Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi vecina Celia III parte

Como recordaran les comente que mi esposa se había ido de convención por una semana, bueno el primer día que amanecimos juntos Celia y yo fue mágico, eran cerca de las 7 de la mañana la verdad yo seguía dormido cuando siento en el miembro una calidez riquísima, Celia le estaba dando los buenos días con una mamada majestual, su boca se llenaba con ese miembro ávido de caricias, yo solo sentía como entraba y salía de su boca para después terminar en la punta con unos juegos de lengua, les debo confesar que para cuando yo desperté ya tenía una enorme erección por lo que no se cuanto tiempo tenía Celia con este tratamiento, al cabo de 15 minutos y después de varias gargantas profundas que me hacían estremecer, termine en su boca. –“Mmmhh, mmmhh” decía Celia todavía mamando las ultimas gotas de semen. “Flaca, que ricos buenos días me das, ahora voy yo”

Celia tenía una cara de hambrienta sexual que no podía con ella, la tomé de los brazos y la subí a mi altura para darle uno de esos besos que tanto le gustan, mientras mis dedos jugueteaban en la entrada de su puchita, sobando, entrando, saliendo, repasando los contornos de sus labios vaginales sacando la lubricación natural y poder entrar sin ningún problema, “Aaay que rico”. Me dijo mientras entraban dos dedos, los cuales jugueteaban adentro buscando su punto G el cual encontraron segundos después logrando una excitación mayor en ella, mientras mi verga alcanzaba sus dimensiones de erección gracias al masaje que le daba Celia con sus manos, al sentirla a tope me dijo. “Ya cogeme tu te quiero sentir adentro otra vez, quiero tu leche adentro de mi”. Al decir esto yo estaba a mil, solo saque mis dedos y le coloque la verga en la entrada de su puchita jugando con su clítoris, ella toma mi verga y se la coloca en la entrada de su sexo y arquea su cuerpo levantando su pubis metiendo así una parte de mi verga por lo que de un golpe le ayudo y le meto lo demás. “Aaay que rico me coges, así, no pares, dame mas”. Mis huevos chocaban contra su cuerpo de lo violento que era ese mete saca pero a la vez tan rico, Celia me daba unos besos abriendo toda su boca lo que indicaba que estaba súper excitada con sus manos me abrazaba, tomaba de la cabeza, me rasguñaba la espalda, me tomaba de las nalgas y me impulsaba a metérsela mas pero ya no entraba mas le podía sentir la entrada de la matriz con la punta de mi verga, eso la prendía mas y a mí, ni se diga, yo estaba muy caliente, con mis manos posadas en la cama, me impulsaba muy fuerte para tratar de metérsela mas, en momentos descansaba una mano solo para tomarle sus nalgas y alzarla mas haber si entraba algo mas, era una lucha desenfrenada los dos queríamos  cogernos al otro y saciar nuestra hambre sexual, solo se oían los gritos y jadeos de los dos. “aah, aaaah, dame mas, aaaah, aaaah” “Mmmh, Celia que rica estas, aaaah”, sin esperar mas nos venimos los dos con un sonoro “Aaaaaaahh!”.

Nos quedamos pegados un rato, los dos sudando copiosamente, yo desfallecido encima de ella, Celia todavía terminando su orgasmo, yo solo sentía como todo su cuerpo temblaba con mi verga enterrada en ella.

Después de cómo media hora siento como Celia se levanta y sale de mi casa, la verdad me extrañé ya que no se despidió, al cabo de 5 minutos oigo la puerta de mi casa abriendo y cerrándose otra vez, era Celia que fue por ropa a su casa para irse a trabajar, yo me hacia el dormido para verla, se va al baño y abre la regadera, oigo que se mete y se empieza a bañar, me levanto y me voy al baño, sin hacer ruido abro la puerta de cancel de la regadera y me meto quedando en la espalda de esta diosa del sexo, veo como el agua y espuma del shampoo se pierde en la raja de su culo parado y yo comienzo a tener otra erección, aprovechando que Celia levanta los brazos para quitarse el exceso de shampoo del cabello, paso mis manos por atrás de ella llegando a sus redondos senos, posando mis manos abiertas en ellos aplastando sus pezones, comienzo a masajear estos firmes pechos cuando siento sus pezones levantarse debajo de mis palmas, Celia con los ojos cerrados se recarga en mi pecho y me deja hacer mi tarea, ahora sus manos están en mi cabeza, pasando mi cabello entre sus dedos, ella solo se queja: “Mmmhh, mmmmhhh”. Mi mano derecha baja hasta su clítoris y comienza a jugar con el, Celia inclina su cabeza hacia atrás quedando a la altura de mi boca, buscándola, nos damos un beso, mi mano izquierda toma entre sus dedos el pezón y lo pellizca levemente, jalándolo y soltándolo en repetidas ocasiones, Celia ya esta muy caliente, mi mano derecha recorre toda su mojada cadera y llega hasta sus nalgas, tomo la nalga derecha y la empiezo a masajear, bajo la mano izquierda y hago lo mismo, abriendo y cerrando esas nalgas paradas, Celia toma jabón y se lo unta en la mano para después tomar mi verga y lubricarla, mandando un mensaje clarísimo, que me la coja por el culo.

Pongo la punta de mi verga en su hoyito y comienzo a abrir sus nalgas otra vez, comienza a entrar y siento como su hoyo se va comiendo y apretando esta verga, sacándole los pujidos y quejidos mas cachondos, llego hasta la mitad y descansamos unos segundos, comienzo el ataque otra vez y llego hasta el fondo, Celia arquea su cuerpo señal de que llegue al fondo, se queda quieta por unos segundos para acostumbrarse al grosor en el culo para después comenzar a moverse lentamente para después seguir aumentando el ritmo, yo estaba extasiado con este mete saca por su culo, que rico lo tiene, podría cogérmela toda la vida por el culo sin hastiarme nunca, seguimos por un largo rato así, frené y me dije que quería que se sentara en mi, me salí de su culo y me acosté en el suelo de la regadera, ella sin voltearse se sienta en mi verga de un solo golpe hasta dentro, se toma de la jabonera y comienza a subir y bajar, yo la tomo de la cadera y le ayudo a que me dé este tratamiento, así estuvimos unos minutos cuando la tomo con cuidado y la volteo quedando los dos de perrito sin sacársela del culo, en esta posición la comienzo a cabalgar mas fuerte, el agua nos caía y lubricaba mas, yo ya estaba como loco cogiéndome a esta hembra.

“Ya papito termina, ya me cansé, no puedo más, échame tu leche”

10 minutos después bastaron para que pudiera terminar, “Ahí te va toda mi leche ricura, aaaah” Le aventé toda la leche que me quedaba, su culito escurría leche y agua, que rica cogida. Nos quedamos un rato mas sentados en la regadera y nos salimos, nos cambiamos y nos fuimos ella a trabajar y yo a entrevistas, nos quedamos de ver en la noche para repetir lo de ayer, es mas quedamos para toda la semana.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


6 comentarios en “Mi vecina Celia III parte

  1. ya quisiera ser celia para que me cojas asi, no sabes como me mojo de solo imaginarte dentro de mi.

  2. Mi querida pantera, podemos hacer lo mismo que con Celia y mas, mandame tu mail y nos ponemos de acuerdo.

  3. aaaaaaaaaaaaay m ncanto
    kiero ser celia, tengo 20 añitos y m wustaria q tu dervirgaras iwal
    mmmmmmm
    d pensarlo m saboreo y m exito y mojo muxo

  4. Que rica estas mami para tenerte en mi cama y darte unas ricas culiadas aser traquetear la cama culiandote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*