Más aventuras de Ana Lilia – Una ida al cine

Como lo prometí, aquí les narraré una ocasión que acudí a un cine Porno y me divertí sin ver la película.

Estaba yo decidida a salir y ligarme a algún galán y esa tarde estaba más cachonda que de costumbre, por lo cual decidí meterme a bañar y vestirme para la ocasión.

Primero puse sobre mi cama la ropa que había elegido para verme de lo más sexy posible:

una falda blanca muy cortita con estampado en colores pastel, blusa blanca semitransparente, brassiere rojo, tanga roja, liguero blanco con encaje muy coqueto, medias blancas con moños blancos en la parte superior, zapatillas altas blancas (parecía enfermera) una vez bañada procedí a maquillarme, he aprendido a maquillarme de manera discreta, de forma tal que aunque sé que soy bien puta, no se me note de entrada, para evitarme líos con la policía.

Ya vestida muy coqueta, salí de mi casa tomando toda clase de precauciones (vivo con mi madre y ella no sabe de mis gustos.) abordé el metro para ir al cine porno más cercano, la idea era que al salir algún cinéfilo caliente me mirara y se acercara para invitarme a algún hotel, pero ya estando enfrente del cine, se me antojó entrar.

Muy excitada compré mi entrada y me dirigí hacia la sala de proyección,  estaban apagadas las luces y la película estaba iniciada, una vez que mis ojitos verdes se acostumbraron a la oscuridad, busqué un asiento para ver la cinta.

No hubieron pasado ni treinta segundos de mi entrada, cuando se sentó junto a mí un sujeto y puso su mano sobre mi pierna. Normalmente cuando ligo con algún galán le advierto que no soy niña, para evitar incidentes desagradables, así pues le dije:

-‘soy una niña con pene, estoy muy caliente y me gustaría que me invitaras a pasar un rato juntos’ y el me respondió –‘ primero dame una mamada y luego hablamos’, yo enseguida le bajé el cierre de su pantalón y tomé su pene el cual ya estaba en plena erección, duro, muy rico, entonces me agaché y empecé a succionar suavemente y luego un poco más intenso, creo que entre mi manera de mamárselo y lo que él veía en pantalla, acabó abundantemente en mi boca, no desperdicié nada, ni una sola gota, me encanta su sabor, bueno, regresando al cine, de repente se sube el cierre y me dice –‘que rica mamada, pero ¿sabes que? No vengo solo, traigo a unos amigos que también quieren divertirse, así que abre tu boca para que recibas más leche.’

De repente se levanta y su lugar es ocupado por otro individuo, con una verga impresionante, así que nuevamente abrí mi boquita carnosa y me lo introduje, en esta ocasión chupé más fuerte, hasta que descargó toda su leche en mi, simplemente deliciosa!!!

Así fueron pasando tipos para que les mamara, creo que fueron al menos 30 vergas que mamé con gusto. Antes de que encendieran las luces, me levanté para ir al tocador, dos de los tipos que se vinieron en mi boca, me alcanzaron y me metieron al baño de hombres y uno me levantó mi faldita e hizo a un lado mi tanga y me ensartó su carne caliente en mi anito apretado, haciéndome gemir de lo rico que sentí, mientras el otro se sacó su verga y me la puso en la boca, nuevamente se vino en mis labios que ya dejaron escapar un chorrito de semen por entre mis comisuras ya que estaba recibiendo tremenda cogida, como ya estaba despachando solamente al que se encontraba empujándome su pene en mi anito, con mi mano derecha empecé a acariciar suavemente sus testículos con mis uñas, empezó a gemir y aún con todo y condón sentí como se venía como pocas veces en su vida, cuando se salió de mi y se quitó el condón, ví la tremenda cantidad de leche que no me pude tragar. Ni hablar hay que cuidarse. Estaba acomodándome la ropa en un gabinete cuando entró un empleado del cine y me dijo –‘ tienes que irte antes de que el gerente llame a la policía y te denuncie por prostitución, pero primero quiero cogerte’ enseguida le puse un globo y le recibí en mi culo caliente, no era tan grande como el que acababa de recibir, pero al fin y al cabo me estaba dando placer, terminó casi enseguida, pero le pedí que antes de acabar me avisara, para recibirlo en mi boquita, así lo hizo y me regaló su descarga de pasión en la lengua, se la enseñé y me la tragué, enseguida me acomodé nuevamente mi ropita interior y salí contenta del cine, con mi barriguita llena de semen caliente y mi culito abierto punzándome de placer…

¿Qué les pareció este segundo relato?

Espero sus comentarios en: analiliabella@yahoo.com.mx para saber si desean conocer más de mis experiencias o mejor dejo de escribir.

Besitos ricos…
Ana Lilia

p.d. ¿Saben que tengo una fantasía que aún no he cumplido?

Espero que algún galán se anime a ayudarme a realizarla….  hasta la siguiente historia

16 comentarios en “Más aventuras de Ana Lilia – Una ida al cine

  1. Me parece un relato sin erotismo, una simple crónica de sucesos donde no se motiva al lector y resulta una especie de noticia de prensa.

  2. quiero vedrte en fotos o videos yu quenop tengas tanguitas par verte tu culito hermoso y tus ricos senitos si un brasiere.

  3. Hola Analiliabella:
    Ahora si que me exitaste con tu relato, me hubiera gustado estar ahí
    y ver toda aquella accion,

  4. mmm muy interesante …se nota que lo cuentas con unas ganas deve ser chevere recordar aquellos maravillosos momentos que pasaste ….muchas gracias por la historia a mi tabien me exito bastante …te me cuidas baby 😉 suerte

  5. hola me encanto tu relato espero poder contactarte para hacer una cita contigo bye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*