La novia de mi tí­o

Con su mano deslizándose por mi cuerpo fue bajando hasta que agarró mi pene, y lo colocó en la entrada de su depilado sexo, me miró y entrecerró los ojos a la vez que sonreía y dijo, ahora disfruta de esto

Mi nombre es Mario, tengo 20 años, soy moreno, alto, pero unos 80 kilos, estudio derecho en salamanca y la historia que os voy a contar ocurrió hace apenas unos meses…

En mi familia siempre ha habido muy buenas relaciones, mi padre es hijo único y mi madre tiene 2 hermanas y un hermano más joven que ella. Hace cosa de dos años mi tío se fue a trabajar fuera del país, rodando por Europa sin rumbo fijo y viajando de un sitio a otro hasta que aterrizó en Paris, en una de sus múltiples llamadas a mi casa nos confesó que se había enamorado de una chica de una cuidad cercana y que pronto volverían a España, ya que tenía ganas de conocer a la familia de mi tío, por lo que buscaría billete para junio y vendría. A principios del mes mi tío volvió a llamar diciendo que vendrían de visita en una semana. Mi madre estaba entusiasmada y como vivimos en un chalet bastante grande a las afueras y mi tío no tiene casa aquí, sería una buena idea que se quedaran a dormir un par de días, para enseñarle la ciudad. Esa fue una semana de preparativos, supongo que para causar buena impresión, pero si soy sincero a mi no me atraía la idea de compartir mi casa con nadie, no por egoísmo, sino porque aunque mi tío tiene 35 años siempre me ha tratado como a un niño pequeño, y sospechaba que esta vez sería idéntica…

El caso es que el día en que llegaban, mi madre me obligó a ponerme elegante y a arreglar el jardín para cenar fuera. Una hora antes de lo previsto llamaron a la puerta y fui a abrir, avisando a mi familia. Todos nos quedamos de piedra cuando aquella chica entró por la puerta…Era alta, rubia, de ojos azules ligeramente rasgados, unos labios rosados, delgada, con un top ajustado blanco que marcaban unos pechos perfectos, un piercing en el ombligo y unos pantalones vaqueros justos que marcaban su espléndido trasero. Hasta mi padre quedó hipnotizado… La chica se llamaba Nicolle y justo cuando todos pensábamos que no podría decir ni una palabra, comenzó a hablar un perfecto español aunque con un acento un poco marcado, ante nuestra sorpresa mi tío explicó que su padre era de Madrid y que Nicolle sabía hablar perfectamente español, entenderlo y escribirlo sin dificultad, pese a no haber viajado nunca a E que terminara, cuando lo hizo y salió fuera, yo estaba sentado en la cama escuchando música, me pidió perdón, dijo que como arriba no hay baño, bajó las escaleras y este era el primer baño que había (a mi baño se puede entrar desde mi habitación y también por una puerta que hay en el pasillo enfrente de las escaleras) que no sabía que era mi baño y que me pedía perdón. Le comenté que podía usarlo si quería, que mañana recogería todo y que lo compartiríamos. Se sentó a mi lado y charlamos un buen rato, resultó que tan solo tenía 27 años y que había estudiado derecho, que es lo que estudio yo, hablamos de más coincidencias y se fue a dormir, yo hice lo mismo pensando que a lo mejor no estaba tan mal como tía al fin y al cabo& A la mañana siguiente bajé pronto a desayunar porque había quedado con unos amigos para ir al centro a comprar, Nicolle estaba en la cocina con mi madre hablando, yo entré, tomé una magdalena y salí de la cocina casi sin despedirme, mi madre me reprochó no saludar así que di la vuelta, le di dos besos a mi madre y al acercarme a darle otro a Nicolle giró un poco la cara, lo justo para que el beso se aproximara mucho a sus preciosos labios… Me quedé sorprendido, tomé mi bolsa y me fui… no dejé de darle vueltas toda la mañana… ¡casi me da un beso delante de mi madre! Aunque llegué a la conclusión de que a lo mejor es una costumbre o solo un juego para ponerme nervioso… no le di más importancia, aunque debería haberlo hecho…
Cuando llegué de nuevo a casa no había nadie, aparqué mi moto delante del césped y entré, me tumbé en el sofá y puse la tele, a los 20 minutos sonó la puerta y entró mi tío con Nicolle. Por la cara de mi tío debí de joderle el momento erótico que pensaba tener estando solo en casa, porque me miró y dijo…”¿tú no deberías estar fuera, mocoso?”, contesté con indiferencia y seguí viendo la tele… antes de cerrar la puerta aparecieron los amigos de mi tío, que iban a recordar viejos tiempos jugando al fútbol y que él no podía faltar, que se había perdido demasiados… Invitaron a su novia, pero Nicolle dijo que no y que prefería dormir un poco la siesta; mi tío se fue y ella subió las escaleras. Al cabo de un rato me di cuenta de que tenía mi habitación hecha un desastre y que mi madre se enfadaría, así que subí a arreglarla, la puerta del baño estaba entreabierta así que me asomé…el espectáculo era increíble. Nicolle estaba casi desnuda, con el sujetador puesto, tenía una pierna y toda la ingle cubierta por crema de afeitar y estaba depilándose, la cuchilla corría suavemente por su pierna ya que prácticamente no tenía vello, terminó con la pierna y comenzó a depilarse las ingles…yo no podía dar crédito, rasuró prácticamente toda la ingle (dejando como mucho un centímetro de vello en el centro sin depilar y comenzó con la parte de abajo, estaba claro que lo hacía normalmente porque era una experta.

Dejé de mirar, salí, y volví a entrar haciendo más ruido, ella me avisó de que estaba en el baño y yo me senté delante del ordenador, cuando terminó salió con una minifalda de tablas muy corta y la parte de arriba de un bikini rosa, despreocupada dijo “bueno ya estoy lista para la piscina”, yo haciéndome el loco puse cara extrañada a lo que ella estiró la pierna, la puso sobre la cama y dijo “suavidad m&a sentía mucho más cómoda, además de que sabía que a los hombres le encantaba, llevaba haciéndolo muchos años y era algo que le parecía sexy… “a mi también me lo parece…es increíblemente erótico” le comenté y recostándose en mi cama dijo…”si, produce esas sensaciones a los hombres”. Yo no sabía como disimular la erección que tenía en ese momento, llevaba el bañador puesto y era evidente como estaba, mi pene quería salir del pantalón y yo tenía que hacer verdaderos esfuerzos por controlarlo…me quedé en la silla con las piernas cruzadas, Nicolle se levantó y se me quedó mirando…

“¿Qué te pasa Mario?”, preguntó… yo contesté nervioso un rápido “nada, nada”… y ella, descarada mirándome la entrepierna me dijo…
“vaya, parece que esta conversación ha hecho… “¡crecer” algo en ti!”, los botones no habían resistido y mi pene había salido ligeramente del bañador, tenía todo el capullo al descubierto y yo estaba todo rojo…
“perdón, no se que me ha pasado, de verdad, lo siento” me incorporé un poco y me coloqué… Nicolle parecía divertirse con esta situación y me dijo…”bueno, ya he visto parte de tu encanto, con ese tamaño no se porque te llaman mocoso jajaja”. “Por favor, esto es ligeramente embarazoso, así que encima no calientes la situación, voy a ir a darme una ducha y bajaré a la piscina”. Entonces Nicolle se me quedó mirando y dijo…”vaya, te rindes fácilmente ¿no es así?” a lo que extrañado comenté…”¿por qué lo dices?”. Ella se volvió a tumbar en la cama mirándome… “Yo en tu lugar hubiera pedido una…recompensa o igualdad de condiciones…). “Explícate” comenté. “vamos a ver…te he visto semi desnudo ¿no? pues yo hubiera exigido prácticamente lo mismo, ya que lo del baño no cuenta porque me tapaba la crema ¿no es así?”. “vale, entiendo…así que tengo derecho a pedir que me muestres algo ¿no?””bueno… para que esté la cosa igualada…cierra los ojos y no los abras hasta que yo te diga…”. Así lo hice, estaba soñando y no sabía con que me sorprendería… “ahora dime que te gustaría ver…”. Yo pensé durante unos segundos y al final contesté que me gustaría verla sin sujetador…ella me levantó, me acercó a su cuerpo y me dijo…”entonces desabróchamelo”, así lo hice, estaba temblando, pero al fin cedió…dejé caer el sujetador al suelo y abrí los ojos…eran dos pechos perfectos, inmensos y con los pezones rosados…

“vaya parece que de nuevo tienes algo…ahí abajo ¿no es así?” cuando volví a mi ser me di cuenta de que mi capullo asomaba por encima de la goma del bañador, Nicolle sonrió y dijo…”como yo te he dejado tocarme…ahora me toca desabrochar a mi” Tiró un poco hacia debajo de mi bañador y liberó mi pene en completa erección… “¡vaya, vaya, que tamaño! creo que te has llevado lo mejor de la familia…” y comenzó a tocarlo y ha deslizar su mano sobre él…yo, confiado, le dije que yo no había tocado…y que no lo veía justo del todo… “¿a que esperas?” fue toda su contestación… la agarré de la cintura y la empujé contra mi, besándola en los labios. Nuestras lenguas se juntaron y jugaron durante un rato en el que ella no paró de tocarme, me estaba haciendo una paja de lujo, me empujó contra la cama, me besó, comenz tumbé encima besándola en los labios… “Mario, no te puedo dejar hacer nada más, no puedo…”. Yo haciendo caso omiso comencé a chupar sus pezones, tenía unos pechos duros y enormes, los intentaba sujetar con mi mano, pero casi no podía, seguí bajando, chupando y lamiendo cada centímetro, besando el piercing con forma de aro de su ombligo, poco a poco le subí la minifalda& llevaba un tanga minúsculo rosa semi transparente…era increíblemente pequeño, tapaba lo justo… “¿ahora entiendes porque me depilo tanto? no me gusta que salgan los pelitos por los lados…y me gustan demasiado los tangas pequeños” me confesó…yo asentí mientras lo bajaba y ahí estaba… su coño completamente depilado, sin un pelo, y todo para mi…comencé a besarlo, primero bajando suavemente por la cara interior de sus muslos y después los labios, esperé a que fuera ella sola la que lubricara y después comencé a chupar y besar…

“Mmm como me gusta esto…”.
“a mi también, me encanta..” estuve en esa posición un rato, cada vez más entregado, hasta que Nicolle empezó a moverse más rápido…se agitaba y a la vez intentaba tocarse ella misma…se frotaba y yo chupaba sus dedos, la besaba el clítoris y lo chupaba con todas mis ganas hasta que escuché lo que estaba buscando… “Mario, me voy a correr…” seguí más y más hasta que empezó a gritar y a llenarme la boca con su orgasmo…
“eres bueno cariño…muy bueno… ¿dónde aprendiste? Bueno no me interesa…lo que si que quiero saber es si sabes hacer algo más…” Si, además antes no me ha dado tiempo a terminar…así que todavía estoy un poquito cachondo”… Nicolle sonrió y me beso…compartiendo sus fluidos… me volvió a tumbar sobre la cama y de nuevo empezó a mamármela de una manera desesperada, le dije “si no paras me voy a correr…” al que respondió con un simple…”todavía no cariño…tengo algo para ti… “Nicolle, déjame ir a la habitación de mis padres, se donde guardan los condones…” “no hace falta cariño…llevo unos cuantos años tomando la píldora… asentí confiado, ella fue subiendo hasta tener su cara frente a la mía y sus cabellos rubios rozando mi cara…
Con su mano deslizándose por mi cuerpo fue bajando hasta que agarró mi pene, y lo colocó en la entrada de su depilado sexo… me miró y entrecerró los ojos a la vez que sonreía y dijo…ahora disfruta de esto, que esta suave…y bajo de un golpe hasta que entró por completo… Comenzó a cabalgarme mientras sonreía y me miraba con cara de zorra…yo hacía fuerza y empujaba más y más…rodamos sobre mi cama y me coloqué encima, bombeaba con fuerza mientras miraba hacia sus ingles, que me volvían loco… Nicolle empezó a moverse rápido y a gemir como antes…estaba a punto de correrse otra vez y yo no andaba lejos…la mordía el cuello, le agarraba de sus pechos y la besaba hasta que con otro grito se volvió a correr…yo le avisé de que estaba a punto… “no te corras dentro …quiero sentir tu semen dentro, pero puede esperar…ahora quiero que te corras en mi boca…” era un sueño hecho realidad… la saqué rápido y me puse de pie en la cama mientras ella me masturbaba y me la chupaba…”me voy a correr…aahh” esperando que ella se separara, pero no lo hizo…apretó más fuerte y comencé a correrme en su boca…ella me miraba y saboreaba…era un sueño… cuando terminé, le saqué mi morcillota verga de su boca…y ella la dejó entrada de su depilado sexo, me miro y entrecerro los ojos a la vez que sonreia y dijo, ahora disfruta de esto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*