Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (VI).. Continua la Historia de Rosy en el Convento

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

La cuestión es que por varias semanas se mantuvo todo igual, algunos días entre semana tenía sexo con mi inefable criada mayor, que a sus cincuenta años no parecía sentir ninguna razón porqué disminuir su ritmo sexual.  Yo sabía que Rosa tenía alguno que otro amigo que la servía los fines de semana; y por otro lado tenía la Adelia, alias Yolanka, mi criada menor, de 17 años, morena y grande, con la cual pasaba la tarde de los sábado y alguno que otro polvo dominguero, entre los partidos de fútbol.

Un viernes de tantos, logré cerrar un negocio de cierta importancia, después de una semana estando fuera del país, así que esperaba que esa tarde, a mi regreso celebraría el logro…  Una vez fuera del aeropuerto, como a las 4pm llamé a la que era mi amiga de turno, una abogada  muy alegre y de buen ver.  La cual me hizo ver, que no podía acompañarme, puesto que ya había comprometido la noche.  Como a mi no me duelen desprecios, manejé hasta mi casa y entré cantando y silbando.

“Qué me lo tiene tan alegre jefe?” me preguntó Adelia cuando me vio entrar de esa forma….  Cuando me disponía a contarle apareció Rosa, con el uniforme de criada por la cintura, mientras se metía su blusa por la cabeza…  el verle las tetas al aire me recordé que no había comido hembra en toda la semana.  “qué pasó?” dijo Rosy…

Les comenté y les dije, oigan, porqué no celebramos?… cámbiense y nos vamos a hacer una cena tempranita en un buen restaurante…  total ustedes son las que me aguantan cuando las cosas no salen bien en el negocio….  Les encantó la idea, pero Rosa me dijo:  “Mario, tengo un problemita, mi hija Mayra viene de camino a recogerme, es que estaba haciendo un trabajito acá cerca…¿será mucho abuso si la llevamos?”…  jeje.. bueno, yo conocía poco a la seria hija de mi hiperactiva criada mayor.   “No, me extraña… no hay problema”.  Voy a subir a bañarme y bajo en quince minutos.

Cuando bajé, bañadito y afeitado, me encontré a las tres damas listas y taconeando el suelo con impaciencia.  La famosa Mayra estaba, como siempre, vestida semiformal, y seria.  Subimos al carro y salimos a cenar.  Ya en el restaurante, nos tomamos un aperitivo y cenamos alegremente, pero ya al digestivo, me di cuenta que era temprano y que yo andaba con ganas de farra, así que les dije que nos fuéramos a algún bar cercano.  Por alguna razón se quedaron viendo entre ellas y soltaron la risa…  “don Mario, cómo se le nota cuando anda con ganas de farra..  ya lo habíamos hablado antes, cuando fue al baño….nosotras también queremos, pero alzarnos de fiesta en serio, si quiere vamos a algún bar, pero nosotras mejor queremos ir a la casa suya,  así si se nos pasan los tragos no hay peligro y si hacemos el ridículo de borrachas no hay problema con nadie” me dijo Mayra, lo cual me sorprendió por lo seriecita que se veía…  yo las miré a las tres y supe que de veras querían hacer relajo, como dicen por ahí…

Sin mucho pensarlo las subí al carro y regresamos…  todavía era tempranísimo, eran como las 7:30 de la noche.  Apenas cruzamos la puerta, las mujeres se apropiaron de la casa encendiendo la música, tomando, bailando, haciendo comida para picar, jugando a hacer striptease, repartiéndose algunos besitos por ahí y por allá, mientras yo estaba sentado en el sillón viendo y riendo a más no poder…  cómo a las 10 de la noche, y ya bien entradas en trago me dice Mayra.. “Mario, no le importa si me quedo a dormir esta noche acá, es que ya estamos muy tapis y se me hace feo que nos vayamos así.. “… “tranquila, llame a su casa y avisa que no van a llegar”…  en todo caso yo no pensaba llevarlas a su casa, que yo también estaba medio tomado..  entre tanto las chicas se habían ido liberando de sus ropas más molestas,  Rosy se había cambiado por una camiseta (remera) larga.. sin nada debajo, Mayra había tomado mi camisa, que yo me había quitado, y la usaba, solo con la ropa interior por debajo; mientras que Adelia, fiel a sus gustos simplemente se quitó la ropa y mientras bailaba se quedó en ropa interior…

Poco después como que se tranquilizaron las cosas y nos sentamos en los sillones de la sala, Mayra y yo en el sofá grande, y las otras dos en la alfombra, recostadas en los otros sillones, con la mesa del café llena de trago y de liga.  Seguimos hablando muy animadamente, cada vez hablando más de cosas personales, cuando me acordé que Rosy me debía la historia de su embarazo en el convento.

“Oiga flaquilla, porqué no me termina la historia del convento??”..  “mami cuál historia?” preguntó la hija…  en ese momento creí que había cometido una indiscreción, pero Rosa me sacó del error..  “Ayy de cuando estaba embarazada de sualma (usted)”..  “ahh, si es buena… tienen que oirla!!!” dijo Mayra como si hablara de las compras del mercado y no de la vida sexual de su madre..  luego aprendería que de tal palo tal hija…  así, le explicamos en un par de minutos a Adelia las generalidades de lo que ya Rosy me había contado..  y la otra se emocionó como niña grande que era..  “Rosy,  que tremenda era usted…  cuente, cuente..”..  ….“usted no diga ni picha, que quién sabe a que edad le partieron el culo…déjeme contar o no digo nada…!!!”

“bueno pues…”dijo la niña grande…. y  empezó mi estimada veterana…

La cuestión es que con Mariana seguí teniendo sexo, conforme se me notaba la panza de embarazada lo disfrutaba cada vez más; pero ella parecía que seguía enamorada de Soledad, la Gran Diosa del Sexo del convento, aquella chica con cara de ángel, cuerpo de tentación y hábitos de puta, debajo de sus hábitos de novicia.  Un día después de tener una sesión de sexo aburridísima la enjaché y le dije…  “Mariana, usted ya no quiere tener sexo conmigo, ¿qué es, que sigue pepiada (enamorada) de esa zorra?.”…

Me miró con ojos de tristeza y me dice, “es que no puedo olvidarla…Rosita, yo la quiero mucho a usté, pero, sigo con ella, yo se que me es infiel con todas, pero no puedo dejarla..”  “Usted es bruta, acaso usted no le es infiel a ella conmigo?” le grité… “no es lo mismo, Rosy, no es lo mismo…”..  me quedé meditando el asunto y le dije, “sabe qué, yo le quito eso a usted…  mañana, a las once de la mañana vaya a la habitación de Soledad, y nos va a encontrar cogiendo a nosotras, así aprenderá que el sexo no es posesión, es compartir..  si usted me quiere de veras y la quiere a ella, nos va a compartir, y luego, usted se va a sentar a hablar con nosotros.”, y di por zanjada la cuestión, la eché de mi cama con un empujón y me dormí sonriendo porque iba a hacer una buena acción.

La hermana Soledad, tentación de hombres y mujeres del convento (a excepción del padre Sebastián y Jairo, su amante sacristán), era, no solo una de las dos panaderas, sino también la enfermera del convento, así que como a las 10:40 del día siguiente, dejé mis utensilios de limpieza en la oficina del Padre Roberto, y le dije, “Padre, ya vengo que me siento malita, voy a descansar”…  “No, vaya a la habitación de la hermana Soledad, yo le voy a avisar que vaya a revisarla..”.. así, obtuve el permiso para ir a averiguar, que era lo que tenía esta tal Soledad…

Me encontró acostada en su cama..  apenas si me saludó, me imagino que estaba ocupada cuando la llamaron y no le hizo gracia…  me miro de reojo, y se fue a su estante, donde sacó unos guantes de látex, se los puso y cogió el estetoscopio..  súbete la blusa, voy a checarte…

Todo iba según el plan.. ¡yo no usaba blusa, solo un batón con cuello en V, así que sin más me subí el batón hasta taparme la cara, dejando al descubierto todo mi cuerpo.  A propósito no usaba calzón ese día, y mi brasier, parecía reventar por el tamaño de mis senos… así, cuando ella se dio vuelta, solo vió a una chiquilla embarazada y semidesnuda que no podía verla por tener la cara tapada por su bata de trabajo…  aunque yo me había colocado la bata de tal forma de que todo se trasluciera y pudiera ver claramente lo que sucedía… por ello pude ver el gesto de sorpresa, seguido por un rechupete de labios que se dio la Hermanita Soledad..

“vamos a ver muñeca…  por que no usas calzones?”…  “ay hermana, es que me estorba, si hasta me tuve que afeitar el chochito,  no le molesta verdad?…  “hummhmh yo estoy acostumbrada a ver vaginas,  aunque la suya está muy bonita, debe ser por lo joven que es..”  “pero hermana, usted es apenas mayor que yo, no?”… “mhmhmh, si creo que si”, me dijo sin ponerme atención, sus ojos no paraban de mirar mi inocente desnudez..

-No joda mi mama, inocente desnudez su agüela!!!!!  Si estabas panzona!!!-..  Interrumpió Mayra al relato de su madre…  “bueno, yo me sentía inocente, no joda y déjeme seguir”…

La vaina es que viene la hermana y me dice..   “y dónde le duele Rosita….?” ..  yo me dije “mhmhm  esto va bien porque antes ni me hablaba y ahora soy “Rosita””.

“No se, me siento mal,  me arde el chochito, me duelen las tetitas y siento la panza rara”,

“Ok, veamos esa panza”  dijo mientras me ponía el estetoscopio por toda la pancita… yo solo le dije suavecito “Ay hermana que rico siento cuando me toca la pancita, siga, si?”,  vi su cara de calentona, cuando me dijo “claro Rosi, lo que sea para que se sienta bien…” y empezó a acariciarme, lo que se sentía raro por los guantes de látex….  Mientras ella hacía eso, yo, que ya estaba super mojada le hacía ruiditos dándole a entender que no solo me gustaba lo que ella hacía, sino que me excitaba sobremanera…  así, en un momento que abrí los ojos, pude ver a través de la tela como con la mano derecha se empezaba a tocar los pechos, por sobre el hábito…

“Hermana, y si cierra la puerta, para que me revise el chochito más cómoda?”, dije bajando la bata para que me viera la sonrisa inocente con que me le insinuaba.  “Si, tienes razón, ya vengo..” y se levantó a cerrar la puerta (sin cerradura como todas las de un convento), y cuando se volvió, ya me había quitado la bata por encima de la cabeza, y con la misma cara de inocente le dije… “hermana, ¿me puedo quitar el brasier?, es que viera cómo me talla, y ya me está dejando marcas, vea…” le dije mientras me sacaba el brasier y le mostraba las supuestas marcas…  ella, estaba que se moría de la calentura, pero no podía saber si la estaban seduciendo o simplemente la que tenía al frente era una estúpida inocente.. así que optó por la prudencia..

“Rosi, acomódate como quieras; si quieres te reviso los senos primero”.. “si, por favor, me hace el mismo masajito que en la panza por favor..”..   yo me reía por dentro al imaginármela chorreando jugos por la vagina..  me imagino que nunca le habían aplicado esta receta…

Empezó a tocarme los senos, descaradamente, diciendo..  “Rosy, si tienes los senos grandes, pero están bien sanitos…” mientras yo jadeaba bajito…  ella me apretaba los pezones en plan de calentarme, pero mis pitones estaban para sacarle un ojo si se acercaba mucho…

“Ayy, hermana que bien se siente… usted de veras sabe como hacerla a uno sentir bien, quiere revisarme el chochito, Si?” le dije con la misma cara, pero con ojos de que ya no aguantaba, y era cierto, esta zorra me tenía al borde del orgasmo con solo sobarme las tetas… así, con todo el descaro abrí las piernas, no como paciente, sino como hembra que se prepara a ser cogida…

Ella, muy suavemente empezó a masturbarme por encima, mientras decía estupideces que ni ella entendía…  yo le decía, “si hermana, si..  eso era lo que me hacía falta..”…, luego de unos minutos rompió su silencio diciendo..  “no Rosy, lo que te hacía falta era esto…” dijo en el momento en que me metía dos dedos en la vagina, haciendo que me viniera el primer orgasmo…  delicioso y mojado…  “si hermana, metame los dedos, cójame con los deditos, si..  por favor no pare, no pare”, mientras ella me metía otro dedo más, llenándome aún más de placer…..  yo solo atiné a subir la mano y meterla entre sus piernas…

La muy zorra, aprovechando mi movimiento me dice, “hay que ensanchar la vagina, para lo del parto, sabe?”, mientras me metía los cuatro dedos en forma vertical y con el pulgar me presionó el clítoris….  “ahhh..  putaaaaaaaaaaaaaaaa…  que bruta…  más.. me viene…  que rico  zorra, dame más.. dame..” dije mientras me venía el otro orgasmo…  esta puta me estaba matando..  con razón todas la adoraban, si Dios le dio el Don del Orgasmo Divino a esta cabrona…

Ella se levantó y lentamente se desnudó dejándome ver los senos más perfectos y el culo más delicioso que he visto en mi vida…y eso chicos,  que en mis cincuenta y pico de años me he tirado más de cincuenta hembras…!!!

Pues la tipa se ha agachado frente a mi vagina, puso su mano en mi pubis y apretó un poquito, mientras con su lengua se posesionaba, directamente de mi clítoris…y me dio la mejor mamada que hasta ese momento había tenido…  yo me revolcaba y ella me agarraba de la cintura para que no me escapara a sus mamada salvaje, que ya llevaba como diez minutos.  En uno de esos movimientos volví a ver hacia la puerta y vi que ya Mariana había entrado, y se estaba masturbando descaradamente, habiendo pasado su shock inicial..  yo nada más dije…

“hermana, por que no compartimos???”.. “¿Compartir qué Rosy?” dijo levantando la cara, llena de jugos vaginales que le bajaban hasta el cuello; al ver a Mariana le dijo…  “Mari, amor mío, ven que desde hace tiempo quería hacerlo con ustedes dos”…

Mariana, como desesperada se quitó la bata y se acercó, yo me levanté y le cedí el puesto en la cama, me acomodé entre sus piernas mientras Soledad se hincó sobre la boca de Mariana, rogándole..   “por favor, mámamela, no te detengas, chúpamela.. dame lengua mi amor.. dame..  zorrita pendeja, dame..”.

De esta forma empezó mi primer orgía lésbica….  Entre tres chicas casi adolescentes que no podían detener sus lenguas y sus manos, yo le agarraba las tetas a Mariana que estiraba las manos tanto como podía para agarrarle las tetas a la dueña de la vagina que tan gustosa mamaba, mientras que la Diosa del Placer se agarraba la cabeza y la batía como loca, desordenandose el pelo en medio de una cantaleta de “si mami, mámamela, dame, dame,,,,”…

Al momento yo me levanté de la cama, me puse al lado de ellas, le dí un tremendo beso a Soledad y luego la incliné para que hiciera un 69 delicioso, con aquella chica que besaba el suelo por ella…

Yo pensé, esta cabrona es el ser más sexual que conozco en mi vida, y que probablemente conoceré nunca, acordándome de lo que había visto en el baño entre la Hermana Soledad y la Hermana Jenny, me dije: “si yo no puedo sola, entre las dos le vamos a dar una lección…”

En ese momento del relato, Mayra ya se había recostado en mis regazos, y se tocaba disimuladamente los pechos y a ratos la vagina, mientras me dejaba entrever que esta tonta de veras tenía un cuerpazo de campeonato, debajo de su pinta de tipa súper seria; mientras Adelia tenía la mano dentro de su tanga, acariciándose sin recato alguno.  Yo por mi lado tenía la verga súper dura, bajo la cabeza de Mayra que obviamente se había dado cuenta.  Mientras Rosy seguía con su relato…

“Diciendo esto las empujé un poco para abajo de la cama, sentándome detrasito de Mariana,  empecé mi primer chupada de culo….

“Zooorraaaaaa..  me vengoooo…  “ dijo Soledad teniendo su primer orgasmo de la mañana….al tiempo que Mariana bajaba el ritmo de la mamada, para dejar que su adorado tormento se repusiera.  Cuando ví esto.. le di un golpecito duro a Mariana en la cabeza, mientras seguía chupándole el culo..  Mariana entendió mi intención y prosiguió con su mamada…

“Ayy putas, van a seguir????   Si, sigan zorras, mamen a su mamacita..  sigan..  me matan…  denme..  denme lengua putas….”…  pasaron varios minutos hasta que Mariana tuvo una serie de orgasmos, uno tras otro, porque si ella no soltaba a Soledad, la novicia tampoco la soltaba…  las corridas eran tan fuertes que Mariana levantaba las piernas alrededor de la cabeza de la novicia, pero no desistía de su mamada.

Sabiendo que Mariana no iba a soportar ese ritmo decidí ponerle fin a su suplicio, y separé mi lengua del culo de Soledad, procediendo a penetrarla inmediatamente con tres dedos de una sola vez, sin suavizar ni nada, de un solo golpe…

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhyyy  puta…..puta puta puta…   siiiiiiiiiii… me encontraste, puta de mierda… dame por el culo… cabrona….” Gritó ininterrumpidamente por treinta segundos, mientras yo metía y sacaba, ahora, cuatro dedos de su culo precioso…..  entraban y salían hasta que se vino como la perra que era… en un grito ahogado “Agghghhghghg…  yaaaaaaaaaaa, por favor, ya…  no más…preciosas, ya no mas..”

Tan fuerte fue su orgasmo que estaba llorando….  Poco a poco nos detuvimos, y de alguna forma nos fuimos recostando hechas un puño en la cama… al poco de estar así, Mariana expuso su caso de amor, solo para darse cuenta que Soledad también la amaba, simplemente que era incapaz de ser sexualmente monógama…. Después de besos conjuntos y llanto de dos chicas enamoradas y una embarazada (que llora por todo), Soledad dijo la primer frase romántica de las pocas que escuché en esa casa de rezo y sexo…. “Amor, no quiero que me seas fiel, yo no lo voy a ser; pero te prometo que nadie más va a tocar mi culo, solo tú mi amorcito..”  y lo cumplió hasta donde supe…

Y Rosa hizo silencio en ese momento, mientras todos pensábamos en la historia…

“Rosy..  que fuerte…  yo nunca había escuchado una historia tan fuerte, puchis!!, si estoy toda mojada.”.  dijo con todo desparpajo Adelia.   Esa frase tan desenfadada rompió el encanto erótico, para convertirlo en una carcajada comunal.

Seguimos comentando el tema entre carcajadas y tragos, Hasta que Mayra señaló la mesa llena de botellas vacías y dijo..  “Mami, ya es tarde,  otro día les cuentas la vez que cogiste con el cura…”

“si ya hace sueño… coño son las 2 de la mañana!!”  dijo Rosy, “acomodémonos, cómo dormimos?”

“Diay, vos con Mayra en el cuarto de huéspedes, yo en mi cama y la negra sola en su cuarto, para que pueda usar el juguete que me tomó prestado desde hace tiempo..!” dije yo, mientras me levantaba.

“¡Mario… no molesteeee!!!, además tengo mucho sueño”,  “no jodas, como si no supieramos que sos una caliente, hace rato te estabas masturbando mientras la flaca contaba su historia” le respondí…   “si, pero no sea descarado…ya!!!”

“Si, Mario, no joda a la güila (niña), además yo no pienso dormir con Mayra, cuando se  emborracha patea montones; y ni se haga ilusiones, con usted tampoco porque va a querer cogerme toda la noche y yo quiero dormir; así que mejor me voy a dormir con la morena..  vamos Adelita, dejemos a estos borrachos dormir..!”

La verdad es que yo quería dormir, así que me fui para mi cuarto subiendo las escaleras detrás de Mayra y viéndole su lindo culo,   ella entró a su cuarto y yo al mío;….. recién me había quitado la ropa, y me disponía a ducharme, me tocaron la puerta.

Era Mayra, completamente desnuda con mi camisa en la mano, diciéndome “Mario, acá está su camisa”…  ahí me di cuenta que si estaba un poco pasada de tragos…  me dijo…

“Mario, estoy borracha, puedo dormir con usted, es que no me siento bien… “

“Ok, claro” le dije yo, mientras mi miembro luchaba contra el alcohol y el cansancio para pararse ante esa hembrota desnuda que tocaba a mi puerta…”mejor nos damos una ducha, si?”

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*