Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (V).. Buscando asistenta para Rosy, intento #1, Adelia

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

Después de los eventos de aquel fin de semana mi relación con Rosy, la criada cincuentona de mi casa mejoraron bastante, no era que cogíamos todo los días, pero si por lo menos una vez por semana me asaltaba para despertarme con una cogida, o le brincaba yo desde atrás mientras ella cocinaba.  Varias semanas después pude notar que definitivamente el trabajo de la casa no estaba rindiendo, se veían telas de araña en las esquinas, las cortinas estaban sucias, y el trabajo de lavado se atrasaba; y no era que Rosy no fuera eficiente, era que la puta casa era muy grande para una sola criada, así que un día se me plantó con su carácter cerrero y me dijo:

Bueno Mario, va a contratarme una asistenta o qué?!!!!

Ok, admití sin muchas ganas.  El tener a otra vieja rondando la casa no me hacía gracia para nada, y peor aún porque esta segunda doméstica probablemente se tendría que quedar a dormir en la casa, ya que Rosy viajaba todos los días desde bastante lejos…

Total, le dije a Rosy, si usted me ayuda a escogerla, le entramos al asunto, porque yo soy medio bestia para eso.  –si, ya me di cuenta..jajaj- bromeó la veterana flaca.  “pero eso si, yo no quiero esas extranjeras nicaragüenses acá!!”, “no, lo siento Rosy, pero yo prefiero a las inmigrantes que a las nacionales, las nacionales son muy vagas, y cobran muy caro por no hacer nada.  Prefiero a una buena muchacha que usted le enseñe todo lo que hay que hacer en esta casa”… le dije firmemente..    ella solo se sonrió y me preguntó maliciosa..  ¿todo,… Mario?.  –Templada!!!- le espeté yo.  Pero me quedó el gusanito de que tal vez, solo tal vez este asunto de la nueva doméstica me podría traer satisfacciones de carácter sexual.

Y así empezó la “Odisea Doméstica” que nos llevó a contratar a cuarto domésticas antes de encontrarle una solución definitiva al tema.

Caso 1: Adelia, morena clarita, pelo lacio, largo, muy largo.., buena altura (1.70) y rellenita, sin ser gorda, un culo de campeonato, y unas tetas interesantes, copa B, 17 años.

Llegó recomendada por la agencia.  Los primeros días todo muy bien, solo que tenía la costumbre de ver televisión en su cuarto, por ratos, con el volumen muy alto.  Rosy me informaba que era hacendosa y simpática., y algo pícara…  todo el tiempo hablaba del novio que había dejado en su país, y demás chácharas-. Cuando Rosy me contaba eso siempre terminaba con “seguro que le hace falta que la hinquen (se la cojan), como dicen por allá”, a lo que yo le respondía…

“y a mi que?, acaso es mi problema….”

“Yyyyy  es su empleada, debería tenerla contenta como a mi… jajaj”, decía la gran calentona.

Así por varias semanas estuve observando en las noches a Adelia, teniendo pequeñas conversaciones que me hicieron conocerla mejor, y sentir, que tal vez si era la calentona que Rosy decía que podía ser.

Hasta que un día de excesivo calor decidí tirarme a la piscina un rato, eran como las diez de la noche cuando iba saliendo de la piscina, desde donde se escuchaba el alto volumen del televisor de Adelia.  Decidido a acabar con ello iba a golpearle la ventana para asustarla y regañarla,… cuando veo a la prominente morena echada de cuatro patas en su cama, penetrándose a si misma en ese precioso culo con un consolador que resultó se de mi colección de juguetes (y que creí que Rosy había tomado para su solaz personal).  El asunto es que la morenaza tenía la cara clavada entre las almohadas, con el culo en pompa, con una mano se abría los cachetes y con la otra se empujaba una y otra vez el aparato revestido por un condón y reluciente de sus jugos…  definitivamente una escena excitante.  Obviamente, mi pinga estaba que se salía del slip de baño, y hasta que se le mojaba la puntita…   ella decia (a sí misma, presumo), no gritando pero en voz alta..  “si dame..  dame rico por el culo que rico….  pártamelo…”, hasta que en una flexión levantó el cuerpo, quedando de rodillas, con el culo recostado en el consolador, su larga cabellera negra colgando sobre su espalda arqueada, se empezó a agarrar las tetas mientras bajaba rítmicamente, diciendo “rico…  rico..por el culo, por el culo….”  hasta que se sentó en el dildo, penetrándose hasta lo profundo de sus entrañas y cayendo de frente en un apoteósico orgasmo.

Yo desgraciadamente había llegado tarde a la escena del crimen, y no me dio tiempo de llegar a mi propio orgasmo, así que no me quedó más remedio que esperarme hasta el día siguiente, a la hora del almuerzo, cuando Rosy tuvo la amabilidad de quitarme las ganas con un polvo delicioso, culminado con una penetración anal frenética, en la que me imaginaba a mí mismo montado en esa yegua morena que estaba, en ese momento, lavando los platos en el piso de abajo.  “Diay Mario, que polvazo, quién me lo tiene tan templado, mi chiquito?” preguntó la curiosa de mi empleada mayor (Rosy), mientras se ponía el uniforme de nuevo….”jeje, que quieres que te diga, la morena esa de abajo….” y procedí a describirle la escena de la noche anterior.. “me hubiera contado antes, hubiéramos disfrutado más los dos, porque esa negrota no se me escapa, tarde o temprano la enseño a coger con mujeres..”  y siguió con sus actividades.  Yo me vestí y me fui a mi trabajo, pensando en como encamarme a mi simpática empleada menor.

Lo planee para el siguiente sábado, aprovechando que Rosa tenía los fines de semana libre.  Me metí a la piscina con un speedo en el que se me marcaba mi no muy grande pene… jeje..  eran como a las 3 pm, calculando la hora en que ella terminaba el trabajo de la semana, se bañaba y se alistaba con ropas de casa, ya liberada de sus labores hasta el lunes.  Cuando salió del baño, yo la llamé en voz alta, sabiendo que todavía estaba envuelta en toallas, en el cuerpo y la cabeza; sabiendo que era muy responsable, me la jugué a ver si respondía inmediatamente, y venía así semidesnuda, en todo caso, su habitación estaba de pared por medio con el patio donde estaba la piscina.  Pues si, llegó con todos los paños, y me dijo “diga, don Mario”, …. “perdón, no quise molestarla yo voy solito, mejor…”..  “noo, que va, que desea? Yo se lo traigo”  dijo mientras miraba curiosamente mi entrepierna mojada y mi pene medio morcillón ya.

“tráigame un birrita (cerveza), por favor”, ella giró graciosamente, como una niña grandota y a brinquitos se fue hasta la cocina..  Yo esperaba verla venir con una bata o algo así, sin embargo, cinco minutos después volvió con el paño bien amarrado y con el pelo suelto y sandalias.  “gracias, muñeca”, “¿no quiere tomarse una usted?…  no quisiera tomar solo”..

“ayy don Mario, que pena, pero si se me antoja, lo que pasa es que estoy así media desnuda y me da pena…”, dijo con una sonrisa de quien le gusto la idea…

“Noombre, si así se broncea un poquito, si el sol está bueno y suave, a todo mundo le hace falta una asoleadita de vez en cuando”..   “bueno, me gusta lo de la asoleada, ya vengo, si?” dijo ya media juguetona…  y se devolvió para la casa..

Otros cinco minutos en los que me estuve tocando para hacer más grandecita mi pinga..  a ver si caía, cuando escuché a mis espaldas: “Ya que me voy a asolear, mejor lo hago así..” y me voltee a verla, con una cerveza servida en una mano y en ropa interior…calzón tanga y brasier strapless  “disculpe, pero es que no tengo vestido de baño, al finales cuentas es lo mismo no?, no le molesta?”,…  seguro me vio la cara de alborotado, porque apenas le dije, “no claro, por mí está bien”, ella respondió:  “si, pero no me vea mucho, jijiji”.

Ya recostada en la tumbona al frente mío, y con un sol bastante gentil, empezamos a hablar de temas personales, yo me fui directo a la yugular… “bueno, y dígame, no le hace falta su novio?”…

“ayy don Mario, que cosas dice…”  se sonrojó un poco…  “pues así como que mi novio no, no me hace falta….” dijo sonrojándose aún más…  a lo que le respondí sin el más mínimo miramiento, viendo el vacío cielo, como quien no dice nada…  “si, pero las noches calientitas si te hacen falta verdad?”

“Don Mario, respete!!!!”.. pero no enojada, sino sorprendida de semejante indiscreción.

Yo iba por todo, o ahora o nunca..  jajaj me reí yo…  “vea Adelita, yo no soy ningún niño, ni usted tampoco, eso es normal, usted estaba acostumbrada a una vida sexual activa y ya no la tiene, es normal que se sienta con ganas….”..

“bueno, la verdad es que necesitada no, pero si me hace falta el cariñito”…  al oir esto yo pensé.. “ja, el cariñito”, mientras me acordaba de la escena de ella hacía un par de noches, con el consolador en el culo, vaya cariñito!!”.

La cuestión es que se iba calentando un poco la conversación, mientras ella me preguntaba de mis experiencias, y yo le contaba algunas anécdotas….  conforme pasaba el rato se le veía más incómoda, no emocionalmente, sino corporalmente, como que no lograba acomodarse, se movía para acá y para allá en la tumbona, el labio de arriba le sudaba y se mordisqueaba el de abajo,  al rato abría las piernotas y podía observarle el vello púbico saliendo del calzón tanga….   un par de veces me agarró viéndole el panocho y me reprendía.. “que no vea,….le dije…”  y yo le respondía,  “no puedo evitarlo, mija, me lo pones al frente…”… en resumen se estaba calentando… y mucho…

Ya con la tercer cerveza le dije, porque no nos mojamos un poco, y nos tiramos a la piscina…  solo para remojarnos, jugueteamos un poco, algunos choques sin trascendencia, pero con intenciones ocultas.. y salimos…  nos acostamos chorreando muertos de risa.  En eso me fijo que la ropa interior se le había transparentado por el agua y le dije, con doble sentido y  mirándole la vagina…  “estás chorreando toda…”,  “si, y es su culpa…”..  ya cayo!!! Dije inmediatamente….. “dame, déjame secarte, ponte de pié”…tomando la toalla y colocándome a su espalda… le coloqué un paño arrollado en el pelo y con el otro, el más pequeño empecé a secarle suavemente la espalda, en circulitos….   y sin decirle nada simplemente le solté el brasier…  fue tan súbito que ni siquiera lo pudo agarrar..  solo atinó a ponerse las manos sobre los pezones y me dijo…  “no se pase, don Mario…”.. con una risita…  “bueno es que para secarla mejor tengo que quitarle la ropa…” dije con voz seria…

“bueno, siga y veremos…”  yo seguí con mucha suavidad secándola por el frente y por detrás todo el cuerpo, mientras ella seguía con las manos medio puestas en los pezones.. y mirándome la erección que ya estaba por salirse del slip.

“Adelita, para secarle la entrepierna tengo que quitarle el calzoncito…” dije seductoramente…  “ese me lo quito yo Mario…” (siempre me ha llamado la atención de que cuando se quitan la ropa ya no lo tratan a uno de Don Mario, sino Mario a secas!!) y se agachó quitándose el calzón blanco y levantándose como estatua imponente en su desnudez, por demás exquisita. “siga, por favor” y empecé a secarla/masturbarla en la entrepierna con el paño cubriendo mi mano, mientras ella decía…

“mhmhmhm  ayyy  Mario, que rico seca usted.. debería venir todas las mañanas a secarme a mi cuarto…” yo solo sonreía… mientras seguía tocando semejante mata de pelos…

Al minuto ella dice… “que pena, usted me secó y yo no he hecho lo mismo con usted, permítame” dijo, y quitándome el paño.  Se agachó y me quitó el slip, sonriendo ante mi erección…”es que yo seco de forma”..  dijo mientras se metía mi atormentado miembro en su boca…  y empezó la mamada…  frenética… fuerte, chupaba como si la leche hubiera que subirla desde los pies..  con una fuerza e intensidad que me subyugaban..  duro.. realmente duro, pero sin maltratarme…

“Si, eso es lo que querías, verdad… te hacía falta…”  “mhajámm” dijo con la boca llena.

Al minuto se levanta y dice “Hagámoslo como la gente, vamos a mi cama” y me agarro de la mano para arrastrarme, mientras yo miraba ese culo que pronto sería mío…

Ya en la cama se acostó boca arriba y me dijo.. “venga…”, yo me subí a la cama, agachado para mamarla y me dice.. “no, de una vez métamela..  luego me come el coño, necesito que me la metan yaaa!!!”…   Como no soy aficionado al misionero tradicional, me hinqué frente a ella y le levanté las piernas hacia arriba, y le introduje mi verga hasta el fondo….  fue como meterla en aceite hirviendo, suave pero muy, muy caliente… “ahhhyy si papito deme.. démela..  que ganas tenía yo de que me cogiera…”  “démela démela duro….”  y empezó el metesaca, suave al principio pero cada vez más fuerte…  “toma negra, toma para que veas que pinga no te va a faltar cabrona…”, luego de un par de minutos .. “damela,… dámela  como se la das a la vieja Rosy…”  “hazme gritar como esa puta..  yo quiero……” y en ese momento sentí los músculos de su vagina contrayéndose hasta casi cortarme la pinga…  en un orgasmo riquísimo…

Yo me quedé quietecito, con mi verga adentro, le abrí los brazos y me incliné a besarla, a ella y a sus tetas, diciéndole…  “estás riquísima….¿cómo supiste lo de Rosy??”… ella me respondió…  “anteayer, dejó la puerta de su habitación abierta al mediodía, y esa puta grita como si le estuviera rompiendo el culo un burro”…  a todo esto yo seguía excitado y en posición de misionerito, le empecé a mover la verga poquito a poco…” mhmhmh…  ¿sin descanso?” … “para que descansar mi negra, date vuelta de medio lado”.. la acomodé de medio lado, con una pierna recogida y la otra semiestirada bajo mis piernas…  yo seguía de rodillas, se la metí de lado, es una sensación riquísima..  una de las mejores posiciones que conozco.. se la empecé a meter duro y rápida, diciéndole…  “zorra deliciosa, vas a ver por lo que gritaba la otra..  muévete.. cabrona… “ y ella seguía “ hasta el fondo si, que riccoooo hasta el fondo… démela Mario, démela…”…  así por varios minutos hasta que sentí que ya estaba lista, le dije.. “ponte de cuatro patas otra vez..”  cuando lo hizo tuve que abrirle las piernas un montón porque me quedaba altísima, si la cabrona tenía las piernas larguísimas.

Le introduje mi pene con fuerza, de un solo golpe, mientras le puse la palma de la mano sobre el coxis, dejando el dedo pulgar sobre el hueco del culo…. cuando comencé a moverle el dedo en la entrada del culo me dijo… “si, métame el dedo, si pero yaaaa que me vengo yaaa…” y tuvo otro orgasmo, no tan fuerte, cuando le clavé el dedo hasta adentro…  “ésta de veras estaba templada”, pesé yo, ante el repentino orgasmo….  además de sorprendido por mi repentino aguante veinteañero..  cualquier otro día ya me hubiera regado como un cerdo…

Sin pensarlo mucho se la saqué de la vagina y antes de que se repusiera de su orgasmo se la puse en el culo, apretando duro, pero sin empujársela…  “Mariooooo????…  siiiii métamela… métamela!!!”, y yo ni lerdo ni perezoso se la introduje hasta el fondo..  ella reaccionó como si le hubiera pasado una descarga eléctrica, se arqueó y levantó la cabeza, sin sacársela grito… “Ahhhhhhh shiiiiiiiiiiiiii”, cuando hubo caído de nuevo en su posición, empecé a darle más y más duro…  sin dejarla descansar.. mientras gritaba… “eso era lo que querías, verdad que te rompiera el culo zorra..  eso era…???”…   “si maricón dale más duro..  venga deme por el culo,  pártamelo, cabrón de mierda, pártamelo…”…  seguimos cogiendo como degenerados por otros cinco minutos, cuando justo apenas antes de que me diera un ataque cardiaco, me empezó a llegar el orgasmo..   “me riego, negra me riego…”  “si cabrón riéguese adentro.  Si lléname el culo.. dame… damela!!!”..  y me vino, no se cuantos chorros o litros fueron, pero en ese momento ella se volvió a levantar en un orgasmo fuertísimo y estirando los brazos hacia atrás me agarró la cabeza, pegándola desde atrás a su mejilla, en algo que debió ser un gesto de éxtasis, pero parecía más una llave de lucha libre… (ese día la apodé Yolanka!!jejej)…  luego, al salirme de ella…  vi el montón de semen bajándole del culo…

En un brinco se levantó y me dijo, ya vengo, me voy a bañar…

Al rato volvió, con nuestra ropa en la mano y otra cerveza, diciendo…  “ve don Mario, tenía usted razón, esas son las noches calientitas que me hacían falta!!”

A la mañana siguiente me despertó tratándome como un rey, pero me recordó que le debía su mamadita…  cosa que le cumplí esa misma tarde.  Ya en la noche del domingo la senté y le dije lo mismo que a Rosy el día que cogimos la primera vez..

“no crea que vamos a coger a cada rato, hagamos un trato Adelia, cogemos cuando queramos los dos, usted por su lado coja con quien quiera y yo por el mío también… ¿le parece?”…  como que no le gustó mucho el tema, pero seguro se acordó que yo también me cogía a la Rosa y sintió que si reclamaba se quedaba sin el santo y sin la limosna.  “si, ok”

El lunes siguiente le conté a rosa la experiencia.. a lo que simplemente me dijo..  “me alegra por usted… déjeme pensar cómo me las ingenio para cogérmela yo también, o tal vez hacemos un trío…”

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*