Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una vida loca pero divertida

Soy satsuki, vivo en la ciudad de México. Desde muy muy niño, he sentido una gran inclinación hacia todo lo femenino, quizá por vivir entre puras mujeres. Nunca me llamaron la atención ni los juegos ni los juguetes de niño, se me hacían burdos toscos que no iban conmigo, sin embargo envidiaba a las niñas por su ropa, y todas esas cositas lindas que usan, me cautivaban sus juegos, y sobre todo su actitud su forma de comportarse tan delicada. Mi inclinación se fue convirtiendo en necesidad, por lo que comencé a ponerme ropa de niña que les robaba a mis primas o tomaba de los tendederos de las vecinas. Esta conducta fue creciendo y madurando conmigo, pues al llegar a los once años me sentía como una adolescente, ya no nada mas me vestía si no que empezaba a maquillarme pues al vivir con puras mujeres no faltaba todo tipo de cosméticos. Esto era quedarme solo, y me daba vuelo convirtiéndome en chica, definitivamente me sentía mas mujer que hombre; Sin darme cuenta me fui haciendo muy modosito, mis modales se hicieron delicados al extremo de que mi abuela y mi madre me regañaban por que me decían que me comportaba muy amanerado. Por otro lado y para mi fortuna mi pene nunca desarrollo un gran tamaño siempre lo he tenido bastante pequeño, situación que como niño o adolescente me hubiera frustrado, pero la verdad es que esto, hasta gusto me daba pensando en que era un síntoma de que en realidad no era hombre.

Mi despertar a la actividad sexual, fue con una mujer mayor que yo y fue muy precoz pues apenas rebasaba los once años. Aun la recuerdo tendría unos veintitantos años, cara de ángel, sensual desinhibida y dotada con un cuerpo para excitar hasta a un muerto, unas tetas grandes muy paraditas y firmes, y unas caderas y nalgas de campeonato, Totalmente liberal abierta y nada egoísta para mostrar sus encantos, le gustaba mucho pasearse por la casa en ropa interior, por lo que alguna ocasión mi abuela le llamó la atención, pero le valía, ella seguía mostrándose casi desnuda frente a mí, afirmando que eso era bueno para mí pues parecía mariconcito y que mejor que viera lo que era una mujer. Con regaños o sin ellos ella lo seguía haciendo y a mí me encantaba pero mas que excitarme me sentía confuso pues en momentos deseaba ser como ella, soñaba con tener un cuerpo como el de ella Un día llegaron de visita unos tíos, por lo que mi mamá decidió cederles la cama de Blanch (ese es su nombre) y se decidió que durmiera en mi cama, “total yo solo era un niño“. Cuando se metió en la cama fingí que estaba dormido, y así permanecí totalmente quieto por mucho rato hasta percatarme de que estaba profundamente dormida, me volteé hasta quedar frente a ella, la observe detenidamente ¡es tan bella me dije! Tenía puesto un lindo camisón blanco de gasa muy transparente que dejaban ver casi claramente sus pezones, con mucho cuidado lentamente fui levantando el camisón dejándome ver sus piernas casi perfectas hasta llegar un lindo bikini color rosa, continué levantando la prenda hasta ver sus maravillosas tetas, coronadas con unos bellísimos pezones color oscuro. En ese momento sentí algo extraño y al subir la mirada ¡UAAUU ESTABA DESPIERTA! Viéndome fijamente con una sonrisa dejándome hacer, quise decir algo pero ella me tapo la boca con los dedos después sonrió y me dijo quedito al oído:

-Ssssht no hagas ruido

De momento la sorpresa me confundió por lo que no movía ni las pestañas, ella tomo mi mano y la llevo a sus tetas y me indico que las sobara y jugara con sus pezones, yo la veía moverse como una gata ronroneando abriendo la boca y chupándome los dedos de la otra mano, la que después puso entre sus piernas,

-¿Sientes mi rajada?
-Shii, dije tímidamente

-Ahora méteme los dedos y muévelos.

Obedecí sin chistar, era algo nuevo y perturbador, sentir en mi mano su bello púbico la consistencia de esa abertura tan mojada y el olor ese fantástico olor embriagante que llegaba hasta mi nariz. Mientras esto sucedía sentí como su mano jugaba con mi pequeño miembro hasta que se puso mas duro de lo que jamás había pasado, entonces bajo su cara hasta él y llevándolo a su boca comenzó a chuparlo, tuve que morder la almohada para no gritar, era algo que nunca había sentido, raro y extraño pero riquísimo, después de chuparlo de inmediato se acomodo arriba de mí abriendo las piernas y sentí como mi pitito entraba en su rajada que estaba completamente mojada. Se empezó a mover en círculos haciéndome sentir fuera del mundo real, yo la miraba contonearse produciendo pequeños sonidos que denotaban que eso le gustaba de verdad, yo por mi parte sentía cosas que ni en sueños había pensado aunque solo fueron unos minutos pues de pronto como que algo exploto dentro de mí y sentí como cuando me la chaqueteaba pero mucho mejor (después supe que eso era venirse) Inmediatamente se acomodó boca arriba abriendo las piernas

-¡CHÚPAME CHÚPAME!, me ordeno
de inmediato metí mi cara entre sus piernas y empecé a chupar toda su raja,
-¡Aquí chupalo fuerte! Me dijo mostrándome con su mano una especie de botoncito que se encontraba en la parte superior de su concha y que al tocarlo se ponía duro, el olor y el sabor era algo diferente a cualquier cosa que hubiera probado, pero me fascinó, yo estaba embebido en mi tarea de chupar, cuando sentí como ella se tensaba y vi como se tapaba la boca con la almohada para disminuir sus gemidos y un chorro de líquidos tibios me baño la cara trate de comerme lo mas que pude, cuando deje de lamerla estaba yo batido hasta el cabello. Ella se me quedo mirando con una sonrisa-

– ¡Ahora si creo que eres machito! Me dijo muy quedito.

Me quede pensativo unos segundos y sin pensar solo le pregunte:

-¿Sientes rico cuando te lo meten? Se me quedo viendo como desconcertada y contesto:
-Si, se siente ¡muy rico!
-Me hubiera gustado ser como tu, y tener una rajada para sentir lo que sientes le dije.
-¡Vaya vaya ¡ entonces resulta que si eres medio mariquita ¿no?
-¡No se! Pero me gustaría; Aunque también me gusto mucho todo lo que hicimos.
– A ver vamos a probar algo ¡voltéate! Me ordeno, obediente acate la orden mientras veía como se metía los dedos en su raja sacándolos empapados des sus jugos, metió la mano entre mis nalgas hasta llegar a ala entrada de mi hoyito trasero
– Ahora ponte flojito

Sentí como me fue metiendo un dedo en el ano muy despacio, me dolía un poco pero la verdad me estaba gustando

-¿Te gusta?
– Creo que si

Después de un rato y con la ayuda de varias aplicaciones de su saliva en mi hoyito el dedo entraba y salía de mi con gran facilidad, provocándome sensaciones raras desconocidas pero fantásticas, mi miembro se volvió a parar y nuevamente tuve una explosión pero mas grande que la anterior, ella recibió mi liquido en su mano y con una sonrisa pícara lo acerco a mi boca y me hizo comérmelo.

-¿Te gusta como sabe?
-La verdad si.

Se acerco a mi me dio un beso metiendo su lengua en mi boca experiencia que también me gustó mucho, y nos quedamos dormidos.

Mi vida dio un vuelco enorme, pues ahora mis pensamientos siempre estaban dirigidos hacia todas las sensaciones que se me habían despertado después de mi primer relación sexual. Me encantaba soñarme vestida con ropa como la de Blanch y me imaginaba haciendo con un chico todo lo que ella y yo hicimos pero yo siendo la chica por supuesto.

La vacaciones llegaron y mi mamá y mi tía decidieron llevar a mi abuela a la playa, así que iríamos unos días al puerto de Acapulco y a este viaje nos acompañaría la hija de mi tía y un primo un año mas chico que yo y bastante bobo por cierto. Aunque no había posibilidades de actividades mas emocionantes pues teníamos que adaptarnos a mi abuela a la que había que tener muy cuidada y la compañía de mi primo que de verdad era un real aburrido, jugar en la playa y en la alberca del hotel era bastante entretenido, sobre todo ver tantas chicas a las que admiraba y envidiaba por tener esos lindos cuerpos, como me hubiera encantado usar uno de esos monísimos trajes de baño, y por supuesto deleitarme la vista con toda esa gran cantidad de chicos guapísimos y buenísimos que nadaban o se asoleaban alrededor de la albarca. El sábado por la mañana mi tía nos llevo a los tres niños a dar un paseo en lancha, El lanchero era un chico como de unos diesiciete o dieciocho años, moreno, delgado, con el cabello enmarañado y decolorado por el sol y la sal del mar, con una encantadora sonrisa, como íbamos a pasear por mar abierto mi tía me enjareto un salvavidas en forma de chaleco color rosa con flores que originalmente pertenecía a su hija, subimos a la lancha, y el joven le indico a mi tía:

-La nena grande que se siente en medio
-¿Cuál nena grande? Dijo mi tía

El chico me señaló provocando la burla tanto de el bobo de mi primo, como la risa de mi tía, yo por mi parte me sentía con una gran emoción, me había dicho ¡nena! o sea que ¡parezco una mujer! ¡Que lindo muchacho! Me dijo “nena“ Y le lance la sonrisa y la mirada mas encantadora que pude dar, el solo me guiño el ojo y también me sonrió. Durante el paseo el chico no dejaba de mirar las piernas y los senos de mi tía, que por ser una mujer algo gruesa sus tetas eran bastante exuberantes y difíciles de ocultar o disimular, instintivamente me coloque en una posición en la cual mostraba mis piernas y sin meditarlo me le quede mirando fijamente hasta lograr retener su mirada con la mía, y bajando la mirada y con una sonrisa en la que me mordí los labios sin dejar de mirarlo le indique que viera las mías, casi podía sentir como su mirada me recorría y esto me provocó un estremecimiento sobre todo cuando discretamente me hizo una seña de afirmación y con la mano me señalo que le mostrara mi trasero, como de rayo me empine en la orilla de la lancha y parando a propósito mas mi cadera dirigiéndome hacia el y haciendo como que jugueteaba con el agua le mostré lo mas que podía mi adolescente culito. Para ese momento mi tía estaba en la parte delantera de la lancha apurada atendiendo a mi primo que por el mareo vomitaba como llave, por lo que no me dedicaba ni un ápice de atención, esto permitió que el chico estirara la mano y la pasara sobre mis nalgas ¡MMMMM! ¡QUE RICO SENTI! Voltee me le quede mirando le lance otra mirada, le hice un guiño lo mas coqueto posible y me acerque mas hacia donde el estaba maniobrando la lancha. En eso mi tía grito:

-¡Oye muchacho! te encargo al mocoso no se vaya a caer al agua, yo tengo que atender a este otro y ver a mi hija

El chico contestó con su acento costeño

-¡No se preocupe doña! “uste atienda a ese crio“ que yo a este le voy a enseñar mientras como se maneja la lancha, y me indico que me sentara junto a el, lo que hice de inmediato juntando mis piernas con las de el
-¿Te gusto que te confundiera con una nena verdad?
-¡Si!
-Si quieres te puedo seguir tratando como niña, pero sin que se entere “la vieja“
-Si gracias…

Mientras hablábamos el me acariciaba las nalgas, por mi parte yo me movía y acomodaba para que maniobrara con mas facilidad, poco a poco fue metiendo la mano bajo mi calzón de baño,

-Si quieres le paro ¿he?
-¡No, no, sigue!

Durante un buen rato se dio vuelo tocándome las nalgas y las piernas, yo iba contentísima y muy excitada.
Parte del paseo consistía en pasar un rato en una playa de la “Roqueta“ que es una isla en medio de la bahía de Acapulco.
La playa estaba vacía tal vez por la hora tan temprano, y mientras mis primos y yo nos dedicamos a buscar caracoles y conchas, el lanchero le ofreció enseñarle a nadar a mi tía, situación que me enojo enormemente pues me quitaba a mi chico lindo, pero mi enojo duro muy poco, de repente mi tía algo molesta caminó hasta donde estábamos recogiendo los caracoles, indicándole al joven que mejor me enseñara a nadar a mi, después me entere que el lanchero le había hecho algunas insinuaciones que le enfadaron. Por su parte el lanchero me sonrió y extendió su mano hacia mi

-Ven te voy a enseñar a nadar

¿ Enseñarme a nadar? Si yo tomo clases de natación desde los cuatro años, en fin sin decir nada pero con una gran emoción obedecí tome su mano y nos metimos al mar cerca de unas rocas

– Te voy a enseña a nadar de muertito ¿quieres nena?

Yo asentí con la cabeza, me recosté de espalda flotando sobre el agua el se coloco frente a mi pasando mis piernas a un lado de su cintura y colocándose entre ellas, me tomo por la cadera atrayéndome hacia el, note algo duro que rozaba mis nalgas y que el frotaba en mi trasero.

-¿Te gusta lo que te hago nena?
-Si, se siente rico

Y el continuaba frotando su dureza contra mi culo. Por su parte mi tía y mis primos seguían caminando alejándose buscando caracolitos yéndose como a unos cien metros de nosotros, así que ni en cuenta de lo que estaba pasando conmigo. En tanto que mi chico lindo ya me había metido la mano entre las nalgas y jugaba con la entrada de mi ano, sorpresivamente se detuvo, y me levanto de los brazos poniéndome de pie con el agua hasta arriba de la cintura

-Si te sumerges vas a ver un pez de colores
-Pero….
-Anda sumérgete es un pez muy bonito

Me sumergí frente a el y ¡GUAUU! Si que me encontré con un pez muy bonito, un pez color carne completamente parado y duro que el dejara libre al bajarse el short, salí a la superficie

-¿Te gusta mi pez?
-Si, me gusta mucho, le conteste sonriendo
-¿Por qué no le das un besito? Y sentándose sobre una roca fuera del agua me lo enseñó
-Pero vigila que no nos vea mi tía le dije
-No te preocupes yo reviso a la vieja, tu mámale

Yo ya sabía , que se siente que te besen y chupen el pene , así que tomándolo con miss manos me lo lleve a la boca, no era muy gordo por lo la cabeza me cupo bien en la boca que emoción era la primera vez que tenia un pene de verdad entre mis manos y en mi boca, aunque chupándolo torpemente y sin nada de experiencia el chico se retorcía de gusto con mi mamada, la verdad el sabor y el olor a verga me fascinaron sobre todo los ricos chorritos de liquido que me echaba.

-¡Ya ya párale mamita! si no me vacío en tu boca
-¿Te que?…
-Después te explico, ahora ponte en el agua como estabas

Me coloqué en la posición anterior de espalda al agua, pero esta vez le rodeé la cintura con mis piernas mientras el volvía a meter su mano entre mis nalgas, solo que ahora lo que puso en la entrada de mi hoyito fue su verga y poco a poco la fue empujando dentro de mi, el dolor era tremendo y comencé a llorar, el se asusto un poco por mi llanto

-Mejor la dejamos ¿no?

-¡No! Síguele síguele le dije entre lagrimas y sollozos, y para evitar que me la sacara apoyándome con las piernas en su cuerpo yo misma me ensarte un buen pedazo de carne de un tirón, sentí como si me partieran a la mitad, sabia que no podía gritar así que solo puje muy fuerte y sentí que los ojos se me salían pero me aguante aunque las lagrimas me brotaban como catarata por fortuna mi tía se encontraba bastante lejos así que no pudo oír mis gemidos y mi llanto. El al ver que aun llorando yo cooperaba y pedía mas, me lo metió mas adentro se quedo quieto unos minutos mientras me calmaba, y de pronto inició un movimiento de mete y saca jalándome de la cadera para maniobrarme y me entrara bien, recordé cuando lo hice con Blanch como se movía , así que comencé a mover mi cadera en forma circular y esto ayudo para que la penetración fuera mejor y mas profunda, además ya sin tanto dolor las sensaciones eran divinas. Ahora mis gemidos ya no eran de dolor si no de gusto ¡HAHAHAHAMMMMMMHAHAHA!

-Que rico te estoy cogiendo nena, estas bien apretadita de tu culito,
-SHIIIII AHAHAHA MMMM
-Te voy a echar mis mocos adentro para dejarte embarazada
-SSSHHIII ECHAMEELOOOSSSSSHSSS

Que estupidez ¿no? pero en el momento me calentaba mas y me gustaban todas las babosadas que me decía con su acento costeño. De un de repente su garrote se puso mas duro, su cuerpo se puso tenso, dio un pugido muy fuerte y sentí en mi culo como algo calientito corría dentro de mi. Cuando me lo saco sentí un poco de dolor pero no me importo, estaba feliz. Me acomode bien mi traje de baño y me fui a sentar en la arena,

-Eres un jotito con un culito muy rico
-Gracias

cuando llego mi tía nos subimos a la lancha y regresamos al hotel.

No se imaginan lo adolorido que me quedo todo el cuerpo sobre todo el ano, pero que importaba me sentía como una chica emocionada y feliz. Y acabadita de desvirgar. ¡Pero esto continua!

Espero sus comentarios.

Satsuki4141@yahoo.com.mx

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


8 comentarios en “Una vida loca pero divertida

  1. Que rico que te penetraron debe se rico probar una verga asi con carino y placer y sentirla toda a dentro me imagino en tu relato lo emocionante cuando se la estaba metiendo con el dolor y todo te aguantaste hasta que te hizo llorar pero de felicidad que rico nena que tierno que te llamo nena se debe sentir algo emocionante te felicito nena

    bermudez.alicia@yahoo.com

  2. wuauuu jajaja esa experiencia con blanch,,, es fantasia de niños y ya que te ah pasado te envidio jejeje y esa ultima si la hice XD …….buen relato amigx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*