Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi primera vez

Hola a todos mi nombre es Lorena, soy de Argentina, actualmente tengo 22 años. He escrito varios relatos para la pagina y bueno aqui les mando mi primer experiencia propia con un can. Ha ocurrido exactamente hace 6 años cuando contaba con 16 añitos. Siempre he sido muy exploradora en lo que a sexo se refiere. He tenido relaciones desde los 13 años con mi primer novio, he estado con una chica a los 15, una de mis mejores amigas. Luego de tanto experimentar cosas comence a buscar en internet lo que significaba la zoofilia y que seria tener sexo con un animal. Luego de leer tanta informacion al respecto, visitras miles de paginas con fotos e informacion mi curiosidad quedo satisfecha.

Pasando al punto de este relato, la cuestión radica que justo por esos días fui hasta la ciudad en busca de diversión y de algún hombre que me sacara la calentura. Recorrí varios discotecas pero no me agrado ninguno. Así que volví esa noche a mi casa, y para aliviar en algo lo cachonda que me encontraba, tome uno pepino que había en mi refri y así me saque las ganas de una cogida con una buena paja. A pesar esto, la calentura me estaba poniendo medio loca y no tenia a nadie.

Pasaron algunos días mas, y ya la concha no daba mas: necesitaba de una verdadera pija. Justo por ese tiempo me vino a visitar mi tía y mi tío pidiéndome el favor que les cuidara a su mascota ¡un perrito lindo! ya que ellos irían de paseo por una semana al Cusco y no tenían con quien dejarlo. El mismo era un gran danés negro, alto y esbelto, un pura raza genuino. Me pidieron que si no me animaba a cuidar del animal esa semana en que se encontrarían ausentes. Al principio desistí, porque semejante perro en casa me daba un miedo bárbaro. Mi tío dijo que era muy mansito, y que por la comida no me hiciera problema, porque trajo una bolsa de alimentos para él. Además me comento que estaba entrenado para obedecer, y que los perros de esa raza jamás atacan a los que los cuidan. En resumen, tanta charla que logro convencerme para que le cuidara al perro en casa por una semana. Esa noche deje al perro atado afuera de la casa, pero en la madrugada se puso a llorar.,Sin duda el perro no estaba acostumbrado a dormir afuera por lo que le deje entrar en la casa y lo acosté sobre la alfombra de la sala y me fui a dormir, y no ocurrió nada mas esa noche.

Al otro día me levante temprano y como lo hacemos todos, me dirijo al baño para orinar. Estaba medio dormida, por lo que entre al baño y me encuentro con el perro adentro. Me asuste y luego me di cuenta que había quedado la puerta del baño abierta y el pobre animalito había entrado al baño a tomar agua o husmear, o yo que sé .Así que trate de echarlo afuera pero no me hizo caso, y con las ganas de mear que tenia, no aguante, me baje la trusa y me senté en el inodoro con el perro frente a mí, mirándome. Mientras estaba orinando, veo que el perrito se había divertido con mis calzones sucios de la noche pasada, a los cuales los lamió y mordisqueo. Así que lo rete por eso, Pero no me izo caso en eso el can empezó a lamer el calzón que tenia puesta, la cual estaba a la altura de mis pantorrillas. Se ve que la misma estaba con restos de mis jugos vaginales, además esa noche, después de entrarlo a la casa, me había hecho una paja de película con mi pepino. Pude observar como la lengua del perro mojaba sobre mi calzón. En eso veo, que se le empieza a asomar una punta roja en el forro de la pija del perro. Indudablemente se estaba excitando el can. Lo corrí, y el perro no me hacia caso. Quiso meter su cabeza entre mis piernas, y consiguió en el forcejeo meterme un lengüetazo a la concha. ¡Que divino!, pero me pareció morboso por lo que me subí el calzón y salí raudamente del baño, con el perro siguiéndome. Entre al dormitorio, pero el perro quedo fuera. Sentía como el perro rasgaba la puerta, pugnando por entrar. Me vestí, y sin darle mas importancia al asunto, tome el desayuno y le di de comerá SULTAN, que así se llamaba la bestia. Se ve que el hambre es mas fuerte que el sexo, porque ni bien se puso a comer, el perro se tranquilizo y se echo a descansar.

Esa mañana, hice las tareas cotidianas. Almorcé y por la tarde me dirigí a dormir una siesta. Sultán estaba inquieto, y para que no pasara lo de la noche, opte por meterlo en el dormitorio, para que no hicieran algún desastre en la casa. Me acosté en la cama, y el perro sobre el suelo, debajo de la misma. Encendí el televisor y estaban dando una película, que sin ser explicita, era un poco fuerte en la temática. En eso veo el pepino, y se me ocurrió hacerme una pajita vespertina. Me masturbe como una yegua, retorciéndome sobre la cama con mis orgasmos. Cuando acabe, deje en el suelo el pepino, todo mojado con mis jugos vaginales. Entonces siento que de abajo de la cama sale Sultán como enloquecido, y lamió el pepino como un desesperado, mientras de su vientre se asomaba con toda claridad una larga polla roja y nervuda. Me sorprendió, porque yo estaba sin mi calzón , con la concha al aire. Dejo el pepino y se trepo a la cama. Me lamió como loco toda la concha, trate de sacarlo, pero la calentura del animal era impresionante. De tanto forcejear lo deje, y en eso me empezó a trabajar la cabeza. Sola con las ganas de coger de meses que tenia, pensé que si nadie se enteraba, el perro podría divertirse y yo también. Mientras lamía, la pija del perro se ponía cada vez más grande y gruesa, y se le salió hasta una bola que tiene atrás. En eso, entendí que si el perro me daba placer, yo debería devolverle algo, así que gire sobre la cama y de espaldas me ubique debajo de su vientre. Le tome la pija y pase mi lengua. Esta le recorría la verga, mientras esta ultima largaba unos chorritos como de orín y semen. Me la metí toda adentro de la boca y se la chupe como un exquisito manjar que se le da a una niña. Mame y mame como una loca y de tanto chupar se ve que el animal estaba por acabar, porque se contorsiono y un chorro de semen casi me ahoga. A horcajadas la saque de mi boca, mientras chorros de leche espesa salía de la comisura de los labios. Escupí y escupí, y la verga del can, aun seguía emitiendo leche.¡Nunca pensé que los perros acabaran de esa manera!.¡UMMMMMMMMM fue delicioso¡

Al rato se ve que Sultán se alivio, pero yo seguía caliente, por lo que decidí tirar todo lo morboso, prohibido, perverso, etc, al diablo; me desnude y le ofrecí toda la concha al perro. ¡Era la pija de verdad que necesitaba y la que tenia a mano!. Me coloque en cuatro patas como lo hacen las perras en celo frente a su macho, y movía mi culo frente al hocico de sultán , provocándolo. Demoro un ratito, mientras yo con mi mano me pajeaba, tocándome el clítoris y metiendome el pepino en la concha. Se ve que los jugos de mi concha lo hacen calentar, porque comenzó a lamer como un desesperado.¡UMMMMM! Pude ver de reojo que la punta de la pija se le salía. De repente dejo de lamer, y abruptamente se monto sobre mis espaldas, abrazándome con sus patas delanteras sobre mi cintura, y acercando su verga a mi concha. El perro insistía en ponerla, mientras hacia los movimientos coitales que hacen los de su especie, pero la verga no entraba a mi concha. Yo podía sentir como los juguitos que escupe su verga mojaban todos los pendejos y los labios de mi concha, y el roce de la punta de su polla me daba un placer indescriptible. Lo mantuve así por unos minutos, y al rato me pareció una herejía que dos mamíferos (como lo somos Sultán y yo) no copuláramos como lo hacen los animales. No aguante mas tanto amague y jueguitos, que ayudando a Sultán, por debajo mío le palpe con mi mano la pija, y tomándola de su tronco (que estaba gruesísimooo) la conduje a la entrada de mi vagina. Le puse la punta adentro y tal vez algunos centímetros, y lo solté.(ZASSSSSSSSSSSS..UMMMMMMMM que riiiiico )

De inmediato con tremenda verga ensartada en mi concha, el perro se movía, copulándome como si fuera su perra. Sentía como entraba y salía esa enorme vara de carne roja . ¡Por fin tenia una pija de carne en la concha!. Me dedique a disfrutar de ese momento, el cual me pareció más excitante que cualquier amante humano hubiera tenido. empecé a decir cosas sin sentido del placer que sentía como: (así Sultán cojéme mete toda la verga . soy tuya tu perrita AHHHHHHHHHHH QUE RICOOOOOOOO) Algunos segundos después, el perro se empezó a mover frenéticamente, y me golpeaba con su pelvis como si estuviera por acabar. Me metió toda la verga dentro, incluso la gorda bola que se le forma al final de la pija, eso bola casi me des maya al querer entrar mientras no dejaba de disfrutar gemia y aullaba como loca con todo eso dentro, me empujaba a lo bestia, donde sus testículos se sacudían entre mis piernas.AHHHHHHHHHHH AHGGGGGGG .De repente, Sultán se detuvo, y al instante una enorne oleada de semen inundo mi útero.AAAMMMMMMMM ¡UMMMMMMMM¡El animal estaba acabando dentro de mí!. ¡Dos mamíferos, estaban en el éxtasis de la reproducción!. Mire al espejo de mi dormitorio, y me vi como gozaba, mientras el perro apoyaba su hocico sobre mi espalda, y su lengua salía de su boca, chorreando hilos de saliva sobre mí. Al rato, palpe mi concha con la polla perruna aun dentro, y sentí que por los costados de mis labios rezumaba semen de perro, mezclado con mis jugos vaginales. Al ratito Sultán tiro hacia atrás para retirarse dentro de mí, pero ¡no podía sacarla!. La bola que se le formo, era tan grande como una manzana, y el ancho de mi concha no le permitía el paso para que saliera. ¡Que susto me lleve!. ¡Había quedado abotonada con el perro!. Instintivamente, el perro paso una de sus patas traseras por sobre mi culo, y ahí si quedamos como lo hacen los perros. ¡Culo con culo, abotonados como bestias!.
Me tranquilice y me dedique a gozar de las oleadas de leche que Sultán seguía soltando dentro mi concha, sabiendo que al cabo de unos minutos a los perros se le deshincha la bola y salen de las perras. Pero nunca me imagine que demorara tanto, porque estuvimos como media hora, pegados, con la verga perruna insertada en mi vagina. En ese lapso me dio sed, y a pesar de que tenia al can pegado a mi culo, salí de mi cuarto en cuatro patas, arrastrando al perro con mi culo. No podía llegar al refrigerador a tomar la botella de agua, por lo que tuve que tomar agua del plato del perro. ¡Eso fue el colmo!. Me sentí una verdadera perra, con el perro clavado a mi culo, y tomado agua de un plato como las perras!. Espere y como dije antes, a la media hora, Sultán tiro y yo colabore tirando también y ahí sentí como la polla se deslizaba desde mi vulva a través de mis labios, y resbalando escuche un ¡plop! como los corchos de vino. Y salió la enorme polla del can, era roja muy oscura, casi violeta y chorreaba líquidos de cualquier color y cantidad. De inmediato comenzó a rezumar de mi concha, el mismo liquido que el perro chorreaba de su pija, y sentí que chorros de semen canino salían de mi vulva. Trate de tocarme la concha, pero cuando lo hice me asuste, porque me había quedado un hoyo que hasta mi mano se perdía dentro. Al ratito tomo su tamaño natural, porque estos músculos se dilatan muchísimo. Mire a Sultán, y se había echado sobre el piso y levantando una de sus patas trasera, se lamía la polla, como compadeciéndola del trabajo que había hecho. ¡Habíamos cogidos como dos bestias, y ambos nos sacamos las ganas!. Fui al baño y me duche, porque con esa tremenda actividad sexual, me sentía muy sucia y realmente lo estaba.

Cuando salí me vestí y dirigiéndome a la cocina, le di de comer a Sultán y con una caricia le agradecí el servicio prestado, y me devolvió una movida de cola. ¡Esa semana fue apoteósica, cogí varias veces con el perro de mis tíos!. Lo hicimos por todos lados, en mi dormitorio, la cocina, el baño, la sala de estar, incluso un día me arriesgue y lo saque al jardín. A la semana mis tíos, y me preguntaron como se había portado. Por supuesto le dije que estupendamente, y en eso mi tío me dice que tiene una sorpresa. Resulta que en la feria compro una perra gran danés, para cruzarla con Sultán. Casi suelto la risa cuando me dice: ¡Pobrecito, todavía es virgen!. ¡Que hija de puta que soy, había corrompido a un perro virgen!. Al poco tiempo mis padres me regalaron mi primer cachorro, un dalmata hermoso y cariñoso, pero esa es otra historia, que aun hoy continua siendo mi hermoso dalmata hoy en dia mi mejor amante.

Espero les haya gustado mi experiencia, es veridica y ya saben chicas curiosas o chicas que esten metidas en este fantastico mundo de la zoofilia me pueden escribir a lorena_lorena91@hotmail.com. Gracias a todas por los comentarios de las historias anteriores, gracias a los chicos de la pagina por publicar mis historias, LOS QUIERO A TODOS!

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*