Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La humillación / Cuarta parte: El señor cura

Mis pechos habían crecido mucho y había engordado al igual que Ryo, nuestro embarazo iba ya por el octavo mes, eso si que lo recordaba con ilusión quería al hijo que llevaba en mis entrañas, tenia la esperanza de poder criarlo, que fuera distinto al hijo puta de su padre. . pero esos es otro capitulo. En mi octavo mes me empezó a subir la leche a mis tetas, mi cuerpo se estaba preparando para amamantar a mi hijo cuando lo pariera. Paco no respetó mi preñez en ningún momento y a Ryo tampoco, nos jodían cuando les venía en gana o nos ofrecían a sus amistades, que nos follaban sin reparos, Paco se enteró de que tenia leche en mis pechos y me los mamaba, decía que quería probarla antes que sus hijo, además una partera campesina le dijo que así mis tetas fabricarían más leche para la criatura. Ryo fue distinto por más que la mamaban de sus pechos no salía leche y los pezones los tenia doloridos de tanto que la mamaban Paco y su marido al follarla. Tuvo la subida de leche cuando parió, no antes como yo.
Paco y Rafa se sentaron a comer y cuando terminaron se fueron al salón a tomar su copita de anís.
Paco quieres café. Le pregunté.
Yo sí, dijo rápidamente Rafael.
¡¡¡No!!!, espera, ordenó Paco, en vez de café danos leche dijo el muy cabrón clavando sus ojos viciosos en mis pechos. ¿Haz probado la leche materna compadre?.
No, ya sabes que Ryo no tiene. Contestó Rafa.
Joder, María tiene para los dos de sobra, anda María siéntate encima de él y deja que te mame las tetas, me ordenó.
¿Os podéis imaginar lo que pasó por mi mente?. Sumisa y totalmente humillada, me desnudé quitándome el vestido, seguía sin ropa interior y mis grandes tetas me dolían a veces de no llevarlas sujetas, mi tripa inflamada por el embarazo quedó al aire, me acerqué a Rafa, abrí mis piernas y me senté encima de las suyas. Quedándome quieta esperé a ver que hacia.

Vamos zorra, cógele por la nuca y dale de mamar, vociferó Paco.
Le abracé la cabeza y la llevé sobre mi regazo, me cogí un pecho y le arrimé mi gordo pezón a sus labios, me apreté el pecho con la mano y salió un chorrito de leche contra su boca, el hijo puta se relamía de gusto, se metió el pezón en la boca y me mamó sacándome la leche. De vez en cuando paraba para coger aire y reconocer que estaba riquísima.
Cuando me secó la teta, le cambié de postura y le ofrecí mi otro pecho, mamándolo y lamiéndome el pezón, jugaba con él y yo empecé a notar que me picaba el chochete, el hijo puta me estaba excitando y él se empalmaba, notaba la presión de su nabo contra mi vulva.
Mi calentura iba en aumento no lo podía controlar. Con una mano le desabroché el pantalón y le cogí la polla manoseándola, me sentía muy caliente.

Mira Paco la puta está salida y quiere joder.
Ya te dije yo que eran unas rameras, fóllatela compadre.
Se bajó los pantalones hasta los tobillos y alzándome me penetró de un golpe mientras seguía bebiéndose la leche de mi teta. Sentía su cipote dentro de mi chocho y mi calentura se disparó y me corrí mientras se seguía jodiendo.
Había aprendido a robar mi propio placer mientras era follada, si no nunca hubiera sabido lo que es el placer, tenia que actuar como los animales y buscarme mi propio orgasmo. Se me escapó un gemido sin querer, provocado por las mamadas de Rafa.
Paco se percató de ello, dejó la copa en la mesa, se bajó los pantalones y con su poyon totalmente tieso se acercó por detrás de mi, me hurgó el ojete con su manaza y me penetró por detrás hasta que sus pelotas hicieron tope. Me daba por el culo de una forma bestial aplastando mi barriga contra Rafa, notaba mi culo lleno con su cipote y el placer volvió a mi de nuevo mientras soportaba las embestidas de los dos y las mamadas de Rafa, tuve dos orgasmos hasta que se corrieron, me tuve que tragar el semen de los dos, decían que así me reponían la leche en medio de risas.
Volví junto a Ryo frotandeme las tetas. Rafa me las ha dejado secas la dije.
Ryo y su marido se retiraron a su casa.
Paco me advirtió que iba a venir a cenar D. Joaquín el cura, que le preparara una cama, iba a hacer noche en la casa, luego le acercaría él al pueblo con el Land Rover. Si quieres puedes aprovechar y te confiesas los pecados de ramera me dijo.
Llegó la noche y vino D. Joaquín, el cura del pueblo que nos había casado.
Hola María hija, me saludó con cariño. Luego saludó a Paco.
Charlamos un poco en la cocina, antes de cenar. Le pedí que me confesara, necesitaba descargar mi sufrida alma, ¿y quien mejor que un cura para ello?.

Ordenó a Paco que nos dejara sólos durante la confesión, él se mantuvo de pies y yo me arrodillé frente a él, después de las palabras convenidas, me desahogué y le conté la vida que me daba Paco, las humillaciones que me hacia, le relaté todo, las orgías que celebraron los días de caza incluso le conté lo de las mamadas de pecho que habían ocurrido esta tarde.
Le conté mi historia rápidamente, omitiendo algunas cosas, pero las principales se las dije todas.
Cuando terminé D. Joaquín me dio la absolución, luego me dijo que la carne era débil y que había que luchar contra ese deseo, que lo que yo estaba sufriendo en este mundo me seria recompensado con creces en el cielo.
El cura hablaba muy bien, pero el cabrón disimulaba fatal, mientras me levantaba le vi el bulto de su miembro asomando por la sotana. El hijo puta se había excitado con mi confesión.
Entró Paco y también se dio cuenta del empalme de D. Joaquín.
Joooooder Padre se ve que ha disfrutado confesando a la ramera –sabían lo del incidente de Ryo y mío en todo el pueblo-. Hijo mío la carne es débil.

Padre lo que usted necesita es una puta de verdad, le dijo a lo bestia.
Paco por favor respeta mi sotana.
Pero que dice Padre, eso se lo dice usted a otro, a mi no venga con gaitas o es que se cree que no sé lo de sus líos con la viuda?. Paco yo. . dijo D. Joaquín.
Basta de gaitas Padre, lo que le pasa es que todavía no sabe lo que es una buena hembra, decía el animal.
Para eso tengo el cilício, hijo mío, dijo tímidamente el cura.
No lo mejor que tiene es eso y señaló el bulto de su sotana. Mire Padre, sabemos que la carne es débil, por eso nos confesamos y se nos da la absolución, ¿o No?. Si hijo así es.
¡¡¡María!!! me vociferó trabájatelo y usted padre se absuelve y en paz.
Le empecé a desabotonar la sotana, obedeciendo la orden de Paco, luego los pantalones y se los bajé junto con los calzoncillos hasta los tobillos, su poya saltó disparada, Joder con el cura, tenia un buen cipote, alcé mi cabeza y le miré a los ojos implorando.
La carne es débil, ya telo he dicho hija mía, que Dios me perdone y me cogió por la cabeza frotándome la cara por sus cojones. La hostia con el cura.

Se recogió la sotana por detrás así le pude ver mejor los genitales. No estaba mal, su polla no era muy larga de unos 15 centímetros pero era gordísima, más que la de Paco. La cogí con mi mano sintiendo su calor, estaba muy dura, se la meneé un poco, le bajé la piel del capullo, tenia el glande amoratado por al excitación, lo que más me gustó es que estaba limpio y olía muy bien, me lo metí en la boca y lo chupé con gusto, sobándole los cojones, me encantó era la primera polla que no sabia a meaos y decidí regalarle una mamada celestial.
Le mamé el glande mientras se la meneaba, luego le recorrí el tronco pasando mi lengua por sus grandes venas hinchadas, bajando hasta sus huevos y me los metí en la boca jugando con mi lengua, estaba tan excitada lamiendo los genitales limpios del cura que me animé más, me agaché un poco y le chupé el ojete, tampoco le olía como a Paco o a Rafa, olía a sudor pero estaba muy rico, le pasé la lengua varias veces por el ano, mientras D. Joaquín no para de decir que DIOS NOS PERDONE ¡¡¡¡, y jugué con mi lengua metiéndola en su agujerito, me sentía muy susy no me tiró ningún pedo como hacia Paco cuando me obligaba a chuparle el culo.
Paco contemplaba la escena desde la puerta, estaba muy excitado se había sacado el rabo y se lo manoseaba viendo como le trabajaba los “bajos” al cura, me dolían las rodillas. Me puse en pié con dificultad, la barriga me pesaba mucho, eché de espaldas sobre la mesa a D. Joaquín y metiéndome entre sus piernas reanudé mi mamada. Paco sin poder aguantar más me levantó el vestido hasta la cintura y me clavó su estaca en le culo, la partera le había dicho que en mi estado avanzado no debía penetrarme el chocho, podía dañar a la criatura, así que me daba por el culo. Sus poyazos eran tremendos, lanzándome contra el cura, provocándome mucho placer sin darse cuenta, tuve un orgasmo, mis gemidos se ahogaban contra la poya de D. Joaquín, Paco no paraba de darme por el culo, tiene mucho aguante el bestia y tarda mucho en correrse pero el cura no y comenzó a escupir su leche en mi boca, le bebí el nabo con placer limpiándolo de nuevo mientras tenia otro orgasmo con la follada ! de Paco, cuando se quiso correr me ordenó a tragármelo, me llenó la boca con su semen espeso y pegajoso, le ordeñé las últimas gotas empecé a preparar la mesa para cenar. El pobre cura no hacia más que decir que la carne es débil y que Dios perdonase nuestros pecados con cara afligida, pero el cabrón había disfrutado como nunca y yo estaba agradecida por lo limpio que era, daba gusto mamarle.
Cuando terminamos de cenar, recogí la mesa y fregué los platos, Paco y el cura comentaban lo bien que trabajaba los “bajos”, en el fondo el cura era un hombre y como tal un cerdo, como todos. Hasta el punto de que sólo se había quedado con la sotana puesta, no llevaba nada más debajo, estaba segura que deseaba repetir, no me equivoqué.
Paco le animó a probar de mi leche materna. el cabrón de D. Joaquín decía que ya no se acordaba de su sabor. Paco, se iba a dormir mañana tenia que salir de madrugada con Rafa a las tierras del Norte, para echar un vistazo al ganado y hacer recuento, volveré pasado mañana, le dijo. Ya sabía lo que tenia que hacer, me saqué el vestido por la cabeza y me quedé completamente desnuda, estabamos al lado de la gran chimenea encendida y notaba su calor me senté a horcajadas en las piernas del cura. Como me clavaba los botones de la sotana se la quitó, quedándose desnudo también, tenia una buena tripa, no te preocupes por mi hijo mío te esperaré en buenas manos decía el cerdo. Nos quedamos solos alumbrados por la luz de la chimenea – Paco había apagado las luces-. Reanudé mi trabajo, le pasé mi brazo sobre su hombro, apoyándose en él y contra mi pecho –como si fuera un niño-, con la otra mano me cogí la teta con el pezón entre mis dedos y se lo arrimé a la boca me apreté e! l pecho y salió un chorrito de leche mojándole los labios, se los lamió encantado y me atrapó el pezón mamándome la teta.
De vez en cuando paraba para decirme: Que dios me perdone María, pero que ricas esta tu leche, me encanta mamarte los pezones y seguió mamando como un niño, notaba como su cipote se empalmaba y me rozaba el coño dándome placer a mi también. Mamaba y lamía el pezón al mismo tiempo mientras su polla se ponía durísima, moví un poco el culo, buscando su nabo y dejé que me penetrara, gemimos los dos a la vez , mientras me mamaba el pecho me hincaba el cipote lentamente, con dulzura y sensibilidad y me corrí mordiéndome los labios para que Paco no me oyera disfrutar. El Padre Joaquin también se corrió y me inundó el chocho con su leche al tiempo que mi teta se secaba.
Paramos para descansar, necesitábamos aire que respirar, sobre todo D. Joaquín. Noté como su miembro se quedaba flojo y se me salía, me agaché y le chupé el nabo de nuevo, estaba agradecida porque me trataba con cariño, no me sentí humillada en ningún momento con él.
No hija espera, echó su sotana en el suelo y me tumbó de espaldas, me espatarré como si fuera a parir, el Padre se metió entre ellas, y me chupó la almeja con una dulzura celestial, mamó mi vulva bebiéndose mis jugos junto con su semen, era tanto el gusto que me daba que me volví a correr en su boca. Le chupé la polla de nuevo y le hice una paja hasta que se le puso tiesa, se volvió a sentar y me pidió el otro pecho para mamarlo, se lo di con todo cariño, pero esta vez me senté hincándome su cipote desde un principio, para que mientras mamaba mi teta dulcemente me pudiera joder también. Tuve otro orgasmo y a medida que se me secaba la teta se corrió dentro de mí. Nos fuimos a dormir para descansar pero yo estaba en la gloria, D. Joaquín me había echado dos polvos con tanto cariño que me costó dormir.
Paco me despertó a las cuatro de la mañana, moviéndome con el pié, quería café y me levanté a preparárselo, estaba muerta de sueño, viendo como el cerdo se tomaba el café y me miraba.
De pronto echó la silla para atrás y se espatarró, sabia lo que quería. Chúpame la tranca ramera, me ordenó con la delicadeza que le caracteriza. Me agaché entre sus piernas y le saqué el poyon fuera, mientras se la mamaba le hice una paja, quería que se corriera rápido y marcharme a dormir otro poco. Pero mis planes fallaron, el cabrón con un pie me subió el camisón contemplándome.
Que puta eres me dijo con desprecio al verme el chocho –dormía sin bragas porque me molestaban en la tripa-. Me tiró boca abajo contra la mesa, y se echó encima de mí penetrando mi culo me hacia un daño terrible, entre su peso y los poyazos que me daba en el culo temí que me aplastara la tripa y puse mis manos debajo para amortiguar los golpes contra la mesa. Me dio por el culo salvajemente, nunca le había sentido tan cabreado y no lo entendía, más que joderme me estaba violando con una fiereza inusual. Lloré a causa del dolor al rato me dio la vuelta y me soltó todo el semen encima, pringándome la tripa, se calmó un poco después de correrse, se guardó su trasto y me arreó un pellizco bestial en el culo –me dejaría señal, pensé-.
Adiós puta, me dijo y se fue. En ese momento me sentí tan humillada que deseé su muerte. Subí llorando a mi habitación y me quedé dormida.
Me desperté –sin sobresaltos-, abrí los ojos y vi a D. Joaquín, sonriéndome dulcemente. Buenos días criatura, son las diez de la mañana. Joder entonces si que me asusté, boté en la cama, pero el Padre de detuvo. Tranquila María, descansa hoy no está el bestia de tu marido, recuerdas?, si me acordé que hasta mañana no vuelve, me tranquilicé y me ayudó a recostarme en la cama, olía a café y vi en la mesilla una taza humeante, le miré y me sonrió con dulzura. Te he preparado un cafecito muy rico, para que te lo tomes en la cama tranquilamente.
Su voz era tan dulce. . .. y su trato tan cariñoso que mis ojos se llenaron de lagrimas a punto estuve de llorar.
Tranquila mi niña, serénate, te comprendo perfectamente, pero ante todo he de decirte que desgraciadamente no puedo hacer nada por mejorar tu situación, Paco es muy poderoso y es muy amigo de la autoridad, solo puedo consolarte, como lo hiciste tú con mi carne, me dijo sin dejar de mirar por el escote del camisón, me miré y vi que uno de mis gordos pechos se me había salido, se me salía un poco de leche por el gordo pezón.
Me tomo el café y bajamos, le dije tapándomelo.
Tu tranquila María, he encendido la chimenea y la casa ya está caliente.
Es verdad pensé, noté un calor muy agradable. Terminé mi café y bajamos, D. Joaquín me ayudó.
Ahora le preparo café, Padre, le dije.
No hija mía no me apetece.
¿Entonces que va a desayunar?, pregunté inocentemente.
No dijo nada, sólo me miró lo pechos y se relamió. Le entendí perfectamente.
La carne es débil, ¿no?. Ande Padre, siéntese que está usted más salido que una bestia en celo. El guarro ya estaba preparado, se quitó la sotana quedándose desnudo y se sentó en el sillón, al lado de la chimenea, tenia la pija fláccida. Me apoyé en sus hombros y levanté una pierna para pasarla sobre las suyas el Padre se aprovechó metiendo la mano entre mis piernas para frotarme el chocho con la palma de su mano, me daba mucho gusto y le dejé manosearme todo lo que quiso, noté sus dedos hurgándome el ojete y me metió dos, los movía como si me follara con ellos, me corrí gimiendo en sus manos -D. Joaquín sabia de estas cosas, pensé-, cuando se cansó me dejó sentarme en sus piernas, sentía mis agujeros chorreando.

Le cogí como a un niño pequeño, Ahora mamaita te va a dar su leche le dije arrimando el pezón a su boca, se lo restregué por los labios y se los lamió, abrió su boca y empezó a mamarme la teta, jugando con el pezón, me ponía muy caliente, noté su  cipote contra mi chocho y moví el culo para que me penetrara.
Por el culo hija mía, déjame saborearte el culo, me dijo. Soltando un momento mi pecho me levanté, le cogí el cipote y lo guié a la entrada del culo, cuan me senté noté su grosor según me penetraba, sentí un gusto enorme. Me cogí el pecho le metí el pezón en la boca para que me siguiera mamando al tiempo que yo subía y bajaba hincándome su nabo. Al tiempo que me secaba la teta noté como su poya se hinchaba estaba a punto de correrse y explotó dentro de mi culo dando gemidos ahogados por mi teta, esperé a que terminara de correrse y se la retiré. Todavía estaba muy susy, así que empecé a reanimarlo, le lamí sus tetitas, mordiéndole los pezones mientras acariciaba su pecho. Me levanté y me arrodillé sobre un cojín. Me metí su polla cubierta de semen en la boca, como la tenia encogida me la metí entera, jugando con ella, se la limpié de semen con la lengua y le lamí los huevos, el Padre era un vicioso y se escurrió en el borde del sillón para que le chupara el culo. Al poco ya tenia su gordo cipote dispuesto, me senté penetrándome el chocho y le di de mamar la otra teta, me dolía de lo llena que estaba. Me volvió a mamar mientras me follaba, tardó un poco más en correrse, dándome ocasión a correrme dos veces. Luego le limpié la polla de semen y me puse a preparar la comida.
Cuando se marchó con Paco al día siguiente muy temprano, iba con los cojones secos el pobre, por la tarde me echó tres polvos más y luego al acostarme otros dos antes de dormirme, incluso me chupé el chocho y todo. El pobre D. Joaquín estaba hambriento de carne. Y yo procuro saciarle dos veces al mes cuando nos visita, aunque Paco cree que me obliga a follármelo lo que no sabe en realidad es que el Padre me hace disfrutar como nunca él lo haría.

Una mañana me puse de parto y avisó corriendo a Ryo y a una partera, yo quería ir al médico pero el muy hijo puta se negó, diciendo que costaba muchos cuartos. Tuve problemas al parir ya os lo conté antes, la criatura venia de culo y tuve unas hemorragias tremendas desangrándome como un cerdo en la matanza. Al final tuvo que llevarme al médico que me operó, estuve cuatro semanas en cama en la consulta del médico, no quiso que me levantara hasta que no estuve totalmente recuperada, casi me muero, Paco se cabreó muchísimo, decía que le iba a costar una fortuna –me alegro, que se joda por tacaño-.
Al chico lo crió un ama de cría, me robó la ilusión que tenia de darle mi propia leche, y me dejaba verle muy poco, se que lo hacia por venganza, porque le había pagado un buen saco de perras al medico, llamó a la partera y me fajó los pechos y me hinchó a perejil, durante un mes. Cuando me quitó las vendas de mis tetas vi que se me habían encogido, la vieja me las apretó comprobando que no me dolían y me mamó los pezones para saber si todavía salía leche, pero no, yo sabia que me los había secado y lloré desconsoladamente porque nunca más tendría oportunidad de dar de mamar a mi hijo. Le miré a los ojos, parecía que sonreía el hijo puta, le odié con todas mis fuerzas desde ése día, todo el día rezaba para que se muriera, pero nadie oía ni mis rezos ni mi desesperación.
Fue pasando el tiempo, veía muy poco a mi hijo Paquito, casi no tenia tiempo de abrazarle y besarle, el se ocupó de meterlo en un colegio interno en la capital y me dejaba verlo DOS VECES AL AÑO. ¿Se puede ser más cruel?.
La crueldad de Paco no tenia limites.

ahmed

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Un comentario en “La humillación / Cuarta parte: El señor cura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*