al que siguieron otros tantos, del trasero a los muslos y vuelta al trasero para acabar con un mordisco que la arrancó un ¡ay! bastante elocuente. Entonces bajó súbitamente la braguita blanca y se la quitó del todo quedándose un rato observando la belleza clásica de aquellas nalgas. Hizo ademán de bajar la cabeza sacando la lengua, con una mano en cada cachete; su propósito estaba claro.

-Te recuerdo que no es ese el objetivo de tu visita, haz el favor.- El tipo sonrió, Sacó de su bolsillo un preservativo y lo dejó encima de la cama. Después se bajó los pantalones, los calzoncillos y me enseñó un miembro bastante considerable, tampoco para volverse loco, pero sus 18-20 centímetros sí tendría. Y para enmarcarlo había un tremendo bosque de pelos que cubría pubis, piernas y subía por la pancilla hasta aparecer en el cuello.

Al tipo se le veía bastante suelto. Se puso el preservativo y lubricó un poco su ariete con una de esas cremas especiales antes de enfilar entre aquellas dos maravillosas curvas. Abrió para localizar el objetivo. Le hubiera sido más sencillo de haber levantado el trasero, pero se apañó teniéndola solo tumbada y con un pequeño empujón se abrió paso mínimamente. Sandra gimió de dolor, sin duda era un lugar angosto. El tipo no era un principiante así que con mucha delicadeza y sabiendo que se movía por territorio cuasi vírgen, fue dando pequeños empujones hasta llegar al tope de su masculinidad. Las cejas de Sandra eran de cierto dolor, también sus gemidos, pero cuando todo estaba dentro se quedó tranquila, aliviada y dispuesta al disfrute. Pero sorprendentemente él sátiro no comenzaba el mete saca acostumbrado, se quedó quieto disfrutando del momento y siguiendo mis instrucciones.

-Bueno Sandra, te preguntarás por la identidad de tu pareja. Verás, tenía que buscar a alguien especial, que supiera de esto y que además tuviese gran interés por ti, hablando en plata, interés en darte por culo- Sandra removió sus posaderas tratando de escudriñar información en el miembro que la tenía engarzada.

– Pensé un montón, no me valía cualquiera y me acordé de una historia que me contó tu marido. Un tipo que se dedicaba a ver fotos X por Internet y en el trabajo, un fulano al que le abrieron un expediente y trasladaron nada menos que a La Laguna, en Tenerife. Tú iniciaste ese expediente, te chivaste y por ese motivo te odiará de por vida. Creo que el tipo se llamaba Oscar. Pues bien, la persona que te está penetrando ahora mismo es él. Le vas a resarcir por el chivateo.-

-Hola Sandrita, cuando hablé con este tío y me propuso este tema casi se me corta la digestión. La de pajas que me habré hecho pensando en ti, grandísima puta. Incluso he pedido dinero para pagarme el billete y el hotel. Siempre pensé que eras una estrecha, que sorpresón. – Sandra se quedó de piedra. Si lo hubiera visto entrar, si se lo hubiera esperado, pero ahora mismo ya estaba dentro de ella, estaba excitada, muy excitada. Puesto que no podía hacer nada levantó el trasero y abrió las piernas invitándole para que continuase el baile, se quería hacer perdonar. Y yo quería reventar en mi sofá.

-Oh sí, siempre pensé que bajo esa imagen de calientapollas había una auténtica guarra- Parecía que los insultos aún la excitaban más. El blanco culo de Oscar empezó el bamboleo y el lubricante parecía ejercer su trabajo a la perfección, a ratos el sátiro se sujetaba con una mano y daba fuertes azotes en el cachete con la otra sin para de entrar y salir, poniéndolo de lo más enrojecido. Después se recostaba sobre ella, le lamía el cuello, los hombros e incluso llegó a meter su lengua en el oído. Ella se retorcía de gusto, sintiendo la penetración e incluso el bello pubico del otro desgraciado acariciándole las nalgas. Y disfrutaba, tanto que llegó a pedirme que le quitase la mordaza, cosa que hice, pudiéndola oír gemir como una salvaje ante cada acometida.

He de reconocer que el tipo era un artista, daba la cadencia justa y un movimiento muy largo, en el que casi sacaba el miembro para, a continuación, llegar hasta el fondo. Ella ya había abierto bastante las piernas y levantaba mucho el culo para que la penetración fuese aún más profunda. Lo cierto es que tuvo varios orgasmos en forma de estremecimientos y discretos gemidos antes de que Oscar se contrajese brutalmente con el suyo. Al hacerlo la agarró con gran saña uno de los cachetes. Los dedos de los pies de ella se estiraron al máximo y volvió a gemir de gusto sintiendo los estertores en sus profundidades. Tras el ejercicio Oscar se quedó un rato tumbado encima de ella, con el miembro replegándose de su posición.

    Tengo 300€, te los doy junto con lo convenido si me dejas con ella toda la noche aquí.-
    No gracias, ya solo la habitación cuesta más-
    Por favor te lo pido, quiero follármela bien follada toda la noche, ¿tú has visto como está de buena?, llevo años deseándola. Y ella encima disfruta, si es una cerda, venga no se hable más, esos 300 € y otros 300 € que te mando cuando vuelva a Tenerife. NO espera, 600, te doy 600 €-
    No insistas, límpiate con la toalla que hay encima de la mesita y vete-
    Mira tío no me voy a marchar, y además creo que ella quiere que me quede-
    Sandra, ¿tú que opinas?-
    Que se vaya, no quiero verlo más- Sandrá debió pensar aquello de que “Bien está lo que bien acaba”.
    Pero tía ¿qué dices?. Te has corrido un montón de veces, me has empapado y seguro que también todo el colchón. Venga, aún tengo marcha para toda la noche-
    La señorita ya ha hablado. Ya has acabado, date por satisfecho, ni en el mejor de tus sueños podías pensar que esto iba a ocurrir. Una de tus masturbaciones se ha hecho realidad, ahora vete-
    No me pienso ir, quiero que me la chupe, quiero follarla a pelo y no me lo vais a impedir-
    Creo que te equivocas chaval. Tienes 3 minutos para coger la puerta, si son 4 vas a pasar la noche en el hospital, y eso sin cabrearme. De verdad, no quieras verme cabreado- Algo de cierto debió ver en mis ojos que tras unos segundos de duda cogió en silencio su ropa, se la puso y echó 300 € sobre el trasero, aún enrojecido, de Sandra. Cogió, eso sí, el tanga y se lo guardó en el bolsillo. Después se marchó dando un portazo.
    Ha sido increíble. Eres un cabronazo, he pasado del asco más absoluto al miedo. Este tío era un tarado, pensé que me dejarías en sus manos. – Mientras ella hablaba la desaté, masajeando las marcas en las muñecas, después le alcancé la ropa y un vaso de agua, lógicamente tenía la boca muy seca.
    No mujer, me he imaginado que no verías las cosas igual una vez terminado el asunto. Estar excitado nos nubla un poco el juicio.-
    La verdad es que me ha puesto mucho el asunto, no estoy por repetirlo, pero te reconozco que me ha excitado una barbaridad. Me estoy llevando un montón de sorpresas, y entre ellas el que tú estés aguantando tan bien-
    No seas tan engreída-
    Aunque no te gustase, que además te gusto, ver este tipo de cosas acabaría con los nervios de cualquier heterosexual.-
    Sí, pero la verdad es que me he aliviado. Bueno, la noche está pagada, quédate en la habitación a disfrutarla.-
    Estupendo, no me apetece nada moverme. ¿Y si te quedas conmigo?, solo a dormir ojo, solo a dormir-
    ¿Como iba a negarme?, dormimos toda la noche juntos, ella en ropa interior, abrazada y poniendo a prueba mi autocontrol. A las 22:00 se despertó con hambre, yo no había dormido ni tres cuartos de hora.

EL TERROR.

Pensé que todo esto me iba a resultar más sencillo, pero no. Por un lado Sandra me estaba excitando cada vez más y además, aún siendo un tipo que alardea de no tener mucho corazón, me estaba enamorando de ella. Por otro lado los preparativos de la cuarta penitencia se habían complicado mucho, e incluso el protagonista principal de la misma titubeaba, sin él no había nada que hacer. Había también problemas legales que nos podrían llevar a la cárcel. Y no habiendo protagonista tampoco había escenario. Varias veces pensé planes alternativos, intentando no decepcionar a Sandra, e incluso pensé en otra fecha posterior. Pero al final se abrió el cielo y todo estuvo organizado para el mismo día de nochebuena, a las 12 en punto, una hora mágica. Todo ocurriría después de cenar con la familia, habiendo brindando y tomado los alcaselser de rigor.

Por algún motivo que no alcanzo a entender, mi parafilia consiste en mezclar el sexo y el terror, sé que no soy el único. Escalofríos, monstruos depravados, terribles espantos, atmósferas góticas, damas fantasmales … en fin, hay gente que le da por cosas mucho peores.

Esta vez Sandra estaba en antecedentes, sabía lo que iba a ocurrir. A las 12 en punto se presentó en uno de los centros comerciales de los alrededores de Madrid. Naturalmente no había nadie, pero tal y como estaba planeado encontró una puerta de servicio abierta y entró. Era la puerta de cocina de un restaurante muy especial que esa noche estaba cerrado, como no podía ser de otra forma dada su temática. En la cocina se cambió de ropa, había un silencio total, ni un petardo navideño, ni un murmullo, nada de nada. Ella sabía el riesgo que corríamos y yo la podía ver por el circuito cerrado de TV, lo único que estaba encendido junto con algunas velas estratégicamente colocadas.

El restaurante era de los que llaman temáticos, un lugar donde se come francamente mal y donde han echado el resto en la decoración. Naturalmente el elegido era de terror y además contaba con un pequeño circuito, un pasaje para pasar miedo, con decorados estupendos e increíbles reproducciones a tamaño real de los monstruos de toda la vida. Actores/camareros se disfrazaban y daban sustos los comensales que se atrevían a penetrar en el pasaje.

La idea, ya lo habrán imaginado, era que Sandra realizase todo el circuito y uno de esos monstruos, de carne y hueso, la poseyese salvajemente. Pensé que ese miedo, esa incertidumbre, y el sexo posterior, le iban a abrir un nuevo mundo de sensaciones, aunque suene a anuncio de refrescos. El peligro era que se sugestionase y pasase un mal rato… aunque todo estaba preparado para que se metiese en la historia.

Sandra se vistió con las ropas que le compré. Esta vez no era de marca, ni siquiera de su talla, era una especie de catsuit, aunque más amplio, como con telas blancas vaporosas, algo transparentes que caían por su cuerpo dejando algunas eróticas aperturas. Una vez la vi vestida por los monitores sentí cierta lástima ya que hacía algo de frío, pero ya dije que era una mujer valiente. Ella ya no dejaría de temblar, de miedo y de frío. Sus pezones no tardaron en acusar este ambiente “enfermizo”.

Por los monitores pude ver como antes de comenzar el circuito Sandra dudaba. No estaba muy convencida y aunque en el resto de experiencias había disfrutado en esta tenía mil y un escrúpulos. Lo cierto es que me sorprendí a mi mismo, es más, deseaba sinceramente que no lo hiciese, que no se atreviese a entrar, de verdad lo digo. Empecé a mirarla con otros ojos y aquello no tenía tan claro que le fuese a gustar.

Pero Sandra dio ese primer paso, titubeó, miró a todos lados, pero lo dio. Debía ver muy poco, avanzó por un largo pasillo oscuro, viendo al final el reflejo de la vela y rozando con sus manos la pared. Al final había una habitación espectacular, un cementerio, con sus cruces, lápidas, sus enrejados, un árbol seco, un cielo lleno de nubes tenebrosísimas y tres pavorosos zombies. Dos tipos con los ojos fuera, bien sucios, putrefactos, desdentados y terroríficos, con una señorita en parecido estado. Sandra se les quedó mirando fijamente, con gran recelo, esperando que cualquiera de ellos saltase, le arrancase la ropa y la poseyese entre las lápidas. Pero no, aquellos terrores no eran más que maniquíes. Procurando no darles la espalda cruzó el pequeño cementerio sorteando las tumbas y entró en el siguiente pasillo. Temblaba una barbaridad y desee bajar a taparla, a reconfortarla.

La siguiente estancia era una cripta de piedra. Había ataúdes por todos lados con las tapas medio abiertas. En el centro había otro del que salían unos dedos cadavéricos, los de Drácula lo más seguro. En otra esquina esperaba encadenado Frankenstein, con una cara terrorífica; venas, gruesos zurcidos y unas enormes manos. Sandra solo podía intuir los detalles puesto que las velas no permitían mucho más. Por el monitor ví como evitó el ataúd central y se quedó mirando al terrible monstruo, intentando captar cualquier movimiento para echar a correr. Me imagino que en ese momento estaba pensando en todo menos en sexo. Cuando ya iba a dejar la sala una columna de niebla salió de un rincón, de entre unos ataúdes. Ella se quedó pegada a la pared. De la bruma surgió el terrible rostro de un fantasma, con las cuencas de los ojos vacías, dientes afiladísimo, un orificio en donde debiera haber una nariz y brazos que amenazan con estrangularla. Sandra se quedó de piedra, a punto de desmayarse, ni siquiera tenía fuerzas para echar a correr. Empezaba a estar muy sugestionada y yo a preocuparme. Afortunadamente el fantasma era una proyección y terminado el movimiento se quedó con la terrible mueca fija, la bruma poco a poco desapareció. Sandra rezó para estar en cualquier otro lugar, disfrutando de la nochebuena fuera de aquellos muros. Pero continuó andando, le quedaban dos salas más.

Mientras andaba por el pasillo apareció el rostro del hombre lobo, con su cara de perro rabioso, colmillos sanguinolientos, garras temibles, ojos inyectados en sangre. Sandra pensó por unos instantes que viviría una escena zoofílica y no acabó de gustarle. Pero era otro maniquí, de latex, con pelo natural, ojos de cristal muy maléficos, pero maniquí al fin y al cabo.

La tercera sala, penúltima del recorrido, era otra cripta. Había un par de arcos de medio punto, columnas, vigas de madera y en las paredes grilletes. En uno de ellos había prisionera una muchacha desnuda, que sangraba por todos sitios, le faltaba piel, un ojo y por toda la superficie de su piel tenía marcas de mordiscos, latigazos y demás laceraciones, muy crudo todo. En una columna había esposada otra y debajo de sus dos pechos, magníficamente reales, se abrían las costillas dejando al aire los intestinos. Había otra en un potro de tortura igualmente desnuda y una última completamente destrozada, metida dentro de una dama de hierro. Era previsible que saltase mostrando sus llagas. En el rincón contrario había una cama muy sucia, con telas moradas y un ajado dosel en lo alto, en mitad descansaban los restos de otra doncella, pero estos simulaban llevar mucha más tiempo. Los detalles del maniquí eran escalofriantes, color verde, muy huesudo, con un cráneo espeluznante en el que destacaban los pómulos, ojos hundidos y multitud de cortes. En fin, la cama tenía aspecto de todo menos de confortable.

Esta era la habitación de Elisabeth Bathory, célebre personaje real, famosa por torturar y desangrar doncellas para mantenerse joven. La Condesa estaba ahí mismo, en mitad de la sala y observando a los que entraban. Era terroríficamente bella y chorreaba sangre por barbilla, cuello y escote. Sandra se temió lo peor, escena lésbica, torturando su bellísimo cuerpo, prisionera en cualquiera de esos grilletes a merced de unos sádicos. Y ojo, no hubiera sido mala idea, pero no, la condesa permanecía quieta con una mano levantada ordenando a sus dos mayordomos, que esperaban detrás.

Sandra se pegó a la pared y buscó la salida de aquella sala. Pero justo cuando dio la espalda a todo aquello una mano le agarró el pelo. Ella se quedó paralizada de espanto, aquella mano le dio la vuelta bruscamente y aterrada observó como uno de aquellos lacayos de la condesa la observaba desde las alturas, y es que el pollo era bastante alto, cerca de 1,90 cm. Su rostro era terrible, la careta más espeluznante que pueda imaginarse, un amasijo de carne completamente deformada, pelos largos y encrespados, nariz porretuda, dientes horrísonos, multitud de heridas, pústulas y un repugnante babeo que no venía con la careta, una audaz incorporación del actor. El tipo se había metido bastante en el papel y al parecer Sandra también porque al verlo intentó echar a correr espantada aún a riesgo de dejarle con un montón de cabello entre los dedos.

-No, no, no, por favor, no me toques, no me hagas nada- Sus palabras retumbaron en la cripta, el otro se quedó quieto observando su presa, ensimismado, y ella aprovechó para dar un estirón y salir corriendo. Con los nervios no se le ocurrió buscar el pasillo de salida, sino un rincón donde descansaban varios cacharros de tortura, tiró varios de ellos y siguió por la pared con el otro tarado detrás. En su huída también tiro por el suelo a la muchacha torturada, con la que se tropezó cayendo de bruces, boca abajo, sobre el adoquinado. El otro ya lo tuvo más fácil, se le echó encima, sus manos recorrieron con avidez el cuerpo de su presa, la cogió con fuerza y la lanzó sobre la cama, justo al lado de aquel pavoroso cadáver. Después cogió sus manos a placer, las recogió con una de las suyas sobre la cabeza de ella y le dio la vuelta. Ahora estaban cara a cara. Era un tipo realmente fuerte. La otra mano no tuvo ningún problema al rasgar aquellas telas violentamente, echando todo el trapo al otro lado de la habitación y dejando al aire aquel magnífico cuerpo. El tipejo aprovechó para, con careta y todo, introducírselos en el orificio de la boca para saborearlos, mientras con la mano libre no paraba de estrujar y recorrerlo todo.

Ver aquella manaza recorriendo su cuerpo era terrórífico y aquel rostro espeluznante restregándoselo colmó todas mis fantasías parafílicas. Sandra, viendo inútil toda resistencia dejó de manotear. La mano libre, que seguía sin parar de estrujar y arañar, acabó en la entrepierna, dándole un brutal masaje. Creo que fue en ese momento cuando Sandra se dio cuenta que monstruo tenía las mismas descomunales dimensiones que su marido. También se fijo en que usaba la misma colonia, un perfume muy peculiar, Syseido Basala. Aquel hombre era Marcos, se dijo a si misma, yo había sido tan buena persona como para montar todo esto y demostrarle que ella se había convertido en una auténtica trigresa.

Sandra se relajó completamente, se puso a su disposición y el monstruo aprovechó para seguir dándole un buen repaso. Se ve que a él también le gustaba hacerlo a la vista de tanto testigo silencioso, una condesa vampírica y sus víctimas torturadas. Además una de ellas observando resignada con todas sus sanguinolientas heridas y la otra acostada justo al lado, cadavérica y pareciendo observar atónita con aquellas cuencas de los ojos vacías. El monstruo soltó sus manos y estas se fueron a alojar detrás del su cuello invitándole a continuar… y así hizo. Tras lamer, mordisquear, saborear aquel cuerpo excelso, tuvo la gran osadía de hundir su rostro en el cunilingus más extraño que he visto. Ella abrió las piernas invitando a la exploración y acompañó el trabajo de aquella descomunal cabeza en su sexo. El tipo no parecía un especialista, ninguna delicadeza desde luego, pero sí muchas ganas y al final obtuvo premio y en toda la cripta resonó un gran gemido.

Después abrió su bragueta y sacó un pene descomunal a punto de reventar. Un cacharro anchísimo con un glande que más parecía un limón. Sandra no lo pudo ver, pero lo sintió, vaya si lo sintió. El tipo empezaba a ponerse impaciente así que lo hincó según tuvo oportunidad.

Ella gritó de placer dando comienzo a un brutal bamboleo, pensé que la iba a desencuadernar. Con cada acometida ella se movía entera, sus pechos amenazaban con saltar del cuerpo. Sin ningún miedo Sandra engarzó sus piernas en las caderas del monstruo y no dejó de tener orgasmos uno tras otro. Se estaba volviendo loca y en ese instante buscó con sus manos el final de la máscara. Quería ver a su marido, besarlo y contemplar su rostro cuando terminase en su interior. Luego ya vendría el perdón o el no perdón. El caso es que le quitó la careta y ahí debajo no estaba Marcos, era parte del ardid que se me había ocurrido para darle un giro al asunto. Allí debajo estaba Fran, el guardia de seguridad de aquel restaurante, un tipo siniestro que iba a mi gimnasio, un tío de los que dicen “límite”, es decir, que no tienen muchas luces. Lo que sí tenía era ganas de quitarse el polvo, mejor dicho de echarlo, porque tanto gimnasio y músculos no le habían dado muchos frutos hasta ese día.

Sandra se quedó de piedra, pero el otro estaba encegado y ni paró ese salvaje vaivén. El caso es que ya habían sobrepasado el punto de no retorno, Sandra eligió orgasmos en lugar de enfrentarse a un auténtico morlaco y dejarle sin su gran espasmo. Por eso no bajó las piernas y por eso siguió moviendo el culo hasta que el tipo se corrió gritando como un poseso. Temí que nos oyeran fuera del centro comercial, en toda la ciudad. Por sus convulsiones deduje que el orgasmo de él casi había sido más largo que el de ella, calculo a ojo y sin cronómetro, que varios años sin “mojar”. Ahora lo había hecho dentro de una mujer de bandera, a pelo. El tipo se quedó tumbado encima de ella, naturalmente no era un príncipe azul. Sandra me reconoció más tarde que aún después, teniéndolo dentro, ella siguió sintiendo nuevos orgasmos postreros.

LA RECOMPENSA

Respiré a gusto cuando más tarde me dijo que aquello le había encantado, le había entusiasmado y ya tenía muy claro que la vida es corta y que el sexo es un regalo que nos han dado para disfrutarlo. No es una obligación, ni tampoco un trámite, es lo mejor del mundo y se merece que dejemos nuestras limitaciones, nuestros traumas, para vivirlo a tope.

Afortunadamente Sandra no ha vuelto con su marido. ¿Y ahora querrán saber si me premió?. Pues sí, lleva años haciéndolo, con sexo, sin él… y espero que lo siga haciendo muchos más.

ignatus@ozu.es

Mi sensual inquilina y el cornudo de su mozo ( Segunda Parte )

ADVERTENCIA: No lea éste relato si no quiere acabar masturbándose en su casa u oficina copiosamente,  tiene un alto contenido erótico y un morbo especial y si eso mismo es lo que desea, por favor lea desde el comienzo  primero la parte uno publicada en ésta misma página. Que tengan buena paja, afablemente. El autor.

Pasaron ya algunos días de lo ocurrido en el apartamento de Viviana cuando Hernán su marido nos encontró con ella disfrutando de una jornada amatoria con epicúreo deleite y yo en realidad con el miedo de que el tipo vaya con el chisme a mis suegros ya que con ellos sí tenia contacto casi todo el tiempo, cada tarde que yo llegaba del trabajo especialmente los primeros días entraba a casa preparado para todo,  a afrontar el tremendo lío que se iba a armar si ese día se le daba la gana de abrir la boca,  pero pasaron los días con total normalidad aunque yo en mis adentros sí temía que se arme un relajo muy fuerte al enterarse ellos de mi infidelidad a su hija con la inquilina, ya cuando pasó más o menos un mes y el tipo ya pagó la renta de su apartamento y habló con mi suegro y no le dijo una sola palabra de lo ocurrido ya se me asentó el alma al cuerpo y tuve la certeza de que no iba a decir nada, todo esto yo me enteraba en conversaciones ajenas de oyente y yo como que nada, durante todo éste transcurso de tiempo a ella no la vi, pues luego supe que se había ido a pasar una temporada en casa de sus padres al campo ya que iba con dinero fresco que Hernán les daba para su manutención y se daban ciertas comodidades.

Luego de vernos un día los dos solos en la entrada de la puerta principal de la casa cuando yo salía y ella entraba y como no nos pudimos decir ni media palabra ella me llamó a mi celular y me citó en un parque que es bastante camuflado y discreto a pesar que está muy cerca de la casa por su majestuosidad en vegetación, es un lugar muy tranquilo para poder hablar y ahí suelen ir las parejas de enamorados adolescentes después del colegio, llegué cinco minutos antes de la hora acordada y dirigiéndome al lugar de encuentro dentro del parque en dónde había una casita de madera en el aire sostenida de dos árboles me cercioré de que no había nadie alrededor que me conociera y subí por las escaleras con sus pasamanos de madera y era una suerte de que no estaba ocupada, para matar el tiempo me puse a leer un sin número de graffitis que los muchachos se inventan cuando a lo lejos por la ventana de atrás de la casa divisé a mi criolla bonita acercarse con ese aire de mujer garbosa, subió a la casa regresando a ver a un lado como al otro y la recibí con un rico abrazo enroscando mis brazos en su diminuta cintura y un beso sonoro en los labios que lo recibió con emoción y esmero.

Teníamos mucho de que hablar así que los dos sabíamos que ahí nos habíamos reunido para conversar y no para coger aunque en realidad con esa mujer al frente mío y a solas ganas no me faltaron.

Con nuestros sentidos agudizados nos sentamos en unos taburetes frente a frente mirándonos a los ojos atentos a lo que teníamos que contarnos.

Yo tenía muchas preguntas, de la emoción no sabía ni por dónde empezar, quería saber cómo le hizo para que su esposo no les cuente nada a mis suegros, cómo arregló semejante lío si el tipo estaba más bravo que un toro en lidia, en fin, lo mejor fue que ella mismo como sabía todo tal y como había sucedido agarró el hilo de la conversación y de principio a fin ella me contó todo y fue lo siguiente:

Cuando tú te fuiste el día en que nos encontró amándonos Hernán estaba furioso, me comenzó a insultar y me hizo una escena de celos y yo le planté desde un principio por que yo ya sabía que desde hace algún tiempo ya se olía algo entre nosotros por que me decía que te quedo mirando mucho y de cierta forma coqueta e insinuante y le dije:

-Vamos, amor mío … No te pongas bravito. Si en el fondo te ha gustado verme arrecha como una perra, ¿Verdad? Lo pensé fríamente y llegué a la conclusión que definitivamente le había gustado, yo le conozco a pesar de su ataque de celos yo sentí que le gustó. Noté cómo se le ponía dura al recordar la deliciosa escena contigo Papi.

-¿No es verdad, mi amor? – Le dije a Hernán dulcemente, cogiéndole el pene y empezando a masturbarle.

 ¿No es verdad que te ha gustado verme desnuda entregada, arrecha y hambrienta, y que todo el mundo de esta casa se dio cuenta de ello? ¿No es verdad, mi cielo? Su incipiente erección creció inmediatamente mientras le bombeaba y le hablaba tan cariñosa y dulcemente.

-Es verdad, mi amor, te ha gustado – continué -. No puedes ocultarlo, mírate el pito, lo tienes como nunca. Vamos, confiésalo.

-Es verdad – gimió  – Me ha gustado verte desnuda y poseída por ese hombre, cachonda y abierta para él.

-¿Sólo eso? ¿Sólo te ha gustado eso?


-No, mi amor.

-¿Qué mas te ha gustado?

Estar allí para verlo, todo desnudo, bien erecto hecho un semental con su cuerpo encima y dentro tuyo, sí querida. Y que todos los vecinos lo supiesen.

-Ya veo, mi amor. ¿Y no es verdad que eres un pajero de peso ?


-Es verdad.

¿Y que sientes mucho placer masturbándote mientras piensas en tu mujer desnuda y cachonda, entregada a un hombre esbelto viril y bello.

-Es verdad, mi amor.

-Entonces voy a dejar de masturbarte para que acabes tú solito – y así lo hice…


-Piensa en ti, en mí y en Tato juntos en ésta casa transformada en un templo del placer.

 ¿No te da más placer?

-Es verdad. Me lo da.

-¿Vas a correrte?

-No tardaré mucho

-¿Y yo, mi amor? ¿No puedo disfrutar yo?


-Claro que puedes.

-Entonces tienes que consentir en que me culeé Tato, ese macho que he conocido en ésta misma casa y que me vuelve loca con su manera de ver, ser y poseer.

 ¿Consientes?

No, respondió.

 Le gustaba y le disgustaba la idea. Siempre fue por naturaleza muy convencional, y ésta propuesta última ya era demasiado fuerte para él. Pero no sé de dónde me salían tan morbosas  ideas. Estoy perdidamente loca por ti Tato y soy capaz de todo por que me sigas poseyendo como lo haces siempre…

-Podrías mirar y masturbarte – le dije – Yo te dejaría. Estaré muy cachonda y muy puta para ti pero lo haré con Tato y mientras tú te pajeas él me penetrará con esa enorme verga suya, haciéndome correr una y otra vez, y los dos disfrutaremos. ¿No te gusta la idea?


-Sí – dijo, a punto de terminar.

-Dímelo.

-Me gustaría mirar y masturbarme mientras ese Tato  te culea con su enorme verga.

-Entonces, ¿consientes en que me la de?


-Sí, consiento.

-Y serás tú quien introduzca su pene dentro de mí, ¿verdad cariño?


-Verdad.

-Y no sentirás celos ni te quejarás, porque eres tú el que me lo pide y el que mete esa enorme barra en mi jugoso coño…

 ¿Verdad que no?


-No sentiré celos, mi amor.

-Y te convertirás en cornudo consentido dándolo por sentado, ¿No es verdad?


-Es verdad – dijo, acelerando su ritmo masturbatorio.

-¿Por qué?


-Porque quiero introducir el pene de Tato en tu chucha para poder mirar y masturbarme rico mientras te coge.

-¿Y lucirás tus cuernos con dignidad y orgullo?

Viviana me contaba y yo simplemente no podía creer su osadía, su valentía y astucia de llevar y encaminar las cosas tal como ella quería que sucediese y de tal modo,  con cara de asombro seguí escuchando su acústica voz que hacía eco en las paredes de madera de la casa de los árboles…


-Sí, mi amor. Los luciré con orgullo.

-¿Lo juras?


-Lo juro.

-Te quiero, mi amor.

-¡Te quiero! – gritó Hernán, eyaculando en sus manos irremisiblemente. Fue una corrida escandalosa, larga, espesa, en conmemoración de su futura condición de cornudo.

 Cuando acabó fue dando tumbos hasta la cama, desplomándose sobre ella en completo estado de agotamiento. Al rato sentí que se quedó dormido y me  metí en la cama con él y me abrazó tiernamente. Nos dormimos excitados por lo que iba a suceder.


Al otro día despertamos y Hernán me dijo que quería que todo entre nosotros esté normal y que quería que aproveche mi sexualidad al máximo.

-¿De verdad quieres que todo esto lo tomemos con normalidad? –pregunté.


-A mi no me importaría si no te quisiera tanto pero Viviana por qué me haces esto.


¿Qué ya te echaste para atrás maricón?

Viste que no puedo confiar en ti maricón ?

¡¡¡ Lo juraste anoche !!!

Entérate que ese macho me encanta  y así hagas lo que hagas o digas lo que digas yo seguiré con él, no renunciaré a Tato, ese si es un macho que sabe como tratar a una mujer como yo, no como tú.

Lo juraste anoche y quedamos en que a ti no importa que tire con Tato siempre que puedas pelártela mirando desde un rincón, ¿no es así?

Asintió con la cabeza. Estaba desnudo y no hizo nada para controlar una nueva erección, ya estaba habituándose a empalmarse escuchando cómo su mujer hablaba de chingar contigo papi rico.

-Me parece bien –sentenció, solemne-.

Pero ha de quedar claro – le dije – que tú no puedes acostarte con nadie; es más, que ni siquiera podrás compartirme con Tato cuando me tire. Deberás, en todo caso, seguir mis indicaciones al pie de la letra, pero nunca podrás penetrarme por lo menos hasta después de unos días después de haber sido cornudo. Durante ese intervalo de tiempo, ni siquiera dormirás en mi misma cama. Y cuando quieras aliviarte, pondrás el vídeo que quiero que tú mismo filmes y te la machacarás viendo cómo me ha complacido  Tato.

 ¿De acuerdo?


-De acuerdo –respondió – automáticamente.

-Y que quede claro que todo esto me lo pides tú. Luego no me vengas con ataques de celos ni cosas por el estilo, ¿ Vale ?


-Vale – accedió, con una erección agrandándose por momentos.

-Vamos a pasarlo muy bien los tres, ya lo verás –le dije a Hernán, dándole un beso en la mejilla y regalándole unas caricias en su cabeza y frente  despeinando su pelo.

Me lo acabó de contar con su naturalidad innata tal y como les he narrado, y yo con una erección dentro de mis pantalones sólo de imaginarme lo que a futuro iba a pasar, iba a poder beneficiarme de la inquilina más rica de todos los barrios de la ciudad con la complacencia y consentimiento de su marido,ésto no estaba planificado en mis morbosas fantasías en realidad yo casi no había hecho nada para que sucediera, ella se había encargado solita de hacer todo lo necesario para prepararme el chance de darle verga siempre que cualquiera de los dos quisiéramos en su propia casa.

Se quedó viendo mi bulto y con una sonrisa picaresca y regalándome una mirada penetrante a mis ojos, mientras observaba sus pupilas agrandarse y dilitarse en momentos ella con la rapidez propia del deseo desenfrenado sacó y tomó mi brillante pene y se lo engulló de golpe hasta la garganta para luego de prodigarme un placer inmenso me la comenzó a lamer como paleta de helado desde el escroto hasta la punta, con su lengua por la parte de afuera de mi uretra iba sacando mis líquidos pre seminales que ayudaban a lubricar aún más mi glande mezclándose con su saliva. La quise acariciar la chepa pero deteniendo mi mano me dijo que estaba menstruando y que ese día era el último, era miércoles y que ya necesitaba sentirme lo más pronto como ya estaba acostumbrada y que vaya a su casa el sábado por la noche que ella ya tendría arreglado todo para nuestro primer encuentro con un invitado más de espectador…su marido. Sólo el pensarlo más su mamada estupenda hizo que saliera de mi una cascada de semen la cual fue a dar a su boca, mejillas y pelo y encharqué el seco piso de madera con otros gruesos chorros, me vació hasta la última gota y luego me dio un beso muy morboso haciéndome saborear mi propio semen. Me abrazó me acarició y besándonos como adolescentes de secundaria nos disfrutamos por encima de nuestras ropas, dándome un beso en la punta del glande a manera de despedida en dónde tengo un lunar íntimo el cual a ella le encanta y le causa mucha arrechera, guardó mi verga semi flácida indicándome que me esperaba la noche del sábado en su casa.

A mí me cayó de perlas la fecha de la cita, por que precisamente el sábado siguiente toda mi familia incluyendo los políticos tenían planeado un fin de semana de campo en la quinta de mis suegros a la cual yo no estaba apuntado por cuestiones laborales.

Todo se me estaba dando a pedir de boca sin hacer mucho, me puse a pensar que ni teniéndolo planeado me podría haber salido mejor.

Llegó el sábado y pasó muy rápido el tiempo trabajando en mi oficina, en la tarde tipo seis y media de la tarde llegué a mi apartamento encima del de ellos y me bañé, me perfumé y vestí para tan peculiar cita que era pa’culiar a mi sensual inquilina delante del cornudo de su mozo. A las 9 de la noche bajé las escaleras y toqué su puerta.

Salió a abrir ella enseguida excedida en belleza y me hizo pasar a la sala en dónde estaba su marido viendo televisión, saludamos y me senté en el sillón.


-¡Qué ganas tenía de que llegases Tato! –exclamó Viviana-. Estás guapísimo. ¿Te gusta cómo me he vestido para ti? – preguntó, girando sobre sí misma para ofrecerme una perspectiva completa de su cuerpo, observando con auténtica fruición su culo y sus tetas me quedé paralizado viendo a semejante hembra con una micro falda blanca y una blusita tipo top rosada que hacía resaltar el color de su piel canela la que me iba a coger después de unos momentos a placer en presencia de su maridito.

Luego de muy poca plática ella se abalanzó sobre mí en el sofá  metiendo su inquieta lengua con mucha pasión en mi boca, comenzó a sacarme los botones de la camisa al tiempo que iba besando mi pecho y tomando mi verga por encima del pantalón la sintió dura y realmente se descontroló y bajando mi cremallera sacó mi verga y llevándome casi arrastrado a su habitación conyugal tomándome de la verga como si fuese mamá elefanta,  mirando a su marido que nos había seguido atrás habló:


-Tú siéntate allí, cornudo mío, con aplomo, señalándole una silla que había en un rincón. Mientras nosotros nos calentamos, tú puedes masturbarte si quieres. Cuando te haga una señal, te acercarás e introducirás el pene de mi Tato en mi zorrita para que él me la empuje hasta el fondo.


Obedeció desnudándose al instante sentándose en la silla. Viviana no perdió el tiempo y se lanzó sobre mí como una leona. Empezamos a meternos mano y a acariciarnos de forma salvaje, prácticamente arranqué su blusa mientras ella me quitaba los pantalones. En un momento dado,  VIvi se arrodilló ante mí y le dijo a Hernán con malicia.

-Ahora voy a chupársela como jamás has imaginado – en tono desafiante mirándole directamente a los ojos – y me bajó de golpe los calzoncillos. Mi falo erecto, golpeó con violencia en la cara de Viviana. Ella se lo metió en la boca inmediatamente y comenzó a chupármelo hambrienta y con auténtica desesperación.


Yo nunca había visto a Viviana en semejante estado. Se puede decir que su coño chorreaba, y ni siquiera le había todavía topado ni excitado el clítoris. Agarraba mi tranca con las dos manos mientras se la metía en la boca tanto como podía.

Hernán al verla así, tan cachonda y puta, arrodillada ante mí y desesperadamente lubricada, no pudo contenerse por más tiempo y se corrió por primera vez entre gemidos inaudibles. Nosotros revolcándonos en la cama, tocándonos, chupándonos y acariciándonos mutuamente.

Durante un buen rato su marido se quedó olvidado en su rincón, pero nuevamente erecto, hasta que por fin de nuevo Viviana le pidió que  hiciese lo que habían acordado.

-Ahora cornudo mío –le dijo mirándolo a los ojos-. ¡Méteme ahora esta rica verga bien parada y bien tiesa en el coño! Obedeció inmediatamente. Viviana se puso a cuatro patas y Hernán agarró mi miembro, duro y suave, desde su base. Su mujer me ofreció su vagina y Hernán se encargó de introducirle y encaminarle mi carajo casi por completo, entre los grititos de placer de su moza. Después se retiró de nuevo a la silla, satisfecho, mientras yo  seguía dándole verga hasta el fondo y ella bufaba de tanto placer y acariciaba mis bolas que era lo único que no entraba en su cuevita del placer provocándome oleadas de sensaciones estimulando mi escroto.

Nuestros cuerpos estaban hechos para gozar el uno del otro, tan calientes en la penumbra de la habitación. La embestía con potencia gimiendo de placer, mientras ella que se había metido el dedo pulgar en la boca, gritaba cada vez con más violencia.

Permanecí con la misma acción extasiado de la perfecta armonía de las penetraciones, haciéndole a Hernán un cornudo consentido más en el mundo, estaba entretenido y agradecido masturbándose hasta eyacular dos veces más.

Nuestros cuerpos empapados en sudor gozaban de mil y una posiciones en su cama matrimonial la cual ya antes había conquistado, sólo que ahora con la diferencia de que su marido nos miraba coger masturbándose perplejo como un mono desquiciado.

Te gusta como me cojo a tu mujer mariquita? Mírala como goza con un hombre de verdad. Te gusta que te haga cornudo mal parido?

Sí me encanta verla como le coge un semental como tú, estoy muy orgulloso de verla a ella gozando con un hombre con el cuerpo como el tuyo y cómo la posees, no dejes de cogerla nunca por favor, ven y atiéndela cuando quieras ésta ya es tu casa.

-¡Este semental está partiéndome en dos! –gritó muy fuerte VIviana, los demás inquilinos estoy seguro de que escuchaban sus alaridos, siempre estuve agradecido con ellos por que a pesar que tengo la certeza de que sabían que yo le daba verga a nuestra sensual inquilina ellos nunca hasta la fecha de hoy han dicho nada de nada a nadie en la casa.

Que rica verga tienes mi amor y como me la clavas, enséñale a mi marido a ser un hombre real, cógeme rico para que él aprenda, mira cornudo de mierda como me hace gozar un macho bien puesto, mira como me parte la concha y me hace vibrar, eso es lo que yo quiero un macho así que me mate de placer, aaaaaaaayyyyyyyyyyyyy, ayyyyyyyyy

Hijo de puta que rico me estoy viniendo, esto es un hermoso orgasmo ayyy

Era un orgasmo más durante ésta sesión que  Viviana experimentaba de forma violenta, la colcha de su cama ya estaba empapada de tantos meados de ella, se notaba espuma y trocitos como de gelatina o una especia de silicona regados  o pegados a la orilla de la cama, en cada orgasmo emanaba enorme cantidad de líquidos y semilíquidos un tanto más densos.

Ella se quedó reposando  un momentito de su brutal orgasmo mientras mi verga palpitante esperaba pacientemente su oportuno alivio.

Viviana en tono de superioridad absoluta regresó a verle a Hernán y le dijo.

Desde que nos unimos has sido muy dulce conmigo, siempre respondiste a todos mis caprichos, siempre me obedeciste. Eres para mí como mi mejor amiga, como mi hermana. Pero en la cama eres un desastre, nunca he podido gozar así contigo.


Hernán escuchaba con la cabeza gacha, como un niño que esta siendo castigado, por una travesura de la que sabe que es culpable.


Quiero que veas como actúa un hombre real, como me somete, como me hace suya, para que aprendas y lo imites. Solo así tendremos un matrimonio completo, créeme lo hago por tu bien.

En un momento dado viendo mi monumental verga que palpitaba como con vida propia se incorporó y colocándose en posición de sesenta y nueve, se metió de nuevo en la boca mi tieso obelisco que desafiante quería ya algo más   yo como campanero daba movimiento con mi lengua a su colgado clítoris haciéndola gemir de placer y saltar como con ataques de epilepsia cada cierto momento que atinaba el punto exacto de la locura.

 Al cabo de un rato, Viviana se dirigió a su esposo nuevamente y le dijo:

-Ven, cornudo mío. Ahora vas a meterme esta enorme y jugosa verga  por el culo.


Y ahora a mí, repentinamente, me pedía que le metiese mi palpitante cosa por el culo (con evidentes posibilidades de desgarro). No me parecía bien, y ella debió notarlo porque me miró con cara de muy pocos amigos.


-¡Cornudo, méteme inmediatamente esta verga por el culo, o serás la última vez que me veas fornicar con Tato! – le ordenó a gritos. La eventualidad de la amenaza y la contundencia con que se formuló le hicieron poner inmediata acción a la orden recibida:

 Hernán tomó mi pene y lo introdujo en el estrecho culo de su mujer y yo acomodándolo muy dentro hasta el fondo a ella en su carita pude notar que se encontraba en perfecto trance, a pesar de todo, y por mucho semental que fuese, con todas esas escenas, el morbo de la situación,   su culo que apretaba como un guante mi agrandada verga y como la culiada era de  campeonato ya poco más iba a aguantar para encontrar mis ya merecidos alivios después de unas horas de sexo fuerte y salvaje.


Así que me la cogí por el culo, despacio y cuidadosamente primero y sin más contemplaciones ni misericordia a ella le dolía, eso seguro, pero no se quejaba, y lanzaba gritos ahogados que culminaban con cada embestida en un sollozo.

Ahora estás sintiendo una verdadera tranca dentro tuyo, no como la del afeminado de tu marido…

Hernán se sentó en su silla y disfrutó del espectáculo masturbándose como un mono.

Curiosamente, al notar que llenaba el rebosante culo de su esposa con mi espesa y abundante leche llegó al clímax al mismo tiempo que Yo.

 Antes de que me  corriese por completo Viviana se la sacó del culo y me ofreció el rostro (cosa que nunca había hecho con él  eso lo supe después)

No desaproveché la oportunidad y descargué una buena cantidad de esperma también en su boca, cuello y tetas.

Luego, caímos desplomados mientras él se corría por enésima vez.


La noche acabó en este punto, yo agotado medio adormitado pero pude ver, no obstante, a Viviana refrotándose el semen de su macho por todo el cuerpo, tomarlo con los dedos y saborearlo con fruición.

Le pidió a su mozo que la limpiase con la lengua y lo hizo.

A pesar de que al principio se lo vio que le daba mucho asco, ella lo agradeció con sus movimientos circulares de chepa lo cual  acabó por gustarle.


Cuando la dejó completamente limpia y aseada, yo me he quedado adormitado en la cama, y él había querido penetrar a Viviana   y por ello se ganó una puteada que me hizo despertar del alboroto y le recordó que durante quince días no podría ni dormir ni copular con ella.

-Es lo que hemos convenido, mi amor – le dijo -. Y piensa que, de este modo, podrás verme garchar con Tato cuando quieras, todas las veces que quieras.

¿Verdad qué te gusta la idea? ¿Verdad?

Lo ves…. Claro que te gusta.

 Anda, duerme en el suelo junto a la cama si es que quieres…

Al fin y al cabo, ella era la dueña, él su cornudo y quería seguir siéndolo por mucho tiempo.

Cuando le quitas la hombría a un hombre esta no desaparece, tú la absorbes. Su humillación es un pedestal que te sirve a ti para elevarte y mientras más le humillas más te adorará.

En fin – Viviana sigue recibiendo su dinero para ella y su familia y yo me la sigo tirando cuando me da la gana y tengo una zorrita muy caliente muy cerquita sólo debajo de mi apartamento esté él o no…ella está perdidamente enamorada de mí y hace lo que yo le pido o digo, me complace en todo lo que quiero al igual que el cornudo de su marido.

Lo que más me excita en la vida es darles verga a las esposas delante de sus esposos o novios o que sean casadas infieles y atenderlas en la misma casa y cama en dónde duermen con sus mariditos.

Si tienen una historia similar que contarme no duden en escribirme, si eres una mujer de Ecuador o de cualquier parte del mundo espero tus fotos, e-mail y número de contacto,  no dudo que escribirán muchos cornudos que quieren que me las goce a sus esposas, siempre lo hacen, también espero sus comunicaciones y todos los que leyeron éste relato no se vayan sin dejarme sus comentarios sean buenos o malos para mi son muy importantes a mis correos de contacto.

 

Tato

Quito / Ecuador

semental_de_esposas@hotmail.com    msn

mi madre, y mi amigo

mi madre actualmente tiene 55 años , es una señora demasiado concervada, senos pequeños pero firmes, pero sus nalgas ermosisimas, muy grandes, que eso es lo que siempre les ha encantado a los hombres , yo tengo actualmente 20 años, somos solo ella y mi amigo los que vivimos en mi casa , resulyta que 5 años atras , al regresar a casa en compañia de un queridicimo amigo el BURRO mayor que yo, por 3 años, un joven muy dotado 24 cm de miembro , pues siempre nos los presumia ami y a los amigos, beniamos de jugar , y ya dentro de la casa, nos dispusimos a bañarnos, pensando que estavamso solos, desnudos, entramos al baño riendo y gritando , no nos dimos cuenta , cuando mi madre estava de pie , en la entrada del baño, al tiempo que decia que , que tanto grito, por lo que nos quedamos callados , frente a ella pero mi madre no nos despegaba la vista de nuestras vergas, la mia mas chica que la de mi amigo, solo 16 cm, de rrepente mi madre nos dijo cubranse , descarados, ella llevava puesta solo una camiseta , muy delgadita la que ocupava para dormir, no traia rropa devajo, se le notava, corrimos a mi recamara y rriendonos , mi amigo empeso a decir que buena esta tu mama, , que nalgotas, y yo callado, el comenzo a jugar con su verga y de inmediato se le paro pero lucia descomunal, para agarrarla asi mamasota, deia el, y yo me empese a exitar  tambien me empmese a jugarmela , creo que fue por lo calientes que estavamos , que no nos dimos cuenta de nuevo estava mi madre ahi biendonos, y en un grito , dijo que hasen muchachos leperos, mi amigo bolteo y con su verga apuntandole a mama, le dijo que nada, solo jugabamos, y mi madre ya no pudo mas, y solo dijo les dare una leccion para que no anden jugando asi, le agarro la verga ami maigo y la empeso amamar, diciendole , donde te havias metido papasito , mira que rricura de vergota y todita sera mia , verdada burrito?, mi amigo solo se le beian sus hojos en blanco pues mama ya se la estava mamando , mas tarde mama , se puso en 4 `patas y lebantando su camisetita separo sus nalgotas, que ermosura de nalgas amigos enberdad no se imajinan , que espectaculo su panochota bien peludota  destilandole ya sus jugos , y diciendole a mi amigo metela aqui papasito, por favor te lo pido, a lo que mi amigo estava mudo pero solo se la puso en la pannnnnnnnnnochita y mi madre sola se dejo ir con toda su fuerza atras, metiendosela de un solo golpe mi amigo y solo pujo y grito mama, le dije mama, por favor deja eso te duele, quieres que te la saque mi amigo? solo gritava , no, no metela mas, me jalo ami y me la empeso a mamar me bine como tres beses en su voca que rrico , mi amigo le dijo lla me bengo y ella solo le dijo echamelos dentro , mi amigo le dijo no , la embarasare, ella dijo no me importa eso sololos quiero adentro, fue asi como comenzo nuestra relacion el BURRO , MAMA , Y YO despues les platicare mas , por favor diganme sus comentarios o sui alguien ha tenido la fortuna de vivir algo asi esgfer@hotmail.com

Viviendo una fantasia

Me llamo  Marisol, tengo 27 de edad, casada a los 24, quiero dar a conocer una historia tan cierta como que hay sol, alos dos anos de casada, mi esposo me pedia que actuara en la cama como que fuera otro y yo cambiaba  los nombres de mis amantes( que segun el existian ) pues asi transcurria el tiempo
 pero de tanto que me decia y que a la vez veiamos peliculas pornos, pues me  fue entrando la curiosidad, que como seria eso realmente, asi que le dije a mi esposo que se llama jorge, que  porque no haciamos realidad la fantasia de el, claro ya a estas alturas era mas mia que de el, asi que me propuso que buscaramos un hombre, pero que no fuera conocido de ninguno de los dos y eso para eitar que se enteraran muchos
, pues aprovechando un viaje a Miami, decidimos ver la forma de resolver eso, y buscamos en el periodico algo que nos pudiera ayudar, y vimos n anuncio que decia que si se necesitaba , habian chicos aompanantes y fuimos a ver de que se trataba; pues ya en el lugar nos dijeron que habian acompanantes, para fiestas, o paseos  alguna actividad donde la dama no debia ir sola, jorgue indico que si habria alguien que me ensenara como ser mejor mujer,en el sentido sexual, en el momento llamo a otro lugar y nos envio alli pues nos atendieron y nos ofrecieron que un hombre educado y  guapo nos podria servir  solo habian ciertos requisitos que se debian cumplir y estos eran que el esposo podia ver y oir pero de ninguna manera intervenir en los actos sexuales, y la dama debia  aceptar  los juegos que ellos disponian, senalando que no habria  mal trato ni palabras obcenas, nada que humillara a la dama, pues aceptadas las condiciones, nos fuimos con el encargado a una localidad donde presento a un caballero, esta demas decir que era hermoso y guapisimo; Principiamos la accion el me fue quitando la ropa  con delicadeza, yo miraba a mi esposo y con pena, pero ya estabamos en nuestra fantasia que otro hombre me poseyera y jorge viendo
Me desnudo copletamente y me acosto en una cama donde empezo a besarme la pusy, me mamaba de lo lindo el clitoris y me empese a relajar y empese a sentir  algo maravilloso, aunque ya lo habiamos hecho con mi esposo solo de verlo alli me estremecia, senti que me venia un orgasmo y no hice escandalo fue delicioso y pense esta tarde sera inolvidable, luegoel caballero  que se llamaba  Mario se desnudo y vimos que tenia una verga tremenda y exitante me la puso en la boca me dijo que se la mamara y asi lo hice fue endureciendose ese animal, de que forma que no me cabia en la boca, cuando ya estuvo enorme, me habrio las piernas me las levanto y empeso a introducirlo, al momento que el lo metio me vine por segunda vez, aca si lo tome de los brazos y el se dio cuenta, jorge miraba sentado en un sofa, me siguio coiendo y yo encantada
 me puso sobre de el yo sentada en el aire, solo detenida por la verga de Mario, duramos mucho asi, luego me empeso acariciar el ano, sus dedos  untados en algo deslizaban en mi recto, primero un dedo, luego dos y asi me fue preparando, me lebanto las piernas el estando de frente y yo tambien y me empeso a cariciar metia sus dedos
 y luego fue su verga la que entraba o trataba de entrar, duramos asi asta que la metio casi a la mitad, me dio vuelta como poner a un perrito y asi siguio co ese tormento, dolia pero gustaba sus dedos acariciaban mi bulba y me calentaba mas de lo que ya estaba
  luego me puso boca arriba y se monto en mi de nuevo
dejo la verga afuera y yo la introduje, me corri de nuevo habia perdido la cuenta y cuando l se  acercaba el al orgasmo, la saco y me la puso en la cara y senti su semen caliente que me regaba mi cara
Espero mi experiencia les gustara,  gracias

Un juego de cartas

Hola a todos, queria contarles como fueron mis primeras experiencias transexuales y como siendo casado me visto de mujer cada vez que puedo
  Esto ocurrio cuando tenia 15 años, yo soy de Buenos Aires, en esa espoca vivia con mi papa, la casa de mi padre funcionaba como una oficina en donde se juntaban trabajadores de la construccion. Una noche dos de los empleados se quedaron a dormir en el trabajo por que al vivir lejos le preguntaron a mi padre si podian pasar la noche hasta el otro dia.
 Todo comenzo como un juego, yo me habia echo amigo de los dos a pesar de la diferencia de edad que teniamos, uno de 25 y el otro de 40, compramos unas cervezas y nos pusimos a mirar la tele, a todo esto mi padre ya estaba durmiendo, decidimos hacer un juego con cartas, consistia en sacar una carta cada uno y al que le tocaba la carta mas chica tenia que hacer una prenda, el que perdia debia vestirse de mujer y seguir jugando, la ropita la tenia el mas chico ya que era un regalo para su novia. Como perdi yo tenia que vestirme, al principio me negue pero me insistieron tanto que al final acepte, agarre la la ropa y me fui al baño a cambiarme, consistia en una tanga blanca, un corset del mismo color, medias largas blancas y una pollerita escosesa, al salir del baño fue tan grande mi sorpresa que no se rieron sino que se quedaron mirandome, me pidieron que me de vuelta para mirarme de atras y el mas grande empezo a manosearme la cola cosa que me asusto y le saque la mano, el me saco la mano y el mas chico se puso enfrente mio y me empezo a besar el cuello, estaba en medio de los dos y no me podia escapar, el otro se paro y empezo a apoyarme su bulto en mi cola, yo senti una gran ereccion de mi parte al sentir la lengua del mas chico en mis pezones, momentos despues el mas chico se sento y saco su pene que estaba brillante por sus jugos y se masturbo delante mio, yo me arrodille y en cuatro patas se la empeze a chupar con muchas ganas mientras que el otro corria mi tanga para pasarme la lengua por mi agujerito, fue una sensacion hermosa, el mas chico estaba tan caliente que apenas se la empeze a chupar acabo en mi boca obligandome a tomar su leche sin dejar una gota, despues de esto el mas grande fue a la cocina y trajo una botella de aceite y me lo paso por mi cola, me metia los dedos tan suavemente que casi ni los sentia, acto seguido saco su verga, la baño en aceite y quiso metermela pero era tan grande el dolor que no me dejaba, se sento en la silla para que yo me siente arriba de el y estando yo de espaldas a el me la empece a introducir de a poco hasta que entro toda, yo gozaba de una manera que me salian gritos de placer pero al estar mi papa durmiendo el tapaba mi boca para no despertarlo, despues de 5 minutos de cabalgar en esa verga senti como me latia su pija dentro mio acabando, con ellos tuvimos un par de encuentros mas, pero lo mejor fue cuando de tan caliete me meti en un acilo de ancianos a buscar vergas, pero eso se los cuento en el proximo relato, ahora cada vez que puedo salgo a la calle disfrasado de nena a buscar alguna verga que me saque la calentura, si me quieren escribir aca les dejo mi direccion: penelopesex_69@hotmail.com