Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Enfermera nocturna

Era la hora del cambio de turnos, como de costumbre lo primero que hice fue pasar a recoger el informe elaborado por la enfermera del turno anterior… como de costumbre, nada fuera de lo ordinario. Algunas nuevas admisiones, según pude ver en el rutinario vistazo que le heché a la planilla. Como siempre, correspondía el procedimiento de funciones standar para mi ala. Dí una vuelta por las salas correspndientes a mi guardia, nada fuera de lo normal. Fui a tomar un café junto con las otras enfermeras. A las 3 AM volví a hacer un recorrido, y noté una admisión que antes se me pasara por alto en la planilla. Se trataba de un individuo muy joven, recuerdaba haberlo visto durmiendo placidamente en la habitación 311. Tenía en su rostro una expresión de paz y tranquilidad. Contemplando su carta, comprobé que era necesario conseguir las radiografías que ya debían estar listas en la planta de rayos X, y además… realizarle un enema, según las exigencias del médico a cargo del paciente.

La perspectiva ante el trabajo que debía realizar era ya suficiente motivo para alegrarme la noche. Por sobre todo, siempre amé a los pacientes que debían realizarse enemas, eran estos practicamente la única razón por la que aún conservaba el empleo. Entré en la habitación sin hacer ruido, y lo encontré con los ojos abiertos de par en par. “Hola. Soy su enfermera de noche. Tengo que realizar unos procedimientos previos a la llegada del medico en la mañana.” El asintió con la cabeza. “Parece que tendré que aplicarle un enema”. “Así es”, me respondió tranquilamente. “Enseguida vuelvo” dije saliendo de la habitación.

Fui hasta la base de enfermeras a buscar los elementos necesarios para el enema. Mi imaginación volaba. Ya podía imaginar cuando le levantara la ropa de internado, que tan facil acceso a su trasero permitía. Llené el bolso con la solución jabonosa previamente calentada, lo colgué del gancho y escogí una manguera. Preferí llevar varias pipetas porque aún no me decidía a cual escogería para este paciente. Volví a la habitación y le indiqué que lo mejor sería practicarle el enema en el cuarto de baño. El se levantó de la cama y pude notar una erección sobre la tela de su delantal, mientras yo le explicaba el procedimiento que realizaríamos y montaba el equipo. Uní la tubería y la afiancé con la abrazadera, instalando la extremidad mas pequeña disponible. Sentía que su respiración se aceleraba, y me dije que sería debido a su malestar… hasta que noté que por debajo de la tela de su pijama… ¡se estaba tocando la polla!

Mis ojos vacilaron por un momento, pero de inmediato recuperé el profesionalismo y prosegúi con las explicaciones. Buena cosa era que al menos estuvieramos solos en el cuarto, pero de todas maneras prefería llevarmelo al baño, no fuera que la situación pasara a mayores y alguna enfermera entrara desprevenida a la habitación. Le indiqué que me siguiera al cuarto de baño, y notaba como me miraba con deseo, desnudandome con la vista.
Le invité a que ingresara en la bañera, asegurandole que era el procedimiento habitual y que yo había hecho esto cientos de veces, al tiempo que ultimaba los detalles con el instrumental. Le pedí que estuviera parado en la tina, reclinándose sobre la barandilla, exponiendo sus nalgas. Coloqué el poste detrás de mí, asiendo la manguera. Saqué el paquete del lubricante para hacer la inserción más fácil. Le pedí que pasara una mano por detrás de la espalda y separara él mismo sus nalgas. Cuando lo hizo, pude ver su ano completamente descubierto, y alcancé a ver sus testiculos colgando, mas no su polla, debido a la erección que él tenía y por lo tanto esta quedaba oculta bajo la tela de su pijama. Puse el lubricante en mi dedo medio y comencé suavemente a aplicarlo a su ano. Cerciorándome de cubrirlo todo, yo soñaba despierta mirando la expresión en su cara, veía que sin dudas lo estaba disfrutando. Su erección elevaba una carpa por su pijama, y se notaba que el muchacho poseía sin dudas un buen instrumento… “hummmm —pensaba yo— creo que esto lo vamos a disfrutar los dos”.

Dejé de darle masajes en el ano, y disimuladamente deslicé mi dedo dentro de su culo. Su reacción no se hizo esperar, y fue la que suponía: un pequeño y ahogado gemido de placer. Subió sus caderas, buscando mas produndidad en la penetración, y poniendo su culo aún mas al descubierto. Dejándome llevar por lo lujurioso de la situación, puse mi pie en el borde de la bañadera, enseñandole mi ropa interior blanca de encaje. Mientras él observaba con atención mis movimientos, yo no dejaba de mojer mi dedo en su interior. Sin interrumpir el mete y saca que había comenzado en su ano, le pregunté si estaba listo. Enter gemidos me dijo que sí.

Saqué mi dedo de su culo, y tomé la manguera. Lentamente apoyé la pipeta en su orificio anal, y haciéndola girar hacia un lado y hacia el otro, se la introduje al menos cuatro centímetros, a lo que respondió con un nuevo gemido. Estaba gozando como loco. Dió vuelta su cabeza y dirigió su mirada hacia mi entrepierna, estiró su mano y me acarició por encima de las bragas. Introduje aún un poco mas la pipeta en su culo, y aflojando la abrazadera, el liquido caliente comenzó a bajar por la manguera. El cerró los ojos y comenzó a masturbarse nuevamente.

“No te masturbes” le dije. El me miró suplicante, sin duda el placer era máximo para él, y necesitaba descargar su leche. Esperamos unos minutos a que el agua terminara de bajar hasta su vientre. Le quité con cuidado la pipeta del culo. Hice a un lado mis bragas y mostrándole mi coño le ordené que lo chupara. Se inclinó un poco, tanto como su vientre cargado de agua jabonosa se lo permitía, y comenzó a lamerle el clítoris al tiempo que metía un dedo en mi empapado y peludo conejo. Fue cuestion de dos o tres minutos para que me hiciera llegar a un orgasmo intenso.

Luego de eso se sentó en el retrete. Sin dudas ya no podía aguantar por mas tiempo el líquido en su vientre. Yo me arrodillé enfrente suyo y de un bocado me metí su polla en mi boca, succionandosela como se lo merecía, al tiempo que comenzó a descargarse. Derramó su leche en mi boca rapidamente, antes de terminar de evacuar sus intestinos. Luego lo ayudé a limpiarse.

Le coloqué un pijama nuevo y lo acosté en su cama. Estaba debil y sonriente. Me incliné sobre él y lo besé en la naríz. Luego apagué la luz y me marché satisfecha, alegrándome de que aún este paciente debía permanecer internado por lo menos dos semanas más.

La loca del sexo anal

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*