Mi segundo relato

Hola, soy Carlos, y si mas lo recuerdo les conte la anecdota de mi y mi querida Monica, nuestro inicio, bueno he aqui otra de nuestras aventurillas… despues de esa experiencia seguimos viendonos de esa manera, aprovechando la auscencia de su madre, a veces era tanto nuestro deseo que dejaba que me la mamara en el baño de la escuela, nunca nos descubrieron, recuerdo que en navidad le regale a escondidas un juego de baby doll, liguero, tanga y medias blancas, aunque nunca lo usó, al menos no hasta… en las vacaciones de primavera los dos decidimos ir de viaje fuera de la ciudad a una cabaña que fue heredada por su padre, su madre le dio permiso para corresponder el hecho de que casi no pasa tiempo con el y a mi como premio por tener buen promedio (y por que mis padres querian estar solos) en auscencia de nuestros padres el aprovecho en tranformarse en ella y partimos, usaba una mini ajustada azul, una blusa blanca y sandalias de tacon, yo me deleitaba con esas piernas, queria llegar para comermela de una vez, al llegar y dejar todo el equipaje en donde debe me fui al baño por que no aguantaba las ganas de orinar, Monica prefirio cambiarse para nadar en el rio que estaba atras, al salir a acompañarla la vi con un hermoso bikini rojo con puntos blancos, recostada boca abajo en la cascada, me le acerque como pude y despacio le hice a un lado el hilito, ella me pregunto muy coquetamente que qué estaba haciendo y le dije lo que te gusta, y se la metí, se deslizaba como cuchillo en mantequilla, placenteramente, ella se acomodo en cuatro para disfrutar mas y la segui penetrando, cuando estaba apunto de correrme la saque para dispararselo en la boca, y así fue, nadamos un poco hasta la hora de la comida, ella sabe cocinar muy bien debo admitirlo, se puso su mini falda encima de su bikini, al mirarla me excitaba mucho, queria esa carne otra vez, ella me miraba como una recien casada, muy coquetona y feliz, despues de la comida fuimos a la sala a reposar, pero yo no aguantaba las ganas de poseerla y la tomé, la bese con amor y ella se dejó mentras le metia la mano debajo de la falda, Monica saco mi pene bien erecto y la pajeaba mientras nuestras lenguas jugeteaban, ella bajó a chuparmela, ahhhh que delicia decia, no pude aguantar y me corri en su boca, sin perder el tiempo la volvio a pajear para que se pusiera dura, s subio al sillon de rodillas y se la meti otra vez, estaba tan excitado que la penetre rapido, pero ella no se quejaba, queria mas y mas y yo la complacia a como podia, la abraze de la entrepierna y su pecho mientras ella se sujetaba en mi cuello y nos besabamos, hasta que me corri dentro de ella, estabamos muy cansados que nos dormimos ahi mismo, cuando despertamos ya eran mas de las 6, asi que ella quiso preparar algo especial para la cena, por lo que me mando al pueblo cercano a buscar algunas cosas, al regresar me arregle para la ocasion y ella maquillada usaba un vestido medio largo y zapatillas de tacon alto, todo blanco, cocinó un delicioso pollo al horno, me dio risa por que es lo mismo que comemos en navidad, despues de eso fuimos al balcon de arriba a tomar una copa de vino blanco que habia en la licorera, el tiempo pasaba y nosotros casi ebrios, hasta el momento de la verdad, me tire a la cama desnudo mientras que ella se fue a poner algo comodo, cuando la vi usaba el juego de lenceria que le habia regalado, me dijo que lo guardaba para una ocacion especial, esta ocasion, realmente era muy hermosa, parecia realmente nuestra luna de miel, se subio a la cama como fiera en celo, se sento encima de mi y me besó, le quite el baby doll, metia mi mano dentro de su tanga, le acariciaba su culo, y lamia sus tetas; tomo mi pija y se la metio a su boca, la chupaba como no lo hubiera hecho en mucho tiempo, me corri entro de su boca y me limpio todito sin dejar nada, se puso boca arriba y le quite la tanga, acomo de sus piernas a mis hombros y la penetre muy despacio para gozar aun mas, era una delicia, gemia del placer y miraba a mi chica, a mi mujer, su rostro lleno de placer me volvia loco, me recoste y deje que ella llevara la iniciativa, cabalgaba en mi como a un caballo mientras acercaba su rostro cerca del mio, le abria sus nalgas para hacerlo mas profundo, me levante mientras ella seguia brincoteando en mi falo y le besaba el cuello mientras le acariciaba el cabello como la mujer que era para mi, hasta que me corri dentro de ella, cai sobre mi espalda y ella sobre mi, me besaba y me sonreia como una recien casada, realmente feliz… muy feliz, me dijo quero ser tuya por siempre y le dije que siempre lo sera. y eso hasta el momento seguimos cumpliendolo, eso es todo lo que tengo que decir, Bye… Anonimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*