Infiel por una fantasia

Estaba siendo una noche de viernes como cualquier otra, habia salido a divertirme con mis amigos y mi novia como suelo hacer todos los fines de semana. Habia trabajado el viernes, y claro… estaba cansado, pero aun asi me encontraba a las cuatro de la madrugada en un bar tomando crevezas con mis amigos y mi novia. Aun asi el cansancio era muy grande, aunque lo estaba pasando bien solo queria irme a mi casa y estar tranqulio, se lo dije a mi novia, que si queria dormir esta noche en mi casa, que si nos ivamos ya, pero ella se estaba divirtiendo y no le apetecia, asi que decidi irme yo solo. Me despedi de todos ellos y me puse a andar hacia mi casa, pues apenas hay 10 min de distancia.
Ya estaba en mi calle, solo me quedaba subir la ultima cuesta y ya esta, pero de una calle salieron dos chicas, eran extranjeras, ya que las dos tenian un rostro palido caracteristico de la gente del norte de europa por esas fechas y ademas hablaban ingles. la primera era alta tenia el pelo corto y castaño, los ojos negros, no se le notaba mucho la figura, llevaba unos pantalones vaqueros y una camiseta negra. La segunda me gusto mas, era mas baja de estatura, mas incluso que yo, aparentaba unos diecisiete o dieciocho año, no mas, llevaba una camiseta azul oscuro y una falda blanca que le llegaba por la mitad de los muslos, su ropa ajustada dejaba ver una silueta un tanto desproporcionaba pero a la vez bastante morbosa, tenia el pecho pequeño, no destacaba frente al resto del cuerpo, pero las caderas… me encantaron, la falda ajustada dejaba ver unas caderas anchas y un culo redondo que siempre me imagine en mis sueños.
Estas chicas se percataron de mi presencia pronto, dieron un grito que no logre a entender y aceleraron su paso hacia a mi. A medida que se acercaban pude obserbar su paso torpe y sus risas sobre cosas que parecian absurdas, estaba claro, estaban borrachas. Cuando llegaron a mi me sonrieron y entre risas y lingotazos a una botella que llevaban pude entender que decian un timido “hello”. Yo no dejaba de mirar a la chica de la camiseta azul, mientras dije un hola timido, y seguidamente, me puse otra vez camino de mi casa, pues no habia olvidado que tengo novia y ademas no estaba para aguantar a dos borrachas. La chica alta al ver que yo me iva me dijo algo en ingles que no entendi, entonces me gire y vi que la alta empujaba a la chica de la camiseta azul hacia mi, esta se hacia la timida, y la miraba como diciendola que no. La discusion concluyo cuando la chica alta le dio un empujon mas fuerte a la otra hacia mi y seguidamente echo a correr hacia la misma calle de la que habian salido. Yo, aunque sabia que no me hiba a entender, la dije – me tengo que ir a casa, lo siento, sorr… sorry – seguidamente recorri los ultimos pasos que me distanciaban del portal, cuando estaba metiendo la llave en la puerta me fije que me habia seguido, me di la vuelta y ella se echo a mis brazos simulando que se habia tropezado. Fue un abrazo… como decirlo, excitante. Se habia quedado abrazada a mi posando su cabeza sobre mi hombro, podia notar sus pechos rozando mi cuerpo, y desde la posicion que tenia mi vista encima de su hombro, baje los ojos y vi desde arriba ese culo… me volvia loco, no podia resistirme, ¿que podria pasar? tocar el culo a una chica no creo que se considere como infidelidad, ¿quien me iva a ver a esas horas? ademas ella estaba borracha, no creo que al dia siguiente se acordase de mi.
No me lo pense mas, quite mi mano de mi espalda y agarre con fuerza su culo, me encantaba, era grande y blando, desde arriba veia como mi mano se iva undiendo en su carne. Ella dio una especie de gemido y me miro. entonces me empezo a tocar el pecho y el ombligo, fue bajando la mano poco a poco y me empezo a tocar el pene que en ese momento estaba en plena erección, por un momento me deje llebar, al mismo tiempo que ella frotaba torpemente mi polla yo empeze a meter mi mano por debajo de su falda, pero un ataque de responsabilidad me vino de repente a mi cabeza y me aparte hacia atras bruscamente. Ella se quedo mirandome con una cara triste, pensaria que no querria mas con ella, pero no era asi, no podia resistirme, ese cuerpo, ese culo, era el de mis sueños, el de mi fantasia, no podia dejar pasar esta oportunidad.
Abri la puerta del portal la coji de la mano y la lleve conmigo. No podia llevarla a mi casa, pues estaban mis padre, y ya les costo aceptar que llevase a mi novia a casa como para meter en mi cama a una guiri borracha, y lo que es peor, al dia siguiente por la mañana podria venir mi novia y descubrirla, asi que me diriji a unas escalera que hay en mi portal, estas bajan a los garajes, por las noches no habia nadie que dejase el coche, y si lo habia tendria que abrir la puerta grande por lo que el ruido me alertaria y me iria antes de que me viese.
Las escaleras eran estrechas, habia poca luz, apenas la que entraba desde el portal, ella se sento como pudo, yo estaba enfrente de ella agachado, empece a manosearle los pechos, pues tambien tenian su morbo, le levante la camiseta, queria verlos, no llevaba sujetador, eran pequeñas pero redondas y preciosas, los pezones estaban duros, estaba excitadisima, les pellizque un poco y las manosee, segudamente undi mi cabeza en ella, se los mordi, ella gemia excitadisima. De repente ella me abrazo por el cuello acercando mi cabeza a la suya, me queria vesar, pero me negue, me echa hacia atras. Yo solo queria ver su culo, y notar sus carnes en mi poya, no era un ligue de una noche, solo un objeto, solo era su culo, mi sueño, mi fantasia.
La coji de los brazos incitandola a que se levantase, la di media vuelta y se quedo de pie, de manera que ahora mi cara esta mirando a su trasero, le levante la falda, llevaba unas braguitas amarillas, sin mas pensarlo la mordi, mordi con todas mis fuerzas, tanto que ella dia un ligero grito, despues empece a bajar su braguitas lentamente, su culo era hermoso, no creia lo que me estaba pasando. La empuje un poco en la espalda de manera que ella se quedo a cuatro pies, yo me baje los pantalones y empece a masturbarme mientras azotaba su culo. Ella parecia cansada de esa posicion, y se dejo caer, ahora estaba tendida boca abajo sobre los escalones. Empece a tocarla el coño, veia como su rostro reflejaba el placer. habia llegado el momento, me la voy a follar. me puse encima de ella y fui introduciendo mi pene. ella dio un gemido alto, cualquiera podria haberlo oido, pero me daba igual, estaba yo alli solo, follando ese culo. Empece a aligerar el ritmo, estaba exitadisimo, no dejaba de mirar abajo y ver como mi pene entraba por esa raja… me corri. La la volvi a bajar la falda, ella se habia quedado tumbada todavia gimiendo del placer, me quise quedar con un recuerdo de el dia que convertir mi sueño en realidad, asi que me guarde sus bragas en mi bolsillo, pero aun asi me parecia poco, no quiero olvidar su culo, me dije, entonces no me lo pense, saque mi movil y la hice una fotografia, la guardaria para siempre.
Despues la acompañe a la calle, al mismo lugar donde la habia encontrado, alli me despedi de ella con un beso en la mejilla y tocandole el culo por ultima vez.
Ella se fue por donde habia venido, y yo esa noche dormir con mi fantasia cumplida.
lor_1616@hotmail.com
 

Un comentario en “Infiel por una fantasia

  1. esta bueno pero le falta algo, pero igualmente esta muy bien, espero q sigas redatando cunentos, saludos desde Montevideo Uruguay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*