Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (II), Rosy es echada de su casa

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo perdió su virginidad hace tantos años.. como 36, calculo yo….

Rosa volvió a sentarse en el sofá, para mi sorpresa se sentó con las piernas cruzadas y la falda por sobre la rodilla…

Mmhmh, conque la veterana usa tanguita!!! Que rico.. y yo con cada vez con más ganas de cogérmela… le dije.. -Rosa, que linda tanga…- ya con los perros por delante…

-Ni que fuera la primera que ve una!!-, me dice con desdén bromista, pero no se tapa el chochito!!!…

-Además, que quiere, que le siga contando o que me acueste ya- y poniendo cara de templada agregó -porque si quiere que cojamos ni se haga idea, eso será para otro día cuando estemos sanos, que ya se lo que les pasa a los hombres cuando se toman, la alborotan a una y luego es pura paja..-

Lo pensé y la verdad tenía razón..

-Contame, porque la verdad quiero cogerte, pero sanita; para que después no digas que me aproveché de vos-; dije con voz condescendiente…

-Ya veremos quien se aprovecha de quién… güila irrespetuoso!!!-

-Pero bueno, continúa…

El asunto es que esa noche ni dormí de la calentura, además de la curiosidad de saber qué era lo que había visto hacer a mi madre y a Eusebio.

El día siguiente hasta quebré un plato, cuando estaba lavando platos y Gerardo se me acercó a dejar el de él… ya te digo, pura calentura.

El día siguiente apenas mi madre se va a ir a la misa, me meto al baño a asearme; y cuando ya ella se fue, salí corriendo todavía mojada pero desnuda a mi cuarto, me senté de cuclillas en la cama a esperar a mi hermano Gerardo.

-Hola-, me dijo con cierta timidez…

-¿quieres que sigamos?-, realmente preguntando, no insinuándose…

-Si, estoy toda mojada…-

-Eso veo…- dijo el baboso mientras me miraba el pelo…

-Acá baboso, estoy mojada de acá!!- Le dije tocándome la vagina…

-Ahh que bien, porque yo estoy igual de ganudo (con ganas, pues).-

Me levanté y me acerqué al baboso ese que se había quedado en la puerta como tonto…

Empezamos a besarnos como la noche anterior, y a tocarnos… mientras me besaba se quitaba la ropa, luego me tocaba la chochita….

Me fue empujando poco a poco a la cama… ahí me acostó mientras me tocaba y yo lo tocaba…

-¿te la chupo hermano?- Dije mientras mi vagina chorreaba como helado…

-Siiii Rosy, por favor… – mhmh…otra vez el ruego, pero esta ves si me llamó la atención.

Procedí a meterme semejante instrumento en la boca y a succionar y chupar… me encantaba, ya le estaba agarrando el toque a ese asunto de la mamadera…

Gerardo estaba tan excitado que dejó de tocarme, por lo que tuve que empezar yo misma a hacerlo.. solita, como siempre me excite solita montones… y es que una sabe donde tocarse!!!

Estábamos casi al punto de, yo tener una chichirota (orgasmo), y el de regarse cuando me la quita y me dice, casi rogando…

-Rosita.. déjeme metérsela… siii déjeme metérsela..- y ese si fue un ruego…. ahí me di cuenta por primera vez del vagina power como dice mi nieta.

-Esta bien, pero dígame cómo…

Me puso acostadita, me abrió las piernas y se tiró casi encima de mí, sosteniéndose con los brazos, empezó a empujar, pero por más que intentaba, no entraba; hasta que ya supe exactamente lo que quería y se la agarré y la puse en la entrada de mi chocho…

-Ahhhhhhhhh- grité yo, -Animal!!!!- Cuando el muy cabrón me la empujó de un solo golpe…

-tranquila, ya entró… solo quédese quietita..-

Ya que me tenía empalada, no me quedó más que hacerle caso… total si no se movía no me dolía… empecé a sentir lo que era tener un miembro dentro de una.. la sensación se hizo cada vez más arrobante.. hasta que yo misma me fui moviendo de a poquitos, como dándole a entender que ya podía seguir…

Empezó el metesaca, yo ponía mi mano entre su panza y mi pubis para controlar los embates de su pedazo de carne.. me penetraba una y otra vez, mientras yo iba perdiéndome en ese placer incontrolable…

-más, dame más… dale duro cabrón….- ahora si, cuando se aceleró el embate de dejé llevar y le dije cosas que ni me acuerdo.

-Si, rica, te cuadra que tu hermanito te coja hasta adentro zorrita…-

-Si dame más maricón, dame con ganas- yo estaba por venirme…

De pronto se me ocurrió una idea y le dije, sácamela, vamos a probar otra cosa..

Me di vuelta y me puse como había visto a mi madre hacerlo y le dije, ahora si, métamela en el chocito..

El no la pensó mucho y de un envión me la hizo llegar hasta el fondo… el sonido de mis jugos chorreando cada vez que me la metían me parecía música…

-Siiiii métela duro…. – el me agarraba de la cintura porque ya llevábamos mucho rato y se iba cansando..

-No pares cabrón que me daaa..- cada vez más profundo hasta que sus huevos pegaban en mi chochito como campanas….

Cuando el me aviso… –Me riego perraaa…- me excitó tanto que yo misma me vine en un orgasmo espectacular antes inclusive a que él se viniera. Fue genial… yo quedé como atontada en la misma posición, solo doble los brazos y puse la cara del todo en la almohada, con mi culito levantado… mientras su semen empezaba a chorrear por mis piernas.

El se vistió y me dijo, -hermanita, esto es entre nosotros si mamá se da cuenta nos malmata a palos.. –

-Está bien, pero lo vamos a repetir, ¿verdad?-

-A cada rato que podamos-

“Mario, tal vez no fue una noche de bodas, pero viera usted cómo recuerdo con cariño la desvirgada que me hizo mi hermano, que en paz descanse. Lo que nunca supe fue cómo hice para no quedar embarazada, claro esa suerte se me acabaría tarde que temprano”

Yo me levanté por la que esperaba fuera nuestra última cerveza de la noche y le dije. –Rosa, y que pasó después, ¿siguieron cogiendo??-

Pues si, como una vez por semana Gerardo entraba al cuarto y cogíamos, pero yo le agarre mucho gusto al asunto y le decía, -Vea Gera, no se emocione mucho, hacerlo es muy rico, pero no me gusta el asunto de hacerlo entre hermanos, además yo no veo que podamos seguir por mucho tiempo-

-Si Rosy, pero mientras podamos…-

Lo que no sabía Gerardo es que a las pocas semanas ya yo estaba buscando otra pilinga, y resultó ser la del señor del abastecedor del barrio, la cual no fue una buena experiencia. Después el lechero, luego un entenado de doña Maruja y así por varios meses.

Antes de que me diera cuenta una vecina me llamó un día y me dijo muy seria:

-Vea muchachita, a mi no me importa lo que diga la gente, yo no le hago caso a los chismes, pero si yo la veo algún día hablándole a mi marido le parto la vida a palos!!!- vale que no le hacia caso a los chismes!!

O sea, ya se estaba corriendo el rumor de que era la chica fácil del pueblo, así que decidí que pronto me iría a buscar vida. Decidí parar la cogedera (excepto con Gerardo) mientras se tranquilizaban las cosas y se me ocurría como irme del pueblo.

Claro que uno pone y la calentura dispone.

Un día estaba recostada en la batea lavando mis calzoncitos, inclinada sobre la pila, cuando llegó Eusebio; me imagino que a buscar a mi madre, porque cuando le dije que ella no estaba se molestó visiblemente. Se quedó hablándome desde la puerta del patio de la casa, como a dos metros a mi espalda, así que yo no lo veía mientras hablábamos…

Empezó a preguntar y hablar tonteras, hasta que en una de tantas dice:

-¿oiga Rosy, y usted qué?, dicen por ahí que ya la estrenaron…-

Claro que sabía de qué hablaba, si yo ya tenía diez minutos de estar imaginándomelo mientras me la metía por detrás.

-Deje de hablar burradas Eusebio, a usted que le importa…-

-Psss no, digo yo…- y empecé a escuchar su voz más cerca,… la humedad de mi chochito aumentaba y los pezones estaban por reventar…

-Dice usted qué?, no le entiendo …- mhmmm seguí acercándote negro, y verás la que te va a pasar, decía yo para mis adentros.. ya recordando su pinga, la primera que me hipnotizara.

-Pss… que si quiere la puedo estrenar yo…- Me lo dijo casi al oído.. casi me derrito, a pesar de la vulgaridad, me di vuelta y le dije casi gritado:

-No sea babos….- se me acabó el habla cuando vi al gran bruto con la picha en la mano, bien dura… me asaltaron todos los recuerdos desde el primer día que la ví… y casi me viene un orgasmo en ese instante…

-Bueno, si insiste..- le dije con una sonrisa de inocente puta. Lo único que acaté fue a agacharme y empezar a chupar esa pinga morena llena de venas que fuera mi primer amor…

-Mhmhmh rico papito.. que pinga más deliciosa- le decía mientras le pasaba la lengua por el tronco… -¿esta pinga es mía?- mientras le besaba la puntita de su miembro..

-Mámamela zorra… es cierto lo que dijo Gerardo, que mamas como puta…-. Con más ganas se la chupaba..

-Date vuelta Rosita quiero metértela- no había terminado de decirlo cuando ya estaba con el culo en pompa y bajándome los calzones…

Empezó a tocarme las nalgas mientras me decía un montón de vulgaridades que según el me excitaban; yo ya no necesitaba más excitación.. estaba que me venía con solo sentir sus manos…

-Suavecito, no seas bruto- Que rica sensación cuando se la meten a uno poquito a poquito…

Cuándo ya la tenía buen adentro le ordené –ahora si idiota, cógeme como te coges a mi mamá, dame duro y verás lo que es una hembra!!- yo sabía que esas frases lo excitaban porque eran las que mi mama le decía.

-Dámela.., que rico negro, ya se porqué mi mama se la come toda….damela cabrón-

-muévalo mami, muévalo así de rico.. tome por puta… tome por rica.. – mientras me la metía y sacaba como poseído por el Dios del semen.

Estuvo fantástico, luego de un rato se cansó de darme de a parado, y yo también, así que me acostó boca arriba y se me subió encima.

Que rico sentir el cuerpo sudado de sexo encima de mí… casi al instante me vine con gritos de placer que lo hicieron regarse como loco.. –rica mami, rica, más rica que tu madre-..

En ese instante el mundo se me vino abajo…

-Puta descarada, desgraciada, zorra, malagradecida, robahombres!!!!- Nooo.. mi madre había vuelto y estaba parada en la puerta viendo a su hijita cogerse a su hombre.

El escándalo fue mayúsculo en casa.. y por más que Gerardo intercedió no hubo solución… me tenía que ir de la casa, y para peores, no me iba ni adonde quisiera, mi madre habló con el cura que llegaba al pueblo desde la ciudadcita cercana y el aceptó recibirme como empleada doméstica en la casa de las monjitas (un convento o algo así…).

“Así empecé, Mario, mi carrera en el servicio doméstico hace 35 años. Lo más divertido es que después de que me fuera, mi madre dijo en el pueblo que era que me había metido a monja, que por eso me había ido. Ja..si supiera la mitad de lo que yo se de las “Monjitas” mejor no hubiera dicho esa jetonada.”

“Ah bueno, y de veras que mi suerte se acabó de golpe porque el bruto de Eusebio me embarazó; cosa que yo me fui dando cuenta varios meses después”

“Bueno, eso me lo cuenta mañana Rosa… ya estoy tostado (cansado) y medio tapis (borracho)….” dije yo mientras me levantaba y subía a mi habitación… en el rellano me paré y le dije.. “por cierto Rosa, sos una gran templada (caliente)!!!”

“Gracias A Dios Marito, Gracias a Dios…” y agregó después de darme la espalda “tranquilo Marito, mañana yo le hago algo rico para la goma (cruda).”

En otro relato les contaré lo delicioso que fue el día siguiente, solo les adelanto que me quitaron todas las ganas del mundo.

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


4 comentarios en “Un Hogar Completo (II), Rosy es echada de su casa

  1. Esa puta me recuerda a unas jebes que me tiraba en Colón. Cierta vez la tragona me invitó a cogermela cuando llegó el marido y me boté por el balcón y se me quedaron los calzoncillos bajo la almohada.
    Samos, tomen agua y sigan el ejemplo de esa mujer. A qulear a qulear que el mundo se va a acabar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*