Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Pasión terminal

Esta es una historia real, tan real que me pasó a mí en persona… y fue así:

  Hace poco que me mudaba a un nuevo barrio en las afueras, lleno de arboledas, fuera del ruido y la contaminación de la ciudad.  Por consiguiente no conocía a nadie y es realmente una sensación bastante fea…

 Ni bien descargamos las cosas de la casa del camión de mudanzas se acerco una de las vecinas, Gloria, era bastante latosa, curiosa y a simple vista era la típica chusma de barrio…

  Mientras mi hermana entablaba conversaciones con la loreta de la vecina, yo me fui al jardín con mi discman, para escuchar algo de música y estar un rato bajo el sol…

  No había nada ni nadie interesante en la calles, solo niños jugando, gritando y corriendo de un lado al otro. Fue justo ahí cuando lo vi., era mi vecino de enfrente…

  Su nombre era Tony, castaño claro, era alto de más o menos 1.80, tenía el pecho formado, a diferencia de sus brazos que eran más delgados, pero tenia un culo redondito que era un molde de la perfección. Una sonrisa que derretía hasta al más duro y unas piernas de atleta que pocas veces en mi vida había visto…

  Se acerco a Gloria, la molesta vecina, y la abrazo mientras saludaba a mi hermana. Un gesto de duda se asomo a mi cara y fue cuando me di cuenta que era su hijo. Fue cuando mi sister me llamo y nos presento, el me saludo con cierta timidez y yo con nerviosismo. Solo miraba sus ojos verdes como brillaban con el reflejo del sol…

   Lo invite a pasar y charlar. Por obvias razones no tenia mucho para ofrecerle de su comodidad, fuimos al patio y nos sentamos bajo la sombra de un roble… 

 – ¿Así que te gusta mucho el reggaeton? Digo, por la música que tenés, esta zona es zona de reggaeton, así que nos vamos a llevar bastante bien…creo – dijo que cierta confianza y amabilidad…

  Ya por lo menos teníamos un gusto en común, y debo decir que amo el reggaeton no solo para escucharlo sino también para bailarlo. En fin… charlamos casi 1 hora hasta la hora del almuerzo…

  Por la tarde volvió por mi casa y me invito a una fiesta. Según él, estaría genial y la pasaríamos espectacular, además seria mi oportunidad de conocer gente nueva y hacerme amigo de los amigos de Tony…

  Una vez en la fiesta el aspecto a simple vista era bastante positivo, mejor de lo que me imaginaba. Era en una gran casa, junto a la piscina, gente charlando, bailando, música al máximo, jóvenes divirtiéndose y uno que otro bombón que se me antojaba bastante…

  Me presento un grupo bastante singular de personas, eran súper divertidas y alegres. La verdad que hacia mucho tiempo que no me sentía tan bien con un grupo de personas que, hasta ese momento, eran extraños…

  Luego tocó el momento del baile y no me quedé atrás. Junto a un rubio y una mulata les enseñamos a esos niños como se baila. Esa noche enseñe y me enseñaron nuevos pasos y la verdad que por la cara de Tony había quedado bastante sorprendido por mi manera de bailar…

  La fiesta continuó como hasta las 6 am, momento en que regresó cada uno a su casa y me tire a dormir como hasta las 4…

  Luego llegó Tony y me invitó a su casa. Por alguna extraña razón no había nadie en la casa y tenia una pinta de no volver en un buen tiempo…

  Me invito a su cuarto y descubrí algo bastante llamativo, al menos en ese momento. Sobre la ventana había un telescopio y un largavistas, cuya ventana daba a mi cuarto. En su momento no entendí bien eso, pero luego lo entendería…

  Mientras miraba por la ventana, él aparecía por la puerta con el whisky irlandés del padre. Y justo en ese momento fue cuando entendí perfectamente lo que sucedía, o lo que iba a suceder…

  – Hay algo que quiero decir pero no me animo a decirlo, entendéme por favor – dijo con cierto nerviosismo. Luego de ello se mandó un vaso hasta el tope de whisky…

  – Quería decirte que me gustas y no me anime a decírtelo antes por miedo, es muy difícil para mi verte a los ojos sin que te vea el culo antes – dijo con cierto bochorno y a la vez que algo de humor. Luego se tomó otro vaso. Era como si quisiera tomar coraje con el alcohol…

  – Basta, primero: dejá la botella, porque te esta pegando fuerte. Dos: vos también me gustas y mucho y el solo hecho de tenerte cerca me pone nervioso y tercero: ¿qué esperas para tocarme, besarme y demostrarme cuánto te importo? – al decir eso me descargue completamente y me sinceré completamente…

  Me acerque a sus labios y antes que pudiera, siquiera, reaccionar le partí la boca de un beso que le llego hasta el alma. Lentamente comenzamos a quitarnos la ropa, bah… lentamente, lo que se dice lento pues no, a los 2 segundos ya estábamos sobre la cama desnudos. Lo que demuestra cuanto habíamos esperado ese momento…

 Me tiró sobre la cama y se monto en mi pene, era una sensación hermosa, pese a que ambos teníamos mas nervios que sangre era algo que ya era tarde para detener…

 – Quiero hacerte algo que hace tiempo quería hacer con alguien – mientras decía eso, subía y bajaba en una deliciosa rutina llena de lujuria y desenfreno. Me calentaba mucho el solo hecho de sentir su culo prieto y macizo abriendo camino a mi deseo mas profundo, romperle el culo a pijazos y acabarme en él…

  Éste juego era cada vez mas rudo, violento y cada vez nos gustaba mas. Comencé a cogérmelo con toda violencia, sin tener lastima alguna de que su ano pudiera, siquiera, estallar de tanta fricción. Me había endemoniado con su culo y solo quería poseerlo, que fuera únicamente mío, solo yo era su dueño y tenia derecho para cogerlo a cualquier hora…

 – Ahhh!!! Seeee, seeee mas duro, la quiero toda, no pares, hacéme tuyo, soy tu putito personal, rompémelo, seeeee, seeee, ayyyy que rico!! – eran las cosas que mas repetía y lo que yo mas le hacia. Era un pendejito insaciable y yo estaba dispuesto a saciarlo…

  En mi mente se cruzaban sucias ideas bastante sexuales. Nunca había sospechado que esa tarde lo haría mi esclavo y que ese verano sería el más activo de mi vida.

  Lo puse en cuatro patas, separé sus piernas y comencé a darle al nene su carne, la cual cada vez se estremecía y endurecía cada vez más. Gozábamos como dos pendejos de 17 años sedientos de placer y hambrientos de deseos que cada vez salían más fuertes a la luz. Y en parte porque realmente teníamos 17 y dimos todo aquella tarde en aquella cama…

   Lo hicimos en la cama, en el suelo, contra la pared, sobre la silla, ya nuestro desenfreno no tenia limitaciones para tanto despliegue pasional…

  Terminamos a las 4 horas, pero teníamos ganas y fuerzas como para otras 10 mas, él era una hiena que atacaba a su presa y yo un burro que satisfacía cuanto deseo se presentara…

   Ésa misma noche, como a eso de las 2 am, escuche ruidos en mi patio y decidí asomarme por la terraza a ver. Era él.

  – Ya tengo todo lo que necesitábamos en mi mochila, ahora hacéme tuyo nuevamente, me encanta tu manera de coger, sentáme en la pija nuevamente –

  Abrí la mochila y deje caer el contenido sobre la cama. Había 6 cajas de preservativos, vaselina, un vibrador, un cinturón de cuero y un par de esposas de policía. Se venia fetichista el tema. Aprovechando que mi hermana había salido a bailar hacía media hora, y mi madre estaba trabajando como medica y ambas no regresaban hasta las 7 de la mañana aproveche la oportunidad…

  – Te molesta si me pongo cómodo? – se saco los pantalones y quedo desnudo, técnicamente, no traía ropa interior, o sea, ya tenia re claro a lo que venia…

  – Me voy poniendo en posición para ahorrar tiempo, pero quiero que me hagas gritar como una perra, ¿OK? –

  No tardo ni 10 segundos en ponerse en cuatro patas ni yo en estar encima suyo. Como me iba a gustar vivir en ese barrio…

   Separe suavemente sus nalgas, que en guarecían un tesoro al cual ya había accedido antes, pero que volvería para viajar por los pasajes de su interior. Por un lado estaba súper excitado por el hecho de descargarme sexualmente con él, ya que me encantaba y me encanta el sexo. Pero por otro lado me estaba compenetrando demasiado con Tony, es más, estaba enamorando cada vez más de él…

  Se la puse de tal manera que el barrio completo tuvo un testimonio de nuestro deseo, se estremecía cada vez mas y con ello venían gemidos cada vez mas agitados y acelerados que eran eco en mi cabeza.

 Podía sentir mi pene bailando mambo en su ano, dejando desierta la hipótesis de que le quedara algo de virginidad, era un hecho, fue mío mientras duro.

  Me quite de encima suyo, se paro y se lleno las manos de vaselina, chorreaba por sus dedos, me lo puso en mi latentemente rojo miembro y comenzó a subir y bajar con un brío impresionante, digno de los máximos expertos del cine porno…

– No pares, nooo, que quiero más de vos, me encanta como lo haces, en serio, dame más rápidooooo – dicho y hecho…

 Le di como nunca antes lo había hecho con nadie, en ocasiones me faltaba el aire, en otras mi corazón latía demasiado rápido. Disfrutaba mucho de su presencia, no solo para el sexo, estaba loco por él…

–  ¿Que te parece si cambiamos de roles? – él acepto de inmediato, ni bien me acabe en su cola accedió de inmediato…

 Se tumbo sobre la cama, dejando separadas sus atléticas y firmes piernas, llevando su pija a mi boca, indicándome como lamer un pedazo gran y duro de carne para obtener su aprobación sexual. Que bien que se sentía hacerlo…

  Esta vez seria yo el encargado de darle el mejor orgasmo que jamás le haya hecho antes. Me prendí de su miembro como un naufrago a una madera en medio del mar. No lo dejaba por nada, yo se lo hacia tan rápida y enérgicamente que sus gemidos no se hicieron esperar…

  Mi lengua recorría hasta el último centímetro de su pubis, anteriormente virginal. Desde la punta del pene hasta sus bolas mi lengua arrasaba con todo a su paso y no dejaba un solo sitio sin provocar en mi victima una sensación de placer sexual espontáneo que se incrementaba cada vez más con el correr de los segundos. Y de mi boquita petera que no iba a dejar al muñeco con cabeza…

– Ahora te toca demostrarme de que estas hecho papi – dije esperando a que de una vez por todas me demostrara que tan lujuriosos podíamos ser aquella noche, en mi cama y con mi enorme ventanal que daba a la calle completamente abierto…

  Me puso en cuatro patas, con las nalgas mirando a su cara y me hizo algo que realmente me encanta: me lamió el ano…

  Prácticamente se había abrazado a mi cola, por fuera sus manos sujetaban fuertemente mi culo, evitando poder escapar de sus garras y por dentro una lengüita que daba sus manjares más sabrosos en una revolución sexual sin precedente alguno…

  Me estaba cabeceando el culo, literalmente, y me encantaba. Gozaba como nunca, es mas, era tal el éxtasis que tenia, que podía flotar de lo libre que me sentía…

  Hasta que llego el tan esperado momento: me la puso definitivamente y me hizo sentir su presa, indefenso de sus ataques más brutos, más sádicos, más explícitos. Tanto que pedía a gritos que nunca más la sacara, quería que viviera en mi interior por siempre…

  La ponía desesperadamente, gritábamos al unísono. Éramos una sola persona, su cuerpo y mi mente formaban al ser más lujurioso que pudo vivir. Solamente me faltaba relinchar, yo era su caballo del sexo, él era mi jockey ansioso por descargar en mi interior toda su virilidad contenida…

– Maaaasssss, maaaassss, quiero maaaassss – eran mis suplicas y su contestación fue mejor: me la enterró a más no poder.

  Me coloco de costado y me puso todo su armamento sexual, nuevamente adentro, como tanto quería, como tanto me gustaba. Me la mando a guardar nuevamente, no me dio ni un solo descanso para reponerme de tanta violencia anal, o un respiro. Como me calentaba que fuera tan insaciable…

  Era una maquina de coger y una bestia para meterla. Era muy ruda la manera con que me despojaba de mis últimos segundos de virginidad. Estaba siendo fornicado por un burro rabioso y hambriento de orgasmos…

  La metía toda, hasta el fondo, la sacaba por completo y la volvía a meter. Era demasiado fuerte como me lo hacia, era una delicia y todo un manjar la sensación de esa penetración ultra satánica que hacia estragos en mis entrañas…

  Hasta que me dijo con sus últimos sentimientos de claridad – me estoy por acabar – Me quite de encima y me la lleve a la boca, se acabo en mi boca mientras mamaba los últimos restos de un sexo que se aprovecho de principio a fin de mi cuerpo…

  Al terminar definitivamente con un acto de apareamiento sin precedentes, me recosté sobre su húmedo y sudado pecho, contenido por sus brazos mientras me besaba la cabeza…

– Te molesta si te digo que te quiero mucho?- Pregunto

– Te molesta si te digo que te amo demasiado? – Respondí

Nos besamos apasionadamente hasta quedarnos completamente dormidos. Pero aun en mis sueños podía sentir la textura de su piel, el olor de sus cabellos, la calidez de su mirada y el placer obtenido al fusionarnos aquella noche…

  A partir de ahí se convirtió en el amor de mi vida. Dimos todo por nuestro amor, pero hubo algo que nos separo para siempre…

  Como a los 5 meses de estar de novios, comencé a notarlo mal, enfermo, como si algo me ocultara, y cada vez que le preguntaba que era me cambiaba de tema…

  Una noche nos juntamos en mi casa, hablamos y me contó toda la verdad. Luego de llorar, contenernos y besarnos despojadamente, hicimos el amor por última vez… Jamás me imagine que lo que me ocultaba era algo tan grave. Me dolió en el alma…

Tony murió el 7 de noviembre de 2004 a los 19 años de edad, producto de un cáncer terminar que se llevo no solo su alma, sino también la mía. Hoy a mas de 3 años de esa fecha, lo recuerdo con mi corazón, esperando poder llenar el vació que dejo en mi interior y sin olvidar que fue mi único verdadero amor…

Espero tus comentarios a Valdenvolten_len1733@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


10 comentarios en “Pasión terminal

  1. Mi amigo gose como un loco al leer tu relato, es un relato lleno de amor, ternura y desenfreno por estar unido a tu pareja, te felicito por eso.
    Y lamento que tu ser querido ya no este contigo, pero dejame decirte que lo que viviste con el, fue, es y será parte de todaa tu vida y te digo con conocimiento de causa que nada ni nadie lo podra reemplazar.

    Suerte amigo

    Patricio

  2. Lamento mucho lo que te paso, espero que te puedas recuperar, pero despues de tan gran amor, y despues de esas apacionadas noches, es muy dificil olvidarse de el.

    Suerte, y cuidate

    con amor, Darwin

    PSD: Si quieres alguien con quien hablar, mi mail darwin_herrera31@hotmail.com

  3. Hola amigo, de veras que tu relato me gustó , tiene mucha pasión amor y ternura, gracias por escribirlo, lo he disfrutado y creop que me llegó al corazón. Mis mejores deseos para ti y suerte en el futuro.

  4. bueno la verdad la historia estubo muy apasionada con todo lo que les susedio… lastima lo q paso al final… espero q algun dia encuentres a alguien pero te digo nadie podra llenar ese vacio q te dejo el siempre estara en tu mente.. Q tengas suerte

  5. hola fue un relato muy lindo que diera yo por vivir un amor como el tuyo. lleno de amor, pasión, y muerte. la vida es injusta pero si yo fuera tu siempre lo recordaría como la persona que me amo te felicito has vivido un amor envidiable que lindo yo en cambio no he amado ni me han amado es tan irónico

  6. Amigo.. este Relato esta super.. No habia leido algo tan lleno de pasion, amor, alegria y pena… Vivste algo que pocos emos vivido…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*