Archivo por meses: marzo 2007

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Después de una fiesta

Me llamo Cris y el anterior finde una amiga me invitó a su fiesta de graduación. Todo iba normal hasta que a la fiesta llegó Beto, un amigo de ambas y que no veía un buen tiempo. Él es muy buenmozo y alegre y como era de esperarse la pasamos muy divertido.

Ya a la hora de la bailada él me sacó a mi y desde el primer momento no perdía la oportunidad de halagarme y de hacerme una que otra caricia “inocente”. Yo estaba con un vestido largo color plomo que me queda super pegado y resalta mi cuerpo y estoy segura que él no perdía la oportunidad de darme una chequeada furtiva. Ninguno de los 2 es buen bailarin pero como se dice: él sabía lo que hacía”.

Cuando paró la música el DJ presentó al grupo de rock que contrataron y mientras hacían los arreglos finales él me abrazó por la cintura y me estuvo acariciando el cuello durante un buen rato, realmente no le importaba nada que nos miraran, por otra parte yo me dejaba hacer puesto que me gustaba, me estaba diviertiendo mucho y no pensé que llegaría a mayores.

A la 1 de la madrugada habíamos quedado con mi novio en que pasaría a recogerme puesto que vivo algo lejos del lugar de la fiesta. A la hora de la verdad mi novio no llegó y como Beto también tenia que irse se ofreció a acompañarme. Mientras ibamos en el taxi él me pregunta cómo le hacía para irme si vivía tan lejos a lo que respondí que en estos casos me quedaba a dormir en la oficina de mi papá que queda más cerca y recién a la mañana siguiente me voy a mi casa y era justamente allá donde le pedía que me dejara, él me abrazó y dijo “OK, vamos”

Cuando ibamos llegando y como era temprano le dije si queria pasar un rato, él me dijo que no podía ya que tenía que pasar a otro compromiso con su novia, mas ante mi insistencia quedamos que se quedaría mientras llamaba a mi casa y luego a mi novio para reclamar porque no había venido.

En casa no hicieron mayor problema mas cuando llamé a mi novio la cosa fue distinta. Resulta que si había ido a recogerme pero atrasado y luego de preguntar se enteró que me había ido con otro chico, se puso refurioso y comenzó a gritarme. Ni siquiera me dejó explicarle y entre gritos me dijo que donde andaba y con quien, que como era posible que le hiciera eso. Yo me puse a llorar y fue cuando “click” se colgó el teléfono y vi que Beto lo había hecho, él sonriente me dijo que no me preocupara, que no ponga así, que era mejor que esperara al día siguiente a que mi novio se calmara. Me secó las lagrimas y me dio un abrazo delicioso, para cuando nos separamos me dijo: “si pones musiquita me quedo un rato más”. Encendí la PC y al rato ya estabamos bailando, me hacía reir, me abrazaba, me hacía dar vueltas, realmente sabia como hacerme sentir bien hasta el punto que me olvidé lo que había pasado con mi novio.

La música se puso algo lentona y pegajosa y él me dijo que le enseñara “el pasito sexi”. Ni corta ni perezosa me puse a hacer mis mejores movimientos, él se colocaba pegado a mi disfrutándolos al máximo, me decia: “eres preciosa, que hermosura, te mueves muy rico”, yo obvio loca con esas palabras, hasta que no me resistí y lo acerqué y nos besamos dulcemente por un largo rato. Me imagino que ya no aguantó y comenzó a recorrer todo mi cuerpo por encima del vestido, con especial atención en mi cola que fue amasada con mucha habilidad. Me besó el cuello y dándome la vuelta me dijo “sigue bailando para mi”, mientras me acariciaba los pechos y el vientre.

Yo estaba super caliente y mojada, con los ojos cerrados no paraba de moverme para seguir gozando de sus caricias y besos. Sentí como me bajó el cierre del vestido y lentamente comenzó a quitarmelo, debajo no tenía puesto nada más que una diminuta tanga que también fue arrancada dejándome completamente desnuda. Como la cosa ya era en serio, procedí a quitarle la corbata y la camisa besándole el pecho, me arrodillé para quitarle los pantalones dejándole sólo con el boxer puesto. Nos fuimos al sofácama, me besó y mordió los pechos, bajó lentamente con su lengua a la altura de mi vagina y le dio unos besos que hicieron que arqueara mi espalda, notando esto no dudo comenzar a lamer mi sexo jugando además con su pulgar en mi clitoris. Cuando me metió un dedo yo grité, jugó en mi interior por varios minuntos que fueron una eternidad de placer con mi inevitable primer orgasmo.

Se había quitado el boxer y con mis jugos se humedeció su pene, lo acomodó a la entrada de mi vagina y de un solo golpe me penetró haciéndome gemir de placer. Sus embestidas eran lentas, realmente me hacía el amor con mucha ternura y yo gozando como nunca. Las apuró y yo le clave las uñas en la espalda, que placer mas delicioso el que me provocaba, otro orgasmo que me nubló la vista y el seguia con el mete y saca jadeando de gusto. Me lo sacó y me acomodó encima suyo, tome su miembro y me lo enterré hasta el fondo, el me tomó de las nalgas y guiaba mi ritmo a la vez que lamia y sobaba mis pechos duros y mi cuello.

Me la volvió a sacar y me puso de cuatro con mi cola apuntando hacía arriba y me penetró tan salvajemente que mis gemidos se volvieron gritos de placer, me tuvo así por mucho rato y mi cuerpo temblaba con cada embestida y nuevamente otro orgasmo a la vez que sentía mi vagina inundada de su semen caliente. Nos separamos y me acomodó sobre su cuerpo para seguirme acariciando y dándome placer con sus manos, no habían palabras sólo el ruido de nuestra respiración agitada.

Pasó un rato y acomodandome de lado me volvió a penetrar, mi sexo seguía húmedo así que no hubo problemas en seguir disfrutando. Me acomodó de espaldas hacia él y abriendo mis nalgas me dió duro provocando incluso algo de dolor pero que no bajó en nada mi estado de exitación, me la sacó y aproveché para tumbarlo y adueñarme de su miembro el cual lamí como loca, mientras con una mano le sobaba las bolas. Él me acomodó de tal manera que quedamos en un 69 perfecto, otra vez un orgasmo con su lengua dentro y para hacerlo mejor me metía un dedo y yo chupando esa verga, usé mis labios, lengua y hasta mis dientes, que ricura. De pronto sentí que mi culo era invadido por sus dedos lo que me causó aún más gusto y me saqué su pene de la boca para gemir como poseída pese a que nunca me la habían metido por ahí.

Me volvió a acomodar de cuatro y me dijo “te va a gustar, me dejas”, yo no dije nada y asentí. Sentí la cabeza de su miembro a la entrada de mi ano, no pudo entrar a la primera así con un poco de saliva lubricó su miembro y me una estocada directa me a metió hasta mis entrañas, yo gritaba pero no de dolor, que delicia ser enculada así salvajemente, realmente pensé que me doldría más pero luego de una rato disfrutaba de la culeada como toda una puta. A la par me introdujo un par de dedos en mi vagina y me besaba la nuca, de la que no me imaginaba que fuera en mi una zona erógena.

Me cogío duro por mucho rato, creo que incluso perdí el conocimiento ya que me hizo reaccionar cuando me dio una nalgada tan fuerte que debió dejar sus dedos marcados. Me la sacó y se corrió en mis nalgas tirándosé luego a un costado mio para acariciarme el cabello y darme un beso en la boca.

Nos quedamos dormidos un buen rato, cuando sentí que se levantaba de la cama y comenzaba a vestirse, le dije que no lo hiciera, que se quedara conmigo, me miró y cuando pensé que iba decir que no, solo se acomodo a mi lado y me abrazó para quedarse profundamente dormido un rato después. Para cuando despertamos ya había amanecido (7 de la mañana), despertar a su lado me hizo sentir algo rara pero cuando me abrazó y me atrajo más hacía su cuerpo recordé lo bien que la habíamos pasado. Mi ano me dolía un poco y esto lo notó, me dijo entre risas que era normal y que había que acostumbrarse,nos miramos y nos besamos, me volvió a acariciar toda y comenzamos nuevamente,me hizo el amor como un salvaje, no preciso detalles pues es de imaginarse lo que me hizo y lo mucho que gozamos hasta eso de las 10 de la mañana. Antes de vestirnos salimos desnudos al balcón que da al patio y me besó y acarició muy tiernamente, haciendome sentir escalosfrios junto a ese aire tibio sobre nuestros cuerpos.

Ya era hora de irse, hablamos de cosas triviales y cuando ya estabamos vestidos llamó a un taxí y me embarcó. No hablamos, solo salimos y nos despedimos con un beso en la boca, se que una noche no es suficiente para sentir algo por él y más aún teniendo parejas ambos, pero si vuelve a darse la oportunidad de estar juntos no me opondré en absoluto.

Un besito a todos…. Cris.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi profesor de guitarra

Me llamo Naira y hace un par de semanas que tomaba clases de guitarra con un amigo del coro donde cantamos. Se llama Beto, tiene 26 (yo 16)y siempre fue para mi un buen amigo y casi como un hermano mayor con el que podía hablar de todo.

Resulta que una de las clases de guitarra que por cierto eran en mi casa, yo preferí pasar la tarde platicando pues no andaba con ganas de aprender nada pues estaba molesta al haberme peleado con mi novio esa mañana en el colegio. Le conté el problema y él como siempre me entendió y me dió un par de consejos por lo que yo lo abracé cariñósamente dándole las gracias.

Al sentir su cuerpo contra el mio, tuve una extraña sensación, como un cosquilleo por todo el cuerpo, al sentir sus manos en mi espalda, era muy extraño, algo que ni con mi novio sentía. Cuando nos separamos, lo miré a los ojos y queriendo sin querer le robé un beso. Él me preguntó que qué fue eso, le respondí que me había dejado llevar por que lo quería mucho.

Me volvió a atraer hacía él diciéndome “pero yo te quiero más” y nos besamos apasionadamente varios minutos. Me perdí con esos besos y solo deseaba que siguiera por que me encontraba muy caliente, delicadamente bajó sus manos por mi espalda y comenzó a acariciarme las nalgas por encima de mi falda y después levantándola tocando mi piel.

Acá es preciso aclarar que hasta entonces lo máximo que había hecho con mis novios era besarnos y dejar que me tocaran los pechos. Vale decir que en cuestión de sexo sabia algo de teoría pero no la práctica, era virgen. Entoces las caricias que me daba Beto eran superiores a cualquier experiencia que hubiera tenido, eran deliciosas y yo las disfrutaba mucho.

Delicadamente me echó en el sofá y mientras me besaba el cuello, me desabrochaba la blusa y apretaba mis pechos. El sujetador que llevaba ese día era de los que se abrían por delante asi que junto con la blusa me lo desabrochó dejando mis senos a su disposición. Los besó, lamió y mordió como loco, dejando mis pezones muy duros y erguidos. Pasó su lengua por mi ombligo mientras metía sus manos debajo de mi falda quitándome violentamente el calzoncito y con sus dedos comenzó a jugar con mi coñito ya muy mojado a causa de la excitación.

Pese a que la sensación era super deliciosa, le pedí entre jadeos que parara, el juego se me había salido de control y no quería llegar más lejos, pues temía de las consecuencias. Él obviamente no paró y mi resistencia se vió vencida cuando puso mis piernas flexionadas a la altura de sus hombros y me lamió el coño como solo él sabe hacerlo. Sentí como si un rayo me partiera en dos dejando su energía desde mis pies hasta mi cabeza, arqueé la espalda, cerré los ojos y solté un gemido fortisimo. Tomé con mis manos su cabeza y la acomodé entre mis piernas para que siguiera con su labor haciendome sentir con cada pasada de lengua ese placer indescriptible del orgasmo. Me tuvo así por más de 15 minutos.

Acto seguido se levantó, se quito la polera, desabrochó los pantalones, se bajo su boxer y por primera vez vi su miembro duro y erecto. No era muy largo pero si gordo con la cabeza toda roja por la sangre acumulada. Me llevó las manos hacia el, yo no quería soltarlo, era una barra de hierro caliente y dura. Lo colocó a la altura de mi boca y me dijo “besalo como si fuera un chupete”, al principio lo hice tímidamente y cuando me fuí acostumbrado ya no lo quería soltar, sentir su miembro en mi boca era excitante a la par que con mis manos le sobaba las bolas peludas. Él tenía la cara de estar pasándola de maravilla, le encantaba la mamada que mis labios vírgenes le daban. Me pidió que parara y me levantó, me desabrochó la falda que cayo pesadamente y acabó de desnudarse.

Me volvió a recostar en el asiento, me separó las piernas y lentamente me penetró. Con cada centímetro de su verga sentía un dolor profundo y un placer incontrolable y cuando ya la tuvo toda dentro mio comenzó a bombear al principio lento haciendo sus movientos cada vez más rápidos, yo veía estrellas aferrándome a su cuello como si de ello dependiera mi vida. Me la sacó y me puso de cuatro patas sobre el sofá, se acomodó detrás mio y me penetró salvajemente con el chasquido de sus bolas chocando contra mis nalgas, ambos gemiamos, me apretaba los senos, me besaba la nuca, el cuello, la boca, eramos dos animales en celo, con los cuerpos brillantes y sudorosos, no estabamos en la tierra.

Me la volvió a sacar y esta vez el se sentó en el sofa pidiendome que me montara sobre su verga. Mi coño ya acostumbrado volvió a ser partido por la potencia de su miembro, recosté un poco la espalda y comenzamos con las subidas y bajadas, mis gritos eran cada vez más fuertes y me tuvo que tapar la boca para que nos descubrieran. Su boca en mis senos, sus manos en mis nalgas y cuando ya no creía que nada más podía hacerme, me encajo un par de dedos por mi ano haciéndome gritar de placer, no lo comprendí, era lo mejor que me había pasado y toda con él, mi mejor amigo.

El climax de mis orgazmos ocurrió en ese instante, se me nubló la vista, sus embestidas eran cada vez más rápidas y acabamos con un grito ahogado. Sentí una explosión dentro mio, su semen caliente y sus dedos aún en mi ano, fue mi primera vez y quedo muy agradecida por semejante cojida.

Después de eso, descansamos un poco, nos besamos y nos vestimos. El muy astuto se quedó con mi ropa interior como recuerdo según el pero yo se que es un trofeo. Desde ese día, si bien ambos tenemos parejas formales, no perdemos la oportunidad de hacerlo cuando y donde podemos, algo después él también me estrenó el ano y solo a él dejo que me la meta por ahí. Somos una especie de profesor y alumna de sexo y que mejor que con tu mejor amigo casi hermano.

Hasta la próxima.

Naira

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

relatos

Que onda todo empezo cuado tenia 14 años  y mi prima 11 años mi prima bailaba danzon y a mi pues me gusta bailar  yo entre clases de dnzon con mi prima la ul no es fea es clara de color tenia buen culito para su edad muy pocas tetas ´pero apetecibles desde ahi mantuvimos buena relcion hasa que undia en el cuarto de uno de mis tios me acompaño a deja unas cosas ivamos platicando cuando tropezamos y caimos ella iva adelante de mi y yo cai ensima de ella asi que mi polla quedo en su mero culito ella no dijo nada yo tampoco pensamos que era un accidente des pues de eso nos acostamos y platicamos durante un buen rato hasta que empezamos a jugar a pelearnos y en eso ella quedo debajo de mi nos miramos figamente  hasta que nos dimos un beso y no poaso de ahi  despues de eso ella me segui atodos lados hasta que decide cogermela asi fue en su casa yo llegue y la abraze como si fuera minovia nos besamos empezamos llevava etodavia uniforme por que iva al aescuela le alse su falda y le baje susu calsocitos ella me bajo el pantalon y me bajo el boxer ella era virgen la tome de sus nalgas la acoste y empece a darle roses con mi polla empezando a jemir por la exitacion en eso se la introduje poco apoco hasta que senti su virginidad ella me apreto y medijo que no la soltara que era muy lindo y se la deje ir que eya dio un grito muy fuerte de placer que pense que nos hiban a descubrir pero suiguio desues de el mete y saca ella se vino y no dejaba de jemir me decia que ya ahahahaha pero no le hice caso  segui y casi despues tuvo otro orgasmo donde senti todo su sabroso liquido y en ese momento explote dentro de ella donde me dijo que que rico se sentia es como agua calientita dentro de ella despues se arrodillo y wempezo  a chuparmela con tremenda rapides que en instantes me vacie en su boca dejandola llena de semen por toda su cara y desde entoces casi que se puede lo hacemos en su casa o en la sala de la mia pero siempre intentamos algo nuevo que eya trae para practicarlo (posiciones) ahoerita tengo 18 ella 15 espero les guste algun comentario o chicas guapas que quieran platicar este es micorreo JGC8816@HOTMAIL.COM

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Chueca, por primera vez

Hola de nuevo a todos, como ya he dicho en otros relatos anteriores, mi nombre es Alejandro y soy de Madrid, España. En esta misma página he escrito otros relatos como “Mi amigo gay” (sección Gay), “Mi tia la cincuentona” (Maduras), “Qué bueno es ser entrenador” (Heterosexuales) o “El increíble miembro don Cipote del Colega” (Orgías), todos ellos ocurrieron en realidad, como el que hoy cuento.

Cuando ocurrió lo que me dispongo a contar hacía un año desde que me había acostado con Fernando, “mi amigo gay”, fruto como ya conté de una buena borrachera, y a pesar de no haber sentido nunca nada por nadie de mi mismo sexo. Dicho esto, también hay que decir que aquella experiencia me excitó considerablemente. El caso es que había pasado un año, y yo apenas había mojado, pues estaba en mala racha, pero a pesar de todo seguía siendo heterosexual convencido. Sin embargo, sin saber muy bien por qué (creo que por mezcla de curiosidad y falta de sexo) y sin decírselo a nadie, decidí darme una vuelta por Chueca (el barrio gay de Madrid) y sus locales nocturnos.

Eran sobre las doce de la noche de un Viernes cuando entré al primero de los locales, mirando a un lado y a otro, no fuera a coincidir con alguien que me conociera. Así, vestido con una camisa ajustada de color negro y rayas finas blancas, así como unos vaqueros desgastados y zapatos negros, llegué a la barra. En el camino había pasado junto a mucha gente, notando ciertos roces en mis nalgas y piernas, y ya estaba yo haciéndome hueco para pedir una copa con mi uno setenta de estatura y apenas sesenta y nueve kilos de peso. El local estaba lleno, así que era difícil ser escuchado por el camarero.

– Un Vodka con limón, por favor – dije, a lo que el camarero contesto con un asentimiento de cabeza. Acto seguido, trajo un vaso de tubo, echó los tres hielos y derramó el Eristoff en el interior. Una vez lleno hasta la mitad, fue a por el limón.

– ¿Cuanto es? – Le pregunté cuando ya me lo había puesto, pero cuando me contestó no pude oirle debido al volumen de la música, así que me apoyé más sobre la barra, tratando de acercar mi oído al camarero. En ese momento, noté como dos manos se posaban sobre mi culo y lo acariciaban descaradamente, por lo que volví mi cabeza para ver de quien se trataba. Entonces pude ver a un hombre de algo más de metro ochenta, cabeza rapada y considerablemente fuerte que quitaba sus manos rápidamente y trataba de disimular. No dije nada, pero de nuevo no había oido al camarero así que volví a apoyarme sobre la barra.

– ¡Cinco euros! – Gritó el camarero, ya un poco harto tras decírmelo tres veces. Pero esta vez, mientras trataba de escucharle apoyado en la barra, noté como las manos que antes se habían apoyado en mis glúteos rodeaban estos y seguían hacia adelante, a la vez que el hombretón ya mencionado apretaba su entrepierna contra mi trasero. Eso me excitó, quizá fuera por sentirme deseado, antes incluso de que sus manos terminaran de rodearme y llegaran a acariciar mi bulto. Yo, nervioso, dirigí mi mano al bolsillo para sacar el dinero, pero mi acompañante se adelantó y pagó él.

– No hace falta – le dije mientras le apartaba un poco y le devolvía el dinero.

– Tranquilo, me sobra el dinero – respondió él -. Lo que sí podrías es decirme tu nombre, yo me llamo Asier – mientras tanto, trataba de arrejuntarse a mi, y yo, con muchas dudas de lo que había ido a hacer allí, me alejaba de él.

– Me llamo Alex, y soy hetero – respondí, cortante.

– Vale, tranquilo, no pasa nada – dijo él -. Hasta luego.

Me dejó en paz rápidamente, sin preguntas ni nuevos intentos. Así, ya con un cubata en la mano, seguí deambulando por el local, que era bastante grande y observé a todo el que me rodeaba. Pude ver gays, lesbianas, transexuales, parejas heterosexuales, incluso me atrevería a decir que grupos de chicas heterosexuales en busca de un sitio sin buscones y ligones de playa patéticos, pero creo que era el único chico heterosexual que había ido sin conocer a nadie allí. Pasó el tiempo, y tomé más copas, me entraron más chicos e incluso una travesti, pero empezaba a aburrirme y a preguntarme como había acabado allí.

De esa manera llegaron aproximadamente las cuatro de la mañana y yo iba por el octavo cubata (más o menos). Estaba en un rincón de una de las salas, observando como múltiples parejas se daban el lote, mitad excitado, mitad envidioso, hasta el punto de empezar a acariciarme sobre el pantalón y verme muy excitado. Entonces, sin que yo me percatara, alguien se acercó a mi y tras cogerme por un costado acercó su boca a mi oreja.

– ¿No dijiste que eras hetero? – me susurró. Fue entonces cuando le miré y vi a Asier.
– Y es verdad – respondí al instante.
– Y entonces, ¿por qué te pasas aquí solo toda la noche? ¿Eres un mirón?

Le miré a la cara, y luego agaché imperceptiblemente la mirada mientras buscaba la respuesta más adecuada. Su mano aún permanecía en mi costado, y la cara bien cerca de la mía, apoyando su hombro derecho en la misma pared que yo mi espalda. Él vestía una camiseta sin mangas de color negra, bien ajustada, de modo que marcaba sus pectorales bien entrenados en el gimnasio, así como sus pezones, y por el cuello de la camiseta se veían asomar cierto numero de pelos del pecho. Además, llevaba pantalones de cuero negro bien ajustados, que marcaban su abundante paquete.

– Es simple curiosidad, para ver como era esto – respondí por fin.
– ¿Y no tienes curiosidad por ver como se siente uno haciendo eso? – Señaló a dos chicos que se estaban besando apasionadamente, al tiempo que se sobaban y se dirigían al cuarto de baño.

Iba a decir que no, pero no se muy bien si el alcohol, la necesidad, la excitación o la propia curiosidad evitaron que lo dijera, y quedé callado mirando la puerta del baño que acababa de cerrarse tras los dos chicos. Entonces Asier apretó su mano sobre mi costado acercándome a él, puso su otra mano en mi cabeza y comenzó a besarme en el cuello. Pasó sus manos por todo mi torso y espalda llegando hasta mis pantalones, sobando mi culo y mi entrepierna bruscamente. Así continuó, besándome ya en la boca, sin yo colaborar en exceso, sólo tocando su fuerte pecho y abrazando su brutal espalda, y poco a poco fuimos andando, juntos, llevándome él hasta la puerta del baño. Me percaté de ello cuando ya estábamos dentro y la puerta se cerró tras de nosotros. Todavía había gente allí, mas a Asier pareció darle lo mismo y fue hacia la puerta de un retrete, abriéndola y haciendo que yo pasara dentro. Tras cerrarla, siguió como antes, besandome y acariciándome, mientras yo seguía caliente pero nervioso a la vez. Pocos segundos después, se quitó la camiseta que llevaba, dejando ver sus pectorales y abdominales, dúramente esculpidos a base de gimnasio, entre una exagerada mata de pelo negro, como nunca antes había visto, hasta el punto que más parecía un animal que un hombre. Me cogió de sus manos y me hizo tocarle el pecho, la sensación no fue agradable para mi, y cuando acto seguido me besó en la boca y comenzó a desabrochar la camisa, me eché hacia atrás y sentándome sin querer sobre el retrete, dije:

– Lo siento Asier, pero no puedo.
– ¿Que no puedes? – Parecía tranquilo – ¿que no puedes qué? Antes si que querías, así que no eres un mirón, sino un calientapollas. – La sonrisa que esgrimió en ese instante me dio incluso miedo, pero se tranquilizó al momento -. Pues sí, me la has calentado, así que es a ella – mientras hablaba se bajaba los pantalones y pude ver el enorme bulto que apretaba bajos los boxers, que también se aprestaba a bajarse – y no a mi a quien tienes que decirle que no puedes. Venga, díselo – señalaba su polla que se encontraba parada frente a mi, extendida en sus más de veinte centímetros.
– Emm – no sabía que decir, no me esperaba eso, pero tenía que decir algo – Yo…- En el momento en que mi boca se abrió, él me cogió de la cabeza con su mano derecha y me la apretó contra su entrepierna, de forma que introdujo su pene en mi boca.
– Ves como si que podías, que mamón que estás hecho…(to be continued)

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (VIII).. El inicio de Adelia

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.  En este capítulo Adelia, la segunda criada que ya era amante de nosotros, me cuenta como se inició en el sexo.

Después del toda la noche de tomadera y gozadera, y sobre todo después de pasar toda la mañana cogiendo con Mayra y su madre, Adelia y yo pasamos una tarde exquisita de descanso tirados en la piscina.  Ya que estaba fuera de sus actividades domésticas (que terminaban al mediodía del sábado), y estaba en sus ratos de ocio; ratos que normalmente dedicábamos a coger, pero que ese día, por estar tan exhaustos de coger..  dedicamos nada más a descansar…

Ya en horas de la noche, estaba yo acostado en mi habitación del segundo piso, leyendo tranquilamente, cuando Adelia entró al cuarto…con solo la parte exterior de un babydoll, totalmente transparente, y sin nada debajo más que su delicioso cuerpo de venada.

“Mario, está muy cansado..  verdad?”…  “siiii, porqué…” pregunté con cierta curiosidad…

“No, es que quería ver una película de las suyas”, dijo refiriéndose a mi colección de porno, donde es posible encontrar de todo…  “ok, escoge y te la llevas”…  “¿puedo verla acá, es que el DVD de abajo lo desconectamos anoche para conectar la música y se desprogramó o algo así, qué se yo!!”…  “Ok, está bien, pero déjame leer, si?” le respondí con una mirada inquisidora, como diciendo “no me digas que ahora si quieres coger!!!”…

Ella se acercó al mueble del TV, abrió la gaveta de las cintas y preguntó… “¿me ayuda a escoger?”…  hmhmhm  “bueno, ¿qué te tienta?”  dije mientras me levantaba…

“no se, algo con bastante sexo de mujeres, y algo de anal… ¿hay?”  pregunto con cara de inocencia.  Yo me imaginaba que su escogencia iba a andar por ahí, dado que la noche anterior había tenido su primer relación lésbica, y por lo visto estaba encantada…  Me agaché, tomé una cinta de Vivid y se la dí, con las mismas, fui a abrir el cajón de los juguetes y le di un rocket pocket, arma perfecta de la mujer masturbante…   “ahora si, ¿lista?…  déjame leer…”le dije volviendo a mi libro….  “antipático!!!” me respondió, mientras se agachaba , dejándome ver su delicioso culo, que yo había probado múltiples veces.  Sacó los audífonos, se los puso, encendió el tele, el dvd, puso la cinta y empezó a verla…  Yo, que seguía leyendo, a ratos la observaba, dado su ensimismamiento, ella no reparaba en mi.  Poco a poco empezó a masturbarse, luego se desnudó completamente, y cuando la cinta llegó a la mitad, la niña grande tuvo un delicioso orgasmo, sin molestarme, tal y como me lo prometió…  luego, continuó viendo las escenas que se seguían una tras otra, simplemente tocándose.  Al rato, se quita los audífonos y me dice…

“Rosy te ha contado su historia, me gustaría contarle la mía, ¿puedo?”

Eso si me despertó el interés y le dije, “ok, pero primero baja y te traes un par de birras…”

Al subir venía contenta como niño en la mañana de Navidad…

“nunca se lo he contado a nadie, es un poco vergonzoso, pero como en esta casa he visto de todo, espero que no me juzgue”…  me dice…  al ver que yo no respondí, inició con la historia de su vida…

“Bueno, mi mamá se murió cuando yo era chiquita, así que me tocó hacerme cargo de la casa junto con Tania, yo vivía con mi papá, mi hermana y mi hermano…Mi tata tenía como cuarenta años, Ramón mi hermano tenía ya 23, Tania tenía 17 y yo tenía 15, ya casi 16”

Desde niños, acostumbrábamos a dormir juntos de vez en cuando, por ejemplo cuando llovía mucho, o cuando hacía frío, o cuando habíamos visto algo de miedo en la tele…

El asunto es que, aunque éramos dueños de una finca, siempre vivimos con austeridad y estrechez, por cosas de papá…  Así, papá tenía una habitación, mi hermano otra, y las mujeres teníamos que compartir.  Ramón, por ser hombre tenía la cama grande que mi abuela nos había dejado al morir, así que cuando dormíamos juntos lo hacíamos en su cama.  Así fueron pasando los años, y ninguna de las mujeres estudió, Ramón si, porque era hombre; nosotras nos la pasábamos de sirvientas..  igual que ahora…

Hace unos cuantos años, ya grandes todos, seguíamos con la misma costumbre, inocentemente nos acostábamos juntos.  Una noche, me desperté en medio del calor de la noche, y vi a mi hermana en su cama, con las piernas abiertas y las rodillas dobladas, tocándose con desespero…  muchas veces la había visto haciendo eso, yo también lo hacía de noche en noche, pero esa noche lo que me sorprendió es que, en vez de decir los nombres de aquellos hombres de la finca que le gustaban (como hacía siempre), decía vez y vez…  “Ramón.. dame mi hermanito, dame duro pues!!!”…  lo que me dejó descuadrada…  mi hermana se la sobaba deseando a mi hermano…  eso es absurdo, es mi hermano!!!.

La noche siguiente mi padre se fue a Managua,  “de bisness”, como decía él…  Ramón decía que seguro se andaba cogiendo a una señora chele (rubia) que era amiga de mi difunta madre, viuda también y que le daba posada, cuando el iba a la capital..  nunca lo supe, la verdad es que mejor, así no había que preparar nada complicado, cenábamos cualquier cosa y nos acostábamos a la hora que fuera.   Pues esa noche hacía un calor de perros, y cuando nos fuimos a costar, mi hermana se desnudó completamente, en silencio, yo le hablaba y la otra estaba muy concentrada en algo….  al final, decidió ponerse solo una camiseta (remera) encima, contra lo que creí, me dice “vamos a dormir donde Monchito (mi hermano)…”  “noooo  estas loca, ¿con este calor???”, “bueno, ahí te quedas”, y salió apagando la luz…

A los diez minutos, la verdad es que me dio miedo quedarme sola, así que me levanté para ir a acompañar a mis hermanos..  cuando llegué a la habitación,  escuché voces fuertes..  y la curiosidad me hizo detenerme con la puerta medio abierta, viendo que adentro solo tenían encendida una lamparita chiquita, que apenas alumbraba…eran mis hermanos discutiendo, no gritándose, pero si discutiendo, ella estaba sentada en la cama, desnuda; y el estaba acostado, desnudo también y masturbándose el pene; no se si fue la curiosidad de ver la escena tan rara que se daba en esa habitación, o la sensación de placer que e dio ver por primera vez un pene tan grande…pero me quedé viendo el asunto.

“Pero Tania, vos me dijiste hoy íbamos a coger!!!”,  “ siii, ya se, pero me da susto, además eso es malo, somos hermanos”…   “pero vos dijiste que era hoy, no te me eches para atrás, no seas cagona!!!”..  “no me grites, es que me da miedo… vos la tenés muy grande!!”, lo cual no era cierto, mi hermano tenía tamaño normal, 15 centímetros, gruesa si, pero no grande…  A todo esto, Mario, yo ya me estaba tocando, solo el morbo de ver a dos personas que iban a coger me tenía mojaditita…

El se levanta, y pude ver por completo su cuerpo, sin un gramo de grasa, un moreno impresionante, con su pene duro como el hierro… apenas para terminar de mojarme, ahí ya empezé a masturbarme…

Ramón, levantó a Tania, la abrazó y empezó a decirle cosas bonitas, que yo no puse atención porque estaba concentrada viendo a mi hermano tocarle el culo a Tania, y por estar masturbándome en la puerta…  de pronto ella le dice..  “pero es que Delita nos puede escuchar..” dijo mi hermana, ya con las defensas caídas, puesto que ya le tenía agarrada la pinga a Ramón.  “que venga, si la puta esa también está muy buena, nos la cogemos también”…  ayyyy que rico, al oír esto me imaginé tener esa pinga dentro mío y me vino un orgasmo…  el problema es que hice mucho ruido, y mientras me recuperaba, Tania abrió la puerta y me agarró del brazó..  “¿qué escuchaste, desde que hora estás ahí?!!”… yo, que todavía temblaba le dije..  “ay Tacha, lo oí todo..  yo también quiero aprender coger, ¿si, me dejan..?”…  Ramón soltó una carcajada que nos contagió a las dos.. y dice.. “bueno, ven y te sientas, pero primero con Tania…”

Yo me senté en una esquina de la gran cama, mientras el tomó a mi hermanita y acostó muy cerca mío… le dijo “yo de esto no se mucho, pero un día vi una película cochina y se ve que le cuadró mucho, así que qué tal si hacemos eso mismo eh?”..  y diciendo esto,  acercó su boca y empezó a mamársela a mi hermana…que inmediatamente reaccionó con un estremecimiento…  “ayy mierda, que rico…  puta madre, que rico” decía Tania retorciéndose, al sentir la lengua de mi hermano subiendo y bajando en su panochita…

Así estuvo un rato, hasta que descubrió el clítoris de ella, al momento de pasar su caliente y mojada lengua por la de ella, mi hermana gritó “si, ahí, ahí..  no pares…  dale ahí mismo…”, a lo cual ya yo me había desnudado, masturbándome furiosamente…

Al meter su dedo grueso y rasposo en la concha de mi hermana, Ramón le provocó un inmenso orgasmo…  “aaaaaaaaaayyyy  Moncho., que ricooooo eso esssssssss”…   luego, como estaba sensible, lo quitó de encima y le pidió que la penetrara, pero a el ya se le había bajado, seguro por el esfuerzo de hacerlo bien para mi hermanita…  “venga puta, páremela otra vez,  mámemela, como hace un rato…  chupe puta….”  mientras mi hermana, ni lerda ni perezosa se metió la picha de Ramón hasta adentro, empezando a chuparla dentro de su boca…  “eso es jodida, mame como puta…  que ya casi me la para, y se la voy a empujar hasta adentro..”, mientras su miembro ya estaba totalmente duro, y mi hermana se lo sacaba de la boca, para pasar su lengua por toda la longitud de semejante tesoro…

Ya yo no aguantaba, estaba por regarme..  cuando mi hermano tomó a Tania del brazo y la lanzó a la cama…  “abra las patas babosa..  que se la voy a meter toda… le voy a romper ese virgo…”…  mi hermana, ni lerda ni perezosa, se acomodó junto a mi, me agarró una mano, y me miró como diciéndome “ayudame, que esto me va a doler”….  al momento que Ramón se hincó frente a ella, puso su pinga en la entrada (le costó un poco encontrarla), y la empujó hasta adentro de un solo golpe…. “aayyyyyyyyyyyyy   mierdaaaaaaaaaaa, con cuidado  jodidooooooo!!!” gritó mi hermana, mientras me apretó fuerte el brazo.  “ok, perdón, pero así es como se rompe esa vaina…  tranquila, ya se le va a quitar y va a empezar a sentir rico… va a ver..”, en ese momento yo me puse de cuatro patas para ver de cerca la dichosa penetración,  recostada en mi codo podía ver todo, mientras seguía masturbándome..

“ahora si, se la llevó puta mi hermanilla, dijo Moncho mientras empezó a empujar y a sacar la verga de su escondite, manchada de sangre y de liquidos vaginales…”   “toma cabrona…” mientras se la metía hasta los huevos….

“ayy que rico..  que ricoo..  damela  siiii duroo dame hermanitoo..  eso es…!!!”…  yo me reincorporé, masturbándome con la derecha, mientras, sin saber porqué, puse lamano izquierda en el pecho de mi hermana…. la cual reaccionó encantada…  “ayyy Adelita, si, agarreme las tetas, duro..  por favor…”…   era una barbaridad de gritos, Ramón tenía los pies de Tania levantados mientras la penetraba sin parar, yo empecé a gritar con ellos…  “Dale Ramón, dale por la panocha…  rómpale el virguillo, dale a la puta de mi hermana…!!”, mientras que Tania obviamente gritaba como posesa…

En eso estuvimos como diez minutos, cuando a mi me vino el orgasmo….y caí de cabeza en la panza de mi hermana, mirando de frente mientras Ramón seguía empujándola, cuando de pronto dice…  “Me riego..  me riego….”  “dale afuera, no me embaraces” dijo Tania, al tiempo que Ramón sacaba su pinga roja de tanto uso, y me pringaba la cara con su semen…”Ahhhhh..  putas.. que  riiiiiiiiico…”….   luego, mirándome, me dice…  “venga, vaya aprendiendo, chupemela hasta que esté limpio…”.  No se porqué pero no me dio asco, simplemente la empecé a chupar con un gusto, que todavía hoy me recuerdo…

Al terminar, ellos se acostaron boca arriba, mientras yo me quedé, así como estoy ahorita Mario, sentadita tocándome….. Al darme cuenta, los dos cabrones se habían dormido, dejándome en ascuas..   enojada y llorando me fui a mi cama y me acosté.  El día siguiente, no quise ni hablarles a los dos, por lo que me hicieron, y cuando mi hermano trató de hablarme en la cena, simplemente se armó una bronca, que quedamos más enojados aún.  Yo sabía que él me iba a coger, y lo estaba deseando (el también), pero estaba muy enojada para entregármele…Así pasaron unos días, hasta que una tarde, vino mi padre temprano de la finca y le dijo a Tania…  “Usté, aliste peroles que se enfermó la cocinera de campaña (la señora que iba a la finca a cocinarles a los peones), vaya y les hace un rancho…  yo voy a quedarme en casa, que me duele la herida de Wiwilí!”.  Nosotros sabíamos que papá había estado en el EPS (los sandinistas) y que había estado en combate, donde lo hirieron en una ingle, en un pueblito del norte que se llamaba así; pero también sabíamos que esa era la excusa perfecta para cuando le daba pereza quedarse en la finca… decía que le dolía, se ponía un poco de sebo cubano y según él se le calmaba el dolor.

El asunto es que en ese momento yo iba a entrar al baño, ya envuelta en la toalla, desnuda por debajo, y me dice, espérese que quiero bañarme ya, porque estoy lleno de bosta de vaca…  yo me quedé como tonta parada en la puerta, extrañada de que él no cerrara la puerta del baño, digo, ni siquiera jaló la puerta que quedó totalmente abierta…  así que como ya había visto a mi hermano desnudo, ver a mi papá era lo de menos…  así que me quedé parada ahí como estatua.  El muy fresco simplemente se quitó la ropa, dejándome ver un pingo que era un poco más grande que el de Ramón, y entro al chorro de agua como nada…  yo lo miraba como ida, a través de la cortinilla que era medio transparente…  lo vi enjabonarse, mientras cantaba… y luego tocarse la pinga hasta que se le paró…  yo estaba ya medio mojada de la excitación, al punto que no me di cuenta cuando terminó.  Desde adentro de la ducha me dijo como si cualquier cosa…  “bueno, ya que está ahí parada como zopenca, vaya y me trae un paño…”, yo desperté de mi estado, y salí corriendo a traerle la toalla.  Se la pase, y el salió de la ducha, se secó frente a mi, se echó el paño al hombro y salió, pasando a la par mía me dijo “qué parado de tonta tenés, igual que tu mama; apurate a bañarte, que ocupo que me pongas el sebo en la herida…!!”.

Por fin volví al planeta y me metí a la ducha, yo si cerré la puerta, porque me moría de ganas de masturbarme…   cosa que hice apenas cayeron las primeras gotas de agua..  no se que me pasó, pero no duré ni un minuto en venirme….  pensando en la verga grande y venosa de mi querido padre….

Cuando salí, iba a dirigirme a mi cuarto, cuando oí la voz imperiosa de mi padre… “no le dije que se viniera de una vez, que la ocupo…  ¡puta, es que es como su difunta madre de babosa”…  yo obedecí de inmediato, entré a la habitación, fui al gabinete donde se guardaba el famoso sebo, lo agarré y le dije “bueno, espabile, que tengo mucho que hacer, deme para ponerle esta vaina, que usted solo ofenderla a uno sin necesidad!!”…  “jajajaja…  venga mi negrita, dele un abrazo a su padre..” dijo levantándose y dándome un abrazo fraterno, se volvió a sentar en la cama, y me dice “es acá..” mientras se quitaba el paño que le cubría la desnudez, con toda la desfachatez del mundo…  causando que mi mirada se perdiera de nuevo en esa picha deliciosa…

Yo me agaché y empecé a masajearle la ingle con el sebo… mientras el cerraba los ojos…  encantado con el masaje.. y yo con la vista que tenía…  al minuto, me dice, mejor venga acá que es más cómodo…  y se acuesta con las piernas abiertas en el centro de la cama….

Cuando volví a darle sebo, él simplemente agarró su pinga con la mano derecha y empezó a sobársela….  logrando que poco a poco se le parara…Me estaba matando, cuando vi esa picha en completa erección, ya yo estaba quieta, nada más viendo…..   me dice.. “qué pasó, sigale dando…” y yo, súbitamente enojada por la tentación y el abuso verbal le dije.. “cómo quiere que siga, si usted no para de sobársela, degenerado…” ..  él, sin el más minimo recato, dijo “bueno, yo paro de sóbramela, pero entonces uste tiene que sóbamela…..  ande, no se quede como bruta, sóbemela… si quiere, sino se va ya del cuarto y me deja en paz.”…     no podía creerlo, estaba encantada por ese pene duro como estaca..  no pude evitarlo  y estiré mi mano, cuando lo sentí, entré en estado de trance sexual, era enorme (decía yo, que solo conocía la de mi hermano que era apenas más chica), apenas me cabía en la mano… y empecé el sube y baja… al minuto, de sentir sus venas y su prepucio en la palma de la mano, me agache y me metí su glorioso instrumento en la boca, haciéndo lo mismo que con mi hermano, a diferencia que la de mi padre sabía delicioso, y olía a fresquito…  “mhmhm,  ya me había dicho Ramón que mamabas como puta…..” me dijo con un dejo de broma.  A mi no me importó que mi padre supiera lo que había pasado hacía varias noches en casa..  yo solo mamaba ese pene, para arriba y para abajo.. luego en la puntita,  luego bajaba hasta la garganta…  luego en los huevitos, y así sucesivamente, mientras yo me masturbaba incansablemente con la otra mano…. “dale putita.. dale, que de veras eres igual que tu madre…de mamona”…  hasta que de pronto me dice…  “suave, dame un momento, que ya casi me riego, y quiero hacerlo en otro lado…. Acuéstese, que hasta aquí le llegó el virgo, puta de mierda; y se salva que su hermana no está, porque sino me las cojo a las dos por putas…”

Yo simplemente me quedé callada por temor a que si decía algo se armara la discusión y me volvieran a dejar sin coger…

“Venga papi, esto es suyo, usted lo hizo, usté se lo come..”  dije mientras me acostaba abriendo las piernas lo más que me daban…

Estaba demasiado excitada, al punto que, a diferencia de mi hermana, no sentí nada, cuando mi padre me clavó esa daga hasta el puño…   nada más le dije..  “dele cabrón, ¿se quería comer a la tiernita?, ahora ríndame…”  y el otro, espoleado en su orgullo empezó a metermela y a sacarla como loco desesperado…   Como loca estaba yo, que no paraba de decirle..  “deme papito, deme, cojase a su hijita, que me muero de ganas, métamela, cabrón, cójame.. duroooo…  durooo… másssss”, yo estaba tocando el cielo, me sentí llena por dentro, empecé a tener sensaciones que no sabía que existían,  y cuando ya creía que lo había sentido todo,  me vino primero un grito del alma… y luego el orgasmo más salvaje que me había pasado…   “ahhhhhhhhhhhhahahhhhhhhhhh   dale, no pares daleeeeeeeeee…  ayyyyyyyyyyy”…… …  mientras el sacaba tiernamente su monstruo sangriento de mi vagina, triufalmente estrenada….  pero no me dio descanso, agarró y me metió tres dedos en la vagina, que estaba abierta y me dice..  “tranquila pendeja, que no me he regado todavía, y usted apenas va a saber lo que es bueno”..  y pasando a la acción sacó sus dedos y me los embarró en el culo….” Papáaaaaaa!!!, que hace??, cochino…”..   “hoy es el día que usted se hace mujer completa, por las buenas o las malas…” y me empujó el dedo del centro en el culo, procediendo a meterlo y a sacarlo sin compasión,  una vez que lo vió medio seco, se embarró los tres dedos con sebo y me los metió sin compasión, pero los dejó quietos…  yo por mi lado estaba sientiendo un dolor atroz, pero una excitación sin límite, ese asunto del culo me estaba gustando, cuando me dijo “suba las patas, agárreselas de las corvas que se le voy a coger el culo mijita, si le duele, se la aguanta que al rato le va a gustar…”.

Cuando me penetró con toda la fuerza de bruto que es mi padre, creí que me iba a morir, me mareé y todo, pero él ni se inmutó, gracias al sebo, su picha entraba y salía sin problema, mientras que yo iba camino al sétimo cielo…

“tome puta, como a su madre, cuando le rompí el virgo también le rompí el culo….  y era igual de apretadito como el suyo…” mientras yo gemía como ternero degollado…  “ ayyy me duele, no la saque, sigame dando, hijueputa, que rico…” mientras seguía empujando..  “rico verdad puta.. decime que te cuadra…  decime que me vas a poner el culo cuando quiera…  venga que le voy a llenar el culo de leche.. putita….”,  y me vine en un orgasmo fantastico,..  cuando él me vió retorciéndome me dijo..  “ahora si puta, quiere leche?”   “siii damelaaaaaa” decía yo en medio de mi orgasmo, pero cuando ya casi terminaba de orgasmear, el cabrón empezó a meterla como poseído, a una velocidad que solo se la he visto a los perros de la finca…   y se esa forma nada que podía terminar mi orgasmo, yo creo que me vinieron uno tras otro… hasta que el gritó como loco, y me llenó de leche el culo, cayendo encima mío…

Luego, me abrazó tiernamente, y me dijo un montón de cosas dulces hasta que me dormí…  cuando desperté, ya era de noche y todos estaban en la sala cenando.. me levanté, fui al baño, boté todo el poco de semen que me quedaba en el culo, fui a mi cuarto me vestí y llegué al comedor, donde me recibieron como si nada hubiera pasado..

Al paso de los días hablé con mi hermana, ella me comentó que Ramón le había dicho hacía varias semanas a Papá que se iba de la casa, que no aguantaba la tentación de cogerse a Tania, y que para no hacer una desgracia, mejor se iba.  A lo que mi padre, después de pensarlo nada más le dijo que no se fuera, que él le daba permiso, siempre y cuando no fuera a la brava; pero que a mi no me tocara, porque yo me parecía mucho a mamá y que si Ramón se iba a coger a Tania, él me iba a hacer lo mismo.

Así, con el paso de los meses, yo cogía a veces con uno y a veces con el otro,  igual mi hermana.  Al paso de los años, yo estaba locamente enamorada de mi hermano, y él de mi, pero siempre cogía con Papi, porque era como revivirle sus años con mamá, además de que, hay que admitirlo, era mejor amante que Ramón; mientras mi hermana aunque cogía con todos, se hizo de un novio; para peores Liberal, y como mi papá era Sandinista  le hizo pleito, hasta que el tipo se cansó, y se la robó, se la llevó para Miami, y no hemos vuelto a saber de ella, Mi papá la desheredó…

Ahora, Mario, ¿usted se preguntará cómo vine a dar acá?, pues simple,  yo quería vivir como mujer de mi hermano, pero él decía que era imposible, que en el pueblo la gente hablaría, y demás vainas..  un día de tantos agarré mis petates y les dije a los dos…  “Usted es un pendejo,  Papá, dígale que es un pendejo;  bueno, por pendejos, se quedan sin esta santa, yo me voy.  El día que tenga huevos, me busca, allá verá como le hace, me voy para Costa Rica”..  y me vine de ilegal; y como lo único que sabía hacer era cuidar de una casa, pues terminé de doméstica, porque no tengo pasta de puta..  digo yo.. jejej…

Después de decir eso, se dio vuelta en la cama, se metió en la cobija y dijo, “Ahora déjeme dormir Mario, que estoy cansada….” y me apagó la luz sin pestañear..  pero dejándome una erección de campeonato que tendría que resolverme el día siguiente, o ella misma o Rosy, pero yo no me quedaba con las ganas.

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (VII).. El amanecer del día siguiente a la fiesta

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

Después del toda la noche de tomadera y gozadera, y sobre todo después de escuchar a Rosy contándonos sus primeras experiencias lésbicas de cuando estaba embarazada de Mayra, hace 36 años….la verdad es que yo quería dormir, así que me fui para mi cuarto subiendo las escaleras detrás de Mayra y viéndole su lindo culo,   ella entró a su cuarto y yo al mío;….. recién me había quitado la ropa, y me disponía a ducharme, cuando me tocaron la puerta.

Era Mayra, completamente desnuda con mi camisa en la mano, diciéndome “Mario, acá está su camisa”…  ahí me di cuenta que si estaba un poco pasada de tragos…  me dijo…

“Mario, estoy borracha, puedo dormir con usted, es que no me siento bien… “

“Ok, claro” le dije yo, mientras mi miembro luchaba contra el alcohol y el cansancio para pararse ante esa hembrota desnuda que tocaba a mi puerta…”mejor nos damos una ducha, si?”

La llevé directamente a mi ducha, puse el agua fría y nos metimos los dos bajo el chorro, acariciándonos lascivamente, pero conscientes de que las cantidades de alcohol ingestadas no nos permitirían tener sexo, sin embargo fue muy delicioso y divertido…

Al acostarnos, desnudos y mojados, seguimos con las caricias hasta dormirnos,…  solo recuerdo que poco antes de empezar a roncar Mayra dijo con voz gangosa…  “mañana te enseñaré que soy la digna hija de la puta de mi madre…”

En menos de un segundo había amanecido, realmente ya eran como las ocho de la mañana, cuando abrí mis ojos, pude ver a Mayra desnuda, de pié estirándose cuan larga era…  se veía súper excitante…  Blanca, de metro setenta, calculo que 100-80-90, lo que quiere decir que tenía unas tetas grandes y redondas que sobresalía por sobre cualquier otro atributo….

“Ya vengo, voy a hacernos algo para la goma (cruda/resaca)”..  y empezó a bambolear el culo fuera de la habitación…  yo simplemente me di vuelta y seguí semidormido…

A los pocos minutos regresó, con dos vasos de refajo (bebida a base de soda de naranja y cerveza, colombiana creo, y buenísima para la resaca), y el semblante ceñudo…

“¿Qué pasó?” le dije…  “nada, que llamé a casa y las gemelas siguen peleando por la ropa interior”…  a mi me extrañó la frase, puesto que tenía entendido que sus hijos de 14 años eran gemelos, una chica y un chico…  supongo que el alcohol no me permitió pensar mucho.

Nos sentamos en la cama y nos tomamos el refajo, luego encendimos unos cigarrillos y nos recostamos…  ella se ubicó bajo mi brazo, con la cabeza recostada en mi pecho,  en silencio fumamos hasta que cuando apagó la colilla, estiró la mano y me empezó a masajear el pene, lentamente, pero muy deliciosamente…  me pregunto: “¿Mario, usted se coge a mi mamá, verdad?”.  Yo la verdad no vi razón para mentirle a esta digna hija de su madre… “si, pero solo una o dos veces por semana, no somos pareja, si a ello te refieres…”… “ahh…  que dicha, a ella siempre le hace falta que se la cojan por lo menos dos veces por semana… mi madre es una calentorra..”  “¿y vos, cuántos polvos por semana necesitas…?jeje”…   le pregunté, ya puesto en el tema.

“indiscreto..  cállese y déjeme mamársela.” Replicó entre risas, mientras cambiaba de posición de tal forma en que me la podía mamar y dejarme su culo al alcance de la mano…

“mhmhm..  si, mami,  mámamela…”..  decía yo mientras sentía crecer mi miembro en todo su esplendor (16 cms…  yo no soy de esos de 25 centímetros y tres metros de gruesa..no jodan)…  mhmhm…  esta era una experta con la lengua…  simplemente se metía mi verga en su boca, y con la lengua le danzaba alrededor del glande con las caricias más soberbias que puedan imaginarse…”mhmhmhmmh..  siga, mi amor, siga….zorra..  mamas mejor que la puta de tu madre que te parió….”    “sigue…  puta siguee…”, y me tenía al punto de eyacular y se lo dije,  ella, separándose un segundo, me dice, “no te preocupes….  se lo que hago!!” y váya si lo sabía!! La muy cabrona disminuyó su ritmo, sin permitir que perdiera la erección, pero manteniendo el nivel de placer al tope…

Yo estiré la mano y empecé a jugar con su vulva, a tocar su clítoris y a meter uno y dos dedos en su vagina, poco a poco aumentando la velocidad, conforme iban saliendo más y mas jugos… mientras ella de vez en vez sacaba la verga de su boca y decía. “sii papito.. dale, cógeme con tus deditos, siiii güevon dame…” ..  estábamos por más de diez minutos en ese dale que dale, cuando me acuerdo de mis juguetes….

Abrí la gaveta de la mesa de noche, y saqué un consolador mediano, de los que tienen una partecita que sale de un lado y que vibra, para ponerlo en el clítoris……  “ahhh  putoooooo…  que haces..” gritó la deliciosa tetona, al sentir ese pene artificial entrándole hasta el fondo una y otra vez……  ella se movió un poco hacia delante, para que el dildo le tocara mejor las paredes internas de la vagina, mientras que eso le daba posibilidad de chuparme los huevos con más facilidad,….   ya no me la mamaba,..  solo me masturbaba siguiendo el mismo ritmo con el que yo la penetraba con el consolador, que por lo visto la estaba matando,…  así seguimos por un par de minutos, hasta que se lo saqué y poniéndolo en la entrada de su culo delicioso y rosado, lo empujé levemente….  eso fue suficiente para que Mayra se viniera con un grito desesperado..  “siiiii…  puto si,,…  métemelo por el culoooooooooooooo!!!”, dijo ahogándose de placer….  “si..  si..ayy..  si que rico…  no lo saques, no lo saques….!…” y fue poco a poco calmando su respiración, me volvió a ver y pude ver la saliva bajándole por la comisura de los labios, de igual forma que sus jugos vaginales ya le habían llegado a las rodillas…   “con que quieres jugar rudo, eh?!!” me dijo con una sonrisa de puta…  “vas a ver lo que es rico… “ y volvió a meterse mi verga en su boca, mamando, de nuevo como un tren..  que bufaba como loca, mientras ponía uno de sus dedos en la entrada de mi culo totalmente empapado por su saliva….  ahí supe la que se me venía, y si, iba a ser una regada de campeonato…

En medio de la mamada introdujo su dedo en mi culo y empezó a masajearme la próstata, con una maestría que nunca había sentido… “si zorra méteme el dedo, si, en mi culo, si, dale métemelo…” decía yo mientras levantaba una pierna para que tuviera mejor acceso a la próstata…  sin dejar de mamar, la cabrona aprovechó para meterme otro dedo y dentro de mi culo prensar la próstata con los dedos, como quien toma un cigarro…

Eso fue simplemente demasiado…  “ me vengo puta,… me vengo…..” y empecé la descarga de leche tirando chorros al ritmo de su masaje prostático…..  ella simplemente se lo tragó todo…  aunque se le salía por las comisuras de los labios, lo intentaba.  Creo que tardé como un minuto regándome…  al terminar, se levantó sobre sus rodillas arqueándose, dejándome ver el esplendor de su cuerpazo…  , mientras  con la lengua se limpiaba el semen de los labios…  “¿le gustó papito???!!!”…     “mae, que bruta para mamar, en mi puta vida me habían mamado tan rico..”..  “gracias… es la especialidad de a casa”..me dijo sentándose en la cama…

“verás, es que yo hago depilaciones y trabajo de uñas a domicilio.. y a veces las clientas y los clientes desean algo más.., yo no culeo con clientes, pero una mamada por unos miles de pesos no cae mal, además, me encanta mamar vaginas y vergas por igual”…   “ve vos, y tan seria que te ves…oye, pero si haces uñas y depilaciones, cómo que tienes clientes hombres?!” … “Ah, es que los hombres que padecen de diabetes tienen que cuidarse mucho las uñas de los pies, y prefieren cuido profesional, además de que los medicamentos se les produce disfunción eréctil, entonces una mamada les ayuda a descargarse, porque aunque no se les pare la picha, si sienten rico, y si se riegan..  mae, si esos son clientes fijos, las uñas y luego la mamada, a todos les hago el toque del dedo en el culo y les fascina, claro, con dedo en el culo vale más plata.  En todo caso cada día tengo menos clientes, las viejas prefieren ir a los salones donde pueden chismear con otras, y donde las muchachas si tiene relaciones completas con ellas, y los maes cada vez son menos, debido a que ahora muchos pueden usar medicamentos para contrarestar la disfunción eréctil.  En fin, ahí voy tirando, tengo como diez clientes fijos al mes, y creo que de ahí no voy a pasar, la veo difícil, pero entre mis ingresos y el salario de mami, vamos pasándola…..   lo que lo mata a uno es la renta, cada día es más difícil…”

Mientras hablaba se levantaba y curioseaba por toda mi habitación, principalmente en el cajón de los juguetes…En ese momento se me ocurrió una idea que fui madurando por varios meses, que después sería la culpable de que esa familia se convirtiera en la mía propia.

“Vamos a la piscina, el agua fresca nos va a despejar, si quieres después podemos coger en toda regla, porque no te vas hoy de esta casa sin ponerme ese culote rico que tienes”, le dije mientras me ponía de pié y le agarraba una de esas nalgas deliciosas y perfectas…

“Si, vamos, así despertamos a las otras vagabundas, de una vez”..  empezamos a bajar al primer piso, desnudos.  Yo siempre detrás de ella para verla bambolear su trasero de venada.

Cuando llegamos a la primer planta, no vimos a nadie y supusimos que seguían dormidas, salimos a la piscina y nos asomamos a la ventana de la habitación de Adelia, solo para ver que las dos estaban dormidas, abrazadas y totalmente desnudas…

“Vos crees que hayan hecho tortillas anoche estas dos putas?” dijo Mayra…   “pues si tomamos en cuenta el hecho de que, como dijiste, son bien putas, y de que tu madre tiene el consolador que me robaron en la mano, pues yo diría que yesss!!”  “que putas…. ¿las despertamos?”   “nooo, déjalas… vamos al agua…”

Nos tiramos en la piscina, nadamos un rato, bromeamos, y luego fuimos por un par de cervezas,  mientras estabamos en la cocina, Mayra abrió la nevera y se agachó a sacar las birras del compartimiento inferior, dejándome una vista impresionante de sus labios vaginales y su rosado y limpio culo…, yo como un rayo me agaché y le pasé la lengua por la raja y hasta el culo, tratando de penetrarla con mi lengua….  “Ayyy papito, que ricoo…  porqué no me coge mejor, y se deja de mamaditas…”  dijo bromeando…

Salimos de nuevo a la piscina, y al llegar a las tumbonas, en vez de sentarse, se volvió a reclinar igual, según ella para poner la cerveza en el suelo antes de acostarse…  claro que entendí la indirecta, me acerqué a ella por detrás y empecé a chuparle el culo y la vagina…

“Mhmhmh..  si Mario, páseme la lenguita por el culito..   eso es lo que te tiene loco, verdad, quieres romperme el culo hoy…  dame lengua animal dame!”,  gemía aquel portento de mujer, que no aguantaba la posición y ponía sus manos en la tumbona, mientras abría más las piernas…en esa posición no solo me facilitaba la chupada de ano, sino que me permitía meterle los dedos en su concha, hasta el fondo…  dos y tres dedos a la vez… tratando de agarrarle el punto G.  Mientras yo con mi mano me tocaba el pene, que ya estaba duro y caliente como riel de ferrocarril, y coronado con un poco de líquido preseminal..  y es que aquella mujerota me tenía como loco…

“toma cabrona, eso es lo que quieres, que te culeen con ganas verdad..”  le gritaba una y otra vez…  “sii, cabrón dame lengua..ahhghhgh  ahghgahgaa..   eso es  ssssiiiiiiissiisisisis!!”

“ven recuéstate, ya es hora de que te la meta…”..  extrañamente, se acomodó en la misma tumbona y la misma posición que hacía varias semanas había escogido su madre para nuestro primer polvo…

Haciendo una V esplendorosa, con sus largas y torneadas piernotas, me dijo… “Venga Mario, métamela.. que ya no aguanto más..”.  sin hacerme de rogar, me recosté sobre ella, mientras le ponía la cabeza de mi pene en la entrada de su caliente y aceitosa vagina…  “¿la quieres, putonga???”  dije con sonrisa maliciosa… “Siiiiii ahghghghghgh” no había terminado de decir que sí, cuando se la dejé ir de un solo golpe….  Sorprendentemente su vagina no era tan amplia como imaginaba, lo cual me daba un placer adicional…..   empecé a empujar y sacar, golpeando con mis bolas en su culo..  una y otra vez, mientras ella bufaba palabras ininteligibles.  Y yo seguía con mi deber de culeador…   “toma rica..  desde anoche te la quería empujar..   aguántatela puta..  toma que es lo que quieres..  dimelo..  eso era lo que querías verdad..  pinga..!!”

“ssiiiiiiii, playo, dame dame con ganas…  que me vengo”….   “no, zorra, usted se riega cuando a mi me de la gana…. le dije sacándosela y dándole vuelta, para que me pusiera ese soberbio culo en pompa…  “ahora si, te vas a regar como perra!!”

Y se la puse en la entrada de su rosado y lampiño culito…  “Uyyy  si, si,,  por el culo..  eso era, verdad, eso era lo que querías..  desde que me viste, supe que querías mi culo, cabrón de mierda..  dése gusto méameeeeeeeeeeelaaaaaaaa” dijo, mientra poco a poco se la introducía, en un culo que estaba sorprendentemente bien lubricado, y aún más estrecho…   “dejate de mierdas, dame duro, que no me vas a romper, dame gusto cabrón…” y sin esperarlo le empujé la mitad que quedaba afuera, mientras ella ahogada en un grito clavaba la cabeza entre sus propieas tetas, y los brazos le fallaban, recostándose de bruces sobre los almohadones de la tumbona…

“rico culo..  mami.. que rico culo…  trágatela.. toda…  si mamacita.. tomela… igual que su madre…  tomela….” le repetía sin detener la penetración… en una posición de placer que llevaba más de cinco minutos…

“Me riego Mayra, me riego….  “  “siii papito lléneme pa´regarme yo también…..!!”  me dijo entre gemidos y bufidos…

En el momento culminante juro que mi verga creció otro centímetro más y se la empujé hasta los intestinos, llenándolos de leche…. por montones…  “Aaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy…   siiii…!!!!!!!!!, que rico papacito.. que rico…!” cuando vino su orgasmo, empujándose ella misma contra mi verga….

“Mhmhmhmh…  “que delicia… me dijo cuando se la saqué…  “mira como me has dejado..”  dijo mientras con su mano tanteaba su culo abierto, donde perfectamente entraban tres dedos sin que ella lo sintiera.

Nos estabamos apenas reponiendo, cuando escuchamos la voz de Rosy..  “es que no pueden dejar a la gente dormir en paz….  puta, con esos gritos parecía que la estaban degollando Mayra, ni que este mae la tuviera tan grande, escandalosa…!!!”  en tono de regaño y de burla..   Estaba de pie en el marco de la puerta de la cocina, abrazada a ella por detrás estaba la imponente morenaza de Adelia, ambas desnudas,  mientras le decía cosas al oído, como amantes..

“que te dije…” me dice Mayra…  “Estas dos se pasaron la noche haciendo tortillas!!”.

Todos pasamos a la cocina, donde se hizo desayuno colectivo.  Poco después mi criada mayor y su hija  tomaron rumbo a su casa..  Mientras mi Morena sabrosa y yo nos metíamos a la piscina a comentar los eventos…

“Ni me pregunte Mario, solo pasó..  y fue riquísimo, otro día le cuento, por hoy, déjeme disfrutarlo, si??”…  “claro negra..” dije yo mientras me lanzaba al agua…

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (VI).. Continua la Historia de Rosy en el Convento

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

La cuestión es que por varias semanas se mantuvo todo igual, algunos días entre semana tenía sexo con mi inefable criada mayor, que a sus cincuenta años no parecía sentir ninguna razón porqué disminuir su ritmo sexual.  Yo sabía que Rosa tenía alguno que otro amigo que la servía los fines de semana; y por otro lado tenía la Adelia, alias Yolanka, mi criada menor, de 17 años, morena y grande, con la cual pasaba la tarde de los sábado y alguno que otro polvo dominguero, entre los partidos de fútbol.

Un viernes de tantos, logré cerrar un negocio de cierta importancia, después de una semana estando fuera del país, así que esperaba que esa tarde, a mi regreso celebraría el logro…  Una vez fuera del aeropuerto, como a las 4pm llamé a la que era mi amiga de turno, una abogada  muy alegre y de buen ver.  La cual me hizo ver, que no podía acompañarme, puesto que ya había comprometido la noche.  Como a mi no me duelen desprecios, manejé hasta mi casa y entré cantando y silbando.

“Qué me lo tiene tan alegre jefe?” me preguntó Adelia cuando me vio entrar de esa forma….  Cuando me disponía a contarle apareció Rosa, con el uniforme de criada por la cintura, mientras se metía su blusa por la cabeza…  el verle las tetas al aire me recordé que no había comido hembra en toda la semana.  “qué pasó?” dijo Rosy…

Les comenté y les dije, oigan, porqué no celebramos?… cámbiense y nos vamos a hacer una cena tempranita en un buen restaurante…  total ustedes son las que me aguantan cuando las cosas no salen bien en el negocio….  Les encantó la idea, pero Rosa me dijo:  “Mario, tengo un problemita, mi hija Mayra viene de camino a recogerme, es que estaba haciendo un trabajito acá cerca…¿será mucho abuso si la llevamos?”…  jeje.. bueno, yo conocía poco a la seria hija de mi hiperactiva criada mayor.   “No, me extraña… no hay problema”.  Voy a subir a bañarme y bajo en quince minutos.

Cuando bajé, bañadito y afeitado, me encontré a las tres damas listas y taconeando el suelo con impaciencia.  La famosa Mayra estaba, como siempre, vestida semiformal, y seria.  Subimos al carro y salimos a cenar.  Ya en el restaurante, nos tomamos un aperitivo y cenamos alegremente, pero ya al digestivo, me di cuenta que era temprano y que yo andaba con ganas de farra, así que les dije que nos fuéramos a algún bar cercano.  Por alguna razón se quedaron viendo entre ellas y soltaron la risa…  “don Mario, cómo se le nota cuando anda con ganas de farra..  ya lo habíamos hablado antes, cuando fue al baño….nosotras también queremos, pero alzarnos de fiesta en serio, si quiere vamos a algún bar, pero nosotras mejor queremos ir a la casa suya,  así si se nos pasan los tragos no hay peligro y si hacemos el ridículo de borrachas no hay problema con nadie” me dijo Mayra, lo cual me sorprendió por lo seriecita que se veía…  yo las miré a las tres y supe que de veras querían hacer relajo, como dicen por ahí…

Sin mucho pensarlo las subí al carro y regresamos…  todavía era tempranísimo, eran como las 7:30 de la noche.  Apenas cruzamos la puerta, las mujeres se apropiaron de la casa encendiendo la música, tomando, bailando, haciendo comida para picar, jugando a hacer striptease, repartiéndose algunos besitos por ahí y por allá, mientras yo estaba sentado en el sillón viendo y riendo a más no poder…  cómo a las 10 de la noche, y ya bien entradas en trago me dice Mayra.. “Mario, no le importa si me quedo a dormir esta noche acá, es que ya estamos muy tapis y se me hace feo que nos vayamos así.. “… “tranquila, llame a su casa y avisa que no van a llegar”…  en todo caso yo no pensaba llevarlas a su casa, que yo también estaba medio tomado..  entre tanto las chicas se habían ido liberando de sus ropas más molestas,  Rosy se había cambiado por una camiseta (remera) larga.. sin nada debajo, Mayra había tomado mi camisa, que yo me había quitado, y la usaba, solo con la ropa interior por debajo; mientras que Adelia, fiel a sus gustos simplemente se quitó la ropa y mientras bailaba se quedó en ropa interior…

Poco después como que se tranquilizaron las cosas y nos sentamos en los sillones de la sala, Mayra y yo en el sofá grande, y las otras dos en la alfombra, recostadas en los otros sillones, con la mesa del café llena de trago y de liga.  Seguimos hablando muy animadamente, cada vez hablando más de cosas personales, cuando me acordé que Rosy me debía la historia de su embarazo en el convento.

“Oiga flaquilla, porqué no me termina la historia del convento??”..  “mami cuál historia?” preguntó la hija…  en ese momento creí que había cometido una indiscreción, pero Rosa me sacó del error..  “Ayy de cuando estaba embarazada de sualma (usted)”..  “ahh, si es buena… tienen que oirla!!!” dijo Mayra como si hablara de las compras del mercado y no de la vida sexual de su madre..  luego aprendería que de tal palo tal hija…  así, le explicamos en un par de minutos a Adelia las generalidades de lo que ya Rosy me había contado..  y la otra se emocionó como niña grande que era..  “Rosy,  que tremenda era usted…  cuente, cuente..”..  ….“usted no diga ni picha, que quién sabe a que edad le partieron el culo…déjeme contar o no digo nada…!!!”

“bueno pues…”dijo la niña grande…. y  empezó mi estimada veterana…

La cuestión es que con Mariana seguí teniendo sexo, conforme se me notaba la panza de embarazada lo disfrutaba cada vez más; pero ella parecía que seguía enamorada de Soledad, la Gran Diosa del Sexo del convento, aquella chica con cara de ángel, cuerpo de tentación y hábitos de puta, debajo de sus hábitos de novicia.  Un día después de tener una sesión de sexo aburridísima la enjaché y le dije…  “Mariana, usted ya no quiere tener sexo conmigo, ¿qué es, que sigue pepiada (enamorada) de esa zorra?.”…

Me miró con ojos de tristeza y me dice, “es que no puedo olvidarla…Rosita, yo la quiero mucho a usté, pero, sigo con ella, yo se que me es infiel con todas, pero no puedo dejarla..”  “Usted es bruta, acaso usted no le es infiel a ella conmigo?” le grité… “no es lo mismo, Rosy, no es lo mismo…”..  me quedé meditando el asunto y le dije, “sabe qué, yo le quito eso a usted…  mañana, a las once de la mañana vaya a la habitación de Soledad, y nos va a encontrar cogiendo a nosotras, así aprenderá que el sexo no es posesión, es compartir..  si usted me quiere de veras y la quiere a ella, nos va a compartir, y luego, usted se va a sentar a hablar con nosotros.”, y di por zanjada la cuestión, la eché de mi cama con un empujón y me dormí sonriendo porque iba a hacer una buena acción.

La hermana Soledad, tentación de hombres y mujeres del convento (a excepción del padre Sebastián y Jairo, su amante sacristán), era, no solo una de las dos panaderas, sino también la enfermera del convento, así que como a las 10:40 del día siguiente, dejé mis utensilios de limpieza en la oficina del Padre Roberto, y le dije, “Padre, ya vengo que me siento malita, voy a descansar”…  “No, vaya a la habitación de la hermana Soledad, yo le voy a avisar que vaya a revisarla..”.. así, obtuve el permiso para ir a averiguar, que era lo que tenía esta tal Soledad…

Me encontró acostada en su cama..  apenas si me saludó, me imagino que estaba ocupada cuando la llamaron y no le hizo gracia…  me miro de reojo, y se fue a su estante, donde sacó unos guantes de látex, se los puso y cogió el estetoscopio..  súbete la blusa, voy a checarte…

Todo iba según el plan.. ¡yo no usaba blusa, solo un batón con cuello en V, así que sin más me subí el batón hasta taparme la cara, dejando al descubierto todo mi cuerpo.  A propósito no usaba calzón ese día, y mi brasier, parecía reventar por el tamaño de mis senos… así, cuando ella se dio vuelta, solo vió a una chiquilla embarazada y semidesnuda que no podía verla por tener la cara tapada por su bata de trabajo…  aunque yo me había colocado la bata de tal forma de que todo se trasluciera y pudiera ver claramente lo que sucedía… por ello pude ver el gesto de sorpresa, seguido por un rechupete de labios que se dio la Hermanita Soledad..

“vamos a ver muñeca…  por que no usas calzones?”…  “ay hermana, es que me estorba, si hasta me tuve que afeitar el chochito,  no le molesta verdad?…  “hummhmh yo estoy acostumbrada a ver vaginas,  aunque la suya está muy bonita, debe ser por lo joven que es..”  “pero hermana, usted es apenas mayor que yo, no?”… “mhmhmh, si creo que si”, me dijo sin ponerme atención, sus ojos no paraban de mirar mi inocente desnudez..

-No joda mi mama, inocente desnudez su agüela!!!!!  Si estabas panzona!!!-..  Interrumpió Mayra al relato de su madre…  “bueno, yo me sentía inocente, no joda y déjeme seguir”…

La vaina es que viene la hermana y me dice..   “y dónde le duele Rosita….?” ..  yo me dije “mhmhm  esto va bien porque antes ni me hablaba y ahora soy “Rosita””.

“No se, me siento mal,  me arde el chochito, me duelen las tetitas y siento la panza rara”,

“Ok, veamos esa panza”  dijo mientras me ponía el estetoscopio por toda la pancita… yo solo le dije suavecito “Ay hermana que rico siento cuando me toca la pancita, siga, si?”,  vi su cara de calentona, cuando me dijo “claro Rosi, lo que sea para que se sienta bien…” y empezó a acariciarme, lo que se sentía raro por los guantes de látex….  Mientras ella hacía eso, yo, que ya estaba super mojada le hacía ruiditos dándole a entender que no solo me gustaba lo que ella hacía, sino que me excitaba sobremanera…  así, en un momento que abrí los ojos, pude ver a través de la tela como con la mano derecha se empezaba a tocar los pechos, por sobre el hábito…

“Hermana, y si cierra la puerta, para que me revise el chochito más cómoda?”, dije bajando la bata para que me viera la sonrisa inocente con que me le insinuaba.  “Si, tienes razón, ya vengo..” y se levantó a cerrar la puerta (sin cerradura como todas las de un convento), y cuando se volvió, ya me había quitado la bata por encima de la cabeza, y con la misma cara de inocente le dije… “hermana, ¿me puedo quitar el brasier?, es que viera cómo me talla, y ya me está dejando marcas, vea…” le dije mientras me sacaba el brasier y le mostraba las supuestas marcas…  ella, estaba que se moría de la calentura, pero no podía saber si la estaban seduciendo o simplemente la que tenía al frente era una estúpida inocente.. así que optó por la prudencia..

“Rosi, acomódate como quieras; si quieres te reviso los senos primero”.. “si, por favor, me hace el mismo masajito que en la panza por favor..”..   yo me reía por dentro al imaginármela chorreando jugos por la vagina..  me imagino que nunca le habían aplicado esta receta…

Empezó a tocarme los senos, descaradamente, diciendo..  “Rosy, si tienes los senos grandes, pero están bien sanitos…” mientras yo jadeaba bajito…  ella me apretaba los pezones en plan de calentarme, pero mis pitones estaban para sacarle un ojo si se acercaba mucho…

“Ayy, hermana que bien se siente… usted de veras sabe como hacerla a uno sentir bien, quiere revisarme el chochito, Si?” le dije con la misma cara, pero con ojos de que ya no aguantaba, y era cierto, esta zorra me tenía al borde del orgasmo con solo sobarme las tetas… así, con todo el descaro abrí las piernas, no como paciente, sino como hembra que se prepara a ser cogida…

Ella, muy suavemente empezó a masturbarme por encima, mientras decía estupideces que ni ella entendía…  yo le decía, “si hermana, si..  eso era lo que me hacía falta..”…, luego de unos minutos rompió su silencio diciendo..  “no Rosy, lo que te hacía falta era esto…” dijo en el momento en que me metía dos dedos en la vagina, haciendo que me viniera el primer orgasmo…  delicioso y mojado…  “si hermana, metame los dedos, cójame con los deditos, si..  por favor no pare, no pare”, mientras ella me metía otro dedo más, llenándome aún más de placer…..  yo solo atiné a subir la mano y meterla entre sus piernas…

La muy zorra, aprovechando mi movimiento me dice, “hay que ensanchar la vagina, para lo del parto, sabe?”, mientras me metía los cuatro dedos en forma vertical y con el pulgar me presionó el clítoris….  “ahhh..  putaaaaaaaaaaaaaaaa…  que bruta…  más.. me viene…  que rico  zorra, dame más.. dame..” dije mientras me venía el otro orgasmo…  esta puta me estaba matando..  con razón todas la adoraban, si Dios le dio el Don del Orgasmo Divino a esta cabrona…

Ella se levantó y lentamente se desnudó dejándome ver los senos más perfectos y el culo más delicioso que he visto en mi vida…y eso chicos,  que en mis cincuenta y pico de años me he tirado más de cincuenta hembras…!!!

Pues la tipa se ha agachado frente a mi vagina, puso su mano en mi pubis y apretó un poquito, mientras con su lengua se posesionaba, directamente de mi clítoris…y me dio la mejor mamada que hasta ese momento había tenido…  yo me revolcaba y ella me agarraba de la cintura para que no me escapara a sus mamada salvaje, que ya llevaba como diez minutos.  En uno de esos movimientos volví a ver hacia la puerta y vi que ya Mariana había entrado, y se estaba masturbando descaradamente, habiendo pasado su shock inicial..  yo nada más dije…

“hermana, por que no compartimos???”.. “¿Compartir qué Rosy?” dijo levantando la cara, llena de jugos vaginales que le bajaban hasta el cuello; al ver a Mariana le dijo…  “Mari, amor mío, ven que desde hace tiempo quería hacerlo con ustedes dos”…

Mariana, como desesperada se quitó la bata y se acercó, yo me levanté y le cedí el puesto en la cama, me acomodé entre sus piernas mientras Soledad se hincó sobre la boca de Mariana, rogándole..   “por favor, mámamela, no te detengas, chúpamela.. dame lengua mi amor.. dame..  zorrita pendeja, dame..”.

De esta forma empezó mi primer orgía lésbica….  Entre tres chicas casi adolescentes que no podían detener sus lenguas y sus manos, yo le agarraba las tetas a Mariana que estiraba las manos tanto como podía para agarrarle las tetas a la dueña de la vagina que tan gustosa mamaba, mientras que la Diosa del Placer se agarraba la cabeza y la batía como loca, desordenandose el pelo en medio de una cantaleta de “si mami, mámamela, dame, dame,,,,”…

Al momento yo me levanté de la cama, me puse al lado de ellas, le dí un tremendo beso a Soledad y luego la incliné para que hiciera un 69 delicioso, con aquella chica que besaba el suelo por ella…

Yo pensé, esta cabrona es el ser más sexual que conozco en mi vida, y que probablemente conoceré nunca, acordándome de lo que había visto en el baño entre la Hermana Soledad y la Hermana Jenny, me dije: “si yo no puedo sola, entre las dos le vamos a dar una lección…”

En ese momento del relato, Mayra ya se había recostado en mis regazos, y se tocaba disimuladamente los pechos y a ratos la vagina, mientras me dejaba entrever que esta tonta de veras tenía un cuerpazo de campeonato, debajo de su pinta de tipa súper seria; mientras Adelia tenía la mano dentro de su tanga, acariciándose sin recato alguno.  Yo por mi lado tenía la verga súper dura, bajo la cabeza de Mayra que obviamente se había dado cuenta.  Mientras Rosy seguía con su relato…

“Diciendo esto las empujé un poco para abajo de la cama, sentándome detrasito de Mariana,  empecé mi primer chupada de culo….

“Zooorraaaaaa..  me vengoooo…  “ dijo Soledad teniendo su primer orgasmo de la mañana….al tiempo que Mariana bajaba el ritmo de la mamada, para dejar que su adorado tormento se repusiera.  Cuando ví esto.. le di un golpecito duro a Mariana en la cabeza, mientras seguía chupándole el culo..  Mariana entendió mi intención y prosiguió con su mamada…

“Ayy putas, van a seguir????   Si, sigan zorras, mamen a su mamacita..  sigan..  me matan…  denme..  denme lengua putas….”…  pasaron varios minutos hasta que Mariana tuvo una serie de orgasmos, uno tras otro, porque si ella no soltaba a Soledad, la novicia tampoco la soltaba…  las corridas eran tan fuertes que Mariana levantaba las piernas alrededor de la cabeza de la novicia, pero no desistía de su mamada.

Sabiendo que Mariana no iba a soportar ese ritmo decidí ponerle fin a su suplicio, y separé mi lengua del culo de Soledad, procediendo a penetrarla inmediatamente con tres dedos de una sola vez, sin suavizar ni nada, de un solo golpe…

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhyyy  puta…..puta puta puta…   siiiiiiiiiii… me encontraste, puta de mierda… dame por el culo… cabrona….” Gritó ininterrumpidamente por treinta segundos, mientras yo metía y sacaba, ahora, cuatro dedos de su culo precioso…..  entraban y salían hasta que se vino como la perra que era… en un grito ahogado “Agghghhghghg…  yaaaaaaaaaaa, por favor, ya…  no más…preciosas, ya no mas..”

Tan fuerte fue su orgasmo que estaba llorando….  Poco a poco nos detuvimos, y de alguna forma nos fuimos recostando hechas un puño en la cama… al poco de estar así, Mariana expuso su caso de amor, solo para darse cuenta que Soledad también la amaba, simplemente que era incapaz de ser sexualmente monógama…. Después de besos conjuntos y llanto de dos chicas enamoradas y una embarazada (que llora por todo), Soledad dijo la primer frase romántica de las pocas que escuché en esa casa de rezo y sexo…. “Amor, no quiero que me seas fiel, yo no lo voy a ser; pero te prometo que nadie más va a tocar mi culo, solo tú mi amorcito..”  y lo cumplió hasta donde supe…

Y Rosa hizo silencio en ese momento, mientras todos pensábamos en la historia…

“Rosy..  que fuerte…  yo nunca había escuchado una historia tan fuerte, puchis!!, si estoy toda mojada.”.  dijo con todo desparpajo Adelia.   Esa frase tan desenfadada rompió el encanto erótico, para convertirlo en una carcajada comunal.

Seguimos comentando el tema entre carcajadas y tragos, Hasta que Mayra señaló la mesa llena de botellas vacías y dijo..  “Mami, ya es tarde,  otro día les cuentas la vez que cogiste con el cura…”

“si ya hace sueño… coño son las 2 de la mañana!!”  dijo Rosy, “acomodémonos, cómo dormimos?”

“Diay, vos con Mayra en el cuarto de huéspedes, yo en mi cama y la negra sola en su cuarto, para que pueda usar el juguete que me tomó prestado desde hace tiempo..!” dije yo, mientras me levantaba.

“¡Mario… no molesteeee!!!, además tengo mucho sueño”,  “no jodas, como si no supieramos que sos una caliente, hace rato te estabas masturbando mientras la flaca contaba su historia” le respondí…   “si, pero no sea descarado…ya!!!”

“Si, Mario, no joda a la güila (niña), además yo no pienso dormir con Mayra, cuando se  emborracha patea montones; y ni se haga ilusiones, con usted tampoco porque va a querer cogerme toda la noche y yo quiero dormir; así que mejor me voy a dormir con la morena..  vamos Adelita, dejemos a estos borrachos dormir..!”

La verdad es que yo quería dormir, así que me fui para mi cuarto subiendo las escaleras detrás de Mayra y viéndole su lindo culo,   ella entró a su cuarto y yo al mío;….. recién me había quitado la ropa, y me disponía a ducharme, me tocaron la puerta.

Era Mayra, completamente desnuda con mi camisa en la mano, diciéndome “Mario, acá está su camisa”…  ahí me di cuenta que si estaba un poco pasada de tragos…  me dijo…

“Mario, estoy borracha, puedo dormir con usted, es que no me siento bien… “

“Ok, claro” le dije yo, mientras mi miembro luchaba contra el alcohol y el cansancio para pararse ante esa hembrota desnuda que tocaba a mi puerta…”mejor nos damos una ducha, si?”

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (V).. Buscando asistenta para Rosy, intento #1, Adelia

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

Después de los eventos de aquel fin de semana mi relación con Rosy, la criada cincuentona de mi casa mejoraron bastante, no era que cogíamos todo los días, pero si por lo menos una vez por semana me asaltaba para despertarme con una cogida, o le brincaba yo desde atrás mientras ella cocinaba.  Varias semanas después pude notar que definitivamente el trabajo de la casa no estaba rindiendo, se veían telas de araña en las esquinas, las cortinas estaban sucias, y el trabajo de lavado se atrasaba; y no era que Rosy no fuera eficiente, era que la puta casa era muy grande para una sola criada, así que un día se me plantó con su carácter cerrero y me dijo:

Bueno Mario, va a contratarme una asistenta o qué?!!!!

Ok, admití sin muchas ganas.  El tener a otra vieja rondando la casa no me hacía gracia para nada, y peor aún porque esta segunda doméstica probablemente se tendría que quedar a dormir en la casa, ya que Rosy viajaba todos los días desde bastante lejos…

Total, le dije a Rosy, si usted me ayuda a escogerla, le entramos al asunto, porque yo soy medio bestia para eso.  –si, ya me di cuenta..jajaj- bromeó la veterana flaca.  “pero eso si, yo no quiero esas extranjeras nicaragüenses acá!!”, “no, lo siento Rosy, pero yo prefiero a las inmigrantes que a las nacionales, las nacionales son muy vagas, y cobran muy caro por no hacer nada.  Prefiero a una buena muchacha que usted le enseñe todo lo que hay que hacer en esta casa”… le dije firmemente..    ella solo se sonrió y me preguntó maliciosa..  ¿todo,… Mario?.  –Templada!!!- le espeté yo.  Pero me quedó el gusanito de que tal vez, solo tal vez este asunto de la nueva doméstica me podría traer satisfacciones de carácter sexual.

Y así empezó la “Odisea Doméstica” que nos llevó a contratar a cuarto domésticas antes de encontrarle una solución definitiva al tema.

Caso 1: Adelia, morena clarita, pelo lacio, largo, muy largo.., buena altura (1.70) y rellenita, sin ser gorda, un culo de campeonato, y unas tetas interesantes, copa B, 17 años.

Llegó recomendada por la agencia.  Los primeros días todo muy bien, solo que tenía la costumbre de ver televisión en su cuarto, por ratos, con el volumen muy alto.  Rosy me informaba que era hacendosa y simpática., y algo pícara…  todo el tiempo hablaba del novio que había dejado en su país, y demás chácharas-. Cuando Rosy me contaba eso siempre terminaba con “seguro que le hace falta que la hinquen (se la cojan), como dicen por allá”, a lo que yo le respondía…

“y a mi que?, acaso es mi problema….”

“Yyyyy  es su empleada, debería tenerla contenta como a mi… jajaj”, decía la gran calentona.

Así por varias semanas estuve observando en las noches a Adelia, teniendo pequeñas conversaciones que me hicieron conocerla mejor, y sentir, que tal vez si era la calentona que Rosy decía que podía ser.

Hasta que un día de excesivo calor decidí tirarme a la piscina un rato, eran como las diez de la noche cuando iba saliendo de la piscina, desde donde se escuchaba el alto volumen del televisor de Adelia.  Decidido a acabar con ello iba a golpearle la ventana para asustarla y regañarla,… cuando veo a la prominente morena echada de cuatro patas en su cama, penetrándose a si misma en ese precioso culo con un consolador que resultó se de mi colección de juguetes (y que creí que Rosy había tomado para su solaz personal).  El asunto es que la morenaza tenía la cara clavada entre las almohadas, con el culo en pompa, con una mano se abría los cachetes y con la otra se empujaba una y otra vez el aparato revestido por un condón y reluciente de sus jugos…  definitivamente una escena excitante.  Obviamente, mi pinga estaba que se salía del slip de baño, y hasta que se le mojaba la puntita…   ella decia (a sí misma, presumo), no gritando pero en voz alta..  “si dame..  dame rico por el culo que rico….  pártamelo…”, hasta que en una flexión levantó el cuerpo, quedando de rodillas, con el culo recostado en el consolador, su larga cabellera negra colgando sobre su espalda arqueada, se empezó a agarrar las tetas mientras bajaba rítmicamente, diciendo “rico…  rico..por el culo, por el culo….”  hasta que se sentó en el dildo, penetrándose hasta lo profundo de sus entrañas y cayendo de frente en un apoteósico orgasmo.

Yo desgraciadamente había llegado tarde a la escena del crimen, y no me dio tiempo de llegar a mi propio orgasmo, así que no me quedó más remedio que esperarme hasta el día siguiente, a la hora del almuerzo, cuando Rosy tuvo la amabilidad de quitarme las ganas con un polvo delicioso, culminado con una penetración anal frenética, en la que me imaginaba a mí mismo montado en esa yegua morena que estaba, en ese momento, lavando los platos en el piso de abajo.  “Diay Mario, que polvazo, quién me lo tiene tan templado, mi chiquito?” preguntó la curiosa de mi empleada mayor (Rosy), mientras se ponía el uniforme de nuevo….”jeje, que quieres que te diga, la morena esa de abajo….” y procedí a describirle la escena de la noche anterior.. “me hubiera contado antes, hubiéramos disfrutado más los dos, porque esa negrota no se me escapa, tarde o temprano la enseño a coger con mujeres..”  y siguió con sus actividades.  Yo me vestí y me fui a mi trabajo, pensando en como encamarme a mi simpática empleada menor.

Lo planee para el siguiente sábado, aprovechando que Rosa tenía los fines de semana libre.  Me metí a la piscina con un speedo en el que se me marcaba mi no muy grande pene… jeje..  eran como a las 3 pm, calculando la hora en que ella terminaba el trabajo de la semana, se bañaba y se alistaba con ropas de casa, ya liberada de sus labores hasta el lunes.  Cuando salió del baño, yo la llamé en voz alta, sabiendo que todavía estaba envuelta en toallas, en el cuerpo y la cabeza; sabiendo que era muy responsable, me la jugué a ver si respondía inmediatamente, y venía así semidesnuda, en todo caso, su habitación estaba de pared por medio con el patio donde estaba la piscina.  Pues si, llegó con todos los paños, y me dijo “diga, don Mario”, …. “perdón, no quise molestarla yo voy solito, mejor…”..  “noo, que va, que desea? Yo se lo traigo”  dijo mientras miraba curiosamente mi entrepierna mojada y mi pene medio morcillón ya.

“tráigame un birrita (cerveza), por favor”, ella giró graciosamente, como una niña grandota y a brinquitos se fue hasta la cocina..  Yo esperaba verla venir con una bata o algo así, sin embargo, cinco minutos después volvió con el paño bien amarrado y con el pelo suelto y sandalias.  “gracias, muñeca”, “¿no quiere tomarse una usted?…  no quisiera tomar solo”..

“ayy don Mario, que pena, pero si se me antoja, lo que pasa es que estoy así media desnuda y me da pena…”, dijo con una sonrisa de quien le gusto la idea…

“Noombre, si así se broncea un poquito, si el sol está bueno y suave, a todo mundo le hace falta una asoleadita de vez en cuando”..   “bueno, me gusta lo de la asoleada, ya vengo, si?” dijo ya media juguetona…  y se devolvió para la casa..

Otros cinco minutos en los que me estuve tocando para hacer más grandecita mi pinga..  a ver si caía, cuando escuché a mis espaldas: “Ya que me voy a asolear, mejor lo hago así..” y me voltee a verla, con una cerveza servida en una mano y en ropa interior…calzón tanga y brasier strapless  “disculpe, pero es que no tengo vestido de baño, al finales cuentas es lo mismo no?, no le molesta?”,…  seguro me vio la cara de alborotado, porque apenas le dije, “no claro, por mí está bien”, ella respondió:  “si, pero no me vea mucho, jijiji”.

Ya recostada en la tumbona al frente mío, y con un sol bastante gentil, empezamos a hablar de temas personales, yo me fui directo a la yugular… “bueno, y dígame, no le hace falta su novio?”…

“ayy don Mario, que cosas dice…”  se sonrojó un poco…  “pues así como que mi novio no, no me hace falta….” dijo sonrojándose aún más…  a lo que le respondí sin el más mínimo miramiento, viendo el vacío cielo, como quien no dice nada…  “si, pero las noches calientitas si te hacen falta verdad?”

“Don Mario, respete!!!!”.. pero no enojada, sino sorprendida de semejante indiscreción.

Yo iba por todo, o ahora o nunca..  jajaj me reí yo…  “vea Adelita, yo no soy ningún niño, ni usted tampoco, eso es normal, usted estaba acostumbrada a una vida sexual activa y ya no la tiene, es normal que se sienta con ganas….”..

“bueno, la verdad es que necesitada no, pero si me hace falta el cariñito”…  al oir esto yo pensé.. “ja, el cariñito”, mientras me acordaba de la escena de ella hacía un par de noches, con el consolador en el culo, vaya cariñito!!”.

La cuestión es que se iba calentando un poco la conversación, mientras ella me preguntaba de mis experiencias, y yo le contaba algunas anécdotas….  conforme pasaba el rato se le veía más incómoda, no emocionalmente, sino corporalmente, como que no lograba acomodarse, se movía para acá y para allá en la tumbona, el labio de arriba le sudaba y se mordisqueaba el de abajo,  al rato abría las piernotas y podía observarle el vello púbico saliendo del calzón tanga….   un par de veces me agarró viéndole el panocho y me reprendía.. “que no vea,….le dije…”  y yo le respondía,  “no puedo evitarlo, mija, me lo pones al frente…”… en resumen se estaba calentando… y mucho…

Ya con la tercer cerveza le dije, porque no nos mojamos un poco, y nos tiramos a la piscina…  solo para remojarnos, jugueteamos un poco, algunos choques sin trascendencia, pero con intenciones ocultas.. y salimos…  nos acostamos chorreando muertos de risa.  En eso me fijo que la ropa interior se le había transparentado por el agua y le dije, con doble sentido y  mirándole la vagina…  “estás chorreando toda…”,  “si, y es su culpa…”..  ya cayo!!! Dije inmediatamente….. “dame, déjame secarte, ponte de pié”…tomando la toalla y colocándome a su espalda… le coloqué un paño arrollado en el pelo y con el otro, el más pequeño empecé a secarle suavemente la espalda, en circulitos….   y sin decirle nada simplemente le solté el brasier…  fue tan súbito que ni siquiera lo pudo agarrar..  solo atinó a ponerse las manos sobre los pezones y me dijo…  “no se pase, don Mario…”.. con una risita…  “bueno es que para secarla mejor tengo que quitarle la ropa…” dije con voz seria…

“bueno, siga y veremos…”  yo seguí con mucha suavidad secándola por el frente y por detrás todo el cuerpo, mientras ella seguía con las manos medio puestas en los pezones.. y mirándome la erección que ya estaba por salirse del slip.

“Adelita, para secarle la entrepierna tengo que quitarle el calzoncito…” dije seductoramente…  “ese me lo quito yo Mario…” (siempre me ha llamado la atención de que cuando se quitan la ropa ya no lo tratan a uno de Don Mario, sino Mario a secas!!) y se agachó quitándose el calzón blanco y levantándose como estatua imponente en su desnudez, por demás exquisita. “siga, por favor” y empecé a secarla/masturbarla en la entrepierna con el paño cubriendo mi mano, mientras ella decía…

“mhmhmhm  ayyy  Mario, que rico seca usted.. debería venir todas las mañanas a secarme a mi cuarto…” yo solo sonreía… mientras seguía tocando semejante mata de pelos…

Al minuto ella dice… “que pena, usted me secó y yo no he hecho lo mismo con usted, permítame” dijo, y quitándome el paño.  Se agachó y me quitó el slip, sonriendo ante mi erección…”es que yo seco de forma”..  dijo mientras se metía mi atormentado miembro en su boca…  y empezó la mamada…  frenética… fuerte, chupaba como si la leche hubiera que subirla desde los pies..  con una fuerza e intensidad que me subyugaban..  duro.. realmente duro, pero sin maltratarme…

“Si, eso es lo que querías, verdad… te hacía falta…”  “mhajámm” dijo con la boca llena.

Al minuto se levanta y dice “Hagámoslo como la gente, vamos a mi cama” y me agarro de la mano para arrastrarme, mientras yo miraba ese culo que pronto sería mío…

Ya en la cama se acostó boca arriba y me dijo.. “venga…”, yo me subí a la cama, agachado para mamarla y me dice.. “no, de una vez métamela..  luego me come el coño, necesito que me la metan yaaa!!!”…   Como no soy aficionado al misionero tradicional, me hinqué frente a ella y le levanté las piernas hacia arriba, y le introduje mi verga hasta el fondo….  fue como meterla en aceite hirviendo, suave pero muy, muy caliente… “ahhhyy si papito deme.. démela..  que ganas tenía yo de que me cogiera…”  “démela démela duro….”  y empezó el metesaca, suave al principio pero cada vez más fuerte…  “toma negra, toma para que veas que pinga no te va a faltar cabrona…”, luego de un par de minutos .. “damela,… dámela  como se la das a la vieja Rosy…”  “hazme gritar como esa puta..  yo quiero……” y en ese momento sentí los músculos de su vagina contrayéndose hasta casi cortarme la pinga…  en un orgasmo riquísimo…

Yo me quedé quietecito, con mi verga adentro, le abrí los brazos y me incliné a besarla, a ella y a sus tetas, diciéndole…  “estás riquísima….¿cómo supiste lo de Rosy??”… ella me respondió…  “anteayer, dejó la puerta de su habitación abierta al mediodía, y esa puta grita como si le estuviera rompiendo el culo un burro”…  a todo esto yo seguía excitado y en posición de misionerito, le empecé a mover la verga poquito a poco…” mhmhmh…  ¿sin descanso?” … “para que descansar mi negra, date vuelta de medio lado”.. la acomodé de medio lado, con una pierna recogida y la otra semiestirada bajo mis piernas…  yo seguía de rodillas, se la metí de lado, es una sensación riquísima..  una de las mejores posiciones que conozco.. se la empecé a meter duro y rápida, diciéndole…  “zorra deliciosa, vas a ver por lo que gritaba la otra..  muévete.. cabrona… “ y ella seguía “ hasta el fondo si, que riccoooo hasta el fondo… démela Mario, démela…”…  así por varios minutos hasta que sentí que ya estaba lista, le dije.. “ponte de cuatro patas otra vez..”  cuando lo hizo tuve que abrirle las piernas un montón porque me quedaba altísima, si la cabrona tenía las piernas larguísimas.

Le introduje mi pene con fuerza, de un solo golpe, mientras le puse la palma de la mano sobre el coxis, dejando el dedo pulgar sobre el hueco del culo…. cuando comencé a moverle el dedo en la entrada del culo me dijo… “si, métame el dedo, si pero yaaaa que me vengo yaaa…” y tuvo otro orgasmo, no tan fuerte, cuando le clavé el dedo hasta adentro…  “ésta de veras estaba templada”, pesé yo, ante el repentino orgasmo….  además de sorprendido por mi repentino aguante veinteañero..  cualquier otro día ya me hubiera regado como un cerdo…

Sin pensarlo mucho se la saqué de la vagina y antes de que se repusiera de su orgasmo se la puse en el culo, apretando duro, pero sin empujársela…  “Mariooooo????…  siiiii métamela… métamela!!!”, y yo ni lerdo ni perezoso se la introduje hasta el fondo..  ella reaccionó como si le hubiera pasado una descarga eléctrica, se arqueó y levantó la cabeza, sin sacársela grito… “Ahhhhhhh shiiiiiiiiiiiiii”, cuando hubo caído de nuevo en su posición, empecé a darle más y más duro…  sin dejarla descansar.. mientras gritaba… “eso era lo que querías, verdad que te rompiera el culo zorra..  eso era…???”…   “si maricón dale más duro..  venga deme por el culo,  pártamelo, cabrón de mierda, pártamelo…”…  seguimos cogiendo como degenerados por otros cinco minutos, cuando justo apenas antes de que me diera un ataque cardiaco, me empezó a llegar el orgasmo..   “me riego, negra me riego…”  “si cabrón riéguese adentro.  Si lléname el culo.. dame… damela!!!”..  y me vino, no se cuantos chorros o litros fueron, pero en ese momento ella se volvió a levantar en un orgasmo fuertísimo y estirando los brazos hacia atrás me agarró la cabeza, pegándola desde atrás a su mejilla, en algo que debió ser un gesto de éxtasis, pero parecía más una llave de lucha libre… (ese día la apodé Yolanka!!jejej)…  luego, al salirme de ella…  vi el montón de semen bajándole del culo…

En un brinco se levantó y me dijo, ya vengo, me voy a bañar…

Al rato volvió, con nuestra ropa en la mano y otra cerveza, diciendo…  “ve don Mario, tenía usted razón, esas son las noches calientitas que me hacían falta!!”

A la mañana siguiente me despertó tratándome como un rey, pero me recordó que le debía su mamadita…  cosa que le cumplí esa misma tarde.  Ya en la noche del domingo la senté y le dije lo mismo que a Rosy el día que cogimos la primera vez..

“no crea que vamos a coger a cada rato, hagamos un trato Adelia, cogemos cuando queramos los dos, usted por su lado coja con quien quiera y yo por el mío también… ¿le parece?”…  como que no le gustó mucho el tema, pero seguro se acordó que yo también me cogía a la Rosa y sintió que si reclamaba se quedaba sin el santo y sin la limosna.  “si, ok”

El lunes siguiente le conté a rosa la experiencia.. a lo que simplemente me dijo..  “me alegra por usted… déjeme pensar cómo me las ingenio para cogérmela yo también, o tal vez hacemos un trío…”

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (IV).. Rosa en el convento…

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

Después de una soberbia culeada que nos dimos en la piscina, retomé las preguntas de la noche anterior….

-Ahora, sígame contando … ¿qué pasó cuando la echaron de su casa por quitarle el hombre a su madre?

-Ay Mario no lo diga tan feo, que yo solo me acosté con el Eusebio una vez…

-Si, pero esa bastó para que te botaran de la casa y la embarazaran..

-Jejej.. pues si… Bueno, te contaba que cuando mi madre me botó de la casa…

Y aquella admirable cincuentona continuó con la historia de su vida…

Pues te decía Mario, que mi madre me envió a un convento en la ciudad cercana, donde vivía el Cura que llegaba a dar misa a mi pueblo. Realmente no era un convento, era algo parecido, pero no estoy muy segura. La cosa es que era una casona inmensa, adosada a una iglesia colonial, en las afueritas de la ciudad. Allí vivían dos curas, tres monjas, tres novicias y dos muchachas de limpieza, una de ellas era yo.

Cuando llegué, inmediatamente me presentaron a toda la gente, todos eran simpáticos y amables, de veras ahí me trataron bien. Me ubicaron con Mariana, la otra muchacha de limpieza, la cual era una chica un año mayor que yo, de 15, alta como jirafa, delgada y con un bonito cuerpo. Nuestra habitación estaba en el final del pasillo de las habitaciones de las damas, habían tres puertas de cada lado y la nuestra de frente al final del pasillo, o sea que con la puerta abierta podías ver el pasillo completo de frente.

Me acuerdo que la primer noche, después de cenar y rezar interminables rezos, todas nos fuimos a acostar.. como a la media hora de acostarnos y de estar hablando a oscuras con Mariana, me dice: bueno Rosy, durmámonos ya. Yo hice el sincero intento de dormirme, pero por alguna razón me sentía incómoda en mi nueva cama, asi que me quedé en silencio meditando mi situación, cuando veo que Mariana se levanta y abre un poquito la puerta, como asomándose a hurtadillas, se queda ahí como un minuto cuando de pronto dice bajito. “la muy puta!!””… yo supe que se refería a alguien en el pasillo, pero no supe más.

A los tres días sucedió un evento que me dejó muy sorprendida, pues a pesar de ser medio zorra, nunca se me ocurrió que algo así pasara. Estaba yo limpiando la oficina de uno de los curas, el padre Roberto, que era el que me había traído al convento, un padre joven y simpático. El asunto es que su oficina estaba junto a la del Padre Sebastián, el cual era un padre más maduro, no viejo, pero como de 35 años, muy serio (“ese odia a las mujeres” había escuchado yo decir a Mariana); la cuestión es que mientras limpio una oficina oigo ruido en la oficina contigua, y como de esta tenía que pasar a limpiar la otra, se me ocurrió asomarme por la puerta interna que las conectaba. No se porque razón abrí la puerta suavecito, así que nadie se dio cuenta de nada. Lo que vi en ese momento me impresionó, y fue ver al padre de pié, con la sotana abierta y su gran pinga al aire, mientras el sacristán, un tipo llamado Jairo, estaba de rodillas dándole una mamada de campeonato… yo quise cerrar, pero me dio curiosidad y morbo.

Luego de cinco minutos de estar en esa posición, el Padre Sebas se agacha y le dice algo al oído a Jairo, que mientras mamaba se había sacado la verga y estaba masturbándose suavemente y con delicadeza. Jairo se levanta y luego de besar al cura, le da vuelta y lo agacha, procediendo a cogerselo como perrito. En ese momento era tanto el ruido que hacían que no sabía que hacer, cerré la puerta y me concentré en lo mío. Pero el tema me quedó en la cabeza…

En la noche quise comentárselo a Mariana, pero ella estaba con un humor de perros, de hecho después de la cena le había hecho un desplante a la Hermana Soledad, la cual era un alma de dios y una chica blanquita, con cara de ángel, de como 18 años, como las otras novicias..

La mañana siguiente estaba en el baño colectivo, cuando estaba terminando de bañarme entraron las hermanas Soledad y Jenny, a ducharse porque estaban todas llenas de harina de hornear. Yo me vestí mientras ellas se desvestían, y seguí con mis cosas, como a los 20 minutos, cuando todos estaban concentrados en sus labores volví al baño, porque me había dado cuenta que había perdido mi medalla milagrosa, creyendo que la pude dejar en el baño, regresé.

Al entrar escuche voces y sonidos que solo se los había escuchado a mi madre cuando se la cogía el Eusebio. Me asomé y las vi, las dos novicias desnudas, mojadas y llenas de jabón, abrazándose y besándose, en una mezcla de cuerpos y líquido que hizo que me mojara ahí mismo.

“Soledad, no sabe hace cuándo deseo tenerla, hacerla mía” decía la hermana Jenny, con voz de zorra en celo.. mientras le restregaba una pierna en la vagina de ese angelito blanco con cara de diosa.

Quieres que te la chupe amor??

Preguntaba la Sole, que aparte de cara de ángel tenía cuerpo de puta. Unas tetas medianas pero con pezones negros y grandes, y un culito respingón delicioso…

Si, amor, mátame… le respondía la Jenny, que era una morena bajita, gruesa, pero no gorda, con senos como naranjas y aureolas negras como su pelo…

Dáme lengua mami. Decía la morena mientras la otra le chupaba la oreja con lascivia..

Las veo que se alejan de la ducha y se sienta Jenny en una banca, abriendo sus piernas a todo lo que le dan.. y empieza a recibir una mamada que me tenía loca de solo verla..

Mientras soledad le daba lengua, le iba introduciendo los dedos de uno a uno en la vagina… suave pero inexorablemente Jenny iba sintiendo que el mundo se le venía encima, con los ojos viendo al cielo decía “La sangre santa que rico mamas amorcito”… Sole simplemente sonreía, sabiendo que era una experta, y seguía metiendo sus dedos en la vagina de la pobre morena.

Yo por mi parte ya estaba en plena masturbación, nunca había sentido atracción por una mujer, pero esto era demasiado excitante, hubiera tenido que ser de palo para no excitarme.

Estando yo en mi masturbación se oye a Jenny gritar.. “puuta… dame más que me vengo, me vengo dame más..”

La Hermana Soledad, como si su vida dependiera de ello aceleró el ritmo de la mamada y logró por fin introducirle a su amante los cinco dedos.. “vengase mami, siéntalo bien rico… sos mi zorra y de nadie más.. sos mi zorra, Dilo!! “

“ siiiii soy tu zorra.. dame más…. Ahhhhhhh” y cayó como desfallecida.. exactamente en el momento en que yo me mordía los labios para no gritar por el orgasmo fantástico que me llegó.

Sin dar mucho tiempo de descanso Soledad le dijo a su Hermana, “venga te toca zorra”…

Sin pensarlo y como desesperada Jenny se levantó y mientras le tocaba el chocho a la otra le decía con voz grave… “ te voy a dejar muerta!!” y procedió a iniciar una mamada de similar factura a la que había recibido, solo que en este caso cuando ya tenía a soledad bien caliente le empujó dos dedos en la vagina y dos en el culo, haciendo que Sole se retorciera en medio de un placer que casi la desmaya. Aparentemente su orgasmo fue aún más fuerte que el de su compañera de hábitos.

Yo terminé con mi segundo orgasmo y, con mis jugos aún chorreando por mis piernas, me desaparecí antes de que se dieran cuenta de que su indiscreción había sido descubierta.

Esa noche no aguanté más y le conté a Mariana de los hechos ocurridos, sin decirle nombres. Ella inmediatamente me dijo que esas cosas eran normales, que ese no era el lugar santo que todos creían, y me dijo que el Padre Sebastián era “del otro equipo” y que el padre Roberto de vez en cuando se le “torcía la rosca“, pero que generalmente se satisfacía con alguna de las monjas.

Sin embargo cuando le conté lo de las monjas en el baño, inmediatamente se echó a llorar a lágrima tendida… yo me sorprendía, pero no soy tonta, alguna de las dos que sorprendí cogiendo era la persona a la que Mariana había tratado de “puta” en el pasillo. Así que le pregunté directamente: “por cuál de ellas lloras?”

Ella se me quedó viendo como entre sorprendida y encantada de que yo supiera el secreto y me dice.. Soledad. Ajá, le dije, conque cara de ángel y cuerpo de tentación…y bien puta además…

Aparentemente eran normales esas relaciones entre las monjas; que por algo las apodaban las “lesbianitas descalzas” aunque no fueran de la orden de las descalzas.

Yo esa noche le hice de paño de lágrimas a mi amiga.. sin embargo ya al rato de llorar ella en mi pecho, me tenía caliente, tanto de tenerla a ella pegada a mi cuerpo como de recordar la mamada espectacular que le dio Sole a Jenny, y decidí que si iba a vivir ahí, tenía que acomodarme al tema. Así que sin más dilación le dije a Mariana: “nunca lo he hecho con otra mujer, pero lo que vi hoy, me ha dejado sumamente caliente, solo de tenerte abrazada estoy toda templada y mojada…¿quieres enseñarme?”.

Ella levantó la cabeza y me dijo.. “que tierna mi chiquita… con gusto amor…” me dio un beso en la boca con una ternura que nunca creí que existiera (Mario, créame, no hay hombre tan sensible como una mujer.. no lo hay) ..y procedió a levantarme el camisón que cubría mi cuerpo desnudo y deseoso… se levantó e hizo lo mismo, dejándome ver un cuerpo delgado y largo como un domingo sin plata… coronado por dos bellos senos que reclamaban atención, y con un pubis relativamente afeitado… “ven”, me dice…

Me tomó y me sentó a la cabecera de la cama, pues ella al ser tan alta, necesitaba el resto del espacio… y empezó a besarme, en los labios, el cuello los hombros y los senos, los cuales chupaba con una delicadeza hasta ese día desconocida para mí. “Mhmhmh si Mari por favor chupamelos, que rico mi amor… nunca me habían mamado así… dale Mari,… mientras con la palma de su mano cubría mi vagina, apretando y moviendo en círculos sobre mi pipirigallo… rico mamita!!! Dame..”

Así me tuvo hasta que casi lloraba del deseo, y de pronto se detiene, me sonríe como posesa y me dice, ahora vas a saber lo que se disfruta en este encierro de mierda…

Y empezó a mamármela… fue indescriptible la suavidad y el calor con el que lo hizo, de lo poco que me acuerdo es que poco a poco me fue calentando más y mas, que movía su lengua de un lado al otro, que me apretaba el clítoris con sus labios y que chupaba poquito a poquito…y que por mi vagina bajaban flujos como leche derramándose, y así de calientes..!! mientras subía sus largos brazos para apretar mis senos, que ya estaban empezando a crecer por mi embarazo…

“Chupa, no pares, enséñame… que rico… dale dale..”.

“Ahorita vas a saber lo que es regarse cabrona”, y diciendo esto me ha puesto dos dedos en la entrada de la vagina, empujando hasta llegar al fondo. “Ahhhhhh puttaaaaaaaaaaaa… dale.. dale cabrona…” mientras Mariana continuaba con un movimiento de penetración, pero no con los dedos rectos, sino ligeramente curveados hacia arriba, acariciándome el cielo de la vagina (El punto g que llaman, Mario), y ahí si, mientras jalaba sus dedos era como engancharme con su mano… cada uno de esos golpes de dedo me tenía loca, cuando ya en el momento en que me estaba regando puso dos dedos de su otra mano en la entrada de mi culo, la cual estaba súper mojado… y luego de hacer circulitos en la entrada.. simplemente me los empujó con todas las ganas… al principio sentí un leve dolor y una incomodidad, pero como la mamada seguía no dije nada… pero me estaba encantando, tenía su lengua en mi clítoris, dos dedos en la vagina y dos en el culo…. en mi vida había sentido tanto placer.. mi pubis se levantaba en el aire, del placer absoluto que sentía… por como diez minutos, hasta que fue demasiado…

“Riégate zorra, riégate zorra… me decía…” hazlo como las monjitas…

“Mhmhamahmahmhammm…” tuve mi orgasmo, maravilloso y alucinante; en serio Mario, vi luces candelillas y colores, te lo juro!!… quedé en estado de indefensión, cuando Mariana sacó sus manos de mi cuerpo, quedé desmadejada, como desarmada en la cama…. solo recuerdo que Mariana me dio un beso delicioso y me dijo “Bienvenida al club, zorrita”… “mmhmhm gracias..” dije yo, antes de caer inconsciente.

Mario, te lo digo en serio, el día siguiente me desperté ante una nueva realidad, lo primero que hice fue despertar a Mariana con un beso en la boca, y una mamadita de chocho que mostraba que algo había aprendido, por lo menos llegó al orgasmo…

Veía a las hermanas con ojos distintos y entendía las miradas curiosas de algunas de ellas, principalmente las de Soledad, novicia rebelde y la Gran Diosa del Placer Lésbico del convento.

Claro, no pasó mucho tiempo en que tuviera escarceos con algunas de ellas, y obviamente tendría mis encuentros con la Gran Diosa, así como con el padre Roberto, pero eso fue cuando ya se me notaba el embarazo.

En todo caso Marito,… hablamos el lunes que ya viene mi hija a recogerme… se levanto y me dejó todo excitado en la mesa de la cocina, con mi pene tan duro que golpeaba la parte baja de la mesa…. subió a la habitación, recogió sus cosas y se volvió a sentar conmigo.. en el preciso instante en que sonaba el timbre de la puerta…

Es mi hija, quiere conocerla… tal vez le guste…. me dice con picardía la mujer que todavía tenía mi semen en sus intestinos…

Entró la hija, Mayra se llama, tiene 35 y está muy bien, bastante más alta que su madre (1.70), sin ser gorda si tiene lo que los gringos llaman grandes huesos, y se viste super conservadora…. y le luce con su cara de seriedad, sin verse amargada.

“buenos días don Mario” . “buenos díiiiias dije yo..” con cierto dejo de deseo…

“Bueno Mario, nos vemos el lunes”; “otro día continuamos con la historia, si?” dijo Rosy, con una sonrisa de quien sabe que me dejó con una excitación que me iba a matar de pajas en el resto del fin de semana…

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Un Hogar Completo (III).. Con Rosa en la Piscina

Continúo la historia de mi criada Rosa, de cómo mi casa se convirtió en el hogar de ella y su familia.

Después de conversar hasta tarde en la noche y de tomarnos no pocas cervezas, me acosté con una calentura increíble, un deseo superlativo por la señora que dormía en mi cuarto de huéspedes.

La mañana siguiente me despertó rosa, totalmente vestida con su uniforme de doméstica rosado (yo no la obligo a usar uniforme, pero a ella le encanta y tiene de todos colores).

-Levántese Mario, ya le tengo servido el desayuno-

-Ok, ya bajo… ahhhhyyyyy cómo duele!!-

-Ve eso le pasa por andar de tomador…jajaj; ande, venga a desayunar-

Bajé las escaleras con gran lentitud, puesto que la cabeza me explotaba…

-Venga, tómese esto- y me sirvió una copa de aguardiente..-tómesela de golpe-

casi me vomito, pero lo sostuve….

-por cierto, Rosa, cómo está el asunto de la edad suya.?

-Bueno, eso no se pregunta, pero le diré que tengo 50, mi hija 35, mis nietos los gemelos tienen 14; así que haga números usted… ahora no joda y cómase el desayuno, es poquito, para no maltratar el estómago…-

Mientras comía con pocas ganas la miraba moviéndose en la cocina, dándome la espalda; subiéndose a los estantes de me daba una imagen deliciosa de sus piernas…

-Dígame don Mario..¿Se acuerda de todo lo de anoche?- Sorprendentemente si, si me acordaba, se lo dije así, y se volteó un poco ruborizada… –Espero no piense mal de mí..-

-Jamás Rosa, yo soy adulto también y sé que si uno contara su vida llenaría un libro…-

-Bueno, ya que terminó de comer tómese esto y se recuesta un ratito…- dijo mientras me servía una bebida hecha con cerveza, refresco y leche condensada.

-Va a ver que luego se pone bien… yo me lo tomé en la mañana y ya estoy buena…-

-Rosa, si usted siempre está buena.. más hoy-

-Jjaajaj mocoso desvergonzado amaneciste terrible…-

-¿cuál mocoso?, Rosa, tengo 40 años!!!

-si, yo sé, pero cuando yo ya mamaba pingas usted todavía estaba en pantalones cortos!!!

-Buen sí….

-vaya recuéstese…

Cuando iba subiendo penosamente a mi habitación me dijo de pasada.. Por cierto tomé unos asuntillos suyos prestados…ahh y no me voy hasta la tarde que viene Mayra (su hija) por mí.

Yo me quedé en cama en estado semicomatoso por diez minutos, luego el dolor empezó a bajar realmente rápido y media hora después estaba como un tren. Me levanté a fumarme un cigarro frente a la ventana que da al patio y me quedé viendo la piscina de la casa… como ido, nada más viendo la piscina (hombre, que todavía tenía alcohol en la sangre!!).

Me sacó de mi ensimismamiento Rosa, que cruzó el patio con su bolso y un paño al hombro; se paró frente a una de las tumbonas y empezó a quitarse la ropa.

Lo hacía con una delicadeza y paciencia que me excitaron sobremanera.. Se abrió el zipper trasero de la blusa y empezó a sacárselo brazo por brazo… luego se agachó y puso la blusa al suelo dobladita… lo mismo hizo con la falda y se descalzó. Así, en ropa interior de algodón empezó a tomar el sol en la tumbona.. la vista que me regalaba era sencillamente espectacular…su cara con los ojos cerrados y de frente a mí…

No pude evitarlo y me imagine lo rico que iba a ser cuando me cogiera a esta veterana de mil cogidas… ya se me estaba parando la picha cuando la veo que se levanta un poco y se despoja de los trapos que quedaban y me regaló la imagen de su desnudez en pleno…la vieja estaba realmente en forma, un culito redondo y paradito, y unos senos medianitos pero para nada caídos, no dire que parecía de veinte, pero cualquier chavala de 35 se desearía ese cuerpo…

Estiró la mano y del bolso sacó mi crema bronceadora (ya supe que era lo que me había tomado prestado!!) y empezó a pasársela suavemente, como si no fuera ella misma quien se estuviera tocando…

Inmediatamente a mi mente vinieron todas las escenas porno en las que los tipos le dan bronceador a la nena y se la terminan cogiendo…

Ya estaba yo por bajar a ofrecerme a hacer tan duro trabajito, cuando la veo que sutilmente cambia la forma de movimientos, y empieza a tocarse el pecho…

Se pellizcaba suavecito los pezones café claro y se apretaba el otro pecho con un poco de fuerza.. Haciendo circulitos con su propia saliva jugaba con ese par de pitones sobresaliente. Y es que la Rosa, tenía pechos normales (copa B), pero unos pezones de casi dos centímetros, con una de esas aureolas que se hinchan como si fueran una pequeña teta encima de la teta…

Siguió manoseándose, ahora se tocaba la vagina con delicia, mientras metía la otra mano bajo su culo, tocándose con un dedo su huequito rosado…

Empezó a gemir suavemente pero con pasión, mientras se robaba la vagina, dándome el placer de observar lo que la noche anterior me contara, y es que ella era una pajera viciosa…

Se metía los dedos alternativamente y se los chupaba con placer levantando la cabeza al cielo y mamándolos como si un pene tuviera en la boca.

Luego, como sabiendo lo que buscaba mete la mano al bolso y saca un consolador/vibrador de unos 17 cms. que yo guardo junto con los otros juguetes sexuales (para gran placer de mis amigas) en mi habitación… que pícara ladrona…

Lo tomó y empezó a mamarlo mientras seguía con su masturbación acelerada…

Lo tomó, ya mojado por su saliva y empezó a metérserlo en la vagina mientras con la otra mano seguía acariciándose el culo…

Se retorcía como culebra y gemía en voz alta….

Yo inmediatamente me quité la ropa y bajé desnudo, con el pene duro a tomar parte de una de las vivencias sexuales más deliciosas de mi vida.

-ajá… no me esperaste!! Dije acercándome a ella…

Rosa, sin abrir los ojos dijo: -puta!!, Ya estaba pensando que ni iba a venir, Mario. Yo gimiendo como puta en celo a ver si usted se daba cuenta y nada que se despertaba!!, ya casi me escuchaban los vecinos.. dijo exagerando…

En ningún momento dejó de hacer lo que estaba haciendo.. simplemente me hablaba con los ojos cerrados y apretados de la excitación…

-Bueno, la verdad es que estaba viéndola desde que vino a la piscina…

-Ahh te gustó espiarme cabrón??

-La verdad es que sí… y mucho…

-Bueno papacito, párese ahí al frente mientras me mira terminar….

-Lo que diga Rosa… yo feliz…

Dicho esto como que cerró su mente a todo lo que la rodeaba y aceleró la masturbación… mientras con su mano derecha se metía y sacaba el consolador, con la izquierda se metía dos dedos en el culo…. una y otra vez decía.. rico.. rico…

Cuando de pronto empezó.. “ me viene”… “ me viene”. Y arqueó la espalda en un movimiento suave pero enérgico, todos sus músculos se tensaron en un leve gemido ronco…. sssssiiiiiiiii…

Volvió a la posición inicial y se sacó los dedos del culo.. mientras el consolador se deslizó solito hacia el suelo…

Yo me acerqué a ella, me agaché, la besé en la boca y le dije:

-felicidades, estuvo muy rico, mamacita…

-uff.. de veras estuvo rico… dame otro besito, Mario.

La besé y ese si fue un beso muy sexual, con su lengua jugando con la mía y sus labios succionando suavemente los míos.

-¿quiere que me lo coja papito?

-Sí Rosa.. eso estoy deseando desde anoche…

-bueno, venga para darle una buena mamadita… dijo, mientras estiraba la mano y me tomaba la pierna para que me acercara más… se levantó a medias y empezó a chapármela deliciosamente, succionando apenas un poco y presionándola con los labios otro poco… obviamente yo que no había perdido la erección del todo, empecé a pararme….

-Si cabrona, mámela… mamela duro… eso era lo que querías verdad mamar una pinga de verdad….

-papacito rico, que pinga más rica, del tamaño perfecto para mi boca… mhmhm

Siguió así por unos minutos mientras yo no podía quitar la vista de su boca succionando mi erecto miembro…

Cuando sentí cierta cercanía a la eyaculación se la quité de la boca y le dije… –te la voy a mamar cabrona…

empecé a chuparle los labios exteriores suavemente, luego le pasaba la lengua por el hoyito, poniendo la dura y metiendola repetidamente…

-Más, dame más… rico papá.. deme lengua.. chúpemela bruto!!!… rico mamársela a esta vieja verdad??? Deme lengua, deme….

En ese momento cambié de tercio y le metí dos dedos en la vagina, curvándolos un poco para que, cuando los moviera hacia adentro y hacia fuera rozaran y presionaran su punto G, a la vez que subí mi boca a su clítoris y empecé a lengüetearlo sin piedad…

-Ahhh,,,… bruto que rico papi… siga, métame los deditos… chúpeme el pipirigallo.. deme papi….

Yo seguí metiendo sin cesar mis dedos sintiendo las contracciones de la entrada de la vagina cada vez más fuertes… y escuchándola decir incoherencias…

Al final, y para acabarla, porque ya se me entumecían los dedos tomé el clítoris entre mis labios y empecé a succionarlos y soltarlo alternativamente, pero sin quitarle la boca de encima… ella empezó a arquearse como antes y a apretar mi cabeza con los muslos (les juro que me mató como cien neuronas)..

-Ayyyyy hijodeputatumadrequetepario!!!!!!!! Y se regó como yegua…

-Rico… – decía sin parar mientras tomaba aire…

Yo que ya no aguantaba le dí treinta segundos mientras me pajeaba viéndola despatarrada y con los ojos cerrados, murmurando… rico…una y otra vez…

Me agaché frente a ella, y tomándola por los tobillos le abrí las piernas a todo su esplendor… Rosa, sintiendo mi movimiento abrió los ojos como platos y me dijo… ¿no me vas a dejar descansar sobruto?!?!?…

-No, ni picha, que ya no aguanto.. y diciendo esto se la acerqué a la entrada… presioné un poco y logré méterla en el objeto de mi deseo por las últimas 24 horas…

Era una vagina muy mojada, pero contrario a lo que pensaba levemente estrecha. Pero súper lubricada…

-Así, papi, démela suavecito… dijo mientras empecé a bombear… démela suavecito….

-Yo que estaba en el sétimo cielo, empecé poco a poco a méterla hasta el fondo y a sacarla completa.. luego hasta el fondo y luego totalmente afuera… hasta que no aguantó y me gritó..

-Damela damela con ganas.. así empecé a bombearla más y más rápido por unos minutos, hasta que necesité bajar el ritmo porque me estaba cansando…

Rosa, cuando sintió que bajé el ritmo de la cogida me dijo..

-Marito.. métamela por el culito.. si? Coja, ahí está la crema bronceadora…

-Claro mi amor…ese culito es mío…

Mientras yo me ponía bronceador ella simplemente levantó más las piernas y se agarró de la parte trasera de las rodillas con ambas manos, siempre abierta, pero ahora en ángulo de poner el culo de frente….

Me acerqué y me recordé que ya se lo había suavizado ella misma con los dedos así que sin darle de golpe, si se la presioné fuerte….

-Oohghghghhj… sssiiiissisisisi… papito, damela por el culo delicioso… damela mae.. damela..

-El movimiento de bombeo no se hizo esperar..

-Dame el culo Rosa.. venga para rompérselo.. que eso era lo que querías verdad que tu jefe te rompiera el culo…..

Aceleré hasta que ya no pude más y eyaculé dentro de su culo, como una bestia…

-Si papito, que rico se regó dentro…. mhmhm.. apenas como me cuadra…

Se la saqué me senté junto a ella a descansar; estábamos exhaustos y sudorosos.

A los minutos le dije… vamos adentro y tomamos una cervecita para reanimarnos..

-ok, Ya vengo, voy a ir a limpiarme un poco la regada..

cuando ya estábamos sentados e la cocina empezamos a hablar del asunto..

-Mario, no crea que vamos a coger cada vez que usted quiera, ya le dije que yo no me dejo de ningún hombre…

-Hagamos un trato Rosa, cogemos cuando queramos los dos, usted por su lado coja con quien quiera y yo por el mío también… ¿le parece?

-Siiii papi.. eso si es un buen trato… pero si se pone mozote (pegoste) me voy y le dejo todo tirado.

-ok..

-Ahora, sígame contando … ¿qué pasó cuando la echaron de su casa por quitarle el hombre a su madre?

-Ay Mario no lo diga tan feo, que yo solo me acosté con el Eusebio una vez…

-Si, pero esa bastó para que te botaran de la casa y la embarazaran..

-Jejej.. pues si… Bueno, te contaba que cuando mi madre me botó de la casa…

La historia la seguiré en el siguiente capítulo, les parece?

Saludos, si quieren me pueden escribir a Cotico: tico6013@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax