Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi amigo el gordito

Por EL PROFESOR

Esta historia no es una ficción si no algo real que me paso y quisiera compartir con todo lector que pueda deleitarse con esta lectura. Soy Ing. en Sistemas, desde hace un tiempo me quede sin trabajo y un amigo me dijo que trabajara con él en una banca de loterías, como el analista de soporte que en realidad ahí necesitaban. Nadien sospecha de mi conducta, ya que soy del pensar que un Homosexual es un hombre a todo terreno, pero que tiene el mejor de los Gustos, amar a otro ser de su mismo sexo. Desde siempre, me ha llamada la atención los hombres gordos y robustos, se puede decir que soy un admirador de osos y chubies (gorditos). Lo real de esta historia es que ocurrió en la Ciudad de Maracay, capital del estado Aragua en Venezuela.

Cierto día, estaba con unos amigos y amigas en un sitio cercano a la terminal de autobús de la ciudad, y necesitaba un taxi para desplazarme a mi pueblo ( a 15 minutos de la Ciudad), y le digo a mi mejor amigo: “…Consígueme un taxi que lo conduzca un Gordito…”, mi amigo se ríe y me dice: “…A la orden su majestad…”, pasaron mas de veinte taxis, y no aparecía nada, me resigne a tomar cualquier taxi, pero de repente apareció como caído del cielo, un gordito, de cara inocentona, imagino que de talla 44, de lentes algo señoriales, con un pecho que parecía de impacto… tal monumento de carne.

Tome el taxi y le indico la dirección a la que me dirigía, el tomo la ruta mas corta pero estaba congestionada, con lo que pudimos entablar una conversación muy amena y refrescante. Llegamos a nuestro destino y le digo que me de su numero de Celular, por que le iba a contratar de nuevo. Así fue lo contrate varias veces y cada ves la conversaciones eras mas picantes, claro hablábamos de cosas de hombres heterosexuales, pero empecé mi plan de cacería, y me empezó a contar su vida, la cual me impresiono mucho, y lo que mas me llamo la atención que con sus 32 años, era virgen en las dos direcciones, siempre ha vivido bajo la sombra de su madre, y solo trabaja para mantener a una familia hipernumerosa.

Un día, ambos sin saber andábamos eróticos, nostálgicos y con ganas de algo, le llamo y le pregunto que como está el día y me dice que flojo, y me pregunta quieres contemplar la ciudad desde el mirador de la cumbre de Choroni, recuerden que esta ciudad esta bañada con las playas de arena blanca mas vírgenes de Venezuela, y para llegar a la misma hay que atravesar una cadena montañosa sobre los 2.000 metros. Y yo le tome la invitación, pero mi suspicacia hizo que comprara chocolate liquido, y muchas chucherias. Nos encontramos y nos dimos la mano pero nos vimos a los ojos y nos entrelazamos en ese momento, mi corazón y el de él se aceleraron, y empezamos a cortejarnos en forma disimulada, cuando llegamos a la cumbre eran las 10:00 AM y me dice tienes los brazos muy blancos, mira mi barriga, y se saco la barriga por un lado de la camisa, me impacto lo blanco de su tez y no aguante y lo acaricie, el se sonrojo y yo quite mi mano, pero el dijo no te de pena, si eres de lo mas agradable. Esas palabras me impactaron tanto que le dije, gracias tu también lo eres, pero yo no tengo traje de baño y mi interior no es de licra para poder disimular, y mira que quiero bañarme, y me dijo, alquilamos una lancha y vamos a la playa de Aroa, me hice el tonto, pero esa playa es muy sola.

Llegamos a Choroní y guardamos el carro en un estacionamiento, nos fuimos en lancha a la playa, pidiendo que nos recogieran a las 05:00 PM. Cuando llegamos al sitio, el se me queda viendo y me dice, si quieres te bañas tu por que yo me siento extraño, y le digo  extraño ¿Por qué?, por que te traje a este sitio para pedirte algo, que no debo hacer, y se sentó en una piedra… empezó a llorar, diciéndome que era la primera vez que alguien le había tomado en cuenta y que no la trataba sólo por su taxi o por los reales que ganaba, me acerque a él y lo abracé por un costado y le dije que el agua de mar se llevaría esa pena, y me vio a los ojos, con lo que no pude resistir y le dije: Te quiero y te deseo, me respondió “no mas de lo que te quiero y deseo yo a ti, y creo que eres digno del regalo que te voy a dar…”, no había terminado de hablar cuando le quise besar y me dijo que antes lo enseñase a besar y luego me complacería. Empecé a decirle como hacerlo y luego de un rato creo que mi lengua estaba en su garganta y la suya en la mía. Tenia una erección tan grande que me quede loco cuando el me toco y me dijo, esto me va a gustar pero me va a doler, le dije, tranquilo que el equipo gana.

Me desvistió y quede con mi Pene al aire libre, mientras el se deleitaba con mis labios, le pedí que mamara mis pezones, lo cual hizo de una manera muy inocente pero enérgica con lo que me puso a mil, me dijo como te hago el sexo oral, le respondí, que tu instinto te guié, se arrodillo y empezó a observar mi verga, para hacer su tarea mas sencilla, le perdí que le untara el chocolate liquido y se imaginara que era un helado, y así lo hizo, empezó a lamerlo poco a poco y luego lo fue introduciendo a su hermosa boca y con gracia succionaba al mismo tiempo que acariciaba mis bolas. Le acariciaba el cabello y le conducía con mis manos para hacer que su movimiento de succión aumentara, luego que le pedí que jugara con su lengua y mis bolas, él accedió en forma automática, y las llevo a su boca, chupandolas como si fueran dos caramelos.

Le pedí que se tendiera en la toalla que había traído, el aun estaba en pantalón, no le hice caso a esto por que mi intención era besarlo en la boca y luego chupar sus enormes tetas, las cuales tenia servidas en bandeja de plata solo para mi, bese su boca y me gusto demasiado, por que mi alumno estaba tomando experiencia y lo hacia cada ves mejor. Cuando lleve a mi boca su pezón derecho, el no  pudo resistir el placer y soltó un gemido tan agudo que sentí su estremecimiento en su cuerpo y me pidió que no parara, su otro pezón lo acariciaba con mi mano y esto le produjo un gran place, si empecé a notar algo, que cuando me recosté sobre sus genitales no sentía nada, con lo que despertó mi curiosidad y le digo, que no era justo que yo andara en cueros y el no, su tez cambio y se puso pálido, me dijo, no te burles de mi, a lo que le conteste, estamos haciendo el amor, no el ridículo, y le quite el pantalón, tuve que disimular mi asombro, cuando en su interior, se marcaba algo como los genitales de una mujer, y le quite el mismo y le me percate de que estaba tan asustado que su diminuto genital no media mas de 5 cms erecto y por el susto solo se veía un orificio lleno de cuero, como una vagina de mujer, se puso a llorar y se paro corriendo me decía te decepcione, esperabas algo mejor y te encontraste esto, como pude lo tire en la arena y le dije, mi gordito, estoy haciendo el amor con tigo no con el tamaño de tu genital, el amor es de corazón a corazón, con lo que lo bese y le dije que no se afligiera, me miro con cara de satisfacción y empezamos de nuevo nuestra faena amorosa, por mas que lo excité con mi boca y en sus pezones, aquel Pene no salía de su escondite, le dije que se diera la vuelta y que levantar sus dos grandes y carnosas nalgas. Cuando lo hizo, me encontré un botoncito rojo, en su punto, súper cerrado, al cual le dije tengo ante mis ojos la puerta que nos unirá carnalmente en un solo cuerpo, con lo que él respondió, te regalo mi virginidad, espero la disfrutes, pero por favor no me hagas daño.

Con gran sutileza empecé a lamer ese culito, el cual estaba apretadito, cosa que lo enloqueció de tal forma, que se estremecía con cada lengüetada que le proporcionaba, su esfínter se empezó a dilatar y le pase mi dedo medio para ver su reacción, este me pidió que su ser estaba descontrolado, que no sabia que pasado en su interior, pero me quería y que hiciese lo que quisiera, le pedí que se pusiera de frente y recogiera sus piernas hacia a tras, con lo que me quedo el culito de frente, el no quiso que le introdujera mis dedos, y me pidió que si lo cogía debía ser con el guevo, como para luego es tarde, empecé a rozar su culito con mi glande, lo cual le puso loco, y me pedía a gritos que hiciera algo, que algo dentro de él iba a estalla, ante de introducirlo le digo, te va a doler un poco, pero has de ese dolor placer carnal, y le puse mi glande en su abertura y me pidió que le se lo metiera, de un solo empujón mis bolas, le tocaron su cuerpo, su cara cambio en su expresión, se estremeció, por que esperaba tal dolor, sentía sus pulsaciones por lo apretado de su esfínter, con lo que empezó a gritar y me decía, que es esto, me duela mucho, y se quejaba al mismo tiempo se retorcía, lógico, era su primera vez y se lo había penetrado de un solo golpe, le empecé a acariciar sus tetas  y le dije que estaba haciendo mi molde, con lo que no me pude mover por especio de 5 minutos, por que se retorcía de dolor, no tengo una verga grande (16 cms) pero es muy gruesa, y estaba toda dentro de él, empecé a moverme y con cada vaivén, el dolor paso a ser placer y cada vez le gustaba mas y me gritaba que era especial, que siguiera que no me detuviera, era lo máximo, me decía a los cuatro vientos que le amara como jamás había amado a otra persona.

Como pude me fui encimando a sus tetillas para mamarselas y el hizo el esfuerzo de acercarse con lo que le di un beso que se quedo en el sitio del placer, sentía que su esfínter reventaba mi verga y que cada gemido él decía que se sentía húmedo que si podía que acabara que teníamos todo el día para hacer el amor, empecé a embestir con mas fuerza y sentía algo en mi Pene, cuando acabe, llene su orifico con toda mi leche, pero percate que su virginidad era real, lo húmedo era sangre, la cual brotaba por su recto, él me decía que si quería otra prueba, no encontraba que darme, lo tome de la mano y nos fuimos a bañar a la playa, donde jugamos como dos niños, me sentía el protagonista de la película “Liberen a Willy”, cuando su sangre había parado, lo revise, y le había desgarrado algo.

Él me dijo, te lo quiero dar pero me arde mucho, no importa, y me recosté encima de él. Con lo que se me ocurrió una cosa, y le propongo, “… Gordo, sí juego con tu genital, te molestarías?…”,, el se sonrojo y me dijo, “…de aquí en adelante soy tu  propiedad, has conmigo lo que quieras…”.

Introduje mi dedo medio en ese pedacito de cuero y sentí que se hundió unos centímetros,  seis para ser exactos, ya que se gordura se tragaba su Pene, y esto me produjo morbo, y le pedí que me lo mamara, lo hizo con mucha fuerza, pensando que le iba a llena su boca con mi leche, se lo retire de la misma y le tape los ojos con mi interior, y con sutileza, le puse mi Pene en donde debía estar su Pene, y poco a poco lo fui introduciendo y al ver que mi glande paso y se trago un poco mas de mi verga, le pedí que abriera las piernas y empecé a embestir cada ves mas fuerte, por un momento sentí que el gordo quería decirme algo pero el placer en su boca solo le permita gemir y me logra a decir, me vengo, le pedí que aguantara, y este lo hizo por 5 minutos, me dijo, ya estos que termino, yo le dije, espera que yo acabe, acelere el ritmo, y si darme cuenta mi semen comenzó a llenar ese orificio, pero a su ves sentía que me empujaba un liquido mi miembro hacia fuera, era su semen que salía, de repente había leche por todos lados, me tire encima de el y me dijo, papi te gusto, y le dije jodiendo, “… ¿te quedas conmigo?…”, y me respondió “…hasta que la muerte nos separe…”.

Ese día no se cuentas veces hicimos el amor, pero luego en la ciudad, me dice, “…lastima que termino…”, y le dije, “…Hasta que la muerte nos separe…” y desde ese día, alquilamos un apartamento, esta terminado su bachillerato y quiere ir a la Universidad, tenemos muchas cosas que hemos adquirido, el satisface mis necesidades, y yo las de el, y cada día que pasa nos queremos mas y somos felices. Esta historia no es ficción por que mi gordo es real y yo soy real. Les quiere: El Profesor y su Gordo.

PD: El amor de los hombres entre si es más grande que cualquier cosa en el mundo.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*