Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Después de una fiesta

Me llamo Cris y el anterior finde una amiga me invitó a su fiesta de graduación. Todo iba normal hasta que a la fiesta llegó Beto, un amigo de ambas y que no veía un buen tiempo. Él es muy buenmozo y alegre y como era de esperarse la pasamos muy divertido.

Ya a la hora de la bailada él me sacó a mi y desde el primer momento no perdía la oportunidad de halagarme y de hacerme una que otra caricia “inocente”. Yo estaba con un vestido largo color plomo que me queda super pegado y resalta mi cuerpo y estoy segura que él no perdía la oportunidad de darme una chequeada furtiva. Ninguno de los 2 es buen bailarin pero como se dice: él sabía lo que hacía”.

Cuando paró la música el DJ presentó al grupo de rock que contrataron y mientras hacían los arreglos finales él me abrazó por la cintura y me estuvo acariciando el cuello durante un buen rato, realmente no le importaba nada que nos miraran, por otra parte yo me dejaba hacer puesto que me gustaba, me estaba diviertiendo mucho y no pensé que llegaría a mayores.

A la 1 de la madrugada habíamos quedado con mi novio en que pasaría a recogerme puesto que vivo algo lejos del lugar de la fiesta. A la hora de la verdad mi novio no llegó y como Beto también tenia que irse se ofreció a acompañarme. Mientras ibamos en el taxi él me pregunta cómo le hacía para irme si vivía tan lejos a lo que respondí que en estos casos me quedaba a dormir en la oficina de mi papá que queda más cerca y recién a la mañana siguiente me voy a mi casa y era justamente allá donde le pedía que me dejara, él me abrazó y dijo “OK, vamos”

Cuando ibamos llegando y como era temprano le dije si queria pasar un rato, él me dijo que no podía ya que tenía que pasar a otro compromiso con su novia, mas ante mi insistencia quedamos que se quedaría mientras llamaba a mi casa y luego a mi novio para reclamar porque no había venido.

En casa no hicieron mayor problema mas cuando llamé a mi novio la cosa fue distinta. Resulta que si había ido a recogerme pero atrasado y luego de preguntar se enteró que me había ido con otro chico, se puso refurioso y comenzó a gritarme. Ni siquiera me dejó explicarle y entre gritos me dijo que donde andaba y con quien, que como era posible que le hiciera eso. Yo me puse a llorar y fue cuando “click” se colgó el teléfono y vi que Beto lo había hecho, él sonriente me dijo que no me preocupara, que no ponga así, que era mejor que esperara al día siguiente a que mi novio se calmara. Me secó las lagrimas y me dio un abrazo delicioso, para cuando nos separamos me dijo: “si pones musiquita me quedo un rato más”. Encendí la PC y al rato ya estabamos bailando, me hacía reir, me abrazaba, me hacía dar vueltas, realmente sabia como hacerme sentir bien hasta el punto que me olvidé lo que había pasado con mi novio.

La música se puso algo lentona y pegajosa y él me dijo que le enseñara “el pasito sexi”. Ni corta ni perezosa me puse a hacer mis mejores movimientos, él se colocaba pegado a mi disfrutándolos al máximo, me decia: “eres preciosa, que hermosura, te mueves muy rico”, yo obvio loca con esas palabras, hasta que no me resistí y lo acerqué y nos besamos dulcemente por un largo rato. Me imagino que ya no aguantó y comenzó a recorrer todo mi cuerpo por encima del vestido, con especial atención en mi cola que fue amasada con mucha habilidad. Me besó el cuello y dándome la vuelta me dijo “sigue bailando para mi”, mientras me acariciaba los pechos y el vientre.

Yo estaba super caliente y mojada, con los ojos cerrados no paraba de moverme para seguir gozando de sus caricias y besos. Sentí como me bajó el cierre del vestido y lentamente comenzó a quitarmelo, debajo no tenía puesto nada más que una diminuta tanga que también fue arrancada dejándome completamente desnuda. Como la cosa ya era en serio, procedí a quitarle la corbata y la camisa besándole el pecho, me arrodillé para quitarle los pantalones dejándole sólo con el boxer puesto. Nos fuimos al sofácama, me besó y mordió los pechos, bajó lentamente con su lengua a la altura de mi vagina y le dio unos besos que hicieron que arqueara mi espalda, notando esto no dudo comenzar a lamer mi sexo jugando además con su pulgar en mi clitoris. Cuando me metió un dedo yo grité, jugó en mi interior por varios minuntos que fueron una eternidad de placer con mi inevitable primer orgasmo.

Se había quitado el boxer y con mis jugos se humedeció su pene, lo acomodó a la entrada de mi vagina y de un solo golpe me penetró haciéndome gemir de placer. Sus embestidas eran lentas, realmente me hacía el amor con mucha ternura y yo gozando como nunca. Las apuró y yo le clave las uñas en la espalda, que placer mas delicioso el que me provocaba, otro orgasmo que me nubló la vista y el seguia con el mete y saca jadeando de gusto. Me lo sacó y me acomodó encima suyo, tome su miembro y me lo enterré hasta el fondo, el me tomó de las nalgas y guiaba mi ritmo a la vez que lamia y sobaba mis pechos duros y mi cuello.

Me la volvió a sacar y me puso de cuatro con mi cola apuntando hacía arriba y me penetró tan salvajemente que mis gemidos se volvieron gritos de placer, me tuvo así por mucho rato y mi cuerpo temblaba con cada embestida y nuevamente otro orgasmo a la vez que sentía mi vagina inundada de su semen caliente. Nos separamos y me acomodó sobre su cuerpo para seguirme acariciando y dándome placer con sus manos, no habían palabras sólo el ruido de nuestra respiración agitada.

Pasó un rato y acomodandome de lado me volvió a penetrar, mi sexo seguía húmedo así que no hubo problemas en seguir disfrutando. Me acomodó de espaldas hacia él y abriendo mis nalgas me dió duro provocando incluso algo de dolor pero que no bajó en nada mi estado de exitación, me la sacó y aproveché para tumbarlo y adueñarme de su miembro el cual lamí como loca, mientras con una mano le sobaba las bolas. Él me acomodó de tal manera que quedamos en un 69 perfecto, otra vez un orgasmo con su lengua dentro y para hacerlo mejor me metía un dedo y yo chupando esa verga, usé mis labios, lengua y hasta mis dientes, que ricura. De pronto sentí que mi culo era invadido por sus dedos lo que me causó aún más gusto y me saqué su pene de la boca para gemir como poseída pese a que nunca me la habían metido por ahí.

Me volvió a acomodar de cuatro y me dijo “te va a gustar, me dejas”, yo no dije nada y asentí. Sentí la cabeza de su miembro a la entrada de mi ano, no pudo entrar a la primera así con un poco de saliva lubricó su miembro y me una estocada directa me a metió hasta mis entrañas, yo gritaba pero no de dolor, que delicia ser enculada así salvajemente, realmente pensé que me doldría más pero luego de una rato disfrutaba de la culeada como toda una puta. A la par me introdujo un par de dedos en mi vagina y me besaba la nuca, de la que no me imaginaba que fuera en mi una zona erógena.

Me cogío duro por mucho rato, creo que incluso perdí el conocimiento ya que me hizo reaccionar cuando me dio una nalgada tan fuerte que debió dejar sus dedos marcados. Me la sacó y se corrió en mis nalgas tirándosé luego a un costado mio para acariciarme el cabello y darme un beso en la boca.

Nos quedamos dormidos un buen rato, cuando sentí que se levantaba de la cama y comenzaba a vestirse, le dije que no lo hiciera, que se quedara conmigo, me miró y cuando pensé que iba decir que no, solo se acomodo a mi lado y me abrazó para quedarse profundamente dormido un rato después. Para cuando despertamos ya había amanecido (7 de la mañana), despertar a su lado me hizo sentir algo rara pero cuando me abrazó y me atrajo más hacía su cuerpo recordé lo bien que la habíamos pasado. Mi ano me dolía un poco y esto lo notó, me dijo entre risas que era normal y que había que acostumbrarse,nos miramos y nos besamos, me volvió a acariciar toda y comenzamos nuevamente,me hizo el amor como un salvaje, no preciso detalles pues es de imaginarse lo que me hizo y lo mucho que gozamos hasta eso de las 10 de la mañana. Antes de vestirnos salimos desnudos al balcón que da al patio y me besó y acarició muy tiernamente, haciendome sentir escalosfrios junto a ese aire tibio sobre nuestros cuerpos.

Ya era hora de irse, hablamos de cosas triviales y cuando ya estabamos vestidos llamó a un taxí y me embarcó. No hablamos, solo salimos y nos despedimos con un beso en la boca, se que una noche no es suficiente para sentir algo por él y más aún teniendo parejas ambos, pero si vuelve a darse la oportunidad de estar juntos no me opondré en absoluto.

Un besito a todos…. Cris.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


7 comentarios en “Después de una fiesta

  1. QUE DESVERGONZASA ERES, HACERLE ESTO A TU NOVIO, ME IMAGINO QUE COMO TODAS LAS PUTAS COMO TU, A EL SOLO LE DEJAS CHUPAR EL DEDO GORDO DEL PIE, ES REALMENTE BUENO EL RELATO, EXCELENTE LA HISTORIA DE LA DESVIRGADA DE TU CULO, PERO SABES QUISIERA SABER QUE TANTO DOLIO TENGO 22 A;OS Y LO UNICO QUE POR EL CULO ME HAN METIDO ES UN CEPILLO DE PEINAR PARA IRME ENTRENANDO, NO SE SI EN ESE MOMENTO SE SIENTE PANICO Y SI ESTE LO DEJA ACTUAR A UNO NATURALMENTE, DE VERDAD QUISIERA SER PENETRADA POR UN TROZO COMO EL QUE DESCRIBISTE. AMO TU CULO

  2. ay mi amor me hiciste hacerme una paja increible! QUISIERA TENER TU VEGINA CONMIGO PARA METER TOD ME VERGA DE 20cm nena!! porqu e no visitas argentina algun dia y venis para formosa?? tengo 20 años cris ah y sabes q? yo tenia una novia q se llamaba cris y le di una embestida que casi la dejo en silla de ruedas eh! pero me gustaria q me chupes mi verg rubia sabes? mi vida que bombon q sos!!!!!!!!!!
    JAIME B

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*